Descarga cada semana Información de Estudio para Reuniones Cristianas

Búsqueda personalizada

Cuál es el Significado de Igualdad. Concepto, Definición, Qué es Igualdad

Igualdad - Compendio de Definiciones – Conceptos y Significados

Definición de Igualdad - Su Concepto y Significado

Igualdad social es una situación social según el cual las personas tienen las mismas oportunidades o derechos en algún aspecto.
Existen diferentes formas de igualdad, dependiendo de las personas y de la situación social particular. Por ejemplo, la igualdad entre personas de diferente sexo, igualdad entre personas de distintas razas, igualdad entre personas discriminadas o de distintos países con respecto a las oportunidades de empleo o la igualdad de diferentes razas respecto a derechos de tránsito, de uso de transportes públicos o de acceso a la educación.
Actualmente, la igualdad social en algunos aspectos ha ganado terreno en occidente -especialmente primer mundo- debido a las múltiples luchas por la libertad en amplias áreas, aunque de forma aún bastante limitada a pesar de las apariencias; pero en la mayor parte de los países del mundo continúan muchos tipos de desigualdades sociales de gran magnitud.
La igualdad no implica uniformidad total. Tanto hombres como mujeres, jóvenes y mayores, todos tienen cabida en una organización, compuesta de personas de muy diversos antecedentes raciales, lingüísticos, nacionales y económicos. Cada uno posee facultades mentales y físicas diferentes, pero esas diferencias no hacen a unos superiores y a otros inferiores.
Todos somos iguales ante la ley.

Declaraciones Internacionales

• “Afirmamos que estas verdades son patentes, que todos los hombres son creados iguales y que su Creador los ha dotado de ciertos derechos inalienables, y entre ellos están la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad.”
Declaración de Independencia de los Estados Unidos, adoptada en 1776.
• “Todos los hombres nacen libres e iguales en derechos.”
Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano, adoptada por la Asamblea Nacional francesa en 1789.
• “Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos.”
Declaración Universal de Derechos Humanos, adoptada por la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas en 1948.

Concepto de Igualdad

El término igualdad proviene del latín aequalitas y refiere a la paridad o correspondencia que existe de una cosa con otra.
En derecho, es el principio básico de los ordenamientos jurídicos de base liberal y democrática en el cual se tratan ciertos supuestos similares, de la forma más similar posible. Sólo se permite un tratamiento distinto, cuando es justificable la diferencia con bases de criterio objetivo y que no se produzca discriminación.
La igualdad ante la ley, reconoce a todos los ciudadanos como capaces para percibir los mismos derechos ante el sistema jurídico. No distingue diferencias sociales, económicas o ideológicas. A partir de la Revolución Francesa, este precepto pasó a ser uno de los pilares más defendidos dentro de los derechos humanos.
En la mayoría de los países, se reconoce la igualdad como uno de los principios básicos de la Constitución (ley máxima de las naciones) en el cual se otorga la facultad de las personas del goce de derechos civiles sin establecer diferencias de género, raza, nacionalidad, religión, credo, idioma, situación económica u opinión política.
La incorporación del derecho a la igualdad hizo que en algunos paises constitucionales, se perdieran los privilegios hereditarios, eliminando los títulos de nobleza o de sangre. No sucede lo mismo en los países que poseen un sistema de monarquía parlamentaria, donde aun se conservan ciertas tradiciones de la nobleza, y el ejercicio del poder político o el otorgamiento de cargo, sólo puede ser ejercido por situación de herencia. De todas formas, se respeta la igualdad entre ciudadanos y se reconocen sus derechos.
Durante las últimas décadas, el concepto de igualdad social ha ido creciendo bajo la premisa de que todas las personas tienen derechos a las mismas oportunidades y recursos en su vida. Para lograr dicho objetivos, tanto el sufragio universal, la educación básica obligatoria y la redistribución de ingresos son bases importantes para alcanzar dichos objetivos.

Significado de Igualdad

La igualdad es el trato idéntico que un organismo, estado, empresa, asociación, grupo o individuo le brinda a las personas sin que medie ningún tipo de reparo por la raza, sexo, clase social u otra circunstancia plausible de diferencia o para hacerlo más práctico, es la ausencia de cualquier tipo de discriminación.
Eso en cuanto a la explicación de lo que significa el término igualdad, en tanto, como problemática, la igualdad data de tiempos inmemoriales, casi me arriesgaría a decir desde que el mundo es mundo y el hombre es hombre ya que desde siempre ha sido un tema de recurrente lucha en el mundo entero y aunque si bien en el siglo XVIII, en oportunidad de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, la situación de desigualdad que imperaba en el mundo hasta ese momento logró ser de alguna manera zanjada, lamentablemente, no pudo ser erradicado o superado del todo, ya que aún hoy, en el siglo XXI, todavía es recurrente y común escuchar hablar de casos de discriminación, sin ir más lejos, desde que surgió la posibilidad que el demócrata Barack Obama ocupe la presidencia de los Estados Unidos, uno de los países más poderosos del mundo pero también uno de los que más observó y sufrió la desigualdad y la discriminación a lo largo de su historia, en vez de pasar por alto su origen afroamericano, que a estas alturas ya debería ser algo natural, desde todos los ámbitos, se hizo especial hincapié en este aspecto más que en otros determinantes, como ser su programa de gobierno.
Pero claro esto de la igualdad no se refiere ni atañe únicamente al tema de la raza, sino que existen otras formas de desigualdad social como ser: por el sexo, es muy común que esta se de a la hora de buscar un empleo o bien llegado el momento de pedir una promoción, generalmente, es usual que las mujeres estén por detrás de los hombres en este aspecto. También suelen presentarse casos de desigualdad por la nacionalidad. Esta situación suele darse frecuentemente cuando una persona de origen latino se radica en europa, por ejemplo, debiendo no solamente soportar empleos denigrantes, sino también en ámbitos como la educación que les presentan barreras a la hora de acceder a esta.

Concepto de la expresión Igualdad

La igualdad es un concepto relativo y comparativo. Cuando se habla de que algo es igual es con respecto a otra cosa, a la que resulta equivalente en su esencia, cantidad y calidad. La igualdad exacta se da en Matemática, cuando dos objetos matemáticos poseen el mismo valor. Por ejemplo, dos es igual a uno más uno.
El resto de los objetos podrán ser muy similares, pero la naturaleza no proporciona elementos exactamente idénticos. Dos manzanas, dos perros, dos gatos o dos piedras, pueden ser muy parecidos pero algún detalle les permitirá diferenciarse. En el caso del dinero, dos monedas o billetes, a pesar de tener aspectos diferentes, si tienen el mismo valor se consideran cosas fungibles, intercambiables o equivalentes.
La igualdad social significa asignar a cada individuo de la especie humana el mismo valor dentro de la sociedad, reconociendo sus diferencias físicas y espirituales, evitando todo tipo de discriminación. Antes de la Revolución Francesa las sociedades humanas eran jerarquizadas, reconociéndose legalmente la existencia de privilegios hacia ciertos sectores sociales como la nobleza y el clero. La igualdad, junto a la libertad y la fraternidad fueron los ideales que impulsaron la lucha de los revolucionarios franceses.
La igualdad ante la ley significa que las normas jurídicas son generales y se aplican a todos los sectores de la sociedad, sin distinción, y en caso de ser sometidas a juicio a todas las personas se les apliquen las mismas normas procesales, y todos tengan la garantía de defensa en juicio.
La igualdad de oportunidades implica otorgar beneficios a ciertos integrantes de la comunidad, para equilibrar las circunstancias desventajosas que le presenta su propia y particular realidad social. Por ejemplo, es necesaria la existencia de una escuela pública y gratuita, con calidad educativa, y con becas para los más humildes, para que todos tengan la posibilidad de ascender en la escala social, situación que estaría vedada para algunos, si no se los ayudara económicamente para poder asistir a la escuela. En este caso se trata de corregir las iniquidades sociales, otorgando beneficios a algunos, para igualarlos en condiciones a los otros.
La igualdad fiscal también se basa como en el caso anterior en establecer diferencias entre los contribuyentes según su capacidad contributiva. Quien más gana o más tiene patrimonialmente, debe pagar más, para que el Estado destine esos recursos a crear la igualdad de oportunidades.
La igualdad de sufragio, significa que en la Democracia el voto de un ciudadano tiene el mismo valor que el voto de los demás. Cada uno tiene un voto.

Igualdad - Compendio de Definiciones – Conceptos y Significados

Significado del termino Igualdad

Igualdad proviene del vocablo latino “aequus”, que también significa además de igual, justo o equitativo. Es siempre una comparación entre dos sujetos o cosas, que deben coincidir en su cantidad y calidad. Es también una equivalencia de algo consigo mismo, ya que todo ente es igual a sí mismo.
En Matemática la igualdad supone una comparación entre dos expresiones numéricas, por ejemplo 4+2 es igual a 3+3, pues su valor es idéntico.
La igualdad en el campo social supone que todas las personas a pesar de sus diferencias individuales, que las hacen únicas, son idénticas en su valor esencial como seres humanos, y sus particularidades contribuyen sólo a distinguirlas y a permitir aportar esas características especiales a su contribución social. Así habrá gente más apta para los deportes, para las manualidades, para lo intelectual, etcétera, pero todas son idénticas en su dignidad humana, y no deben reconocerse entre ellas privilegios legales.
Esto recién fue aceptado luego de la Revolución Francesa de 1789, ya que hasta entonces, había legalmente personas que valían más que otras de acuerdo al estamento al que pertenecían, y así por ejemplo los nobles y el clero estaban exceptuados de pagar impuestos. La esclavitud fue una condición que privaba a ciertos humanos, ya sea por nacer de madre esclava, por ser cautivo de guerra o por condenas, de su calidad de personas, reduciéndolos a ser cosas. La igualdad, junto a la libertad y a la fraternidad, inspiraron uno de los cambios más importantes de la humanidad en este sentido, que fue la ya mencionada Revolución Francesa.
Actualmente todas las personas en el mundo occidental deben recibir idéntico tratamiento ante la ley, sin discriminación alguna basada en sus particularidades, ya sea por su sexo, religión, nacionalidad, raza, etcétera.
Tiene también que ver con la equidad, de que todos los seres humanos tengan las mismas oportunidades de desarrollarse y progresar a pesar de ciertas limitaciones naturales o económico-sociales. Por eso si un niño nace en un hogar humilde el Estado debe proveerle un sistema de becas para que avance en sus estudios; o si un niño tiene dificultades cognitivas debe crear escuelas especiales para esos casos. Esto implica tratar de igualar a aparejar, a pesar de las diferencias.

Qué significa Igualdad

El concepto de Igualdad, es un concepto que compromete profundamente la visión política del Estado, no obstante la confusión surge a cada instante, pues la igualdad jamás se encuentra desvinculada de los conceptos de libertad y derecho, conceptos de suyo polémicos que induce a confusión.
Dworkin 1 comenta que esto se debe a que un concepto de igualdad no es equivalente con las concepciones de la igualdad ya que, un concepto debe referirse a un conjunto de ideas indiscutiblemente utilizadas en toda interpretación de una realidad determinada, bajo fórmulas en apariencia vagas pero, cargadas de intencionalidad y significado que aluden a un estándar valorativo, especifico y abstracto, cuyos destinatarios son los llamados a aplicar.
Por otra parte, una concepción es la aplicación concreta, a una realidad determinada, identificada2; visto así, el concepto de igualdad de nuestra cultura cristiano-occidental esta basado en las concepciones aristotélicas, según las cuales, justicia es la igualdad en la aplicación de criterios de decisión y que las desigualdades son justas y lo son frente a los desiguales.3
Esta concepción finalmente triunfó producto del mínimo contenido (exigencia) que posee, sin embargo, en cada época los hombres han creído hallar su propia definición de lo que significa la igualdad. Pero no han podido desvirtuar la noción aristotélica porque la igualdad es un fenómeno de la naturaleza, donde la desigualdad es la regla general.
Esto ha llevado a algunos a plantear la falsedad de este concepto, fundados en que la igualdad involucra siempre de un juicio de valor, subjetivo y peor aún, incompleto, pues depende de los parámetros de comparación o rasgos que subjetivamente sean importantes los que no responden a ningún problema concreto en sí, ya que sólo abren un debate argumentativo racional.

Definición de la palabra Igualdad

Del latín aequalĭtas, la igualdad es la correspondencia y proporción resultante de muchas partes que componen un todo uniforme. El término permite nombrar a la conformidad de algo con otra cosa en su forma, cantidad, calidad o naturaleza.
En el campo de la matemática, una igualdad es una equivalencia de dos expresiones o cantidades. Estos factores, para ser iguales, deben tener el mismo valor. Por ejemplo: A+B = C+D se cumple si A=2, B=3, C=4 y D=1, entre otros casos. De este modo, 2+3 es igual a 4+1. Ambas expresiones tienen el mismo valor por resultado (5).
Se conoce como igualdad social al contexto o situación donde las personas tienen los mismos derechos y las mismas oportunidades en un determinado aspecto o a nivel general. La igualdad de sexo o igualdad de género hace referencia a estandarizar las oportunidades existentes de modo tal que puedan repartirse de manera justa entre hombres y mujeres.
La igualdad de razas es otra forma de igualdad: esta noción sostiene que todas las personas deben gozar de los mismos derechos para que no exista la discriminación. En Sudáfrica, en la época del apartheid, no se cumplía con la igualdad de razas y la población negra era explotada por los blancos.
La igualdad ante la ley es un principio que reconoce que todos los ciudadanos tienen capacidad para los mismos derechos. Resulta evidente que, si no hay igualdad de razas, no existe la igualdad ante la ley. Este concepto también supone que la Justicia no prejuzga.

Qué es Igualdad

Desde el punto de vista jurídico-político, es definida como el principio que reconoce a todos los ciudadanos capacidad para los mismos derechos; es la «genera-lidad de la ley» representada en la igualdad de ley para todos, que se materializa con el tratamiento lo más similar posible en supuestos también similares. Esta «igualdad formal» es uno de los derechos consagrados en la «Declaración de los derechos del hombre y del ciudadano» de 1789; que en su artículo sexto, haciendo referencia a la ley como voluntad de la comunidad, dispone que:
... debe ser igual para todos, sea para castigar o para premiar; y siendo todos iguales ante ella, todos son igualmente elegibles para todos los honores, colocaciones y empleos, conforme a sus distintas capacidades, sin ninguna otra distinción que la creada por sus virtudes y conocimientos.
La diferenciación en este sentido sólo se justifica cuando se basa en criterios valorables de forma objetiva, con el fin de evitar alguna discriminación; más específicamente, la igualdad implica que la ley es una norma de carácter general que aplica igualmente para todos. Pero, ¿es éste un valor autónomo o está subordinado a otras condiciones? Podríamos citar a Dahl quien se pregunta «¿para qué sirven los derechos políticos o libertades individuales si las condiciones materiales nos impiden hacer un uso adecuado de los mismos?» Estas interrogantes ya habían sido planteadas a finales del siglo XIX, cuando se argumentó que la igualdad ante la ley ignoraba la realidad de que existen diferentes grupos sociales excluidos ya que no reciben el trato que les corresponde; se abogó entonces por la «igualdad material» que garantizaría un entorno adecuado para el disfrute de un trato equitativo real y efectivo, donde cada quien fuese valorado individualmente de forma justa, no sólo «formal». El precepto que debería regir, entonces, es el de una igualdad practicable; y, lógicamente, para poder hacerla viable una condición sine qua non y quizá la más importante es la libertad; como afirma Sartori, «la igualdad que reclamamos es la igualdad que implica y es reclamada por la libertad».
Esto último es necesario también, por supuesto, para la consecución de la denominada «igualdad social»; y debemos entender que ese concepto tal como sucede con el de justicia social, que se justifica ante la presencia de la injusticia social sólo puede ser enfocado en el convencimiento de que existe la desigualdad social; la cual se refiere a una situación socio-económica, no necesariamente jurídica, en la cual no todas las personas tienen los mismos derechos, obligaciones o beneficios derivados de su condición de ciudadano. La justicia social busca revertir esa desigualdad, la cual no debe ser confundida con diferencia, ya que la primera se puede superar, mientras que la segunda diferencia de características físicas, por ejemplo es insalvable; venga o no acompañada de desigualdad social.
Hoy, y a pesar del desarrollo humano alcanzado desde finales de la Edad Moderna, las desigualdades sociales siguen presentes. Ahora se hace necesario que las diferencias de clase y censitarias no establezcan disparidad alguna; por el contrario, todos deben tener derecho a una igual consideración y a ser tratados como iguales en las relaciones sociales.
El estudio de esta expresión de la igualdad y del aspecto jurídico-político ya expuesto, deben ser complementados con el análisis de su variante económica y la definición del concepto de «igualdad de oportunidades» para lograr un conocimiento integral del tema. La igualdad de oportunidades es sub-dividida por Sartori en dos acepciones: la «igualdad de acceso», que consiste en un reconocimiento proporcional a las capacidades y mérito del individuo; y la denominada «igualdad de partida», o igualdad de condiciones iniciales para lograr la igualdad de acceso, que implica un poder material inicial adecuado para conseguir los mismos talentos y posiciones que cualquier otro. Podemos colegir por lo anterior que la igualdad de oportunidades de partida implica una paridad en las condiciones materiales para toda la comunidad; que permita que las personas con el mismo potencial tengan las mismas posibilidades de acceder al bienestar social. Esto puede ser interpretado como equidad en los niveles de educación de los individuos, no necesariamente como paridad económica; sin embargo, en opinión de Sartori que compartimos, «en la práctica el límite entre una educación igual y una igual riqueza es un límite sutil». La conclusión lógica es, entonces, que más allá de la acción positiva necesaria para la materialización de la igualdad de oportunidades, ésta está tangencialmente relacionada con la igualdad económica.

Aplicaciones y usos de Igualdad

La igualdad de oportunidades es una forma de justicia social que propugna que un sistema es socialmente justo cuando todas las personas potencialmente iguales tienen básicamente las mismas posibilidades de acceder al bienestar social y poseen los mismos derechos políticos y civiles.
Políticamente se opone al concepto de justicia social como igualdad de resultados. Históricamente la igualdad de oportunidades había sido preferida por la derecha política frente a la igualdad económica efectiva, o igualdad de resultados, preferida por la izquierda política, lo cual se refleja en la diferente preferencia de ambas opciones respecto a la redistribución de la renta vía impuestos.

Ejemplo

La igualdad de oportunidades se da cuando cada persona tiene el mismo acceso potencial a un cierto bien social o económico que cualquier otra persona. La igualdad de resultados por otra parte significa que cada persona recibe efectivamente la misma cantidad del bien social o económico que cualquier otra persona.
Por ejemplo, existe igualdad de oportunidad en una rifa de un pastel en el que cada persona recibe un número de rifa. Sin embargo, en este ejemplo no habría igualdad de resultados, ya que al final una persona obtendría el pastel y los demás no tendrían nada. La igualdad de resultados se daría si el pastel se divide en trozos y se reparten entre cada papeleta.
Otro ejemplo válido sería una carrera en la que todos los participantes partieran de la misma línea de salida al mismo tiempo. Pese a tener igualdad de oportunidades por ser las reglas las mismas para todos, difícilmente llegarán a la meta al mismo tiempo debido a sus diferentes capacidades, por tanto tendrán desigualdad de resultados.

Medición

La igualdad de oportunidades se expresa en indicadores como:
• Las matrices de movilidad social, que contienen las probabilidades condicionadas de que un individuo esté dentro de determinada clase social o grupo laboral en función de la pertenencia de sus progenitores.
La desigualdad de resultados en igualdad de oportunidades se expresa en indicadores como:
• Desigualdad entre los salarios medios de las mujeres en comparación con los de los hombres pese a ser iguales ante la ley, cobrar lo mismo por el mismo trabajo y tener una igual prevalencia respecto a la clase social.1 2 3

Igualdad de oportunidades e igualdad de resultados

La igualdad de oportunidades y la igualdad de resultados son dos posturas alternativas para organizar de modo justo una sociedad. Ambos conceptos están estrechamente relacionados con los conceptos de libertad negativa y libertad positiva. También existe una correlación en la preferencia por una u otra según el extremo del espectro político (derecha vs. izquierda).
Las consecuencias legales y políticas de esta dicotomía se relacionan con el papel del gobierno. Tradicionalmente se ha pensado que la igualdad de oportunidades se logra mediante la no intervención del gobierno en la distribución (quedando su papel reducido a garantizar la "libertad negativa": libertad de expresión, libertad religiosa, garantías para la propiedad privada, etc.), mientras que la igualdad de resultados requiere la intervención del gobierno mediante la reación de programas de bienestar para los pobres y la instauración de impuestos progresivos.

ShareThis

Búsqueda personalizada