OBSERVACIÓN: Los contenidos de este sitio son de caracter educativo y cultural para el público en general. También publicamos las Referencias de Estudio para las reuniones cristianas. Visite el sitio JW.org para descargar publicaciones bíblicas. Lea la nota sobre los Derechos de Autor al final de esta página.

Búsqueda personalizada

No es posible complacer a todos - Parabolas e Historias para Educar en Valores

Parabolas e Historias para Educar en Valores

Indice de Parabolas e Historias para Educar en Valores


Un hombre decidió ir al mercado con su hijo de doce años. Se montaron los dos en su mula y emprendieron la marcha. Al rato, las personas que se encontraron en el camino, empezaron a murmurar y a decir:
-¡Qué abusadores! No tienen la menor consideración con el pobre animal. Lo van a reventar de cansancio. ¡Cómo se les ocurre ir ambos montados en la mula!
Al oír estas críticas, el padre decidió proseguir el viaje a pie y se bajó de la mula. Pronto, sin embargo, escucharon las nuevas críticas de los que topaban en su marcha:
-Los jóvenes de hoy han perdido todo respeto y educación. ¡Habrase visto: ese muchacho en la flor de la vida montado en la mula y el pobre padre caminando!
El muchacho se bajó de la mula y el padre se montó en ella para de este modo continuar el camino. Una vez más, enseguida pudieron escuchar las murmuraciones:
-¡Qué hombre tan desconsiderado!: Bien tranquilazo en la mula y el pobre muchacho a pie. Mira que hay hombres desalmados.... Consideran y tratan a sus propios hijos como esclavos.
Entonces el padre le dijo a su hijo:
-Sólo nos falta que ambos carguemos a la mula y estoy seguro que también se burlarían de nosotros. Montemos los dos en la bestia , que es lo que pienso más conveniente, y que los demás digan y piensen lo que quieran.
(Versión libre de la fábula de Lafontaine)
Enseñemos a actuar coherentemente, según lo que pensamos y creemos, sin ser veletas que nos movemos al menor soplo de opinión. Enseñar a ser personas capaces de actuar como hombres de pensamiento y de pensar como hombres de acción. Sí, escuchemos siempre a los demás, pero analicemos y procesemos sus palabras, para ir al fondo de lo que nos dicen y descubrir porqué nos lo dicen, de modo que mantengamos siempre una postura firme frente a supuestas informaciones, rumores, modas, valores, propagandas...
Aprendamos a escuchar, para rechazarlos y no seguirlos, los mensajes de los propagadores de falsas ilusiones, de los que siembran el desaliento y la desesperanza. Escuchemos y sigamos a aquellos cuyas palabras dan vida, estimulan, alientan el entusiasmo y la esperanza...
Hoy, la mayoría de la gente, tratando de ser auténtico y original, hace lo que le dicen que haga, se deja llevar por las modas, por el qué dirán, por la publicidad, por las opiniones de los demás. Piensa de prestado, cree y repite lo que oye. Cada vez confundimos más y más ideas con propaganda, voces con ruidos, comunicación con llamada por teléfono y cháchara hueca.
Urge una educación que enseñe a ser originales, a pensar con la propia cabeza y actuar en concordancia, digan lo que digan, piensen lo que piensen los demás. Una educación para la autenticidad: que ayude a conocerse, a valorarse y a empeñarse en una vida plena y auténtica. Para ello, necesitamos educadores verdaderos, activamente comprometidos en la construcción de su propia plenitud.
EL HOMBRE ES...
El hombre es irrazonable, ilógico e ignorante... no importa, ¡acéptalo!
Si haces el bien dirán que tus propósitos son egoístas... no importa, ¡haz el bien!
Si realizas tus objetivos, encontrarás falsos amigos y verdaderos enemigos... no importa, ¡realízalos!
El bien que tú hagas hoy, mañana nadie lo recordará... no importa, ¡haz el bien!
La honestidad y la sinceridad te hacen vulnerable... no importa, ¡sé franco y honesto!
Lo que en años has construido puede ser destruido en un segundo... no importa, ¡construye!
Si ayudas a la gente dirán que tienes intereses... no importa, ¡ayúdala!
Da al mundo lo mejor de tí, aunque recibas patadas... no importa, ¡da lo mejor de tí! (Madre Teresa de Calcuta)

Recuperado para fines educativos del libro:
Para Educar Valores. Nuevas Parábolas
Autor: Antonio Pérez Esclarin

Nuestras Reuniones "Todo En Uno" (TEU) ‒ Semana del 29 de septiembre

Nuestras Reuniones "Todo En Uno" (TEU): Referencias y textos bíblicos

Descargue Archivo PDF para Laptops, Tabletas y Móviles

Descargue Archivo PDF para Laptops, Tabletas y Móviles

Todas nuestras reuniones en uno (TEU) - Semana del 29 de septiembre


Estudio Bíblico de Congregación ▲

Capítulo 13. “La ley de Jehová es perfecta”

Referencias y textos bíblicos


- 19 -
 
Deuteronomio 6:6, 7 estas palabras que te estoy mandando hoy tienen que resultar estar sobre tu corazón; 7 y tienes que inculcarlas en tu hijo y hablar de ellas cuando te sientes en tu casa y cuando andes por el camino y cuando te acuestes y cuando te levantes.
Levítico 18:1-30 Y Jehová continuó hablando a Moisés, y dijo: 2 “Habla a los hijos de Israel, y tienes que decirles: ‘Yo soy Jehová el Dios de ustedes. 3 De la manera como hace la tierra de Egipto, en la cual moraron, no deben hacer ustedes; y de la manera como hace la tierra de Canaán, en la cual voy a introducirlos, no deben hacer ustedes; y en los estatutos de ellos no deben andar. 4 Mis decisiones judiciales deben poner por obra, y mis estatutos deben guardar de modo que anden en ellos. Yo soy Jehová su Dios. 5 Y tienen que guardar mis estatutos y mis decisiones judiciales, los cuales, si el hombre los hace, entonces tendrá que vivir por medio de ellos. Yo soy Jehová. 6 ”’No deben acercarse ustedes, ningún hombre de ustedes, a nadie que sea parienta carnal próxima de él para poner al descubierto desnudez. Yo soy Jehová. 7 La desnudez de tu padre y la desnudez de tu madre no debes poner al descubierto. Es tu madre. No debes poner al descubierto su desnudez. 8 ”’La desnudez de la esposa de tu padre no debes poner al descubierto. Es la desnudez de tu padre. 9 ”’En cuanto a la desnudez de tu hermana, la hija de tu padre o la hija de tu madre, sea nacida en la misma casa o nacida fuera de ella, no debes poner al descubierto la desnudez de ellas. 10 ”’En cuanto a la desnudez de la hija de tu hijo o la hija de tu hija, no debes poner al descubierto la desnudez de ellas, porque son tu desnudez. 11 ”’En cuanto a la desnudez de la hija de la esposa de tu padre, prole de tu padre, siendo ella hermana tuya, no debes poner al descubierto su desnudez. 12 ”’La desnudez de la hermana de tu padre no debes poner al descubierto. Es parienta consanguínea de tu padre. 13 ”’La desnudez de la hermana de tu madre no debes poner al descubierto, porque es parienta consanguínea de tu madre. 14 ”’La desnudez del hermano de tu padre no debes poner al descubierto. No debes acercarte a su esposa. Es tu tía. 15 ”’La desnudez de tu nuera no debes poner al descubierto. Es la esposa de tu hijo. No debes poner al descubierto la desnudez de ella. 16 ”’La desnudez de la esposa de tu hermano no debes poner al descubierto. Es la desnudez de tu hermano. 17 ”’La desnudez de una mujer y su hija no debes poner al descubierto. A la hija de su hijo y a la hija de su hija no debes tomar para poner al descubierto su desnudez. Son casos de parentesco consanguíneo. Es conducta relajada. 18 ”’Y no debes tomar a una mujer además de su hermana como rival para poner al descubierto su desnudez, es decir, además de ella durante su vida. 19 ”’Y no debes acercarte a una mujer durante la menstruación de su impureza para poner al descubierto su desnudez. 20 ”’Y no debes dar tu emisión como semen a la esposa de tu asociado, para hacerte inmundo por ello. 21 ”’Y no debes permitir que ninguna prole tuya sea dada por entero a Mólek. No debes profanar el nombre de tu Dios de esa manera. Yo soy Jehová. 22 ”’Y no debes acostarte con un varón igual a como te acuestas con una mujer. Es cosa detestable. 23 ”’Y no debes dar tu emisión a ninguna bestia para hacerte inmundo por ello, y la mujer no debe ponerse delante de una bestia para tener cópula con ella. Es una violación de lo que es natural. 24 ”’No se hagan inmundos por medio de ninguna de estas cosas, porque por medio de todas estas cosas se han hecho inmundas las naciones que voy a enviar de delante de ustedes. 25 En consecuencia la tierra está inmunda, y traeré sobre ella castigo por su error, y la tierra vomitará a sus habitantes. 26 Y ustedes mismos tienen que guardar mis estatutos y mis decisiones judiciales, y no deben hacer ninguna de todas estas cosas detestables, sea un natural o un residente forastero que esté residiendo como forastero en medio de ustedes. 27 Porque todas estas cosas detestables las han hecho los hombres de la tierra que fueron antes de ustedes, de modo que la tierra está inmunda. 28 Entonces la tierra no los vomitará a ustedes por contaminarla de la misma manera como ciertamente vomitará a las naciones que fueron antes de ustedes. 29 En caso de que alguno haga cualquiera de todas estas cosas detestables, entonces las almas que las hagan tienen que ser cortadas de entre su pueblo. 30 Y ustedes tienen que guardar su obligación para conmigo de no ocuparse en ninguna de las costumbres detestables que se han efectuado antes de ustedes, para que no se hagan inmundos por medio de ellas. Yo soy Jehová el Dios de ustedes’”.
Éxodo 20:14 debes cometer adulterio.
Éxodo 22:22-24 deben afligir a viuda alguna ni a un huérfano de padre. 23 Si de manera alguna lo afligieras, entonces si él de manera alguna clama a mí, sin falta oiré su clamor; 24 y verdaderamente se encenderá mi cólera, y ciertamente los mataré a ustedes a espada, y sus esposas tendrán que quedar viudas y sus hijos huérfanos de padre.
 
- 20 -
 
Deuteronomio 21:15-17 caso de que un hombre llegue a tener dos esposas, la una amada y la otra odiada, y ellas, la amada y la odiada, le hayan dado a luz hijos, y el hijo primogénito haya llegado a ser de la odiada, 16 entonces tiene que suceder que el día en que él dé lo que tenga como herencia a sus hijos, no se le permitirá constituir primogénito al hijo de la amada a costa del hijo de la odiada, el primogénito. 17 Pues debe reconocer como primogénito al hijo de la odiada, dándole dos partes en todo lo que se halle que tenga, porque ese es el principio de su facultad generativa. El derecho del puesto del primogénito le pertenece a él.
Proverbios 18:13 alguien responde a un asunto antes de oír[lo], eso es tontedad de su parte y una humillación.
Génesis 2:18 Jehová Dios pasó a decir: “No es bueno que el hombre continúe solo. Voy a hacerle una ayudante, como complemento de él”.
Génesis 2:20-24 modo que el hombre iba dando nombres a todos los animales domésticos y a las criaturas voladoras de los cielos y a toda bestia salvaje del campo, pero para el hombre no se halló ayudante como complemento de él. 21 Por lo tanto Jehová Dios hizo caer un sueño profundo sobre el hombre y, mientras este dormía, tomó una de sus costillas y entonces cerró la carne sobre su lugar. 22 Y Jehová Dios procedió a construir de la costilla que había tomado del hombre una mujer, y a traerla al hombre. 23 Entonces dijo el hombre:“Esto por fin es hueso de mis huesosy carne de mi carne.Esta será llamada Mujer,porque del hombre fue tomada esta”. 24 Por eso el hombre dejará a su padre y a su madre, y tiene que adherirse a su esposa, y tienen que llegar a ser una sola carne.
Éxodo 32:9 Jehová siguió diciendo a Moisés: “He mirado a este pueblo, y he aquí que es un pueblo de dura cerviz.
 
- 21 -
 
Deuteronomio 24:1-4 ”En caso de que un hombre tome a una mujer y de veras la haga su posesión como esposa, entonces tiene que suceder que si ella no hallara favor a sus ojos por haber hallado él algo indecente de parte de ella, entonces él tendrá que escribirle un certificado de divorcio y ponérselo en la mano y despedirla de su casa. 2 Y ella tendrá que salir de la casa de él e ir y llegar a ser de otro hombre. 3 Si este último hombre le ha cobrado odio y le ha escrito un certificado de divorcio y se lo ha puesto en la mano y la ha despedido de su casa, o en caso de que muriera el último hombre que la haya tomado por esposa, 4 no se permitirá al primer dueño de ella que la despidió tomarla de nuevo para que llegue a ser su esposa después que ella ha sido contaminada; porque eso es cosa detestable ante Jehová, y no debes conducir al pecado la tierra que Jehová tu Dios te da como herencia.
Mateo 19:8 les dijo: “Moisés, en vista de la dureza del corazón de ustedes, les hizo la concesión de que se divorciaran de sus esposas, pero tal no ha sido el caso desde [el] principio.
 
- 22 -
 
Levítico 19:18 debes tomar venganza ni tener rencor contra los hijos de tu pueblo; y tienes que amar a tu prójimo como a ti mismo. Yo soy Jehová.
Mateo 22:37-40 le dijo: “‘Tienes que amar a Jehová tu Dios con todo tu corazón y con toda tu alma y con toda tu mente’. 38 Este es el más grande y el primer mandamiento. 39 El segundo, semejante a él, es este: ‘Tienes que amar a tu prójimo como a ti mismo’. 40 De estos dos mandamientos pende toda la Ley, y los Profetas”.
Éxodo 23:6 has de pervertir la decisión judicial de tu pobre en su controversia.
Levítico 19:14 debes invocar el mal contra un sordo, y delante de un ciego no debes poner un obstáculo; y tienes que estar en temor de tu Dios. Yo soy Jehová.
Levítico 19:33, 34 en caso de que un residente forastero resida contigo como forastero en la tierra de ustedes, no deben maltratarlo. 34 El residente forastero que reside como forastero con ustedes debe llegar a serles como natural suyo; y tienes que amarlo como a ti mismo, porque ustedes llegaron a ser residentes forasteros en la tierra de Egipto. Yo soy Jehová el Dios de ustedes.
Deuteronomio 22:4 debes ver caerse en el camino el asno de tu hermano, o su toro, y retirarte deliberadamente de ellos. Sin falta debes ayudarle a levantarlos.
Deuteronomio 22:10 debes arar con un toro y un asno juntos.
Deuteronomio 24:17, 18 debes pervertir el juicio del residente forastero ni del huérfano de padre, y no debes apoderarte de la ropa de una viuda como prenda. 18 Y tienes que recordar que llegaste a ser esclavo en Egipto, y Jehová tu Dios procedió a redimirte de allí. Por eso te estoy mandando hacer esta cosa.
 
- 23 -
 
Salmo 119:11 mi corazón he guardado cual tesoro tu dicho,a fin de no pecar contra ti.
Salmo 119:97 amo tu ley, sí! Todo el día ella es mi interés intenso.

Preguntas para meditar

 
Levítico 19:9, 10; Deuteronomio 24:19 ¿Qué sentimientos nos inspira el Dios que estableció tales disposiciones?
Levítico 19:9, 10 cuando ustedes sieguen la mies de su tierra, no debes segar las orillas de tu campo completamente, y no debes recoger la rebusca de tu siega. 10 Además, no debes juntar los sobrantes de tu viña, y no debes recoger las uvas esparcidas de tu viña. Para el afligido y el residente forastero los debes dejar. Yo soy Jehová el Dios de ustedes.
Deuteronomio 24:19 caso de que siegues tu mies en tu campo, y se te haya olvidado una gavilla en el campo, no debes volverte atrás para conseguirla. Debe quedar para el residente forastero, para el huérfano de padre y para la viuda; a fin de que Jehová tu Dios te bendiga en todo hecho de tu mano.
 
Salmo 19:7-14 ¿Qué opinaba David de “la ley de Jehová”, y cuánto valor debemos conceder a los preceptos divinos?
Salmo 19:7-14 ley de Jehová es perfecta, hace volver el alma.El recordatorio de Jehová es fidedigno, hace sabio al inexperto.  8 Las órdenes de Jehová son rectas, hacen regocijar el corazón;el mandamiento de Jehová es limpio, hace brillar los ojos.  9 El temor de Jehová es puro, subsiste para siempre.Las decisiones judiciales de Jehová son verdaderas; han resultado del todo justas. 10 Más han de desearse que el oro, sí, que mucho oro refinado;y más dulces son que la miel, y la miel que fluye de los panales. 11 También, a tu propio siervo han dado advertencia ellas;en guardarlas hay un galardón grande. 12 Las equivocaciones... ¿quién puede discernirlas?De pecados ocultos pronúnciame inocente. 13 También retén a tu siervo de actos presuntuosos;no dejes que me dominen.En ese caso seré completo,y habré permanecido inocente de mucha transgresión. 14 Que los dichos de mi boca y la meditación de mi corazónlleguen a ser placenteros delante de ti, oh Jehová, mi Roca y mi Redentor.
 
Miqueas 6:6-8 ¿Cómo nos ayuda este pasaje a ver que no debemos considerar una carga los mandamientos de Jehová?
Miqueas 6:6-8 qué me presentaré a Jehová? ¿[Con qué] me inclinaré ante Dios en lo alto? ¿Me presentaré con holocaustos, con becerros de un año de edad? 7 ¿Se complacerá Jehová con miles de carneros, con decenas de miles de torrentes de aceite? ¿Daré mi hijo primogénito por mi sublevación, el fruto de mi vientre por el pecado de mi alma? 8 Él te ha dicho, oh hombre terrestre, lo que es bueno. ¿Y qué es lo que Jehová está pidiendo de vuelta de ti sino ejercer justicia y amar la bondad y ser modesto al andar con tu Dios?
 
Mateo 23:23-39 ¿De qué manera demostraron los fariseos que no entendían el espíritu de la Ley, y qué advertencia nos da este hecho?
Mateo 23:23-39 de ustedes, escribas y fariseos, hipócritas!, porque dan el décimo de la hierbabuena y del eneldo y del comino, pero han desatendido los asuntos de más peso de la Ley, a saber: la justicia y la misericordia y la fidelidad. Era obligatorio hacer estas cosas, y sin embargo no desatender las otras cosas. 24 ¡Guías ciegos, que cuelan el mosquito pero engullen el camello! 25 ”¡Ay de ustedes, escribas y fariseos, hipócritas!, porque limpian el exterior de la copa y del plato, pero por dentro están llenos de saqueo e inmoderación. 26 Fariseo ciego, limpia primero el interior de la copa y del plato, para que su exterior también quede limpio. 27 ”¡Ay de ustedes, escribas y fariseos, hipócritas!, porque se asemejan a sepulcros blanqueados, que por fuera realmente parecen hermosos, pero por dentro están llenos de huesos de muertos y de toda suerte de inmundicia. 28 Así ustedes, también, por fuera realmente parecen justos a los hombres, pero por dentro están llenos de hipocresía y de desafuero. 29 ”¡Ay de ustedes, escribas y fariseos, hipócritas!, porque edifican los sepulcros de los profetas y adornan las tumbas conmemorativas de los justos, 30 y dicen: ‘Si hubiéramos estado en los días de nuestros antepasados, no hubiéramos sido partícipes con ellos en la sangre de los profetas’. 31 Así que dan testimonio contra ustedes mismos de que son hijos de los que asesinaron a los profetas. 32 Bueno, pues, llenen hasta el colmo la medida de sus antepasados. 33 ”Serpientes, prole de víboras, ¿cómo habrán de huir del juicio del Gehena? 34 Por eso, miren, les envío profetas y sabios e instructores públicos. A algunos de ellos ustedes los matarán y fijarán en maderos, y a algunos los azotarán en sus sinagogas y los perseguirán de ciudad en ciudad; 35 para que venga sobre ustedes toda la sangre justa vertida sobre la tierra, desde la sangre del justo Abel hasta la sangre de Zacarías, hijo de Baraquías, a quien ustedes asesinaron entre el santuario y el altar. 36 En verdad les digo: Todas estas cosas vendrán sobre esta generación. 37 ”Jerusalén, Jerusalén, la que mata a los profetas y apedrea a los que son enviados a ella..., ¡cuántas veces quise reunir a tus hijos, como la gallina reúne sus pollitos debajo de sus alas! Pero ustedes no lo quisieron. 38 ¡Miren! Su casa se les deja abandonada a ustedes. 39 Porque les digo: No me verán de ningún modo de aquí en adelante hasta que digan: ‘¡Bendito es el que viene en el nombre de Jehová!’”.


Escuela del Ministerio Teocrático ▲

Núm. 1: Números 33:24-49 (4 min. o menos)

(Números 33:24-49) partieron del monte Séfer y se pusieron a acampar en Haradá. 25 Entonces partieron de Haradá y se pusieron a acampar en Maqhelot. 26 En seguida partieron de Maqhelot y se pusieron a acampar en Táhat. 27 Después partieron de Táhat y se pusieron a acampar en Taré. 28 Entonces partieron de Taré y se pusieron a acampar en Mitqá. 29 Más tarde partieron de Mitqá y se pusieron a acampar en Hasmoná. 30 Luego partieron de Hasmoná y se pusieron a acampar en Moserot. 31 Entonces partieron de Moserot y se pusieron a acampar en Bene-jaaqán. 32 Después partieron de Bene-jaaqán y se pusieron a acampar en Hor-haguidgad. 33 Luego partieron de Hor-haguidgad y se pusieron a acampar en Jotbatá. 34 Más tarde partieron de Jotbatá y se pusieron a acampar en Abroná. 35 Entonces partieron de Abroná y se pusieron a acampar en Ezión-guéber. 36 Después partieron de Ezión-guéber y se pusieron a acampar en el desierto de Zin, es decir, Qadés. 37 Más tarde partieron de Qadés y se pusieron a acampar en el monte Hor, en la frontera de la tierra de Edom. 38 Y Aarón el sacerdote procedió a subir al monte Hor, por orden de Jehová, y a morir allí en el año cuarenta de la salida de los hijos de Israel de la tierra de Egipto, en el quinto mes, el primero del mes. 39 Y Aarón tenía ciento veintitrés años de edad cuando murió en el monte Hor. 40 Entonces el cananeo, el rey de Arad, mientras moraba en el Négueb, en la tierra de Canaán, llegó a oír de la venida de los hijos de Israel. 41 Con el tiempo estos partieron del monte Hor y se pusieron a acampar en Zalmoná. 42 Después partieron de Zalmoná y se pusieron a acampar en Punón. 43 Luego partieron de Punón y se pusieron a acampar en Obot. 44 Entonces partieron de Obot y se pusieron a acampar en Iyé-abarim, en el confín de Moab. 45 Más tarde partieron de Iyim y se pusieron a acampar en Dibón-gad. 46 Después partieron de Dibón-gad y se pusieron a acampar en Almón-diblataim. 47 Entonces partieron de Almón-diblataim y se pusieron a acampar en las montañas de Abarim, delante de Nebo. 48 Por fin partieron de las montañas de Abarim y se pusieron a acampar en las llanuras desérticas de Moab, junto al Jordán, frente a Jericó. 49 Y continuaron acampando junto al Jordán desde Bet-jesimot hasta Abel-sitim, en las llanuras desérticas de Moab.

Núm. 2: No subestime el poder del Diablo (rs pág. 358 párr. 1–pág. 359 párr. 1) (5 min.)

rs pág. 358 párr. 1–pág. 359 párr. 1 Satanás el Diablo
Jesucristo lo describió como “el gobernante del mundo”, aquel a quien la humanidad en general obedece al hacer caso a sus instancias de que pase por alto los requisitos de Dios (Juan 14:30; Efe. 2:2). La Biblia también lo llama “el dios de este sistema de cosas”, aquel a quien honran las prácticas religiosas de la gente que se adhiere a este sistema de cosas. (2 Cor. 4:4; 1 Cor. 10:20.)
Cuando procuraba tentar a Jesucristo, el Diablo “lo subió y le mostró todos los reinos de la tierra habitada en un instante de tiempo; y el Diablo le dijo: ‘Te daré toda esta autoridad y la gloria de ellos, porque a mí me ha sido entregada, y a quien yo quiera se la doy. Por eso, si tú haces un acto de adoración delante de mí, todo será tuyo’” (Luc. 4:5-7). Revelación 13:1, 2 revela que Satanás da ‘poder, trono y gran autoridad’ al sistema político mundial de gobernación. Daniel 10:13, 20 revela que Satanás ha tenido príncipes demoníacos sobre reinos prominentes de la Tierra. Efesios 6:12 dice que estos constituyen ‘los gobiernos, las autoridades, los gobernantes mundiales de esta oscuridad, fuerzas espirituales inicuas en lugares celestiales’.
No es de extrañar que 1 Juan 5:19 diga: “El mundo entero está yaciendo en el poder del inicuo”. Pero él tiene poder sólo por un período limitado, y solamente por tolerancia de Jehová, quien es Dios Todopoderoso.

Núm. 3: Administración. La “administración” que Dios inició en el año 33 de nuestra era (it-1 pág. 54 párr. 4) (5 min.)

it-1 pág. 54 párr. 4 Administración
¿Qué es la “administración” que Dios inició en 33 E.C.?
En su bondad inmerecida, Dios dispuso tener “una administración [gr. oi•ko•no•mí•an, literalmente: “manejo de la casa”] al límite cabal de los tiempos señalados, a saber: reunir todas las cosas de nuevo en el Cristo, las cosas en los cielos y las cosas en la tierra”. (Ef 1:10; compárese con Lu 12:42, nota.) Esta “administración”, o manejo progresivo, que Dios ha estado llevando a cabo desde 33 E.C., tiene como objetivo la unificación de todas sus criaturas inteligentes. La primera etapa de la “administración” de Dios es la reunión de nuevo de “las cosas en los cielos”, es decir, la preparación de la congregación de herederos del Reino que han de vivir en los cielos bajo Jesucristo como su Cabeza espiritual. (Ro 8:16, 17; Ef 1:11; 1Pe 1:4.) La segunda etapa de esta “administración” es la reunión de “las cosas en la tierra”, esto es, la preparación de aquellos que han de vivir en un paraíso terrestre. (Jn 10:16; Rev 7:9, 10; 21:3, 4.)

Puntos Sobresaliente de la Biblia ▲

*** w11 1/6 págs. 21-22 ¿Cuándo se escribió la Biblia? ***
Los primeros libros de la Biblia se escribieron sobre materiales perecederos. No es realista, por tanto, esperar que un día se encuentren los ejemplares originales —ni siquiera copias tempranas— de los escritos de Moisés, Josué, Samuel o David. Aun así, podemos estudiar las pruebas históricas indirectas, las cuales señalan que es razonable aceptar las fechas que marca la Biblia, como hacen algunos investigadores y arqueólogos reputados. ¿Adónde apuntan dichas pruebas? Veamos.
● ¿Existía la escritura en el Oriente Medio hace tres mil quinientos años, cuando, como dice la Biblia, vivieron Moisés y Josué? Tanto en Mesopotamia como en Egipto se escribían textos históricos, religiosos, legales y literarios. ¿Qué puede decirse de los escritos de Moisés y otros israelitas? Un diccionario bíblico (Dictionary of the Old Testament: Pentateuch) responde: “No tenemos razón para dudar de la existencia de la literatura en el Canaán de la Edad del Bronce tardía [entre 1550 y 1200 antes de Cristo]”. Y añade: “Desde el punto de vista de la escritura antigua, no hay razón para negar que Moisés haya sido el autor de los textos que se le atribuyen ni para dudar de la antigüedad del resto de la Biblia” (Éxodo 17:14; 24:4; 34:27, 28; Números 33:2; Deuteronomio 31:24).

*** w01 15/11 pág. 13 párr. 17 Jehová nos muestra cómo contar nuestros días ***
17 El salmista se expresa así sobre la duración de la vida de los seres humanos imperfectos: “En sí mismos los días de nuestros años son setenta años; y si debido a poderío especial son ochenta años, sin embargo su insistencia está en penoso afán y cosas perjudiciales; porque tiene que pasar rápidamente, y volamos” (Salmo 90:10). La gente en general vive unos 70 años. De hecho, Caleb hizo mención de la fuerza poco común que conservaba a los 85. Claro, ha habido excepciones, como Aarón, Moisés y Josué, de 123, 120 y 110 años respectivamente (Números 33:39; Deuteronomio 34:7; Josué 14:6, 10, 11; 24:29). Sin embargo, los mayores de 20 años de la generación infiel que salió de Egipto murieron en menos de cuatro décadas (Números 14:29-34). Hoy, la duración general de la vida en muchos países permanece dentro de los límites que mencionó el salmista. Nuestros años están llenos de “penoso afán y cosas perjudiciales”. Pasan rápidamente, “y volamos” (Job 14:1, 2).

*** w10 1/8 pág. 23 ¿Lo sabía? ***
¿Qué son los “lugares altos” que se mencionan con frecuencia en las Escrituras Hebreas?
▪ Cuando los israelitas estaban a punto de entrar en la Tierra Prometida —donde vivían los cananeos—, Jehová les dio esta orden: “Tienen que [...] destruir todas sus figuras de piedra; y todas sus imágenes de metal fundido las deben destruir, y todos sus lugares altos sagrados los deben aniquilar” (Números 33:52). ¿Qué eran estos “lugares altos”? Eran los sitios donde los cananeos realizaban sus cultos paganos. Se trataba de emplazamientos al aire libre en la cima de una colina y, en ocasiones, de plataformas construidas a la sombra de un árbol o dentro de una ciudad (1 Reyes 14:23; 2 Reyes 17:29; Ezequiel 6:3). Solían contar con altares y columnas o postes sagrados, así como con imágenes, incensarios y otros utensilios para sus ritos.
Con todo, antes de que existiera el templo de Jerusalén, Jehová permitió que los israelitas lo adoraran en algunos sitios que las Escrituras llaman “lugares altos”. Por ejemplo, el profeta Samuel ofrecía sacrificios en un “lugar alto” situado en cierta ciudad de la región de Zuf (1 Samuel 9:11-14). Sin embargo, una vez construido el templo, varios reyes fieles a Jehová tomaron medidas para acabar con “los lugares altos” (2 Reyes 21:3; 23:5-8, 15-20; 2 Crónicas 17:1, 6).

*** cl cap. 6 págs. 62-63 párr. 12 El poder destructivo: “Jehová es persona varonil de guerra” ***
12 Otro caso semejante es el juicio divino contra los cananeos. Jehová reveló que por la línea de Abrahán vendría una descendencia mediante la cual se bendecirían todas las familias de la Tierra. En conformidad con tal propósito, decretó que la progenie de Abrahán recibiera la tierra de Canaán, en la que ya vivían los amorreos. ¿Qué razón podía tener para sacarlos de su propio país a la fuerza? Dios profetizó que no los desalojaría sino hasta cuatrocientos años después, cuando hubiese “quedado completo el error de los amorreos” (Génesis 12:1-3; 13:14, 15; 15:13, 16; 22:18). Durante ese plazo, ellos se sumieron cada vez más en la corrupción moral. Canaán se convirtió en un país plagado por la idolatría, la violencia sanguinaria y la degradación sexual (Éxodo 23:24; 34:12, 13; Números 33:52). Sus habitantes llegaron a sacrificar a sus hijos en el fuego. ¿Podía un Dios santo exponer a su pueblo a tales perversidades? De ningún modo. Por ello declaró: “La tierra está inmunda, y traeré sobre ella castigo por su error, y la tierra vomitará a sus habitantes” (Levítico 18:21-25). Pero no hizo un exterminio indiscriminado, sino que perdonó la vida a algunos cananeos que manifestaron buena disposición, entre ellos Rahab y los gabaonitas (Josué 6:25; 9:3-27).

*** w11 15/9 pág. 7 párrs. 1-2 Jehová es nuestra herencia ***
UNA vez que Israel conquistó gran parte de la Tierra Prometida, llegó el momento de repartirla. De ello se encargaron Josué, el sumo sacerdote Eleazar y los cabezas de las tribus (Núm. 34:13-29). Ellos le asignaron una porción a cada tribu, pero no le entregaron ninguna a la de Leví (Jos. 14:1-5). ¿Por qué no? ¿Será que la pasaron por alto? ¿O acaso no le correspondía ninguna parte o herencia?
2 En realidad, Jehová no tenía ninguna intención de abandonar a los levitas. De hecho, él mismo le había asegurado a Aarón como representante de esta tribu: “Yo soy la parte que te corresponde, y tu herencia, en medio de los hijos de Israel” (Núm. 18:20). ¡Qué palabras tan profundas! ¿Cómo nos sentiríamos nosotros si Dios nos prometiera algo así? Tal vez nos preguntáramos: “¿Soy yo digno de recibir como herencia al Todopoderoso? ¿Es posible que, a pesar de nuestra imperfección, los cristianos gocemos de semejante privilegio?”. Sin duda, son preguntas muy importantes, ya que están muy relacionadas con cada uno de nosotros y nuestros seres queridos. Así pues, comenzaremos explicando qué significa tener a Jehová como herencia. Luego veremos en qué sentido puede ser él nuestra propia herencia, sea que esperemos vivir en el cielo o en la Tierra.

*** w08 15/2 págs. 4-5 párr. 10 Tengamos siempre presente a Jehová ***
10 Las hijas de Zelofehad estaban seguras de que las cosas saldrían bien si obedecían a Dios. La Biblia señala: “Tal como Jehová había mandado a Moisés, de esa manera lo hicieron las hijas de Zelofehad. Por consiguiente, Mahlá, Tirzá y Hoglá y Milcá y Noá, las hijas de Zelofehad, llegaron a ser las esposas de los hijos de los hermanos de su padre. Llegaron a ser esposas de algunos de las familias de los hijos de Manasés hijo de José, para que la herencia de ellas continuara junto con la tribu de la familia de su padre” (Núm. 36:10-12). Estas mujeres obedientes siguieron las órdenes de Jehová (Jos. 17:3, 4). Hoy día los cristianos solteros que son espirituales hacen lo mismo: confían en Dios y lo obedecen casándose “solo en el Señor” (1 Cor. 7:39).

*** w08 15/8 págs. 5-6 párr. 12 Jehová no dejará a los que le son leales ***
12 ¿Qué harían los siervos leales de Dios del reino del norte? Los levitas que vivían en ese territorio tomaron medidas de inmediato, tal como habían hecho sus fieles antepasados (Éxo. 32:26-28; Núm. 35:6-8; Deu. 33:8, 9). Dejaron las ciudades que se les había asignado como herencia y se mudaron con sus familias al sur, a Judá, donde podrían seguir adorando a Jehová sin problemas (2 Cró. 11:13, 14). Y otros israelitas que estaban viviendo temporalmente en Judá optaron por no regresar a su tierra natal en el norte (2 Cró. 10:17). Jehová se encargó de que las puertas quedaran abiertas para que las generaciones posteriores abandonaran la adoración de becerros del reino del norte y regresaran a Judá para adorarlo (2 Cró. 15:9-15).

*** w11 15/9 pág. 8 párr. 6 Jehová es nuestra herencia ***
6 Si los levitas no heredaron ninguna tierra, ¿dónde vivían? Jehová cuidó de ellos, pues les asignó ciertas ciudades y campos adyacentes. En total, disponían de 48 poblaciones —entre ellas, las seis ciudades de refugio— donde residían cuando no estaban trabajando en el santuario (Núm. 35:6-8). Es evidente que Dios atendía con creces las necesidades de quienes se dedicaban por completo a su servicio. ¿Cómo podían demostrar ellos que realmente veían a Jehová como su herencia? Confiando en que él tenía la capacidad y el deseo de cuidarlos.

*** w06 15/5 pág. 23 párr. 11 ¿Está usted preparado para sobrevivir? ***
11 Para sobrevivir al fin del presente sistema de cosas impío, no basta con creer que será destruido: tenemos que ejercer fe y aprovechar al máximo los medios que Jehová nos proporciona para sobrevivir. Por supuesto, debemos demostrar fe en el sacrificio redentor del Hijo de Dios, Jesucristo (Juan 3:16, 36). No obstante, recordemos que solo los que estaban en el arca de Noé se salvaron del Diluvio. De modo semejante, las ciudades de refugio del antiguo Israel solamente servían de protección al homicida involuntario que corría a una de ellas y permanecía allí hasta la muerte del sumo sacerdote (Números 35:11-32). La décima plaga de Egipto, en tiempos de Moisés, mató a los primogénitos egipcios, pero no afectó a los israelitas. ¿Por qué no? Porque Jehová había mandado a Moisés: “Tienen que tomar parte de la sangre [del cordero pascual] y salpicarla sobre las dos jambas de la puerta y sobre la parte superior de la entrada de las casas en las cuales lo comerán [...]; y ninguno de ustedes debe salir de la entrada de su casa hasta la mañana” (Éxodo 12:7, 22). ¿Qué primogénito israelita se hubiera atrevido a desobedecer esta orden divina y a salir de la casa marcada con sangre en los lados y en la parte superior de la entrada?

*** si pág. 34 párr. 31 Libro bíblico número 4: Números ***
31 Después de repasar los lugares donde se detuvieron en el viaje de 40 años, el relato de nuevo concentra la atención en la importancia de obedecer a Jehová. Dios les va a dar la tierra, pero ellos tienen que convertirse en Sus ejecutores al expulsar a los depravados habitantes, que adoran a demonios, y destruir hasta el último rastro de su religión idolátrica. Se declaran en detalle los límites de la tierra que Dios les da. Esta se ha de dividir entre ellos por sorteo. Los levitas, que no tienen herencia tribual, han de recibir 48 ciudades con sus dehesas, y 6 de ellas han de ser ciudades de refugio para el homicida involuntario. El territorio tiene que permanecer dentro de la tribu y nunca se trasferirá a otra tribu por matrimonio. Si no hay un heredero varón, entonces las hijas que reciban una herencia —por ejemplo, las hijas de Zelofehad— deben casarse con hombres de su propia tribu (27:1-11; 36:1-11). Números concluye con estos mandamientos de Jehová mediante Moisés, mientras los hijos de Israel están listos por fin para entrar en la Tierra de Promisión.

*** it-2 pág. 1228 Zelofehad ***
Descendiente de Manasés por la línea de Makir, Galaad y Héfer. (Nú 26:29-33.) Murió durante los cuarenta años en que vagaron por el desierto, no con “aquellos que tomaron su posición en contra de Jehová en la asamblea de Coré, sino [...] por su propio pecado”. (Nú 27:3.) No tenía hijos, pero dejó cinco hijas: Mahlá, Noá, Hoglá, Milcá y Tirzá, todas las cuales entraron en la Tierra Prometida. (Nú 27:1; 1Cr 7:15.)
Esta situación especial suscitó problemas con relación a la herencia. Cuando las hijas de Zelofehad solicitaron la parte de la tierra de su padre en Manasés, Moisés presentó su caso ante Jehová. La decisión judicial de Dios fue que como no tenían hermanos, deberían recibir la herencia de la familia. (Nú 27:1-9; Jos 17:3, 4.) Más adelante se estipuló que tendrían que casarse con hombres de la tribu de su padre con el fin de que la herencia permaneciese dentro de la tribu. (Nú 36:1-12.)

9 Si tenemos siempre presente a Jehová, le obedeceremos en todo y como resultado recibiremos abundantes bendiciones (Deu. 28:13; 1 Sam. 15:22). En efecto, debemos estar prestos a obedecer a Jehová. Pensemos en la actitud que demostraron las cinco hijas de Zelofehad, que vivieron en el tiempo de Moisés. La costumbre entre los israelitas era que la herencia familiar pasara a los hijos, y no a las hijas. Pero como Zelofehad murió sin hijos varones, Jehová ordenó que se entregara la herencia a sus hijas. Sin embargo, había una condición que respetar: debían casarse exclusivamente con hombres de la tribu de Manasés, de modo que la herencia no pasara a ninguna otra tribu (Núm. 27:1-8; 36:6-8).
10 Las hijas de Zelofehad estaban seguras de que las cosas saldrían bien si obedecían a Dios. La Biblia señala: “Tal como Jehová había mandado a Moisés, de esa manera lo hicieron las hijas de Zelofehad. Por consiguiente, Mahlá, Tirzá y Hoglá y Milcá y Noá, las hijas de Zelofehad, llegaron a ser las esposas de los hijos de los hermanos de su padre. Llegaron a ser esposas de algunos de las familias de los hijos de Manasés hijo de José, para que la herencia de ellas continuara junto con la tribu de la familia de su padre” (Núm. 36:10-12). Estas mujeres obedientes siguieron las órdenes de Jehová (Jos. 17:3, 4). Hoy día los cristianos solteros que son espirituales hacen lo mismo: confían en Dios y lo obedecen casándose “solo en el Señor” (1 Cor. 7:39).

Reunión de Servicio ▲


Cántico 108

Alabemos a Jehová por su Reino

(Revelación 21:2)
1. Jehová coronó a Jesús,
le dio toda autoridad;
su trono se funda en justicia;
al mundo dará libertad.
(ESTRIBILLO)
¡Alaben a Dios por el Reino!
¡Aclamen gozosos al Rey!
¡Ovejas de Cristo, sigan tras él
y cumplan su dulce ley!
¡Alaben a Dios por el Reino!
Jesús gobernando ya está.
Él ensalzará la gloria de Dios,
Su nombre enaltecerá.
2. Cristianos ungidos por Dios
componen la “novia” fiel;
con Cristo estarán en los cielos
y harán de la Tierra un vergel.
(ESTRIBILLO)
¡Alaben a Dios por el Reino!
¡Aclamen gozosos al Rey!
¡Ovejas de Cristo, sigan tras él
y cumplan su dulce ley!
¡Alaben a Dios por el Reino!
Jesús gobernando ya está.
Él ensalzará la gloria de Dios,
Su nombre enaltecerá.
(Véanse también Pro. 29:4; Isa. 66:7, 8; Juan 10:4; Rev. 5:9, 10.)

10 min. Cómo iniciar estudios bíblicos el primer sábado del mes.

Análisis con el auditorio. Incluya una demostración basada en la presentación de la página 4 sobre cómo iniciar estudios bíblicos el primer sábado de octubre. Anime a todos a participar en esta labor.

ALGUNAS PRESENTACIONES

Cómo iniciar estudios bíblicos el primer sábado de octubre

“Estamos visitando brevemente a los vecinos para hablar sobre un buen gobierno. ¿Cree que algún gobierno podrá eliminar problemas tan complicados como la violencia o la injusticia?” Permita que la persona responda. Recuérdele que en la oración del padrenuestro, Jesús enseñó a sus seguidores a orar para que venga un gobierno así, el Reino de Dios. Muéstrele la última página deLa Atalaya del 1 de octubre, y lea con ella la información que aparece bajo la primera pregunta y al menos uno de los textos. Ofrézcale las revistas y quede en volver para analizar la siguiente pregunta.

La Atalaya 1 de octubre

“Estamos conversando de manera breve con las personas sobre esta conocida oración que Jesús enseñó a sus seguidores. [Lea Mateo 6:9, 10.] ¿Le han explicado alguna vez qué es el Reino de Dios, y por qué Jesús le dio tanta importancia? [Permita que la persona responda.] Esta revista muestra lo que la Biblia dice acerca del Reino de Dios y los maravillosos cambios que este gobierno hará en la Tierra.”

¡Despertad! Octubre

“De manera breve estamos ayudando a las personas a hallar la respuesta a esta pregunta. [Muéstrele la portada de la revista.] ¿Piensa que hace falta ser rico para tener éxito en la vida? [Permita que la persona responda.] La Biblia presenta un punto de vista equilibrado sobre los bienes materiales. [Lea Lucas 12:15.] Según la Biblia, el verdadero éxito está al alcance de cualquier persona. Esta revista da más detalles.”

^ (Mat. 6:9, 10) ”Ustedes, pues, tienen que orar de esta manera: ”‘Padre nuestro [que estás] en los cielos, santificado sea tu nombre. 10 Venga tu reino. Efectúese tu voluntad, como en el cielo, también sobre la tierra.
^ (Luc. 12:15) Entonces les dijo: “Mantengan abiertos los ojos y guárdense de toda suerte de codicia, porque hasta cuando uno tiene en abundancia, su vida no resulta de las cosas que posee”.

10 min. ¿Cuál es la lección? Análisis con el auditorio.

Pídale a alguien que lea Hechos 4:13 y 2 Corintios 4:1, 7, y pregunte a los presentes cómo pueden ayudarnos estos versículos en el ministerio.

^ (Hech. 4:13) Ahora bien, al contemplar la franqueza de Pedro y de Juan, y al percibir que eran hombres iletrados y del vulgo, se admiraban. Y empezaron a reconocer, acerca de ellos, que solían estar con Jesús;
^ (2 Cor. 4:1) Por eso, teniendo este ministerio según la misericordia que se nos mostró, no nos rendimos;
^ (2 Cor. 4:7) Sin embargo, tenemos este tesoro en vasos de barro, para que el poder que es más allá de lo normal sea de Dios y no el que procede de nosotros.

10 min. Entrevista al coordinador del cuerpo de ancianos.

¿Qué implica ser el coordinador del cuerpo de ancianos? ¿Qué factores tiene en cuenta al asignar las intervenciones de la Reunión de Servicio? ¿Por qué no se debe ver al coordinador como el jefe del cuerpo de ancianos de la congregación?

Cántico 4

Un buen nombre ante Dios

(Eclesiastés 7:1)
1. Si un buen nombre te labras ante Dios,
serás dichoso, disfrutarás su amor.
Viviendo para él, de acuerdo con su ley,
darás a su alma un gran placer.
2. Ir tras la fama, el oro y el poder,
la gloria vana que en este mundo ves,
es simple necedad, correr tras lo irreal;
tan solo deja calamidad.
3. En tu memoria, te ruego, oh Jehová,
mantén mi nombre por la eternidad.
En ti yo confiaré, tu amor proclamaré,
y mientras viva, fiel te seré.
(Véanse también Gén. 11:4; Pro. 22:1; Mal. 3:16; Rev. 20:15.)

Estudio de "La Atalaya" ▲

LA ATALAYA (EDICIÓN DE ESTUDIO) AGOSTO DE 2014

LAS MUJERES EN EL PROPÓSITO DE JEHOVÁ

“Las mujeres que anuncian las buenas nuevas son un ejército grande.” (SAL. 68:11)

¿QUÉ RESPONDERÍA?

• ¿Qué efecto tuvo en hombres y mujeres la rebelión de Edén?
• ¿Cómo sirvieron a Jehová las mujeres en el pasado?
• ¿Qué papel tienen hoy las mujeres en la predicación de las buenas nuevas?

Referencias y Textos bíblicos

Isaías 45:18;Génesis 2:18-23;Génesis 3:20;Génesis 1:27-28;Génesis 2:15-17;Revelación 12:9;Génesis 3:1-6;Salmos 68:11;Génesis 3:12;Romanos 5:12;Jeremías 10:23;Proverbios 3:5-6;Eclesiastés 8:9;1 Juan 5:19;Génesis 1:31;2 Timoteo 3:1-5;Salmos 71:5;Génesis 5:30;Génesis 7:7;1 Pedro 3:20;Judas 16;1 Pedro 3:6;Génesis 24:67;Éxodo 1:15-21;Jueces 4:4-9;Jueces 4:17-22;1 Samuel 25:2-3,25;1 Samuel 25:8-18;1 Samuel 25:32;1 Samuel 25:37-42;Nehemías 3:12;Mateo 1:18-25;Marcos 5:25-34;Lucas 8:1-3;Hechos 2:1-4;Joel 2:28-29;Gálatas 3:28;Gálatas 6:15-16;Hechos 21:8-9;Mateo 24:14;Salmos 68:11;Rut 1:16-17;Hechos 5:29;Isaías 41:10-13;Sofonías 3:9;
29/9-5/10-2014 (w15/8/2014)

- 1 -

(Isaías 45:18) 18  Porque esto es lo que ha dicho Jehová, el Creador de los cielos, Él, el Dios [verdadero], el Formador de la tierra y el Hacedor de ella, Él, Aquel que la estableció firmemente, que no la creó sencillamente para nada, que la formó aun para ser habitada: “Yo soy Jehová, y no hay ningún otro.
(Génesis 2:18-23) 18  Y Jehová Dios pasó a decir: “No es bueno que el hombre continúe solo. Voy a hacerle una ayudante, como complemento de él”. 1919  Ahora bien, Jehová Dios estaba formando del suelo toda bestia salvaje del campo y toda criatura voladora de los cielos, y empezó a traerlas al hombre para ver lo que llamaría a cada una; y lo que el hombre la llamaba, a cada alma viviente, ese era su nombre. 2020  De modo que el hombre iba dando nombres a todos los animales domésticos y a las criaturas voladoras de los cielos y a toda bestia salvaje del campo, pero para el hombre no se halló ayudante como complemento de él. 2121  Por lo tanto Jehová Dios hizo caer un sueño profundo sobre el hombre y, mientras este dormía, tomó una de sus costillas y entonces cerró la carne sobre su lugar. 2222  Y Jehová Dios procedió a construir de la costilla que había tomado del hombre una mujer, y a traerla al hombre. 2323  Entonces dijo el hombre: “Esto por fin es hueso de mis huesos y carne de mi carne. Esta será llamada Mujer, porque del hombre fue tomada esta”.
- 2 -

(Génesis 3:20) 20  Después de esto Adán llamó a su esposa por nombre Eva, porque ella tenía que llegar a ser la madre de todo el que viviera.
(Génesis 1:27-28) 27  Y Dios procedió a crear al hombre a su imagen, a la imagen de Dios lo creó; macho y hembra los creó. 2828  Además, los bendijo Dios y les dijo Dios: “Sean fructíferos y háganse muchos y llenen la tierra y sojúzguenla, y tengan en sujeción los peces del mar y las criaturas voladoras de los cielos y toda criatura viviente que se mueve sobre la tierra”.
- 3 -

(Génesis 2:15-17) 15  Y Jehová Dios procedió a tomar al hombre y a establecerlo en el jardín de Edén para que lo cultivara y lo cuidara. 1616  Y también impuso Jehová Dios este mandato al hombre: “De todo árbol del jardín puedes comer hasta quedar satisfecho. 1717  Pero en cuanto al árbol del conocimiento de lo bueno y lo malo, no debes comer de él, porque en el día que comas de él, positivamente morirás”.
(Revelación 12:9) 9  De modo que hacia abajo fue arrojado el gran dragón, la serpiente original, el que es llamado Diablo y Satanás, que está extraviando a toda la tierra habitada; fue arrojado abajo a la tierra, y sus ángeles fueron arrojados abajo con él.
(Génesis 3:1-6) 3  Ahora bien, la serpiente resultó ser la más cautelosa de todas las bestias salvajes del campo que Jehová Dios había hecho. De modo que empezó a decir a la mujer: “¿Es realmente el caso que Dios ha dicho que ustedes no deben comer de todo árbol del jardín?”. 22  Ante esto, la mujer dijo a la serpiente: “Del fruto de los árboles del jardín podemos comer. 33  Pero en cuanto a [comer] del fruto del árbol que está en medio del jardín, Dios ha dicho: ‘No deben comer de él, no, no deben tocarlo para que no mueran’”. 44  Ante esto, la serpiente dijo a la mujer: “Positivamente no morirán. 55  Porque Dios sabe que en el mismo día que coman de él tendrán que abrírseles los ojos y tendrán que ser como Dios, conociendo lo bueno y lo malo”. 66  Por consiguiente, la mujer vio que el árbol era bueno para alimento, y que a los ojos era algo que anhelar, sí, el árbol era deseable para contemplarlo. De modo que empezó a tomar de su fruto y a comerlo. Después dio de este también a su esposo cuando [él estuvo] con ella, y él empezó a comerlo.
(Salmos 68:11) 11  Jehová mismo da el dicho; las mujeres que anuncian las buenas nuevas son un ejército grande.
- 4 -

(Génesis 3:12) 12  Y pasó el hombre a decir: “La mujer que me diste para que estuviera conmigo, ella me dio [fruto] del árbol y así es que comí”.
(Romanos 5:12) 12  Por eso, así como por medio de un solo hombre el pecado entró en el mundo, y la muerte mediante el pecado, y así la muerte se extendió a todos los hombres porque todos habían pecado...
- 5 -

(Jeremías 10:23) 23  Bien sé yo, oh Jehová, que al hombre terrestre no le pertenece su camino. No pertenece al hombre que está andando siquiera dirigir su paso.
(Proverbios 3:5-6) 5  Confía en Jehová con todo tu corazón, y no te apoyes en tu propio entendimiento. 66  En todos tus caminos tómalo en cuenta, y él mismo hará derechas tus sendas.
- 6 -

(Eclesiastés 8:9) 9  Todo esto he visto, y hubo un aplicar mi corazón a toda obra que se ha hecho bajo el sol, [durante] el tiempo que el hombre ha dominado al hombre para perjuicio suyo.
(1 Juan 5:19) 19  Sabemos que nosotros nos originamos de Dios, pero el mundo entero yace en el [poder del] inicuo.
- 7 -

(Génesis 1:31) 31  Después de eso vio Dios todo lo que había hecho y, ¡mire!, [era] muy bueno. Y llegó a haber tarde y llegó a haber mañana, un día sexto.
- 8 -

(2 Timoteo 3:1-5) 3  Mas sabe esto, que en los últimos días se presentarán tiempos críticos, difíciles de manejar. 22  Porque los hombres serán amadores de sí mismos, amadores del dinero, presumidos, altivos, blasfemos, desobedientes a los padres, desagradecidos, desleales, 33  sin tener cariño natural, no dispuestos a ningún acuerdo, calumniadores, sin autodominio, feroces, sin amor del bien, 44  traicioneros, testarudos, hinchados [de orgullo], amadores de placeres más bien que amadores de Dios, 55  teniendo una forma de devoción piadosa, pero resultando falsos a su poder; y de estos apártate.
(Salmos 71:5) 5  Porque tú eres mi esperanza, oh Señor Soberano Jehová, mi confianza desde mi juventud.
- 9 -

(Génesis 5:30) 30  Y después de engendrar a Noé, Lamec continuó viviendo quinientos noventa y cinco años. Entretanto, llegó a ser padre de hijos e hijas.
(Génesis 7:7) 7  De modo que entró Noé, y con él sus hijos, y su esposa, y las esposas de sus hijos, en el arca antes de [que empezaran] las aguas del diluvio.
(1 Pedro 3:20) 20  que en un tiempo habían sido desobedientes cuando la paciencia de Dios estaba esperando en los días de Noé, mientras se construía el arca, en la cual unas pocas personas, es decir, ocho almas, fueron llevadas a salvo a través del agua.
- 10 -

(Judas 16) 16  Estos hombres son murmuradores, quejumbrosos respecto a su suerte en la vida, que proceden según sus propios deseos, y su boca habla cosas hinchadas, a la vez que están admirando personalidades en el interés de [su propio] provecho.
(1 Pedro 3:6) 6  como Sara obedecía a Abrahán, llamándolo “señor”. Y ustedes han llegado a ser hijas de ella, con tal que sigan haciendo el bien y no teman a ninguna causa de terror.
(Génesis 24:67) 67  Después Isaac la introdujo en la tienda de Sara su madre. Así tomó a Rebeca, y ella llegó a ser su esposa; y él se enamoró de ella, e Isaac halló consuelo después de la pérdida de su madre.
- 11 -

(Éxodo 1:15-21) 15  Más tarde el rey de Egipto dijo a las parteras hebreas —el nombre de una de las cuales era Sifrá y el nombre de la otra Puá—, 1616  sí, llegó al extremo de decir: “Cuando ayuden a las hebreas a dar a luz y de veras las vean en el asiento para partos, si es hijo, entonces tienen que darle muerte; pero si es hija, entonces tiene que vivir”. 1717  Sin embargo, las parteras temían al Dios [verdadero], y no hacían como les había hablado el rey de Egipto, sino que conservaban vivos a los varoncitos. 1818  Con el tiempo el rey de Egipto llamó a las parteras y les dijo: “¿Por qué han hecho esta cosa, de haber conservado vivos a los niños varones?”. 1919  A su vez las parteras dijeron a Faraón: “Porque las hebreas no son como las mujeres egipcias. Por cuanto son vigorosas, ya han dado a luz antes que la partera pueda entrar a donde ellas”. 2020  Por eso Dios trató bien a las parteras; y el pueblo siguió haciéndose más numeroso y llegando a ser muy poderoso. 2121  Y aconteció que, porque las parteras habían temido al Dios [verdadero], más tarde él les concedió familias.
- 12 -

(Jueces 4:4-9) 4  Ahora bien, Débora, profetisa, esposa de Lapidot, juzgaba a Israel en aquel tiempo en particular. 55  Y moraba bajo la palmera de Débora, entre Ramá y Betel, en la región montañosa de Efraín; y los hijos de Israel subían a ella para juicio. 66  Y ella procedió a enviar a llamar a Barac hijo de Abinoam desde Quedes-neftalí y a decirle: “¿No ha dado la orden Jehová el Dios de Israel? ‘Ve, y tienes que desplegarte sobre el monte Tabor, y tienes que llevar contigo diez mil hombres de los hijos de Neftalí y de los hijos de Zabulón. 77  Y ciertamente atraeré hacia ti, al valle torrencial de Cisón, a Sísara el jefe del ejército de Jabín, y sus carros de guerra y su muchedumbre, y verdaderamente lo daré en tu mano’”. 88  Ante esto, Barac le dijo: “Si tú vas conmigo, entonces ciertamente iré; pero si tú no vas conmigo, no iré”. 99  A lo cual ella dijo: “Sin falta iré contigo. De todos modos, la cosa de embellecimiento no llegará a ser tuya en el camino por el cual vas, porque en la mano de una mujer Jehová venderá a Sísara”. Con eso Débora se levantó y se fue con Barac a Quedes.
(Jueces 4:17-22) 17  En cuanto a Sísara, él huyó a pie a la tienda de Jael la esposa de Héber el quenita, porque había paz entre Jabín el rey de Hazor y la casa de Héber el quenita. 1818  Entonces Jael salió al encuentro de Sísara y le dijo: “Dirígete hacia acá, señor mío, dirígete hacia acá a mí. No tengas miedo”. De modo que él se desvió a ella y entró en la tienda. Más tarde ella lo cubrió con una frazada. 1919  Andando el tiempo, él le dijo: “Dame de beber, por favor, un poco de agua, porque tengo sed”. Por consiguiente, ella abrió un odre de leche y le dio de beber, después de lo cual lo cubrió. 2020  Y él pasó a decirle: “Ponte de pie a la entrada de la tienda, y tiene que suceder que si alguien viene y de veras te pregunta y dice: ‘¿Hay aquí un hombre?’, entonces tienes que decir: ‘¡No!’”. 2121  Y Jael la esposa de Héber procedió a tomar una estaca de la tienda y a poner el martillo en su mano. Entonces fue a él furtivamente y le clavó la estaca en las sienes y la batió hasta que penetró en la tierra, mientras él estaba profundamente dormido y fatigado. Así murió. 2222  Y ¡mire!, allí venía Barac en persecución de Sísara. Jael ahora salió a su encuentro y le dijo: “Ven, y te mostraré al hombre que estás buscando”. De modo que él entró donde ella estaba, y, ¡mire!, allí yacía Sísara muerto, con la estaca en las sienes.
- 13 -

(1 Samuel 25:2-3,25) 2  Ahora bien, había un hombre en Maón, y su trabajo estaba en Carmelo. Y el hombre era [un personaje] muy grande, y tenía tres mil ovejas y mil cabras; y llegó a estar [ocupado] en esquilar sus ovejas en Carmelo. 33  Y el nombre del hombre era Nabal, y el nombre de su esposa era Abigail. Y la esposa era buena en cuanto a discreción y hermosa en cuanto a forma, pero el esposo era áspero y malo en sus prácticas; y era calebita. 2525  Por favor, no fije mi señor su corazón en este hombre Nabal, que no sirve para nada, porque, como es su nombre, así es él. Nabal es su nombre, y la insensatez está con él. En cuanto a mí, tu esclava, no vi a los jóvenes de mi señor que habías enviado.
(1 Samuel 25:8-18) 8  Pregunta a tus propios jóvenes, y te informarán, para que hallen mis jóvenes favor a tus ojos, porque fue en buen día que vinimos. Simplemente da, por favor, lo que halle tu mano a tus siervos y a tu hijo David’”. 99  En conformidad, llegaron los jóvenes de David y hablaron a Nabal conforme a todas estas palabras en el nombre de David, y entonces esperaron. 1010  Ante esto, Nabal contestó a los siervos de David y dijo: “¿Quién es David, y quién es el hijo de Jesé? Hoy día los siervos que se escapan, cada cual de delante de su amo, han llegado a ser muchos. 1111  ¿Y acaso tengo yo que tomar mi pan y mi agua y mi carne degollada que yo he descuartizado para mis esquiladores y dar esto a hombres de quienes ni siquiera sé de dónde son?”. 1212  Ante esto, los jóvenes de David dieron la vuelta en su camino y regresaron y llegaron y se lo informaron conforme a todas estas palabras. 1313  Al instante David dijo a sus hombres: “¡Cíñase cada uno su espada!”. De modo que se ciñeron cada cual su espada, y David también se ciñó su propia espada; y empezaron a subir tras David, como cuatrocientos hombres, mientras doscientos se quedaron junto al bagaje. 1414  Entretanto, uno de los jóvenes informó a Abigail, la esposa de Nabal, diciendo: “¡Mira! David envió mensajeros desde el desierto a desear el bien a nuestro amo, pero él les gritó reprensiones. 1515  Y los hombres fueron muy buenos con nosotros, y no nos molestaron, y no echamos de menos ni una sola cosa todos los días que anduvimos con ellos mientras nos hallábamos en el campo. 1616  Un muro fue lo que resultaron ser en derredor nuestro, tanto de noche como de día, todos los días que nos hallamos con ellos, pastoreando el rebaño. 1717  Y ahora sabe y ve lo que vas a hacer, porque se ha resuelto calamidad contra nuestro amo y contra toda su casa, puesto que es un sujeto que tan completamente no sirve para nada que no se le puede hablar”. 1818  En seguida Abigail se apresuró y tomó doscientos panes y dos jarrones de vino y cinco ovejas aderezadas y cinco medidas de sea de grano tostado y cien tortas de pasas y doscientas tortas de higos comprimidos, y los puso sobre los asnos.
(1 Samuel 25:32) 32  Ante esto, David dijo a Abigail: “¡Bendito sea Jehová el Dios de Israel, que te ha enviado este día a mi encuentro!
(1 Samuel 25:37-42) 37  Y por la mañana, cuando el vino había salido de Nabal, aconteció que su esposa se puso a referirle estas cosas. Y el corazón de él llegó a estar muerto dentro de él, y él mismo quedó como una piedra. 3838  Después de eso pasaron unos diez días, y entonces Jehová hirió a Nabal, de modo que murió. 3939  Y David llegó a oír que Nabal había muerto, y por lo tanto dijo: “¡Bendito sea Jehová, que ha conducido la causa judicial de mi oprobio [para librarme] de la mano de Nabal y ha retenido del mal a su siervo, y la maldad de Nabal Jehová se la ha vuelto sobre su propia cabeza!”. Y David procedió a enviar y a proponer a Abigail tomarla por esposa suya. 4040  De modo que los siervos de David llegaron a Abigail en Carmelo y le hablaron, diciendo: “David mismo nos ha enviado a ti para tomarte por esposa de él”. 4141  En el acto ella se levantó y se inclinó rostro a tierra y dijo: “Aquí está tu esclava como sierva para lavar los pies de los siervos de mi señor”. 4242  Entonces Abigail se dio prisa y se levantó y se fue cabalgando en el asno, mientras cinco criadas suyas andaban detrás de ella; y fue acompañando a los mensajeros de David y entonces llegó a ser su esposa.
- 14 -

(Nehemías 3:12) 12  Y al lado de él Salum hijo de Halohés, un príncipe de la mitad del distrito de Jerusalén, hizo trabajo de reparaciones, él y sus hijas.
- 15 -

(Mateo 1:18-25) 18  Pero el nacimiento de Jesucristo fue de esta manera. Durante el tiempo en que su madre María estaba comprometida para casarse con José, se halló que estaba encinta por espíritu santo antes que se unieran. 1919  Sin embargo, José su esposo, porque era justo y no quería hacer de ella un espectáculo público, tenía la intención de divorciarse de ella secretamente. 2020  Pero después de haber reflexionado acerca de estas cosas, ¡mire!, el ángel de Jehová se le apareció en un sueño, y dijo: “José, hijo de David, no tengas miedo de llevar a María tu esposa a casa, porque lo que ha sido engendrado en ella es por espíritu santo. 2121  Dará a luz un hijo, y tienes que ponerle por nombre Jesús, porque él salvará a su pueblo de sus pecados”. 2222  Todo esto realmente pasó para que se cumpliera lo que Jehová había hablado por su profeta, que dijo: 2323  “¡Miren! La virgen quedará encinta y dará a luz un hijo, y le pondrán por nombre Emmanuel”, que, traducido, significa: “Con Nosotros Está Dios”. 2424  Entonces José, despertando de su sueño, hizo como el ángel de Jehová le había indicado, y llevó a casa a su esposa. 2525  Pero no tuvo coito con ella hasta que ella dio a luz un hijo; y él le puso por nombre Jesús.
- 16 -

(Marcos 5:25-34) 25  Ahora bien, había una mujer que padecía flujo de sangre desde hacía doce años, 2626  y muchos médicos le habían hecho pasar muchas penas, y ella había gastado todos sus recursos y no se había beneficiado, sino que, al contrario, había empeorado. 2727  Cuando ella oyó las cosas acerca de Jesús, vino por detrás, entre la muchedumbre, y le tocó la prenda de vestir exterior; 2828  porque decía: “Si toco nada más que sus prendas de vestir exteriores, recobraré la salud”. 2929  E inmediatamente se secó la fuente de su sangre, y sintió en su cuerpo que había sido sanada de la penosa enfermedad. 3030  Inmediatamente, también, Jesús reconoció en sí mismo que de él había salido poder, y, volviéndose entre la muchedumbre, se puso a decir: “¿Quién tocó mis prendas de vestir exteriores?”. 3131  Mas sus discípulos empezaron a decirle: “Ves la muchedumbre que te aprieta, y ¿dices tú: ‘¿Quién me tocó?’?”. 3232  Sin embargo, él miraba alrededor para ver a la que había hecho esto. 3333  Pero la mujer, atemorizada y temblando, sabiendo lo que le había pasado, vino y cayó delante de él y le dijo toda la verdad. 3434  Él le dijo: “Hija, tu fe te ha devuelto la salud. Ve en paz, y queda sana de tu penosa enfermedad”.
- 17 -

(Lucas 8:1-3) 8  Poco después iba viajando de ciudad en ciudad y de aldea en aldea, predicando y declarando las buenas nuevas del reino de Dios. Y con él iban los doce, 22  y ciertas mujeres que habían sido curadas de espíritus inicuos y de enfermedades, María la llamada Magdalena, de quien habían salido siete demonios, 33  y Juana la esposa de Cuza, el intendente de Herodes, y Susana y muchas otras mujeres, que les ministraban de sus bienes.
(Hechos 2:1-4) 2  Ahora bien, mientras estaba en progreso el día [de la fiesta] del Pentecostés, todos se hallaban juntos en el mismo lugar, 22  y de repente ocurrió desde el cielo un ruido exactamente como el de una brisa impetuosa y fuerte, y llenó toda la casa en la cual estaban sentados. 33  Y lenguas como de fuego se les hicieron visibles y fueron distribuidas en derredor, y una se asentó sobre cada uno de ellos, 44  y todos se llenaron de espíritu santo y comenzaron a hablar en lenguas diferentes, así como el espíritu les concedía expresarse.
(Joel 2:28-29) 28  ”Y después de eso tiene que ocurrir que derramaré mi espíritu sobre toda clase de carne, y sus hijos y sus hijas ciertamente profetizarán. En cuanto a sus viejos, sueños soñarán. En cuanto a sus jóvenes, visiones verán. 2929  Y aun sobre los siervos y sobre las siervas derramaré en aquellos días mi espíritu.
(Gálatas 3:28) 28  No hay ni judío ni griego, no hay ni esclavo ni libre, no hay ni varón ni hembra; porque todos ustedes son una [persona] en unión con Cristo Jesús.
(Gálatas 6:15-16) 15  Porque ni la circuncisión es nada, ni la incircuncisión, sino una nueva creación [es algo]. 1616  Y a todos los que hayan de andar ordenadamente por esta regla de conducta, sobre ellos haya paz y misericordia, sí, sobre el Israel de Dios.
(Hechos 21:8-9) 8  Al día siguiente partimos, y llegamos a Cesarea, y entramos en casa de Felipe el evangelizador, que era uno de los siete hombres, y nos quedamos con él. 99  Este tenía cuatro hijas, vírgenes, que profetizaban.
- 18 -

(Mateo 24:14) 14  Y estas buenas nuevas del reino se predicarán en toda la tierra habitada para testimonio a todas las naciones; y entonces vendrá el fin.
- 19 -

(Salmos 68:11) 11  Jehová mismo da el dicho; las mujeres que anuncian las buenas nuevas son un ejército grande.
- 20 -

(Rut 1:16-17) 16  Y Rut procedió a decir: “No me instes con ruegos a que te abandone, a que me vuelva de acompañarte; porque a donde tú vayas yo iré, y donde tú pases la noche yo pasaré la noche. Tu pueblo será mi pueblo, y tu Dios mi Dios. 1717  Donde mueras tú, yo moriré, y allí es donde seré enterrada. Que Jehová me haga así y añada a ello si cosa alguna aparte de la muerte hiciera una separación entre tú y yo”.
- 21 -

(Hechos 5:29) 29  En respuesta, Pedro y los [otros] apóstoles dijeron: “Tenemos que obedecer a Dios como gobernante más bien que a los hombres.
(Isaías 41:10-13) 10  No tengas miedo, porque estoy contigo. No mires por todos lados, porque soy tu Dios. Yo ciertamente te fortificaré. Yo cierta y verdaderamente te ayudaré. Sí, yo verdaderamente te mantendré firmemente asido con mi diestra de justicia’. 1111  ”¡Mira! Todos los que se acaloran contra ti se avergonzarán y serán humillados. Los hombres que tienen una riña contigo llegarán a ser como nada, y perecerán. 1212  Los buscarás, pero no los hallarás, a aquellos hombres que están en una lucha contigo. Llegarán a ser como algo inexistente y como nada, aquellos hombres que están en guerra contra ti. 1313  Porque yo, Jehová tu Dios, tengo agarrada tu diestra, Aquel que te dice: ‘No tengas miedo. Yo mismo ciertamente te ayudaré’.
- 22 -

(Sofonías 3:9) 9  Porque entonces daré a pueblos el cambio a un lenguaje puro, para que todos ellos invoquen el nombre de Jehová, para servirle hombro a hombro.’

Referencias consultadas en: Watchtower Library 2013 CD‒ROM

Descargue Archivo PDF para Laptops, Tabletas y Móviles

Descargue Archivo PDF para Laptops, Tabletas y Móviles

Puntos Sobresalientes de Números 33, 34, 35, 36

Puntos sobresalientes de la Biblia: Números 33, 34, 35, 36

Descargue Archivo PDF para Laptops, Tabletas y Móviles

Descargue Archivo PDF para Laptops, Tabletas y Móviles

*** w11 1/6 págs. 21-22 ¿Cuándo se escribió la Biblia? ***
Los primeros libros de la Biblia se escribieron sobre materiales perecederos. No es realista, por tanto, esperar que un día se encuentren los ejemplares originales —ni siquiera copias tempranas— de los escritos de Moisés, Josué, Samuel o David. Aun así, podemos estudiar las pruebas históricas indirectas, las cuales señalan que es razonable aceptar las fechas que marca la Biblia, como hacen algunos investigadores y arqueólogos reputados. ¿Adónde apuntan dichas pruebas? Veamos.
● ¿Existía la escritura en el Oriente Medio hace tres mil quinientos años, cuando, como dice la Biblia, vivieron Moisés y Josué? Tanto en Mesopotamia como en Egipto se escribían textos históricos, religiosos, legales y literarios. ¿Qué puede decirse de los escritos de Moisés y otros israelitas? Un diccionario bíblico (Dictionary of the Old Testament: Pentateuch) responde: “No tenemos razón para dudar de la existencia de la literatura en el Canaán de la Edad del Bronce tardía [entre 1550 y 1200 antes de Cristo]”. Y añade: “Desde el punto de vista de la escritura antigua, no hay razón para negar que Moisés haya sido el autor de los textos que se le atribuyen ni para dudar de la antigüedad del resto de la Biblia” (Éxodo 17:14; 24:4; 34:27, 28; Números 33:2; Deuteronomio 31:24).

*** w01 15/11 pág. 13 párr. 17 Jehová nos muestra cómo contar nuestros días ***
17 El salmista se expresa así sobre la duración de la vida de los seres humanos imperfectos: “En sí mismos los días de nuestros años son setenta años; y si debido a poderío especial son ochenta años, sin embargo su insistencia está en penoso afán y cosas perjudiciales; porque tiene que pasar rápidamente, y volamos” (Salmo 90:10). La gente en general vive unos 70 años. De hecho, Caleb hizo mención de la fuerza poco común que conservaba a los 85. Claro, ha habido excepciones, como Aarón, Moisés y Josué, de 123, 120 y 110 años respectivamente (Números 33:39; Deuteronomio 34:7; Josué 14:6, 10, 11; 24:29). Sin embargo, los mayores de 20 años de la generación infiel que salió de Egipto murieron en menos de cuatro décadas (Números 14:29-34). Hoy, la duración general de la vida en muchos países permanece dentro de los límites que mencionó el salmista. Nuestros años están llenos de “penoso afán y cosas perjudiciales”. Pasan rápidamente, “y volamos” (Job 14:1, 2).

*** w10 1/8 pág. 23 ¿Lo sabía? ***
¿Qué son los “lugares altos” que se mencionan con frecuencia en las Escrituras Hebreas?
▪ Cuando los israelitas estaban a punto de entrar en la Tierra Prometida —donde vivían los cananeos—, Jehová les dio esta orden: “Tienen que [...] destruir todas sus figuras de piedra; y todas sus imágenes de metal fundido las deben destruir, y todos sus lugares altos sagrados los deben aniquilar” (Números 33:52). ¿Qué eran estos “lugares altos”? Eran los sitios donde los cananeos realizaban sus cultos paganos. Se trataba de emplazamientos al aire libre en la cima de una colina y, en ocasiones, de plataformas construidas a la sombra de un árbol o dentro de una ciudad (1 Reyes 14:23; 2 Reyes 17:29; Ezequiel 6:3). Solían contar con altares y columnas o postes sagrados, así como con imágenes, incensarios y otros utensilios para sus ritos.
Con todo, antes de que existiera el templo de Jerusalén, Jehová permitió que los israelitas lo adoraran en algunos sitios que las Escrituras llaman “lugares altos”. Por ejemplo, el profeta Samuel ofrecía sacrificios en un “lugar alto” situado en cierta ciudad de la región de Zuf (1 Samuel 9:11-14). Sin embargo, una vez construido el templo, varios reyes fieles a Jehová tomaron medidas para acabar con “los lugares altos” (2 Reyes 21:3; 23:5-8, 15-20; 2 Crónicas 17:1, 6).

*** cl cap. 6 págs. 62-63 párr. 12 El poder destructivo: “Jehová es persona varonil de guerra” ***
12 Otro caso semejante es el juicio divino contra los cananeos. Jehová reveló que por la línea de Abrahán vendría una descendencia mediante la cual se bendecirían todas las familias de la Tierra. En conformidad con tal propósito, decretó que la progenie de Abrahán recibiera la tierra de Canaán, en la que ya vivían los amorreos. ¿Qué razón podía tener para sacarlos de su propio país a la fuerza? Dios profetizó que no los desalojaría sino hasta cuatrocientos años después, cuando hubiese “quedado completo el error de los amorreos” (Génesis 12:1-3; 13:14, 15; 15:13, 16; 22:18). Durante ese plazo, ellos se sumieron cada vez más en la corrupción moral. Canaán se convirtió en un país plagado por la idolatría, la violencia sanguinaria y la degradación sexual (Éxodo 23:24; 34:12, 13; Números 33:52). Sus habitantes llegaron a sacrificar a sus hijos en el fuego. ¿Podía un Dios santo exponer a su pueblo a tales perversidades? De ningún modo. Por ello declaró: “La tierra está inmunda, y traeré sobre ella castigo por su error, y la tierra vomitará a sus habitantes” (Levítico 18:21-25). Pero no hizo un exterminio indiscriminado, sino que perdonó la vida a algunos cananeos que manifestaron buena disposición, entre ellos Rahab y los gabaonitas (Josué 6:25; 9:3-27).

*** w11 15/9 pág. 7 párrs. 1-2 Jehová es nuestra herencia ***
UNA vez que Israel conquistó gran parte de la Tierra Prometida, llegó el momento de repartirla. De ello se encargaron Josué, el sumo sacerdote Eleazar y los cabezas de las tribus (Núm. 34:13-29). Ellos le asignaron una porción a cada tribu, pero no le entregaron ninguna a la de Leví (Jos. 14:1-5). ¿Por qué no? ¿Será que la pasaron por alto? ¿O acaso no le correspondía ninguna parte o herencia?
2 En realidad, Jehová no tenía ninguna intención de abandonar a los levitas. De hecho, él mismo le había asegurado a Aarón como representante de esta tribu: “Yo soy la parte que te corresponde, y tu herencia, en medio de los hijos de Israel” (Núm. 18:20). ¡Qué palabras tan profundas! ¿Cómo nos sentiríamos nosotros si Dios nos prometiera algo así? Tal vez nos preguntáramos: “¿Soy yo digno de recibir como herencia al Todopoderoso? ¿Es posible que, a pesar de nuestra imperfección, los cristianos gocemos de semejante privilegio?”. Sin duda, son preguntas muy importantes, ya que están muy relacionadas con cada uno de nosotros y nuestros seres queridos. Así pues, comenzaremos explicando qué significa tener a Jehová como herencia. Luego veremos en qué sentido puede ser él nuestra propia herencia, sea que esperemos vivir en el cielo o en la Tierra.

*** w08 15/2 págs. 4-5 párr. 10 Tengamos siempre presente a Jehová ***
10 Las hijas de Zelofehad estaban seguras de que las cosas saldrían bien si obedecían a Dios. La Biblia señala: “Tal como Jehová había mandado a Moisés, de esa manera lo hicieron las hijas de Zelofehad. Por consiguiente, Mahlá, Tirzá y Hoglá y Milcá y Noá, las hijas de Zelofehad, llegaron a ser las esposas de los hijos de los hermanos de su padre. Llegaron a ser esposas de algunos de las familias de los hijos de Manasés hijo de José, para que la herencia de ellas continuara junto con la tribu de la familia de su padre” (Núm. 36:10-12). Estas mujeres obedientes siguieron las órdenes de Jehová (Jos. 17:3, 4). Hoy día los cristianos solteros que son espirituales hacen lo mismo: confían en Dios y lo obedecen casándose “solo en el Señor” (1 Cor. 7:39).

*** w08 15/8 págs. 5-6 párr. 12 Jehová no dejará a los que le son leales ***
12 ¿Qué harían los siervos leales de Dios del reino del norte? Los levitas que vivían en ese territorio tomaron medidas de inmediato, tal como habían hecho sus fieles antepasados (Éxo. 32:26-28; Núm. 35:6-8; Deu. 33:8, 9). Dejaron las ciudades que se les había asignado como herencia y se mudaron con sus familias al sur, a Judá, donde podrían seguir adorando a Jehová sin problemas (2 Cró. 11:13, 14). Y otros israelitas que estaban viviendo temporalmente en Judá optaron por no regresar a su tierra natal en el norte (2 Cró. 10:17). Jehová se encargó de que las puertas quedaran abiertas para que las generaciones posteriores abandonaran la adoración de becerros del reino del norte y regresaran a Judá para adorarlo (2 Cró. 15:9-15).

*** w11 15/9 pág. 8 párr. 6 Jehová es nuestra herencia ***
6 Si los levitas no heredaron ninguna tierra, ¿dónde vivían? Jehová cuidó de ellos, pues les asignó ciertas ciudades y campos adyacentes. En total, disponían de 48 poblaciones —entre ellas, las seis ciudades de refugio— donde residían cuando no estaban trabajando en el santuario (Núm. 35:6-8). Es evidente que Dios atendía con creces las necesidades de quienes se dedicaban por completo a su servicio. ¿Cómo podían demostrar ellos que realmente veían a Jehová como su herencia? Confiando en que él tenía la capacidad y el deseo de cuidarlos.

*** w06 15/5 pág. 23 párr. 11 ¿Está usted preparado para sobrevivir? ***
11 Para sobrevivir al fin del presente sistema de cosas impío, no basta con creer que será destruido: tenemos que ejercer fe y aprovechar al máximo los medios que Jehová nos proporciona para sobrevivir. Por supuesto, debemos demostrar fe en el sacrificio redentor del Hijo de Dios, Jesucristo (Juan 3:16, 36). No obstante, recordemos que solo los que estaban en el arca de Noé se salvaron del Diluvio. De modo semejante, las ciudades de refugio del antiguo Israel solamente servían de protección al homicida involuntario que corría a una de ellas y permanecía allí hasta la muerte del sumo sacerdote (Números 35:11-32). La décima plaga de Egipto, en tiempos de Moisés, mató a los primogénitos egipcios, pero no afectó a los israelitas. ¿Por qué no? Porque Jehová había mandado a Moisés: “Tienen que tomar parte de la sangre [del cordero pascual] y salpicarla sobre las dos jambas de la puerta y sobre la parte superior de la entrada de las casas en las cuales lo comerán [...]; y ninguno de ustedes debe salir de la entrada de su casa hasta la mañana” (Éxodo 12:7, 22). ¿Qué primogénito israelita se hubiera atrevido a desobedecer esta orden divina y a salir de la casa marcada con sangre en los lados y en la parte superior de la entrada?

*** si pág. 34 párr. 31 Libro bíblico número 4: Números ***
31 Después de repasar los lugares donde se detuvieron en el viaje de 40 años, el relato de nuevo concentra la atención en la importancia de obedecer a Jehová. Dios les va a dar la tierra, pero ellos tienen que convertirse en Sus ejecutores al expulsar a los depravados habitantes, que adoran a demonios, y destruir hasta el último rastro de su religión idolátrica. Se declaran en detalle los límites de la tierra que Dios les da. Esta se ha de dividir entre ellos por sorteo. Los levitas, que no tienen herencia tribual, han de recibir 48 ciudades con sus dehesas, y 6 de ellas han de ser ciudades de refugio para el homicida involuntario. El territorio tiene que permanecer dentro de la tribu y nunca se trasferirá a otra tribu por matrimonio. Si no hay un heredero varón, entonces las hijas que reciban una herencia —por ejemplo, las hijas de Zelofehad— deben casarse con hombres de su propia tribu (27:1-11; 36:1-11). Números concluye con estos mandamientos de Jehová mediante Moisés, mientras los hijos de Israel están listos por fin para entrar en la Tierra de Promisión.

*** it-2 pág. 1228 Zelofehad ***
Descendiente de Manasés por la línea de Makir, Galaad y Héfer. (Nú 26:29-33.) Murió durante los cuarenta años en que vagaron por el desierto, no con “aquellos que tomaron su posición en contra de Jehová en la asamblea de Coré, sino [...] por su propio pecado”. (Nú 27:3.) No tenía hijos, pero dejó cinco hijas: Mahlá, Noá, Hoglá, Milcá y Tirzá, todas las cuales entraron en la Tierra Prometida. (Nú 27:1; 1Cr 7:15.)
Esta situación especial suscitó problemas con relación a la herencia. Cuando las hijas de Zelofehad solicitaron la parte de la tierra de su padre en Manasés, Moisés presentó su caso ante Jehová. La decisión judicial de Dios fue que como no tenían hermanos, deberían recibir la herencia de la familia. (Nú 27:1-9; Jos 17:3, 4.) Más adelante se estipuló que tendrían que casarse con hombres de la tribu de su padre con el fin de que la herencia permaneciese dentro de la tribu. (Nú 36:1-12.)

9 Si tenemos siempre presente a Jehová, le obedeceremos en todo y como resultado recibiremos abundantes bendiciones (Deu. 28:13; 1 Sam. 15:22). En efecto, debemos estar prestos a obedecer a Jehová. Pensemos en la actitud que demostraron las cinco hijas de Zelofehad, que vivieron en el tiempo de Moisés. La costumbre entre los israelitas era que la herencia familiar pasara a los hijos, y no a las hijas. Pero como Zelofehad murió sin hijos varones, Jehová ordenó que se entregara la herencia a sus hijas. Sin embargo, había una condición que respetar: debían casarse exclusivamente con hombres de la tribu de Manasés, de modo que la herencia no pasara a ninguna otra tribu (Núm. 27:1-8; 36:6-8).
10 Las hijas de Zelofehad estaban seguras de que las cosas saldrían bien si obedecían a Dios. La Biblia señala: “Tal como Jehová había mandado a Moisés, de esa manera lo hicieron las hijas de Zelofehad. Por consiguiente, Mahlá, Tirzá y Hoglá y Milcá y Noá, las hijas de Zelofehad, llegaron a ser las esposas de los hijos de los hermanos de su padre. Llegaron a ser esposas de algunos de las familias de los hijos de Manasés hijo de José, para que la herencia de ellas continuara junto con la tribu de la familia de su padre” (Núm. 36:10-12). Estas mujeres obedientes siguieron las órdenes de Jehová (Jos. 17:3, 4). Hoy día los cristianos solteros que son espirituales hacen lo mismo: confían en Dios y lo obedecen casándose “solo en el Señor” (1 Cor. 7:39).

Referencias consultadas en: Watchtower Library 2013 CD‒ROM

Descargue Archivo PDF para Laptops, Tabletas y Móviles

Descargue Archivo PDF para Laptops, Tabletas y Móviles

El Egoísta - Parabolas e Historias para Educar en Valores

Parabolas e Historias para Educar en Valores

Indice de Parabolas e Historias para Educar en Valores


En cierta ocasión, el ministro encargado de cobrar los impuestos fue a lavarse los pies a la orilla de un estanque y, por descuido, cayó al agua.
De inmediato, acudió un grupo de personas que, queriendo ayudar al ministro, le decían:
-¡Deme su mano!
Sin embargo, y aunque se estaba ahogando, el ministro no alargaba la mano. En ese momento pasó por allí Afanti y, tras observar lo que ocurría, se acercó también al estanque y gritó:
-¡Excelencia, tome mi mano!
Al instante, el ministro se aferró a la mano de Afanti y salió del estanque.
Como todos los presentes se mostraron asombrados, Afanti explicó:
-El Ministro encargado de cobrar los impuestos no sabe el significado de la palabra "dar", pues él sólo se dedica a "tomar" y "recibir" .
(Cuento popular de la China)
Muchos de nosotros nos parecemos demasiado al ministro del cuento: siempre estamos esperando que nos den, pero somos incapaces de dar, de darnos. La cultura petrolera nos acostumbró a esperar que nos paguen bien, sin poner como contrapartida nuestro esfuerzo y productividad. Estamos convencidos de que Venezuela es un país inmensamente rico y que tenemos derecho a una buena vida simplemente por ser venezolanos. El creer que somos ricos nos impide salir de nuestra pobreza. Cuántos trabajadores, empleados y profesionales se la pasan quejándose de sus sueldos pero nunca analizan su rendimiento.
Los genuinos educadores debemos vivenciar en nuestra práctica y por ello enseñar a los alumnos el don de la responsabilidad, de la entrega y del servicio. Escuelas y liceos deben ser ambientes donde se practica, se vive y por ello se aprende, la generosidad y la solidaridad. En vez de estar siempre pidiendo y esperando que nos den, plantearnos más bien qué vamos a dar nosotros: qué vamos a darle a Venezuela, a la escuela, a la familia, a los compañeros... Recordemos y oremos de vez en cuando la bellísima oración de la generosidad:
Mándame alguien para amar
Señor, cuando tenga hambre, mándame alguien que necesite comida,
Cuando tenga sed, mándame alguien que necesite una bebida,
cuando tenga frío, mándame alguien que necesite calor.
Cuando tenga un disgusto, preséntame a alguien que necesite un consuelo.
Cuando mi cruz se haga pesada, hazme compartir la cruz del otro,
cuando esté pobre, ponme cerca de alguien necesitado.
Cuando me falte tiempo, mándame a alguien que necesite algunos minutos
míos,
cuando sufra una humillación, dame la ocasión de alabar a alguien, cuando esté desanimado, envíame a alguien que necesite ser animado, cuando tenga la necesidad de ser comprendido, mándame a alguien para comprender,
cuando tenga necesidad de que me cuiden, mándame a alguien a quien cuidar,
cuando piense en mí mismo, atrae mi atención hacia otra persona. Haznos dignos, Señor, de servir a nuestros hermanos, que viven y mueren sin educación en este mundo de hoy.

Recuperado para fines educativos del libro:
Para Educar Valores. Nuevas Parábolas
Autor: Antonio Pérez Esclarin

Examinando las Escrituras Diariamente 2014 - Semana del 29 de septiembre

Texto Diario para la Semana del 29 de Septiembre al 5 de Octubre 

Examinando las Escrituras Diariamente 2014 en línea

TEXTO DIARIO EN LA BIBLIOTECA EN LÍNEA WATCHTOWER


EXAMINANDO LAS ESCRITURAS DIARIAMENTE EN LÍNEA


Lunes 29 de septiembre

Tengan una buena conciencia, para que en el particular de que se hable contra ustedes queden avergonzados los que están hablando con menosprecio de su buena conducta (1 Ped. 3:16).
A veces quizá pueda lograr que alguien que lo ha ofendido llegue a apreciar los principios cristianos. El apóstol Pablo escribió: “‘Si tu enemigo tiene hambre, aliméntalo; si tiene sed, dale algo de beber; porque haciendo esto amontonarás brasas ardientes sobre su cabeza’. No te dejes vencer por el mal, sino sigue venciendo el mal con el bien” (Rom. 12:20, 21). La amabilidad puede ablandar las actitudes más hostiles y sacar a la luz lo mejor de las personas. Si usted es comprensivo y hasta compasivo con el ofensor, tal vez pueda ayudarlo a aprender las verdades bíblicas. Una respuesta apacible dará a la persona la oportunidad de reflexionar en lo bien que usted se portó con ella (1 Ped. 2:12). w12 15/11 5:13

Martes 30 de septiembre

El que es humilde de espíritu se asirá de la gloria (Prov. 29:23).
Cuando escucha la palabra gloria, ¿qué le viene a la mente? ¿El esplendor de la creación? (Sal. 19:1.) ¿Las alabanzas que reciben los más ricos, los más inteligentes o los que han hecho cosas extraordinarias? En la Biblia, la palabra hebrea para “gloria” transmite la idea de peso. Antiguamente, las monedas se fabricaban con metales preciosos y su valor dependía de su peso; cuanto más pesaban, más valiosas eran. Por eso, la palabra que se traduce “gloria” se empezó a usar para referirse a algo valioso, admirable o impresionante. Tal vez la gente dé gloria, u honre, a alguien por su poder, posición o reputación. Pero ¿y Jehová? Las Escrituras explican a qué clase de personas honra él. En Proverbios 22:4 dice: “El resultado de la humildad y del temor de Jehová es riquezas y gloria y vida”. Y el discípulo Santiago escribió: “Humíllense a los ojos de Jehová, y él los ensalzará”, o les dará honra (Sant. 4:10). w13 15/2 4:1, 2

Miércoles 1 de octubre

No desistamos de hacer lo que es excelente (Gál. 6:9).
Hoy día, el aguante es esencial para el cristiano. Usted afrontará dificultades, pero Jehová lo ayudará. No deje de pedirle espíritu santo. Se sentirá reconfortado cuando él sustituya el dolor por gozo, la angustia por paz (Mat. 7:7-11). Sin importar qué presiones tenga que soportar, nunca vuelva atrás ni se rinda. ¡De cuántas riquezas maravillosas disfrutamos debido a que Jehová nos considera sus amigos! Por tanto, si hace poco que usted ha llegado a conocer a Dios y se ha bautizado, ¿qué debe hacer ahora? Seguir conociendo a Jehová, crecer hacia la madurez espiritual. ¿Y si, en cambio, lleva muchos años bautizado? También debe seguir profundizando y ampliando su conocimiento de Jehová. En cuanto a su amistad con él, nunca se duerma en los laureles. Más bien, hágase un autoexamen de vez en cuando para asegurarse de que continúa estrechando su relación con Jehová, nuestro amoroso Padre, Amigo y Dios (2 Cor. 13:5, 6). w13 15/3 3:17, 18

Jueves 2 de octubre

Tenemos una lucha [...] contra las fuerzas espirituales inicuas en los lugares celestiales (Efes. 6:12).
El amor a Jehová nos impulsó a dedicarnos a él. Y muchos de nosotros hemos demostrado a lo largo de los años que estamos resueltos a seguir sirviendo a Jehová con un corazón completo. Ahora bien, Satanás no se ha rendido; aún tiene nuestro corazón en la mira. Quizá ya se ha dado cuenta de que no dejaremos a Jehová de golpe. Pero puede debilitar poco a poco nuestro celo valiéndose astutamente de “este sistema de cosas” (Mar. 4:18, 19). Este método le ha dado resultado. ¿Por qué? Porque al hacer que vayamos perdiendo el entusiasmo gradualmente, no nos damos cuenta. La influencia de este mundo puede reducir poco a poco la intensidad de nuestro celo en el servicio a Jehová. Y un cristiano que no esté alerta quizá no perciba esa pérdida gradual de entusiasmo (Mat. 24:42; 1 Ped. 5:8). w12 15/4 3:14, 15

Viernes 3 de octubre

Puede que el justo caiga [...], y ciertamente se levantará (Prov. 24:16).
Hay quienes no dejan de sentirse culpables por errores que ya les han sido perdonados. Si a usted le ocurre eso, recuerde que Jehová perdonó a Pedro y a los demás apóstoles por haber abandonado a su amado Hijo cuando este más los necesitaba. Y también perdonó al hombre que fue expulsado de la congregación de Corinto por su escandalosa inmoralidad pero que después se arrepintió (1 Cor. 5:1-5; 2 Cor. 2:6-8). En la Palabra de Dios se habla de diversas personas que, aunque cometieron pecados muy graves, se arrepintieron y recibieron el perdón divino (2 Crón. 33:2, 10-13; 1 Cor. 6:9-11). Si estamos sinceramente arrepentidos y aceptamos su misericordia, Jehová nos perdonará y olvidará nuestros pecados. El rescate sí limpia los pecados de todo aquel que se arrepiente. La fe en el rescate nos quitará de encima la pesada carga de la culpa y nos dará fuerzas para servir a Dios con todo el corazón, alma y mente (Mat. 22:37). w12 15/8 3:16, 17

Sábado 4 de octubre

Doblo mis rodillas ante el Padre, a quien toda familia en el cielo y en la tierra debe su nombre (Efes. 3:14, 15).
Familia. ¿Qué le evoca esa palabra? ¿Cariño? ¿Felicidad? ¿Trabajar juntos hacia una meta común? ¿Un refugio en el que crecer, aprender y compartir ideas? Probablemente así sea si usted es parte de un hogar afectuoso. Jehová mismo es quien dio origen a la familia. Él se propuso que todas sus criaturas, sea que vivieran en el cielo o en la Tierra, disfrutaran de seguridad, confianza mutua y verdadera unidad. Cuando pecaron, los seres humanos dejaron de formar parte de la familia universal de Dios, pero eso no frustró el propósito de Jehová. Él se asegurará de que los descendientes de Adán y Eva llenen la Tierra transformada en un paraíso (Gén. 1:28; Is. 45:18). De hecho, ha dispuesto todo lo necesario para ello, y varios de tales preparativos se destacan en la carta a los Efesios. Entender esto nos ayudará a colaborar con el propósito de Jehová de unir a su creación. w12 15/7 4:1, 2

Domingo 5 de octubre

Realmente se sentarán, cada uno debajo de su vid y debajo de su higuera, y no habrá nadie que los haga temblar (Miq. 4:4).
El mundo actual se enfrenta a una enorme crisis de vivienda. Las grandes ciudades están abarrotadas, y muchos de sus habitantes se las arreglan como pueden malviviendo en barrios pobres en condiciones míseras. Para estas personas, la idea de poseer un hogar digno no es más que un sueño. Bajo el Reino, todo el mundo verá cumplido su deseo de poseer un hogar, pues Isaías profetizó: “Edificarán casas, y las ocuparán; y ciertamente plantarán viñas y comerán su fruto” (Is. 65:21). Claro está, hoy día hay personas que ya disponen de una casa, y algunos incluso de una gran propiedad o una mansión. Pero siempre existe el miedo de perderla por problemas económicos o el de sufrir el asalto de un ladrón o algo peor. El Reino de Dios también eliminará esas preocupaciones. w12 15/9 2:4, 5

ShareThis

Búsqueda personalizada