Buscar contenidos

Búsqueda personalizada

La democracia y la educación

Filosofía de la Educación

Filosofía de la Educación


La formación de individualidades democráticas requiere que el Estado democrático organice y sostenga la educación como un servicio social, sin que ello signifique excluir de esta tarea (bajo la supervisión del Estado), la participación de grupos privados. El llegar a ser demócratas no ocurre repentinamente; es un proceso que se efectúa paulatinamente y en el cual la educación cumple papel fundamental; es por medio de una plena participación en los planes y experiencias colectivas, bajo la gua comprensiva de un docente demócrata, como los jóvenes pueden legar a ser sinceramente democráticos, razón por la cual los estados democráticos se preocupan por la prolongación óptima y progresiva de la escolaridad y por asegurarla a todos sin distingos. En consecuencia, la democracia debe ser un principio permanente de la acción educativa, de la vida escolar; por tal, sus métodos no pueden ser contrarios a ese espíritu. En el fondo de todo método está siempre una filosofía de la vida que puede llevar o no hacia la forma de vida democrática; depende de la autoactividad o pasividad que lo caracterice. El método de definida orientación democrática es aquel que favorece la relación consigo mismo y con las instituciones sociales y culturales de las que es parte. Un método que no democrático, puede conducir al estudiante a la autocracia y no a la democracia. La enseñanza para la democracia requiere de un docente que sea guía y facilitador del desenvolvimiento de una conducta democrática; el papel del docente es guiar no adoctrinar y su objetivo fundamental debe ser el hacer de sus alumnos pensadores capaces e independientes; la acción educativa favorecerá el aprendizaje por medio de experiencias reales, directas, vinculadas a la vida; insistirá en la acción conjunta y en la actitud cooperativa; las asignaturas serán utilizadas como medio para la superación personal; desenvolverá la iniciativa, la disposición creadora; ayudará a los estudiantes a definir sus metas personales y las experiencias apropiadas para alcanzarlas; estimulará la aceptación de una mayor cuota de responsabilidad al tomar decisiones, hacer planes, autodisciplinarse y aceptar las consecuencias de los propios actos; desenvolverá la independencia de pensamiento y acción y la autocrítica.
La acción educativa así considerada, es una acción planeada para liberar la personalidad del alumno para el más completo y más independiente uso de todas sus habilidades, para el control de su propio destino.
En América, ha sido Estados Unidos el primer país en llevar a cabo las ideas de la educación democrática y es John Dewey el que en su obra Democracia y educación, mejor ha expresado esta teoría.

JOHN DEWEY (1859-1952) Burlington (Vermont)


Filósofo empirista, renuncia en su filosofía a todo “absoluto”, procura averiguar en todo proceso las relaciones entre medios y fines su pensamiento de “naturalismo empírico” o “empirismo naurilista”.
Su teoría del pensamiento, su pragmatismo y su instrumentalismo pretenden corregir el intelectualismo de la cultura moderna y así alcanzar una vida armónica, que es, para él el ideal último de la educación.

Motivos que han orientado su pensamiento

— Importancia otorgada a la teoría y la práctica de la educación.
— Deseo de superar el dualismo entre ciencia y moral.
— La necesidad de la integración del pensar que comprenda los problemas planteados por las ciencias sociales y que permita resolverlos.
— Su Insistencia en la experiencia en su forma vital, como algo experimental, que representa un esfuerzo por cambiar lo dado, una proyección a futuro, donde no hay experiencia consciente sin inferencia y la reflexión como innata y constante en ella.
— La influencia de William James.

Buscar Contenidos

Búsqueda personalizada