BIBLIOTEKA

Examinando las Escrituras Diariamente 2014 "Examinando las Escrituras Diariamente 2014 con sus referencias Estudio Bíblico de CongregaciónAcerquémonos a Jehová con sus referencias bíblicas Nuestro Ministerio del Reino"Nuestro Ministerio del Reino" (Boletín) Descargar para PCs, Tablets y Smartphones Puntos Sobresalientes de la BibliaPuntos Sobresalientes de la Biblia ‒ Investigación de los capítulos asignados Escuela del Ministerio TeocráticoEscuela del Ministerio Teocrático y Reunión de Servicio ‒ Referencias Repaso de la Escuela del Ministerio TeocráticoRepaso de la Escuela del Ministerio Teocrático ‒ Referencias Guía de estudio sobre los últimos días de JesucristoGuía de estudio sobre los últimos días de Jesucristo con programa de lectura para la Conmemoración Nuestras Reuniones Todo En Uno (TEU)Nuestras Reuniones Todo En Uno (TEU) ‒ Descargar las referencias de todas nuestras reuniones Estudio de La AtalayaEstudio de La Atalaya ‒ Textos bíblicos Revistas Últimas Revistas "La Atalaya" y ¡Despertad! para Descargar en JW.org Perspicacia: Enciclopedia biblica consultas en lineaPerspicacia para comprender las Escrituras ‒ Enciclopedia Bíblica Proclamadores: Conozca su HistoriaLos testigos de Jehová, Conozca la historia del Cristianismo en tiempos modernos Guías de Estudio para los testigos de Jehová 2014Guía de Investigación y Estudio para los testigos de Jehová 2014
Guías de Investigación con referencias de estudio

MENU

Búsqueda personalizada

Puntos Sobresalientes de la Lectura de la Biblia: Mateo

votar



Puede seleccionar o escuchar la lectura de la Biblia en JW.ORG con este enlace y luego consulte los puntos que desee destacar en esta sección


Clic para escuchar la Biblia en JW.org


*** w08 15/1 págs. 29-31 Puntos sobresalientes del libro de Mateo ***

La Palabra de Jehová es viva

Puntos sobresalientes del libro de Mateo

LA PRIMERA persona que escribió un emocionante relato de la vida y el ministerio de Jesús fue uno de sus colaboradores más íntimos, Mateo, quien había sido recaudador de impuestos. El Evangelio de Mateo, escrito originalmente en hebreo y traducido después al griego, data de alrededor del año 41 de nuestra era y sirve de puente entre las Escrituras Hebreas y las Escrituras Griegas Cristianas.
Este interesante Evangelio, que según parece estaba dirigido en principio a los judíos, presenta a Jesús como el Mesías prometido, el Hijo de Dios. Si prestamos cuidadosa atención a su mensaje, fortaleceremos nuestra fe en el Dios verdadero, en Jesús y en las promesas divinas (Heb. 4:12).

“El reino de los cielos se ha acercado”

(Mat. 1:1–20:34)

Mateo se propone destacar el tema del Reino y las enseñanzas de Jesús, razón por la que no expone los sucesos en estricto orden cronológico. Por ejemplo, el Sermón del Monte aparece en los primeros capítulos del libro, aunque Jesús lo pronunció hacia la mitad de su ministerio.
A lo largo de su ministerio en Galilea, Jesús realiza milagros, da instrucciones para la predicación a los doce apóstoles, denuncia a los fariseos y relata ilustraciones relacionadas con el Reino. Luego sale de Galilea y llega a “los términos de Judea al otro lado del Jordán” (Mat. 19:1). En el camino les dice a sus discípulos: “¡Miren! Subimos a Jerusalén, y el Hijo del hombre será [...] condena[do] a muerte, [...] y al tercer día será levantado” (Mat. 20:18, 19).

Respuestas a preguntas bíblicas:

3:16. ¿En qué sentido “se abrieron” los cielos cuando se bautizó Jesús? Esa expresión parece indicar que recuperó los recuerdos de su existencia prehumana en los cielos.
5:21, 22. ¿Constituye un pecado más grave dar rienda suelta a la furia que simplemente abrigarla? Jesús indicó que si una persona estaba furiosa con su hermano, cometía un pecado grave. No obstante, si expresaba su furia dirigiéndole a este una palabra despectiva, el pecado era aún más grave, por lo que tendría que responder ante el “Tribunal Supremo”, y no solo ante un tribunal local.
5:48. ¿De verdad es posible ser “perfectos, como [nuestro] Padre celestial es perfecto”? Sí, en cierto sentido. En ese momento, Jesús estaba hablando del amor, y lo que les dijo a sus oyentes fue que debían ser perfectos o completos en su manifestación de amor, a imitación de su Padre celestial (Mat. 5:43-47). ¿Cómo lo lograrían? Amando también a sus enemigos.
7:16. ¿Qué abarcan los “frutos” que identifican a la religión verdadera? Abarcan no solo nuestra conducta, sino también nuestras creencias, las enseñanzas que seguimos.
10:34-38. ¿Puede culparse a la Biblia de causar divisiones en la familia? De ningún modo. La verdadera causa es la postura de los familiares no creyentes. Cuando estos no aceptan el cristianismo o se oponen a él, surgen divisiones en el seno familiar (Luc. 12:51-53).
11:2-6. Juan ya sabía que Jesús era el Mesías, pues había escuchado a Jehová aprobándolo. ¿Por qué, entonces, le preguntó a Jesús si él era “Aquel Que Viene”? Tal vez quería que el propio Jesús se lo confirmara. Pero es muy probable que, además, quisiera saber si iba a venir “uno diferente” con poder del Reino para cumplir todas las esperanzas de los judíos. La respuesta que recibió Juan mostró que Jesús no iba a tener ningún sucesor.
19:28. ¿Qué representan “las doce tribus de Israel” que serán juzgadas? Para empezar, no pueden representar a las doce tribus del Israel espiritual (Gál. 6:16; Rev. 7:4-8). ¿Cómo lo sabemos? Porque los apóstoles a quienes estaba hablando Jesús formarían parte del Israel espiritual, y no iban a juzgarse a sí mismos. ¿Qué representan, entonces? Pues bien, Jesús celebró un pacto con sus discípulos “para un reino”. Iba a hacer de ellos “un reino y sacerdotes para [...] Dios” (Luc. 22:28-30; Rev. 5:10). Además, los que componen el Israel espiritual “juzgarán al mundo” (1 Cor. 6:2). Por lo tanto, “las doce tribus de Israel” (que son juzgadas por los que están en los tronos celestiales) deben representar a todos los humanos que no forman parte de esa clase real y sacerdotal y que fueron prefigurados por las doce tribus no sacerdotales en el Día de Expiación (Lev., cap. 16).

Lecciones para nosotros:

4:1-10. Este relato nos enseña que Satanás no es la cualidad abstracta del mal, sino una persona real. Él nos tienta mediante “el deseo de la carne y el deseo de los ojos y la exhibición ostentosa del medio de vida de uno”. Pero si aplicamos los principios bíblicos, nos mantendremos fieles a Dios (1 Juan 2:16).
5:1–7:29. Tengamos conciencia de nuestra necesidad espiritual. Seamos pacíficos. Despidamos de la mente todo pensamiento inmoral. Cumplamos nuestra palabra. Al orar, demos prioridad a los asuntos espirituales, y no a los materiales. Seamos ricos para con Dios. Busquemos primero el Reino y la justicia de Dios. No juzguemos a los demás. Hagamos la voluntad de Dios. ¡Cuántas lecciones prácticas contiene el Sermón del Monte!
9:37, 38. Si le pedimos al Amo que “envíe obreros a su siega”, debemos ser consecuentes y participar con celo en la obra de hacer discípulos (Mat. 28:19, 20).
10:32, 33. Nunca nos debe dar miedo hablar de nuestra fe.
13:51, 52. Captar el sentido de las verdades del Reino conlleva la responsabilidad de dar a conocer esos tesoros al prójimo.
14:12, 13, 23. Todos necesitamos pasar ratos a solas para meditar en asuntos que valgan la pena (Mar. 6:46; Luc. 6:12).
17:20. Se necesita fe para superar los obstáculos que impiden el progreso espiritual, sobre todo si son tan grandes como montañas. Por lo tanto, esforcémonos siempre por fortalecer nuestra fe en Jehová y en sus promesas (Mar. 11:23; Luc. 17:6).
18:1-4; 20:20-28. A los discípulos de Jesús les gustaba destacar entre los demás, en parte por la imperfección humana y en parte por haberse criado en una religión que daba mucha importancia al prestigio y la posición social. Es fundamental que cultivemos la humildad, evitemos las tendencias pecaminosas y tengamos una visión equilibrada de los privilegios y las responsabilidades.

“El hijo del hombre ha de ser entregado”

(Mat. 21:1–28:20)

Jesús entra en Jerusalén “montado sobre un asno” el 9 de nisán del año 33 (Mat. 21:5). Al día siguiente va al templo y expulsa a los mercaderes y cambistas. El 11 de nisán imparte enseñanza en el templo y denuncia a los escribas y los fariseos, tras lo cual les revela a sus discípulos “la señal de [su] presencia y de la conclusión del sistema de cosas” (Mat. 24:3). Un día después les dice a los discípulos: “Saben que de aquí a dos días ocurre la pascua, y el Hijo del hombre ha de ser entregado para ser fijado en un madero” (Mat. 26:1, 2).
Llega el 14 de nisán. Después de instituir la Conmemoración de su muerte —ya inminente—, Jesús es traicionado, detenido, juzgado y, finalmente, ejecutado en un madero. Al tercer día resucita de entre los muertos. Antes de ascender al cielo, les manda a sus seguidores: “Vayan, por lo tanto, y hagan discípulos de gente de todas las naciones” (Mat. 28:19).

Respuestas a preguntas bíblicas:

22:3, 4, 9. ¿Cuándo se emitieron los tres llamamientos a los invitados del banquete de bodas? El primer llamamiento para reunir a la clase de la novia empezó en el año 29 de nuestra era, cuando Jesús y sus discípulos comenzaron a predicar, y se prolongó hasta el año 33. El segundo se extendió desde el derramamiento del espíritu santo en el Pentecostés del año 33 hasta el año 36. Ambos llamamientos fueron dirigidos exclusivamente a los judíos, los prosélitos del judaísmo y los samaritanos. El tercero, en cambio, se dirigió a los gentiles incircuncisos, representados por la gente que se hallaba en los caminos que salían de la ciudad. Este último llamamiento comenzó en el 36 con la conversión del militar romano Cornelio y ha proseguido hasta nuestros días.
23:15. ¿Por qué eran los prosélitos, o conversos, del fariseísmo “merecedor[es] del Gehena dos veces más” que los propios fariseos? Es posible que en el momento de convertirse al fariseísmo, algunos individuos ya estuvieran cometiendo pecados graves. Pero cuando adoptaban la ideología extremista de los fariseos, su situación empeoraba, probablemente porque se volvían más extremistas aún que sus maestros. De ahí que fueran “merecedor[es] del Gehena dos veces más” que ellos.
27:3-5. ¿Qué hizo que Judas sintiera remordimiento? Nada indica que Judas sintiera remordimiento porque estuviera arrepentido de verdad. En lugar de pedir perdón a Dios, fue a confesar su pecado a los sacerdotes principales y a los ancianos. Como había cometido “un pecado que sí incurre en muerte”, lo atormentaban los sentimientos de culpa y de desesperación, y con razón (1 Juan 5:16). Lo que hizo que Judas sintiera remordimiento fue la situación desesperada en que se hallaba.

Lecciones para nosotros:

21:28-31. Lo que cuenta para Jehová es que hagamos su voluntad. Por ejemplo, debemos participar con celo en la obra de predicar el Reino y hacer discípulos (Mat. 24:14; 28:19, 20).
22:37-39. Los dos mandamientos principales constituyen un resumen conciso de lo que Dios espera de sus siervos.


Puntos Sobresalientes del Libro de Mateo 1 a 28


Mateo 1


Desde que eran novios, José fue muy amable y respetuoso con María. Al enterarse de que estaba embarazada, decidió tratarla con misericordia, incluso antes de que el ángel de Dios le explicara lo que había sucedido (Mat. 1:18-20). Ya de casados, obedecieron el decreto del césar y, por supuesto, la Ley de Moisés (Luc. 2:1-5, 21, 22). Aunque solo José, como varón, tenía la obligación de asistir a las grandes fiestas religiosas de Jerusalén, María lo acompañaba todos los años junto con otros miembros de la familia (Deu. 16:16; Luc. 2:41). De estas y otras maneras, la devota pareja se esforzaba por agradar a Jehová y demostrar respeto por las cosas espirituales.
--------------
Jehová había hecho que, “por espíritu santo”, quedara encinta al implantar en su matriz la vida de su Hijo celestial (Mat. 1:20). ¿Por qué se le concedió a María ese inigualable privilegio? Descubrimos la razón al fijarnos en lo que exclamó cuando el ángel le indicó la misión que Dios le tenía reservada: “¡Mira! ¡La esclava de Jehová! Efectúese conmigo según tu declaración” (Luc. 1:38). Con esta respuesta, ella evidenció algo que Dios ya conocía: su excelente actitud de corazón, que la llevaba a aceptar de buena gana la voluntad divina. No preguntó qué pensarían los vecinos al notar su embarazo, ni cómo se vería afectada la relación con su prometido. Se limitó a referirse a sí misma como la sierva más humilde, demostrando así confianza absoluta en su Amo, Jehová.
--------------
Mateo 1:25 señala que José “no tuvo coito con [María] hasta que ella dio a luz un hijo”. Esto demuestra que José respetaba profundamente el honor que se le había concedido a su esposa de llevar en su matriz al Hijo de Dios. Y por esta razón decidió no mantener relaciones sexuales con ella. Ahora bien, al decir “hasta que ella dio a luz”, el versículo da a entender que después sí las tuvieron, como es natural en todo matrimonio.
--------------
Jesús, significa “Jehová Es Salvación”. Cristo, nuestro Salvador, no solo nos ha liberado del peso de los errores del pasado, sino que también ha abierto la puerta para que podamos disfrutar de un futuro mejor. Al liberarnos de la esclavitud del pecado, Jesús nos salva de la cólera divina y nos permite tener una amistad estrecha con Dios (Mat. 1:21).
--------------
José se enteró del embarazo de María cuando ella “estaba comprometida para casarse” con él. Como no sabía que “estaba encinta por espíritu santo”, pensó que ella le había sido infiel y planeó divorciarse (Mateo 1:18-20).
En la cultura judía, a las parejas comprometidas se las veía como si ya estuvieran casadas, aunque la vida en común no comenzaba sino hasta después de la boda. El compromiso era tan serio que si finalmente no se producía el enlace —porque el novio cambiaba de idea o alguna otra razón de peso—, la joven tenía que obtener un certificado de divorcio para poder casarse con otra persona. De hecho, si el novio de una mujer comprometida moría antes de la boda, a ella se la consideraba viuda. Por otro lado, si ella le era infiel a su futuro cónyuge, se la condenaba a muerte por adúltera
“El ángel de Jehová se le apareció en un sueño, y dijo: ‘José, hijo de David, no tengas miedo de llevar a María tu esposa a casa, porque lo que ha sido engendrado en ella es por espíritu santo. Dará a luz un hijo, y tienes que ponerle por nombre Jesús, porque él salvará a su pueblo de sus pecados’” (Mateo 1:20, 21).
La Biblia no aclara hasta qué grado entendió José el modo como ese niño “salvar[ía] a su pueblo de sus pecados”. Con todo, el mensaje bastó para convencerlo de que María, pese a estar embarazada, no había cometido ningún pecado. Así pues, hizo tal como le había mandado el ángel y la llevó a su casa, un acto que entonces equivalía a una ceremonia de boda.
--------------
Pero un ángel se le apareció a José en un sueño y le dijo: “No tengas miedo de llevar a María tu esposa a casa, porque lo que ha sido engendrado en ella es por espíritu santo. Dará a luz un hijo, y tienes que ponerle por nombre Jesús, porque él salvará a su pueblo de sus pecados”. Después de recibir aquel mandato divino, José actuó en consecuencia y la llevó a su casa (Mateo 1:20-24). Al tomar esta decisión, aquel hombre fiel y justo participó en el cumplimiento de lo que Jehová había hablado. José fue sin lugar a dudas un hombre espiritual que valoró el privilegio de ser el padre adoptivo del Mesías, aunque ello significara que el hijo primogénito de María no fuera de él.
--------------
José no tuvo relaciones sexuales con María hasta que ella dio a luz (Mateo 1:25). Para estos recién casados, la abstinencia no debió de ser fácil, pero al parecer no querían que hubiera ningún malentendido en cuanto a la paternidad de la criatura. ¡Qué magnífico ejemplo de autodominio! José antepuso los valores espirituales a sus deseos naturales.
--------------
La Biblia dice que José “era justo” (Mateo 1:19). Una muestra de esto es que no tuvo coito con María hasta después del nacimiento de Jesús, lo que evitó cualquier malentendido sobre quién era el verdadero Padre del niño. No debió de ser fácil para una pareja de recién casados que vivía bajo el mismo techo abstenerse de mantener relaciones íntimas, pero eso demostró que ambos estimaban el privilegio de haber sido escogidos por Dios para criar a Su Hijo (Mateo 1:24, 25).
--------------
Una virgen tiene que concebir y dar a luz el cuerpo humano de Jesús, según indicaba la profecía. (Mateo 1:22, 23.) Pero ¿por qué se requiere una virgen prometida? Para proveer al niño un padre adoptivo que pueda transmitirle el derecho legal al trono del rey David. Tanto José como María pertenecen a la tribu de Judá y son descendientes del rey David. De este modo, Jesús recibe el derecho de heredero de ambos padres. (Mateo 1:2-16; Lucas 3:23-33.) Por este motivo, el ángel posteriormente le dice a José que no dude en tomar a María por esposa legal aunque esté embarazada. (Mateo 1:19-25.)
--------------
“¡Miren! La virgen quedará encinta y dará a luz un hijo, y le pondrán por nombre Emmanuel’, que, traducido, significa: ‘Con Nosotros Está Dios’”. (Mateo 1:22, 23.) A Jesús no se le puso el nombre personal de Emmanuel, pero el papel que desempeñó como humano cumplió el significado de ese nombre. La presencia de Jesús en la Tierra como la Descendencia Mesiánica y Heredero del trono de David demostró a los adoradores de Jehová que Dios estaba con ellos, de parte de ellos, respaldándolos en lo que hacían.

Mateo 2


Por lo visto, a la población de Belén no se la incluía en la lista de ciudades del territorio de Judá, ya que era demasiado pequeña. Aun así, se le concedió un honor inmenso: ser el lugar de nacimiento del Mesías prometido (Mateo 2:3-6; Juan 7:40-42).
--------------
Antes de que Herodes decretara el exterminio de los niños, un ángel avisó a José para que huyera a Egipto junto con María y Jesús. De allí salieron tras “el fallecimiento de Herodes, para que se cumpliera lo que Jehová había hablado por su profeta [Oseas], que dijo: ‘De Egipto llamé a mi hijo’” (Mat. 2:13-15). Dado que Jesús no tenía control sobre ninguno de estos sucesos relacionados con su nacimiento y primeros años de vida, es imposible que hubiera tramado algún plan para que se produjeran.
--------------
Según Mateo, “abrieron sus tesoros” y le obsequiaron a Jesús oro, incienso y mirra. Es interesante que sus valiosos regalos llegaron en el momento preciso, pues poco después Jesús y sus padres —muy modestos económicamente— se vieron obligados a huir y convertirse en refugiados (Mateo 2:11-15).
--------------
La Biblia de Jerusalén Latinoamericana dice en Mateo 2:1-11: “Nacido Jesús en Belén de Judea, en tiempo del rey Herodes, unos magos que venían del Oriente se presentaron en Jerusalén”. Después siguieron hacia Belén, donde “entraron en la casa” y “vieron al niño con María su madre”
Este relato aporta datos muy interesantes. Por un lado, se habla de “unos magos”: nunca se los llama reyes ni se especifica que fueran tres. Además, se menciona que viajaron desde oriente y que primero se dirigieron a Jerusalén, y no a Belén, la ciudad donde había nacido Jesús. Para cuando finalmente llegaron a Belén, Jesús ya no era un nene recién nacido, sino un niño de más edad, que vivía en una casa en vez de un establo.
--------------
Si los astrólogos hubieran visitado a Jesús la noche de su nacimiento y le hubieran traído oro y otros regalos valiosos, no es probable que María hubiera ofrecido solo dos pájaros cuando presentó a Jesús en el templo de Jerusalén cuarenta días después (Lucas 2:22-24). Esa era la ofrenda que estipulaba la Ley para los pobres que no disponían de recursos para presentar un carnero joven (Levítico 12:6-8). Ahora bien, es posible que los valiosos regalos de los astrólogos hayan sido oportunos y contribuyeran a costear la estancia de la familia de Jesús en Egipto (Mateo 2:13-15).
--------------
El Diablo está al acecho, y en su afán de devorar no tiene la más mínima misericordia con los jóvenes. Por ejemplo, a principios del siglo primero de la era común, Herodes tramó matar a todos los niños de Belén de hasta dos años de edad (Mateo 2:16). Es muy probable que fuera Satanás quien lo instigara a hacerlo, en un intento de destruir al niño que un día se convertiría en el Mesías prometido por Dios y ejecutaría la sentencia divina pronunciada contra el Diablo (Génesis 3:15). Es evidente que Satanás no siente ninguna compasión por los jóvenes.
En vista de todas las desgracias que acarreó la visita de los astrologos cuando Jesús nacio, es razonable llegar a la conclusión de que tanto la estrella que vieron como el mensaje sobre “el que nació rey de los judíos” procedían del enemigo de Dios, Satanás el Diablo, que deseaba eliminar a Jesús (Mateo 2:1, 2).
--------------
La noticia del nacimiento del futuro “rey de los judíos” lo perturba y despacha a Belén a los astrólogos para que lo encuentren. En el camino, algo extraño sucede: la “estrella” que ha hecho que viajen hasta Jerusalén parece moverse (Mateo 2:1-9). Aunque ignoramos si aquella luz en el cielo fue real o una simple visión, lo que sí sabemos es que esa “estrella” no provenía de Dios. Con siniestra precisión, conduce a los adoradores paganos directamente a Jesús: un niño vulnerable, desvalido, sin más protección que la de un pobre carpintero y su esposa. Los astrólogos, cómplices involuntarios de Herodes, probablemente hubieran informado al vengativo monarca y provocado la muerte del pequeño, pero Dios interviene por medio de un sueño y hace que vuelvan a su tierra por otra ruta. Por consiguiente, la “estrella” debe haber sido una estratagema del enemigo de Dios, Satanás, quien haría lo que fuera para perjudicar al Mesías. (Mateo 2:9-12).
--------------
Debido a su falta de perspicacia, la mayoría del pueblo judío salió perdiendo respecto al glorioso privilegio de ser reyes con Cristo en Su reino celestial. Las ideas políticas y patrióticas de ellos oscurecieron su visión de bendiciones espirituales que les pudieran haber sido de provecho. Querían un mesías solo para la generación de ellos y para su problema particular... la ocupación romana de su país. No llegaron a reconocer al verdadero Mesías a pesar de todas las credenciales de éste.—Mateo 2:1-6.
--------------
¿Cómo se puede probar que los infantes habrán de ser resucitados?
Según Mateo 2:17, 18 la profecía de que Raquel lloraba a sus hijos se cumplió cuando Herodes ordenó la matanza de todos los varoncitos de dos años de edad y menos en Belén y sus alrededores. (Jer. 31:15) La profecía añade: “‘Detén tu voz del llanto, y tus ojos de lágrimas, porque existe un galardón para tu actividad,’ es la expresión de Jehová, ‘y ellos ciertamente volverán de la tierra del enemigo.’” (Jer. 31:16) Los infantes que fueron degollados podían regresar del Seol solo por medio de ser resucitados de entre los muertos, y de ese modo traerían consuelo a las madres que los habían perdido en la muerte.
--------------
Mateo 2:11 nos dice que cuando los astrólogos “entraron en la casa vieron al niñito.” Así que José, María y Jesús estaban viviendo en una casa para este tiempo, no en un establo como lo que erróneamente suele verse en pinturas. Además, Mateo usó la palabra griega paidion, que puede aplicar a un infante recién nacido (Juan 16:21) o a un niño más crecido, uno que pudiera hablar y jugar afuera. (Luc. 7:32) Por lo tanto, Jesús pudo haber tenido entonces muchos meses de edad.

Mateo 3


Jesús fue reconocido por Dios como Hijo suyo ( Mateo 3:17). Además, Jesús contó con el reconocimiento de las multitudes cuando hizo su entrada triunfal en Jerusalén. Hoy, nosotros también aclamamos con gran alegría a Cristo y su glorioso gobierno
--------------
Cuando Jesús fue a Juan para que lo bautizara, este se negó en un principio. ¿Por qué? Porque el bautismo que él llevaba a cabo era un símbolo mediante el cual los judíos demostraban arrepentimiento por haber pecado y violado la Ley. Como eran parientes cercanos, Juan debía de saber que Jesús no tenía pecados de los cuales arrepentirse. Sin embargo, este le aseguró que era correcto que lo sumergiera en agua. “De esa manera —le dijo— nos es apropiado llevar a cabo todo lo que es justo.” (Mat. 3:15.)
--------------
El nombre David probablemente significa “Amado”. Es interesante notar que en el bautismo de Jesús y en su transfiguración, Jehová habló desde el cielo y lo llamó: “Mi Hijo, el amado” (Mat. 3:17; 17:5).
--------------
La Biblia dice: “Después que Jesús fue bautizado, inmediatamente salió del agua; y, ¡mire!, los cielos se abrieron, y él vio descender como paloma el espíritu de Dios que venía sobre él”. En ese momento, Jesús se convirtió en el Cristo, o Mesías. Jehová mismo confirmó que Jesús era el Ungido, o Elegido, al decir: “Este es mi Hijo, el amado, a quien he aprobado” (Mat. 3:13-17). ¡Qué excelente razón para seguir a Jesús!
--------------
Mateo 3:4 dice que Juan el Bautista comía “langostas insectiles y miel silvestre”. ¿Eran las langostas un alimento común en aquel tiempo? , la palabra griega que empleó Mateo se refiere a una clase de saltamontes de la familia de los acrídidos. La especie más común en Israel es una langosta migratoria conocida como langosta peregrina o del desierto, que suele llegar a ser una plaga devastadora. Es muy probable que para Juan, quien predicaba en el desierto, este fuera un alimento fácil de conseguir (Marcos 1:4). Se sabe que la langosta peregrina tiene un 75% de proteínas y que, al combinarla con miel, es altamente nutritiva.
--------------
Mateo 3:16 dice: “ Después que Jesús fue bautizado, inmediatamente salió del agua; y, ¡mire!, los cielos se abrieron, y él vio descender como paloma el espíritu de Dios que venía sobre él”…….¿En qué sentido “se abrieron” los cielos cuando se bautizó Jesús? Esa expresión parece indicar que recuperó los recuerdos de su existencia prehumana en los cielos.
--------------
La Biblia indica que después de ser bautizado, Jesús “inmediatamente salió del agua” o “subió del agua” (Mateo 3:16; Marcos 1:10). Está claro que Juan el Bautista lo sumergió por completo. La inmersión total es un símbolo adecuado del giro radical que damos a nuestra existencia, pues simbólicamente morimos con respecto a nuestro modo de vivir anterior y comenzamos una nueva vida en el servicio a Dios.
--------------
Una forma de producir “fruto propio del arrepentimiento” es pedir ayuda a los ancianos (Mateo 3:8). Estos hombres fieles y amorosos ‘orarán sobre él y lo untarán con aceite en el nombre de Jehová’. Al igual que un aceite balsámico, sus consejos basados en la Biblia darán alivio y consuelo a todo el que de verdad esté arrepentido
--------------
Pocas cosas descorazonan tanto a un hijo como sentir que su padre o su madre no lo aman o no lo valoran. El padre que tiene dificultades para expresar sus sentimientos debe recordar el ejemplo de Jehová, quien hasta habló desde los cielos para manifestar que aprobaba y amaba a su Hijo (Mateo 3:17). ¡Cuánto debió de reconfortar esto a Jesús! Igualmente, las expresiones sinceras de amor y aprobación de los padres dan a los hijos ánimo y fortaleza.
Cuando nos dedicamos a Dios mediante Cristo, expresamos nuestra resolución de vivir para hacer la voluntad divina expuesta en las Escrituras. En muestra de tal dedicación, nos sumergimos en agua, como hizo Jesús en el río Jordán para simbolizar su presentación ante Dios (Mateo 3:13). Es digno de notar que Jesús estaba orando en aquella importante ocasión (Lucas 3:21, 22).

Mateo 4


En Edén, Satanas procuró ocultar su identidad y sus motivos, pero tiempo después no le importó mostrar su verdadera cara. Cuando tentó a Jesús, como sabía que no le iban a servir de nada los disfraces, fue al grano y le pidió descaradamente que le rindiera “un acto de adoración” (Mateo 4:9). Salta a la vista que lo corroe la envidia por la adoración que Jehová recibe, y que haría cualquier cosa por desviarla o contaminarla. Le encanta lograr que los seres humanos desobedezcan a Dios.
--------------
La Biblia señala que él “recorría toda Galilea, enseñando [...] y predicando las buenas nuevas del reino” (Mateo 4:23). Como vemos, no se limitaba a predicar —o pregonar— el Reino de Dios, sino que, con argumentos lógicos y explicaciones convincentes, también enseñaba a las personas acerca de dicho Reino.
--------------
El Diablo le puso tres tentaciones. Primero, apeló al deseo natural de alimentarse invitándolo a convertir las piedras en panes (Mat. 4:2, 3). Recordemos que Cristo llevaba cuarenta días sin comer, por lo que, lógicamente, tenía mucha hambre. ¿Cómo reaccionó ante esta invitación diabólica a utilizar mal sus poderes milagrosos? A diferencia de Eva, rechazó de inmediato la proposición y se concentró en la Palabra de Jehová (Mateo 4:4).
--------------
Intentando que Jesús reaccionara de forma egocéntrica, Satanás también lo desafió a lanzarse desde lo alto del templo (Mat. 4:5, 6). ¿Qué quería conseguir con esta treta? El Diablo afirmó que, si salía ileso de la caída, quedaría probado que era “hijo de Dios”. Obviamente, pretendía que Cristo se preocupara tanto por su propia reputación que llegara a hacer una exhibición espectacular.
--------------
Como parte del engaño, Satanás aplicó mal un pasaje bíblico, pero Jesús demostró que conocía a fondo la Palabra de Jehová (Mateo 4:7). Al rechazar el desafío, Cristo volvió a dejar claro que Jehová era la persona más importante para él.
--------------
En un último y desesperado intento, Satanás le ofreció al Hijo de Dios todos los reinos de este mundo (Mat. 4:8, 9). Pero él rechazó de plano la oferta, pues sabía que, si la aceptaba, estaría negando la soberanía de Jehová, o sea, su derecho a gobernar como Rey Supremo (Mateo 4:10). Cabe señalar que en las tres tentaciones, Jesús contestó a Satanás con pasajes de las Escrituras donde aparece el nombre divino.
--------------
Aunque Dios creó perfectos a todos los seres inteligentes, estos no tenían libertad absoluta. Adán era perfecto. Aun así, tenía que respetar los límites físicos impuestos por el Creador. Por ejemplo, no podía comer tierra ni piedras ni madera sin sufrir las consecuencias. Tampoco podía ignorar la ley de la gravedad y tirarse desde un precipicio sin acabar gravemente herido o incluso muerto.
De igual modo, ningún ser perfecto —humano o espiritual— puede ir más allá de los límites morales fijados por Dios sin sufrir las consecuencias. Así pues, cualquier criatura inteligente puede hacer mal uso de su libertad de decisión y, por tanto, equivocarse y pecar (Mateo 4:4).
--------------
Jesús enseñó a sus discípulos a pedirle al Creador: “Venga tu reino. Efectúese tu voluntad, como en el cielo, también sobre la tierra” (Mat. 4:17). Muy pronto, el Reino de Dios acabará con el mundo de Satanás y se encargará de que se haga la voluntad divina en toda la Tierra.
--------------
Jesús sabía que no debía poner a prueba a Jehová arriesgando su vida imprudentemente y esperando que los ángeles lo rescataran (Mateo 4:5-7). Nosotros debemos esforzarnos por imitar a Jesús y “vivir con buen juicio”. Aunque nos enfrentamos a la persecución con plena confianza en Jehová, no debemos arriesgarnos innecesariamente
--------------
Deberiamos valorar más la fe de Pedro, Andrés, Santiago y Juan, ellos eran pescadores y la pesca era su medio de vida, el oficio que conocían y una fuente constante de ingresos. Pero independientemente de su situación económica, estuvieron dispuestos a abandonarlo todo cuando Jesús los llamó para convertirse en “pescadores de hombres” (Mateo 4:19).
--------------
Mateo 4:1-10. Este relato nos enseña que Satanás no es la cualidad abstracta del mal, sino una persona real. Él nos tienta mediante “el deseo de la carne y el deseo de los ojos y la exhibición ostentosa del medio de vida de uno”. Pero si aplicamos los principios bíblicos, nos mantendremos fieles a Dios (1 Juan 2:16).
--------------
Hoy día pocas personas demuestran tener fe en el Reino de Dios, un gobierno cuyo Rey es Jesús. Sus hechos indican que en realidad confían en organizaciones humanas. Pero solo se salvarán quienes apoyen lealmente el Reino de Dios y hablen al prójimo sobre las bendiciones que ese gobierno traerá a todos los siervos fieles de Jehová (Mateo 4:17).

Mateo 5


Tal como el rebaño depende del pastor para alimentarse, nosotros tenemos necesidades espirituales que solo podemos satisfacer con la ayuda de Dios (Mateo 5:3). Nos reconforta saber que Jehová es un Proveedor generoso que agasaja a sus siervos con un banquete (Mateo 5:5). La Biblia y las publicaciones bíblicas, como la revista que tiene en sus manos, son una fuente de alimento espiritual que cubre nuestra necesidad de conocer el sentido de la vida y el propósito de Dios para la humanidad.
--------------
Al vernos tentados a hacer algo que le desagrada a Jehová, ¿en qué centramos la atención? Cuanto más pensemos en los atractivos de la tentación, más fuerte será el deseo de caer en ella (Sant. 1:14, 15). Por eso, tenemos que tomar medidas de inmediato para arrancarnos del corazón ese deseo, incluso si dichas medidas nos parecen tan drásticas como la amputación de una parte del cuerpo (Mat. 5:29, 30). Al igual que Jesús, debemos reflexionar en las consecuencias de nuestros actos y, particularmente, en cómo afectarán la relación con nuestro Padre celestial. Debemos recordar lo que la Biblia enseña al respecto. Solo así demostraremos que Jehová es la persona más importante para nosotros.
--------------
“Felices son los que tienen conciencia de su necesidad espiritual” (Mat 5:3).
Con estas palabras, Jesús aclaró que para ver cumplidas las promesas de Dios, tenemos que reconocer nuestra “necesidad espiritual” y satisfacerla. A diferencia de los animales, nosotros nacemos con la necesidad de entender el significado de la vida. Solo Dios puede satisfacer esa necesidad, y lo hace mediante su Palabra.
--------------
esús aconsejó: “Ocúpate en arreglar prestamente los asuntos con el que se queja contra ti en juicio” (Mat. 5:25). En ambos textos se subraya la importancia de actuar sin demora para mantener la paz y evitar que se agraven las heridas. Nunca dejemos que el orgullo, la envidia o la codicia nos impidan resolver rápidamente los problemas (Sant. 4:1-6).
--------------
“Felices son ustedes cuando los vituperen y los persigan y mentirosamente digan toda suerte de cosa inicua contra ustedes por mi causa. Regocíjense y salten de gozo, puesto que grande es su galardón en los cielos” (Mat. 5:11, 12). Cuando nos llegan informes de que nuestros queridos hermanos de otros países padecen persecución severa, no deberíamos inquietarnos ni angustiarnos, sino sentirnos felices de que estén perseverando en la verdad, y rogarle a Jehová que los sostenga en la fe y les dé aguante (Fili. 1:3, 4).
--------------
“Si ese ojo derecho tuyo te está haciendo tropezar, arráncalo y échalo de ti. Porque más provechoso te es que uno de tus miembros se pierda y no que todo tu cuerpo sea arrojado en el Gehena” (Mateo 5:29).
Como es obvio, Jesús hablaba metafóricamente. Quería grabar en nuestra mente la importancia de cortar con todo aquello que perjudique nuestra relación con Dios. Y aunque esto a veces puede resultar tan doloroso como una mutilación, nos protegerá de la forma de pensar y de las situaciones que pudieran empujarnos al alcoholismo.
--------------
“No piensen que vine a destruir la Ley o los Profetas. No vine a destruir, sino a cumplir” (Mateo 5:17). Ahora bien, ¿qué significa “cumplir”? Ilustrémoslo. Se dice que un constructor cumple su contrato de levantar un edificio, no haciendo pedazos el contrato en sí, sino entregando el edificio terminado. Pero tan pronto como se termina el trabajo al gusto del cliente, el contrato queda cumplido y el constructor ya no está comprometido a hacer más. De igual manera, Jesús no incumplió el “contrato” de la Ley, no lo rompió en pedazos; él cumplió la Ley mosaica obedeciéndola a la perfección. Una vez cumplida, esta dejó de ser obligatoria para el pueblo de Dios.
--------------
Otra prueba del amor de Jehová es que cada día “hace salir su sol sobre [todos]” (Mat. 5:45). Difícilmente se nos ocurre orar para que salga el Sol. Pero ¡qué necesarios y agradables son sus rayos! Nuestro Padre celestial cubre con generosidad incomparable todas nuestras necesidades, y de hecho sabe cuáles son antes de que se las demos a conocer. ¿No es cierto que deberíamos observar detenidamente la creación y meditar en la forma tan amorosa como la cuida? (Mat. 6:8, 26.)
--------------
“Todo el que continúe airado con su hermano será responsable al tribunal de justicia; pero quienquiera que se dirija a su hermano con una palabra execrable de desdén será responsable al Tribunal Supremo; mientras que quienquiera que diga: ‘¡Despreciable necio!’, estará expuesto al Gehena de fuego” (Mat. 5:22).
Aunque hay que tener cuidado con lo que decimos, a veces es necesario hablar. Si las palabras o acciones de un hermano nos indignan tanto que no podemos dejarlas pasar, no permitamos que el rencor nos envenene el corazón (Pro. 19:11). Más bien, tratemos de calmarnos y tomemos medidas para arreglar los asuntos. Como el problema no deja de inquietarnos, es necesario mencionárselo al hermano con bondad y en un momento oportuno. Seamos francos, pero al mismo tiempo expresémonos “con gracia”, o amabilidad, procurando hacer las paces.
--------------
“Si aman a los que los aman, ¿qué galardón tienen? —preguntó Jesús—. ¿No hacen también la misma cosa los recaudadores de impuestos? Y si saludan a sus hermanos solamente, ¿qué cosa extraordinaria hacen? ¿No hace la misma cosa también la gente de las naciones?” (Mat. 5:46, 47.) Los cristianos verdaderos no favorecen a las personas más cultas o a las de cierta raza. Tampoco tratan con amor solo a quienes pueden corresponderles. Más bien, ayudan a los pobres, a los enfermos, a los niños y a los ancianos. De ese modo imitan el amor de Jehová y logran ser perfectos en sentido relativo.
--------------
“Felices son los que tienen conciencia de su necesidad espiritual, puesto que a ellos pertenece el reino de los cielos.” (Mat. 5:3.) Quienes sienten esa necesidad comprenden lo pobres que son en sentido espiritual y lo necesitados que están de la misericordia de Dios.
--------------
“Felices son los que se lamentan, puesto que ellos serán consolados.” (Mat. 5:4.) No es que se lamenten por su situación en la vida, sino porque son pecadores y porque les duele ver el sufrimiento que causa la imperfección. Pero ¿por qué dijo Jesús que son felices si están lamentándose? Porque hallan consuelo en su relación con Jehová y porque ejercen fe en él y en su Hijo (Juan 3:36).
--------------
“Felices son los de genio apacible, puesto que ellos heredarán la tierra.” (Mat. 5:5.) La apacibilidad, o mansedumbre, no es señal de debilidad; tampoco es una amabilidad fingida (1 Tim. 6:11). La persona apacible hace la voluntad de Jehová y se deja guiar por él. Esta cualidad se refleja asimismo en su manera de tratar a los demás, tal como lo muestra la exhortación del apóstol Pablo a los cristianos de Roma (léase Romanos 12:17-19).
--------------
“Felices son los que tienen hambre y sed de justicia, puesto que ellos serán saciados.” (Mat. 5:6.) La justicia de la que habla Jesús es una cualidad que consiste en cumplir la voluntad y las leyes de Dios. El salmista dijo que ansiaba las justas decisiones judiciales de Jehová (Sal. 119:20). ¿Sentimos ese mismo deseo? ¿Valoramos la justicia tanto como él?
--------------
“Felices son los misericordiosos, puesto que a ellos se les mostrará misericordia.” (Mat. 5:7.) El sentimiento que mueve a los misericordiosos es su compasión por los demás. Una manera en que podemos mostrar misericordia es perdonando a quienes pecan contra nosotros, tal como Jehová perdona misericordiosamente a quienes se arrepienten de sus faltas
--------------
“Felices son los de corazón puro, puesto que ellos verán a Dios.” (Mat. 5:8.) Si tenemos un “corazón puro”, eso se percibirá en nuestros sentimientos, deseos y motivos. Actuaremos con “amor procedente de un corazón limpio” (1 Tim. 1:5). El corazón que es moral y espiritualmente puro no se entretiene con cosas que Jehová considera inmundas. Si tenemos un corazón puro, nuestras palabras y acciones también serán puras, y nuestro servicio a Dios no tendrá ningún rastro de hipocresía.
--------------
“Felices son los pacíficos, puesto que a ellos se les llamará ‘hijos de Dios’.” (Mat. 5:9.) A las personas pacíficas de las que habló Jesús no solo se las reconoce por lo que hacen, sino también por lo que no hacen. Por ejemplo, no pagan “daño por daño” a nadie. Más bien, hacen siempre “lo que es bueno [...] para con todos” (1 Tes. 5:15).
--------------
“Por eso, si estás llevando tu dádiva al altar y allí te acuerdas de que tu hermano tiene algo contra ti, deja tu dádiva allí enfrente del altar, y vete; primero haz las paces con tu hermano, y luego, cuando hayas vuelto, ofrece tu dádiva” (Mat. 5:23, 24). ¿Qué lección encierran las palabras de Jesús? Que la forma en que tratamos a los demás repercute directamente en nuestra relación con Jehová (1 Juan 4:20). Por eso, las ofrendas que se hacían a Dios en tiempos antiguos no servían de nada si el que las hacía trataba mal a su prójimo (léase Miqueas 6:6-8).
--------------
“Si ese ojo derecho tuyo te está haciendo tropezar, arráncalo y échalo de ti. Porque más provechoso te es que uno de tus miembros se pierda y no que todo tu cuerpo sea arrojado en el Gehena. También, si tu mano derecha te está haciendo tropezar, córtala y échala de ti. Porque más provechoso te es que uno de tus miembros se pierda y no que todo tu cuerpo vaya a parar al Gehena” (Mat. 5:29, 30).
9 El ojo del que habló Jesús representa la capacidad de fijar nuestra atención en algo, y la mano simboliza las acciones que realizamos con las manos. Si nos descuidamos, estas partes del cuerpo pueden hacernos “tropezar” e impedir que andemos con Dios (Gén. 5:22; 6:9). Por consiguiente, si nos sentimos tentados a desobedecer a Dios, debemos tomar medidas tan drásticas como arrancarnos un ojo o cortarnos una mano, por decirlo así.
Por lo tanto, si alguien que está dedicado a Dios “sigue mirando” a una persona del sexo opuesto con intenciones inmorales, tiene que hacer cambios radicales; debe, por decirlo así, arrancarse el ojo y tirarlo (Mateo 5:27, 28). Estas palabras ponen de relieve las contundentes medidas que hay que tomar para luchar contra los deseos carnales.
--------------
“Resplandezca la luz de ustedes delante de los hombres” (Mat. 5:14-16). Sin embargo, no recibiremos ningún galardón de nuestro Padre celestial si hacemos las cosas “a fin de ser observados” y admirados, como los actores que interpretan una obra de teatro en un escenario. Si ese es nuestro motivo, nunca disfrutaremos de una estrecha relación con Dios ni de las bendiciones eternas del Reino.

Mateo 6


No nos metas en tentación, sino líbranos del inicuo” (Mat. 6:13). Jehová no les fallará a sus siervos fieles que le hacen esta súplica. ¡Qué tranquilizador es saber que Dios nos promete esa poderosa fuerza para que podamos actuar con justicia! Claro, eso no quiere decir que él impedirá que seamos tentados (1 Cor. 10:13). Más bien, significa que cuando nos vemos frente a la tentación, es el momento de orar con más fervor (Mat. 26:42).
--------------
Mateo 6:33 ¿Qué significa buscar la justicia de Jehová? ¿Se trata tan solo de predicar las buenas nuevas? No. Hace falta mucho más. Para que él acepte nuestro servicio sagrado, hay que obedecer a diario sus elevadas normas. Quienes buscan la justicia divina “deben vestirse de la nueva personalidad que fue creada conforme a la voluntad de Dios en verdadera justicia y lealtad”
--------------
Jesús empleó esta técnica para enseñar a sus discípulos. Por ejemplo, les dijo: “Observen atentamente las aves del cielo, porque ellas no siembran, ni siegan, ni recogen en graneros; no obstante, su Padre celestial las alimenta. ¿No valen ustedes más que ellas?” (Mateo 6:26). De esta manera, Jesús les resaltó a sus discípulos el amor y la compasión de Jehová, y además los hizo pensar en la forma en que Dios manifiesta estas cualidades con sus hijos.
--------------
Jesús nos invita a tener esta actitud equilibrada: “Nunca se inquieten y digan: ‘¿Qué hemos de comer?’, o ‘¿qué hemos de beber?’, o ‘¿qué hemos de ponernos?’. Porque todas estas son las cosas en pos de las cuales las naciones van con empeño. Pues su Padre celestial sabe que ustedes necesitan todas estas cosas” (Mat. 6:31, 32). ¿Qué indican estos versículos? Que hasta las cosas necesarias de la vida, como la ropa y la comida, pueden convertirse en una carga o en una piedra de tropiezo si no las mantenemos en el lugar que les corresponde.
--------------
Difícilmente se nos ocurre orar para que salga el Sol. Pero ¡qué necesarios y agradables son sus rayos! Nuestro Padre celestial cubre con generosidad incomparable todas nuestras necesidades, y de hecho sabe cuáles son antes de que se las demos a conocer. ¿No es cierto que deberíamos observar detenidamente la creación y meditar en la forma tan amorosa como la cuida? (Mat. 6:8, 26.)
--------------
Tal vez alguien diga: “¿Por qué tienen los cristianos que seguir rogándole a Dios, si él ya sabe ‘qué cosas necesitan [...] antes que se las pidan’?” (Mat. 6:8). Para empezar, porque al pedirle espíritu santo demostramos que confiamos en él. Pensemos en las razones que nos llevan a ayudar a una persona. ¿No es cierto que a veces lo hacemos porque nos gusta que haya confiado en nosotros y nos haya pedido ayuda? (Compárese con Proverbios 3:27.) Del mismo modo, a Jehová le complace que acudamos a él para pedirle su espíritu, y sin falta nos lo dará (Pro. 15:8).
--------------
“¿Quién de ustedes, por medio de inquietarse, puede añadir un codo a la duración de su vida?” (Mat. 6:27.) Jesús hizo este comentario ante una multitud que incluía a sus discípulos. De ese modo subrayó la importancia de confiar en el cuidado paternal de Jehová. No es fácil vivir en los últimos días de este mundo malo. Aunque lógicamente surgen muchas preocupaciones, de nada vale obsesionarse, pues con eso no vamos ni a alargar nuestra vida ni a mejorarla.
--------------
Si nos inquieta nuestra situación o la de nuestros seres queridos, recordemos lo que dijo Jesús y veamos los asuntos en su debida perspectiva. Así lograremos controlar la ansiedad y los pensamientos negativos y evitar que nos agoten mental, emocional y físicamente. Cristo nos garantiza que el Padre celestial, quien alimenta a las aves y viste a las plantas, está muy pendiente de nuestras necesidades (Mat. 6:26-34).
--------------
Cada día nos encontramos con más distracciones, de un tipo u otro, que atraen nuestra mirada. Por eso comprendemos que hoy es más válido que nunca el consejo de Jesús de mantener el ojo “sencillo” (Mat. 6:22, 23). ¿Cómo puede ser el ojo “sencillo”? Enfocándose en un solo objetivo: hacer la voluntad de Dios. Así será todo lo contrario del ojo “inicuo”, que es astuto y codicioso, y se siente atraído por diversas cosas que no aportan nada bueno.
--------------
No es posible ser leal a Jehová y a su gobierno celestial y, al mismo tiempo, ser leal a un gobierno humano. ¿Por qué? Jesús mismo lo explicó: “Nadie puede servir como esclavo a dos amos; porque u odiará al uno y amará al otro, o se apegará al uno y despreciará al otro” (Mateo 6:24). Aunque es cierto que en esta ocasión Jesús estaba hablando de las riquezas, es evidente que dicho principio también puede aplicarse a la política.
--------------
“Al orar, no digas las mismas cosas repetidas veces” (Mateo 6:7). Jesús no iba a contradecirse enseñando después una oración que tuviera que memorizarse y repetirse palabra por palabra. Lo que Jesús quería enseñar era cuáles debían ser los temas prioritarios al orar.
--------------
La Biblia no indica que solo deba orarse a ciertas horas o en un lugar específico. En sus páginas se revela que los siervos de Dios oraban a cualquier hora y en cualquier lugar. Jesús dijo: “Cuando ores, entra en tu cuarto privado y, después de cerrar tu puerta, ora a tu Padre que está en lo secreto; entonces tu Padre que mira en secreto te lo pagará” (Mateo 6:6).
¿No le parece maravilloso saber que podemos dirigirnos al Soberano del universo y que él nos escuchará sin importar cuándo o desde dónde lo hagamos? Eso explica por qué Jesús buscaba oportunidades de estar a solas para orar. En una ocasión, antes de tomar una importante decisión, pasó orando una noche entera
Si alguien piensa que está demasiado ocupado para participar en el ministerio, es vital que se replantee sus prioridades. Jesús dio un principio que debe guiar nuestros pasos: “Sigan, pues, buscando primero el reino” (Mat. 6:33). Para cumplirlo, tal vez sea necesario que simplifiquemos nuestro estilo de vida o que dediquemos menos tiempo al entretenimiento y más a la predicación. Las diversiones y otras actividades personales tienen su lugar, pero no podemos usarlas como excusas para descuidar nuestro servicio. El primer lugar en la vida de todo cristiano deben ocuparlo los asuntos espirituales.
--------------
“Cuídense mucho para que no practiquen su justicia delante de los hombres a fin de ser observados por ellos; de otra manera no tendrán galardón ante su Padre que está en los cielos.” (Mat. 6:1.) La justicia de la que habló Jesús es la conducta que armoniza con la voluntad divina. Él no quiso decir que las buenas acciones nunca deberían efectuarse en público, pues a sus discípulos les había mandado: “Resplandezca la luz de ustedes delante de los hombres” (Mat. 5:14-16). Sin embargo, no recibiremos ningún galardón de nuestro Padre celestial si hacemos las cosas “a fin de ser observados” y admirados, como los actores que interpretan una obra de teatro en un escenario. Si ese es nuestro motivo, nunca disfrutaremos de una estrecha relación con Dios ni de las bendiciones eternas del Reino.
--------------
“Cuando andes haciendo dádivas de misericordia, no toques trompeta delante de ti, así como hacen los hipócritas en las sinagogas y en las calles, para que los hombres los glorifiquen. Les digo en verdad: Ellos ya disfrutan de su galardón completo” (Mat. 6:2). Las “dádivas de misericordia” eran donaciones para ayudar a los necesitados es evidente que Jesús estaba usando una hipérbole, o exageración, para mostrar que no está bien andar por ahí pregonando la generosidad de uno, como hacían los fariseos.
--------------
“Mas tú, cuando hagas dádivas de misericordia, no sepa tu mano izquierda lo que hace tu derecha, para que tus dádivas de misericordia sean en secreto; entonces tu Padre que mira en secreto te lo pagará.” (Mat. 6:3, 4.) Pues bien, impedir que la mano izquierda sepa lo que hace la derecha significa no dar a conocer nuestros actos de misericordia, ni siquiera a las personas más cercanas a nosotros.
--------------
“Tú, sin embargo, cuando ores, entra en tu cuarto privado y, después de cerrar tu puerta, ora a tu Padre que está en lo secreto; entonces tu Padre que mira en secreto te lo pagará.” (Mat. 6:6.) La instrucción de Jesús de orar a solas en una habitación con la puerta cerrada no significa que no podamos orar en público. Más bien, su intención era explicar que no está bien orar para exhibirse o para buscar la admiración de los demás.

Mateo 7


Todas las cosas que quieren que los hombres les hagan, también ustedes de igual manera tienen que hacérselas a ellos (Mat. 7:12).
Si hablamos con amabilidad a los hermanos, les aliviaremos las cargas, mientras que si los criticamos implacablemente, se las haremos más pesadas. Tal vez hasta los llevemos a pensar que han perdido el favor de Jehová. Queremos animarlos con palabras sinceras y decirles solo lo “que sea bueno para [su] edificación según haya necesidad”. Nuestro deseo es “[impartirles] lo que sea favorable” (Efe. 4:29).
--------------
El camino de Jehová quizás no sea el más fácil, pero lleva directo al mejor destino: la vida eterna. Mat. 7:14: ……" mientras que angosta es la puerta y estrecho el camino que conduce a la vida, y pocos son los que la hallan” . Por eso, no lo dudemos ni un instante y sigamos la exhortación divina: “Este es el camino. Anden en él” (Isa. 30:21).
--------------
“No todo el que me dice: ‘Señor, Señor’, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos” (Mat. 7:21). Así es: lo que complace a Jehová no es que alguien afirme ser discípulo de Cristo, sino que lo demuestre con sus acciones. El que es cristiano tan solo de nombre piensa y actúa igual que este mundo.
--------------
“Todas las cosas que quieren que los hombres les hagan, también ustedes de igual manera tienen que hacérselas a ellos” (Mateo 7:12). A todos nos gusta recibir el pago justo por nuestro trabajo, y todos queremos que respeten nuestra propiedad. Se espera, entonces, que tengamos la misma consideración hacia los demás.
--------------
Antes de nada, debemos saber cuál es la voluntad de Dios. Así pues, es preciso estudiar su Palabra. Por supuesto, Jehová no espera que nos convirtamos en grandes eruditos bíblicos. Pero sí quiere que nos esforcemos por entender sus propósitos y actuar en consecuencia (Mateo 7:21-23). Lo que aprendemos en la Biblia debe reflejarse en nuestras oraciones.
--------------
“Sigan pidiendo, y se les dará; sigan buscando, y hallarán; sigan tocando, y se les abrirá. Porque todo el que pide recibe, y todo el que busca halla, y a todo el que toca se le abrirá” (Mat. 7:7, 8). Es apropiado que sigamos pidiendo las cosas que están en armonía con la voluntad de Dios. Con las palabras “sigan pidiendo” y “sigan buscando”, Jesús quiso decir que debemos orar con insistencia y fervor.
--------------
Mat. 7:9-11 Aunque los padres humanos son “inicuos” en el sentido de que han heredado el pecado, lo natural es que sientan cariño por sus hijos. Un buen padre no engañaría a su hijo; más bien, procuraría darle “buenos regalos”. Con una actitud paternal semejante, nuestro amoroso Padre celestial nos da “buenos regalos”, como por ejemplo su espíritu santo (Luc. 11:13). Gracias a ese espíritu, podemos servir a Aquel que proporciona “toda dádiva buena y todo don perfecto” (Sant. 1:17).
--------------
Mat. 7:16. ¿Qué abarcan los “frutos” que identifican a la religión verdadera? Abarcan no solo nuestra conducta, sino también nuestras creencias, las enseñanzas que seguimos.
--------------
Jesús era muy consciente de que los humanos imperfectos somos propensos a criticar a los demás. Por eso exhortó: “Dejen de juzgar, para que no sean juzgados” (Mat. 7:1). Observemos que no dijo “no juzguen”, sino “dejen de juzgar”. Él sabía que muchos de sus oyentes ya tenían la costumbre de criticar. ¿Hemos adoptado nosotros esa costumbre? Si así es, esforcémonos por cambiar y así evitaremos que se nos juzgue.
--------------
“¿Por qué miras la paja que hay en el ojo de tu hermano, pero no tomas en cuenta la viga que hay en tu propio ojo? O, ¿cómo puedes decir a tu hermano: ‘Permíteme extraer la paja de tu ojo’; cuando ¡mira!, hay una viga en tu propio ojo?” (Mat. 7:3, 4). Una persona criticona señala un defecto de menor importancia en el “ojo” de su hermano, dando así a entender que este no es capaz de ver ni evaluar con claridad los asuntos. Aunque el defecto es menor —como una pajita—, se ofrece a corregirlo; le dice: “Permíteme extraer la paja de tu ojo”. Con hipocresía, se ofrece a ayudar a su hermano a ver las cosas con mayor claridad.
--------------
Jesús explicó ideas complejas con palabras sencillas. (Mateo 7:28, 29). Siga ese ejemplo. Enseñe de manera sencilla, clara y precisa. En vez de ir a toda prisa, considere las circunstancias y la capacidad de la persona al determinar cuántos párrafos estudiarán en cada sesión. Jesús conocía las limitaciones de sus discípulos y no los abrumó con más información de la que necesitaban en el momento (Juan 16:12).

Mateo 8


“El Hijo del hombre” Esta fue la expresión que más utilizó para referirse a sí mismo (Mateo 8:20). Así aclaró que era un ser humano en toda regla, y no un ángel materializado, ni una encarnación de Dios o de cualquier otro ser espiritual. Mediante el espíritu santo, Dios transfirió la vida de su Hijo a la matriz de una virgen de nombre María. Jesús pasó de vivir en los cielos a nacer en la Tierra como un ser humano perfecto, es decir, sin pecado (Mateo 1:18; Lucas 1:35; Juan 8:46).
--------------
Ahora bien, ¿en qué sentido se atormenta eternamente a los que están en “el lago de fuego”? A veces, el verbo atormentar se usa con el sentido de “encarcelar” a alguien. Por ejemplo, en cierta ocasión en que Jesús hizo frente a los demonios, estos clamaron: “¿Has venido acá para atormentarnos antes de tiempo?” (Mateo 8:29, RV). Estas palabras se aclaran en un relato paralelo, donde se dice que “le rogaban que no los mandase marchar a la cárcel de demonios” (Lucas 8:30, 31, Biblia Peregrino). Así que todos los que sean arrojados a dicho “lago” sufrirán el tormento de estar eternamente encarcelados en la muerte; en otras palabras, sufrirán “la muerte segunda”.
--------------
Jesús fue razonable y equilibrado. Aunque es verdad que, como él mismo dijo, “no [tenía] dónde recostar la cabeza”, nunca llevó una vida extremadamente austera ni esperaba que otros lo hicieran (Mateo 8:20). La Biblia indica que asistió a algunos banquetes (Lucas 5:29). De hecho, el primer milagro suyo del que se tiene constancia —convertir el agua en vino durante un banquete de bodas— demuestra que no rehuía el trato con las personas (Juan 2:1-11). Así y todo, siempre dejó claro qué era lo más importante para él: “Mi alimento es hacer la voluntad del que me envió y terminar su obra” (Juan 4:34).
--------------
Las riquezas tampoco distrajeron a Jesús. Él no fue alguien adinerado; de hecho, ni siquiera poseía una casa. En una ocasión dijo: “Las zorras tienen cuevas, y las aves del cielo tienen donde posarse, pero el Hijo del hombre no tiene dónde recostar la cabeza” (Mateo 8:20). Según la Biblia, su única posesión valiosa al morir era la prenda de vestir sobre la que echaron suertes los soldados romanos (Juan 19:23, 24).
--------------
Jesús conocía los defectos del oficial del ejército —tal vez romano, de origen gentil— que le pidió que curara a su esclavo enfermo. En aquellos tiempos era muy probable que el historial de un militar de ese rango estuviera repleto de actos de violencia, hechos sangrientos y adoración falsa. Pero Jesús se centró en algo favorable: su extraordinaria fe (Mateo 8:5-13).
--------------
La motivación de Jesús para ayudar a los demás puede resumirse en su respuesta “quiero” (Mateo 8:3). Jesús sentía compasión por la gente, sobre todo por aquellas personas a las que el mundo de Satanás había ‘desollado y desparramado’ (Mateo 9:35, 36). ¿‘Quiere’ usted de igual modo ayudar a los que están en oscuridad espiritual y que necesitan la instrucción de la Palabra de Dios?
--------------
Jesús realizó muchas obras poderosas en el siglo primero. Aunque abrió los ojos a los ciegos e incluso resucitó a los muertos, adquirió renombre entre sus contemporáneos como maestro. Así lo llamaron tanto sus seguidores como sus detractores. (Mateo 8:19).
--------------
Como ya se ha indicado, tanto Pedro como Pablo ofrecen excelente consejo a los matrimonios. Pedro, quien era hombre casado, tenía ventaja doble para dar su consejo... experiencia y la dirección del espíritu santo. (Mateo 8:14.)
--------------
Está claro que Jesús anteponía la gente a las posesiones; hasta la anteponía a su propia comodidad y sus intereses. Vemos esto también por lo dispuesto que estaba a gastarse en atender a sus discípulos y a las muchedumbres que lo buscaban para recibir instrucción y ayuda. (Mateo 8:20).
--------------
La palabra griega que se usa para “tiempos críticos” (chalepós) se traduce “feroces” en Mateo 8:28, donde se usa para describir a dos hombres poseídos de demonios que eran extremadamente violentos y peligrosos. Así es que, “los últimos días” serían particularmente amenazantes y peligrosos.
La Biblia muestra que hasta a los vivos se les puede considerar ‘muertos’ desde el punto de vista de Dios. Jesucristo dijo: “Deja que los muertos entierren a sus muertos.” (Mat. 8:22). De modo que se puede ver que la persona no llega a vivir desde el punto de vista de Dios sino hasta cuando está libre de la condenación que es resultado de la pecaminosidad.
--------------
Si bien había otras naciones que tampoco comían cerdo, para los griegos era un manjar exquisito. Por tanto, probablemente como resultado de la influencia helénica, parece ser que para el tiempo del ministerio terrestre de Jesucristo había bastantes cerdos en Palestina, en especial en la región de la Decápolis. En el país de los gadarenos había al menos una piara de unos dos mil cerdos. Cuando Jesús permitió que los demonios que había expulsado entraran en esta gran piara, todos los animales sin excepción se precipitaron por un despeñadero y se ahogaron en el mar. (Mt 8:28-32)

Mateo 9


Jesús declaró: “Las personas en salud no necesitan médico, pero los enfermizos sí” (Mateo 9:12). Está claro que, según la Biblia, no hay nada de malo en acudir a un profesional de la salud para mantenerse sano y prolongar la vida. Por eso, los testigos de Jehová no tienen ningún inconveniente en recibir tratamiento médico. Es más, al igual que Lucas —médico cristiano del siglo primero—, algunos Testigos se dedican a la medicina (Colosenses 4:14).
--------------
Una evaluación sincera tal vez nos lleve a la conclusión de que podemos dedicar más tiempo al ministerio (Mat. 9:37, 38). Así lo han hecho miles de jóvenes que han terminado sus estudios y ahora son precursores entusiastas. ¿Le gustaría sentir la misma satisfacción que ellos?
--------------
Jesús dio a conocer el nombre y el propósito de su Padre, predicó las buenas nuevas del Reino, denunció la hipocresía y las doctrinas falsas de los líderes religiosos y defendió hasta la muerte la soberanía de Jehová. Además, recorrió incansablemente el país enseñando, ayudando y sanando a la gente (Mat. 9:35). No hay duda: nadie ha logrado tanto en tan poco tiempo. Dio todo lo que un hombre podía dar (Juan 18:37).
--------------
¿Por qué dijo que sus discípulos ayunarían tras su muerte? (Mateo 9:15.) Su intención no era formular un mandato, sino predecir que se apenarían tanto que no tendrían ningún apetito.
--------------
Mateo 9:37, 38. Si le pedimos al Amo que “envíe obreros a su siega”, debemos ser consecuentes y participar con celo en la obra de hacer discípulos (Mat. 28:19, 20).
--------------
Jesús manifestó el fruto del espíritu a lo largo de su ministerio. Por ejemplo, al tratar con los miembros de las clases más bajas de la sociedad, demostró cualidades como el amor y la bondad Mateo 9:36: “porque estaban desolladas y desparramadas como ovejas sin pastor”.
--------------
Si los sentimientos negativos parecen ser mucho más que un episodio pasajero de tristeza, quizás le convenga buscar ayuda profesional (Mateo 9:12). El cuidado físico es importante también. Una dieta sana y un poco de ejercicio pueden serle de utilidad. Procure descansar lo suficiente. No se quede hasta altas horas de la noche viendo la televisión, y evite pasatiempos que lo agoten física y emocionalmente. Sobre todo, siga realizando obras que agradan a Dios. Aunque todavía no es el momento para que Jehová “[limpie] toda lágrima de [los] ojos”, él lo ayudará a aguantar.
--------------
Jesús aunque vino a la Tierra para quitar el pecado del mundo, demostró amor a seres humanos concretos: a una enferma, un leproso, una niña... (Mateo 9:20-22; Marcos 1:40-42; 7:26, 29, 30; Juan 1:29). De igual modo, nuestro amor al prójimo se revela en el trato que damos a las personas con quienes nos relacionamos día a día.
--------------
Son numerosas las bendiciones y los galardones que reciben los segadores espirituales (Mateo 9:37, 38). Participar en el ministerio público ha mejorado la salud de muchos, y lo mismo pudiera ocurrir en su caso. Pero lo que resulta aún más importante es que dar testimonio fortalece nuestra buena relación con Dios (Santiago 2:23).
--------------
Jesús también comparó la muerte con el sueño porque uno puede despertar de ella gracias al poder divino. En cierta ocasión visitó a una familia cuya hija acababa de fallecer, y aseguró a los desconsolados padres: “La muchachita no ha muerto, sino que duerme”. Luego la tomó de la mano, y ella “se levantó”, es decir, se levantó de entre los muertos (Mateo 9:24, 25).
--------------
Aunque tratamos de limpiar de oprobio nuestro nombre, no debemos desanimarnos ni sentirnos abrumados cuando seamos calumniados injustamente. Jesús, el Hijo perfecto de Dios, fue acusado de blasfemia, sedición y hasta de espiritismo (Mateo 9:3).
--------------
“La compasión es un idioma que hasta los sordos pueden oír y los ciegos ver”. Jesús tuvo muy presente la aflicción de las personas y procuró aliviarla (Mateo 9:36).
--------------
Conviene recordar que en este mundo nuestros hermanos son víctimas “desolladas y desparramadas” (Mateo 9:36), de modo que tienen derecho a esperar consuelo y alivio dentro de la congregación cristiana. Hagamos todo lo posible, por tanto, para edificarlos y ayudarlos a ser constantes.

Mateo 10


Además de interesarse por los seres humanos en general, Dios manifiesta un profundo interés por cada uno de nosotros. Mateo 10:29-31 indica que él observa detalles nuestros que hasta nosotros mismos desconocemos: “¿No se venden dos gorriones por una moneda de poco valor? Sin embargo, ni uno de ellos cae a tierra sin el conocimiento de su Padre. Mas los mismísimos cabellos de la cabeza de ustedes están todos contados. Por lo tanto, no tengan temor: ustedes valen más que muchos gorriones”. En resumidas cuentas, si Jehová muestra interés por un simple gorrión que no está en su nido, ¿cómo no se va a preocupar por cada uno de sus siervos? Y si cuenta todos nuestros cabellos, ¿cómo se le va a escapar alguna de nuestras necesidades, luchas y preocupaciones particulares?
--------------
Con toda seguridad, debemos comprender que es muy necesario contar con la guía del espíritu santo para poder predicar la verdad Mat. 10:20:…” porque los que hablan no son únicamente ustedes, sino que el espíritu de su Padre habla por ustedes.”
--------------
Los discípulos de Jesús también fueron arrestados y azotados. Y a los ojos de muchos quedaron deshonrados. Pero aunque fueron despreciados, no se acobardaron. Por el contrario, resistieron las presiones de la opinión pública y no se dejaron avergonzar (Mat. 10:17)
--------------
Comprendemos que el fin puede llegar en cualquier momento. El horario divino ya está establecido, y no depende de que nosotros alcancemos a dar testimonio personalmente a cada habitante del planeta (Mat. 10:23). No obstante, Jehová nos ha dado instrucciones que nos permiten realizar la predicación de la forma más eficaz posible. Con fe participamos en esta obra dando lo mejor de nosotros y utilizando todos los recursos a nuestro alcance.
--------------
Jesús nunca cobró por hacer milagros (Mateo 10:8). Además, sanaba por completo a todos los enfermos que acudían a él. Las curaciones siempre le salían bien y no dependían de la fe de las personas.
--------------
En una ocasión, un niño se enteró de que a una hermana le daba un poco de miedo volar. Para tranquilizarle, le dibujó en una tarjeta dos gorriones y un avión, y luego escribió: “Sasha, no tengas miedo de que el avión se caiga. Mateo 10:29”. ¡Cuánto me conmovió su gesto al leer este versículo bíblico! Allí, Jesús dice de los gorriones: “Ni uno de ellos cae a tierra sin el conocimiento de su Padre”.
--------------
Hoy día, los cristianos tenemos que cuidarnos de los apóstatas y de quienes tratan de engañarnos y aprovecharse de nosotros Mat. 10:16:… ”¡Miren! Los estoy enviando como ovejas en medio de lobos; por lo tanto, demuestren ser cautelosos como serpientes, y, sin embargo, inocentes como palomas”.
--------------
Hay quienes nos critican, se burlan de nosotros y hasta nos odian, tal como predijo Jesús (Mat. 10:22). Y en ocasiones somos el blanco de maliciosas campañas de desinformación y desprestigio en los medios de comunicación (Sal. 109:1-3). Pero a pesar de ello, el pueblo de Jehová sigue declarando con valor las buenas nuevas por toda la Tierra.
--------------
Una hermana de Rusia que iba en el transporte público estaba ofreciendo una revista a otra pasajera cuando un hombre saltó de su asiento, le arrebató el ejemplar, lo rompió y lo tiró al suelo. Luego empezó a insultar a la hermana a gritos, le exigió que le diera su dirección y le advirtió que dejara de predicar en el pueblo. La hermana le oró a Jehová y recordó las palabras de Jesús: “No se hagan temerosos de los que matan el cuerpo” (Mat. 10:28). Sin perder la calma se levantó de su asiento y le dijo al hombre: “Ni le voy a dar mi dirección ni voy a dejar de predicar en el pueblo”, tras lo cual se bajó del autobús. Lo que esta hermana no sabía era que en ese autobús iba una señora que estaba estudiando la Biblia con ella y que por temor no asistía a las reuniones. Sin embargo, después de ver el valor de la hermana decidió empezar a reunirse con la congregación.
--------------
Además, podemos emplear nuestras aptitudes, energías y recursos en la importantísima labor de predicar. Jesucristo dijo: “Recibieron gratis”. ¿Qué se espera ahora de nosotros? Él mismo lo dijo: “Den gratis” (Mat. 10:8). Por eso, participe de lleno en la obra de predicar el Reino y hacer discípulos.
--------------
Muchos hermanos han constatado lo ciertas que son sus palabras (Mat. 10:35, 36). Algunos adolescentes han sufrido la hostilidad de padres que no comparten su fe. A veces hasta han sido echados de su casa y han tenido que hospedarse con Testigos bondadosos. Otros hermanos han llegado a ser repudiados por su familia. ¿Cómo han podido aguantar estas injusticias? Por amor a la hermandad y, sobre todas las cosas, a Jehová y su Hijo (1 Ped. 1:22; 1 Juan 4:21).

Mateo 11


“Vengan a mí, todos los que se afanan y están cargados, y yo los refrescaré. Tomen sobre sí mi yugo y aprendan de mí, porque soy de genio apacible y humilde de corazón, y hallarán refrigerio para sus almas” (Mat. 11:28, 29). Sin duda alguna, la dirección de Jesús nos reaviva y fortalece. Él se interesa profundamente por los abatidos y los aplastados, y los invita a colocarse junto a él bajo su amoroso yugo.
--------------
Servirle como discípulos de Cristo no es una carga, sino una satisfacción, pues nos permite alegrar su corazón y mostrar amor al prójimo. “Vengan a mí, [...] y yo los refrescaré. Tomen sobre sí mi yugo y aprendan de mí, porque soy de genio apacible y humilde de corazón” (Mat. 11:28, 29).
--------------
El varón bautizado debe tratar a los hermanos con la misma actitud que Jesús, quien dijo: “Yo los refrescaré” (Mat. 11:28). Si tiene como meta la obra excelente de ser pastor del rebaño, es porque lo impulsan la fe en Dios y el amor a las ovejas. No considera que sea una labor muy dura y trabajosa.
--------------
Se sabe que Jesús no solo comió con los pobres, sino que también asistió a los banquetes de los ricos. De hecho, sus enemigos lo tacharon de glotón y borracho (Mateo 11:18, 19). De más está decir que aquellas acusaciones eran falsas. Pero lo cierto es que Jesús sabía que la comida y la bebida eran muy importantes para la gente, por lo que supo valerse de estos asuntos para enseñar lecciones profundas (Lucas 22:14-20; Juan 6:35-40).
--------------
Aunque los siervos de Dios son imperfectos, forman una verdadera hermandad internacional. El atractivo universal de las buenas nuevas y el excelente fruto que producen confirman el insuperable valor de la educación divina (Mat. 11:19).
--------------
Mat. 11:2-6. Juan ya sabía que Jesús era el Mesías, pues había escuchado a Jehová aprobándolo. ¿Por qué, entonces, le preguntó a Jesús si él era “Aquel Que Viene”? Tal vez quería que el propio Jesús se lo confirmara. Pero es muy probable que, además, quisiera saber si iba a venir “uno diferente” con poder del Reino para cumplir todas las esperanzas de los judíos. La respuesta que recibió Juan mostró que Jesús no iba a tener ningún sucesor.
--------------
Desde su nacimiento hasta su humillante muerte, Jesús demostró lo que significa tener un sentimiento de profundo amor, respeto y fidelidad hacia Jehová. Además, sus oraciones revelaron que sentía reverencia por su amoroso Padre celestial (Mat. 11:25)
--------------
Jesús dijo a sus oyentes: “Tomen sobre sí mi yugo y aprendan de mí, porque soy de genio apacible y humilde de corazón, y hallarán refrigerio para sus almas” (Mateo 11:29). ¡Qué maravilla poder aprender directamente de Jesús! Enseñaba tan bien que, cuando tomó la palabra en la sinagoga de su pueblo, la gente se quedó atónita.
--------------
El conocimiento exacto de la Biblia evitará que lo engañe la supuesta iluminación basada en las filosofías de “los sabios e intelectuales” del mundo, que “han rechazado la mismísima palabra de Jehová” (Mateo 11:25; Jeremías 8:9).
--------------
Cuando Jesús estuvo en la Tierra, dejó un magnífico modelo para los padres. ¿Cómo? Dedicó tiempo a los niños pese a estar muy ocupado y bajo presión. Por ejemplo, los observó jugar en la plaza del mercado e incorporó a su enseñanza aspectos del comportamiento infantil (Mateo 11:16, 17).
--------------
: “Te alabo públicamente, Padre, [...] porque has escondido estas cosas de los sabios e intelectuales y las has revelado a los pequeñuelos” (Mateo 11:25). Jehová concede a las personas sinceras y humildes comprender sus propósitos y personalidad (1 Corintios 1:26-28). Ahora que nos hemos refugiado en él, nos enseña para nuestro bien, para que vivamos del mejor modo posible. Por lo tanto, aprovechemos toda oportunidad de acercarnos a Jehová y valoremos las numerosas dádivas que nos ha hecho para que lleguemos a conocerlo más profundamente.
--------------
El Reino es un gobierno que regirá todo el planeta, pero no desde una capital terrestre, sino desde el cielo; de ahí que Jesús lo llamara “el reino de los cielos” (Mateo 11:12).

Mateo 12


Jesús explicó que los sacerdotes y los levitas no eran culpables de ningún delito por trabajar en el templo los sábados. De modo que Jesús, el Sumo Sacerdote del gran templo espiritual de Dios, tampoco violaba la ley del sábado al cumplir la labor que su Padre le había asignado (Mat. 12:5, 6).
--------------
Jesús confirmó que el cielo es la morada de Dios cuando se refirió a Jehová como “mi Padre que está en el cielo” (Mateo 12:50). ¿De qué “cielo” estaba hablando? No podía ser la atmósfera terrestre, a la que aludió cuando dijo: “Observen atentamente las aves del cielo” (Mateo 6:26). Sabemos que Jehová no vive dentro de nuestra atmósfera porque la Biblia afirma sobre él: “Hay Uno que mora por encima del círculo de la tierra” (Isaías 40:22). Entonces, ¿vive en algún lugar del espacio exterior? Pensar que Jehová vive dentro del universo porque él lo ha creado sería como esperar que un carpintero viviera dentro de un armario fabricado por él. El rey Salomón subrayó esta idea cuando le dedicó a Jehová el templo de Jerusalén. “¿Verdaderamente morará Dios sobre la tierra? —preguntó—. ¡Mira! Los cielos, sí, el cielo de los cielos, ellos mismos no pueden contenerte; ¡cuánto menos, pues, esta casa que yo he edificado!” (1 Reyes 8:27.) Queda claro, por tanto, que Jehová no vive en el universo físico. Ese lugar inmaterial en el que Jesús vivía junto a Dios es lo que la Biblia llama “cielo”.
--------------
JESÚS dijo en una ocasión: “De la abundancia del corazón habla la boca” (Mateo 12:34). Y es cierto: cuando algo nos importa de verdad, a todos nos gusta hablar de ello. Por eso, a juzgar por lo que Jesús enseñó durante su ministerio, sabemos que uno de sus mayores intereses era el Reino de Dios.
--------------
Satanás y sus demonios quieren que dejemos de predicar, y por ello tratan de perturbar la paz de las familias y las congregaciones. Como saben que las divisiones internas son destructivas, se dedican a sembrar discordia (Mat. 12:25). Si queremos combatir su malévola influencia, debemos seguir este consejo de Pablo: “El esclavo del Señor no tiene necesidad de pelear, sino de ser amable para con todos” (2 Tim. 2:24).
--------------
¿Perdió el ánimo Maria (la madre de Jesus, creyendo que era imposible que sus hijos cambiaran y se hicieran creyentes? Desde luego que no. En cierta ocasión, Jesús entró a una casa en Galilea para comer, y una multitud se reunió para oírle predicar. ¿Y quiénes fueron a visitarlo? Su madre y sus hermanos. Por lo visto, como Jesucristo se encontraba cerca de su casa, ella había tomado a sus otros hijos y había salido a verlo, tal vez con la esperanza de que estos pusieran fe en él (Mateo 12:46, 47).
--------------
Las Escrituras indican que Satanás es “el gobernante de los demonios” (Mateo 12:24). Es como el jefe de una gran red criminal que controla todo un imperio sin revelar su identidad. En efecto, Satanás se vale de una organización clandestina compuesta por demonios para controlar a las personas sin que la mayoría se dé cuenta.
--------------
Uno de los campos en que Timoteo debía dar el ejemplo era en su manera de hablar. ¿Cómo podemos manifestar nuestro progreso en este aspecto? Nuestras palabras dicen mucho de nosotros. Con razón Jesús dijo que “de la abundancia del corazón habla la boca” (Mat. 12:34).
--------------
Si amamos a nuestro Padre, querremos cumplir lo que él nos pide. Esta es una de las razones por las que damos testimonio de su nombre y su Reino, labor que además redunda en beneficio para nuestros oyentes. Cuando participamos en esta obra porque nos nace del corazón, demostramos que los motivos por los que obedecemos a Dios son puros (Mat. 12:34).
--------------
A diferencia de los mesías falsos, no andaba pregonando a los cuatro vientos que él era el Mesías. En ocasiones hasta le dijo a la gente que no comentara con otros quién era él ni lo que había hecho (Mat. 12:15-21). Quería que cada uno decidiera por sí mismo si lo seguiría o no a partir de lo que observara. Por otra parte, Jesús nunca les exigió a sus discípulos que fueran perfectos como los ángeles con los que había vivido en el cielo.
--------------
El evangelista Mateo usó estas palabras de Isaías para referirse a Jesús: “No quebrantará ninguna caña cascada, y no extinguirá ninguna mecha de lino que humea” (Mat. 12:20; Isa. 42:3). Mientras vivió en la Tierra, Jesús fue compasivo con los humildes y los oprimidos. Por decirlo así, no extinguió la última chispa de vida de alguien que era como la mecha de una lámpara de aceite a punto de apagarse. Más bien, cuidó tiernamente de quienes sufrían para devolverles la llama de la vida.
--------------
Los líderes religiosos judíos del siglo primero que se opusieron con malicia a Jesucristo pecaron contra el espíritu santo. Ellos veían el espíritu de Dios en acción cuando Jesús realizaba milagros que honraban a Jehová, y sin embargo, atribuían el poder de Cristo a Satanás. Según Jesús, los que blasfemaban de ese modo contra el espíritu santo de Dios cometían un pecado que no se perdonaría “en este sistema de cosas ni en el venidero” (Mateo 12:22-32). Blasfemar es emplear expresiones difamatorias, injuriosas o insultantes contra las personas o cosas sagradas. Como el espíritu santo procede de Dios, hablar contra ese espíritu es lo mismo que hablar contra Dios. Quienes hacen tal cosa y no se arrepienten no reciben perdón.

Mateo 13


“En cuanto al que se sembró entre los espinos, este es el que oye la palabra, pero la inquietud de este sistema de cosas y el poder engañoso de las riquezas ahogan la palabra, y él se hace infructífero” (Mat. 13:22). Sin duda, los planes que anteponen las metas materialistas a las espirituales pueden ahogar los deseos de servir a Dios.
--------------
Mat. 13:22… ¿Qué nos ayuda a no caer en esta trampa? Contentarnos con lo esencial y vivir como residentes temporales en este sistema. Esta actitud nos permite mantener el ojo “sencillo”, es decir, “enfocado” o mirando “en una sola dirección”. Así es, centramos la mirada en el Reino de Dios y anteponemos sus intereses a todo lo demás.
--------------
¿Qué significa el que se junte y queme la mala hierba? (Mat. 13:40.) El desenlace que les espera a los falsos cristianos. El que sean arrojados a un horno de fuego simbólico indica que van camino a la destrucción eterna (Rev. 20:14; 21:8). Estos impostores serán exterminados durante la “gran tribulación”
--------------
¿Cómo se reúne en el granero el trigo simbólico de la parábola de Jesús? (Mat. 13:30.)
Se ha estado reuniendo el trigo simbólico durante la mayor parte de la conclusión del sistema de cosas. En efecto, los hijos del Reino —los cristianos ungidos— son traídos al granero de Jehová cuando se les introduce en la congregación cristiana restaurada o cuando reciben su recompensa celestial.
--------------
Jesús les advirtió a sus discípulos que Satanás quiere impedir que la gente conozca a Dios. Él dijo: “Cuando alguien oye la palabra del reino, pero no capta el sentido de ella, el inicuo viene y arrebata lo que se sembró en su corazón” (Mateo 13:19).
--------------
Hablando de nuestros días, Jesús dijo que “en la conclusión del sistema de cosas” los ángeles separarían “a los inicuos de entre los justos” (Mat. 13:37-43, 49). Los ángeles participan en la obra final de reunir y sellar a los ungidos (léase Mateo 24:31; Rev. 7:1-3). Además, los ángeles acompañarán a Jesús cuando separe a “las ovejas de las cabras”.
--------------
Pensemos, por ejemplo, en María, la madre de Jesús. Además de todas sus faenas domésticas, tenía que elaborar suficiente pan para alimentar a su esposo, cinco hijos varones y al menos dos hijas (Mateo 13:55, 56). Así que, al igual que otras mujeres judías, María trabajaba intensamente para preparar el pan de cada día.
--------------
Mateo 13:51, 52. Captar el sentido de las verdades del Reino conlleva la responsabilidad de dar a conocer esos tesoros al prójimo.
--------------
Los ángeles pueden intervenir para sacar del pueblo de Jehová a quienes hacen tropezar a otros (Mateo 13:41). Y aunque en el momento no nos demos cuenta de ello, eliminan obstáculos que pueden entorpecer nuestro servicio a Dios y nos protegen de cosas que pudieran afectar nuestra relación con él. Más importante aún, nos dirigen en la proclamación de las “buenas nuevas eternas” a todas las personas, incluidas las que viven en lugares donde es muy peligroso predicar
--------------
¿Cómo podemos beneficiarnos del ánimo que brindan las reuniones cristianas? Una forma de lograrlo es poniendo en práctica el consejo de Jesús: “Presten atención a cómo escuchan”. La gente que verdaderamente deseaba aprender prestaba mucha atención a Jesús. Le pedían que explicara sus ilustraciones y, como recompensa, adquirían una comprensión más profunda (Mateo 13:10-16).
--------------
La preocupación por las posesiones —“la inquietud de este sistema de cosas y el poder engañoso de las riquezas”— podía dañar la espiritualidad de quienes oyeron a Jesús (Mateo 13:22). Jesús recordó a sus seguidores que su Padre celestial conocía todas sus necesidades. Dios los cuidaría tal como cuida de “las aves del cielo”. En vez de permitir que la inquietud los abrumara, debían hacer todo lo posible por atender sus necesidades y luego dejar la situación con toda confianza en manos de Jehová.
--------------
En su afán de impedir que los siervos de Jehová obtengamos nuestra recompensa, Satanás hoy hace lo indecible. Pero no tiene que echar mano de nuevas estrategias. Actúa igual que cuando los israelitas se hallaban por primera vez ante la Tierra Prometida: siembra el temor y la duda valiéndose de amenazas, burlas y persecución. Y esa treta le da resultados con algunos cristianos (Mateo 13:20, 21).
--------------
¡Qué maravilla poder aprender directamente de Jesús! Enseñaba tan bien que, cuando tomó la palabra en la sinagoga de su pueblo, la gente se quedó atónita y dijo: “¿Dónde consiguió este hombre esta sabiduría y estas obras poderosas?” (Mateo 13:54). Hoy en día, cuando leemos los relatos sobre la vida y ministerio de Jesús, también aprendemos muchas cosas de él, entre ellas a ser una fuente de refrigerio, o alivio. Fijémonos, por lo tanto, en el extraordinario ejemplo que dio al hacer comentarios constructivos y ayudar al prójimo.

Mateo 14


En una ocasión, cuando Jesús hizo que anduviera con él sobre el agua, el apóstol se puso a “mirar a la tempestad de viento”, con lo que se asustó y comenzó a hundirse (Mateo 14:30). El ejemplo de Pedro nos enseñan una valiosa lección: para conservar el valor, no debemos pensar mucho en lo que pueda pasarnos. Necesitamos fijar la atención en la Fuente de nuestra esperanza y poder.
--------------
JESÚS se consideraba el Hijo de Dios, y no el Dios todopoderoso. Porque si él era Dios, ¿a quién le oraba cuando estaba en la Tierra? (Mateo 14:23; 26:26-29.) ¿Estaría fingiendo orarle a alguien diferente? Es evidente que no.
--------------
El sentimiento que mueve a los misericordiosos es su compasión por los demás. Jesús, por ejemplo, alivió milagrosamente el sufrimiento de muchas personas debido a que se apiadó de ellas (Mat. 14:14). Una manera en que podemos mostrar misericordia es perdonando a quienes pecan contra nosotros, tal como Jehová perdona misericordiosamente a quienes se arrepienten de sus faltas.
--------------
Jesús, quien era perfecto, tomó medidas concretas para satisfacer su necesidad de reflexionar a solas, alejado del clamor de las multitudes, en lugares aislados como montañas y desiertos (Mat. 14:23; Luc. 4:42; 5:16).
--------------
Incluso algunos discípulos de Jesús tuvieron dudas en ocasiones (Mateo 14:30). La Biblia dice que la falta de fe es “el pecado que fácilmente nos enreda” (Hebreos 12:1). Y el apóstol Pablo declaró: “La fe no es posesión de todos” (2 Tesalonicenses 3:2). Claro, eso no significa que haya personas incapaces de cultivarla. Lo que ocurre es que muchas no hacen nada por conseguirlo. Pero cuando alguien se esfuerza por tener fe, Dios le ayuda a lograrlo.
--------------
La Biblia dice que Jesús “extendiendo la mano, lo asió a Pedro, y le dijo: ‘Hombre de poca fe, ¿por qué cediste a la duda?’” (Mat. 14:28-31). Si alguno de nuestros hermanos parece perder la fe, démosle la mano y tratemos de fortalecerlo. De este modo imitaremos la manera apacible en que Jesús trató a Pedro.
--------------
Tanto Pedro como los demás discípulos reconocen admirados: “Verdaderamente eres Hijo de Dios” (Mateo 14:33). Después de esta impactante experiencia, Pedro de seguro se sintió muy agradecido. Esa noche aprendió a confiar más en Jehová y Jesús, dejando a un lado sus dudas y temores.
--------------
Jesús solía buscar oportunidades para orar a solas, lejos de las multitudes (Mat. 14:13; Luc. 5:16; 6:12). También nosotros necesitamos esos momentos. Cuando oramos en calma y sin distracciones, es más fácil tomar decisiones que agraden a Dios y que contribuyan a nuestro bienestar espiritual.
El espíritu de sacrificio de Jesús, lo motivó a entregarse por completo a servir y ayudar al semejante. Y lo hizo con gusto, aunque le quedara poco tiempo para sí mismo (Mat. 14:13, 14; 20:28). Sin importar lo ocupado que estuviera, siempre apartaba tiempo para orar a su Padre celestial (Luc. 6:12). Podemos estar seguros de que Jehová valoró la adoración que le rindió Jesús.
--------------
Las oraciones privadas son un excelente indicativo de cuánto amamos a Dios y confiamos en él. No sorprende, por tanto, que Jesús buscara a menudo lugares solitarios para orar. En una ocasión “subió solo a la montaña a orar”, y antes de escoger a los doce apóstoles, se pasó toda la noche orando en completa soledad (Marcos 1:35; Mateo 14:23) Imagínese la atención con que Jehová debió de escuchar las oraciones sinceras de su Hijo.
--------------
Jesús es un ejemplo perfecto de alguien que tuvo una actitud equilibrada sobre el placer. Él se entregó por completo a cumplir la voluntad divina, y nunca se tomó un descanso en cuanto a seguir las leyes y los principios de Dios. De hecho, atendía las necesidades de otras personas hasta cuando se sentía cansado (Mateo 14:13, 14).
--------------
Recordemos lo que hizo Jesús para alimentar a un grupo considerable de personas que acudió a él: multiplicó unos pocos panes y pescados. El relato no dice que les diera vino milagrosamente, aunque sabemos que él podía haberlo hecho (Mateo 14:14-21). Si usted decide ofrecer bebidas alcohólicas en una reunión social, sea moderado en cuanto a la cantidad y asegúrese de que haya opciones atrayentes para los que prefieran no tomar alcohol.
Y cuando estuvo en la Tierra, trató con bondad y consideración a todos sus semejantes (Mat. 15:29-37). No obstante, tenía clara en su mente la línea divisoria entre la simple cordialidad y la amistad verdadera. Se llevaba bien con las personas en general, pero únicamente entablaba relaciones estrechas con quienes cumplían con una condición. ¿Cuál? La misma que les señaló a sus once apóstoles fieles: “Ustedes son mis amigos si hacen lo que les mando”

Mateo 15


JESÚS dijo que los cristianos auténticos se diferenciarían de los falsos por su fruto, es decir, por sus obras y enseñanzas (Mat. 7:15-17, 20). Y es que, inevitablemente, lo que entra en la mente y el corazón de las personas determina lo que estas producen (Mat. 15:18, 19). Así, quienes aprenden mentiras religiosas dan “fruto inservible”, mientras que quienes aprenden la verdad dan “fruto excelente”.
--------------
Está claro, entonces, que Dios no acepta ninguna religión que contradiga lo que enseña la Biblia. De ahí que Jesús aplicara a los líderes religiosos hipócritas las siguientes palabras de Dios: “En vano siguen adorándome, porque enseñan mandatos de hombres como doctrinas” (Mateo 15:9).
--------------
Aun si en el primer siglo ya había judíos que no pronunciaban el nombre de Dios, es obvio que Jesús no pudo ser uno de los que seguían esa tradición. A fin de cuentas, él criticó duramente a los líderes religiosos que habían “invalidado la palabra de Dios a causa de su tradición” (Mateo 15:6).
--------------
Jesús le daba gracias a su Padre por la comida. Por ejemplo, le agradeció el pan y el vino que usó al instituir la Cena del Señor (Mat. 15:36; Mar. 14:22, 23). Del mismo modo, nosotros debemos agradecer los alimentos, pero, además, debemos darle “gracias [...] por sus maravillosas obras [a favor de] [...] los hombres”, por sus “justas decisiones judiciales” y por su palabra, es decir, el mensaje que contienen las Escrituras (Sal. 107:15; 119:62, 105).
--------------
A la hora de enseñar, Jesús también puso en práctica lo que había aprendido. Cuando comparamos su manera de enseñar con la de los líderes religiosos judíos, vemos claramente que la de él era superior. Los escribas y fariseos “[habían] invalidado la palabra de Dios a causa de su tradición”. En cambio, Jesús nunca difundió sus propias ideas, sino las de su Padre (Mat. 15:6; Juan 14:10). Lo mismo debemos hacer nosotros.
--------------
Los cristianos sabemos que la voluntad de Dios “es que hombres de toda clase se salven y lleguen a un conocimiento exacto de la verdad” (1 Tim. 2:3, 4). Este hecho destaca la importancia de que leamos la Biblia y nos esforcemos por “capt[ar] el sentido” de ella (Mat. 15:10). Algo que nos ayudará a alcanzar ese objetivo es estudiar la Biblia con el ánimo de aprender.
--------------
Jesús indicó que el respeto que sentimos por Jehová debe venir del interior. Al dirigirse a un grupo de personas que no adoraban a Dios con sinceridad, Jesús citó estas palabras de su Padre: “Este pueblo me honra con los labios, pero su corazón está muy alejado de mí” (Mat. 15:8). Por lo tanto, tengamos presente que el respeto sincero a Jehová nace de un corazón lleno de amor por él (1 Juan 5:3).
--------------
quienes alteran lo que dice la Biblia se convierten en mentirosos espirituales, los mentirosos más censurables de todos (Mateo 15:6-9). Por consiguiente, agradezcamos sinceramente pertenecer a una organización que tiene profundo respeto a la Palabra de Dios.
--------------
Jesús paso por alto esas críticas y siguio efectuando su obra (Mateo 15:14). Sabía que nunca se ganaría la aprobación de sus enemigos, puesto que “el mundo entero yace en el poder del inicuo” (1 Juan 5:19). Hoy día afrontamos el mismo desafío. No tenemos razón para intimidarnos cuando los detractores dominados por el odio esparcen mentiras acerca de nosotros (Mateo 5:11).
--------------
¿Por qué emprender un derrotero que acabe en adulterio, acariciando ideas inmorales? Del corazón proceden la fornicación y el adulterio, dijo Jesús (Mateo 15:18, 19). Lo prudente es que salvaguardemos el corazón (Proverbios 4:23).

Mateo 16


No es fácil llevar la carga que implica ser discípulo de Cristo. Se requiere un gran esfuerzo para mantenerse fiel (Mat. 16:24-26; Luc. 13:24). Pero si nos agotamos, Jehová puede darnos energías mediante su espíritu.
--------------
Todos los cristianos, sean o no ungidos, deben cumplir este mandato de Jesús: “Si alguien quiere venir en pos de mí, repúdiese a sí mismo y tome su madero de tormento y sígame de continuo” (Mat. 16:24). De hecho, ese es el espíritu con el que adoran a Dios y siguen a Cristo millones de personas que anhelan vivir en el Paraíso. En lugar de regirse por la ley del mínimo esfuerzo, hacen tanto como les permiten sus posibilidades. Muchos simplifican su vida y emprenden el precursorado auxiliar o regular.
--------------
“¡Ponte detrás de mí, Satanás! Me eres un tropiezo, porque no piensas los pensamientos de Dios, sino los de los hombres” (Mateo 16:23; Marcos 8:32, 33). Todos podemos aprender mucho de la respuesta de Jesús. Admitámoslo: es muy fácil que nuestra mentalidad humana desplace a la espiritual. Y si no vigilamos nuestros comentarios, sin quererlo podríamos ponernos del lado de Satanás, aun cuando nuestra intención sea contribuir a la voluntad de Dios.
--------------
Pese a todo, algunos insisten en que Pedro significa “roca” y que, por tanto, Jesús estaba identificándolo como la “masa rocosa”. Sin embargo, el nombre de Pedro y la palabra que se traduce “masa rocosa” en Mateo 16:18 son dos términos griegos diferentes y no significan lo mismo. El nombre de Pedro es un sustantivo masculino que significa “trozo de roca” o “piedra”, mientras que el término que se traduce “masa rocosa” es un sustantivo femenino. Entonces, ¿cómo han de entenderse las palabras de Jesús? Es como si hubiera dicho: “Tú, a quien he llamado Pedro (es decir, ‘Piedra’ o ‘Trozo de roca’), has captado la verdadera identidad de la ‘masa rocosa’, el Cristo, quien será el fundamento de la congregación cristiana”. Sin duda, para Pedro fue un gran honor participar en la revelación de esa importante verdad.
--------------
Jesús les mostró a sus discípulos la forma de vivir que da más alegrías: “Si alguien quiere venir en pos de mí, repúdiese a sí mismo” (Mat. 16:24). Cuando nos repudiamos —es decir, cuando renunciamos al control sobre nuestra vida—, nos acercamos al Dios de amor. ¿Podríamos estar en mejores manos?
Quienes se dedican a Jehová y viven conforme a su voluntad son más felices que quienes consagran su vida al servicio de algún ser humano o al logro de un objetivo, como el de hacerse ricos.
--------------
¿Qué nos ayudará a asumir nuestras obligaciones cristianas sin poner excusas? Lo primero es meditar a menudo en el voto de dedicación que le hicimos a Jehová. En esencia, le prometimos que lo más importante en nuestra vida sería hacer su voluntad, y sin duda queremos cumplir esa promesa (Mateo 16:24). Por eso, pausemos de vez en cuando y preguntémonos: “¿Estoy hoy igual de decidido a cumplir con mi dedicación que el día de mi bautismo? ¿O ha ido debilitándose esa resolución con el paso de los años?”.
--------------
Durante el ministerio terrestre de Jesús existían muchos grupos religiosos, como los fariseos y los saduceos. De hecho, estos dejaron a un lado sus diferencias y se unieron para atacar a Jesús y tramar su asesinato. Sin embargo, Jesús no quería que sus seguidores se mezclaran con otros grupos. Por eso les ordenó que “se guardaran [...] de la enseñanza de los fariseos y saduceos” (Mateo 16:12).
--------------
Cuando Jesús le entregó a Pedro “las llaves del reino de los cielos”, lo hizo en presencia de otros discípulos (Mat. 16:13-19). De la misma manera, en algunos casos sería bueno que la congregación supiera quién es el responsable de cierta tarea.
--------------
Una manera en que la educación divina nos prepara para el día de Jehová es ayudándonos a establecer nuestras prioridades. Si damos prioridad a los asuntos espirituales, estableceremos “un fundamento excelente para el futuro” (1 Tim. 6:17-19). Ese espíritu de sacrificio refleja sabiduría, pues como dijo Jesús, “¿de qué provecho le será al hombre si gana todo el mundo, pero lo paga con perder su alma?” (Mat. 16:26, 27). En vista de lo cerca que está el día de Jehová, cada uno de nosotros debe preguntarse: “¿Dónde estoy yo acumulando tesoros? ¿Soy esclavo de Dios, o de las riquezas?”
--------------
Los amigos de Jesús distaban de ser perfectos. En una ocasión, por ejemplo, Pedro adoptó una postura poco espiritual sobre cierto asunto (Mat. 16:21-23). Pero Jesús no perdía la paciencia, sino que los corregía con bondad una y otra vez (Mat. 20:20-28).
--------------
La mayoría de nosotros no hemos tenido que dejar atrás todas nuestras cosas para seguir a Jesús. Lo que sí tuvimos que hacer fue ‘repudiarnos a nosotros mismos’ para llegar a ser discípulos suyos y siervos devotos de Jehová (Mat. 16:24). Y esto nos ha traído muchas bendiciones (léase Mateo 19:29). Imitar el espíritu evangelizador de Cristo nos llena de satisfacción, sobre todo si contribuimos, aunque solo sea un poco, a que alguien conozca a Dios y a su amado Hijo.
--------------
Cuando se bautizó y fue ungido como Mesías, Jesús no perdió el interés por escuchar. Nunca estuvo tan inmerso en su labor de enseñar que se olvidara de prestar atención a sus oyentes. Muchas veces, hacía una pausa, les pedía su opinión y luego estaba pendiente de sus respuestas (Mateo 16:13-15).

Mateo 17


Debemos imitar la actitud que Jesús tenía hacia sus oyentes. De toda la gente que ha vivido, nadie ha tenido cosas más importantes que decir que Jesús. Sin embargo, él dedicó gran parte de su tiempo a hacer preguntas, pues le interesaba profundamente lo que pensaban y sentían sus oyentes (Mateo 17:24, 25; Marcos 8:27-29).
--------------
Jesús dijo a sus discípulos: “Si tienen fe del tamaño de un grano de mostaza, dirán a esta montaña: ‘Transfiérete de aquí allá’, y se transferirá, y nada les será imposible” (Mat. 17:20). En armonía con estas palabras, todos deberíamos preguntarnos: “¿Seguiría yo buscando primero la justicia de Dios aunque ello significara pasar por ciertas dificultades?”. Si no estamos seguros de que seríamos capaces de hacerlo, ¿por qué no les pedimos a otros hermanos que nos cuenten cómo los ha ayudado Jehová? Seguro que sus testimonios fortalecen nuestra fe.
--------------
Los discípulos le preguntaron al Maestro: “¿Por qué no pudimos expulsarlo nosotros?”. Él les respondió: “Por su poca fe. Porque en verdad les digo: Si tienen fe del tamaño de un grano de mostaza, dirán a esta montaña: ‘Transfiérete de aquí allá’, y se transferirá, y nada les será imposible” (Mat. 17:14-20). No cabe duda: la fe en Jehová es imprescindible para superar obstáculos comparables a montañas. Quien olvida este hecho y trata de resolver los problemas con sus propios recursos fracasa, lo que a su vez lo lleva a perder la confianza en sí mismo.
--------------
Cristo no solo hacía siempre recomendaciones claras, prácticas y fieles a los principios divinos, sino que enseñaba a sus discípulos a razonar basándose en tales principios (Mat. 17:24-27). Nunca olvidaba que tenían limitaciones ni esperaba perfección de ellos. Si los aconsejaba, era porque los amaba de verdad (Juan 13:1).
--------------
Jesús respetó todas las leyes, hasta el punto de pagar un impuesto que, siendo estrictos, no tenía por qué pagar (Mateo 17:24-27). Igualmente, tuvo cuidado de no excederse en su autoridad tomando decisiones en asuntos civiles que no le correspondían (Lucas 12:13, 14). Dicho en pocas palabras: Jesús respetaba al gobierno, pero no quería formar parte de él.
--------------
Mateo 17:20. Se necesita fe para superar los obstáculos que impiden el progreso espiritual, sobre todo si son tan grandes como montañas. Por lo tanto, esforcémonos siempre por fortalecer nuestra fe en Jehová y en sus promesas (Mar. 11:23; Luc. 17:6).
--------------
Además de ofrecer datos, Jesús ayudaba a razonar. Por ejemplo, en una ocasión preguntó: “¿Qué te parece, Simón? ¿De quiénes reciben los reyes de la tierra contribuciones o la capitación? ¿De sus hijos, o de los extraños?” (Mateo 17:25). Hoy, cuando damos clases de la Biblia, debemos permitir que la persona dé su opinión o explique el asunto que estemos analizando. Para ello tendremos que controlarnos, sobre todo si nos encanta explicar las verdades bíblicas.
--------------
Los pequeños necesitan sentir el amor e interés de sus progenitores. Jesús quiso saber lo que pensaban sus discípulos, así que los escuchó cuando le formularon preguntas y les pidió su opinión sobre algunos asuntos (Mateo 17:25-27). En realidad, prestar atención y mostrar interés sincero son aspectos fundamentales para dar una buena educación. El progenitor debe evitar la tendencia a desalentar a un niño inquisitivo diciéndole bruscamente: “Déjame en paz, ¿no ves que estoy ocupado?”.
--------------
Jesús conoció perfectamente lo que era la muerte cuando estuvo en la Tierra. Sintió el dolor de perder a personas cercanas y sabía muy bien que él mismo moriría de forma prematura (Mateo 17:22, 23). Pocos meses antes de su ejecución murió su buen amigo Lázaro. Lo que sucedió entonces nos permite comprender mejor la opinión de Jesús sobre la muerte. Es obvio que Jesús sabía que la muerte era como un sueño. Aunque nos cuesta trabajo comprender la naturaleza de la muerte, sí entendemos lo que es el sueño.

Mateo 18


Jesús dijo que Dios nos perdonará únicamente si perdonamos al prójimo (Mat. 18:21, 22, 35). Por eso, sea que tengamos que disculparnos o perdonar, hagámoslo cuanto antes. Así mantendremos vivo el amor, “vínculo perfecto de unión”, en la familia y en la congregación (Col. 3:14).
--------------
“Cualquiera que se humille como este niñito [o “se haga pequeño como este niño” (La Nueva Biblia Latinoamérica, 2005)], es el mayor en el reino de los cielos” (Mateo 18:1-4). En vez de adoptar el criterio del mundo, que mide el valor de la gente por su autoridad, riqueza y posición, los discípulos deben comprender que la verdadera grandeza depende de que uno “se haga pequeño” a los ojos de los demás. Si ellos desean que Jehová los bendiga y utilice, deben demostrar sincera humildad.
A los angeles se les dio la responsabilidad de ayudar a los siervos de Dios a mantener una buena relación con su Padre celestial. A eso se refería al advertir a sus discípulos que no hicieran nada que molestara la conciencia de sus hermanos, pues estos tienen “ángeles en el cielo [que] siempre contemplan el rostro de [su] Padre” (Mateo 18:10). Con estas palabras, no quiso decir que cada uno de sus seguidores tuviera un ángel de la guarda. Más bien, estaba destacando que estas criaturas espirituales al servicio de Dios están muy interesadas en los cristianos verdaderos.
--------------
A veces las Escrituras indican que “la congregación” debe tomar una acción judicial (Mat. 18:17). Pero en realidad, quienes toman dicha acción son los representantes de la congregación, los ancianos. Ellos no consultan a cada publicador para saber su opinión sobre cierto asunto antes de tomar una decisión. Más bien, desempeñan el trabajo que se les ha asignado y actúan en representación de la entera congregación.
--------------
Mat 18:1-4 A los discípulos de Jesús les gustaba destacar entre los demás, en parte por la imperfección humana y en parte por haberse criado en una religión que daba mucha importancia al prestigio y la posición social. Es fundamental que cultivemos la humildad, evitemos las tendencias pecaminosas y tengamos una visión equilibrada de los privilegios y las responsabilidades.
--------------
Cristo ya había advertido a sus discípulos de las consecuencias de hacer tropezar a ‘uno de estos pequeños que ponían fe en él’ (Mateo 18:6). Entonces, ¿qué nos dice de Jehová esta parábola? Que él es un Pastor que se interesa profundamente por cada miembro del rebaño, hasta por los “pequeños”, los que este mundo considera insignificantes. En efecto, a los ojos de Dios, cada uno de sus siervos es especial y valioso.
--------------
En este sistema, muchas personas dedican toda su existencia a hacerse ricos, pero una sola vida vale mucho más que todo el oro del mundo. Así lo recalcó Jesús en la parábola sobre la oveja perdida (Mat. 18:12-14). Nunca olvide este punto y siga esforzándose con toda urgencia por ayudar a las queridas ovejas de Jehová que se han descarriado.
--------------
Los ángeles pueden intervenir para sacar del pueblo de Jehová a quienes hacen tropezar a otros (Mateo 18:6, 10). Y aunque en el momento no nos demos cuenta de ello, eliminan obstáculos que pueden entorpecer nuestro servicio a Dios y nos protegen de cosas que pudieran afectar nuestra relación con él. Más importante aún, nos dirigen en la proclamación de las “buenas nuevas eternas” a todas las personas, incluidas las que viven en lugares donde es muy peligroso predicar (Revelación 14:6).
--------------
Pedro le había preguntado: “Señor, ¿cuántas veces ha de pecar contra mí mi hermano y he de perdonarle yo? ¿Hasta siete veces?”, y Jesús le había respondido: “No te digo: Hasta siete veces, sino: Hasta setenta y siete veces” (Mateo 18:21, 22). Como vemos, el misericordioso está dispuesto a perdonar “hasta setenta y siete veces”, o sea, sin límites.
--------------
Si usted ve que cierto juego le despierta la codicia o la agresividad, lo agota emocionalmente o le consume tiempo valioso, reconozca el daño espiritual que le causa y haga sin demora los cambios necesarios (Mateo 18:8, 9).
--------------
Jesús dijo: “Donde están dos o tres reunidos en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos”. Según el contexto, estas palabras se refieren a las ocasiones en que los superintendentes se reúnen para tratar problemas graves entre los hermanos; pero también son aplicables por extensión a nuestras reuniones (Mateo 18:20). Cada vez que los seguidores de Cristo nos reunimos en su nombre, él nos acompaña mediante el espíritu santo.
--------------
Si tu hermano comete un pecado, ve y pon al descubierto su falta entre tú y él a solas” (Mateo 18:15). Sea que usted haya ofendido a alguien o que alguien lo haya ofendido a usted, las palabras de Jesús recalcan que es necesario que usted hable del asunto sin demora con la otra persona. Y debe hacerlo “con espíritu de apacibilidad” (Gálatas 6:1). El objetivo de esa conversación no es proteger su imagen justificando sus acciones ni obligar a su adversario a disculparse, sino hacer las paces.
--------------
La lección que Jesús quiso que extrajésemos de este relato fue: “Del mismo modo también tratará mi Padre celestial con ustedes si no perdonan de corazón cada uno a su hermano” (Mateo 18:23-35).
Como seres humanos imperfectos cometemos numerosos errores. Hemos pecado tantas veces contra Dios que nunca podremos pagarle la inmensa deuda que hemos acumulado. Lo único que podemos hacer es suplicarle perdón. Ahora bien, Jehová Dios está dispuesto a pasar por alto todas nuestras faltas a condición de que les perdonemos a nuestros hermanos los pecados que cometen contra nosotros.
--------------
Para enseñar a sus discípulos a ser humildes en vez de orgullosos y competitivos, halló diversas maneras de reiterar el mismo principio: razonando, ilustrándolo y hasta demostrándolo (Mateo 18:1-4). Sin embargo, es de notar que Jesús nunca se impacientó. Del mismo modo, los padres tienen que buscar formas de enseñar las verdades básicas a sus hijos y repetir pacientemente los principios de Jehová hasta que los asimilen y los pongan en práctica.

Mateo 19


Jesús habló de Adán y Eva como personas reales. De hecho, se refirió a ellos cuando explicó las normas de Jehová sobre el matrimonio (Mateo 19:3-6). Si el relato de Génesis es una simple leyenda, Jesús sería un mentiroso o estaría engañado. Pero ambas alternativas son totalmente imposibles. Como dijimos, él vio desde el cielo todo lo que ocurrió. ¿Qué prueba puede haber que sea más convincente?
--------------
Algo que nos tranquiliza es saber que Jehová puede y quiere remediar las consecuencias del pecado y la muerte. Jesús aseguró: “Para Dios todas las cosas son posibles” (Mateo 19:26). Y sus principales cualidades —su amor, justicia, sabiduría y poder— son una garantía de que así lo hará (Revelación [Apocalipsis] 21:3-5).
--------------
“Lo que Dios ha unido bajo un yugo, no lo separe ningún hombre” (Mat. 19:6). Hasta el día de hoy, la clave para tener un matrimonio feliz es respetar profundamente a Jehová. Hallamos un magnífico ejemplo de esta actitud en el caso de los padres que Jesús tuvo en la Tierra.
--------------
Jehová Dios se propuso que los hijos dejaran la casa algún día pero que la unión entre el marido y la mujer durara toda la vida (Mateo 19:3-9). Sin duda, el que una pareja primeriza asimile esta idea les ayudará a mantener sus prioridades en la debida perspectiva.
--------------
Algunos recién casados creen erróneamente que como la Biblia dice que son “una sola carne”, los dos han de tener la misma opinión y personalidad (Mateo 19:5). Sin embargo, no tardan en descubrir que esa idea no es realista. Al poco tiempo, sus diferencias provocan frecuentes discusiones. Hay que reconocer que nadie es igual a otro.
--------------
Jesús indicó que solo hay una razón válida para el divorcio: “Cualquiera que se divorcie de su esposa, a no ser por motivo de fornicación [relaciones sexuales fuera del matrimonio], y se case con otra, comete adulterio” (Mateo 19:9). Dios odia que alguien recurra al engaño y la traición para divorciarse. Él pedirá cuentas a quienes abandonan a sus cónyuges por razones de poco peso, sobre todo si es con la intención de casarse con otra persona (Malaquías 2:13-16; Marcos 10:9).
--------------
Cuando un cónyuge comete adulterio, no solo peca contra su pareja, sino también contra Jehová (Mat. 19:4-9; Heb. 13:4). Si la parte inocente se ha esforzado por vivir de acuerdo con los principios bíblicos, no tiene por qué echarse la culpa por la infidelidad.
--------------
Recuerden que Dios ve a los cónyuges como “una sola carne” (Mateo 19:3-6). Para él, ninguna otra relación humana es más importante que la que existe entre un hombre y su esposa. Y hay algo fundamental para mantener fuerte ese vínculo: una buena comunicación.
--------------
La Biblia dice que el esposo “se adherirá a su esposa, y los dos serán una sola carne”, mientras que no dice nada parecido de la relación entre padres e hijos (Mateo 19:5). Es más, Jehová describe a la esposa como un complemento, o compañera, del esposo (Génesis 2:18). Sin embargo, en ningún momento dice que un hijo sea el “complemento” de sus padres. Así pues, el hombre que trata a su esposa como si fuera su hija no estaría respetando las instrucciones divinas.
--------------
El éxito de la predicación del Reino y el crecimiento y prosperidad espirituales del pueblo de Jehová pueden considerarse un milagro. Sin el apoyo de Dios, sin la guía y protección que da a su pueblo, la obra de predicar no podría llevarse a cabo (Mateo 19:26). Pero como el espíritu santo está impulsando el corazón de personas vigilantes y dispuestas a servir a Dios, podemos estar seguros de que la predicación llegará a su feliz culminación.
--------------
En vista de la asignación que Jesús recibió, es comprensible que no se casara. Por otra parte, él mismo dijo a sus discípulos que algunos de sus seguidores también decidirían quedarse solteros (Mat. 19:10-12). Y Jesús indicó que para aprovechar la soltería, hay que aceptar ese estado, “hacer lugar” para él en la mente y el corazón. Sin embargo, su loable sacrificio no tiene por qué impedirles disfrutar de la vida a plenitud.
--------------
“En la re-creación, cuando el Hijo del hombre se siente sobre su trono glorioso, ustedes los que me han seguido también se sentarán sobre doce tronos” (Mateo 19:28). Así pues, cuando Jesús y sus seguidores gobiernen, realizarán una “re-creación”. En otras palabras, restaurarán la Tierra a las mismas condiciones perfectas en las que Adán y Eva vivían antes de pecar.

Mateo 20


Tras la rebelión que tuvo lugar en Edén, tanto Adán y Eva como todos sus descendientes fueron condenados a muerte. Pero Dios, en su gran amor, envió a su Hijo a la Tierra para darnos una esperanza por medio de un “rescate” (Mateo 20:28). ¿En qué consiste ese rescate? Él entregó su vida para rescatar a la humanidad del pecado. De este modo dio a las personas fieles la posibilidad de obtener el perdón divino y recibir en el futuro el tipo de vida que Adán y Eva tenían en Edén antes de pecar (1 Corintios 15:22, 45; Juan 3:16). Por lo tanto, Jesús vino a la Tierra para garantizar que el propósito de Dios se haga realidad.
--------------
La madre de Santiago y Juan —dos de sus discípulos más queridos— le pidió: “Di la palabra para que estos dos hijos míos se sienten, uno a tu derecha y uno a tu izquierda, en tu reino” (Mateo 20:21). Si ella hubiera pensado que el Reino solo existía en el corazón de sus hijos, su petición no habría tenido sentido. Pero sabía que el Reino sería un gobierno dirigido por Cristo, y quería que sus hijos formaran parte de él.
--------------
Desde tiempos bíblicos, los contratos han resultado muy útiles (Mat. 20:1, 2, 8). Así, al iniciar un negocio o al comenzar a trabajar para alguien, firmar un contrato protege a las partes involucradas. Como hemos visto, las relaciones humanas —trátese de amistades, matrimonios o acuerdos de negocios— se fortalecen con el sentido de compromiso.
--------------
jesús sabía que el mejor camino era servirle y dar a conocer su verdad. Y comprendía que ese camino lo llevaría a morir en medio de terribles sufrimientos (Mat. 20:18, 19; Heb. 4:15). Pero también tenía muy claro que dirigir su vida en cualquier otra dirección hubiera sido una elección egoísta y miope. Con su conducta nos dejó un modelo perfecto de lealtad a Jehová.
--------------
“Esto de sentarse a mi derecha y a mi izquierda no es cosa mía darlo, sino que pertenece a aquellos para quienes ha sido preparado por mi Padre.” (Mateo 20:23.) Si Jesús realmente fuera Dios, su respuesta habría sido una mentira descarada. Pero él no quería engañar a nadie, sino dejar clara una realidad: que la autoridad divina era superior a la suya. Y así demostró dos cosas: primero, que era humilde, y segundo, que no era Dios.
--------------
Mateo 20:13, 14. ¿Qué aprendemos de este relato? Que no debemos compararnos con los demás. “Las comparaciones siempre son odiosas: lo único que hacen es robarnos la alegría —destacó el orador—. O peor aún, pueden hacer que abandonemos nuestro ministerio y dejemos este maravilloso servicio que damos a Dios.”
--------------
A diferencia de los gobernantes de este mundo, que suelen disfrutar de muchos privilegios a costa de los ciudadanos, Jesús se sacrificó por toda la humanidad (Mat. 20:28).
--------------
Jesús, por supuesto, también fue profeta, pues hizo muchas predicciones. Por ejemplo, habló de su propia muerte y predijo dónde, cómo y a manos de quién moriría (Mat. 20:17-19). Además, para sorpresa de quienes lo escuchaban, Jesús profetizó la destrucción de Jerusalén y de su templo (Mar. 13:1, 2). Y algunas de sus profecías se están cumpliendo en nuestro tiempo (Mat. 24:3-41).
--------------
Mat. 20:20-28.. Si meditamos en la humildad de Jesús, nos será más fácil comportarnos “como uno de los menores” en la congregación (Luc. 9:46-48). Y esto, a su vez, aumentará la unidad entre nosotros. Al igual que el padre de una gran familia, Jehová quiere que sus hijos se lleven bien, que “moren juntos en unidad”
--------------
Mat 20:20-28. A los discípulos de Jesús les gustaba destacar entre los demás, en parte por la imperfección humana y en parte por haberse criado en una religión que daba mucha importancia al prestigio y la posición social. Es fundamental que cultivemos la humildad, evitemos las tendencias pecaminosas y tengamos una visión equilibrada de los privilegios y las responsabilidades.
--------------
“Los misericordiosos” sienten ternura y compasión por los desfavorecidos y los tratan con consideración. Jesús alivió milagrosamente el sufrimiento de las personas porque se sintió “enternecido” y “se compadeció” de ellas (Mat. 20:34). La compasión y la consideración también nos impulsan a nosotros a actuar con misericordia (Sant. 2:13).
--------------
En la primavera del año 33 llegó el momento de permitir que el Adversario magullara en el talón al Hijo del hombre (Mateo 20:18, 19; Lucas 18:31-33). Los Evangelios relatan con claridad cómo Satanás manipuló a la gente —Judas Iscariote, los sacerdotes principales, los escribas, los fariseos y los romanos, entre otros— para que se condenara a Jesús y se le sometiera a una muerte horrible en un madero de tormento (Hechos 2:22, 23).

Mateo 21


Dios no favorece hoy a ninguna nación en particular. Al rechazar a Jesús como Mesías, la nación de Israel dejó de actuar como representante de Dios y, por tanto, de ejecutar sentencias en Su nombre (Mateo 21:42, 43). A partir de ese momento, Israel pasó a ser una nación como otra cualquiera (Levítico 18:24-28). Desde entonces, ninguna nación tiene derecho a afirmar que cuenta con el respaldo divino en una guerra.
--------------
En el siglo I, Dios le quitó a la nación de Israel el privilegio de ser sus testigos para concedérselo a otra que produjera los frutos del Reino (Mateo 21:43). ¿Cuál fue esa nación? La congregación de cristianos ungidos por espíritu santo. El apóstol Pedro profetizó que esta “nación santa” declararía en público las excelencias de Jehová (1 Pedro 2:6-9).
--------------
Cuanto más aprendemos de Jehová y su voluntad, más crece nuestra fe. Esta es otra condición imprescindible para que Dios nos escuche, pues Jesús dijo: “Todas las cosas que pidan en oración, teniendo fe, las recibirán” (Mateo 21:22). Aunque tener fe implica creer en algo que no se ve, no equivale a ser crédulos: la fe de la que hablaba Jesús está bien fundamentada en pruebas.
--------------
Jesús, vez tras vez dirigía la atención de sus oyentes a las Escrituras. A menudo presentaba algún punto importante diciendo: “Está escrito” (Mat. 21:13). Jesús citó de más de la mitad de los libros de las Escrituras Hebreas, ya fuera directa o indirectamente. Como él, nosotros basamos nuestro mensaje en la Biblia y tratamos de usarla en el ministerio siempre que podemos.
--------------
“El Israel de Dios” es la propiedad especial de Dios, pues sí ha producido fruto, el fruto del Reino mesiánico (Mat. 21:43). Aunque los miembros de esta nación espiritual son quienes forman parte del nuevo pacto, no son los únicos beneficiarios: también hay incontables multitudes, incluidos millones de personas que ahora duermen en la muerte, que recibirán bendiciones eternas gracias a ese pacto inigualable.
--------------
Jesús demostró que era un hombre muy valiente. Con la autoridad que le daba el hecho de ser el Hijo de Dios, “entró en el templo y echó fuera a todos los que vendían y compraban en el templo, y volcó las mesas de los cambistas y los bancos de los que vendían palomas” (Mat. 21:12). La valentía de Jesús era real, no simple bravuconería. Nacía de su fe en Dios. Y así debe ser también en nuestro caso (Mar. 4:40). ¿Cómo podemos tener verdadera fe? De nuevo, Jesús fija el modelo a seguir. Él conocía a fondo los escritos sagrados y tenía plena confianza en su contenido. Su arma no era una espada literal, sino la espada del espíritu, la Palabra de Dios.
--------------
Jesús tampoco tuvo reparos en elogiar a los más jóvenes. Cuando ciertas personas criticaron a unos muchachos por expresar abiertamente su fe en Jesús, él las censuró diciéndoles: “¿Nunca leyeron esto: ‘De la boca de los pequeñuelos y de los lactantes has proporcionado alabanza’?” (Mateo 21:15, 16).
--------------
Jesús, el maestro más grande que ha pisado la Tierra, siempre basó sus enseñanzas en las Escrituras (Mat. 21:13). En vez de enseñar sus propias ideas, habló en nombre de Aquel que lo había enviado (Juan 7:16-18). Y ese es el ejemplo que imitamos. De modo que todo lo que digamos al predicar de casa en casa o al dirigir estudios bíblicos debe centrarse en la Palabra de Dios (2 Tim. 3:16, 17).
--------------
Mat. 21:28-31. Lo que cuenta para Jehová es que hagamos su voluntad. Por ejemplo, debemos participar con celo en la obra de predicar el Reino y hacer discípulos (Mat. 24:14; 28:19, 20).
--------------
¿qué término es más adecuado para referirse a los primeros 39 libros de la Santa Biblia? En vez de insinuar que esta sección de la Biblia estuviera anticuada, Jesucristo y sus seguidores la llamaron “las Escrituras” y “las santas Escrituras” (Mateo 21:42; Romanos 1:2). Por tanto, en armonía con dichas expresiones inspiradas, los testigos de Jehová llaman al “Antiguo Testamento” Escrituras Hebreas, debido a que esa parte de la Biblia se escribió principalmente en hebreo. De igual modo, al “Nuevo Testamento” lo llaman Escrituras Griegas, porque dicha parte de la Biblia se escribió en griego.
--------------
El intenso amor de Jesús a lo que es recto y su profundo odio por la hipocresía y la maldad nos infunden respeto. En dos oportunidades actuó Jesús con valor y sacó del templo a comerciantes codiciosos (Mateo 21:12, 13; Juan 2:14-17). Además, como hombre, estuvo expuesto a toda clase de adversidades, lo que le permitió comprender por experiencia propia las presiones y los problemas que afronta la humanidad (Hebreos 5:7-9).
--------------
Cuando la Biblia menciona a “los sacerdotes principales”, se refiere tanto al sumo sacerdote que estaba ejerciendo el cargo como a sus predecesores. La expresión también abarca a los miembros de las familias que cumplían los requisitos para ocupar puestos sacerdotales prominentes en el futuro (Mateo 21:15).

Mateo 22


Los habitantes de Palestina también tenían que pagar varios impuestos a las autoridades. Uno de estos era “la capitación”, sobre el cual cuestionaron a Jesús sus enemigos (Mateo 22:17). Los recaudadores de impuestos tenían la fama de ser corruptos, y la gente los despreciaba. En nuestros tiempos, para seguir a Cristo debemos ser honrados en todas las cosas, incluso en nuestros tratos comerciales (Hebreos 13:18).
--------------
“Tienes que amar a Jehová tu Dios con todo tu corazón y con toda tu alma y con toda tu mente” (Mat. 22:35-37). Es obvio que el propio Cristo vivía de acuerdo con estas palabras. Pero además de sentir un gran amor por su Padre celestial, estaba muy deseoso de recibir su aprobación, y lo demostró siéndole siempre fiel.
--------------
No es posible disfrutar de todos los beneficios de ser parte de la familia de Jehová sin hacer el voto de dedicación. Como vemos, la razón por la que nos dedicamos a Dios es porque deseamos pertenecerle y porque, dentro de nuestra imperfección, queremos serle leales pase lo que pase (Mat. 22:37).
--------------
Jesús, el Gran Maestro, también utilizó eficazmente las preguntas. De hecho, en los Evangelios aparecen más de doscientas ochenta preguntas suyas. Aunque a veces las planteaba para hacer callar a los críticos, normalmente las hacía para llegar al corazón de sus oyentes y animarlos a reflexionar sobre su situación espiritual (Mat. 22:41-46).
--------------
Jesús ordenó: “Paguen a César las cosas de César, pero a Dios las cosas de Dios” (Mateo 22:17-21). Esto lo dijo para corregir el pensar de sus oyentes sobre el pago de impuestos. Las autoridades, a las que Jesús aludió al hablar de César, consideran que es su derecho recibir ese dinero. Por consiguiente, quienes siguen los pasos de Cristo ven el pago de todos los impuestos como una obligación bíblica.
--------------
Los compañeros del colegio, de algun siervo de Dios, tal vez crean en la evolución o en doctrinas religiosas falsas simplemente porque eso es lo que les han enseñado. Pero tú no tienes por qué ser como ellos. Recuerda que tu Padre celestial desea que le sirvas usando tu inteligencia, toda tu mente (Mateo 22:36, 37). Quiere que tengas fe, sí, pero una fe basada en pruebas (Heb. 11:1).
--------------
Para nuestro Maestro, la verdad no era una cuestión de interpretación filosófica. Él siempre dijo la verdad, y así lo reconocieron incluso sus propios enemigos: “Maestro, sabemos que eres veraz y enseñas el camino de Dios en verdad” (Mat. 22:16). Como los cristianos seguimos el ejemplo de Jesús, tampoco dudamos en decir la verdad.
Lo cierto es que en tiempos de paz resulta relativamente fácil obedecer el mandato divino de “amarás a tu prójimo como a ti mismo” (Mateo 22:39, Biblia de Jerusalén). Pero ¿qué ocurre cuando el país en el que vivimos entra en guerra? ¿Deja de ser válido ese mandato? No deberia cambiar el mandato divino.
--------------
. Reconozca los logros de sus hijos y felicítelos; no se centre solo en lo que no hacen. Tenga presente que ellos deben servir a Jehová por amor, no por complacerlo a usted (Mat. 22:37). Ayúdelos a apreciar todo lo que Jehová ha hecho y deje que sea el amor por él lo que los impulse a actuar.
--------------
Mat. 22:3, 4, 9. ¿Cuándo se emitieron los tres llamamientos a los invitados del banquete de bodas? El primer llamamiento para reunir a la clase de la novia empezó en el año 29 de nuestra era, cuando Jesús y sus discípulos comenzaron a predicar, y se prolongó hasta el año 33. El segundo se extendió desde el derramamiento del espíritu santo en el Pentecostés del año 33 hasta el año 36. Ambos llamamientos fueron dirigidos exclusivamente a los judíos, los prosélitos del judaísmo y los samaritanos. El tercero, en cambio, se dirigió a los gentiles incircuncisos, representados por la gente que se hallaba en los caminos que salían de la ciudad. Este último llamamiento comenzó en el 36 con la conversión del militar romano Cornelio y ha proseguido hasta nuestros días.
--------------
Para Jesús, participar regularmente en la obra de hacer discípulos era un aspecto importante de la adoración a Dios. Tanto predicó que hasta quienes no creían en él lo llamaron Maestro (Mat. 22:23, 24). Además, su espíritu de sacrificio lo motivó a entregarse por completo a servir y ayudar al semejante. Y lo hizo con gusto, aunque le quedara poco tiempo para sí mismo (Mat. 14:13, 14; 20:28).

Mateo 23


Ahora bien, ¿cómo veía él a la gente que se negaba a abandonar el pecado? Advirtió a sus oyentes que tales personas eran una influencia peligrosa (Mat. 23:15, 23-26). Y afirmó: “No todo el que me dice: ‘Señor, Señor’, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos. Muchos me dirán en aquel día [en que Dios traiga el juicio]: ‘Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre expulsamos demonios, y en tu nombre ejecutamos muchas obras poderosas?’”. A esos individuos, que en realidad no están arrepentidos ni han dejado de practicar el pecado, Cristo les dirá: “Apártense de mí” (Mat. 7:21-23). ¿Por qué los juzgará con tanta severidad? Porque con sus malas acciones han estado deshonrando a Dios y haciendo daño a sus semejantes.
--------------
En la actualidad, Jehová sigue guiando a su pueblo. Tal como no esperaba que los israelitas trazaran su propia ruta en el desierto, tampoco nos pide a nosotros que nos las arreglemos solos para alcanzar el prometido nuevo mundo. Ha nombrado Cabeza de la congregación a Jesucristo (Mat. 23:10). Este ha delegado parte de su autoridad en el esclavo fiel, el grupo de cristianos ungidos de nuestros días. Y ellos, a su vez, nombran superintendentes para cuidar de las congregaciones (Mat. 24:45-47; Tito 1:5-9).
--------------
En una ocasión, Jesús criticó a los escribas y fariseos porque ensanchaban ‘las cajitas que contenían escrituras, que llevaban puestas como resguardos’ (Mateo 23:2, 5). Estas cajitas —de forma cuadrada o rectangular y hechas de cuero negro— contenían porciones de las Escrituras. Ambos grupos religiosos solían llevarlas atadas a la frente o también, para estar más cerca del corazón, a la parte interna del brazo. Jesús criticó esta costumbre por dos razones. En primer lugar, porque los escribas y los fariseos agrandaban sus filacterias para dar la impresión de que eran muy devotos. Y en segundo lugar, porque las usaban como amuletos.
--------------
Jesús, cuando veía que el nombre de Dios era objeto de blasfemias y desprecios, surgía naturalmente en él un deseo irresistible de remediar la situación. Y ese mismo celo lo motivaba a denunciar con todo vigor a los líderes religiosos y a aliviar el sufrimiento de la gente humilde que soportaba sus múltiples abusos y atropellos (Mat. 23:2, 4, 27, 28, 33).
--------------
Debemos recordar que no todos los que oyeron a Jesús respondieron a su mensaje (Mat. 23:37). Y algunos de los que sí respondieron terminaron rechazando sus enseñanzas y abandonándolo (Juan 6:66). Con todo, Jesús no llegó a la conclusión de que su mensaje no era valioso. Aunque muchas de las semillas que plantó no dieron fruto, se concentró en el bien que estaba logrando.
--------------
Jesús los llamó hipócritas a los que anunciaban sus limosnas “en las sinagogas y en las calles”. Aquellos individuos ya tenían “su galardón completo”. Su única recompensa sería la alabanza de los hombres y quizás un asiento de primera fila en la sinagoga junto a destacados rabinos. Pero de Jehová no recibirían nada (Mat. 23:6).
--------------
Los discípulos de Jesús no debían orar como los fariseos. Estos hipócritas se creían más justos que los demás, pero sus muestras públicas de piedad no eran más que una farsa (Mat. 23:13-32). Por ejemplo, les encantaba orar “de pie en las sinagogas y en las esquinas de los caminos anchos”. ¿Y para qué lo hacían? “Para ser vistos” por los demás.
--------------
A diferencia de los insensibles fariseos, Jesús nunca usó su autoridad para imponer cargas a los demás (Mat. 23:4). En vez de eso, les enseñó con cariño y paciencia las normas de Jehová. Sus discípulos veían en él a un compañero afectuoso, a un verdadero amigo (Pro. 17:17; Juan 15:11-15). Hasta los niños se sentían a gusto con Jesús, y él con ellos. Nunca estuvo demasiado ocupado como para dedicarles tiempo.
--------------
Jesús llamó hipócritas a los líderes religiosos judíos, y luego les dijo: “Se asemejan a sepulcros blanqueados, que por fuera realmente parecen hermosos, pero por dentro están llenos de huesos de muertos y de toda suerte de inmundicia” (Mateo 23:27). La expresión “sepulcros blanqueados” se relaciona con la antigua costumbre judía de blanquear las tumbas con cal. Al hacer esta comparación, indicó a sus oyentes que los fariseos y los escribas en realidad no eran lo que parecían, y que estar en contacto con ellos los contaminaba espiritualmente.
--------------
Mateo 23:15. ¿Por qué eran los prosélitos, o conversos, del fariseísmo “merecedor[es] del Gehena dos veces más” que los propios fariseos? Es posible que en el momento de convertirse al fariseísmo, algunos individuos ya estuvieran cometiendo pecados graves. Pero cuando adoptaban la ideología extremista de los fariseos, su situación empeoraba, probablemente porque se volvían más extremistas aún que sus maestros. De ahí que fueran “merecedor[es] del Gehena dos veces más” que ellos.
--------------
Jesús ya había dicho: “El que se ensalce será humillado, y el que se humille será ensalzado” (Mat. 23:12). Las dificultades sirven para que los siervos de Dios desarrollen la humildad y comprendan que para aguantar fielmente deben confiar en Jehová.

Mateo 24


debemos tener cuidado, pues no queremos que ninguna influencia nociva nos lleve a perder el entusiasmo por la verdad. Por ejemplo, si prestáramos atención a la propaganda de los apóstatas, podríamos confundirnos y perder el aprecio por el privilegio de recibir “alimento [espiritual] al tiempo apropiado” a través del medio establecido por Jehová: “el esclavo fiel y discreto” (Mat. 24:45-47).
--------------
La profecía de Mateo 24:14 se está cumpliendo en nuestros días. Las “buenas nuevas” (o buenas noticias) tienen que ver con cada uno de nosotros, pues constituyen tanto una invitación como una advertencia: se nos invita a apoyar el Reino de Dios y se nos advierte que no debemos darle la espalda. La decisión que tomemos puede significar vida o muerte.
--------------
Jesús concluyó su parábola aconsejando a sus discípulos: “Demuestren estar listos, porque a una hora que no piensan que es, viene el Hijo del hombre” (Mat. 24:43, 44).
El ejemplo que usó Jesús muestra que es preciso estar dispuestos a esperar, incluso por bastante tiempo. No debería perturbarnos el hecho de que este mundo malo dure más de lo que pensábamos. Pero tampoco deberíamos engañarnos razonando que “no ha llegado [...] el tiempo” fijado por Jehová. Si pensáramos así, no sentiríamos tantas ganas de predicar las buenas nuevas del Reino (Rom. 12:11).
--------------
Jesús predijo que en nuestros días las condiciones serían muy parecidas a las del tiempo de Noé (Mat. 24:37). Por ejemplo, nadie puede negar que los demonios también ejercen una gran influencia en el mundo actual (Rev. 12:7-9, 12). Es cierto que, a diferencia de aquellos días, ya no pueden hacerse cuerpos humanos. Pero aun así siguen tratando de controlar la mente de jóvenes y mayores. Ocultos de la vista del hombre, estos degenerados sexuales disfrutan viendo los actos depravados que cometen las personas a las que logran corromper (Efe. 6:11, 12).
--------------
Al ir acercándose la “gran tribulación”, se irán agravando los obstáculos (Mat. 24:21). Serán tan duros que, para superarlos, habrá que hacer un gran esfuerzo, como si estuviéramos compitiendo “en una carrera [contra] caballos”. Es obvio que se necesita muchísimo aguante y fortaleza para tratar de seguirle el paso a un caballo. Por eso, en realidad, las pruebas actuales nos están preparando para que podamos resistir las que nos esperan.
--------------
Como cabeza de su hogar, Noé tenía la obligación de ayudar a los suyos a sobrevivir a aquella catástrofe. Esa misma responsabilidad tienen los padres de familia en estos últimos días (Mat. 24:37). ¿Cuál es la clave para cumplirla? Estudiar el modelo que fijó el Pastor Excelente y esmerarse en imitarlo.
--------------
Jesús habló de las personas que vivían justo antes del Diluvio, quienes, en su mayoría, “no hicieron caso” de las advertencias. Y esto a pesar de ser testigos de la construcción de un arca enorme, la predicación de Noé y la violencia de su época (Mat. 24:37-39). En muchos campos de la vida, la gente actual adopta una actitud similar ante ciertos avisos. De igual modo, algunos cristianos perciben la señal de los últimos días, pero aun así se enredan en actividades que los distraen del servicio de Jehová.
--------------
Jehová ya ha marcado el momento exacto en que comenzará la gran tribulación. Por lo tanto, nada de lo que suceda en la Tierra cambiará “aquel día y hora” (Mat. 24:36).
Jesús exhortó a todos sus discípulos a “estar listos” (Mat. 24:44). Sin duda, es importante que nos mantengamos así siempre. Claro, esto no significa que tengamos que estar las veinticuatro horas del día realizando actividades espirituales. Pero si debemos estar ocupados en la obra del Senor.
--------------
Jesús indicó claramente que sus seguidores no participarían en ninguna guerra. De hecho, cuando advirtió a sus discípulos de que Jerusalén sería atacada, no les mandó luchar, sino huir, y ellos obedecieron (Mateo 24:15, 16). Los verdaderos cristianos no empuñan las armas, pues están convencidos de que el Reino de Dios pronto erradicará la maldad de la Tierra (Daniel 2:44; Juan 18:36).
--------------
Por eso mandó a sus discípulos a proclamar el Reino hasta que llegara el fin (Mat. 24:14). Los miembros de la cristiandad no llevan a cabo esta labor ni pueden hacerlo. ¿Por qué? Al menos por tres razones. La primera, porque no pueden hablar de lo que no entienden. La segunda, porque carecen en su mayoría de la humildad y el valor necesarios para afrontar la hostilidad y las burlas que suscita el mensaje (Mat. 24:9; 1 Ped. 2:23). Y la tercera, porque no cuentan con el espíritu de Jehová (Juan 14:16, 17).
--------------
Uno de los medios que usa para librarnos de los ataques de Satanás es el oportuno alimento espiritual que sirve mediante “el esclavo fiel y discreto” (Mat. 24:45). Si lo consumimos regularmente, nos será más fácil vestirnos con “la armadura completa que proviene de Dios”. Fijémonos tan solo en una de sus piezas: “el escudo grande de la fe, con el cual pod[emos] apagar todos los proyectiles encendidos del inicuo” (Efe. 6:11, 16). Ciertamente, la fe nos salvaguarda contra los peligros espirituales y es un testimonio del poder protector de nuestro Padre.

Mateo 25


Según indicó Jesús, el Reino de Dios acabará con todo lo malo. ¿Cómo? Borrando de la faz de la Tierra a quienes cometen maldades (Mateo 25:31-34, 46). Entonces terminarán de una vez para siempre la crueldad y la corrupción. Como indicó Jesús, en el mundo solo habrá personas “de genio apacible”, justas, compasivas, “de corazón puro” y pacíficas (Mateo 5:5-9).
--------------
Jesucristo dijo que cuando alguien ayuda a sus hermanos es como si lo ayudara a él (Mateo 25:40). ¿Y cómo pueden quienes tienen la esperanza terrenal ayudar a los hermanos de Cristo? Principalmente, apoyándolos en la predicación del Reino (Mat. 24:14; Juan 14:12).
--------------
Hoy día no podemos curar a los enfermos de manera milagrosa, como hizo Jesús, pero sí podemos tratarlos con la misma compasión que él. Por ejemplo, los ancianos imitan la actitud de Jesús al organizar y supervisar programas de ayuda para los hermanos enfermos de la congregación, siguiendo el principio que se expone en Mateo 25:39, 40 .
--------------
Mateo 25:31-40 Jesús llama “hermanos” a los miembros del esclavo fiel. En la parábola de las ovejas y las cabras, Jesús indica claramente que cualquier cosa que hagamos a sus hermanos es como si se la hiciéramos a él. De hecho, dice que el factor que determinará si una persona será considerada oveja o cabra es la manera en que trate hasta a “los más pequeños de [sus] hermanos”. Así pues, si un cristiano que tiene la esperanza terrenal desea la amistad de Jesús, es imprescindible que apoye al esclavo fiel.
--------------
Aunque la mayoría de las traducciones emplean la palabra “castigo” en Mateo 25:46, el significado básico del término griego kólasin es “poda de los árboles”, que implica truncar o recortar lo que sobra. Así, a diferencia de las personas mansas como ovejas que reciben vida eterna, los pecadores incorregibles —comparados a cabras— reciben un “castigo eterno” en el sentido de que se les corta, o trunca, la vida para siempre.
--------------
El destino de los demonios es el mismo que el del Diablo: serán aniquilados para siempre (Mateo 25:41; Revelación 20:10). Pero mientras tanto, tenemos que oponernos firmemente a ellos. Hay que reconocer el poder que tiene Satanás, pero debemos resistir sus ataques y los de sus demonios.
--------------
El deseo de encomiar nos ayuda a ver lo bueno en los demás. Nos fijamos en sus puntos fuertes, no en sus debilidades. Un superintendente cristiano de nombre David dice: “Agradecer lo que otros hacen nos ayudará a dar encomio más a menudo”. Por otra parte, si tenemos presente la liberalidad con que Jehová y su Hijo elogian a seres humanos imperfectos, seremos más generosos al encomiar a los demás (Mateo 25:21-23)
--------------
Aquellos judíos de la antigüedad sufrieron las consecuencias de no tener la bendicion de Jehova. La verdad es que sin la bendición de Jehová decaeremos espiritualmente, sin importar que nuestras posesiones materiales sean muchas o pocas (Mateo 25:34-40; 2 Corintios 9:8-12).
--------------
Imagínese: ni siquiera los ángeles, que son espíritus, fueron creados inmortales, como se desprende del hecho de que los ángeles que se unieron a Satanás en su rebelión serán ejecutados (Mateo 25:41). En cambio, las personas que gobiernen con Jesús recibirán el don de la inmortalidad, lo que prueba que Jehová no tiene la más mínima duda de que se mantendrán fieles.
--------------
Bajo el reinado perfecto de Cristo, estas personas semejantes a ovejas vivirán felices en un nuevo mundo sin pobreza. Pero las cabras, es decir, los humanos que rechacen su autoridad, serán destruidas para siempre (Mateo 25:46).

Mateo 26


Cuando arrestaron a Jesús, nadie había imputado cargos en su contra. No fue sino hasta que lo detuvieron que los sacerdotes y el Sanedrín —el tribunal supremo judío— se pusieron a buscar testigos, pero ni siquiera hallaron dos que concordaran en su testimonio (Mateo 26:59). Fuera como fuera, no le correspondía al tribunal buscar testigos. El jurista y escritor A. Taylor Innes comentó: “Celebrar un juicio capital sin especificar con antelación el delito que se le imputa al acusado es una verdadera atrocidad”.
--------------
Jesus comprendía que, cuando lo ejecutaran, lo iban a hacer bajo el sistema judicial judío y por el cargo falso de blasfemia. Este vergonzoso aspecto de su muerte lo perturbaba muchísimo. Por eso oró: “Padre mío, si es posible, pase de mí esta copa”. No obstante, acto seguido dijo: “Sin embargo, no como yo quiero, sino como tú quieres” (Mat. 26:39). No hay duda: con su fidelidad hasta la muerte, Jesús probó irrefutablemente que Jehová era la persona más importante de su vida.
--------------
Cuando Caifás, el sumo sacerdote judío, apremió a Jesús para que declarara en público si era el Cristo, el Hijo de Dios, este respondió: “Tú mismo lo dijiste” (Mateo 26:63, 64). ¿Qué quiso decir?
Él no estaba tratando de eludir la pregunta de Caifás. Al parecer, esta expresión era muy utilizada entre los judíos para asentir a una declaración. Por ejemplo, el Talmud de Jerusalén —obra religiosa judía compilada en el siglo IV de nuestra era— menciona que cuando se le preguntó a un judío si había muerto cierto rabino, respondió: “Vosotros lo dijísteis”. Esta respuesta sirvió para confirmar que, en efecto, el rabino había fallecido.
--------------
Le abandonarían sus discípulos. Fue tal y como había profetizado Zacarías: “Hiere al pastor, y que las ovejas del rebaño sean esparcidas” (Zac. 13:7). El 14 de nisán del año 33, Jesús dijo a sus seguidores: “A todos ustedes se les hará tropezar respecto a mí esta noche, porque está escrito: ‘Heriré al pastor, y las ovejas del rebaño serán esparcidas’”. Y así sucedió, pues el propio Mateo señaló que “todos los discípulos lo abandonaron y huyeron” (Mat. 26:31, 56).
--------------
Sería víctima de falsos testimonios. Al igual que David, el Mesías podría decir: “Testigos violentos se levantan; lo que no he sabido me preguntan” (Sal. 35:11). En conformidad con estas palabras proféticas, “los sacerdotes principales y todo el Sanedrín buscaban testimonio falso contra Jesús a fin de darle muerte” (Mat. 26:59). “Muchos, en realidad, testificaban falsamente contra él, pero sus testimonios no estaban de acuerdo.” (Mar. 14:56.) Tan rabiosos estaban los enemigos de Cristo que no dudaron en recurrir a declaraciones falsas para lograr que lo mataran.
--------------
Jesus les dice que más tarde lo abandonarán. Al instante, Pedro objeta asegurándole que siempre estará junto a su Maestro aunque su vida corra peligro. Jesús, por su parte, le indica que pasará todo lo contrario: aquella misma noche, antes de que un gallo cante dos veces, Pedro lo habrá negado tres veces. Entonces, el apóstol no solo contradice a Jesús, sino que alardea diciendo que va a demostrar ser más fiel que todos los demás (Mateo 26:31-35; Marcos 14:27-31; Lucas 22:24-28).
Es sorprendente que Jesús no pierda la paciencia. De hecho, aunque son momentos muy difíciles para él, sigue fijándose en las virtudes de sus apóstoles imperfectos. Sabe que Pedro le fallará, y sin embargo, dice: “He hecho ruego a favor de ti para que tu fe no desfallezca; y tú, una vez que hayas vuelto, fortalece a tus hermanos” (Lucas 22:32). ¡Qué actitud tan admirable! Jesús confía en que Pedro se recuperará espiritualmente y volverá a ser fiel.
--------------
Poco tiempo después, llega al lugar una multitud con antorchas, espadas y garrotes. No cabe duda de que es momento de actuar con cuidado y discreción. Pero Pedro hace justo lo contrario. Saca precipitadamente su espada y le corta la oreja a Malco, el esclavo del sumo sacerdote. Jesús tampoco pierde la calma en esta ocasión; corrige a Pedro y sana la herida. Además, les dice a sus discípulos que no deben ser violentos, principio que los cristianos seguimos hasta el día de hoy (Mateo 26:47-55; Lucas 22:47-51; Juan 18:10, 11).
--------------
Cuando Jesús es trasladado a otro lugar, Pedro y Juan van siguiéndolo, pero “de lejos” (Mateo 26:58; Juan 18:12, 13). No se puede decir que Pedro sea un cobarde. Se necesita valor para atreverse a seguir a una multitud armada. Además, no hay que olvidar que ya había herido a uno de ellos. Con todo, ¿dónde estaba la lealtad de la que tanto presumió? ¿Arriesgó su vida para salvar a Jesús como había dicho? (Marcos 14:31.)
Al igual que Pedro, hoy muchas personas siguen a Cristo “de lejos”; no quieren que otros se den cuenta. Pero como más tarde escribió Pedro mismo, la única manera de seguir correctamente a Cristo es manteniéndonos lo más cerca posible de él. Debemos seguir su ejemplo con valor, sin miedo a las consecuencias (1 Pedro 2:21).
--------------
Pocos contemporáneos de Jesús comprendieron la razón de su sufrimiento y muerte. La mayoría creía que Dios lo estaba castigando, como si le hubiera enviado una plaga o una dolencia repugnante (Mat. 27:38-44). Los judíos lo acusaron de blasfemia (Mar. 14:61-64; Juan 10:33). Claro está, Jesús no cometió este ni ningún otro pecado. No obstante, debido al gran amor que sentía por su Padre, la mismísima idea de morir acusado de ser un blasfemo tuvo que haber intensificado sus sufrimientos. Con todo, siempre estuvo dispuesto a someterse a la voluntad de Jehová (Mat. 26:39).
--------------
Veamos de qué manera tan admirable actuó Jesús con prudencia y discernimiento sin pronunciar palabra. Por ejemplo, cuando sus enemigos generaron un ambiente de hostilidad hacia él, comprendió que de nada serviría hablar, así que “se quedó callado” (Mat. 26:63). Más tarde, cuando fue acusado ante Pilato, Jesús “no contestó nada”. Antes bien, fue prudente y prefirió que los actos que había realizado en público hablaran por sí mismos (Mat. 27:11-14).

Mateo 27


Jesús cumplió al detalle la profecía de Isaias 53:7….: “Mientras lo acusaban los sacerdotes principales y los ancianos, no contestó nada. Entonces Pilato le dijo: ‘¿No oyes cuántas cosas testifican contra ti?’. Pero no le contestó, no, ni una sola palabra, de modo que el gobernador quedó muy admirado” (Mat. 27:12-14). En ningún momento insultó a sus enemigos (Rom. 12:17-21; 1 Ped. 2:23).
--------------
Cuántas cosas grandiosas hizo él con la ayuda de Dios durante los tres años y medio que pasaron desde su bautismo hasta su muerte! Tan pronto como murió, se produjo un violento terremoto y el oficial romano que estaba a cargo de la ejecución reconoció: “Ciertamente este era Hijo de Dios” (Mat. 27:54). Al parecer, este soldado reaccionó así debido a que había visto cómo se burlaban de él porque afirmaba ser el Hijo de Dios. A pesar de tantos sufrimientos, Jesús se mantuvo fiel hasta el final y demostró que Satanás es un despreciable mentiroso.
--------------
Más tarde, cuando estaba clavado en el madero, exclamó: “Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has desamparado?” (Mat. 27:45, 46). Pero ni el dolor que padeció ni los despiadados ataques de Satanás lo apartaron de Jehová. Fue fiel hasta el fin.
--------------
Los críticos también dudaban de que Poncio Pilato —el gobernador romano que mandó ejecutar a Jesús— fuera una persona real (Mateo 27:1, 22-24). Pero en 1961 se descubrió cerca de la antigua ciudad de Cesarea (Israel) una inscripción en la que constaban su nombre y rango.
--------------
Pensemos en el caso de Jesús, a quien sus enemigos persiguieron, escupieron y azotaron mientras cumplía con su ministerio en la Tierra. Por si esto fuera poco, un amigo lo traicionó y sus propios seguidores lo abandonaron (Mateo 27:27-31). ¿Cómo respondió él? “Cuando lo estaban injuriando, no se puso a injuriar en cambio —afirmó el apóstol Pedro—. Cuando estaba sufriendo, no se puso a amenazar, sino que siguió encomendándose al que juzga con justicia.” (1 Pedro 2:23.)
--------------
Mateo 27:3-5. ¿Qué hizo que Judas sintiera remordimiento? Nada indica que Judas sintiera remordimiento porque estuviera arrepentido de verdad. En lugar de pedir perdón a Dios, fue a confesar su pecado a los sacerdotes principales y a los ancianos. Como había cometido “un pecado que sí incurre en muerte”, lo atormentaban los sentimientos de culpa y de desesperación, y con razón (1 Juan 5:16). Lo que hizo que Judas sintiera remordimiento fue la situación desesperada en que se hallaba.
--------------
Cuando Judas Iscariote visitó a los sacerdotes principales para ver cuánto le darían por traicionar a Jesús, ellos le ofrecieron “treinta piezas de plata” (Mateo 26:14, 15). Según parece, con esa cantidad querían demostrar el poco valor que le daban a Jesús y el desprecio que sentían por él. ¿Por qué afirmamos esto?
Se cree que aquellas “piezas” eran siclos de plata, la unidad básica del sistema monetario judío. ¿Qué podía comprarse con treinta siclos? Apenas daban para comprar un esclavo —según el precio estipulado en la Ley mosaica— o una parcela de tierra ( Mateo 27:6, 7).
--------------
La muerte de Jesús y otros sucesos posteriores también cumplieron profecías de Isaías. Por ejemplo, el profeta había predicho: “Él hará su sepultura hasta con los inicuos, y con la clase rica en su muerte” (Isaías 53:9). ¿Cómo podría cumplirse esta profecía aparentemente contradictoria? Para empezar, Jesús murió clavado en un madero entre dos ladrones (Mateo 27:38). Pero después, José de Arimatea lo enterró en una tumba, propia de la clase alta, que se había mandado construir hacía poco (Mateo 27:57-60). La muerte de Jesús cumplió, a su vez, uno de los aspectos más importantes de las profecías de Isaías.
--------------
Al ver los sufrimientos de Jesús, algunas personas pusieron fe en él, al menos hasta cierto grado. Ese fue el caso del ladrón colgado en el madero junto a él y del oficial del ejército que presenció su ejecución (Mateo 27:38-44, 54; Marcos 15:39; Lucas 23:39-43). De igual modo, Pedro indicó que algunos esposos no creyentes —incluso los maltratadores— llegarían a ser cristianos debido a la conducta sumisa de sus esposas. Sin duda, todos conocemos casos que prueban esto.
Como señal de que Pilatos no quiere asumir su responsabilidad en la muerte de Jesus, se lava las manos y dice: “Soy inocente de la sangre de este hombre”. Entonces lo entrega para que lo claven en un madero. Efectivamente, en lugar de cumplir con su deber y decidir qué hacer con Jesucristo, Poncio Pilato deja que otros decidan por él. Por más que se lave las manos, no está libre de culpa por haber condenado injustamente a Jesús (Mateo 27:11-26)
--------------
Cuando Jesús estaba en el madero, es posible que creyera que Jehová lo había abandonado (Mateo 27:46). Sus palabras manifiestan la reacción humana natural en una situación desesperada. Sin embargo su vida y obras demuestra que Jesús no había perdido la fe en Dios.

Mateo 28


Jesús mandó a sus seguidores que hicieran discípulos y les enseñaran a imitar al Dios de amor (Mateo 28:19, 20). Jehová está preparando a millones de personas de todas las naciones para que vivan en un nuevo mundo (Sofonías 2:3). Quienes asisten a un Salón del Reino de los Testigos de Jehová aprenden a ser mejores esposos y padres. Allí, las familias llegan a conocer las razones que hay para confiar en un futuro mejor. (Lea Miqueas 4:1-4.)
--------------
Poco después de su resurrección dijo a algunos de sus seguidores: “¡No teman! Vayan, informen a mis hermanos, para que se vayan a Galilea; y allí me verán” (Mateo 28:10). Aunque los apóstoles habían manifestado serias flaquezas, Jesús no dejó de llamarlos “mis hermanos” (Mateo 12:49). No los consideraba casos perdidos. Así, Jesús fue misericordioso y perdonador, igual que Jehová (2 Reyes 13:23).
--------------
¿Había sido resucitado Jesús, o es todo puro invento? Los seguidores de Jesús habrían tenido que enfrentarse a un obstáculo enorme si sus adversarios hubieran podido señalar al cadáver todavía en el sepulcro como prueba de que Jesús no había sido resucitado. Más bien, según la Biblia ellos dieron dinero a los soldados asignados a vigilar la tumba y les dijeron: “Digan: ‘Sus discípulos vinieron de noche y lo hurtaron mientras nosotros dormíamos’”. (Mateo 28:11-13.) Puesto que se puede castigar con la muerte a los soldados romanos por quedarse dormidos en sus puestos, los sacerdotes prometen: “Si esto [el informe de que se quedaron dormidos] llega a oídos del gobernador, nosotros lo persuadiremos y los libraremos a ustedes de toda preocupación”. Los soldados siguen estas instrucciones, pues la cantidad del soborno es bastante grande. Como resultado de eso, el informe falso acerca del hurto del cuerpo de Jesús se divulga entre los judíos.
--------------
“Vayan, por lo tanto, y hagan discípulos de gente de todas las naciones, [...] enseñándoles a observar todas las cosas que yo les he mandado”. (Mateo 28:16-20.) Ningún cristiano puede desatender este mandato. En el caso de los padres, cumplirlo exige que cuiden de sus hijos y participen en la predicación y enseñanza públicas.
Es significativo que incluso los apóstoles tuvieron que equilibrar sus responsabilidades familiares con la obligación de predicar y pastorear el rebaño de Dios.
--------------
Sin embargo, las apariciones posteriores a su resurrección ayudaron a sus seguidores más allegados a aceptar el hecho de su resurrección; hasta el apóstol Tomás se convenció de que Jesús había resucitado. Es en este marco que Mateo 28:17 menciona que “algunos dudaron”. De modo que los que dudaron, bien pudieron estar entre aquellos 500 seguidores. De paso, podemos ver que la mención que hace Mateo de este asunto prueba la confiabilidad y honradez de la Biblia. Si una persona quisiera preparar un cuento, incluiría detalles que dieran más credibilidad a su historia inventada; de igual modo, pensaría que los detalles omitidos y las aparentes lagunas pondrían en duda su trama. Unos 14 años después, el apóstol Pablo escribió el libro de Primera a los Corintios. El detalle que aporta en 1 Corintios 15:6 nos permite llegar a la conclusión de que los que dudaron no eran apóstoles, sino discípulos de Galilea a quienes Jesús no se había aparecido aún. Por lo tanto, el comentario de Mateo de que “algunos dudaron” es verosímil; tiene justamente el sonido de un escritor honrado que presenta un relato verídico sin tratar de explicar hasta el último detalle.
--------------
(Mateo 28:16) Sin embargo, los once discípulos fueron a Galilea, a la montaña donde Jesús les había ordenado,….En algun momento Jesús concierta reunirse con sus 11 apóstoles en una montaña de Galilea. Parece que se menciona la reunión a otros discípulos, y el resultado es que se reúne un grupo de más de 500 personas. ¡Qué feliz asamblea resulta ser esta cuando Jesús se aparece y empieza a enseñarles!
--------------
Los apóstoles actuaron como un cuerpo, en el que Pedro sirvió de vocero al ser dirigido por el espíritu derramado de Dios. Está claro que ellos eran “ancianos” en sentido espiritual en virtud de la asociación íntima que desde un principio habían tenido con Jesús y debido a que él personalmente los había comisionado para enseñar. (Mt 28:18-20; Ef 4:11, 12; véase Hch 2:42.) Los que llegaron a ser creyentes reconocieron que los apóstoles tenían autoridad para gobernar en la nueva nación bajo la autoridad de Cristo
--------------
Sin embargo, como se desprende del consejo inspirado de Pablo, los cristianos que provenían de diversas naciones (Mt 28:19) no tenían que divorciarse de sus cónyuges por no ser estos adoradores de Jehová, ni siquiera separarse de ellos. (1Co 7:10-28.) Pero cuando se trataba de contraer un nuevo matrimonio, a los cristianos se les aconsejaba casarse “solo en el Señor”. (1Co 7:39.)
--------------
En Mateo 28:19 se hace referencia al “nombre del Padre y del Hijo y del espíritu santo”. La palabra “nombre” puede significar más que solo un nombre personal. Cuando en español decimos “en el nombre de la ley” o “en el nombre de la justicia”, no usamos “nombre” para referirnos a una persona, sino a ‘lo que la ley representa o a su autoridad’ y ‘lo que la justicia representa o exige’. Por consiguiente, el bautismo ‘en el nombre del espíritu santo’ implica reconocer que ese espíritu proviene de Dios y obra según la voluntad divina.


Información consultada en: Puntos Sobresalientes de la Biblia: Mateo


ShareThis

Búsqueda personalizada
Consulte la Enciclopedia Bíblica en línea

Conozca gente de muchas razas y naciones; los lugares y países con sus plantas y animales autóctonos; los acontecimientos notables: el surgimiento y caída de imperios y reinos, batallas notables; y el registro de los tratos de Dios con los hombres, sus juicios, promesas y profecías...