BIBLIOTEKA

Examinando las Escrituras Diariamente 2014 "Examinando las Escrituras Diariamente 2014 con sus referencias Estudio Bíblico de CongregaciónAcerquémonos a Jehová con sus referencias bíblicas Nuestro Ministerio del Reino"Nuestro Ministerio del Reino" (Boletín) Descargar para PCs, Tablets y Smartphones Puntos Sobresalientes de la BibliaPuntos Sobresalientes de la Biblia ‒ Investigación de los capítulos asignados Escuela del Ministerio TeocráticoEscuela del Ministerio Teocrático y Reunión de Servicio ‒ Referencias Repaso de la Escuela del Ministerio TeocráticoRepaso de la Escuela del Ministerio Teocrático ‒ Referencias Guía de estudio sobre los últimos días de JesucristoGuía de estudio sobre los últimos días de Jesucristo con programa de lectura para la Conmemoración Nuestras Reuniones Todo En Uno (TEU)Nuestras Reuniones Todo En Uno (TEU) ‒ Descargar las referencias de todas nuestras reuniones Estudio de La AtalayaEstudio de La Atalaya ‒ Textos bíblicos Revistas Últimas Revistas "La Atalaya" y ¡Despertad! para Descargar en JW.org Perspicacia: Enciclopedia biblica consultas en lineaPerspicacia para comprender las Escrituras ‒ Enciclopedia Bíblica Proclamadores: Conozca su HistoriaLos testigos de Jehová, Conozca la historia del Cristianismo en tiempos modernos Guías de Estudio para los testigos de Jehová 2014Guía de Investigación y Estudio para los testigos de Jehová 2014
Guías de Investigación con referencias de estudio

MENU

Búsqueda personalizada

Deseo

votar

Definición, Concepto, Significado, Qué es Deseo


Deseo – Definición de Deseo, Concepto de Deseo, Significado de Deseo

Concepto de Deseo

En términos generales, el deseo refiere a un anhelo o aspiración, que posee un origen y una meta, así como diversos medios para su satisfacción. Los deseos de un individuo se vinculan con las prioridades y valores que posee, y con su personalidad. Por otro lado, tienen mucho que ver con la etapa de la vida que se transite, y con el contexto.

En Psicología, llamamos deseo al motor del aparato psíquico. Es decir, es aquello que pone en marcha nuestra mente y con ello también nuestra conducta. Cabe destacar que hablamos de una mente o psiquis compuesta por tres instancias: conciente, preconsciente, e inconsciente, diferenciadas por dos barreras de censura ejercida por la represión.
El deseo por definición es de origen inconsciente y se expresa en los actos fallidos, los chistes y los sueños. Así, cuando dormimos “se hacen realidad nuestros deseos”, usualmente de un modo deformado, debido a que en el sueño, tal y como lo recordamos, tienen lugar dos fenómenos (condensación y desplazamiento) que dificultan la interpretación.
Según Sigmund Freud, el deseo jamás se satisface, es inacabable, a diferencia de como lo entendemos cotidianamente. Una vez cumplida la meta de un deseo, éste va en búsqueda de una nueva finalidad, y así sucesivamente.
¿De dónde nace el deseo? Freud nos lo explica con ayuda de la experiencia mítica de satisfacción: ésta se da en el primer encuentro entre el niño y el pecho materno. En dicha instancia el niño logra satisfacer su deseo por única vez, y a partir de allí querrá volver a dicha experiencia mítica sin éxito.
El deseo además, es la expresión del Ello, a la cual el Superyó pone los límites de la represión. Este último responde a los límites puestos por los padres en la infancia, y por la cultura en general.

Significado de Deseo

El deseo es la fuerte inclinación o el gusto por la consecución, el conocimiento y el disfrute de alguna cosa, que en muchas situaciones incluso puede pasar de ser tan solo una fuerte inclinación para convertirse directamente en una incontrolable necesidad por saciar ese gusto o disfrute.
Pero además de referir a las inclinaciones o los gustos que tenga alguna persona, también el término deseo se utiliza para hacer referencia al apetito sexual y será por eso que para determinadas personas que no ostentan una mente o una postura abierta, la palabra “deseo” está teñida y cargada de una connotación algo pecaminosa (como quien dice). Así, por el solo hecho de escucharla y aunque esté relacionada con la cuestión más näive, tratarán de taparse los oídos para no escuchar la situación poco moral que propone.
En tanto y para el resto de los mortales que no se encuentran en esta vereda, un deseo puede estar asociado y significar la cosa más noble y amorosa, como puede ser el deseo de paz en el mundo, dejando atrás rencores, conflictos, batallas y guerras. Entonces, en términos más amplios y abarcadores, el deseo puede estar motivado por el logro de estrictas cuestiones materiales, o bien por personas que forman parte de nuestros afectos.
Por otro lado, los deseos son el resultado de un proceso que comienza con una emoción para luego transformarse en sentimientos y finalmente en los deseos. Por ejemplo, yo tengo el deseo de comprarme un auto deportivo, pero antes de convertirse en ese deseo, todo empezó como un sentimiento de atracción por ese automóvil. El deseo, en un contexto estrictamente científico, se inicia como un impulso cerebral que es sublimado en forma de emoción; cuando la emoción es procesada en el marco de nuestra personalidad y nuestros valores, ha llegado el momento de concebir a ese impulso como un sentimiento. A partir de ese sentimiento se llega al deseo propiamente dicho, que es un equivalente social y afectivo de aquella emoción inicial que le dio origen.
Todo muy lindo, muy lindo… deseos materiales por un lado, deseos altruistas por el otro. Sin embargo, los deseos a veces pueden convertirse en un arma de doble filo para determinadas personas que no se encuentran apoyadas o situadas con firmeza en la tierra. En estos casos, los deseos más sublimes pueden convertirse en verdaderas pesadillas para la persona que los ansía y para su entorno.
Porque puede sucederse, que por ejemplo, en el caso del deseo del automóvil deportivo que mencionaba más arriba, se lo desee con una fuerte e increíble vehemencia, pero en realidad no se cuente con los medios necesarios, más conocido como el vil metal, requerido para cumplir con ese deseo. Entonces, lamentablemente lo que puede ocurrir si uno no se encuentra en autos de aquellas cosas a las cuales puede acceder y a las que no, es que ese deseo se convierta en una frustración por no poder alcanzarlo y que luego devenga en la formación de una actitud pesimista y envidiosa. En realidad, de acuerdo con muchos expertos, los circuitos que en nuestro cerebro dan lugar a los deseos se originan de una manera muy parecida a las redes de neuronas que participan de las adicciones; en efecto, ambos sistemas comparten lo que se denomina respuestas de recompensa, en las cuales está involucrado con gran fuerza el factor del placer. Por eso, prestemos atención a determinados deseos, en especial con aquellos que nos obsesionan o se convierten en impulsos realmente no controlables… porque algunos, como vemos, se miden en varias cantidades de ceros.

« Webgrafía consultada al editar este artículo »


ShareThis

Búsqueda personalizada
Consulte la Enciclopedia Bíblica en línea

Conozca gente de muchas razas y naciones; los lugares y países con sus plantas y animales autóctonos; los acontecimientos notables: el surgimiento y caída de imperios y reinos, batallas notables; y el registro de los tratos de Dios con los hombres, sus juicios, promesas y profecías...