Definición de Rancio

Rancio - Su Significado, Definición, Concepto e Importancia

Definición de: Rancio y su Importancia

Se dice del vino y de ciertos comestibles que con el tiempo adquieren sabor y olor más fuerte, mejorándose o echándose a perder.
Se dice de las cosas antiguas y de las personas apegadas a ellas.
Suciedad grasienta del paño mal trabajado.

La palabra rancio, proviene etimológicamente del latín “rancidus”. Es un adjetivo con connotación muchas veces negativa, que alude a que algo está en mal estado, pútrido, con sabor agrio por descomposición, aplicado sobre todo a los alimentos. Solo en casos excepcionales el paso del tiempo puede ranciar los alimentos para mejorarlos. En el siglo IV a. C, “rancidus” pasó a designar además, lo que está en mal estado pero en sentido ético, y de allí se derivó el vocablo español, rencor. Actualmente a las personas de mal carácter les decimos agrias o rancias. Ejemplo: “Martín está siempre enojado, es un rancio, y nadie quiere su amistad”.
Un producto del que solemos habar de que puede hallarse rancio, es el queso, y se caracteriza por tener un olor y sabor fuerte y desagradable, que puede ocasionarnos si lo consumimos, trastornos digestivos, pues puede contener bacterias. Ejemplo: “este queso que tienes fuera de la nevera hace quince días está rancio, hasta se puso verde; tíralo”. Algo parecido puede sucederles a los fiambres y embutidos, y en general a los productos comestibles con gran proporción de aceites o grasas. El vino es otro producto que puede volverse rancio, pero en este caso se hace ex profeso, para mejorarlo, por ejemplo poniéndolo al sol en envases de vidrio, con el fin de acelerar el proceso de añejamiento.
La causa del enranciamiento son la hidrólisis y la oxigenación. El calor, la humedad, y el aire mismo pueden causar ese proceso.
Actualmente aplicado al linaje, puede usarse en sentido positivo, como cuando decimos que una persona tiene un antiguo y prestigioso (rancio) árbol genealógico o abolengo.