Definición de Queísmo

ADSBYGOOGLE

Queísmo - Su Significado, Definición, Concepto e Importancia

Definición de: Queísmo y su Importancia

El concepto de queísmo aparece en el ámbito de la gramática para nombrar a la utilización incorrecta de la conjunción “que”, cuando debería utilizarse la secuencia “de que”.
Por ejemplo: “Ya es momento que me valoren” es un queísmo ya que la expresión correcta desde el punto de vista gramatical sería “Ya es momento de que me valoren”. El queísmo, por lo tanto, implica la falta de la preposición “de” cuando ésta debería anteceder a la conjunción “que” en el marco de una oración subordinada.

Aunque el queísmo implica un uso inadecuado del lenguaje, se trata de una manera de simplificar el habla que es muy frecuente a nivel coloquial. Por eso es habitual encontrarse con diferentes ejemplos de queísmos sin que se repare en el error.
“No me percate que habías entrado a la habitación” también es un queísmo. La expresión correcta, en este caso, es la siguiente: “No me percate de que habías entrado a la habitación”.
“Pretendo convencerme de que actué bien, pero tengo dudas” es algo que podría expresar una persona con algún conflicto moral. Dicha frase no tiene errores gramaticales. Distinto sería si el mismo sujeto comenta: “Pretendo convencerme que actúe bien, pero tengo dudas”.
Una regla para determinar si hay que emplear la secuencia “de que” o sólo la conjunción “que” consiste en reemplazar la oración subordinada por el pronombre “eso”. Cuando el resultado carece de sentido, es necesario utilizar “de que”. Si retomamos el ejemplo anterior, veremos que “Pretendo convencerme eso” no tiene sentido. En cambio, “Pretendo convencerme de eso” sí. Por lo tanto, debe utilizarse “de que” (“Pretendo convencerme de que actué bien, pero no tengo dudas”).