Buscar contenidos

Búsqueda personalizada

Florece el separatismo

Capítulo 4. De la Gran Colombia a la Federación 1821 / 1870

Unidad 9. La Gran Colombia 1821 / 1830


104-01
Su arrojo en el combate y su ascendencia sobre las tropas consolidan el prestigio militar de Páez

104-03

Todavía en 1826 los organismos de gobierno regional de la Gran Colombia tienen rasgos de provisionalidad que no ayudan a consolidar la Unión. Frente al lejano poder central, la Intendencia, la jefatura militar y los ayuntamientos en Venezuela intentan fortalecer su autoridad, cada uno a expensas del otro. Además, los venezolanos no están conformes con la Constitución de Cúcuta (1821) y les molesta el establecimiento de la capital de la República en Bogotá. En este cuadro surgió el movimiento conspirativo denominado La Cosiata.
Ya en 1824 se había producido un choque entre la municipalidad de Puerto Cabello y José Antonio Páez, jefe militar del Departamento de Venezuela, con motivo de una recluta ordenada por el gobierno central para enviar refuerzos a Bolívar; se hicieron tensas las relaciones de este prócer con el Intendente Juan de Escalona y la municipalidad de Caracas, por el sometimiento a la jurisdicción militar de los realistas comprometidos en una asonada en Petare; son graves las divergencias entre Caracas y Bogotá debido a disparidades de criterios respecto al sistema de milicias.
Entre 1824 y 1825 Páez es la figura central a través de la cual giran todos los acontecimientos que dificultan la armonía interna del Departamento de Venezuela y entorpecen el entendimiento con el gobierno central. En este clima se produce un bando o decreto sobre alistamiento de milicias, suscrito por Páez en acatamiento a disposiciones de Bogotá, que contradicen la opinión sostenida en Caracas.
Esto aumenta las tensiones con el intendente y la municipalidad, celosos de sus competencias como poderes civiles frente al militar.
Será esto lo que tendrá en mente el Libertador cuando se refiere a la sombra de los males enormes –poder civil contra el poder militar– que ve gravitar sobre la Gran Colombia.
El vicepresidente Santander sostiene que la oposición es instigada por un partido nacido en 1821, a través del cual la idea separatista es propugnada por destacados caraqueños: Francisco Javier Yanes, Martín Tovar Ponte, Andrés Narvarte, Tomás Lander, Felipe Fermín Paúl, algunos representantes del mantuanismo revolucionario y otros del conservadurismo.
De este modo, el héroe de las Queseras del Medio se convierte de victimario en víctima. Un pronunciamiento de apoyo surge de la municipalidad de Valencia; el 30 de abril de 1826 ésta desconoce el gobierno de Bogotá e insta a Páez a retomar el mando para preservar el orden público. A Valencia se suman otras municipalidades y el partido nacionalista, que estaba por la separación, encuentra en Páez al caudillo necesario para consolidar el movimiento separatista. Todas las gestiones para que Venezuela vuelva al seno de Colombia son inútiles.
En enero de 1827 Bolívar expide un decreto de amnistía y reconoce la autoridad de Páez. Sin embargo,en 1830 Venezuela queda separada de Colombia. La Cosiata, esa cadena de acontecimientos que culmina en la separación, logra su objetivo.
 
104-02


Buscar Contenidos

Búsqueda personalizada