Buscar contenidos aquí:

Búsqueda personalizada

domingo, 24 de julio de 2016

SALMOS 79-86 | Tesoros de la Biblia: semana del 25-31 de julio

TEXTOS BÍBLICOS Y REFERENCIAS: TESOROS DE LA BIBLIA | SALMOS 79-86

“¿QUIÉN ES LA PERSONA MÁS IMPORTANTE DE NUESTRA VIDA?” (10 MINS.):

Al parecer, un levita descendiente de Asaf, quien vivió en tiempos del rey David, compuso el Salmo 83. Escribió este salmo en un tiempo en que varias naciones enemigas amenazaban al pueblo de Jehová.
83:1-5, 16
o En su oración, el salmista se interesó más por el nombre y la soberanía de Jehová que por su propia seguridad.
o Hoy en día, los siervos de Dios estamos bajo constante ataque. Nuestro aguante fiel honra a Jehová.
83:18
o Jehová quiere que conozcamos su nombre.
o Nuestras acciones deben mostrar que Jehová es la persona más importante de nuestra vida.

Sl 83:1-5. La soberanía de Jehová y su nombre deberían ser nuestra mayor preocupación (w08 15/10 pág. 13 párrs. 7, 8).

Traducción del Nuevo Mundo con referenciasSalmo 83:1-5
83 Oh Dios, no haya silencio de parte tuya;+
no te quedes mudo, y no permanezcas quieto, oh Divino.*+
2 Pues, ¡mira!, tus mismos enemigos están en alboroto;+
y los mismos que te odian intensamente han levantado [la] cabeza.+
3 Contra tu pueblo astutamente continúan su habla confidencial;+
y conspiran contra aquellos a quienes ocultas.+
4 Han dicho: “Vengan y raigámoslos para que no sean nación,+
para que el nombre de Israel no sea recordado más”.+
5 Porque con el corazón han intercambiado consejos unidamente;+
contra ti procedieron a celebrar aun un pacto,*+
La Atalaya 2008La respuesta de Jehová a una oración ferviente
7 ¿Cuál era el asunto que más preocupaba al salmista? No cabe duda de que estaría muy preocupado por su seguridad y la de su familia. Sin embargo, centró su oración en el oprobio causado al nombre de Jehová y en las amenazas contra la nación portadora de ese nombre. Mientras soportamos los difíciles últimos días de este viejo sistema, qué bueno sería que todos mantuviéramos un punto de vista equilibrado similar al del salmista (léase Mateo 6:9, 10).
8. ¿Cuál era el objetivo de las naciones que conspiraban contra Israel?
8 El salmista cita estas palabras de los enemigos de Israel: “Vengan y raigámoslos para que no sean nación, para que el nombre de Israel no sea recordado más” (Sal. 83:4). Aquellas naciones sentían un odio enorme por el pueblo escogido de Dios, pero tenían otro motivo para conspirar: codiciaban la tierra de Israel. De hecho, se atrevieron a decir: “Tomemos posesión de los lugares de habitación de Dios para nosotros” (Sal. 83:12). ¿Ha ocurrido algo parecido en nuestros días? Sí.

Sl 83:16. Nuestra firmeza y aguante honran a Jehová (w08 15/10 pág. 15 párr. 16).

Traducción del Nuevo Mundo con referenciasSalmo 83:16
16 Llena sus rostros de deshonra,+
para que la gente* busque tu nombre, oh Jehová.+
La Atalaya 2008La respuesta de Jehová a una oración ferviente
16. ¿Cómo ‘se han llenado de deshonra’ en la actualidad los rostros de los opositores?
16 Durante estos “últimos días”, Jehová ha frustrado todos los intentos de eliminar a su pueblo (2 Tim. 3:1). Como resultado, sus enemigos han quedado avergonzados. Salmo 83:16 predijo lo que sucedería: “Llena sus rostros de deshonra, para que la gente busque tu nombre, oh Jehová”. En un país tras otro, los opositores han fracasado por completo en su intento de acallar a los testigos de Jehová. En esos países, la firmeza y el aguante de quienes sirven al único Dios verdadero han sido un testimonio para las personas de buen corazón, y muchas han ‘buscado el nombre de Jehová’. De hecho, en algunos lugares donde en un tiempo se persiguió cruelmente a los Testigos, ahora hay miles, incluso cientos de miles, de felices alabadores del Altísimo. ¡Qué gran triunfo para Jehová, y qué bochorno para sus enemigos! (Léase Jeremías 1:19.)

Sl 83:17, 18. Jehová es la persona más importante que existe (w11 15/5 pág. 16 párrs. 1, 2; w08 15/10 págs. 15, 16 párrs. 17, 18).

Traducción del Nuevo Mundo con referenciasSalmo 83:17, 18
17 Oh, sean avergonzados y perturbados para todo tiempo,+
y queden corridos y perezcan;+
18 para que la gente sepa+ que tú, cuyo nombre es Jehová,+
tú solo eres el Altísimo+ sobre toda la tierra.+
La Atalaya 2011¿Quién es la persona más importante de nuestra vida?
1, 2. ¿Por qué no basta con conocer el nombre de Jehová para salvarse?
PROBABLEMENTE, la primera vez que vimos el nombre divino fue cuando nos mostraron Salmo 83:18 y leímos, quizás con cierta sorpresa: “Para que la gente sepa que tú, cuyo nombre es Jehová, tú solo eres el Altísimo sobre toda la tierra”. Desde entonces, sin duda hemos utilizado ese versículo en muchas ocasiones para ayudar a otras personas a conocer a Jehová, el Dios de amor (Rom. 10:12, 13).
2 Aunque es imprescindible saber el nombre divino, no basta con eso para salvarse. Observemos que el salmista destaca otra verdad fundamental al decir: “Tú solo eres el Altísimo sobre toda la tierra”. Ciertamente, Jehová es el Ser más importante que existe. Es el Creador del universo, y por eso tiene el derecho de recibir la sumisión absoluta de todas las criaturas inteligentes (Rev. 4:11). Por consiguiente, haríamos bien en plantearnos: “¿Quién es la persona más importante para mí?”. Es vital que reflexionemos sobre esta pregunta.
La Atalaya 2008La respuesta de Jehová a una oración ferviente
17. ¿En qué situación crucial se encuentran los opositores, y qué palabras recordaremos pronto?
17 Por supuesto, sabemos que la lucha aún no ha terminado. Por eso, seguimos predicando las buenas nuevas, incluso a los opositores (Mat. 24:14, 21). No obstante, la oportunidad para que tales opositores se arrepientan y obtengan la salvación pronto llegará a su fin. Sin embargo, hay algo mucho más importante que la salvación humana: la santificación del nombre de Jehová (léase Ezequiel 38:23). Cuando todas las naciones —tal como se predijo— aúnen sus esfuerzos para aniquilar al pueblo de Dios, recordaremos estas palabras de la oración del salmista: “Oh, sean avergonzados y perturbados para todo tiempo, y queden corridos y perezcan” (Sal. 83:17).
18, 19. a) ¿Qué les espera a los enemigos obstinados de la soberanía de Jehová? b) ¿En qué le concierne a usted la vindicación final de la soberanía de Jehová que pronto tendrá lugar?
18 A quienes se oponen obstinadamente a la soberanía de Jehová les espera un final humillante. La Palabra de Dios revela que aquellos “que no obedecen las buenas nuevas” —y que por ello son ejecutados en Armagedón— sufren “destrucción eterna” (2 Tes. 1:7-9). Dicha destrucción, así como la supervivencia de quienes adoren de verdad a Jehová, serán pruebas convincentes de que él es el único Dios verdadero. En el nuevo mundo, esa gran victoria nunca será olvidada. Los que vuelvan en la “resurrección así de justos como de injustos” se enterarán de la gran hazaña de Jehová (Hech. 24:15). Ellos también hallarán pruebas irrefutables de lo sabio que es vivir bajo la soberanía divina. Y de ese grupo, los que sean mansos se convencerán rápidamente de que Jehová es el único Dios verdadero.

BUSQUEMOS PERLAS ESCONDIDAS (8 MINS.):

Sl 79:9. ¿Qué aprendemos sobre nuestras oraciones en este versículo? (w06 15/7 pág. 12 párr. 5).

Traducción del Nuevo Mundo con referenciasSalmo 79:9
9 Ayúdanos, oh Dios de nuestra salvación,+
por la gloria de tu nombre;+
y líbranos y encubre nuestros pecados por causa de tu nombre.+
La Atalaya 2006Puntos sobresalientes de los libros tercero y cuarto de los Salmos
79:9. Jehová escucha nuestras oraciones, y más aún cuando están relacionadas con la santificación de su nombre.

Sl 86:5. ¿En qué sentido está Jehová “listo para perdonar”? (w06 15/7 pág. 12 párr. 9).

Traducción del Nuevo Mundo con referenciasSalmo 86:5
5 Porque tú, oh Jehová,* eres bueno+ y estás listo para perdonar;+
y la bondad amorosa para con todos los que te invocan es abundante.+
La Atalaya 2006Puntos sobresalientes de los libros tercero y cuarto de los Salmos
86:5. ¡Cuánto agradecemos que Jehová esté “listo para perdonar”! Él siempre busca cualquier razón para mostrar misericordia al pecador arrepentido.

¿Qué me enseña sobre Jehová la lectura bíblica de esta semana?

¿Qué ideas de la lectura bíblica de esta semana pueden servirme en la predicación?

SALMOS 79-86 | SUGERENCIAS PARA SUS COMENTARIOS PERSONALES

SALMO 79:ENCABEZAMIENTO)
“Melodía de Asaf.”
*** it-1 pág. 223 Asaf ***
Los encabezamientos de los Salmos 50 y 73 a 83 atribuyen esas canciones a Asaf. No obstante, parece probable que el nombre se use allí con referencia a la casa de la que era cabeza paterna, puesto que no hay duda de que algunos de los salmos (Salmos 79, 80) narran sucesos posteriores al día de Asaf.
SALMO 79:9)
“Ayúdanos, oh Dios de nuestra salvación, por la gloria de tu nombre; y líbranos y encubre nuestros pecados por causa de tu nombre.”
*** w06 15/7 pág. 12 Puntos sobresalientes de los libros tercero y cuarto de los Salmos ***
79:9. Jehová escucha nuestras oraciones, y más aún cuando están relacionadas con la santificación de su nombre.
SALMO 79:12)
“Y paga a nuestros vecinos siete veces en su seno su vituperio con que te han vituperado, oh Jehová.”
*** it-2 pág. 621 Pecho, seno ***
Las expresiones ‘hacer el pago en su propio seno’ y ‘medir su salario en su propio seno’ se entienden mejor cuando sabemos que los bolsillos de las vestiduras no estaban en las faldas o en la parte inferior de la prenda de vestir como ocurre hoy día. (Isa 65:6, 7; Sl 79:12; Jer 32:18.)
SALMO 80:ENCABEZAMIENTO)
“Al director sobre Los Lirios. Recordatorio. De Asaf. Melodía.”
*** it-1 pág. 223 Asaf ***
Los encabezamientos de los Salmos 50 y 73 a 83 atribuyen esas canciones a Asaf. No obstante, parece probable que el nombre se use allí con referencia a la casa de la que era cabeza paterna, puesto que no hay duda de que algunos de los salmos (Salmos 79, 80) narran sucesos posteriores al día de Asaf.
*** it-2 pág. 244 Lirio ***
No se conoce con exactitud el significado de las expresiones “El Lirio” y “Los Lirios” que aparecen en los encabezamientos de los Salmos 45; 60; 69 y 80.
SALMO 80:1)
“Oh Pastor de Israel, de veras presta oído, tú que estás conduciendo a José justamente como a un rebaño. Oh, tú que estás sentado sobre los querubines, resplandece, sí.”
*** it-2 pág. 127 José ***
Se da prominencia al nombre de José. En vista de la posición prominente de José entre los hijos de Jacob, era muy apropiado que su nombre se usase a veces para designar a todas las tribus de Israel (Sl 80:1)
SALMO 80:13)
“Un jabalí de la selva sigue comiéndosela, y los tropeles de animales del campo abierto siguen paciendo en ella.”
*** it-2 pág. 6 Jabalí ***
JABALÍ
(heb. jazír).
Se menciona este animal en las Escrituras en el Salmo 80:13, donde se habla de sus estragos en las viñas que no estaban protegidas. El jabalí (Sus scrofa) todavía se encuentra en los parajes pantanosos de Palestina.
Un jabalí grande puede pesar unos 160 Kg., medir casi 1,5 m. de largo y 1 m. de altura. El hocico del jabalí está adaptado especialmente para hozar en busca de alimento entre la maleza del bosque. Los colmillos, en especial los del macho, constituyen un arma formidable, pues con ellos puede desgarrar con facilidad a un caballo. Este animal no solo es peligroso, sino también destructivo; se dice que un grupo de jabalíes puede arrasar una viña entera en una noche.
SALMO 80:16)
“Está quemada con fuego, cortada. Por la reprensión de tu rostro perecen.”
*** it-2 pág. 821 Reprensión ***
A veces “reprender” transmite la idea de “amenazar”, de modo que la expresión “reprensión de tu rostro” puede indicar que el semblante ha adquirido un porte amenazador. (Sl 80:16.)
SALMO 81:ENCABEZAMIENTO)
“Al director sobre el Guitit. De Asaf.”
*** it-1 pág. 223 Asaf ***
Los encabezamientos de los Salmos 50 y 73 a 83 atribuyen esas canciones a Asaf. No obstante, parece probable que el nombre se use allí con referencia a la casa de la que era cabeza paterna, puesto que no hay duda de que algunos de los salmos (Salmos 79, 80) narran sucesos posteriores al día de Asaf.
*** it-2 pág. 180 Lagar ***
La expresión “el Guitit” (traducida por “los lagares” en la Versión de los Setenta griega y la Vulgata latina), que aparece en el encabezamiento de tres salmos (8, 81, 84), puede indicar que eran canciones relacionadas con la vendimia.
SALMO 81:6)
““Yo aparté su hombro aun de [la] carga; sus propias manos quedaron libres hasta del cesto.”
*** it-1 pág. 469 Cesta ***
Durante la estancia de los israelitas en Egipto bajo “dura esclavitud en trabajos de argamasa de barro y ladrillos” (Éx 1:14), debieron usar cestas para transportar los materiales de construcción, como la arcilla para los ladrillos y luego los mismos ladrillos. Reflexionando sobre cómo liberó Jehová a Israel de la esclavitud a Egipto, el salmista Asaf pone en boca de Dios las siguientes palabras: “Sus propias manos quedaron libres hasta del cesto [mid•dúdh]”. (Sl 81:4-6.) Este mismo término hebreo (dudh) se aplica a una cesta para llevar higos (Jer 24:1, 2)
*** it-2 pág. 1013 Servicio obligatorio ***
SERVICIO OBLIGATORIO
El término hebreo para “servicio obligatorio” es sé•vel, que comunica la idea de una carga que se obliga a llevar, ya sea literal o figurativa, o de un trabajo gravoso. Se puede referir a trabajos forzados, es decir, trabajo no retribuido, o retribuido parcialmente, que las autoridades imponen sobre un determinado grupo de personas, como, por ejemplo, los residentes de cierta localidad.
Al reflexionar sobre la liberación de Israel del cautiverio egipcio, el salmista puso en boca de Jehová las palabras: “Yo aparté su hombro aun de la carga [o servicio obligatorio]”. (Sl 81:6; Éx 1:11.)
SALMO 81:7)
“En angustia llamaste, y procedí a librarte; empecé a responderte en el lugar oculto del trueno. Me puse a examinarte junto a las aguas de Meribá. Sélah.”
*** it-2 pág. 372 Meribá ***
Sin embargo, cuando el Salmo 81:7 dice que Jehová se puso a examinar a Israel junto a las “aguas de Meribá”, es posible que aluda al incidente que ocurrió cerca de Refidim. (Compárese con Dt 33:8.)
*** it-2 pág. 1164 Trueno ***
Para los judíos que estaban al pie del monte Sinaí, los truenos que oyeron eran una manifestación de la presencia de Dios. (Éx 19:16; compárese con Rev 4:5; 11:19.) Las palabras del salmista: “Empecé [Jehová] a responderte en el lugar oculto del trueno”, puede que se refieran a este acontecimiento o al hecho de que Dios dirigiese a Israel por medio de una columna de nube (donde se origina el trueno). (Sl 81:7.)
SALMO 81:16)
“Y él seguirá alimentándolo de la grosura del trigo, y de la roca yo te satisfaré con miel misma.””
*** w86 15/12 pág. 28 “Bendigan a Jehová”... ¿por qué? ***
Lección para nuestro día: El hecho de que Jehová recompensa abundantemente a los que le obedecen se indica por la referencia que se hace a la “grosura del trigo”. (Salmo 81:16.) Aquí la palabra “grosura” se usa figurativamente para indicar lo más selecto. (Compárese con Salmo 63:5.) Si los israelitas hubieran ‘escuchado la voz de Jehová’, él los hubiera bendecido con “la grosura del trigo”... lo mejor, lo más selecto de todas las cosas. (Salmo 81:11; Deuteronomio 32:13, 14.) De manera similar, si ‘escuchamos la voz de Jehová’, él nos bendecirá abundantemente. (Proverbios 10:22.)
SALMO 82:ENCABEZAMIENTO)
“Melodía de Asaf.”
*** it-1 pág. 223 Asaf ***
Los encabezamientos de los Salmos 50 y 73 a 83 atribuyen esas canciones a Asaf. No obstante, parece probable que el nombre se use allí con referencia a la casa de la que era cabeza paterna, puesto que no hay duda de que algunos de los salmos (Salmos 79, 80) narran sucesos posteriores al día de Asaf.
SALMO 82:1)
“Dios está apostándose en la asamblea del Divino; en medio de los dioses él juzga:”
*** w06 15/7 pág. 11 Puntos sobresalientes de los libros tercero y cuarto de los Salmos ***
82:1, 6. ¿A quiénes se llama “dioses” e “hijos del Altísimo”? Ambas expresiones se refieren a jueces humanos de Israel. Se les podía llamar dioses porque ocupaban el puesto de representantes y voceros de Dios (Juan 10:33-36).
*** it-1 pág. 697 Dios ***
En el Salmo 82:1, 6 —Salmo que Jesús citó en Juan 10:34, 35— se usa ʼelo•hím para referirse a criaturas humanas, los jueces de Israel, a quienes se podía llamar dioses por el puesto que ocupaban como representantes y voceros de Jehová. De modo parecido, a Moisés se le dijo que sirviese de “Dios” a su hermano Aarón y ante Faraón. (Éx 4:16, nota; 7:1.)
*** it-1 pág. 1148 Hijo(s) de Dios ***
La base principal para traducir “un dios” se halla en la propia respuesta de Jesús, en la que citó del Salmo 82:1-7. Como puede verse, este texto no se refería a que hubiera personas a las que se llamara “Dios”, sino “dioses” e “hijos del Altísimo”.
Según el contexto, aquellos a quienes Jehová llamó “dioses” e “hijos del Altísimo” en este salmo eran jueces israelitas que habían obrado de manera injusta, lo que hizo que el propio Jehová tuviera que juzgar ‘en medio de esos dioses’. (Sl 82:1-6, 8.) En vista de que Jehová aplicó esos términos a aquellos hombres, ciertamente Jesús no era culpable de ninguna blasfemia al decir: “Soy Hijo de Dios”. Mientras que las obras de aquellos “dioses” o jueces contradecían su afirmación de ser “hijos del Altísimo”, las obras de Jesús siempre dieron prueba de que estaba en unión con su Padre y tenía una relación de perfecta armonía con Él. (Jn 10:34-38.)
*** w86 15/12 pág. 28 “Bendigan a Jehová”... ¿por qué? ***
♦ 82:1—¿De qué manera juzga Dios “en medio de los dioses”?
Evidentemente, “los dioses” eran los jueces de Israel. Se les llamaba dioses porque eran poderosos en autoridad judicial. Jehová, como el Juez Supremo, tenía el derecho divino de entrar en medio de tales jueces para censurarlos por no juzgar en armonía con su ley. (Isaías 33:22; Salmo 82:2-4.)
SALMO 82:5)
“No han sabido ellos, y no entienden; en oscuridad siguen andando; se hace que todos los fundamentos de la tierra tambaleen.”
*** w06 15/7 pág. 12 Puntos sobresalientes de los libros tercero y cuarto de los Salmos ***
82:2, 5. Las injusticias “hace[n] que todos los fundamentos de la tierra tambaleen”. Los abusos perturban la estabilidad de la sociedad.
*** it-1 pág. 975 Fundamento ***
Por otro lado, la injusticia y la desobediencia a la ley de Dios en realidad derriban los fundamentos que dan estabilidad a la Tierra, haciendo que los fundamentos de la tierra figurativa (la gente y sus sistemas establecidos) tambaleen. (Sl 82; 11:3; Pr 29:4.)
SALMO 82:6)
““Yo mismo he dicho: ‘Ustedes son dioses, y todos ustedes son hijos del Altísimo.”
*** w06 15/7 pág. 11 Puntos sobresalientes de los libros tercero y cuarto de los Salmos ***
82:1, 6. ¿A quiénes se llama “dioses” e “hijos del Altísimo”? Ambas expresiones se refieren a jueces humanos de Israel. Se les podía llamar dioses porque ocupaban el puesto de representantes y voceros de Dios (Juan 10:33-36).
*** it-1 pág. 697 Dios ***
En el Salmo 82:1, 6 —Salmo que Jesús citó en Juan 10:34, 35— se usa ʼelo•hím para referirse a criaturas humanas, los jueces de Israel, a quienes se podía llamar dioses por el puesto que ocupaban como representantes y voceros de Jehová. De modo parecido, a Moisés se le dijo que sirviese de “Dios” a su hermano Aarón y ante Faraón. (Éx 4:16, nota; 7:1.)
*** it-1 pág. 1148 Hijo(s) de Dios ***
La base principal para traducir “un dios” se halla en la propia respuesta de Jesús, en la que citó del Salmo 82:1-7. Como puede verse, este texto no se refería a que hubiera personas a las que se llamara “Dios”, sino “dioses” e “hijos del Altísimo”.
Según el contexto, aquellos a quienes Jehová llamó “dioses” e “hijos del Altísimo” en este salmo eran jueces israelitas que habían obrado de manera injusta, lo que hizo que el propio Jehová tuviera que juzgar ‘en medio de esos dioses’. (Sl 82:1-6, 8.) En vista de que Jehová aplicó esos términos a aquellos hombres, ciertamente Jesús no era culpable de ninguna blasfemia al decir: “Soy Hijo de Dios”. Mientras que las obras de aquellos “dioses” o jueces contradecían su afirmación de ser “hijos del Altísimo”, las obras de Jesús siempre dieron prueba de que estaba en unión con su Padre y tenía una relación de perfecta armonía con Él. (Jn 10:34-38.)
SALMO 83:ENCABEZAMIENTO)
“Canción. Melodía de Asaf.”
*** w08 15/10 pág. 12 párr. 3 La respuesta de Jehová a una oración ferviente ***
El encabezamiento del Salmo 83 indica que se trata de una “melodía de Asaf”. Este levita fue un músico destacado durante el reinado de David, y es probable que el compositor del salmo fuera descendiente suyo. El salmista ruega a Jehová que tome medidas para defender su soberanía y dar a conocer su nombre. La obra debe haberse compuesto algún tiempo después de la muerte de Salomón. ¿Por qué razón? Porque durante los reinados de David y Salomón, el rey de Tiro mantuvo relaciones amistosas con Israel. Sin embargo, cuando se escribió el Salmo 83, los habitantes de Tiro se mostraban hostiles y se habían aliado con los enemigos de Israel.
*** it-1 pág. 223 Asaf ***
Los encabezamientos de los Salmos 50 y 73 a 83 atribuyen esas canciones a Asaf. No obstante, parece probable que el nombre se use allí con referencia a la casa de la que era cabeza paterna, puesto que no hay duda de que algunos de los salmos (Salmos 79, 80) narran sucesos posteriores al día de Asaf.
SALMO 83:1)
“Oh Dios, no haya silencio de parte tuya; no te quedes mudo, y no permanezcas quieto, oh Divino.”
*** w08 15/10 pág. 13 La respuesta de Jehová a una oración ferviente ***
Un asunto de importancia primordial
6 Escuche mientras el salmista expresa sus sentimientos más profundos en oración: “Oh Dios, no haya silencio de parte tuya; no te quedes mudo, y no permanezcas quieto, oh Divino. Pues, ¡mira!, tus mismos enemigos están en alboroto; y los mismos que te odian intensamente han levantado la cabeza. Contra tu pueblo astutamente continúan su habla confidencial [...]. Porque con el corazón han intercambiado consejos unidamente; contra ti procedieron a celebrar aun un pacto” (Sal. 83:1-3, 5).
7 ¿Cuál era el asunto que más preocupaba al salmista? No cabe duda de que estaría muy preocupado por su seguridad y la de su familia. Sin embargo, centró su oración en el oprobio causado al nombre de Jehová y en las amenazas contra la nación portadora de ese nombre. Mientras soportamos los difíciles últimos días de este viejo sistema, qué bueno sería que todos mantuviéramos un punto de vista equilibrado similar al del salmista (léase Mateo 6:9, 10).
SALMO 83:2)
“Pues, ¡mira!, tus mismos enemigos están en alboroto; y los mismos que te odian intensamente han levantado [la] cabeza.”
*** w08 15/10 pág. 13 La respuesta de Jehová a una oración ferviente ***
Un asunto de importancia primordial
6 Escuche mientras el salmista expresa sus sentimientos más profundos en oración: “Oh Dios, no haya silencio de parte tuya; no te quedes mudo, y no permanezcas quieto, oh Divino. Pues, ¡mira!, tus mismos enemigos están en alboroto; y los mismos que te odian intensamente han levantado la cabeza. Contra tu pueblo astutamente continúan su habla confidencial [...]. Porque con el corazón han intercambiado consejos unidamente; contra ti procedieron a celebrar aun un pacto” (Sal. 83:1-3, 5).
7 ¿Cuál era el asunto que más preocupaba al salmista? No cabe duda de que estaría muy preocupado por su seguridad y la de su familia. Sin embargo, centró su oración en el oprobio causado al nombre de Jehová y en las amenazas contra la nación portadora de ese nombre. Mientras soportamos los difíciles últimos días de este viejo sistema, qué bueno sería que todos mantuviéramos un punto de vista equilibrado similar al del salmista (léase Mateo 6:9, 10).
*** w06 15/7 pág. 11 Puntos sobresalientes de los libros tercero y cuarto de los Salmos ***
83:2. ¿Qué significa ‘levantar la cabeza’? Este gesto denota prontitud para usar la fuerza o para actuar, por lo general con el fin de oponerse, luchar u oprimir.
*** it-1 pág. 951 Pueblos enemigos que atacaron a Israel ***
Amaleq Sl 83:2-4, 7
*** it-2 pág. 691 Posturas y ademanes ***
Levantar la cabeza significaba que la persona que lo hacía asumía la actitud de tomar acción, por lo general, para oponerse, luchar u oprimir. (Jue 8:28; Sl 83:2.)
SALMO 83:4)
“Han dicho: “Vengan y raigámoslos para que no sean nación, para que el nombre de Israel no sea recordado más”.”
*** w08 15/10 págs. 13-14 párrs. 8-11 La respuesta de Jehová a una oración ferviente ***
El salmista cita estas palabras de los enemigos de Israel: “Vengan y raigámoslos para que no sean nación, para que el nombre de Israel no sea recordado más” (Sal. 83:4). Aquellas naciones sentían un odio enorme por el pueblo escogido de Dios, pero tenían otro motivo para conspirar: codiciaban la tierra de Israel. De hecho, se atrevieron a decir: “Tomemos posesión de los lugares de habitación de Dios para nosotros” (Sal. 83:12). ¿Ha ocurrido algo parecido en nuestros días? Sí.
“Tu lugar santo de habitación”
9 En la antigüedad, se hizo referencia a la Tierra Prometida como el lugar santo de habitación de Dios. Recordemos el canto de victoria que los israelitas entonaron tras su liberación de Egipto: “Tú en tu bondad amorosa has guiado al pueblo que has recobrado; tú en tu fuerza ciertamente los conducirás a tu lugar santo de habitación” (Éxo. 15:13). Posteriormente, en ese “lugar [...] de habitación” se estableció el templo, con su sacerdocio, y también una ciudad capital, Jerusalén, con una línea de reyes descendientes de David que se sentaban sobre el trono de Jehová (1 Cró. 29:23). Jesús tuvo buenas razones para llamar a Jerusalén “la ciudad del gran Rey” (Mat. 5:35).
10 ¿Qué hay de nuestros días? En el año 33 nació una nueva nación, “el Israel de Dios” (Gál. 6:16). Dicha nación, compuesta de los hermanos ungidos de Jesucristo, cumplió la tarea que el Israel carnal no logró llevar a cabo: ser testigos del nombre de Dios (Isa. 43:10; 1 Ped. 2:9). Jehová les hizo a ellos la misma promesa que había hecho al antiguo Israel: “Yo seré su Dios, y ellos serán mi pueblo” (2 Cor. 6:16; Lev. 26:12). En 1919, Jehová entabló una relación especial con los restantes del “Israel de Dios”. En ese momento, el resto ungido tomó posesión de una “tierra”, un campo de actividad espiritual en el que disfrutan de un paraíso espiritual (Isa. 66:8). Desde los años treinta, millones de “otras ovejas” se han unido a ellos (Juan 10:16). La felicidad y la prosperidad espiritual de estos cristianos del día moderno son prueba convincente de lo bueno que es someterse a la justa soberanía de Jehová (léase Salmo 91:1, 2). Eso enfurece muchísimo a Satanás.
11 Durante el tiempo del fin, Satanás sigue incitando a sus agentes terrestres para que persigan al resto ungido y a sus compañeros de las otras ovejas. Así ocurrió en Europa occidental bajo el régimen nazi y en Europa oriental bajo el gobierno comunista de la Unión Soviética. Sucedió lo mismo en otros muchos países, y volverá a suceder, sobre todo durante el ataque final de Gog de Magog. En dicho ataque, es posible que los opositores se adueñen codiciosamente de los bienes del pueblo de Jehová, tal como sus enemigos hicieron en el pasado. Sin embargo, el principal objetivo de Satanás ha sido siempre eliminarnos como pueblo para que nadie recuerde jamás el nombre que Dios nos ha otorgado.
*** it-2 pág. 410 Moab, moabitas ***
Por tanto, tuvo que ser en una fecha anterior durante el reinado de Jehosafat, cuando Moab combinó sus fuerzas con las de Ammón y las de la región montañosa de Seír para atacar a Judá. Debido a la intervención de Jehová, los tres ejércitos lucharon entre sí y se autodestruyeron. (2Cr 20:1, 22-24.) Algunos eruditos creen que en el Salmo 83:4-9 se hace referencia a este acontecimiento. (Compárese 2Cr 20:14 con Sl 83, encab.)
SALMO 83:6)
“las tiendas de Edom y los ismaelitas, Moab y los hagritas,”
*** w08 15/10 págs. 12-13 párrs. 4-5 La respuesta de Jehová a una oración ferviente ***
El salmista menciona diez naciones enemigas, todas vecinas de Israel, que conspiraban para aniquilar al pueblo de Dios: “Edom y los ismaelitas, Moab y los hagritas, Guebal y Ammón y Amaleq, Filistea junto con los habitantes de Tiro. También, Asiria misma se ha unido a ellos” (Sal. 83:6-8). ¿A qué hecho histórico hace referencia el salmo? Hay quienes sugieren que el salmista se refiere al ataque contra Israel que lanzó la coalición formada por Ammón, Moab y los habitantes de la región montañosa de Seír en los días de Jehosafat (2 Cró. 20:1-26). Otros creen que alude a la hostilidad general que mostraron hacia Israel las naciones vecinas a lo largo de la historia.
5 En cualquier caso, queda claro que Jehová Dios inspiró la redacción de este ferviente salmo durante un período de peligro para su pueblo. Pero el salmo también es fuente de ánimo para los siervos de Dios de nuestro tiempo, que vez tras vez han sufrido los ataques de enemigos decididos a eliminarlos. Además, sin duda fortalecerá a todos los que adoran a Dios con espíritu y con verdad cuando, en un futuro cercano, Gog de Magog reúna sus huestes en un último intento de destruirlos (léase Ezequiel 38:2, 8, 9, 16).
*** it-1 pág. 951 Pueblos enemigos que atacaron a Israel ***
Moab Sl 83:2-4, 6
*** it-1 pág. 1262 Ismaelitas ***
La animosidad que Ismael abrigaba contra Isaac debió transmitirse a sus descendientes hasta el grado de odiar al Dios de Isaac, puesto que el salmista incluye a los ismaelitas entre ‘los mismísimos que odian intensamente’ a Jehová. (Sl 83:1, 2, 5, 6.) Sin embargo, hubo excepciones: Obil, al que se llama ismaelita, tuvo a su cargo la supervisión de los camellos del mismo rey David. (1Cr 27:30, 31.)
SALMO 83:7)
“Guebal y Ammón y Amaleq, Filistea junto con los habitantes de Tiro.”
*** w08 15/10 págs. 12-13 párrs. 4-5 La respuesta de Jehová a una oración ferviente ***
El salmista menciona diez naciones enemigas, todas vecinas de Israel, que conspiraban para aniquilar al pueblo de Dios: “Edom y los ismaelitas, Moab y los hagritas, Guebal y Ammón y Amaleq, Filistea junto con los habitantes de Tiro. También, Asiria misma se ha unido a ellos” (Sal. 83:6-8). ¿A qué hecho histórico hace referencia el salmo? Hay quienes sugieren que el salmista se refiere al ataque contra Israel que lanzó la coalición formada por Ammón, Moab y los habitantes de la región montañosa de Seír en los días de Jehosafat (2 Cró. 20:1-26). Otros creen que alude a la hostilidad general que mostraron hacia Israel las naciones vecinas a lo largo de la historia.
5 En cualquier caso, queda claro que Jehová Dios inspiró la redacción de este ferviente salmo durante un período de peligro para su pueblo. Pero el salmo también es fuente de ánimo para los siervos de Dios de nuestro tiempo, que vez tras vez han sufrido los ataques de enemigos decididos a eliminarlos. Además, sin duda fortalecerá a todos los que adoran a Dios con espíritu y con verdad cuando, en un futuro cercano, Gog de Magog reúna sus huestes en un último intento de destruirlos (léase Ezequiel 38:2, 8, 9, 16).
*** it-1 pág. 951 Pueblos enemigos que atacaron a Israel ***
Amaleq Sl 83:2-4, 7
SALMO 83:9)
“Hazles como a Madián, como a Sísara, como a Jabín en el valle torrencial de Cisón.”
*** w08 15/10 págs. 14-15 La respuesta de Jehová a una oración ferviente ***
Precedentes de la victoria de Jehová
12 Observemos la fe inquebrantable que el salmista tenía en que Jehová puede frustrar los planes de las naciones enemigas. En el salmo menciona dos victorias decisivas de Israel sobre sus enemigos. Ambas se produjeron cerca de la antigua Meguidó, ciudad que dominaba una llanura-valle del mismo nombre. El río Cisón atraviesa esta llanura, y durante el verano puede verse su lecho seco y serpenteante. Pero, tras un aguacero invernal, sus aguas inundan la llanura, y quizás por esa razón el río también recibe el nombre de “las aguas de Meguidó” (Jue. 4:13; 5:19).
13 A unos quince kilómetros (diez millas) de Meguidó, cruzando el valle, se encuentra la colina de Moré. En los días del juez Gedeón, una coalición de tropas madianitas, amalequitas y orientales se reunieron allí para la guerra (Jue. 7:1, 12). La pequeña tropa de Gedeón contaba solo con 300 hombres, pero con la ayuda de Jehová, consiguieron derrotar al gran ejército enemigo. ¿Cómo? De acuerdo con las instrucciones divinas, rodearon el campamento contrario de noche, llevando consigo jarrones que ocultaban antorchas encendidas. Cuando Gedeón dio la señal, sus hombres hicieron añicos los jarrones y aparecieron las antorchas. Al mismo tiempo, hicieron sonar sus cuernos y gritaron: “¡La espada de Jehová y de Gedeón!”. Aquello provocó confusión entre sus enemigos, y estos empezaron a matarse entre sí. Los que sobrevivieron cruzaron el río Jordán para escapar. Entretanto, más israelitas se sumaron a la persecución de los escapados. En total, cayeron 120.000 soldados enemigos (Jue. 7:19-25; 8:10).
14 También al otro lado del valle de Meguidó, unos seis kilómetros (cuatro millas) más allá de la colina de Moré, se encuentra el monte Tabor. Allí, el juez Barac había reunido anteriormente a 10.000 soldados israelitas para que se enfrentaran a las tropas de Jabín, el rey cananeo de Hazor, dirigidas por su comandante militar Sísara. Los 900 carros de guerra del ejército cananeo estaban dotados de largas cuchillas de hierro que giraban a la par que las ruedas. Mientras las tropas de Israel, escasamente equipadas, se reunían en el monte Tabor, el ejército de Sísara se lanzó confiado hacia el valle. Entonces, “Jehová empezó a poner en confusión a Sísara y todos sus carros de guerra y todo el campamento”. Es probable que los carros quedaran atascados en el fango debido a un aguacero repentino que desbordara el río Cisón. Los israelitas acabaron con todo aquel ejército (Jue. 4:13-16; 5:19-21).
15 El salmista ruega a Jehová que le haga algo parecido a las naciones que en su día amenazaban la existencia de Israel. Le pide: “Hazles como a Madián, como a Sísara, como a Jabín en el valle torrencial de Cisón. Fueron aniquilados en En-dor; llegaron a ser estiércol para el suelo” (Sal. 83:9, 10). Resulta significativo que la guerra final de Dios contra el mundo de Satanás reciba el nombre de Har-magedón (que significa “Montaña de Meguidó”). Ese nombre, que también se vierte “Armagedón”, nos recuerda las dramáticas batallas que tuvieron lugar cerca de Meguidó. La victoria de Jehová en esas guerras antiguas nos garantiza que él vencerá en la batalla de Armagedón (Rev. 16:13-16).
*** w86 15/2 págs. 21-22 Megidó... antiguo campo de batalla con significado profético ***
Bajo el mando del general Sísara, el ejército cananeo estaba equipado con las últimas innovaciones de la tecnología militar: “Novecientos carros de guerra con hoces de hierro”. (Jueces 4:3.) Estos carros daban a los cananeos gran velocidad y movilidad y también una enorme ventaja sicológica.
No obstante, la victoria no iba a estar en función del armamento ni de la destreza militar. Las tropas de Sísara, sumamente superiores, fueron atraídas al valle torrencial de Cisón, que para entonces estaba seco. Jehová le dio a Baraq la señal para el descenso. ¡Imagínese a 10.000 hombres abalanzándose ladera abajo de la montaña! Pero en ese momento, de modo inesperado, Jehová desencadenó una tormenta. El viento y la lluvia azotaron el rostro del enemigo. El valle por donde pasaba el río Cisón se convirtió en un incontenible torrente que inmovilizó los carros de guerra de Sísara en un mar de lodo. Totalmente confundidas, las tropas de Sísara huyeron aterrorizadas, pero fueron perseguidas y derribadas. “No quedó ni siquiera uno.” (Jueces, capítulos 4 y 5.)
No sorprende que esta aplastante victoria inspirara las palabras: “Así perezcan todos tus enemigos, oh Jehová, y sean los que te aman como cuando el sol sale en su poderío”. (Jueces 5:31.) Fíjese en el adverbio “así”. Da a entender que la batalla fue profética, y que señalaba a una guerra mayor, en la que perecerían todos los enemigos de Dios.
Sin embargo, los hostiles pueblos circunvecinos de Israel olvidaron con rapidez este desastroso encuentro. Solo 47 años más tarde varias naciones dirigidas por Madián “se reunieron como uno solo y procedieron a [...] acampar en la llanura baja de Jezreel”, el valle que se extiende hacia el norte desde Meguidó. (Jueces 6:33.) Los enemigos acampados eran “tan numerosos como langostas”. En esta ocasión el ejército de Israel era solo un grupo pequeño, pero valiente, de 300 hombres bajo el mando de Gedeón, parados “alrededor de todo el campamento”. Cuando se dio la señal, los 300 hombres tocaron los cuernos, rompieron los jarrones de agua, ondearon las antorchas y profirieron un terrorífico grito de guerra: “¡La espada de Jehová y de Gedeón!”. Cundió el pánico entre los madianitas. “Jehová procedió a poner la espada de cada uno contra el otro en todo el campamento”, y el puñado de hombres de Gedeón completó la derrota. (Jueces, capítulo 7.)
Nosotros hoy no debemos cometer el error de los madianitas ni minimizar el significado de Meguidó. La Biblia habla unas 12 veces de este antiguo lugar de batalla. Además, la profecía bíblica indica que lo que tuvo lugar en Meguidó tiene que ver seriamente con nuestro día. Repasemos, pues, lo que la Biblia y la arqueología dicen sobre este lugar histórico.
Encrucijada de carreteras del mundo antiguo
Meguidó, junto con las ciudades de Hazor y Guézer, dominaba en un tiempo una de las principales rutas militares y comerciales que unía a Asia y África. Meguidó, situada entre las otras dos ciudades, era la que ocupaba la posición más estratégica. Caminos naturales, pasos de montaña y carreteras convergían de todas direcciones en el valle de esa ciudad. “Meguidó —explica The Geography of the Bible— estaba ubicada en una encrucijada de carreteras, en una de las principales encrucijadas del mundo antiguo.”
Meguidó dominaba una gran llanura que se extendía unos 32 kilómetros (20 millas) al noreste de la cordillera del Carmelo. En el invierno, el agua de la lluvia que descendía de las montañas hacía crecer el río Cisón. Por esta razón, la región era llamada también “el valle torrencial de Cisón”. (Jueces 4:13.) El libro Geography of Israel dice: “Con las aguas del invierno” el suelo del valle “puede convertirse en un gran barrizal. [...] La pendiente del Cisón es muy pequeña, y la desembocadura [...] se bloquea con facilidad; de modo que en esa zona abundan las ciénagas”. Sísara y su ejército se dieron cuenta de lo fangosa que puede ser esta llanura. No obstante, en el tiempo seco del verano, esta extensa llanura era un lugar idóneo para los ejercicios militares de los carros de guerra. (Compárese con El Cantar de los Cantares 6:11, 12.) Las tropas militares también se podían reunir convenientemente en ese lugar.
*** w86 15/2 pág. 24 Megidó... antiguo campo de batalla con significado profético ***
Entonces, ¿qué es “Har–Magedón”? Obviamente el término se usa en sentido figurado. Debido a que Meguidó fue escenario de batallas decisivas, el libro de Revelación lo usa para representar una situación que se acerca, en la que el odio del que será objeto el pueblo de Dios por parte de “todas las naciones” llegará a su culminación. (Mateo 24:9, 14.) Puesto que los cristianos verdaderos siguen apoyando lealmente al Reino de Dios, los gobernantes de la Tierra se reunirán, como en “asamblea”, para destruirlos. Sin embargo, los testigos de Jehová no pelearán. (Isaías 2:1-4.) Dios les ha nombrado un Rey, el Señor Jesucristo, para que pelee por ellos. En el momento crucial, este Rey celestial y “los ejércitos [...] de los cielos” intervendrán y atacarán a “los reyes de la tierra y sus ejércitos”. Esta batalla global será decisiva, tal como las que se pelearon en Meguidó. ¡Todos los enemigos terrestres “perecerán”, tal como profetizó la canción de victoria de Débora y Baraq! (Revelación 19:11-21; Jueces 5:31.)
¿Estará usted entre los que aman a Jehová, o entre sus enemigos? La Biblia advierte con claridad que la vida de los que no se ponen de parte de Jehová Dios y de su pueblo está en verdadero peligro. Sofonías 2:3; 2 Tesalonicenses 1:7-9.) De modo que, ¡no hay tiempo que perder! “¡Mira! Vengo como ladrón”, advierte el glorificado Jesucristo con referencia específica a la culminación de la “gran tribulación” en Armagedón. Revelación 16:15; Mateo 24:21.)
“La guerra del gran día de Dios el Todopoderoso” tendrá un final glorioso. Abrirá el camino para que el Reino de Dios transforme esta Tierra en un paraíso. Mateo 6:9, 10; Revelación 21:3-5.) Pero, más importante aún, vindicará el mayor nombre del universo en un magnífico cumplimiento de la antigua oración profética:
“Hazles como a Madián, como a Sísara, como a Jabín en el valle torrencial de Cisón. [...] [Sigue] tras ellos con tu tormenta y quieras perturbarlos con tu propio viento de tempestad. Llena sus rostros de deshonra, para que la gente busque tu nombre, oh Jehová. Oh, sean avergonzados y perturbados para todo tiempo, y queden corridos y perezcan; para que la gente sepa que tú, cuyo nombre es Jehová, tú solo eres el Altísimo sobre toda la tierra”. (Salmo 83:9, 15-18.)
*** w86 15/12 pág. 28 “Bendigan a Jehová”... ¿por qué? ***
♦ 83:9-15—¿Era la venganza lo que motivaba al salmista?
De ninguna manera. Él estaba orando por que Dios ejecutara juicio sobre los que ‘odiaban intensamente’ a Jehová. (Versículo 2.) Así, otras naciones sabrían que Dios, cuyo nombre es Jehová, es en verdad “el Altísimo sobre toda la tierra”. (Versículo 18.) Esta manifestación de poder resultaría en magnificar el nombre de Dios, Jehová, por toda la Tierra.
SALMO 83:10)
“Fueron aniquilados en En-dor; llegaron a ser estiércol para el suelo.”
*** it-1 pág. 808 En-dor ***
En el Salmo 83:9, 10 se relaciona a En-dor con la victoria de Jehová sobre Sísara. Aunque no se menciona a esta ciudad en el propio relato de la batalla registrado en los capítulos 4 y 5 de Jueces, estaba situada solo a unos pocos kilómetros al S. del monte Tabor, desde donde descendió el ejército de Barac. (Jue 4:6, 12.) Además, las fuerzas de Sísara fueron desbaratadas de forma milagrosa por Taanac, Meguidó y el valle torrencial de Cisón. (Jos 17:11; Jue 5:19.) De modo que parte de la batalla debió llegar hasta En-dor, y el salmista, bien familiarizado con los detalles históricos y geográficos, pudo decir que en En-dor fueron aniquilados muchos de los cananeos fugitivos.
SALMO 83:12)
“que han dicho: “Tomemos posesión de los lugares de habitación de Dios para nosotros”.”
*** w08 15/10 págs. 13-14 párrs. 8-11 La respuesta de Jehová a una oración ferviente ***
pero tenían otro motivo para conspirar: codiciaban la tierra de Israel. De hecho, se atrevieron a decir: “Tomemos posesión de los lugares de habitación de Dios para nosotros” (Sal. 83:12). ¿Ha ocurrido algo parecido en nuestros días? Sí.
“Tu lugar santo de habitación”
9 En la antigüedad, se hizo referencia a la Tierra Prometida como el lugar santo de habitación de Dios. Recordemos el canto de victoria que los israelitas entonaron tras su liberación de Egipto: “Tú en tu bondad amorosa has guiado al pueblo que has recobrado; tú en tu fuerza ciertamente los conducirás a tu lugar santo de habitación” (Éxo. 15:13). Posteriormente, en ese “lugar [...] de habitación” se estableció el templo, con su sacerdocio, y también una ciudad capital, Jerusalén, con una línea de reyes descendientes de David que se sentaban sobre el trono de Jehová (1 Cró. 29:23). Jesús tuvo buenas razones para llamar a Jerusalén “la ciudad del gran Rey” (Mat. 5:35).
10 ¿Qué hay de nuestros días? En el año 33 nació una nueva nación, “el Israel de Dios” (Gál. 6:16). Dicha nación, compuesta de los hermanos ungidos de Jesucristo, cumplió la tarea que el Israel carnal no logró llevar a cabo: ser testigos del nombre de Dios (Isa. 43:10; 1 Ped. 2:9). Jehová les hizo a ellos la misma promesa que había hecho al antiguo Israel: “Yo seré su Dios, y ellos serán mi pueblo” (2 Cor. 6:16; Lev. 26:12). En 1919, Jehová entabló una relación especial con los restantes del “Israel de Dios”. En ese momento, el resto ungido tomó posesión de una “tierra”, un campo de actividad espiritual en el que disfrutan de un paraíso espiritual (Isa. 66:8). Desde los años treinta, millones de “otras ovejas” se han unido a ellos (Juan 10:16). La felicidad y la prosperidad espiritual de estos cristianos del día moderno son prueba convincente de lo bueno que es someterse a la justa soberanía de Jehová (léase Salmo 91:1, 2). Eso enfurece muchísimo a Satanás.
11 Durante el tiempo del fin, Satanás sigue incitando a sus agentes terrestres para que persigan al resto ungido y a sus compañeros de las otras ovejas. Así ocurrió en Europa occidental bajo el régimen nazi y en Europa oriental bajo el gobierno comunista de la Unión Soviética. Sucedió lo mismo en otros muchos países, y volverá a suceder, sobre todo durante el ataque final de Gog de Magog. En dicho ataque, es posible que los opositores se adueñen codiciosamente de los bienes del pueblo de Jehová, tal como sus enemigos hicieron en el pasado.
*** it-2 pág. 1227 Zébah ***
Mientras Gedeón los llevaba como cautivos humillados por lo menos hasta Sucot, puede que se les hiciera recordar sus palabras soberbias (o al menos, el espíritu) conservadas en el salmo: “Tomemos posesión de los lugares de habitación de Dios para nosotros”. (Sl 83:11, 12.)
SALMO 83:13)
“Oh Dios mío, hazlos como un remolino de cardos, como rastrojo delante de un viento.”
*** it-1 pág. 427 Cardo ***
CARDO
(heb. dar•dár; gr. trí•bo•los).
Este término se aplica vulgarmente a diversas especies de plantas silvestres con hojas espinosas y de borde irregular, tallos duros y cabezuelas redondas o cilíndricas que producen flores suaves y sedosas de color púrpura, amarillo o blanco. Adán y sus descendientes tuvieron que enfrentarse con los molestos cardos cuando cultivaron el suelo maldecido. (Gé 3:17, 18.) Puesto que sus semillas se esparcen con el viento, se desarrollan con facilidad en las zonas abandonadas y desoladas. (Véase Os 10:8.) Jesucristo mencionó los cardos cuando ilustró que a las personas, al igual que a las plantas, se las reconoce por sus frutos. (Mt 7:16.) En Palestina no es raro ver algunos cardos estrellados arrastrados como una masa rodante por los vientos otoñales, a lo que posiblemente hacen alusión el Salmo 83:13 e Isaías 17:13.
SALMO 83:16)
“Llena sus rostros de deshonra, para que la gente busque tu nombre, oh Jehová.”
*** w08 15/10 pág. 15 La respuesta de Jehová a una oración ferviente ***
Oremos por la vindicación de Jehová
16 Durante estos “últimos días”, Jehová ha frustrado todos los intentos de eliminar a su pueblo (2 Tim. 3:1). Como resultado, sus enemigos han quedado avergonzados. Salmo 83:16 predijo lo que sucedería: “Llena sus rostros de deshonra, para que la gente busque tu nombre, oh Jehová”. En un país tras otro, los opositores han fracasado por completo en su intento de acallar a los testigos de Jehová. En esos países, la firmeza y el aguante de quienes sirven al único Dios verdadero han sido un testimonio para las personas de buen corazón, y muchas han ‘buscado el nombre de Jehová’. De hecho, en algunos lugares donde en un tiempo se persiguió cruelmente a los Testigos, ahora hay miles, incluso cientos de miles, de felices alabadores del Altísimo. ¡Qué gran triunfo para Jehová, y qué bochorno para sus enemigos! (Léase Jeremías 1:19.)
SALMO 83:17)
“Oh, sean avergonzados y perturbados para todo tiempo, y queden corridos y perezcan;”
*** w08 15/10 págs. 15-16 párrs. 17-18 La respuesta de Jehová a una oración ferviente ***
Por supuesto, sabemos que la lucha aún no ha terminado. Por eso, seguimos predicando las buenas nuevas, incluso a los opositores (Mat. 24:14, 21). No obstante, la oportunidad para que tales opositores se arrepientan y obtengan la salvación pronto llegará a su fin. Sin embargo, hay algo mucho más importante que la salvación humana: la santificación del nombre de Jehová (léase Ezequiel 38:23). Cuando todas las naciones —tal como se predijo— aúnen sus esfuerzos para aniquilar al pueblo de Dios, recordaremos estas palabras de la oración del salmista: “Oh, sean avergonzados y perturbados para todo tiempo, y queden corridos y perezcan” (Sal. 83:17).
18 A quienes se oponen obstinadamente a la soberanía de Jehová les espera un final humillante. La Palabra de Dios revela que aquellos “que no obedecen las buenas nuevas” —y que por ello son ejecutados en Armagedón— sufren “destrucción eterna” (2 Tes. 1:7-9).
SALMO 83:18)
“para que la gente sepa que tú, cuyo nombre es Jehová, tú solo eres el Altísimo sobre toda la tierra.”
*** w11 15/5 pág. 16 ¿Quién es la persona más importante de nuestra vida? ***
“Tú solo eres el Altísimo sobre toda la tierra.” (SAL. 83:18)
PROBABLEMENTE, la primera vez que vimos el nombre divino fue cuando nos mostraron Salmo 83:18 y leímos, quizás con cierta sorpresa: “Para que la gente sepa que tú, cuyo nombre es Jehová, tú solo eres el Altísimo sobre toda la tierra”. Desde entonces, sin duda hemos utilizado ese versículo en muchas ocasiones para ayudar a otras personas a conocer a Jehová, el Dios de amor (Rom. 10:12, 13).
2 Aunque es imprescindible saber el nombre divino, no basta con eso para salvarse. Observemos que el salmista destaca otra verdad fundamental al decir: “Tú solo eres el Altísimo sobre toda la tierra”. Ciertamente, Jehová es el Ser más importante que existe. Es el Creador del universo, y por eso tiene el derecho de recibir la sumisión absoluta de todas las criaturas inteligentes (Rev. 4:11).
*** w08 15/10 pág. 16 párrs. 18-19 La respuesta de Jehová a una oración ferviente ***
A quienes se oponen obstinadamente a la soberanía de Jehová les espera un final humillante. La Palabra de Dios revela que aquellos “que no obedecen las buenas nuevas” —y que por ello son ejecutados en Armagedón— sufren “destrucción eterna” (2 Tes. 1:7-9). Dicha destrucción, así como la supervivencia de quienes adoren de verdad a Jehová, serán pruebas convincentes de que él es el único Dios verdadero. En el nuevo mundo, esa gran victoria nunca será olvidada. Los que vuelvan en la “resurrección así de justos como de injustos” se enterarán de la gran hazaña de Jehová (Hech. 24:15). Ellos también hallarán pruebas irrefutables de lo sabio que es vivir bajo la soberanía divina. Y de ese grupo, los que sean mansos se convencerán rápidamente de que Jehová es el único Dios verdadero.
19 Nuestro amoroso Padre celestial tiene reservado un futuro maravilloso para sus siervos fieles. De seguro nos sentimos motivados a pedir a Jehová que proporcione pronto una respuesta definitiva a la oración que le dirigió el salmista: “Oh, sean [tus enemigos] avergonzados [...] y perezcan; para que la gente sepa que tú, cuyo nombre es Jehová, tú solo eres el Altísimo sobre toda la tierra” (Sal. 83:17, 18).
*** bh pág. 195 El nombre divino: su uso y significado ***
APÉNDICE
El nombre divino: su uso y significado
TENGA la bondad de abrir su Biblia en Salmo 83:18 (82:19 en algunas versiones). ¿Qué dice este versículo? La Traducción del Nuevo Mundo de las Santas Escrituras dice: “Para que la gente sepa que tú, cuyo nombre es Jehová, tú solo eres el Altísimo sobre toda la tierra”. Otras Biblias lo traducen más o menos igual. Pero hay muchas que dejan fuera el nombre Jehová y lo cambian por títulos como “Señor” o “Eterno”. Entonces, ¿qué debería aparecer en este pasaje? ¿Un título, o el nombre Jehová?
Allí se menciona un nombre propio. En el texto original —escrito en hebreo, al igual que la mayor parte de la Biblia— hay un nombre propio muy singular. Este nombre se escribe con las letras hebreas יהוה (YHWH). Las formas habituales de adaptarlo al español son Jehová y Yavé. ¿Aparece este nombre en un solo lugar de la Biblia? De ninguna manera, pues se encuentra casi siete mil veces en el texto original de las Escrituras Hebreas.
*** w97 1/10 pág. 17 párr. 6 Apoyemos lealmente la Palabra inspirada de Dios ***
En Salmo 83:18, la Versión Popular elimina tanto el nombre personal de Dios como la referencia al hecho de que él tiene un nombre.
*** w92 15/9 pág. 32 Sabían el nombre de Dios ***
Un rasgo notable de esta publicación es el uso del nombre divino en algunos versículos. Por consiguiente, cualquier persona que la leyera 350 años atrás podría saber el nombre de nuestro Creador. Por ejemplo, Salmo 83:17, 18 en esa edición dice: “Sean para siempre confundidos y horrendamente perturbados: sí, queden deshonrados y perezcan. A fin de que sepan los hombres que tú, cuyo nombre IEHOVAH es único, eres sobre el orbe entero el altísimo”.
SALMO 84:ENCABEZAMIENTO)
“Para el director sobre el Guitit. De los hijos de Coré. Melodía.”
*** it-1 pág. 20 Abiasaf ***
Los hijos de Coré no se unieron a su padre en la rebelión contra Moisés y Aarón que protagonizó junto con Datán y Abiram, pues el registro dice que ellos no murieron con él en aquel tiempo. (Nú 26:9-11.) Por esa razón, tiempo después hallamos referencias a “los hijos de Coré” en los encabezamientos de muchos de los Salmos (42, 44-49, 84, 85, 87, 88), si bien el significado básico de esta expresión es “los descendientes de Coré” o “la casa de Coré”.
*** it-2 pág. 180 Lagar ***
La expresión “el Guitit” (traducida por “los lagares” en la Versión de los Setenta griega y la Vulgata latina), que aparece en el encabezamiento de tres salmos (8, 81, 84), puede indicar que eran canciones relacionadas con la vendimia.
SALMO 84:1)
“¡Cuán amable es tu magnífico tabernáculo, oh Jehová de los ejércitos!”
*** w97 15/3 pág. 8 ¿Anhela aumentar su servicio? ***
“La expectación pospuesta enferma el corazón”, reconoce el libro de Proverbios. (Proverbios 13:12.) Este puede ser el caso especialmente cuando otros reciben los privilegios que usted buscaba. ¿Suministra la Palabra de Dios perspicacia, consuelo y esperanza para los que experimentan tales decepciones? Así es. De hecho, el Salmo 84 expresa los sentimientos de un siervo de Dios que tuvo deseos incumplidos semejantes en el servicio de Jehová.
El aprecio de un levita
El Salmo 84 lo escribieron los hijos de Coré, levitas que servían en el templo de Jehová y que tenían en alta estima sus privilegios de servicio. “¡Cuán amable es tu magnífico tabernáculo, oh Jehová de los ejércitos! —exclamó uno de ellos— Mi alma ha anhelado, y también se ha consumido, en su vivo deseo por los patios de Jehová. Mi propio corazón y mi mismísima carne claman gozosamente al Dios vivo.” (Salmo 84:1, 2.)
SALMO 84:2)
“Mi alma ha anhelado, y también se ha consumido, en su vivo deseo por los patios de Jehová. Mi propio corazón y mi mismísima carne claman gozosamente al Dios vivo.”
*** w97 15/3 pág. 8 ¿Anhela aumentar su servicio? ***
“La expectación pospuesta enferma el corazón”, reconoce el libro de Proverbios. (Proverbios 13:12.) Este puede ser el caso especialmente cuando otros reciben los privilegios que usted buscaba. ¿Suministra la Palabra de Dios perspicacia, consuelo y esperanza para los que experimentan tales decepciones? Así es. De hecho, el Salmo 84 expresa los sentimientos de un siervo de Dios que tuvo deseos incumplidos semejantes en el servicio de Jehová.
El aprecio de un levita
El Salmo 84 lo escribieron los hijos de Coré, levitas que servían en el templo de Jehová y que tenían en alta estima sus privilegios de servicio. “¡Cuán amable es tu magnífico tabernáculo, oh Jehová de los ejércitos! —exclamó uno de ellos— Mi alma ha anhelado, y también se ha consumido, en su vivo deseo por los patios de Jehová. Mi propio corazón y mi mismísima carne claman gozosamente al Dios vivo.” (Salmo 84:1, 2.)
SALMO 84:3)
“Hasta el pájaro mismo ha hallado una casa, y la golondrina un nido para sí, donde ella ha puesto sus polluelos... ¡tu magnífico altar, oh Jehová de los ejércitos, Rey mío y Dios mío!”
*** w97 15/3 págs. 8-9 ¿Anhela aumentar su servicio? ***
Como el salmista no era un levita de la clase sacerdotal solo podía servir en el templo una semana cada seis meses. (1 Crónicas 24:1-19; 2 Crónicas 23:8; Lucas 1:5, 8, 9.) El resto del tiempo lo pasaba en su hogar en una de las ciudades levitas. Por este motivo cantó: “Hasta el pájaro mismo ha hallado una casa, y la golondrina un nido para sí, donde ella ha puesto sus polluelos... ¡tu magnífico altar, oh Jehová de los ejércitos, Rey mío y Dios mío!”. (Salmo 84:3.) El levita se hubiera sentido muy feliz de haber sido como los pájaros, que disponían de una morada permanente en el templo.
El levita hubiera podido dejarse llevar fácilmente por la amargura, pues no podía servir en el templo con más frecuencia. Sin embargo, le alegraba ofrecer su servicio en la medida que le era posible, y seguramente se daba cuenta de que la devoción de todo corazón a Jehová vale la pena. ¿Qué ayudó a este levita a contentarse con los privilegios de servicio que tenía?
*** it-1 pág. 1027 Golondrina ***
Cuando el salmista habló de su anhelo por los patios de la casa de Jehová, se refirió a la golondrina que halla en el templo un nido donde poner a sus polluelos, seguramente cerca del “magnífico altar” de Jehová. (Sl 84:1-3.) Como levita que no pertenecía a la clase sacerdotal, el salmista solo servía en el templo una semana cada seis meses, pero sabía que la golondrina permanecía allí durante más tiempo. Por eso expresó su anhelo de permanecer en los patios del tabernáculo de Jehová tanto tiempo como fuera posible.
*** w86 15/12 págs. 28-29 “Bendigan a Jehová”... ¿por qué? ***
♦ 84:3—¿Por qué se mencionan los pájaros?
El salmista, un levita descendiente de Coré, anhelaba estar en el “magnífico tabernáculo” de Jehová. (Versículos 1, 2.) Pero había decenas de miles de levitas. Solo una vez cada seis meses se asignaría a una división de levitas a servir por una semana en el tabernáculo. En contraste, hasta los pájaros pequeños tenían un hogar más permanente en el santuario, pues edificaban nidos allí. ¡Qué feliz se sentiría el salmista de poder alabar a Jehová al morar permanentemente en la casa de Jehová!
SALMO 84:5)
“Felices son los hombres cuya fuerza está en ti, en cuyo corazón están las calzadas.”
*** w06 15/6 pág. 15 Es posible encontrar la felicidad ***
El libro de los Salmos también menciona otros factores que contribuyen a la felicidad. Uno de ellos es la importancia de confiar en la fuerza de Jehová y no en la propia. “Felices son los hombres cuya fuerza está en [Jehová].” (Salmo 84:5.)
Corinna, quien se mudó a un país donde había gran necesidad de ministros, da fe de este hecho. Ella cuenta: “Me topé con un nuevo idioma, una nueva cultura y una nueva forma de pensar. Era como si estuviera en otro planeta. Se me hacía un nudo en la garganta con tan solo pensar que tenía que predicar en un ambiente extraño. Le rogué a Jehová que me ayudara, y gracias a su fuerza pude predicar días enteros en territorio aislado. Con el tiempo se convirtió en lo más natural del mundo para mí y empecé muchos estudios bíblicos. Todavía me resulta útil esa experiencia: me enseñó que con la fuerza de Jehová podemos vencer incluso aquellos obstáculos que parecen insalvables”.
SALMO 84:6)
“Pasando por la llanura baja de los arbustos bekja, la convierten en un manantial mismo; aun con bendiciones el instructor se envuelve.”
*** w97 15/3 pág. 8 ¿Anhela aumentar su servicio? ***
Este levita estaba tan deseoso de servir en el templo de Jehová que hasta el paisaje común y corriente del camino a Jerusalén le parecía atractivo. “Pasando por la llanura baja de los arbustos bekja —dice—, la convierten en un manantial mismo.” (Salmo 84:6.) Una región habitualmente seca le parecía un fresquedal de abundante agua.
*** it-1 pág. 301 Bekja ***
BEKJA
(heb. ba•kjáʼ).
Planta que desempeñó un papel importante en el encuentro que tuvo David con los filisteos “en la llanura baja de Refaím”. (2Sa 5:22-25; 1Cr 14:13-16.) La última referencia a esta planta se encuentra en el Salmo 84:6: “Pasando por la llanura baja de los arbustos bekja, la convierten en un manantial mismo”. Este pasaje puede aludir a la misma “llanura baja de Refaím” donde tuvo lugar la lucha de David, llanura que, según se cree, estaba al SO. de Jerusalén.
SALMO 84:10)
“Porque un día en tus patios es mejor que mil [en otro lugar]. He escogido estar de pie al umbral en la casa de mi Dios más bien que ir de acá para allá en las tiendas de la iniquidad.”
*** w97 15/3 pág. 9 ¿Anhela aumentar su servicio? ***
“Un día en tus patios es mejor que mil en otro lugar —afirma el levita—. He escogido estar de pie al umbral en la casa de mi Dios más bien que ir de acá para allá en las tiendas de la iniquidad.” (Salmo 84:10.) Valoraba un solo día en la casa de Jehová como un gran privilegio. Y el levita disponía de mucho más que un día de servicio en el templo. La satisfacción que sentía por sus privilegios le hacía cantar de gozo.
¿Qué puede decirse de nosotros? ¿Repasamos nuestras bendiciones, o tenemos la tendencia a olvidar lo que ya disfrutamos en el servicio de Jehová? Él ha confiado muchos privilegios y responsabilidades a su pueblo por la devoción que este le dispensa. Entre ellas se incluyen las importantes responsabilidades de la superintendencia, el pastoreo, la enseñanza y las diversas facetas del servicio a tiempo completo. Pero también se cuentan otras labores de gran valor relacionadas con la adoración de Jehová.
*** it-1 pág. 1188 Humildad ***
Todos, tanto hombres como mujeres, deberían ser sumisos a los que llevan la delantera y esperar que Jehová les dé cualquier nombramiento o asignación de servicio, puesto que de Él procede el nombramiento. (Sl 75:6, 7.) Tal como dijeron algunos de los levitas, hijos de Coré: “He escogido estar de pie al umbral en la casa de mi Dios más bien que ir de acá para allá en las tiendas de la iniquidad”. (Sl 84:10.) Lleva tiempo desarrollar tal humildad verdadera.
SALMO 84:11)
“Porque Jehová Dios es sol y escudo; favor y gloria son lo que él da. Jehová mismo no retendrá nada que sea bueno de los que andan exentos de falta.”
*** w09 1/5 pág. 14 Las figuras retóricas de la Biblia: ¿le gustaría comprenderlas? ***
En Salmo 84:11 se habla de Dios como un “sol y escudo” porque proporciona luz, vida y energía, a la vez que protección.
*** it-2 pág. 1053 Sol ***
A Jehová Dios se le llama “sol y escudo”, no porque sea un dios de la naturaleza, sino porque es la Fuente de la luz, de la vida y de la energía. (Sl 84:11.)
SALMO 84:12)
“Oh Jehová de los ejércitos, feliz es el hombre que está confiando en ti.”
*** w97 15/3 pág. 11 ¿Anhela aumentar su servicio? ***
Si confía en Jehová y le ora, podrá equilibrar su anhelo de mayores privilegios con la satisfacción que le producen aquellos de los que ya disfruta. No deje nunca que el deseo de hacer más le impida reconocer el valor de lo que ya tiene y le prive del gozo de servir a Jehová por la eternidad. Confíe en Jehová y será feliz, pues las palabras del levita son: “Oh Jehová de los ejércitos, feliz es el hombre que está confiando en ti”. (Salmo 84:12.)
SALMO 85:ENCABEZAMIENTO)
“Para el director. De los hijos de Coré. Melodía.”
*** it-1 pág. 20 Abiasaf ***
Los hijos de Coré no se unieron a su padre en la rebelión contra Moisés y Aarón que protagonizó junto con Datán y Abiram, pues el registro dice que ellos no murieron con él en aquel tiempo. (Nú 26:9-11.) Por esa razón, tiempo después hallamos referencias a “los hijos de Coré” en los encabezamientos de muchos de los Salmos (42, 44-49, 84, 85, 87, 88), si bien el significado básico de esta expresión es “los descendientes de Coré” o “la casa de Coré”.
SALMO 85:10)
“En cuanto a la bondad amorosa y el apego a la verdad, se han encontrado; la justicia y la paz... se han besado.”
*** it-1 pág. 317 Beso ***
Las personas que respondan favorablemente y se sometan a aquel a quien Dios ha nombrado Rey y a su Reino disfrutarán de grandes bendiciones cuando se pueda decir: “La justicia y la paz... se han besado”, porque la relación entre ambas virtudes será tan patente a todos como lo son los lazos estrechos y afectuosos que unen a dos amigos. (Sl 85:10.)
SALMO 86:1)
“Inclina, oh Jehová, tu oído. Respóndeme, porque estoy afligido y soy pobre.”
*** w92 15/12 pág. 9 Jehová hace cosas maravillosas ***
Leal a pesar de la aflicción
3 David escribió este salmo cuando se hallaba afligido. Nosotros nos enfrentamos hoy a pruebas similares, pues vivimos en “los últimos días” del sistema de Satanás, en “tiempos críticos, difíciles de manejar”. (2 Timoteo 3:1; véase también Mateo 24:9-13.) Al igual que nosotros, David sufrió ansiedades y depresión debido a los problemas que lo agobiaban. Pero nunca permitió que esas pruebas debilitaran su confianza leal en el Creador. Exclamó: “Inclina, oh Jehová, tu oído. Respóndeme, porque estoy afligido y soy pobre. Oh, guarda mi alma, sí, porque soy leal. Salva a tu siervo —tú eres mi Dios— que está confiando en ti”. (Salmo 86:1, 2.)
4 Podemos tener la confianza, como David, de que Jehová, “el Dios de todo consuelo”, dirigirá su oído a la Tierra y escuchará nuestras oraciones humildes. (2 Corintios 1:3, 4.) Si confiamos completamente en nuestro Dios podremos seguir el consejo de David: “Arroja tu carga sobre Jehová mismo, y él mismo te sustentará. Nunca permitirá que tambalee el justo”. (Salmo 55:22.)
SALMO 86:2)
“Oh, guarda mi alma, sí, porque soy leal. Salva a tu siervo —tú eres mi Dios— que está confiando en ti.”
*** w92 15/12 pág. 9 Jehová hace cosas maravillosas ***
Leal a pesar de la aflicción
3 David escribió este salmo cuando se hallaba afligido. Nosotros nos enfrentamos hoy a pruebas similares, pues vivimos en “los últimos días” del sistema de Satanás, en “tiempos críticos, difíciles de manejar”. (2 Timoteo 3:1; véase también Mateo 24:9-13.) Al igual que nosotros, David sufrió ansiedades y depresión debido a los problemas que lo agobiaban. Pero nunca permitió que esas pruebas debilitaran su confianza leal en el Creador. Exclamó: “Inclina, oh Jehová, tu oído. Respóndeme, porque estoy afligido y soy pobre. Oh, guarda mi alma, sí, porque soy leal. Salva a tu siervo —tú eres mi Dios— que está confiando en ti”. (Salmo 86:1, 2.)
4 Podemos tener la confianza, como David, de que Jehová, “el Dios de todo consuelo”, dirigirá su oído a la Tierra y escuchará nuestras oraciones humildes. (2 Corintios 1:3, 4.) Si confiamos completamente en nuestro Dios podremos seguir el consejo de David: “Arroja tu carga sobre Jehová mismo, y él mismo te sustentará. Nunca permitirá que tambalee el justo”. (Salmo 55:22.)
SALMO 86:3)
“Muéstrame favor, oh Jehová, porque a ti sigo clamando todo el día.”
*** w92 15/12 págs. 9-10 párrs. 6-7 Jehová hace cosas maravillosas ***
La oración de David continúa: “Muéstrame favor, oh Jehová, porque a ti sigo clamando todo el día. Regocija el alma de tu siervo, porque a ti, oh Jehová, levanto mi mismísima alma”. (Salmo 86:3, 4.) Fíjese en que David siguió clamando a Jehová “todo el día”. También oró muchas veces durante la noche, como cuando era un fugitivo en el desierto. (Salmo 63:6, 7.) Del mismo modo hoy, ante la amenaza de ultraje sexual o de ser atacados, algunos Testigos han clamado en voz alta a Jehová. A veces se han sorprendido del feliz resultado. El nombre de Jehová es precioso para nosotros como lo fue para “Jesucristo, hijo de David”, cuando estuvo en la Tierra. Jesús enseñó a sus discípulos a orar por la santificación del nombre de Jehová y les explicó lo que representa ese nombre. (Mateo 1:1; 6:9; Juan 17:6, 25, 26.)
7 David levantó su alma, todo su ser, a Jehová. En Salmo 37:5 nos anima a que hagamos lo mismo: “Haz rodar sobre Jehová tu camino, y fíate de él, y él mismo obrará”. Así nuestro ruego a Jehová para que nos regocije el alma no quedará sin respuesta. Muchos siervos íntegros de Jehová siguen hallando gran gozo en su servicio, a pesar de dificultades, persecuciones y enfermedades. Nuestros hermanos que viven en zonas de África desgarradas por la guerra, como Angola, Liberia, Mozambique y Zaire, siguen poniendo el servicio a Jehová en primer lugar en la vida. Él ha hecho que se regocijen de verdad en una abundante cosecha espiritual. Tal como ellos han aguantado, también debemos hacerlo nosotros. (Romanos 5:3-5.) Y mientras aguantamos se nos asegura: “La visión es todavía para el tiempo señalado, y sigue jadeando hasta el fin [...] No llegará tarde”. (Habacuc 2:3.) Que nosotros también sigamos “jadeando hasta el fin” con completa confianza en Jehová.
SALMO 86:4)
“Regocija el alma de tu siervo, porque a ti, oh Jehová, levanto mi mismísima alma.”
*** w92 15/12 págs. 9-10 párrs. 6-7 Jehová hace cosas maravillosas ***
La oración de David continúa: “Muéstrame favor, oh Jehová, porque a ti sigo clamando todo el día. Regocija el alma de tu siervo, porque a ti, oh Jehová, levanto mi mismísima alma”. (Salmo 86:3, 4.) Fíjese en que David siguió clamando a Jehová “todo el día”. También oró muchas veces durante la noche, como cuando era un fugitivo en el desierto. (Salmo 63:6, 7.) Del mismo modo hoy, ante la amenaza de ultraje sexual o de ser atacados, algunos Testigos han clamado en voz alta a Jehová. A veces se han sorprendido del feliz resultado. El nombre de Jehová es precioso para nosotros como lo fue para “Jesucristo, hijo de David”, cuando estuvo en la Tierra. Jesús enseñó a sus discípulos a orar por la santificación del nombre de Jehová y les explicó lo que representa ese nombre. (Mateo 1:1; 6:9; Juan 17:6, 25, 26.)
7 David levantó su alma, todo su ser, a Jehová. En Salmo 37:5 nos anima a que hagamos lo mismo: “Haz rodar sobre Jehová tu camino, y fíate de él, y él mismo obrará”. Así nuestro ruego a Jehová para que nos regocije el alma no quedará sin respuesta. Muchos siervos íntegros de Jehová siguen hallando gran gozo en su servicio, a pesar de dificultades, persecuciones y enfermedades. Nuestros hermanos que viven en zonas de África desgarradas por la guerra, como Angola, Liberia, Mozambique y Zaire, siguen poniendo el servicio a Jehová en primer lugar en la vida. Él ha hecho que se regocijen de verdad en una abundante cosecha espiritual. Tal como ellos han aguantado, también debemos hacerlo nosotros. (Romanos 5:3-5.) Y mientras aguantamos se nos asegura: “La visión es todavía para el tiempo señalado, y sigue jadeando hasta el fin [...] No llegará tarde”. (Habacuc 2:3.) Que nosotros también sigamos “jadeando hasta el fin” con completa confianza en Jehová.
SALMO 86:5)
“Porque tú, oh Jehová, eres bueno y estás listo para perdonar; y la bondad amorosa para con todos los que te invocan es abundante.”
*** cl cap. 20 pág. 206 “Sabio de corazón”, pero humilde ***
Salmo 86:5 dice: “Jehová, eres bueno y estás listo para perdonar”. En la versión griega de este pasaje se tradujo la expresión “listo para perdonar” con el término e•pi•ei•kés (“razonable”).
*** w06 15/7 pág. 12 Puntos sobresalientes de los libros tercero y cuarto de los Salmos ***
86:5. ¡Cuánto agradecemos que Jehová esté “listo para perdonar”! Él siempre busca cualquier razón para mostrar misericordia al pecador arrepentido.
*** w98 1/10 pág. 13 párr. 18 “Jehová, un Dios misericordioso y benévolo” ***
Luego, la parábola de Jesús nos enseña que Jehová está “listo para perdonar” (Salmo 86:5). Está atento, por decirlo así, a cualquier cambio de actitud en el corazón de los pecadores que le permita tener misericordia (2 Crónicas 12:12; 16:9).
*** w94 1/8 pág. 12 Jehová es razonable ***
“Listo para perdonar”
9 David escribió: “Porque tú, oh Jehová, eres bueno y estás listo para perdonar; y la bondad amorosa para con todos los que te invocan es abundante”. (Salmo 86:5.) Cuando se tradujeron al griego las Escrituras Hebreas, la palabra “listo para perdonar” se vertió e•pi•ei•kés (“razonable”). No cabe duda de que estar listo para perdonar y tener misericordia probablemente sea el modo fundamental de demostrar que somos razonables.
10 David sabía muy bien lo razonable que es Jehová en este respecto. Cuando cometió adulterio con Bat-seba y maquinó el asesinato de su marido, se convirtió, junto con ella, en reo de muerte. (Deuteronomio 22:22; 2 Samuel 11:2-27.) Si hubieran juzgado su causa inflexibles jueces humanos, fácilmente habrían perdido la vida los dos. Pero Jehová demostró su carácter razonable (e•pi•ei•kés), que, como define W. E. Vine en el Diccionario Expositivo de Palabras del Nuevo Testamento, “expresa aquella consideración que examina ‘humana y razonablemente los hechos de un asunto’”. Entre los hechos que influyeron en que Jehová tomara una decisión misericordiosa posiblemente estuvieron el arrepentimiento sincero de los pecadores y la misericordia que David había mostrado a otras personas. (1 Samuel 24:4-6; 25:32-35; 26:7-11; Mateo 5:7; Santiago 2:13.) Sin embargo, en conformidad con la autodescripción de Jehová que aparece en Éxodo 34:4-7, era razonable que Jehová corrigiera a David. Le envió al profeta Natán para transmitirle un mensaje enérgico y hacerle ver que había despreciado su palabra. Como David se arrepintió, no tuvo que morir por su pecado. (2 Samuel 12:1-14.)
11 A este respecto, el ejemplo del rey Manasés de Judá es aún más destacado, pues, a diferencia de David, fue rematadamente malo durante mucho tiempo. Manasés fomentó en su país prácticas religiosas repugnantes, entre ellas los sacrificios humanos. Quizás fuera también el culpable de disponer que se ‘aserrara en pedazos’ al fiel profeta Isaías. (Hebreos 11:37.) Como castigo, Jehová permitió que Manasés fuera llevado cautivo a Babilonia. No obstante, se arrepintió en la prisión e imploró misericordia. En respuesta a su arrepentimiento sincero, Jehová estuvo “listo para perdonar”, aun en un caso tan extremo como este. (2 Crónicas 33:9-13.)
*** w94 1/8 pág. 16 Cultivemos un carácter razonable ***
“Listo para perdonar”
4 Al igual que su Padre, Jesús demostró que era razonable al estar “listo para perdonar” en múltiples ocasiones. (Salmo 86:5.) Examinemos el caso en que Pedro, uno de sus amigos íntimos, le negó tres veces la noche de su prendimiento y juicio. El propio Jesús había dicho anteriormente: “A cualquiera que me repudie delante de los hombres, yo también lo repudiaré delante de mi Padre”. (Mateo 10:33.) ¿Fue Jesús rígido y aplicó implacablemente esta regla a Pedro? No; después de resucitar, Jesús le hizo una visita, seguramente para consolar y tranquilizar a este apóstol, que se hallaba arrepentido y compungido. (Lucas 24:34; 1 Corintios 15:5.) Poco después, Jesús permitió que Pedro tuviera una gran responsabilidad. (Hechos 2:1-41.) Fue un ejemplo sublime del dulce carácter razonable. ¿No nos anima saber que Jehová ha nombrado a Jesús Juez de toda la humanidad? (Isaías 11:1-4; Juan 5:22.)
*** w92 15/12 pág. 11 párr. 10 Jehová hace cosas maravillosas ***
El libro de los Salmos hace referencia a la “bondad amorosa” de Jehová más de 100 veces. ¡Su bondad amorosa es verdaderamente abundante! En los primeros cuatro versículos, el Salmo 118 invita a los siervos de Jehová a darle gracias repitiendo cuatro veces “porque su bondad amorosa es hasta tiempo indefinido”. El Salmo 136 pone de relieve 26 veces la atractiva cualidad de “su bondad amorosa”. Prescindiendo de cuáles sean nuestros errores —y, como dice Santiago 3:2, “todos tropezamos muchas veces”—, que siempre busquemos con prontitud el perdón de Jehová confiando en su misericordia y bondad amorosa. Su bondad amorosa es una expresión del amor leal que nos tiene. Si seguimos haciendo la voluntad de Dios con lealtad, él nos demostrará su amor leal fortaleciéndonos para que podamos hacer frente a todas las pruebas. (1 Corintios 10:13.)
*** w92 15/12 pág. 10 párr. 8 Jehová hace cosas maravillosas ***
Salmo 86:5
*** w92 15/12 pág. 10 Jehová hace cosas maravillosas ***
La bondad de Jehová
8 David sigue con esta súplica ferviente: “Tú, oh Jehová, eres bueno y estás listo para perdonar; y la bondad amorosa para con todos los que te invocan es abundante.
SALMO 86:6)
“Presta oído, sí, oh Jehová, a mi oración; y de veras presta atención a la voz de mis súplicas.”
*** w92 15/12 pág. 10 párr. 8 Jehová hace cosas maravillosas ***
Presta oído, sí, oh Jehová, a mi oración; y de veras presta atención a la voz de mis súplicas.
*** w92 15/12 pág. 10 párr. 8 Jehová hace cosas maravillosas ***
Salmo 86:5-
*** w92 15/12 pág. 11 párr. 9 Jehová hace cosas maravillosas ***
¿Deberíamos preocuparnos por errores del pasado? Si ahora hacemos sendas rectas para nuestros pies, puede animarnos recordar que el apóstol Pedro dijo que vendrían “tiempos de refrigerio” de parte de Jehová para los arrepentidos. (Hechos 3:19.) Mantengámonos cerca de Jehová en oración mediante nuestro Redentor, Jesús, que dijo con amor: “Vengan a mí, todos los que se afanan y están cargados, y yo los refrescaré. Tomen sobre sí mi yugo y aprendan de mí, porque soy de genio apacible y humilde de corazón, y hallarán refrigerio para sus almas”. Los Testigos leales hallan en la actualidad verdadero refrigerio cuando oran a Jehová en el precioso nombre de Jesús. (Mateo 11:28, 29; Juan 15:16.)
*** w92 15/12 pág. 12 párr. 13 Jehová hace cosas maravillosas ***
No cabe duda de que David inculcó en el corazón de su hijo Salomón la necesidad de confiar en la bondad de Jehová. De este modo Salomón pudo instruir a su propio hijo: “Confía en Jehová con todo tu corazón, y no te apoyes en tu propio entendimiento. En todos tus caminos tómalo en cuenta, y él mismo hará derechas tus sendas. No te hagas sabio a tus propios ojos. Teme a Jehová y apártate de lo malo”. (Proverbios 3:5-7.) Los padres hoy deberían de igual manera enseñar a sus hijos a orar con confianza a Jehová y a enfrentarse a los ataques de este mundo insensible, como la presión de los compañeros en la escuela y las tentaciones inmorales. El vivir la verdad con sus hijos todos los días puede impresionar en sus corazones jóvenes verdadero amor a Jehová y confianza sincera en él. (Deuteronomio 6:4-9; 11:18, 19.)
SALMO 86:7)
“En el día de mi angustia ciertamente te invocaré, porque tú me responderás.”
*** w92 15/12 pág. 10 párr. 8 Jehová hace cosas maravillosas ***
En el día de mi angustia ciertamente te invocaré, porque tú me responderás”. (Salmo 86:5-7.)
*** w92 15/12 págs. 11-12 párrs. 11-13 Jehová hace cosas maravillosas ***
Es posible que en ocasiones otras personas nos hagan tropezar. Algunos tienen sentimientos de culpa o de total inutilidad debido a haber sufrido abuso físico o emocional en la niñez. Estas personas pueden acudir a Jehová con la confianza de que él va a escucharlas. (Salmo 55:16, 17.) Un anciano bondadoso puede interesarse en ayudar a la víctima a aceptar el hecho de que ella no tuvo la culpa. Más tarde, el anciano puede telefonearle periódicamente para ayudarla de manera amigable hasta que ella pueda ‘llevar la carga’. (Gálatas 6:2, 5.)
12 Hay muchas otras circunstancias angustiosas con las que el pueblo de Jehová tiene que luchar hoy día. Empezando con la I Guerra Mundial de 1914, la Tierra se ha visto afligida por una serie de grandes calamidades. Como Jesús predijo, fueron “principio de dolores de aflicción”. Las aflicciones se han multiplicado a medida que nos hemos adentrado en “la conclusión del sistema de cosas”. (Mateo 24:3, 8.) El “corto espacio de tiempo” del Diablo está llegando a su culminante fin. (Revelación 12:12.) “Como león rugiente” en busca de presa, el gran Adversario está usando todo subterfugio posible para separarnos del rebaño de Dios y destruirnos. (1 Pedro 5:8.) ¡Pero no podrá conseguirlo! Porque, al igual que David, basamos nuestra completa confianza en nuestro único Dios, Jehová.
13 No cabe duda de que David inculcó en el corazón de su hijo Salomón la necesidad de confiar en la bondad de Jehová. De este modo Salomón pudo instruir a su propio hijo: “Confía en Jehová con todo tu corazón, y no te apoyes en tu propio entendimiento. En todos tus caminos tómalo en cuenta, y él mismo hará derechas tus sendas. No te hagas sabio a tus propios ojos. Teme a Jehová y apártate de lo malo”. (Proverbios 3:5-7.) Los padres hoy deberían de igual manera enseñar a sus hijos a orar con confianza a Jehová y a enfrentarse a los ataques de este mundo insensible, como la presión de los compañeros en la escuela y las tentaciones inmorales. El vivir la verdad con sus hijos todos los días puede impresionar en sus corazones jóvenes verdadero amor a Jehová y confianza sincera en él. (Deuteronomio 6:4-9; 11:18, 19.)
SALMO 86:8)
“No hay ninguno como tú entre los dioses, oh Jehová, ni hay obras como las tuyas.”
*** w92 15/12 pág. 12 Jehová hace cosas maravillosas ***
Las obras incomparables de Jehová
14 Con profunda convicción David dice: “No hay ninguno como tú entre los dioses, oh Jehová, ni hay obras como las tuyas”. (Salmo 86:8.) Las obras de Jehová son mayores, más imponentes, más majestuosas de lo que ningún hombre puede siquiera imaginar. Como ha podido vislumbrar la ciencia moderna, el universo creado —su inmensidad, su armonía, su magnificencia— es mucho más formidable de lo que David pudo haber percibido. De todos modos, incluso él se sintió impulsado a decir: “Los cielos están declarando la gloria de Dios; y de la obra de sus manos la expansión está informando”. (Salmo 19:1.)
15 La maravilla de las obras de Jehová se ve también en cómo colocó y preparó la Tierra para que hubiera día y noche, estaciones, tiempo de siembra y de cosecha y un sinfín de bondades para el futuro deleite del hombre. ¡Y de qué manera maravillosa se nos ha creado para que podamos disfrutar de las obras de Jehová que nos rodean! (Génesis 2:7-9; 8:22; Salmo 139:14.)
16 Después de que nuestros primeros padres desobedecieron a Dios, desencadenando las aflicciones que han plagado la Tierra hasta nuestro día, Jehová, por su amor, hizo una obra maravillosa al enviar a su Hijo a la Tierra para proclamar el Reino de Dios y morir a fin de redimir a la humanidad. Y la mayor maravilla: Jehová luego resucitó a Cristo para que fuera su Rey electo asociado. (Mateo 20:28; Hechos 2:32, 34.) Dios también escogió, de entre los seres humanos leales, a “una nueva creación” que reinará con Cristo a modo de un benefactor “nuevo cielo” sobre “una nueva tierra” de seres humanos entre quienes se contarán miles de millones de resucitados. (2 Corintios 5:17; Revelación 21:1, 5-7; 1 Corintios 15:22-26.) Las obras de Jehová seguirán de este modo hasta su gloriosa culminación. En verdad podemos exclamar: “Oh Jehová, [...] ¡cuán abundante es tu bondad, que has guardado cual tesoro para los que te temen!”. (Salmo 31:17-19.)
SALMO 86:9)
“Todas las naciones que has hecho vendrán ellas mismas, y se inclinarán delante de ti, oh Jehová, y darán gloria a tu nombre.”
*** w92 15/12 págs. 12-13 párr. 17 Jehová hace cosas maravillosas ***
Entre las obras actuales de Jehová se cuentan las que David describe en Salmo 86:9: “Todas las naciones que has hecho vendrán ellas mismas, y se inclinarán delante de ti, oh Jehová, y darán gloria a tu nombre”. Después de escoger de entre la humanidad al resto de su nueva creación, el “rebaño pequeño” de herederos del Reino, Jehová ha procedido a reunir de entre “todas las naciones” “una gran muchedumbre” de “otras ovejas”, millones de personas que también ejercen fe en la sangre derramada de Jesús. Las ha convertido en una organización dinámica, la única sociedad mundial de amantes de la paz que actualmente hay en la Tierra. Al observar este fenómeno, las huestes celestiales se postran ante Jehová, diciendo: “La bendición y la gloria y la sabiduría y la acción de gracias y la honra y el poder y la fuerza sean a nuestro Dios para siempre jamás”. La gran muchedumbre también glorifica el nombre de Jehová y le sirve “día y noche” con la esperanza de sobrevivir al fin de este mundo y vivir para siempre en un paraíso terrestre. (Lucas 12:32; Revelación 7:9-17; Juan 10:16.)
SALMO 86:10)
“Porque tú eres grande y estás haciendo cosas maravillosas; tú eres Dios, tú solo.”
*** w92 15/12 pág. 13 Jehová hace cosas maravillosas ***
La grandeza de Jehová
18 David después llama la atención a la Divinidad de Jehová al decir: “Tú eres grande y estás haciendo cosas maravillosas; tú eres Dios, tú solo”. (Salmo 86:10.) Desde tiempos antiguos Jehová ha demostrado que en realidad ‘solo él es Dios’. El tiránico Faraón de Egipto desafió a Moisés con aire provocativo diciendo: “¿Quién es Jehová, para que yo obedezca su voz y envíe a Israel? No conozco a Jehová en absoluto”. ¡Pero pronto se enteró de la grandeza de Jehová! El Dios Todopoderoso humilló a los dioses de Egipto y a los sacerdotes practicantes de magia cuando mandó plagas catastróficas, mató a los primogénitos de Egipto y aniquiló al Faraón y a su ejército de elite en el mar Rojo. ¡Verdaderamente no hay otro dios como Jehová! (Éxodo 5:2; 15:11, 12.)
19 Jehová, el único Dios, ha hecho cosas maravillosas preparando la liberación de sus adoradores obedientes del Egipto moderno: el mundo de Satanás. Ha hecho que se proclamen sus juicios divinos por toda la Tierra como testimonio mediante la campaña más extensa de predicación de toda la historia, cumpliéndose de este modo la profecía de Jesús de Mateo 24:14. “El fin” tiene que venir pronto, y entonces Jehová demostrará su grandeza a una escala sin precedente al acabar con toda la iniquidad de la Tierra. (Salmo 145:20.) Luego la canción de Moisés y la canción del Cordero se oirá con más fuerza que nunca: “Grandes y maravillosas son tus obras, Jehová Dios, el Todopoderoso. Justos y verdaderos son tus caminos, Rey de la eternidad. ¿Quién no te temerá verdaderamente, Jehová, y glorificará tu nombre, porque solo tú eres leal?”. (Revelación 15:3, 4.)
20 Que todos hablemos con celo a otras personas de estos magníficos propósitos de Dios. (Compárese con Hechos 2:11.) Jehová seguirá haciendo cosas grandes y maravillosas en nuestro día y en el futuro, como se explica en el próximo artículo.
SALMO 86:11)
“Instrúyeme, oh Jehová, acerca de tu camino. Andaré en tu verdad. Unifica mi corazón para que tema tu nombre.”
*** w95 15/3 págs. 12-13 párrs. 11-13 Aprendamos a disfrutar del temor de Jehová ***
Salmo 86:11 enfoca la atención en otro factor importante: la oración. “Instrúyeme, oh Jehová, acerca de tu camino. Andaré en tu verdad —oró el salmista—. Unifica mi corazón para que tema tu nombre.” Jehová aceptó aquella oración, pues hizo que se incluyera en la Biblia. Para cultivar el temor piadoso, nosotros también tenemos que pedir ayuda a Jehová en oración, y nos beneficiará hacerlo con fervor y con frecuencia. (Lucas 18:1-8.)
El corazón está implicado
12 Hay otro punto en Salmo 86:11 en el que debemos fijarnos. El salmista no pedía simplemente una comprensión intelectual del temor de Dios. Alude al corazón. Cultivar temor piadoso implica al corazón figurativo, el cual requiere una atención especial porque es el yo interno que se manifiesta en todas las actividades de la vida e incluye nuestros pensamientos, actitudes, deseos, motivos y metas.
13 La Biblia nos advierte de la posibilidad de que el corazón esté dividido, y también dice que puede traicionarnos. (Salmo 12:2; Jeremías 17:9.) Puede impulsarnos a participar en actividades sanas, como asistir a las reuniones de congregación y salir al ministerio del campo; por otro lado, también puede amar ciertos aspectos del modo de vivir del mundo, de modo que nos impida promover de toda alma los intereses del Reino. Luego, el corazón traicionero tal vez trate de convencernos de que, al fin y al cabo, estamos haciendo tanto como muchas otras personas. O quizás el corazón se deje influir por el temor al hombre en la escuela o en el empleo. En esas circunstancias tal vez vacilemos en decir que somos testigos de Jehová y actuemos de modo impropio para un cristiano. Sin embargo, después nos molesta la conciencia. Esa no es la clase de persona que queremos ser. Por eso oramos a Jehová como el salmista: “Unifica mi corazón para que tema tu nombre”. Queremos que todo nuestro yo interno, que se manifiesta en todas las actividades de la vida, demuestre que “teme al Dios verdadero y guarda sus mandamientos”. (Eclesiastés 12:13.)
*** it-1 pág. 551 Corazón ***
Servir con un “corazón completo”. El corazón literal ha de estar completo para funcionar con normalidad, pero en el caso del corazón figurado cabe la posibilidad de que esté dividido. David pidió a Jehová: “Unifica mi corazón para que tema tu nombre”, una prueba de que el corazón puede estar dividido con respecto a sus afectos y temores. (Sl 86:11.)
SALMO 86:12)
“Te elogio, oh Jehová Dios mío, con todo mi corazón, y ciertamente glorificaré tu nombre hasta tiempo indefinido,”
*** w92 15/12 pág. 17 párr. 11 Andemos con un corazón unificado ***
¡Qué ferviente es la oración de David! Sigue diciendo: “Te elogio, oh Jehová Dios mío, con todo mi corazón, y ciertamente glorificaré tu nombre hasta tiempo indefinido, porque tu bondad amorosa es grande para conmigo, y has librado mi alma del Seol, de su lugar más bajo”. (Salmo 86:12, 13.) Por segunda vez en este salmo David alaba a Jehová por su bondad amorosa, su amor leal. Este amor es tan grande que puede salvarnos en situaciones que parecen imposibles. Es posible que David quisiera esconderse en un rincón para morir cuando Saúl lo perseguía en el desierto. Era como llegar a estar cara a cara con el lugar más bajo del Seol, las profundidades del sepulcro. ¡Pero Jehová lo libró! De igual manera, Jehová ha librado con frecuencia a sus siervos del día moderno de modos maravillosos y también ha sostenido a sus siervos íntegros que han aguantado fielmente incluso hasta la muerte. Todos los leales tendrán su recompensa, hasta por medio de una resurrección si es necesario. (Compárese con Job 1:6-12; 2:1-6, 9, 10; 27:5; 42:10; Proverbios 27:11; Mateo 24:9, 13; Revelación 2:10.)
SALMO 86:13)
“porque tu bondad amorosa es grande para conmigo, y has librado mi alma del Seol, de su lugar más bajo.”
*** w92 15/12 pág. 17 párr. 11 Andemos con un corazón unificado ***
¡Qué ferviente es la oración de David! Sigue diciendo: “Te elogio, oh Jehová Dios mío, con todo mi corazón, y ciertamente glorificaré tu nombre hasta tiempo indefinido, porque tu bondad amorosa es grande para conmigo, y has librado mi alma del Seol, de su lugar más bajo”. (Salmo 86:12, 13.) Por segunda vez en este salmo David alaba a Jehová por su bondad amorosa, su amor leal. Este amor es tan grande que puede salvarnos en situaciones que parecen imposibles. Es posible que David quisiera esconderse en un rincón para morir cuando Saúl lo perseguía en el desierto. Era como llegar a estar cara a cara con el lugar más bajo del Seol, las profundidades del sepulcro. ¡Pero Jehová lo libró! De igual manera, Jehová ha librado con frecuencia a sus siervos del día moderno de modos maravillosos y también ha sostenido a sus siervos íntegros que han aguantado fielmente incluso hasta la muerte. Todos los leales tendrán su recompensa, hasta por medio de una resurrección si es necesario. (Compárese con Job 1:6-12; 2:1-6, 9, 10; 27:5; 42:10; Proverbios 27:11; Mateo 24:9, 13; Revelación 2:10.)
SALMO 86:14)
“Oh Dios, los presuntuosos mismos se han levantado contra mí; y la mismísima asamblea de los tiránicos ha buscado mi alma, y no te han puesto enfrente de sí.”
*** w92 15/12 pág. 17 párr. 12 Andemos con un corazón unificado ***
Con respecto a sus perseguidores, David clama: “Oh Dios, los presuntuosos mismos se han levantado contra mí; y la mismísima asamblea de los tiránicos ha buscado mi alma, y no te han puesto enfrente de sí”. (Salmo 86:14.) Los clérigos de la cristiandad se han hallado hoy en día entre los perseguidores. Estos afirman adorar a Dios pero reemplazan su santo nombre por el título “Señor” y lo presentan como una Trinidad misteriosa que en realidad no se menciona en ningún lugar de la Biblia. ¡Qué presunción! Además, intentan persuadir a los poderes políticos para que proscriban y encarcelen a los testigos de Jehová, como aún se hace en un número sorprendentemente alto de países por toda la Tierra. Estos blasfemadores religiosos del nombre de Dios tendrán su merecido junto con todos los sectores de Babilonia la Grande que se comportan como rameras. (Revelación 17:1, 2, 15-18; 19:1-3.)
SALMO 86:15)
“Pero tú, oh Jehová, eres Dios misericordioso y benévolo, tardo para la cólera y abundante en bondad amorosa y apego a la verdad.”
*** w92 15/12 pág. 17 párr. 13 Andemos con un corazón unificado ***
La oración de David continúa en feliz contraste: “Pero tú, oh Jehová, eres Dios misericordioso y benévolo, tardo para la cólera y abundante en bondad amorosa y apego a la verdad”. (Salmo 86:15.) Tales cualidades de nuestro Dios son en verdad superlativas. Estas palabras nos remiten al monte Sinaí cuando Moisés pidió ver la gloria de Jehová. Él contestó: “Yo mismo haré que toda mi bondad pase delante de tu rostro, y ciertamente declararé el nombre de Jehová delante de ti”. Pero advirtió a Moisés: “No puedes ver mi rostro, porque ningún hombre puede verme y sin embargo vivir”. Después Jehová descendió en una nube y proclamó: “Jehová, Jehová, un Dios misericordioso y benévolo, tardo para la cólera y abundante en bondad amorosa y verdad”. (Éxodo 33:18-20; 34:5, 6.) David citó estas palabras en su oración. ¡Estas cualidades de Jehová significan mucho más para nosotros que cualquier aparición física!
SALMO 86:16)
“Dirígete a mí y muéstrame favor. Da, sí, tu fuerza a tu siervo, y de veras salva al hijo de tu esclava.”
*** w11 1/9 págs. 26-27 Un hombre agradable al corazón de Jehová ***
Además, David dice de sí mismo en uno de sus salmos que es hijo de la esclava de Jehová (Salmo 86:16). Por eso hay quienes llegan a la conclusión de que su madre, cuyo nombre no se menciona en la Biblia, también fue una influencia positiva en su espiritualidad. Un erudito afirma: “Lo más probable es que fuese ella quien le contó por primera vez los maravillosos relatos de lo que había hecho Dios por su pueblo en el pasado”. Aquellos relatos incluían la historia de Rut y Boaz.
*** w92 15/12 págs. 17-19 Andemos con un corazón unificado ***
“Una señal que signifique bondad”
14 David implora de nuevo la bendición de Jehová diciendo: “Dirígete a mí y muéstrame favor. Da, sí, tu fuerza a tu siervo, y de veras salva al hijo de tu esclava. Efectúa conmigo una señal que signifique bondad, para que la vean los que me odian y se avergüencen. Porque tú mismo, oh Jehová, me has ayudado y me has consolado”. (Salmo 86:16, 17.) David reconoce que él también debe pertenecer a Jehová al ser ‘el hijo de Su esclava’. Este es el caso de todos los que hoy hemos dedicado nuestra vida a Jehová y le servimos como esclavos. Necesitamos la fuerza salvadora de Jehová mediante su espíritu santo. Por ello, pedimos a Dios que efectúe con nosotros “una señal que signifique bondad”. La bondad de Jehová abarca las cualidades que acabamos de considerar. Sobre esta base, ¿qué señal, o prueba, podemos esperar que nos dé Jehová?
15 Jehová es el Dador de “toda dádiva buena y todo don perfecto” y, como nos asegura Jesús, da con generosidad “espíritu santo a los que le piden”. (Santiago 1:17; Lucas 11:13.) Espíritu santo, ¡qué inapreciable don de Jehová! Dios provee gozo sincero mediante el espíritu santo aun en tiempo de persecución. Por eso, cuando se les estaba juzgando a vida o muerte, los apóstoles de Jesús pudieron declarar con gozo que Dios da espíritu santo a los que le obedecen como gobernante. (Hechos 5:27-32.) El gozo del espíritu santo efectuó con ellos continuamente ‘una señal que significa bondad’. (Romanos 14:17, 18.)
16 Durante su viaje misional por Asia Menor, Pablo y Bernabé se enfrentaron a dificultades, incluso persecución severa. Cuando predicaron en Antioquía de Pisidia, los judíos rechazaron su mensaje. De modo que se dirigieron a la gente de las naciones. ¿Con qué resultado? “Al oír esto los de las naciones, empezaron a regocijarse y a glorificar la palabra de Jehová, y todos los que estaban correctamente dispuestos para vida eterna se hicieron creyentes.” Pero los judíos originaron un alboroto y se echó del país a los misioneros. ¿Se desanimaron por esto ellos y los nuevos creyentes? ¡De ningún modo! Más bien, “los discípulos continuaron llenos de gozo y de espíritu santo”. (Hechos 13:48, 52.) Jehová les dio esa señal de su bondad.
17 Más tarde, se sometió a persecución a la nueva congregación de Tesalónica. El apóstol Pablo les escribió una carta de consuelo en la que alabó su aguante bajo tribulación. Habían aceptado “la palabra bajo mucha tribulación con gozo de espíritu santo”. (1 Tesalonicenses 1:6.) El “gozo de espíritu santo” siguió fortaleciéndolos como una clara señal de Dios que es misericordioso y benévolo, tardo para la cólera y abundante en bondad amorosa y verdad.
18 En tiempos recientes Jehová ha expresado su bondad a los hermanos fieles de Europa oriental, avergonzando a los que los odiaban, sus anteriores perseguidores. Aunque acaban de ser liberados de décadas de opresión, estos queridos hermanos aún tienen que aguantar, pues muchos se enfrentan a graves dificultades económicas. Sin embargo, su “gozo de espíritu santo” los consuela. ¿Qué podría darles más gozo que usar sus nuevas libertades en esparcir el testimonio? Están hallando muchos oídos receptivos como muestran los informes sobre las asambleas y los bautismos. (Compárese con Hechos 9:31.)
SALMO 86:17)
“Efectúa conmigo una señal que signifique bondad, para que [la] vean los que me odian y se avergüencen. Porque tú mismo, oh Jehová, me has ayudado y me has consolado.”
*** w93 15/4 pág. 31 ¿Recuerda usted? ***
¿Qué es la ‘señal que significa bondad’ que Jehová efectúa con los seguidores de Jesús? (Salmo 86:17.) El “gozo del espíritu santo” fue lo que fortaleció a los primeros cristianos para soportar las diversas formas de persecución que les sobrevinieron. (1 Tesalonicenses 1:6.) También en nuestro tiempo Jehová, el Dador de “toda dádiva buena y todo don perfecto”, se complace en dar “espíritu santo a los que le piden”. (Santiago 1:17; Lucas 11:13.) Por lo tanto, la ‘señal que significa bondad’ que se efectúa con los seguidores de Jesús es el gozo de espíritu santo.—15/12, páginas 18, 19.
*** w92 15/12 págs. 17-19 Andemos con un corazón unificado ***
“Una señal que signifique bondad”
14 David implora de nuevo la bendición de Jehová diciendo: “Dirígete a mí y muéstrame favor. Da, sí, tu fuerza a tu siervo, y de veras salva al hijo de tu esclava. Efectúa conmigo una señal que signifique bondad, para que la vean los que me odian y se avergüencen. Porque tú mismo, oh Jehová, me has ayudado y me has consolado”. (Salmo 86:16, 17.) David reconoce que él también debe pertenecer a Jehová al ser ‘el hijo de Su esclava’. Este es el caso de todos los que hoy hemos dedicado nuestra vida a Jehová y le servimos como esclavos. Necesitamos la fuerza salvadora de Jehová mediante su espíritu santo. Por ello, pedimos a Dios que efectúe con nosotros “una señal que signifique bondad”. La bondad de Jehová abarca las cualidades que acabamos de considerar. Sobre esta base, ¿qué señal, o prueba, podemos esperar que nos dé Jehová?
15 Jehová es el Dador de “toda dádiva buena y todo don perfecto” y, como nos asegura Jesús, da con generosidad “espíritu santo a los que le piden”. (Santiago 1:17; Lucas 11:13.) Espíritu santo, ¡qué inapreciable don de Jehová! Dios provee gozo sincero mediante el espíritu santo aun en tiempo de persecución. Por eso, cuando se les estaba juzgando a vida o muerte, los apóstoles de Jesús pudieron declarar con gozo que Dios da espíritu santo a los que le obedecen como gobernante. (Hechos 5:27-32.) El gozo del espíritu santo efectuó con ellos continuamente ‘una señal que significa bondad’. (Romanos 14:17, 18.)
16 Durante su viaje misional por Asia Menor, Pablo y Bernabé se enfrentaron a dificultades, incluso persecución severa. Cuando predicaron en Antioquía de Pisidia, los judíos rechazaron su mensaje. De modo que se dirigieron a la gente de las naciones. ¿Con qué resultado? “Al oír esto los de las naciones, empezaron a regocijarse y a glorificar la palabra de Jehová, y todos los que estaban correctamente dispuestos para vida eterna se hicieron creyentes.” Pero los judíos originaron un alboroto y se echó del país a los misioneros. ¿Se desanimaron por esto ellos y los nuevos creyentes? ¡De ningún modo! Más bien, “los discípulos continuaron llenos de gozo y de espíritu santo”. (Hechos 13:48, 52.) Jehová les dio esa señal de su bondad.
17 Más tarde, se sometió a persecución a la nueva congregación de Tesalónica. El apóstol Pablo les escribió una carta de consuelo en la que alabó su aguante bajo tribulación. Habían aceptado “la palabra bajo mucha tribulación con gozo de espíritu santo”. (1 Tesalonicenses 1:6.) El “gozo de espíritu santo” siguió fortaleciéndolos como una clara señal de Dios que es misericordioso y benévolo, tardo para la cólera y abundante en bondad amorosa y verdad.
18 En tiempos recientes Jehová ha expresado su bondad a los hermanos fieles de Europa oriental, avergonzando a los que los odiaban, sus anteriores perseguidores. Aunque acaban de ser liberados de décadas de opresión, estos queridos hermanos aún tienen que aguantar, pues muchos se enfrentan a graves dificultades económicas. Sin embargo, su “gozo de espíritu santo” los consuela. ¿Qué podría darles más gozo que usar sus nuevas libertades en esparcir el testimonio? Están hallando muchos oídos receptivos como muestran los informes sobre las asambleas y los bautismos. (Compárese con Hechos 9:31.)

Clic en la Imagen para Descargar la información completa en archivo digital para Computadora de escritorio, portátil, tableta, móvil y Smartphone

Descargar información para el Estudio Personal para Computadora de escritorio, portátil, tableta, móvil y Smartphone

Descargar información para el Estudio Personal para Computadora de escritorio, portátil, tableta, móvil y Smartphone