Gobierno de Cipriano Castro

clip_image001

Cipriano Castro

La invasión de Castro fue una reacción de los liberales contra el gobierno despótico y continuista de Andrade y sus seguidores. El movimiento encabezado por Castro se llamó "Revolución Liberal Restauradora".
El movimiento de oposición más destacado que se enfrentó a Castro fue el de la "Revolución Libertadora" conformada por banqueros, empresas extranjeras y caudillos nacionales, los cuales llegaron a reunir 14.000 hombres.
Cipriano Castro fue el penúltimo caudillo nacional de la Venezuela agropecuaria.
Como todos los caudillos de su tiempo, Castro ejerció el poder en forma autócrata. Su palabra era ley, sus deseos hechos realidad, las mejores tierras suyas. Su estilo pueblerino era de gobernante nacional, y su título: "Benemérito General".
El primer gabinete del gobierno tenía la intención de unir las fracciones liberales en conflicto para ese momento. En él participaban los ex-presidentes Andueza Palacio, Villegas Pulido, Rojas Paúl, varios generales del liberalismo y el General José Manuel Hernández (El Mocho Hernández).
Esta integración no duró mucho tiempo, pues pronto comenzaron las dificultades en el gobierno. José Manuel Hernández (El Mocho), Ministro de Fomento del primer gabinete de Castro, renunció al cargo en octubre de 1899 para hacerle la guerra al gobierno desde el interior.
Le siguieron los movimientos armados de Nicolás Rolando, en Guayana y el de Celestino Peraza en Los Llanos. En 1901 se alzaron en armas Pedro Julián Acosta en Oriente; Juan Pietri en Carabobo y Carlos Mendoza, presidente del Estado Aragua, en La Villa cerca de la Victoria. Estos movimientos fracasaron por la coherencia y dominio de combate del ejército del gobierno, el cual poseía un moderno arsenal, además de mejores estrategias militares que las tradicionales.

Revolución Libertadora:

Esta revolución tiene sus antecedentes en los sucesos de 1900. Necesitado de recursos para enfrentar la crisis económica, el gobierno de Castro solicitó un crédito a los banqueros caraqueños. Estos se negaron a colaborar y en respuesta a esto, Castro envió a la cárcel a los principales representantes de los Barrios de Caracas y de Venezuela, hasta obtener el préstamo solicitado. Desde ese momento los banqueros se declaran enemigos irreconciliables de Castro promoviendo y financiando la oposición armada contra él.
El principal dirigente del movimiento contra Castro fue el General y banquero Manuel Antonio Matos, apoyado por empresas extranjeras que operaban en Venezuela y especialmente la New York & Bermúdez Company. Por otra parte, la empresa francesa El Cable Francés y la compañía alemana del Gran Ferrocarril de Venezuela entregaron 100 mil dólares a Matos para financiar una revolución.
Entonces compró en Londres el Buque Ban Right, que rebautizó con el nombre de "Libertador", así como armas y municiones.
Matos comenzó a organizar una serie de levantamientos en el interior utilizando a muchos caudillos locales que estaban en contra del gobierno. En enero de 1902, desembarcó cerca de Coro extendiendo el movimiento por todo el país.
En occidente y en el centro actuaban los caudillos "mochistas"; en oriente, los caudillos tradicionales del Liberalismo Amarillo y en Guayana se levantó en armas la guarnición de Ciudad Bolívar. Castro logró someter y derrotar estos alzamientos, pero a mediados de 1902 Matos ya había organizado dentro del país la alianza revolucionaria más importante de toda la historia de Venezuela.
Entre el 12 de octubre y el 2 de noviembre, un poderoso ejército de más de 14.000 hombres revolucionarios chocó en La Victoria con las tropas del gobierno, comandadas por Castro. Por otra parte, y con el pretexto de proteger los intereses de sus nacionales amenazados por la guerra, aparecieron frente a las costas venezolanas barcos de guerra alemanes, ingleses, franceses, italianos, holandeses y estadounidenses.
La batalla duró 22 días. Fue la más larga, la más sangrienta y la más importante que se libró en Venezuela. Las tropas de "La Libertadora" comenzaron a retirarse de La Victoria y con sus jefes fueron regresando a sus regiones de origen. A partir de ese momento, Juan Vicente Gómez, teniente activo de Castro, fue el encargado de liquidar a cada uno de los jefes del ejército derrotado.
La Libertadora fue la última de las guerras intestinas que durante años sufrió Venezuela. Con ella quedó sellado "el horroroso expediente de las guerras civiles", vencido el caudillaje histórico y allanado el camino de una paz verdadera.
clip_image002

Juan Vicente Gómez

El bloqueo de las costas venezolanas.

Mientras continuaba la persecución de los caudillos dispersos de la "revolución libertadora", Inglaterra, Alemania y otras potencias extranjeras reclamaron la inmediata cancelación de los daños sufridos por sus súbditos en Venezuela durante los últimos años. También reclamaban el cumplimiento por parte del gobierno del pago de las deudas. El cobro de estas acreencias hace crisis en 1902, año en que se llevó a cabo el conocido bloqueo a las costas venezolanas.
clip_image003
Durante años, los representantes diplomáticos de varios países, entre ellos los Estados Unidos de Norteamérica, presionaron para que Venezuela reconociese las deudas que venían arrastrándose desde anteriores administraciones, incluyendo la del gobierno de Cipriano Castro. En los meses anteriores al bloqueo se gestó una intensa actividad diplomática de consultas entre Londres, Berlín, Washington y Caracas.
Esta medida tan controversial, como es el bloqueo, suscitó diversas acciones en diferentes partes del mundo y colocó en la palestra internacional, el hasta entonces desconocido e insignificante país que era Venezuela, así como su terco y valiente gobernante.

La Doctrina Drago.

Fue sin duda la más importante manifestación de apoyo y solidaridad que recibió Venezuela durante las difíciles circunstancias que le tocó vivir durante los años 1902 y 1903. Este enunciado de Derecho Internacional, contribuyó en forma decisiva a presionar a los Estados Unidos para que intercedieran de manera que la situación se solucionara en la forma menos perjudicial para Venezuela.
Con la mediación de los Estados Unidos y la forma de los protocolos de Washington cesó el bloqueo el 13 de febrero de 1903. Esta firma se celebró entre Hebert Bowen, ministro estadounidense en Caracas, en representación de Venezuela, y los representantes de Alemania, Inglaterra e Italia.
Después del bloqueo, a partir de 1904, la crisis económica de los primeros años del gobierno de Castro comenzó a ceder con el aumento de los precios internacionales del café y otros productos agropecuarios. El aumento de las exportaciones produjo un ingreso al fisco por los impuestos de aduana. Esto contribuyó al fortalecimiento del régimen.
clip_image004
En ese mismo año (1904) se promulgaron dos instrumentos legales importantes, la Ley de Divorcio Civil, que enfrentaba al clero católico opuesto al divorcio, y el Código de Minas, que establecía mayores impuestos a la explotación del asfalto y sometía a juicios a las empresas extranjeras a la jurisdicción exclusiva de los tribunales venezolanos.
clip_image005

Caída del castrismo.

En 1906, los enemigos de Castro propusieron al vicepresidente Juan Vicente Gómez asumir el poder en sustitución de su compadre Cipriano Castro. Al enterarse Castro de esta maniobra, presentó su renuncia a la Presidencia para constatar la situación de poder y probar la lealtad de Gómez. Sin embargo, esta renuncia produjo fuertes reacciones de apoyo a Castro. Después de la Aclamación (1908) Castro regresó a ejercer las funciones de Presidente. Dejó encargado de la Presidencia al Vicepresidente Juan Vicente Gómez, quien más tarde, con el apoyo del Secretaría de Estado de los Estados Unidos y de varias potencias extranjeras, conciliaron un plan de Golpe de Estado que se concretó el 19 de diciembre de 1908.

Tomado de:
Bracho, América y Cróquer Matilde (1994) Nuestra Historia. Ediciones Co-Bo Caracas - Venezuela.
Hurtado Leña, Miguel (1998) Historia de Venezuela. Oxford University Press. Caracas - Venezuela.
Montero, Andrés (1993) Historia de Venezuela. Distribuidora Escolar. Caracas.
Ortega, David (1997) Historia de Venezuela. Santillana. Caracas.
Bibliografía recomendada:Gil Fortoul, José (1967). Historia Constitucional de Venezuela. Ediciones Librería Piñango. Caracas.
Rondón Márquez, R.A. (1952) Guzmán Blanco, el Autócrata Civilizador. Imprenta García Vicente. Madrid
Fuentes de fotografias
http://www.venezuelatuya.com/historia/indexcaudillismo.htm
http://espanol.geocities.com/josegarmo/gomez.jpg























Contenidos Recomendados