La amistad requiere reciprocidad


La amistad no sólo es el arte dar, sino también el de recibir.

Puede que tengamos alguna “amiga” que sólo nos quiera por intereses… pero si nosotras damos lo mejor de nosotras, y ellas no, entonces, a la hora de la verdad, no podremos considerarnos buenas amigas.
No podemos esperar recibir siempre de nuestros amigos, también tenemos que darles lo mejor de nosotras mismas. La amistad sincera es recíproca, damos y recibimos.
La amistad requiere reciprocidad


La amistad… ¿Qué sería de nosotras si no tuviésemos con quien contar? 

No hay palabras suficientes para describir el maravilloso tesoro que simboliza tener amigos en nuestras vidas; por eso no sólo hemos de aprender a confiar y a cuidarles, sino también, sabremos entregarles lo mejor de nosotras.
No debemos convertir la amistad en un contrato: todo con la intención de que nos devuelvan lo que entregamos, ¡no!
Pero sí debemos reconocer como mujeres justas que somos, que como muchas cosas en esta vida, en la amistad debemos dar para recibir, lo que no involucra “devolver” nada, sino entregar en honor al amor que sentimos por aquel ser que llamamos amigo. Lamentablemente, en muchos casos esto no sucede y hay personas que terminan aprovechándose de la “amistad” que se ofrece.

― ¿Somos amigas vampiras?―

Las “amigas vampiras” son aquellas que sólo se dedican a buscar su propio beneficio y no se detienen, ni tan siquiera por un momento, en preguntarse cómo se encuentran sus amigos. Las vampiras únicamente se preocupan porque les den poco, mucho y ¡todo! Sin que ellas deban arriesgar un poquitín de su comodidad: quieren recibir, atesorar, guardar, usar y hasta despilfarrar, sin reparar el bienestar de sus amigos… ¿A esto se le puede llamar amigas?

― La amistad requiere de reciprocidad.

Los amigos no son vampiros. Los amigos están para caminar juntas, para darse la mano en momentos de dificultad y sonreír de manera cómplice en los de alegría. Una relación de pareja no la mantiene una sola de las partes, así mismo, una relación de amistad no la sostiene una persona: se necesita de dos para que funcione, dos que le encuentran placer al dar y al recibir, y que también saben delimitar lo que necesitan, para reconocer lo que su amigo requiere.

― ¡Nuestros amigos nos necesitan!―

Así como nosotras necesitamos alguna vez de apoyo y lo encontramos; así como necesitamos alguna vez de alguien que nos escuchara; así como necesitamos alguna vez de alguien que nos dijera que todo estaría bien; así como necesitamos alguna vez de alguien que simplemente compartiera con nosotras… ¡Nuestros amigos también lo necesitan!

La amistad es valiosa.

 

La amistad no es algo que se dice, es algo que se demuestra y por tanto no hay forma de disfrazarle tras nuestros individualismos. Somos amigas o simplemente vampiras que se aprovechan de un vínculo tan preciado como la amistad. Valora a tus amigas, sé recíproca en bondades con ellas, es esta la mejor manera de demostrarles lo mucho que las amas.
Autor: Lluvia.




Origen de la Información e Imagenes: todamujeresbella

Contenidos Recomendados