BUSCAR CONTENIDOS

Búsqueda personalizada

Estabilidad política, una quimera

ADS BY GOOGLE

Capítulo 4. De la Gran Colombia a la Federación 1821 / 1870

Unidad 9. La Gran Colombia 1821 / 1830




103-01
La guerra aplaza la decisión política de diseñar un modelo de Estado que concuerde con los intereses de la clase dirigente. Ésta aún no acepta los parámetros organizativos de la sociedad contenidos en las constituciones de 1811, 1819 y 1821, redactadas en medio de la crisis bélica.
No sólo en Venezuela se plantean dudas acerca de la institución republicana. La monarquía constitucional resulta una opción para algunos sectores. Si no, ¿qué lectura podría darse a la presidencia vitalicia e irresponsable de sus actos administrativos, propuesta por Bolívar a los constituyentes de Angostura y aceptada por los de Bolivia? Sus atribuciones diferían poco de las del soberano de la Gran Bretaña, dice O’Leary.
La monarquía, probada en Hispanoamérica por más de trescientos años, planteaba su versión constitucional con un príncipe europeo o americano como forma sustitutiva.
En México la idea se lleva a la práctica con Agustín de Iturbide en 1822 y Maximiliano de Habsburgo en 1864.
Si bien la tendencia republicana agrupa a la mayoría, tampoco la élite tiene clara la forma más conveniente para las naciones recién liberadas. Bolívar está convencido de la perfección del sistema federal, pero para las nuevas naciones americanas recomienda el centralismo, gobiernos fuertes y “paternales”.
Promulgada la constitución de Cúcuta, es jurada bajo protesta por la municipalidad de Caracas, la que considera que no ha tenido parte alguna en su formación; argumentan que sus disposiciones no se adaptan a los intereses del país, por lo tanto no se sienten obligados a “su estrecha e inalterable observancia”.
Este clima fortalece la disposición de formar bandos de discusión entre bolivaristas y santanderistas, centralistas y federalistas, civiles y militares. No obstante, la opción que finalmente los une es la de la disolución de Colombia.
En el trasfondo del descontento de los caraqueños estaba la designación de Santa Fe de Bogotá como capital de la Gran Colombia y la elección de Francisco de Paula Santander como vicepresidente, con la facultad de ejercer el mando supremo por la ausencia del Libertador, en campaña en Ecuador y Perú.


BUSCAR CONTENIDOS

Búsqueda personalizada

ADD THIS