lunes, enero 06, 2014

Diagnóstico de espondilitis anquilosante

ADS

Puede ser todo un reto para el diagnóstico de la espondilitis anquilosante. Eso es porque un paciente puede sentir los síntomas de los años de la enfermedad antes de los cambios en la anatomía de la columna vertebral, tales como el crecimiento de los huesos y la fusión de las articulaciones, pueden verse en las radiografías. El diagnóstico precoz es importante, sin embargo, como los pacientes pueden mantener mejor flexibilidad y movimiento si el tratamiento es iniciado antes de la enfermedad y asociado conjunto progreso dolor demasiado lejos.

Los pacientes pueden esperar los médicos utilizan un protocolo de tres partes para confirmar un diagnóstico de la espondilitis anquilosante. Esto normalmente implica revisar el historial médico del paciente, realizando un examen físico y revisión de los resultados de pruebas diagnósticas, incluyendo radiografías, tomografías (TAC) y las imágenes de resonancia magnética, así como exámenes de sangre.

Historia clínica de espondilitis anquilosante


Se pedirá a los pacientes para describir cómo y cuándo su dolor en las articulaciones u otros síntomas primero ocurrieron, si han cambiado en severidad o ubicación, y si ningún tratamiento ha proporcionado el alivio del dolor. La presencia o historia de condiciones relacionadas, incluyendo infecciones gastrointestinales (enfermedad de Crohn, colitis ulcerosa), uveítis (inflamación del ojo) y fatiga frecuente también son factores importantes para un diagnóstico preciso.

Además, debido a esta forma de artritis tienen un componente genético, también se consideran información sobre cualquier familiares que sufren de la enfermedad o síntomas similares a los del paciente.

Examen físico de espondilitis anquilosante


Médico del paciente, normalmente un médico generalista, primero analizará la postura del paciente para ver si la columna lumbar (espalda baja) está perdiendo su curva normal y comienza a aplanarse. Un examen de la columna vertebral entera puede determinar si la inflamación ha subido desde la región lumbar.

Porque los síntomas pueden ser diferentes entre los pacientes (y en particular para las mujeres y los niños), es importante que también examinar otras articulaciones, especialmente las caderas y los tobillos. El médico también puede evaluar la flexibilidad y el rango de movimiento de las articulaciones específicas para cuantificar el impacto de los síntomas del paciente.

Si se presentan síntomas clásicos de la espondilitis anquilosante, médicos más generales referirán a los pacientes a un reumatólogo. Un reumatólogo está capacitado para reconocer los síntomas de la espondilitis anquilosante y probablemente realizará pruebas más extensas.

Pruebas de diagnóstico de espondilitis anquilosante


Existen dos categorías de pruebas de diagnóstico para identificar la espondilitis anquilosante: proyección de imagen de análisis (por ejemplo, rayos x, imágenes de resonancia magnética) que capturan una imagen de la columna y las articulaciones afectadas y análisis de sangre que identifica ciertos marcadores de la espondilitis anquilosante.

Las exploraciones de imagen

En el proceso temprano de la enfermedad, las radiografías simples pueden leerse como normal. Para diagnosticar la espondilitis anquilosante, deben afectarse las sacroilíaca juntas (SI) en la parte posterior de la pelvis. Pruebas de rayos x del sacroiliitis son uno de los signos más revelador de esta condición. Diagnóstico más preciso y anterior puede hacerse utilizando imágenes por resonancia magnética (IRM) y tomografías (TAC).

Exámenes de sangre

Una elevada proteína C reactiva (CRP) o la tasa de sedimentación eritrocítica (ESR) puede encontrarse en cualquier estado inflamatorio, incluyendo la espondilitis anquilosante. Como se mencionó anteriormente en este artículo, el 90% de las personas con espondilitis anquilosante positivo para el gen HLA-B27. Tener este gen, sin embargo, no significa necesariamente que la espondilitis anquilosante está presente o que se desarrollará. 8% de los caucásicos sanos y 2% de salud afroamericanos portan este gen. De hecho, una persona saludable que lleva este gen y no tiene ningún pariente con espondilitis anquilosante tiene sólo un 2% de probabilidades de obtener esta forma de artritis.

Algunos médicos también pueden ejecutar exámenes de sangre para descartar posibles causas de síntomas similares, incluyendo la fibromialgia, la columna vertebral o los tumores, infección, enfermedad pélvica inflamatoria, enfermedad metabólica del hueso, de hueso difuso hiperostosis esquelética idiopática difusa (plato) y disco intervertebral prolapsado.

Contenidos Recomendados