Buscar contenidos

Búsqueda personalizada

El Nombre más Grande


MILLONES de hombres y mujeres han vivido en esta tierra y muerto. En la mayoría de los casos sus nombres han muerto con ellos, y su recuerdo ha sido olvidado. Pero algunos grandes nombres, como Avicena, Edison, Pasteur, Beethoven, Gandhi, Newton, viven aún. Estos nombres están relacionados con los logros, descubrimientos e invenciones de las personas que los llevaba.

Sin embargo, hay un nombre mayor que cualquier otro nombre — el nombre más grande. A este nombre están conectadas todas las maravillas del pasado y del presente en todo el universo. La esperanza de la humanidad de una vida larga y feliz está relacionada con esto.

Muchos han querido saber de este nombre. Lo han buscado y preguntaron sobre ello, pero no lo encontraron. Les sigue siendo un misterio. De hecho, ningún hombre puede descubrir ese nombre a menos que el propietario del nombre se lo revele. Afortunadamente, Dios ha hecho exactamente eso. Como resultado, aquellos que creen en él, en sus libros y en sus mensajeros pueden saber sobre él. Le reveló su nombre a Adán, después a Abraham, a Moisés y a sus otros siervos fieles de la antigüedad.

El Corán dice de alguien "que estaba profundamente versado en las Escrituras." (27:40) Un libro de comentarios, Tafsīr Jalālayn, dice en la explicación de este versículo: "Asaf hijo de Barkhiyā era un hombre justo. Sabía el gran nombre de Dios, y siempre lo llamó por él, se le respondió. Esto nos recuerda de un escritor de la Biblia, Asaf (Asaf), que escribió el Salmo 83:18. Este versículo dice: "Que la gente pueda saber que tú, cuyo nombre es Jehová, solo tu eres el altísimo sobre toda la tierra".

En el Corán 17:2 leemos: "Le dio a Moisés las Escrituras y les hizo una guía para los israelitas". En las Escrituras, Moisés se dirige a Dios, diciendo: 'Supongamos ahora vengo a los hijos de Israel y les digo 0a ellos, 'El Dios de vuestros padres me ha enviado a ustedes', y me dicen a mí, ' ¿cuál es su nombre?' ¿Qué voy a decirle a ellos?" Dios respondió a Moisés, diciendo: "Esto es lo que le vas a decir a los hijos de Israel, 'Jehova el Dios de sus antepasados, el Dios de Abraham, el Dios de Isaac y el Dios de Jacob, me ha enviado a ustedes.' Este es mi nombre hasta tiempo indefinido".— Éxodo 3:13, 15.

En la antigüedad los israelitas conocían este gran nombre de Dios. Incluso fue utilizado como un componente de sus nombres. Así como se encuentra hoy el nombre de Abdullah (siervo de Dios), los antiguos israelitas tenía el nombre Abdías (siervo de Jehová). La madre del Profeta Moisés fue nombrada Iojebed, que posiblemente significa "Jehová es Gloria". El nombre Joan significa "Jehová ha sido Clemente". El nombre del profeta Elías significa "Mi Dios es Jehová."

Los profetas conocían este gran nombre, y lo utilizaron con profundo respeto. Se encuentra más de 7.000 veces en las Sagradas Escrituras. Jesucristo, el hijo de María, destacó lo en su oración a Dios: "he puesto tu nombre de manifiesto a los hombres que me diste... Les he dado a concoer tu nombre y lo daré a conocer, a fin de que el amor con que me has amado esté en ellos. (Juan 17:6, 26) En su famoso comentario sobre el Corán, comentarios de Bayḍāwī en 2:87 del Corán, dicen que Jesús lo usó para "revivir a las personas muertas por el gran nombre de Dios".

¿Qué ocurrió entonces, que ahora el nombre es un misterio? ¿Qué tiene que ver con el futuro de cada uno de nosotros ese nombre?

¿Cómo se hizo el nombre de un misterio?


Algunos piensan que "Jehová" en hebreo significa "Alá" (Dios). Pero "Alá" corresponde, en hebreo, a 'Elo•him′, el plural de majestad de la palabra ' eloh′ah (Dios). Una superstición que surgió entre los judíos les prohibían pronunciar el nombre divino, Jehová. Por lo que se convirtió en su costumbre que durante la lectura de las Sagradas Escrituras, cuando llegaban al nombre "Jehová," pronunciaban 'Adho•nai', que significa «Señor». En algunos lugares incluso alteraron el texto hebreo original de "Jehová" a ' Adho•nai′.

La cristiandad había seguido el mismo curso. Cambiaron el nombre Jehová con "Dios" ("Alá" en árabe) y "Señor". Contribuyó al desarrollo de la falsa doctrina de la Trinidad, que no tiene ningún fundamento en las Sagradas Escrituras. Debido a esto, millones por error adoran a Jesús y el Espíritu Santo y los consideran igual a Dios.*

Por lo tanto, los líderes del judaísmo y del cristianismo comparten la culpa de la ignorancia generalizada sobre el mayor nombre. Pero Dios profetizó: "Seguramente voy a santificar... mi gran nombre, y las Naciones tendrán que saber que yo soy Jehová." Sí, él dará a conocer su nombre entre todas las Naciones, porque él no es el Dios de los judíos, o de cualquier otra nación; él es el Dios de toda la humanidad. — Ezequiel 36:23; Génesis 22:18; Salmo 145:21; Malaquías 1:11.

El nombre más grande y nuestro futuro


El Sagradas Escrituras dicen: "Todo aquel que invocare el nombre de Jehová será salvo." (Romanos 10:13). Nuestra salvación en el día del juicio estará relacionada con que conozcamos el nombre de Dios. Incluye conocer sus atributos, obras y propósitos, así como vivir en armonía con sus altos principios. Por ejemplo, Abraham sabía el nombre de Dios y pidió por ese nombre. Como resultado, disfrutó de una buena relación con Dios, mostrando fe en él, dependía de él y le obedeció. Se convirtió en amigo de Dios. Asimismo, conocer el nombre de nuestro Dios nos atrae hacia él y nos ayuda a desarrollar una relación personal con él, asegurándonos de su amor. — Génesis 12:8; Salmo 9:10; Proverbios 18:10; John 17:26; James 2:23.

Las Sagradas Escrituras dicen que Jehová Dios se mantuvo prestando atención y escuchando. Y un libro de recuerdo comenzó a ser escrito delante de él para aquellos que estaban en temor de Jehová y para aquellos que pensanban en su nombre. (Malaquías 3:16). ¿Por qué tenemos que 'pensar en el gran nombre'? El nombre que Jehová significa literalmente "él hace que llegue a ser". Esto revela a Jehovah como aquel que se causa a sí mismo para convertirse en el cumplidor de sus promesas. Siempre lleva sus propósitos a realización. Él es el Dios Todopoderoso, el creador único, que tiene todos los atributos divinos. No hay ninguna palabra simple que puede expresar plenamente la naturaleza divina de Dios. Pero el mayor nombre, Jehová, que ha elegido para sí mismo, llama a la mente todos sus atributos, cualidades y efectos.

En las Sagradas Escrituras, Dios nos habla de sus propósitos respecto al hombre. Jehová Dios creó al hombre para disfrutar de una vida feliz y eterna en el paraíso. Su voluntad para la humanidad es que forman una familia, Unidos en amor y paz. El Dios de amor cumplirá con ese propósito en un futuro próximo. (Mateo 24:3-14, 32-42; 1 Juan 4:16-21) Dios explica las razones del sufrimiento de la humanidad y muestran que la salvación es posible. (Apocalipsis 21:4) En el Salmo 37:10, 11, leemos: "sólo un poco más, y el malvado no será más; y ciertamente darás atención a su lugar, y no será. Pero los mansos mismos poseerán la tierra, y de hecho encontrarán su deleite exquisito en la abundancia de paz. "— Véase también 21:105 del Corán.

Sí, Dios dará a conocer su gran nombre. Las Naciones tendrán que saber que él es Jehová. ¡Qué maravilloso privilegio saber el nombre más grande, testificar sobre el y unirse a el! En ese camino, en nosotros se cumplirán el feliz propósito de Dios: "porque me puso su cariño, también voy a proporcionarle escape. Voy a protegerlo porque él ha llegado a saber mi nombre. Él me invocará, y yo le voy a contestar...Con longitud de días voy a satisfacerle, y voy a hacerle ver la salvación por mí."— Salmo 91:14-16.

Salvo indicación en contrario, todas las citas de la Biblia son de la traducción del nuevo mundo de las Santas Escrituras.

Para la prueba de que la Trinidad no es una enseñanza de la Biblia, véase el folleto ¿Debería creer usted en la Trinidad? publicado por la Watchtower Bible and Tract Society of New York, Inc., 1989.

Buscar Contenidos

Búsqueda personalizada