Buscar contenidos

Búsqueda personalizada

También los hombres son mercancía

Capítulo II. Surgimiento de un Nuevo Mundo 1498 / 1780

Unidad 3. Tiempo de exploraciones 1498 / 1528

 
028-01
 

3.4. También los hombres son mercancía

África se abre a los portugueses en 1415 con la toma de Ceuta. Luego los españoles se apoderan de Melilla en 1497 y Orán en 1509. Pero son los lusitanos, para comercializar las especias de Asia, los que fundan factorías costeras desde 1482 a lo largo de las costas de los océanos Atlántico e Índico.
Son los mismos portugueses quienes imponen la tradición del comercio de esclavos en el siglo XVI. Es la trata negrera, de la cual participan Portugal, los Países Bajos, Gran Bretaña, Francia y Dinamarca. Millones de personas son arrancadas de los espacios costeros entre Cabo Verde y el golfo de Guinea. Muchos mueren en el trayecto debido a las precarias condiciones higiénicas y alimentarias de los barcos negreros y a la violencia del desarraigo. Los negros africanos son distribuidos de manera desigual en el Nuevo Mundo. Pero es en Brasil, el Caribe y los Estados Unidos, donde su aporte étnico y cultural al proceso de mestizaje ha sido más relevante.
La trata negrera, una de las grandes tragedias étnicas y culturales en la historia de la humanidad, culmina en el siglo XIX. Sin embargo, la hegemonía europea sobre África continúa y conduce a su reparto entre 1884 y 1936, otro proceso del cual extensos territorios no se recuperan todavía. El imperialismo europeo se apodera de África en el momento en que domina el mundo. Por esta razón le es muy fácil dividirla mediante numerosos tratados que trazan fronteras entre etnias con unidad cultural. De esta manera, las dividen y hacen enemigas. Para 1939 África estaba repartida entre posesiones españolas, portuguesas, francesas, inglesas, holandesas, alemanas, italianas y belgas. En 1945 comienza el movimiento de descolonización
del continente.
028-02
028-03
En un navío de 40 toneladas son embarcados hasta 100 negros y más de 200 en los de 100 toneladas.
Cuando las naves de la miseria llegan al Nuevo Mundo los esclavos que sobreviven son lavados y alimentados para su venta.

Buscar Contenidos

Búsqueda personalizada