BUSCAR CONTENIDOS

Búsqueda personalizada

Monopolio, ni tanto

ADS BY GOOGLE

Capítulo II. Surgimiento de un Nuevo Mundo 1498 / 1780

Unidad 4. La huella española 1529 / 1700


047-01
El monopolio para abastecer los mercados de Indias, garantizado a los comerciantes de Sevilla y Cádiz a través de las flotas, no resulta del todo efectivo. Desde el comienzo, esos mercados son compartidos por el comercio clandestino. Muchos elementos conspiran para que tal monopolio no se cumpla: en principio, porque las partidas de las flotas no son tan continuas como lo establecen las leyes; y en segundo lugar, por diversos hechos de contingencia que debe soportar la navegación trasatlántica (huracanes, corsarios, epidemias), oportunidad que es aprovechada por algunos comerciantes para mantener las plazas abastecidas con productos de entrada clandestina.
Nacionales y extranjeros participan del contrabando: los primeros introducen mercancías ilegales por vía de las arribadas forzosas o el ocultamiento de registros; los segundos negocian al descubierto en las playas con los vecinos y la complicidad de algunos representantes de las autoridades civiles y eclesiásticas.

047-02
La isla de La Tortuga, asentamiento de piratas y corsarios en el Caribe
 

Amos de las islas

A principios del siglo XVII los corsarios reorientan su política, dirigida ahora hacia su establecimiento en las Antillas Menores, y luego en las islas lo más cercanas posible a Tierra Firme, como Curazao y Aruba.
Estos enclaves son utilizados a modo de centros de espera y acecho de las naves que por allí transitan, pero el mayor interés se centra en la Flota de Tierra Firme que salía desde Cartagena con los tesoros tanto de particulares como del rey, remitidos a la Casa de Contratación.
La ocupación por los corsarios de algunas islas como Curazao, Bonaire y Jamaica incide notablemente en el comercio. En principio afecta las tradicionales rutas de navegación, modificando los circuitos mercantiles que Venezuela mantenía con las posesiones hispanas en el Caribe, Tierra Firme y Nueva España.
La inversión en armas y artillería para dichas naves hace que los empresarios navieros vean aumentar los costos del comercio marítimo.
047-03
Jamaica, una de las bases de piratas y corsarios para sus incursiones en Tierra Firme

BUSCAR CONTENIDOS

Búsqueda personalizada

ADD THIS