Buscar contenidos

Búsqueda personalizada

La República en aprietos

Capítulo III. La ruptura independentista 1780 / 1821

Unidad 8. Formación de la República. 1812 / 1821



086-01
En el puerto de La Guaira, Francisco de Miranda, acusado de traición, es entregado por sus compañeros a las fuerzas realistas comandadas por Domingo de Monteverde


086-02
Después del arresto de Miranda (31 de julio de 1812), el comandante de La Guaira, Manuel María de las Casas, entrega a los agentes de Monteverde la plaza con todos los jefes y oficiales patriotas que pretendían evacuarla. Bolívar, gracias a la intervención del español Francisco Iturbe, obtiene pasaporte del jefe realista. El 17 de agosto viaja a Curazao y desde allí marcha hacia la Nueva Granada.
En Cartagena de Indias los republicanos están enfrentados en una guerra civil. Tal situación afecta el ánimo de Bolívar, quien junto a otros oficiales venezolanos ofrece sus servicios al gobierno de Nueva Granada.
El 15 de diciembre Bolívar dirige al Congreso una Memoria conocida como el Manifiesto de Cartagena. En este documento expone las causas del desastre y plantea la necesidad de unión entre venezolanos y neogranadinos para combatir al enemigo común.
El Manifiesto de Cartagena ha sido considerado la muestra más evidente del antifederalismo militante de Bolívar quien pensaba que lo que más había debilitado al gobierno era su forma federativa. El sistema federal dice, es “el más perfecto y más capaz de proporcionar la felicidad humana en sociedad; es, no obstante, el más opuesto a los intereses de nuestros nacientes estados”. En su opinión, el mayor error cometido por Venezuela fue la tolerancia que empleó con los realistas de Coro, del cual derivó la impunidad de los delitos. De modo que “tuvimos filósofos por jefes, filantropía por legislación, dialéctica por táctica, y sofistas por soldados”; como consecuencia,“a cada conspiración sucedía un perdón, y a cada perdón sucedía otra conspiración que se volvía a perdonar”.
Como otra causa de la caída de la República de Venezuela, anota la oposición al establecimiento de un cuerpo militar disciplinado. A esto se añaden la rivalidad de las ciudades contra Caracas, que conduce a la insurrección de Valencia, y el terremoto del 26 de marzo de 1812, acompañado del fanatismo religioso que trastorna “tanto lo físico como lo moral”. Como factores económicos adversos señala la disipación de las rentas públicas en frivolidades y en sueldos, lo que obliga a recurrir al papel moneda, que provoca gran descontento entre comerciantes y población en general.
Bolívar aconseja a la Nueva Granada evitar los escollos que han destrozado a Venezuela y advierte que para su seguridad es indispensable la reconquista de Caracas.

Buscar Contenidos

Búsqueda personalizada