Descarga cada semana Información de Estudio para Reuniones Cristianas

Búsqueda personalizada

Cuál es el Significado de Poder Judicial - Concepto, Definición, Qué es Poder Judicial

Poder Judicial – Su Definición y Conceptos  


Poder Judicial – Definición de Poder Judicial, Concepto de Poder Judicial, Significado de Poder Judicial

1. Concepto de Poder Judicial

El poder judicial es un poder del Estado encargado de administrar la justicia en la sociedad,mediante la aplicación de las normas jurídicas. En la resolución de conflictos. Por "Poder", en el sentido de poder público, se entiende a la organización, institución o conjunto de órganos del Estado, que en el caso del Poder Judicial son los órganos judiciales o jurisdiccionales: juzgados y tribunales, que ejercen la potestad jurisdiccional, que suele gozar de imparcialidad y autonomía.
Según la teoría clásica de Montesquieu de la separación de poderes, que distingue entre poder legislativo, ejecutivo y judicial, la división garantiza la libertad del ciudadano. Montesquieu compuso su teoría después de un viaje a Inglaterra en donde interpretó que un poder judicial independiente puede ser un freno eficaz del poder ejecutivo. Bajo esta separación de poderes, nace el llamado estado de derecho, en el cual los poderes públicos están igualmente sometidos al imperio de la ley. El Poder judicial debe ser independiente para poder someter a los restantes poderes, en especial el ejecutivo, cuando estos contravengan el ordenamiento jurídico y convertirse en el encargado de hacer efectivo la idea del Derecho como elemento regulador de la vida social.

2. Definición de Poder Judicial

El Poder Judicial es uno de los tres poderes del Estado, el cual y en conformidad con el ordenamiento jurídico vigente, se encarga de administrar la justicia en la sociedad a través de justamente la aplicación de normas jurídicas en los conflictos que se susciten. En tanto, el poder judicial se encuentra encarnado por diversos órganos jurisdiccionales o judiciales, tales como juzgados, tribunales, los cuales ejercen la potestad jurisdiccional y gozan de imparcialidad y autonomía, en los casos ideales, claro está, porque lamentablemente es una realidad que no siempre esta autonomía es real, aún existiendo la división de poderes.
Especialmente en los países subdesarrollados la justicia o Poder Judicial se encuentra estrechamente vinculado al Poder Ejecutivo y muchas veces este suele atropellar la independencia a su favor, en aquellos casos en los que el gobierno se encuentra implicado en alguna causa judicial comprometida.
Si se sigue la teoría clásica propuesta por Montesquieu oportunamente, la división de poderes garantiza la libertad del ciudadano. En el ideal, de acuerdo a Montesquieu, un poder judicial independiente resulta ser un eficaz freno para el poder ejecutivo. De la mencionada separación de los poderes del estado surge lo que se denomina como Estado de Derecho, dentro del cual los poderes públicos están sometidos a la ley de manera igualitaria. Entonces, en este marco, el Poder Judicial deberá ser independiente para poder someter al resto de los poderes, muy especialmente al ejecutivo, cuando este contravenga de alguna manera el ordenamiento jurídico.
Además, al Poder Judicial le tocará desempeñar un papel arbitral cuando ocasionalmente se enfrenten los otros dos poderes, el legislativo y el ejecutivo, algo que resulta bastante frecuente por estos días. Los tres poderes del estado son fundamentales, en tanto, el de la justicia necesita de una constante protección porque de el depende que el sistema democrático no deje de funcionar.
En términos estructurales, la organización del Poder Judicial variará de Nación en Nación así como la metodología empleada para los nombramientos. Lo más común es la existencia de varios niveles de tribunales siendo las decisiones de los tribunales inferiores plausibles de apelación por parte de los tribunales superiores y una Corte Suprema o Tribunal Supremo que tendrá la última palabra en cualquier resolución.

3. Significado de Poder Judicial

El Poder Judicial es uno de los tres poderes que en un estado democrático (los otros son el Poder Ejecutivo y el Legislativo) cumple la importantísima misión de administrar justicia, aplicando las leyes generales dictadas por el Poder Legislativo, a los casos concretos que se sometan a sus decisiones, por lo cual es muy importante su independencia con respecto al poder político. Los jueces deben resolver los casos planteados, en el Derecho Continental, en base al encuadre legal de los hechos que llegan a su conocimiento, su sano criterio, y el aporte de la doctrina y la jurisprudencia. En el Common law (sistema inglés) es la jurisprudencia, al no contar con ley escrita, la fuente de Derecho predominante.
En España, el Poder Judicial ejerce su función en nombre del Rey, garantizando la Constitución, que en su ejercicio, se guarden los principios de imparcialidad, independencia, legalidad, inamovilidad y contradicción, que permite el derecho de defensa. Lo integran los jueces unipersonales, y los magistrados que conforman cuerpos colegiados. Está dividido por materias (civil, social, penal, administrativo y mercantil) y territorialmente. El máximo nivel en la administración de justicia se halla en el Tribunal Supremo que reside en la capital (Madrid).
En Francia el órgano del Poder Judicial jerárquicamente superior, es el Tribunal de Casación que entiende las apelaciones en última instancia.
En Argentina, a nivel nacional, está compuesto por una Corte Suprema de Justicia (órgano máximo) y demás tribunales de grado inferior: Jueces de Primera Instancia y Cámaras de Apelación.
La Justicia inglesa posee algunos tribunales comunes (Cortes de Magistrados en materia penal y Cortes de Condado que se ocupan de temas civiles) y otros especializados, de tipo técnico y complementario. En instancia superior existe una Corte Suprema de la Judicatura, con dos instancias. En primera instancia, intervienen las Cortes de la Corona y la Corona Superior. La Corte de Apelación interviene en segunda instancia. En casos de excepción puede apelarse ante la Cámara de los Lores.

4. Concepto de Poder Judicial

Todo Estado cuenta con tres poderes básicos: el poder ejecutivo, el poder legislativo y el poder judicial. A través de estas facultades, que se ejercen mediante diversas instituciones, el Estado puede desarrollar, modificar y aplicar leyes, además de ejecutar políticas públicas.
El poder judicial es la facultad estatal que permite la administración de justicia a través de la aplicación de las leyes. De este modo, el Estado resuelve litigios, protege los derechos de los ciudadanos y hace cumplir las obligaciones y responsabilidades inherentes a cada parte de la sociedad.
Cuando el concepto aparece escrito con mayúsculas iniciales (Poder Judicial), se refiere a los órganos e instituciones que se encargan de la aplicación de las normativas jurídicas, como los tribunales y los juzgados. Bajo un sistema democrático, el Poder Judicial funciona de manera autónoma respecto al Poder Ejecutivo y al Poder Legislativo, de forma tal que se garantice la imparcialidad en sus fallos.
El Poder Judicial, de este modo, puede proteger al ciudadano de eventuales abusos cometidos por el Poder Ejecutivo o el Poder Legislativo. El funcionamiento del Poder Judicial, a su vez y al igual que el resto de los poderes, está regido por la Constitución (que reúne las normas fundamentales que regulan la actividad del Estado).
Si el presidente de un país (máximo líder del Poder Ejecutivo) comete un abuso de poder y viola los derechos de los ciudadanos, el Poder Judicial puede salvaguardar los intereses de las personas mediante diversos recursos. En cambio, si quien actúa mal es un funcionario del Poder Judicial, el Poder Legislativo tiene la facultad de someterlo a un juicio político.

ShareThis

Búsqueda personalizada