La corrupción desaparecerá

En esta serie:


“Espera en Jehová y guarda su camino [...]. Cuando los inicuos sean cortados, tú lo verás.” (SALMO 37: 34)
¿TEME usted, como mucha gente, que la corrupción sea algo inevitable y que nunca desaparecerá por completo? En tal caso, su temor es comprensible. A lo largo de la historia, los seres humanos han recurrido a toda forma imaginable de gobierno. Y sin embargo, nunca han logrado eliminar del todo la corrupción. ¿Hay alguna esperanza de que llegue el día en que todas las personas se comporten con honradez?
Felizmente, la Biblia indica que sí. Nos dice que Dios pronto tomará medidas para eliminar la corrupción de la Tierra. ¿Cómo lo hará? Mediante su Reino, un gobierno celestial que transformará por completo nuestra Tierra. Se trata del mismo Reino por el que Jesús enseñó a sus seguidores a pedir. En la oración conocida como el padrenuestro, Jesús dijo: “Venga tu reino, hágase tu voluntad en la tierra” (Mateo 6:10; Nueva Versión Internacional).
 Respecto al gobernante de dicho Reino, Jesucristo, la Biblia predice: “Él librará al pobre que clama por ayuda, también al afligido y a cualquiera que no tiene ayudador. Le tendrá lástima al de condición humilde y al pobre, y las almas de los pobres salvará. De la opresión y de la violencia les redimirá el alma” (Salmo 72:12-14). Note que Jesús se pone en el lugar de quienes son víctimas de la corrupción y que se encargará de eliminar la opresión. ¿No nos consuela saber eso?
En manos de ese gobernante compasivo y poderoso, el Reino de Dios acabará con la corrupción que hay en la Tierra. ¿Cómo? Eliminando las tres causas de la corrupción.
Trabajando felices en una construcción

La influencia del pecado

Hoy día todos debemos luchar contra tendencias pecaminosas que nos llevan a actuar egoístamente (Romanos 7:21-23). No obstante, hay personas buenas que quieren hacer lo que está bien. Si ejercen fe en el valor redentor de la muerte de Jesús pueden recibir el perdón de sus pecados (1 Juan 1:7, 9). * Tales personas tendrán la oportunidad de beneficiarse del mayor acto de amor de Dios, como leemos en Juan 3:16: “Tanto amó Dios al mundo que dio a su Hijo unigénito, para que todo el que ejerce fe en él no sea destruido, sino que tenga vida eterna”.
Para las personas fieles, Dios hará algo verdaderamente maravilloso. En el venidero nuevo mundo, por fin eliminará todas las huellas del pecado, llevando progresivamente a la humanidad fiel a una condición perfecta y justa (Isaías 26:9; 2 Pedro 3:13). Nadie volverá a actuar de forma corrupta debido a la influencia del pecado. Bajo el Reino de Dios, la humanidad fiel “será libertada de la esclavitud a la corrupción” (Romanos 8:20-22).

La influencia del mundo malvado en que vivimos

Por desgracia hay mucha gente que a sabiendas trata injustamente a los demás. Se aprovechan de los más pobres e influyen en otros para que también actúen de forma corrupta. La Biblia aconseja a tales personas: “Deje el inicuo su camino, y el hombre dañino sus pensamientos”. Y si se arrepienten, la Biblia promete que Dios las “perdonará en gran manera” (Isaías 55: 7).
Sin embargo, Dios no tendrá más remedio que eliminar a quienes tercamente se nieguen a cambiar. Mediante el Reino de Dios, se cumplirá la promesa bíblica: “Espera en Jehová y guarda su camino [...]. Cuando los inicuos sean cortados, tú lo verás” (Salmo 37:34). * Una vez que hayan desaparecido los pecadores impenitentes, los siervos fieles de Dios ya no serán víctimas de la corrupción.

La influencia de Satanás, el Diablo

Satanás es el más impenitente de todos los pecadores. Podemos estar muy agradecidos de que Jehová pronto vaya a aislarlo, impidiendo que influya en los seres humanos. Finalmente, Dios destruirá a Satanás por completo. Ese horrible monstruo ya no volverá a influir en la gente para que sea corrupta.
Quizás la idea de que Dios eliminará todas las causas de la corrupción parezca tan solo un sueño. Puede que uno se pregunte si Dios tiene realmente los medios para provocar tales cambios o, si los tiene, por qué no lo ha hecho ya. Esas son buenas preguntas, a las que la Biblia proporciona respuestas satisfactorias. * Lo invitamos a examinar por sí mismo lo que enseña la Biblia sobre el futuro cercano, cuando toda la corrupción haya desaparecido para siempre.
^ párr. 8 Hallará más información sobre el valor del rescate en el capítulo 5 del libro ¿Qué enseña realmente la Biblia?, editado por los testigos de Jehová.
^ párr. 12 La Biblia indica que Jehová es el nombre de Dios.

Contenidos Recomendados