¿Está la Tecnología al servicio del diseño… o viceversa?


No te pierdas los espectaculares ‘artefactos’ de sonido e imagen de Bang & Olufsen y Loewe

Los últimos avances tecnológicos inundan nuestras vidas y nuestros hogares. Juegan en el campo (en el mercado) de las emociones… y siempre nos ganan. ¿Quién no se deja seducir por ellos? Vale, a veces son imprescindibles para moverse en el siglo XXI, pero es su estética la que, en muchísimos casos, nos encandila.
BeoSound 8, el último artefacto en salir a la luz de la siempre esteta firma noruega Bang & Olufsen es su primer sistema de altavoces para iPad, iPhone y iPod, esos tres cacharritos que se mueven a las órdenes de Steve Jobs (el verdadero Señor que todo-lo-mueve).

¿Está la Tecnología al servicio del diseño… o viceversa?


El rendimiento sonoro de BeoSound 8 es capaz de hacer temblar los muros del comedor, fiel a la exquisita calidad de sonido que B&O imprime a su audio. Y su visión, pues también rinde pleitesía al ADN de la firma: diseño elegante, estilizado, minimalista, en muchas ocasiones innovador…
Tiene un aspecto ‘flotante’ en 2D, que oculta la profundidad y potencia de sus altavoces en forma de cono. Se encuentra disponible en aluminio y en negro y con una amplia variedad de colores opcionales para los frentes de altavoz.
Otra de sus características es que puede adaptarse a cualquier espacio: se puede colocar en una pared o sobre cualquier superficie plana. Lleva un interruptor manual para que el sonido se proyecte de una u otra forma según el punto de la sala en el que se encuentre situado.
El diseño ha salido de las manos y de la mente del inglés David Lewis, uno de los habituales de B&O: suyas las ‘líneas’ del Beolab 5000 (finales de los 60), Beovision 600, Beovision MX Series… De hecho, tres de sus productos para Bang & Olufsen permanecen en el Museo de Arte Moderno de Nueva York.

¿Está la Tecnología al servicio del diseño… o viceversa?


En esa misma línea de diseño medido con lupa, elegante y fino, aparece la línea de televisores Art LED, de la firma alemana Loewe, reconocido fabricante de productos de imagen y sonido de alta gama. Como todos los vástagos de Loewe, el televisor despide a raudales tecnología y estilo, en una especie de mix entre ambos: integra un panel de retroiluminación LED (es bonito y cumple su misión electrónica) y sus formas se definen en base al concepto de diseño ultradelgado Slimline.
Haciendo hincapié en su diseño (que es lo que nos interesa), su epidermis ha sido desarrollada, de nuevo, por la prestigiosa casa Phoenix Design y posee ciertos elementos reconocibles en las colecciones Loewe Spheros y Loewe Art SL. Aunque en el Art LED, el marco reduce aún más sus medidas en comparación con los anteriores, llegando a un ancho de 80 cm (en el de 32 pulgadas) y menos de 100 cm (en el de 40).

Otra de sus facetas es la posibilidad de adaptarlo (al igual que el BeoSound 8) en cualquier estancia, ya que dispone de diferentes soportes para suelo, mesa o pared. Por ejemplo, el table stand con pie giratorio y ajustable en inclinación; el floor stand; o los soportes murales VESA. Se puede elegir entre acabados en plata cromada, negro esmaltado o la gran novedad de la gama, en tono Moca.

Más información:
www.bang-olufsen.com/
www.loewe-es.com

Ver artículo original

Contenidos Recomendados