Puntos Sobresalientes de Éxodo 15-18

Puntos sobresalientes de la lectura de la Biblia: Éxodo 15-18


Descargar Archivo con todas las referencias

Descargar Archivo con con Puntos Sobresalientes de  Éxodo 15-18

21 de abr. Lectura de la Biblia: Éxodo 15 a 18


Capítulo 15


w94 1/12 pág. 13 párr. 1 “Háganse amigos por medio de las riquezas injustas”
1. ¿Cómo alabaron Moisés y los hijos de Israel a Jehová cuando salieron de Egipto?
¡RESCATADOS por un milagro! ¡Cuánto fortaleció su fe esa experiencia! El éxodo de Israel de Egipto no podía atribuirse a nadie más que a Jehová, el Todopoderoso. No sorprende que Moisés y los israelitas cantaran: “Mi fuerza y mi poderío es Jah, puesto que él sirve para mi salvación. Este es mi Dios, y yo lo elogiaré; el Dios de mi padre, y lo enalteceré”. (Éxodo 15:1, 2; Deuteronomio 29:2.)

w94 1/5 pág. 10 párr. 6 Cantemos alabanzas a Jehová
6. ¿Cómo expresaron los israelitas su agradecimiento por haber sido librados en el mar Rojo?
6 La Palabra de Dios nos dice que Moisés y el resto de los israelitas cantaron en triunfo cuando se les libró del ejército de Faraón en el mar Rojo. Su canción empezó con estas palabras: “Cante yo a Jehová, porque se ha ensalzado soberanamente. Al caballo y a su jinete ha lanzado en el mar. Mi fuerza y mi poderío es Jah, puesto que él sirve para mi salvación. Este es mi Dios, y yo lo elogiaré”. (Éxodo 15:1, 2.) Imagínese el entusiasmo y el gozo de los israelitas cuando cantaron esas palabras después de su milagrosa liberación.

w13 15/12 págs. 20-21 párrs. 15-16 “Tiene que servirles de memoria”
15, 16. ¿Qué otra lección nos enseñan sobre Jehová los relatos de la Pascua y del éxodo de Egipto?
15 Hemos visto que Jehová protege a sus siervos, pero esta no es la única lección que nos enseña el relato de la Pascua. Él también los libera. Piense en lo que vivieron los israelitas cuando los “sacó [...] de Egipto”. Una columna de nube y de fuego los guió. Caminaron sobre el lecho del mar Rojo entre dos enormes muros de agua. Una vez a salvo en la otra orilla, vieron esos muros desplomarse sobre el ejército egipcio. ¡Por fin eran libres! Entonces exclamaron agradecidos: “Cante yo a Jehová [...]. Al caballo y a su jinete ha lanzado en el mar. Mi fuerza y mi poderío es Jah, puesto que él sirve para mi salvación” (Éx. 13:14, 21, 22; 15:1, 2; Sal. 136:11-15).
16 ¿Ayuda usted a sus hijos a confiar en que Jehová es nuestro Libertador? ¿Les demuestra por sus conversaciones y decisiones que está convencido de eso? ¿Por qué no incluye en su Noche de Adoración en Familia la lectura de los capítulos 12 a 15 de Éxodo y resalta cómo liberó Jehová a su pueblo? En otros estudios de familia podría recalcar esa misma verdad analizando pasajes como Hechos 7:30-36 o Daniel 3:16-18, 26-28. Seamos jóvenes o mayores, todos debemos confiar sin reservas en que, igual que Jehová liberó a su pueblo en los días de Moisés, también nos liberará a nosotros en el futuro (lea 1 Tesalonicenses 1:9, 10).

w90 1/7 pág. 19 párr. 3 El final próximo del “libro de las Guerras de Jehová”
3. En su canción de victoria, ¿como qué clase de Dios describieron a Jehová los israelitas, pero de qué hecho hacen caso omiso las naciones hoy día?
3 A salvo en la ribera oriental del mar Rojo, los jubilosos israelitas procedieron a cantar una canción de victoria que enaltecía a su Libertador celestial: “Cante yo a Jehová, porque se ha ensalzado soberanamente. Al caballo y a su jinete ha lanzado en el mar. Mi fuerza y mi poderío es Jah, puesto que él sirve para mi salvación. Este es mi Dios, y yo lo elogiaré; el Dios de mi padre, y lo enalteceré. Jehová es persona varonil de guerra. Jehová es su nombre. Los carros de Faraón y sus fuerzas militares él ha echado en el mar, y los selectos de sus guerreros han sido hundidos en el mar Rojo”. (Éxodo 15:1-4.) Allá, en el mar Rojo, Jehová mostró que es un guerrero capaz de hechos espectaculares. Las naciones mundanas han hecho caso omiso de eso.

w96 1/4 págs. 14-15 párr. 18 ¡Alabemos al Rey de la eternidad!
18. ¿Qué poderosa hazaña se conmemora en forma de canción en el capítulo 15 de Éxodo?
18 Hace aproximadamente tres mil quinientos años, cuando el poderoso ejército de Faraón pereció en el mar Rojo, los israelitas alabaron agradecidos a Jehová con canción. Leemos en Éxodo 15:1, 18: “En aquella ocasión Moisés y los hijos de Israel procedieron a cantar esta canción a Jehová, y a decir lo siguiente: ‘Cante yo a Jehová, porque se ha ensalzado soberanamente. Al caballo y a su jinete ha lanzado en el mar. Jehová reinará hasta tiempo indefinido, aun para siempre’”. Los justos decretos del Rey de la eternidad se manifestaron en el juicio y la ejecución de los enemigos que desafiaron su soberanía.

w07 15/12 págs. 18-19 párr. 13 “Estén firmes y vean la salvación de Jehová”
13. ¿Qué hicieron los hijos de Israel cuando se vieron liberados?
13 ¿Qué efecto tuvo esta milagrosa liberación en los sobrevivientes? Pues bien, Moisés y los hijos de Israel rompieron a cantar en alabanza a Jehová: “Cante yo a Jehová, porque se ha ensalzado soberanamente. [...] Jehová reinará hasta tiempo indefinido, aun para siempre” (Éxodo 15:1, 18). Como vemos, en lo primero que pensaron fue en alabar a Dios. La soberanía de Jehová había quedado demostrada.

w98 15/9 pág. 13 párr. 13 Los tiempos y sazones pertenecen a Jehová
13. ¿De qué manera es similar nuestra situación a la de los israelitas antes de ser liberados de Egipto?
13 Aunque “se iba acercando el tiempo para el cumplimiento de la promesa” y Dios había fijado el año exacto, Moisés y todo Israel tuvieron que demostrar su fe. Debieron esperar el tiempo señalado de Jehová, al parecer sin posibilidad de calcularlo de antemano. Nosotros también estamos convencidos de que nuestra liberación del presente sistema de cosas inicuo está cerca. Sabemos que estamos viviendo en “los últimos días” (2 Timoteo 3:1-5). Por tanto, ¿no deberíamos estar dispuestos a esperar con fe el debido tiempo de Jehová para su gran día? (2 Pedro 3:11-13.) Cuando este llegue, podremos entonar un glorioso cántico de liberación para la alabanza de Jehová, como hicieron Moisés y los israelitas (Éxodo 15:1-19).

w01 15/6 pág. 13 párr. 2 No nos hagamos oidores olvidadizos
2. ¿Qué demuestra que la gratitud de Israel por las obras poderosas de Dios fue efímera?
2 Tras cruzar el mar Rojo, Israel “empezó a temer a Jehová y a poner fe en Jehová” (Éxodo 14:31). Los varones israelitas cantaron con Moisés una canción de victoria dedicada a Jehová, y Míriam y otras mujeres respondieron tocando panderetas y bailando (Éxodo 15:1, 20). En efecto, al pueblo de Dios le impresionaron Sus actos poderosos. Pese a ello, su gratitud a Aquel que realizó dichas obras fue efímera. Poco después, muchos se comportaron como si hubiesen sufrido una pérdida total de memoria. Murmuraron y se quejaron contra Jehová, y algunos cayeron en la idolatría y la inmoralidad sexual (Números 14:27; 25:1-9).

w06 15/7 pág. 15 párrs. 6-7 ‘Hagamos todas las cosas sin murmurar’
6, 7. Según el relato de Números 14:1-3, ¿cómo había cambiado la actitud de los israelitas?
6 Poco después se dio otro caso de murmuración. Moisés había enviado a doce hombres a espiar la Tierra Prometida, diez de los cuales regresaron con un informe desalentador. ¿Qué sucedió? Pues bien, “todos los hijos de Israel empezaron a murmurar contra Moisés y Aarón, y toda la asamblea empezó a decir contra ellos: ‘¡Si siquiera hubiéramos muerto en la tierra de Egipto, o si siquiera hubiéramos muerto en este desierto! ¿Y por qué está Jehová llevándonos a esta tierra [de Canaán] para caer a espada? Nuestras esposas y nuestros pequeñuelos llegarán a ser botín. ¿No es mejor volvernos a Egipto?’” (Números 14:1-3).
7 ¡Cómo había cambiado la actitud de los israelitas! La gratitud que sintieron al principio, cuando salieron de Egipto y cruzaron el mar Rojo, los había impulsado a cantar alabanzas a Jehová (Éxodo 15:1-21). Pero, debido a las incomodidades del desierto y el miedo a los cananeos, sustituyeron la gratitud por el descontento. En lugar de estar agradecidos a Dios por haberlos liberado, lo culparon de lo que, equivocadamente, consideraban una privación. Sus murmuraciones demostraron que no agradecían como era debido lo que Jehová les estaba dando. No extraña que él preguntara: “¿Hasta cuándo tendrá esta mala asamblea esta murmuración que está llevando a cabo contra mí?” (Números 14:27; 21:5).

w04 1/5 pág. 22 párrs. 19-20 Fortalezcámonos unos a otros
19, 20. ¿Por qué podemos confiar en que Jehová nos fortalecerá cuando lo necesitemos?
19 Jehová desea ser también nuestra principal Fuente de fortaleza (2 Crónicas 16:9). El Creador de toda energía dinámica y poder puede ser un socorro fortalecedor para nosotros cuando lo necesitemos (Isaías 40:26). La guerra, la pobreza, la enfermedad, la muerte o nuestras propias imperfecciones podrían someternos a inmensas presiones. Pues bien, cuando los problemas de la vida parecen tan abrumadores como un “fuerte enemigo”, Jehová puede convertirse en nuestra fuerza y poderío (Salmo 18:17; Éxodo 15:2). Él tiene a su disposición una ayuda muy poderosa para nosotros: su espíritu santo, mediante el que da “poder al cansado” para que ‘se remonte con alas como un águila’ (Isaías 40:29, 31).
20 El espíritu de Dios es la fuerza más poderosa del universo. Pablo afirmó: “Para todas las cosas tengo la fuerza en virtud de aquel que me imparte poder”. En efecto, nuestro amoroso Padre celestial puede infundirnos “el poder que es más allá de lo normal” a fin de que aguantemos todas las penalidades hasta que haga “nuevas todas las cosas” en el Paraíso que ha prometido y que tan cercano está (Filipenses 4:13; 2 Corintios 4:7; Revelación 21:4, 5).

w94 1/11 pág. 17 párr. 5 Sean tiernamente compasivos
5. ¿Qué les ocurrirá a las religiones que representan falsamente a Dios cuando se rebase el límite de la compasión divina?
5 Pronto Jehová actuará como “persona varonil de guerra”. (Éxodo 15:3.) Por compasión a su nombre y a su pueblo, acabará con la maldad y establecerá un justo nuevo mundo. (2 Pedro 3:13.) Las iglesias de la cristiandad serán las primeras que experimentarán el día de la ira de Dios. Tal como Dios no salvó a su propio templo de Jerusalén de manos del rey de Babilonia, tampoco salvará a las organizaciones religiosas que lo han representado falsamente. Dios pondrá en el corazón de los miembros de las Naciones Unidas el pensamiento de arrasar a la cristiandad y todas las demás formas de religión falsa. (Revelación 17:16, 17.) “Y en cuanto a mí [...] —dice Jehová—, mi ojo no se sentirá apenado, ni mostraré compasión. Ciertamente traeré sobre su propia cabeza su camino.” (Ezequiel 9:5, 10.)

w94 1/8 pág. 13 párrs. 12-13 Jehová es razonable
12, 13. a) ¿Qué cambio en las circunstancias llevó a que Jehová alterara su línea de acción en el caso de Nínive? b) ¿Cómo demostró Jonás que era menos razonable que Jehová Dios?
12 El carácter razonable de Jehová también se hace patente en su disposición a modificar la línea de acción al presentarse nuevas circunstancias. Por ejemplo, el profeta Jonás marchó por las calles de la antigua Nínive proclamando un mensaje bastante simple: la poderosa ciudad sería destruida al cabo de cuarenta días. Sin embargo, hubo un cambio drástico: los ninivitas se arrepintieron. (Jonás, capítulo 3.)
13 Aprendemos mucho al contraponer las reacciones de Jehová y Jonás ante el giro que dieron los asuntos. Jehová en realidad alteró la trayectoria de su carro celestial. En esta ocasión se adaptó, haciendo que él mismo llegara a ser un Dios de perdón en vez de una “persona varonil de guerra”. (Éxodo 15:3.) Jonás, por otro lado, era mucho menos flexible. En vez de ir al paso con el carruaje de Jehová, actuó como el mercancías o el superpetrolero mencionados antes. Como había proclamado la catástrofe, ¡tenía que haberla! Quizás creía que si cambiaba el curso de los asuntos, saldría dañada su reputación ante los ninivitas. Sin embargo, Jehová enseñó pacientemente a este profeta testarudo una memorable lección de lo que significa ser razonable y misericordioso. (Jonás, capítulo 4.)

w93 15/6 pág. 14 párr. 4 Conozca a Jehová mediante su Palabra
4. ¿Cómo ha utilizado Jehová su atributo de poder, y cómo lo utilizará en el futuro?
4 Otro atributo de Jehová es el poder. Se manifiesta en los cielos, donde las estrellas funcionan como enormes hornos de fusión que emiten luz y calor. Cuando los hombres o los ángeles rebeldes desafían la soberanía divina, Jehová utiliza su poder como una “persona varonil de guerra”, defendiendo su buen nombre y sus normas justas. En tales ocasiones no vacila en ejercer su poder de manera devastadora, como lo hizo en el Diluvio del día de Noé, en la destrucción de Sodoma y Gomorra y en la liberación de Israel a través del mar Rojo. (Éxodo 15:3-7; Génesis 7:11, 12, 24; 19:24, 25.) Dentro de poco usará su poder para ‘aplastar a Satanás bajo los pies de ustedes’. (Romanos 16:20.)

w95 15/10 pág. 11 párr. 14 Por qué temer hoy al Dios verdadero
14. ¿Cómo se demostró la importancia del temor piadoso en el mar Rojo?
14 Como Creador de la Tierra, el Hacedor del mar ejerce un control completo sobre las aguas. (Éxodo 15:8.) Valiéndose del poder que tiene también sobre el viento, logró lo que parecía imposible. Partió el mar por cierto punto y lo hizo retroceder en direcciones opuestas, formando un paso flanqueado por murallas de agua para que su pueblo lo atravesara. Imagínese la escena: millones de toneladas de agua del mar elevándose en altos muros paralelos y creando una vía de escape para la salvación de Israel. En efecto, se protegió a los que manifestaron un temor saludable a Dios. Luego Jehová dejó que el agua volviera a su posición natural, precipitándose como un potente diluvio que sumergió a las fuerzas del ejército de Faraón y todo su armamento. ¡Qué manifestación de poder divino sobre los dioses inútiles y la fuerza militar humana! Sin duda es a Jehová a quien debemos temer, ¿no es verdad? (Éxodo 14:21, 22, 28; 15:8.)

w04 15/3 págs. 25-26 Puntos sobresalientes del libro de Éxodo - Respuestas a preguntas bíblicas:
Éxodo 15:8. ¿Se solidificaron de verdad las aguas del mar Rojo, ya que el texto dice que quedaron “cuajadas”? El verbo hebreo traducido “cuajar” quiere decir “encogerse” o “engrosarse”. En Job 10:10 se usa el mismo verbo con relación al proceso de cuajar la leche. Por lo tanto, decir que las aguas quedaron cuajadas no significa necesariamente que se congelaron hasta solidificarse. Si el “fuerte viento del este”, mencionado en Éxodo 14:21, hubiera sido suficientemente frío como para congelar las aguas, sin duda se habría hecho alguna referencia a que hacía mucho frío. Como no había nada visible que contuviera las aguas, daban la apariencia de estar cuajadas, endurecidas o espesadas.

w91 1/1 pág. 11 párrs. 5-6 Sirva a Jehová con gozo
5. ¿Cómo celebró Israel cuando Jehová lo libró en el mar Rojo? ¿Qué aprendemos de que Israel gritara de gozo en 537 a.E.C.?
5 El que se haya dado libertad a nuestros hermanos de Europa oriental, y recientemente de partes de África y Asia, nos recuerda las liberaciones que efectuó Jehová en tiempos pasados. Recordamos el acto poderoso de Jehová en el mar Rojo, y que la canción de gracias de Israel alcanzó un crescendo en las palabras: “¿Quién entre los dioses es como tú, oh Jehová? ¿Quién es como tú, que resultas poderoso en santidad? Aquel que ha de ser temido con canciones de alabanza, Aquel que hace maravillas”. (Éxodo 15:11.) ¿No seguimos regocijándonos por las maravillas que Jehová efectúa a favor de su pueblo hoy? ¡Por supuesto que sí!
6 Israel rebosó de gozo en 537 a.E.C. cuando fue restaurado a su tierra después del cautiverio en Babilonia. Entonces la nación de Jehová podía declarar, como había profetizado Isaías: “¡Mira! Dios es mi salvación. Confiaré y no estaré en pavor; porque Jah Jehová es mi fuerza y mi poderío, y él llegó a ser la salvación para mí”. ¡Qué alegría! ¿Y cómo expresaría la nación aquel gozo? Isaías pasa a decir: “En aquel día ustedes ciertamente dirán: ‘¡Den gracias a Jehová! Invoquen su nombre. Den a conocer entre los pueblos sus tratos. Hagan mención de que su nombre está puesto en alto. Celebren a Jehová con melodía, porque ha obrado de manera sobresaliente’”. Ahora podían ‘gritar de gozo’ al dar a “conocer en toda la tierra” Sus actos poderosos, como lo hacen los siervos liberados de Jehová hoy día. (Isaías 12:1-6.)

w95 15/10 págs. 11-12 párr. 15 Por qué temer hoy al Dios verdadero
15. ¿Cómo debemos reaccionar ante los poderosos actos salvadores de Dios?
15 No hay duda de que de haber estado a salvo con Moisés en aquella ocasión, nos habríamos sentido impulsados a cantar: “¿Quién entre los dioses es como tú, oh Jehová? ¿Quién es como tú, que resultas poderoso en santidad? Aquel que ha de ser temido con canciones de alabanza, Aquel que hace maravillas”. (Éxodo 15:11.) Muchas personas se han hecho eco de tales sentimientos durante los siglos que han transcurrido desde entonces. En el último libro de la Biblia, el apóstol Juan dice de un grupo de fieles siervos ungidos de Dios: “Están cantando la canción de Moisés el esclavo de Dios y la canción del Cordero”. ¿Cuál es esta gran canción? “Grandes y maravillosas son tus obras, Jehová Dios, el Todopoderoso. Justos y verdaderos son tus caminos, Rey de la eternidad. ¿Quién no te temerá verdaderamente, Jehová, y glorificará tu nombre, porque solo tú eres leal?”. (Revelación 15:2-4.)

w02 15/5 pág. 12 párr. 2 Beneficiémonos de la bondad amorosa de Jehová
2. ¿Por qué es tan difícil definir el término hebreo traducido “bondad amorosa”, y cuál es otra traducción acertada de ese vocablo?
2 En las Escrituras, “bondad amorosa” traduce un vocablo hebreo tan rico en significado, que la mayoría de los idiomas no son capaces de expresar con exactitud su sentido pleno con una única palabra. De ahí que “amor”, “misericordia” y “fidelidad” no transmitan todos sus matices. En cambio, la traducción “bondad amorosa” es más abarcadora y comunica gran parte del sentido del vocablo hebreo. La Traducción del Nuevo Mundo de las Santas Escrituras (con referencias) da acertadamente como otra traducción “amor leal” (Éxodo 15:13; Salmo 5:7, nota).

w08 15/10 págs. 13-14 párrs. 9-10 La respuesta de Jehová a una oración ferviente
9, 10. a) ¿Cuál fue el “lugar santo de habitación” de Jehová en la antigüedad? b) ¿De qué bendiciones disfrutan el resto ungido y las “otras ovejas”?
9 En la antigüedad, se hizo referencia a la Tierra Prometida como el lugar santo de habitación de Dios. Recordemos el canto de victoria que los israelitas entonaron tras su liberación de Egipto: “Tú en tu bondad amorosa has guiado al pueblo que has recobrado; tú en tu fuerza ciertamente los conducirás a tu lugar santo de habitación” (Éxo. 15:13). Posteriormente, en ese “lugar [...] de habitación” se estableció el templo, con su sacerdocio, y también una ciudad capital, Jerusalén, con una línea de reyes descendientes de David que se sentaban sobre el trono de Jehová (1 Cró. 29:23). Jesús tuvo buenas razones para llamar a Jerusalén “la ciudad del gran Rey” (Mat. 5:35).
10 ¿Qué hay de nuestros días? En el año 33 nació una nueva nación, “el Israel de Dios” (Gál. 6:16). Dicha nación, compuesta de los hermanos ungidos de Jesucristo, cumplió la tarea que el Israel carnal no logró llevar a cabo: ser testigos del nombre de Dios (Isa. 43:10; 1 Ped. 2:9). Jehová les hizo a ellos la misma promesa que había hecho al antiguo Israel: “Yo seré su Dios, y ellos serán mi pueblo” (2 Cor. 6:16; Lev. 26:12). En 1919, Jehová entabló una relación especial con los restantes del “Israel de Dios”. En ese momento, el resto ungido tomó posesión de una “tierra”, un campo de actividad espiritual en el que disfrutan de un paraíso espiritual (Isa. 66:8). Desde los años treinta, millones de “otras ovejas” se han unido a ellos (Juan 10:16). La felicidad y la prosperidad espiritual de estos cristianos del día moderno son prueba convincente de lo bueno que es someterse a la justa soberanía de Jehová (léase Salmo 91:1, 2). Eso enfurece muchísimo a Satanás.

w99 15/6 pág. 18 párr. 18 El Creador puede dar más sentido a nuestra vida
18. ¿Qué facultades mentales nos distinguen de los animales?
18 El cerebro también nos permite disfrutar del arte y de la música, y tener un sentido moral (Éxodo 15:20; Jueces 11:34; 1 Reyes 6:1, 29-35; Mateo 11:16, 17). ¿Por qué nosotros, y no los animales? Los animales utilizan el cerebro para satisfacer únicamente las necesidades inmediatas: alimentarse, reproducirse o nidificar. Solo el ser humano piensa más allá de lo inmediato; hay quienes incluso piensan en el efecto que tendrán sus acciones en el ambiente o en sus descendientes de aquí a muchos años. ¿Por qué? Eclesiastés 3:11 dice del ser humano: “Aun el tiempo indefinido ha puesto [el Creador] en el corazón de ellos”. En efecto, nuestra capacidad de pensar en el significado del tiempo indefinido o imaginarnos la vida eterna es única.

w91 1/7 pág. 12 párr. 17 El papel de la mujer en las Escrituras
17. a) ¿Qué privilegio sobresaliente tuvieron algunas mujeres en Israel? b) ¿Qué lección contiene el ejemplo de Míriam para las cristianas que quizás reciban ciertos privilegios de servicio?
17 Algunas mujeres hasta fueron profetisas. Débora, que vivió durante el tiempo de los Jueces, fue una de estas. (Jueces, capítulos 4 y 5.) Huldá fue profetisa en Judá poco antes de la destrucción de Jerusalén. (2 Reyes 22:14-20.) El caso de Míriam merece consideración. Aunque se dice que ella era profetisa, enviada por Jehová, parece que en cierta ocasión este privilegio se le subió a la cabeza. No reconoció la autoridad que Jehová había otorgado a su hermano menor Moisés para que dirigiera a Israel, y fue castigada por ello, aunque parece que se arrepintió y fue restablecida. (Éxodo 15:20, 21; Números 12:1-15; Miqueas 6:4.)

w04 15/3 pág. 27 Puntos sobresalientes del libro de Éxodo
Lecciones para nosotros:
Éxodo 15:25. Jehová cuida a su pueblo.

w04 15/6 pág. 14 párrs. 2-3 Valoremos debidamente el don de la vida
2, 3. a) ¿Qué obligación destaca Proverbios 23:22? b) ¿Por qué tenemos esa misma obligación para con Dios?
2 El valor que le atribuimos a la vida influye en nuestras relaciones con otras personas. Por ejemplo, la Palabra de Dios manda: “Escucha a tu padre, que causó tu nacimiento, y no desprecies a tu madre simplemente porque ha envejecido” (Proverbios 23:22). El verbo escuchar no solo significa oír palabras; en este proverbio se refiere a oír y luego obedecer (Éxodo 15:26; Deuteronomio 7:12; 13:18; 15:5; Josué 22:2; Salmo 81:13). ¿Por qué dice la Biblia que hay que escuchar a los padres? No solo porque tienen más edad y experiencia, sino porque ‘causaron nuestro nacimiento’. Algunas versiones traducen este versículo así: “Escucha a tu padre que te dio la vida”. Es comprensible que si uno valora su vida, sienta una obligación para con quien se la dio.
3 Claro está, si usted es un cristiano verdadero, reconoce a Jehová como la Fuente primaria de su vida. Por él “tenemos vida”; “nos movemos”, es decir, obramos como seres conscientes; “existimos” y podemos pensar en el futuro, hacer planes, incluso imaginar la posibilidad de vivir para siempre (Hechos 17:28; Salmo 36:9; Eclesiastés 3:11). De Proverbios 23:22 se desprende que hay que “escucha[r]” a Dios con actitud obediente, deseosos de captar su modo de ver la vida y de obrar en consonancia con este en lugar de seguir cualquier otro criterio.

Capítulo 16


w12 15/2 pág. 21 párr. 11 Cómo mantener un buen espíritu en la congregación
11. ¿Qué actitud manifestaron los israelitas en tiempos de Moisés, y a qué los llevó?
11 Solo unas semanas después de fundarse su nación, los israelitas manifestaron una actitud criticona. Su descontento los llevó a rebelarse contra Jehová y sus representantes (Éxo. 16:1, 2). Como consecuencia, apenas unos cuantos de los que salieron de Egipto vivieron para ver la Tierra Prometida. De hecho, hasta Moisés se quedó sin entrar por culpa de su reacción ante la mala actitud de la congregación de Israel (Deu. 32:48-52). ¿Cómo podemos evitar ese espíritu tan dañino?

w06 15/7 pág. 15 párr. 4 ‘Hagamos todas las cosas sin murmurar’
4. ¿Cómo murmuraron los israelitas en el desierto?
4 El término hebreo que significa “murmurar, refunfuñar, quejarse o gruñir” se usa en la Biblia en conexión con los hechos que tuvieron lugar durante los cuarenta años que Israel vagó por el desierto. En ocasiones, los israelitas se sintieron descontentos con su situación y lo exteriorizaron murmurando. Por ejemplo, a las pocas semanas de haber sido liberados de la esclavitud egipcia, “toda la asamblea de los hijos de Israel empezó a murmurar contra Moisés y Aarón”. Se quejaron de la comida diciendo: “¡Si siquiera hubiéramos muerto por la mano de Jehová en la tierra de Egipto, mientras nos sentábamos junto a las ollas de carne, mientras comíamos pan hasta quedar satisfechos, porque ustedes nos han sacado a este desierto para hacer que toda esta congregación muera de hambre!” (Éxodo 16:1-3).

w95 1/3 págs. 15-16 párr. 10 Cumplamos con nuestra dedicación “día tras día”
10. a) ¿Cómo ‘desearon cosas perjudiciales’ los israelitas? b) ¿Por qué eran más culpables los israelitas la segunda vez que murmuraron en cuanto al alimento, y qué podemos aprender de este ejemplo amonestador?
10 Pablo primero nos advierte que ‘no deseemos cosas perjudiciales’. (1 Corintios 10:6.) Estas palabras pueden recordarnos la ocasión en la que los israelitas se quejaron de tener solo maná para comer. Jehová les mandó codornices. El año anterior había sucedido algo similar en el desierto de Sin, poco antes de que los israelitas declararan su dedicación a Jehová. (Éxodo 16:1-3, 12, 13.) Pero la situación no era exactamente la misma. Cuando Jehová suministró las codornices la primera vez, no culpó a los israelitas por su murmuración. Sin embargo, esta vez era diferente. “La carne estaba todavía entre sus dientes, antes que pudiera ser masticada, cuando se encendió la cólera de Jehová contra el pueblo, y Jehová empezó a herir al pueblo con una matanza sumamente grande.” (Números 11:4-6, 31-34.) ¿Qué había cambiado? En ese tiempo los israelitas constituían una nación dedicada, por lo que eran responsables de sus actos. Su poco aprecio por las provisiones divinas los llevó a quejarse de Jehová, a pesar de que habían prometido hacer todo lo que él había hablado. Quejarse de la mesa que Jehová tiene en la actualidad es similar. Hay quienes no aprecian las provisiones espirituales que Jehová suministra a través del “esclavo fiel y discreto”. (Mateo 24:45-47.) Tengamos presente que nuestra dedicación requiere que recordemos con agradecimiento lo que Jehová ha hecho por nosotros y aceptemos el alimento espiritual que él provee.

w01 15/8 pág. 20 párr. 1 Tengamos fe como la de Abrahán
1. ¿Cómo se enfrentó Abrán a una nueva prueba en Canaán?
ABRÁN había dejado una vida desahogada en Ur en obediencia al mandato de Jehová. Las incomodidades que sufrió durante los años subsiguientes no fueron más que el preludio de la prueba de fe que vivió en Egipto. Dice el relato bíblico: “Ahora bien, surgió un hambre en el país”. Hubiera sido muy fácil que el patriarca se amargara ante la situación. Pero no; lo que hizo fue tomar medidas prácticas para mantener a su familia. “Abrán procedió a bajar hacia Egipto para residir allí como forastero, porque era grave el hambre en el país”. Era poco probable que la numerosa casa de Abrán pasara inadvertida en Egipto, así que ¿cumpliría Jehová sus promesas e impediría que su siervo sufriera daño? (Génesis 12:10; Éxodo 16:2, 3.)

w13 15/11 pág. 24 párrs. 12-13 Obedezcamos a los pastores nombrados por Jehová
12, 13. a) ¿Qué puede decirse de los defectos de algunos hombres a quienes Jehová utilizó en puestos de responsabilidad? b) ¿Por qué se registraron en la Biblia los defectos de algunos hombres nombrados por Jehová?
12 Las Escrituras registran con toda sinceridad las faltas de personas que Jehová utilizó para dirigir a su pueblo en el pasado. Por ejemplo, David fue ungido rey y líder de Israel. No obstante, cedió a la tentación y se convirtió en adúltero y asesino (2 Sam. 12:7-9). Pensemos también en el apóstol Pedro. Aunque se le confiaron muchas responsabilidades en la congregación cristiana del siglo primero, cometió graves errores (Mat. 16:18, 19; Juan 13:38; 18:27; Gál. 2:11-14). La realidad es que, a excepción de Jesús, desde Adán y Eva ningún ser humano ha sido perfecto.
13 ¿Por qué se encargó Jehová de que en la Biblia se incluyeran relatos que reflejan los defectos de hombres a quienes él había nombrado? Entre otras razones, para mostrar que puede utilizar hombres imperfectos para guiar a su pueblo. De hecho, siempre ha sido así. Por consiguiente, no deberíamos usar las imperfecciones de quienes nos dirigen como excusa para quejarnos de ellos o menospreciar su autoridad. Jehová espera que los respetemos y obedezcamos (lea Éxodo 16:2, 8).
w90 15/5 págs. 17-18 párr. 12 “Enséñanos a orar”
12. ¿Cómo nos beneficia el que pidamos solo ‘el pan de cada día’?
12 “Danos hoy nuestro pan para este día.” (Mateo 6:11.) El relato de Lucas dice: “Danos nuestro pan para el día según la necesidad del día”. (Lucas 11:3.) El pedir a Dios que nos provea el alimento necesario “para este día” estimula la fe en que él puede satisfacer nuestras necesidades día tras día. Los israelitas habían de recoger maná “cada cual su cantidad día por día”, no para una semana o más. (Éxodo 16:4.) Esta no es una oración para recibir manjares exquisitos ni provisiones sobreabundantes, sino para satisfacer nuestras necesidades diarias según surjan. El pedir solo el pan de cada día también nos ayuda a evitar la codicia. (1 Corintios 6:9, 10.)

w09 15/2 págs. 17-18 párr. 14 ¿Ora usted tal como enseñó Jesús?
14. ¿Por qué es apropiado pedir “nuestro pan para este día”?
14 “Danos hoy nuestro pan para este día.” (Mat. 6:11; Luc. 11:3.) Esta es una petición que le hacemos a Dios para que nos dé el alimento necesario “para este día”. Como confiamos en que él tiene la capacidad de cubrir nuestras necesidades día a día, no hace falta pedirle más que eso. Esta petición nos trae a la memoria lo que Jehová les ordenó a los israelitas en el desierto: que cada uno recogiera “su cantidad [de maná] día por día” (Éxo. 16:4).

w06 15/7 pág. 15 párr. 5 ‘Hagamos todas las cosas sin murmurar’
5. ¿Contra quién realmente iban dirigidas las murmuraciones de los israelitas?
5 Lo cierto es que Jehová cubrió las necesidades de los israelitas en el desierto, pues amorosamente les proporcionó comida y agua. El hambre nunca puso en peligro su supervivencia. Pero el descontento los llevó a exagerar la situación y a murmurar. Aunque sus quejas iban dirigidas contra Moisés y Aarón, Jehová consideró que era con él mismo con quien estaban descontentos. “Jehová ha oído sus murmuraciones que murmuran contra él —les dijo Moisés—. ¿Y qué somos nosotros? Sus murmuraciones no son contra nosotros, sino contra Jehová.” (Éxodo 16:4-8.)\

w07 1/11 pág. 24 párrs. 9-10 La palabra de Jehová nunca falla
9, 10. ¿Cómo alimentó y cuidó Jehová a su pueblo cuando estaba en el desierto?
9 Examinemos ahora la tercera promesa: Jehová alimentaría y cuidaría a su pueblo. Poco después de liberarlos de Egipto, Dios les prometió: “Voy a hacer que llueva pan para ustedes desde los cielos; y el pueblo tiene que salir y recoger cada cual su cantidad día por día”. Fiel a su palabra, Dios les suministró aquel ‘pan del cielo’. “Cuando alcanzaron a ver[lo] los hijos de Israel, empezaron a decirse unos a otros: ‘¿Qué es?’.” Era maná, el pan que Jehová les había prometido (Éxodo 16:4, 13-15).
10 Durante los cuarenta años que estuvieron en el desierto, Jehová los cuidó, dándoles comida y agua. Incluso se encargó de que sus mantos no se desgastaran y de que no se les hincharan los pies (Deuteronomio 8:3, 4). Josué fue testigo presencial de todo aquello. Era evidente que Jehová había liberado, protegido y alimentado a sus siervos, tal como les había prometido.

w04 1/2 págs. 13-14 párr. 4 Jehová satisface nuestras necesidades diarias
4. ¿Qué sucesos de la vida de Jesús y de los israelitas subrayan la importancia del alimento espiritual?
4 La solicitud a Dios del pan diario también debe recordarnos que necesitamos alimento espiritual todos los días. Pese a estar muy hambriento tras un largo ayuno, Jesús resistió la tentación de Satanás de convertir las piedras en pan y le contestó: “Está escrito: ‘No de pan solamente debe vivir el hombre, sino de toda expresión que sale de la boca de Jehová’” (Mateo 4:4). En esta ocasión, Jesús citó al profeta Moisés, quien dijo al pueblo de Israel: “[Jehová] te humilló y te dejó padecer hambre y te alimentó con el maná, que ni tú habías conocido ni tus padres habían conocido; para hacerte saber que no solo de pan vive el hombre, sino que de toda expresión de la boca de Jehová vive el hombre” (Deuteronomio 8:3). La forma en que Jehová proporcionó el maná no solo aportó a los israelitas alimento físico, sino también lecciones espirituales. Por un lado, tenían que “recoger cada cual su cantidad día por día”. Si acumulaban más de lo necesario para el día, el sobrante comenzaba a oler mal y a producir gusanos (Éxodo 16:4, 20). Sin embargo, eso no ocurría el sexto día, en el que tenían que recoger el doble a fin de cubrir las necesidades del sábado (Éxodo 16:5, 23, 24). Así que el maná grabó en su mente que debían ser obedientes y que su vida no solo dependía del pan, sino de “toda expresión de la boca de Jehová”.

w06 15/7 págs. 16-17 párrs. 14-15 ‘Hagamos todas las cosas sin murmurar’
14, 15. ¿Por qué no debemos pasar por alto la tendencia a quejarnos?
14 Sea cual sea la razón por la que nos sintamos descontentos, si no ponemos freno a la tendencia a quejarnos, puede que desarrollemos un espíritu de insatisfacción y nos volvamos murmuradores. Sí, la corrosión espiritual que produce la murmuración puede corrompernos por completo. Cuando los israelitas se quejaron de las condiciones de vida en el desierto, llegaron al extremo de culpar a Jehová (Éxodo 16:8). ¡No dejemos nunca que eso nos pase a nosotros!
15 Aunque los metales tienden a corroerse, esto se puede controlar recubriéndolos con pintura antioxidante y tratando de inmediato cualquier zona afectada. De la misma manera, si detectamos en nosotros una tendencia a quejarnos, podemos controlarla orando y adoptando sin demora las medidas necesarias. ¿Cuáles son estas medidas?

w11 1/9 pág. 14 ¿Lo sabía? ¿Lo sabía? - ¿Por qué usó Dios codornices para alimentar a Israel en el desierto?
▪ Después que la nación de Israel salió de Egipto, en dos ocasiones Dios le suministró codornices en abundancia para que comieran carne (Éxodo 16:13; Números 11:31).
Las codornices son aves pequeñas, de unos 18 centímetros (7 pulgadas) de longitud y 100 gramos (3,5 onzas) de peso. Estas aves migratorias, cuyo hábitat de reproducción abarca Asia occidental y Europa, pasan el invierno en Arabia y el norte de África. Para llegar hasta allí, atraviesan en grandes bandadas las costas orientales del mar Mediterráneo y sobrevuelan la península del Sinaí.
Según el Diccionario Manual Bíblico, la codorniz “vuela rápidamente a favor del viento; pero si éste cambia de dirección, o si las aves se han extenuado por un largo vuelo, caen al suelo aturdidas”. Antes de continuar su viaje migratorio, necesitan descansar un día o dos sobre el terreno, lo que las convierte en presa fácil para los cazadores. A principios del siglo XX, Egipto exportaba para el consumo cerca de tres millones de codornices al año.
Las dos veces que los israelitas se alimentaron de codornices fue en primavera. Aunque estas aves suelen cruzar la península del Sinaí en esa estación, fue Jehová quien hizo que un viento fuerte las llevara al campamento israelita (Números 11:31).

w03 15/5 pág. 14 párrs. 21-22 Cristo habla a las congregaciones
21, 22. ¿Quiénes comen “del maná escondido”, y qué simboliza este hecho?
21 Los fieles cristianos ungidos y sus compañeros leales no tienen por qué temer el juicio venidero, pues les aguardan bendiciones a todos los que siguen los consejos que dio Jesús guiado por el espíritu santo de Dios. Por ejemplo, a los ungidos que venzan al mundo se les invitará a comer “del maná escondido” y se les dará “una piedrecita blanca” con “un nombre nuevo”.
22 Dios proporcionó a los israelitas el maná para alimentarlos durante su viaje de cuarenta años por el desierto. Una pequeña cantidad de aquel “pan” se guardaba en una jarra de oro dentro del arca del pacto, de modo que estaba oculto en el Santísimo del tabernáculo, donde una luz milagrosa representaba la presencia de Jehová (Éxodo 16:14, 15, 23, 26, 33; 26:34; Hebreos 9:3, 4). A nadie se le permitía comer del maná escondido. Sin embargo, cuando los discípulos ungidos de Jesús resucitan, se visten de inmortalidad, lo que se simboliza con el hecho de comer “del maná escondido” (1 Corintios 15:53-57).

w98 15/7 pág. 16 párr. 8 ¿Hemos entrado en el descanso de Dios?
8. ¿Cuándo y cómo empezaron a observar el sábado los israelitas?
8 La nación de Israel se benefició del sistema divino de trabajo y descanso. Antes de darles la Ley en el monte Sinaí, Dios había dicho a los israelitas mediante Moisés: “Tomen nota del hecho de que Jehová les ha dado el sábado. Por eso les da en el día sexto el pan de dos días. Quédese sentado cada uno en su propio lugar. No salga nadie de su localidad en el séptimo día”. Por ello, “el pueblo procedió a observar el sábado en el séptimo día” (Éxodo 16:22-30).

w95 15/8 pág. 17 párr. 18 Una invitación amorosa a los cansados
18. ¿Qué ofrece Jesús a los que van a él?
18 Por ello, Jesús ofreció con amor el remedio: “Vengan a mí, [...] y yo los refrescaré”. (Mateo 11:28.) El verbo ‘refrescar’ de este versículo y el término “refrigerio” del versículo 29 traducen palabras griegas que corresponden al vocablo que utiliza la versión Septuaginta para traducir la palabra hebrea que se refiere al “sábado” o “descanso sabático”. (Éxodo 16:23.) De modo que Jesús no prometió que los que fueran a él ya no tendrían que trabajar, sino que prometió refrescarlos para que pudieran acometer la obra que tenían que efectuar en conformidad con el propósito divino.

Capítulo 17


w92 15/11 pág. 11 párr. 14 “¿Quién es como Jehová nuestro Dios?”
14. ¿Qué hizo Jehová por su poder en Meribá y Qadés, y qué efecto deberían tener tales actos en sus siervos del día moderno?
14 Refiriéndose aún al poder de Jehová, el salmista cantó: “A causa del Señor está con fuertes dolores, oh tierra, a causa del Dios de Jacob, que está cambiando la roca en estanque de agua lleno de cañas, una roca de pedernal en manantial de aguas”. (Salmo 114:7, 8.) Con lenguaje figurado el salmista indica que la humanidad debe mostrar temor reverencial a Jehová, el Señor y Gobernante Universal de toda la Tierra. Él era el “Dios de Jacob”, o Israel, así como también lo es de los israelitas espirituales y de sus compañeros terrenales. En los parajes de Meribá y Qadés, situados en el desierto, Jehová demostró su poder suministrando milagrosamente agua a Israel, “cambiando la roca en estanque de agua lleno de cañas, una roca de pedernal en manantial”. (Éxodo 17:1-7; Números 20:1-11.) Estos recordatorios del impresionante poder de Jehová y de su cuidado tierno suministran a sus Testigos buenas razones para tener fe incondicional en él.

w98 15/7 pág. 12 párr. 13 Cuídese de la falta de fe
13. ¿Qué advertencia dio Pablo, y cómo aplicó el Salmo 95?
13 Después de hablar de la posición favorecida de los cristianos hebreos, Pablo dio esta advertencia: “Así como dice el espíritu santo: ‘Hoy, si ustedes escuchan la propia voz de él, no endurezcan sus corazones como en la ocasión de causar amarga cólera, como en el día de hacer la prueba en el desierto’” (Hebreos 3:7, 8). Pablo citó del Salmo 95 y por ello pudo escribir: “dice el espíritu santo” (Salmo 95:7, 8; Éxodo 17:1-7). Es así, pues Dios inspiró las Escrituras mediante su espíritu santo (2 Timoteo 3:16).


w11 15/12 pág. 19 párr. 9 Fieles de la antigüedad guiados por el espíritu de Dios
9. ¿En qué situación se encontraron los israelitas poco después del éxodo de Egipto, y qué cuestión tenían que resolver?
9 Hablemos ahora de un contemporáneo de Moisés y Bezalel a quien también guió el espíritu de Dios. Poco después de que los israelitas salieron de Egipto, el pueblo de Amaleq los atacó sin mediar provocación alguna. Aunque carecían de experiencia en el combate, se vieron en la necesidad de defenderse peleando su primera guerra como nación libre (Éxo. 13:17; 17:8). Pero había una cuestión que resolver: ¿quién iba a comandar el ejército?

w11 15/12 pág. 19 párr. 10 Fieles de la antigüedad guiados por el espíritu de Dios
10. ¿A qué se debió el triunfo en la batalla de Josué y su ejército?
10 Josué fue el elegido. Ahora bien, si para acceder al cargo hubiera tenido que indicar su experiencia laboral, ¿qué oficios habría podido enumerar? ¿Trabajos forzados? ¿Mezcla de barro y paja? ¿Recolección de maná? Su abuelo Elisamá estaba bien adiestrado, pues fue el principal cabeza de la tribu de Efraín y, al parecer, comandó una de las divisiones de tres tribus de Israel, compuesta por 108.100 hombres (Núm. 2:18, 24; 1 Cró. 7:26, 27). Pero Dios no lo seleccionó ni a él ni a su hijo Nun. Más bien, guió a Moisés para que nombrara a Josué comandante del ejército que derrotaría al enemigo. La batalla duró casi todo el día. Gracias a que Josué fue obediente y siguió la guía del espíritu santo de Dios, Israel obtuvo la victoria (Éxo. 17:9-13).

w86 15/12 pág. 11 párr. 6 “Sé animoso y muy fuerte”
6. Respecto a la campaña contra Amaleq, ¿de qué manera fue Josué un ejemplo para nosotros?
6 Cuando Moisés envió a Josué a pelear contra los amalequitas, ‘Josué hizo tal como le había dicho Moisés’. Fue obediente; por eso, obtuvo la victoria. Nosotros, también, participaremos en la vindicación de Jehová si prestamos atención cuidadosa a las instrucciones de guerra que recibimos mediante Su organización. Jehová dijo a Moisés que guardara memoria de Su triunfo sobre Amaleq anotándolo en un libro y haciendo que Josué oyera lo escrito. No hay duda de que más tarde Josué engrandeció o exaltó la victoria de Jehová al hablar de ella ante otras personas. De igual manera, hoy día nosotros podemos dar a conocer los actos poderosos del Señor Soberano Jehová, y podemos proclamar el inminente “día de [Su] venganza” contra los inicuos. (Éxodo 17:10, 13, 14; Isaías 61:1, 2; Salmo 145:1-4.)


Capítulo 18


w95 15/7 pág. 11 párr. 5 El digno papel de la mujer entre los primeros siervos de Dios
5. a) ¿Cómo suelen utilizar los escritores de la Biblia el sustantivo hebreo que se traduce “ayudante”? b) ¿Qué indica el que Jehová se refiriera a la primera mujer como un “complemento”?
5 ¿Acaso indican las palabras “ayudante” y “complemento” que el papel que Dios asignó a la mujer era degradante? Todo lo contrario. Los escritores de la Biblia muchas veces aplican a Dios el sustantivo hebreo ʽé•zer, que se traduce “ayudante”. Por ejemplo, Jehová es “nuestro ayudador y nuestro escudo”. (Salmo 33:20; Éxodo 18:4; Deuteronomio 33:7.) En Oseas 13:9, Jehová incluso se refiere a sí mismo como el “ayudante” de Israel. En cuanto a la palabra hebrea né•ghedh, que se traduce “complemento”, un especialista en textos bíblicos explica: “La ayuda referida no se limita a secundar al hombre en su trabajo diario o en la procreación de hijos [...], sino que es el apoyo mutuo que proporciona el compañerismo”.

it-2 págs. 416-417 Moisés
Aunque Moisés era el caudillo de la gran nación de Israel nombrado por Jehová, estaba dispuesto a aceptar consejo de otros, en particular cuando eso repercutía de forma positiva en la nación. Poco tiempo después de que los israelitas salieron de Egipto, Jetró fue a su encuentro acompañado de la esposa y los hijos de Moisés. Jetró observó cuánto trabajaba Moisés y cómo se gastaba al tratar los problemas de cada uno que acudía a él. Con sabiduría le sugirió que, de acuerdo con un criterio ordenado, delegara grados de responsabilidad en otras personas a fin de aligerar su carga. Moisés escuchó el consejo de Jetró y lo aceptó, de modo que organizó al pueblo en millares, centenas, cincuentenas y decenas, con un jefe como juez sobre cada grupo. Solo los casos difíciles se llevaban a Moisés. Es digno de mención también que al explicar a Jetró lo que estaba haciendo, Moisés dijo: “En caso de que se les suscite una causa, esta tiene que venir a mí y yo tengo que juzgar entre una parte y la otra, y tengo que dar a conocer las decisiones del Dios verdadero y sus leyes”. De este modo indicó que reconocía que no tenía que juzgar según sus propias ideas, sino según las decisiones de Jehová, y que además tenía la responsabilidad de ayudar al pueblo a conocer y aceptar las leyes de Dios. (Éx 18:5-7, 13-27.)

w97 15/5 págs. 18-19 párr. 12 La administración teocrática en la era cristiana
12. ¿Qué precedentes bíblicos existen para dar responsabilidades importantes en la organización a miembros capacitados de las otras ovejas?
12 ¿Es impropio dar una responsabilidad tan importante a las otras ovejas? No, pues tiene un precedente histórico. Algunos prosélitos extranjeros (residentes forasteros) ocupaban altos cargos en el antiguo Israel. (2 Samuel 23:37, 39; Jeremías 38:7-9.) Después del exilio en Babilonia, a los netineos (siervos del templo no israelitas) capacitados se les dieron privilegios de servicio en el templo que anteriormente les habían correspondido únicamente a los levitas. (Esdras 8:15-20; Nehemías 7:60.) Además Moisés, quien apareció en la visión de la transfiguración con Jesús, aceptó el buen consejo que le dio el madianita Jetró. Posteriormente pidió al hijo de Jetró, Hobab, que los guiara por el desierto. (Éxodo 18:5, 17-24; Números 10:29.)

w13 1/2 pág. 6 Moisés, un hombre de amor
¿QUÉ ES EL AMOR? El amor es un profundo sentimiento de afecto hacia alguien. La persona que ama lo demuestra con sus palabras y acciones, aunque eso exija algún sacrificio de su parte.
¿CÓMO MANIFESTÓ MOISÉS ESTA CUALIDAD? Moisés demostró que amaba a Dios. ¿Cómo? Obedeciéndolo siempre. Bien lo dice 1 Juan 5:3: “Esto es lo que el amor de Dios significa: que observemos sus mandamientos”. Sin importar cuál fuera el mandato de Dios —algo tan intimidante como encararse al poderoso faraón de Egipto o tan sencillo como extender su vara sobre el mar Rojo—, Moisés siempre hacía exactamente lo que se le pedía (Éxodo 40:16).
Moisés también demostró que amaba a los israelitas. Ellos reconocían que Jehová lo utilizaba para guiarlos, por eso le llevaban todos sus problemas. La Biblia dice que “el pueblo se [quedaba] de pie delante de Moisés desde la mañana hasta la tarde” (Éxodo 18:13-16). Imagínese lo agotador que debía ser para él pasarse el día entero escuchándolos. Pero lo hacía con gusto porque los amaba.
Además de escucharlos, Moisés también oraba por ellos. Hasta oraba por quienes lo habían tratado mal. Por ejemplo, cuando Míriam, su propia hermana, criticó a Moisés, Jehová la castigó con lepra. En lugar de alegrarse, él intercedió enseguida por ella con estas palabras: “¡Oh Dios, por favor! ¡Sánala, por favor!” (Números 12:13). ¿Qué podría haber tras aquella expresiva oración sino amor?
¿QUÉ NOS ENSEÑA SU EJEMPLO? Que debemos cultivar un amor profundo por Dios, un amor que nos impulse a obedecer sus mandamientos “de corazón” (Romanos 6:17). Esta clase de obediencia lo hace muy feliz (Proverbios 27:11). Servir a Dios por amor también tiene un efecto positivo en nosotros, pues hacer las cosas que le agradan nos produce felicidad (Salmo 100:2).
También debemos cultivar un amor abnegado por los demás. Cuando un amigo o un familiar viene a contarnos sus problemas, esa clase de amor nos impulsará a 1) prestarle toda nuestra atención, 2) ponernos en su lugar y 3) demostrarle que nos interesamos por él.
Al igual que Moisés, podemos orar por las personas que amamos. A veces no sabremos qué hacer para ayudarlas y tal vez nos disculpemos diciéndoles: “Lo siento, pero lo único que puedo hacer es orar por ti”. No obstante, recuerde que “la oración fervorosa del justo tiene mucho poder” (Santiago 5:16, Biblia de oración). Nuestras oraciones pueden mover a Jehová a hacer por la persona algo que tal vez no tenía pensado hacer. ¿Qué mejor ayuda podríamos prestarles a nuestros seres queridos que orar por ellos?
¿Verdad que podemos aprender mucho de Moisés? Pese a ser imperfecto como todos nosotros, fue un ejemplo extraordinario de fe, humildad y amor. Esforcémonos al máximo por imitar a Moisés, y cosecharemos grandes bendiciones para nosotros y para quienes nos rodean (Romanos 15:4).

w95 15/10 pág. 20 párr. 10 ¿En qué condición se hallará usted cuando esté de pie delante del trono de juicio?
10. ¿Cuál era una de las funciones principales de los reyes israelitas? Ilústrelo.
10 Pero tengamos presente esta idea clave: una de las funciones principales de los reyes de la antigüedad era oír casos y dictar fallos. (Proverbios 29:14.) Recordemos el veredicto sabio que emitió Salomón cuando dos mujeres afirmaban ser las madres de la misma criatura. (1 Reyes 3:16-28; 2 Crónicas 9:8.) Uno de sus edificios estatales era el “Pórtico del Trono donde él había de juzgar”, llamado también “el pórtico de juicio”. (1 Reyes 7:7.) Se decía que Jerusalén era el lugar donde estaban “asentados los tronos para juicio”. (Salmo 122:5.) Es obvio que estar ‘sentado en un trono’ también puede significar ejercer autoridad judicial. (Éxodo 18:13; Proverbios 20:8.)

w01 1/9 pág. 16 párr. 9 ¿Cómo controla la paz del Cristo en nuestros corazones?
9. ¿Qué medidas prácticas pueden adoptarse para calmar la ansiedad, pero con qué causas de inquietud es imposible acabar?
9 En algunos casos es posible tomar medidas prácticas. Si lo que nos angustia es una enfermedad, lo prudente es darle atención, aunque cada uno ha de tomar su propia decisión al respecto (Mateo 9:12). En caso de que nos agobien nuestros muchos deberes, tal vez sea posible delegar algunos (Éxodo 18:13-23). Ahora bien, ¿qué pueden hacer aquellos que tienen pesadas obligaciones que no es posible delegar, como sucede con los padres? ¿Y el cristiano cuyo cónyuge está opuesto? ¿Y la familia que pasa por graves apuros económicos o que vive en zona de guerra? Es obvio que no está en nuestra mano acabar con todas las causas de zozobra que hay en este sistema de cosas, pero, aun así, es posible conservar la paz del Cristo en nuestro corazón. ¿De qué modo?

w92 15/10 págs. 8-9 párr. 4 La familia: una provisión amorosa de Jehová
4. ¿En qué sentido cambió la vida de familia bajo la Ley de Moisés, pero qué papel siguieron desempeñando los padres?
4 Cuando Israel se convirtió en nación en 1513 a.E.C., la ley familiar se subordinó a la Ley nacional dada mediante Moisés. (Éxodo 24:3-8.) Los jueces nombrados recibieron entonces la autoridad de decidir, incluso sobre asuntos de vida o muerte. (Éxodo 18:13-26.) El sacerdocio levítico empezó a encargarse de los aspectos de la adoración relacionados con los sacrificios. (Levítico 1:2-5.) Sin embargo, el padre siguió desempeñando un papel importante. Moisés amonestó a los cabezas de familia: “Estas palabras que te estoy mandando hoy tienen que resultar estar sobre tu corazón; y tienes que inculcarlas en tu hijo y hablar de ellas cuando te sientes en tu casa y cuando andes por el camino y cuando te acuestes y cuando te levantes”. (Deuteronomio 6:6, 7.) La influencia de la madre era muy importante. Proverbios 1:8 manda a los jóvenes: “Escucha, hijo mío, la disciplina de tu padre, y no abandones la ley de tu madre”. Sí, dentro del ámbito de la autoridad de su esposo, la esposa hebrea podía fijar —e imponer— leyes en la familia. Sus hijos tenían que honrarla incluso cuando ya hubiera envejecido. (Proverbios 23:22.)

w91 15/10 pág. 19 párrs. 16-17 ¡Vístase de apacibilidad!
16, 17. ¿Por qué es apropiado que los ancianos consulten unos con otros?
16 La oración y el estudio ayudan a los ancianos a contestar preguntas y a encargarse de problemas difíciles, pero debe recordarse que “en la multitud de consejeros hay logro”. (Proverbios 15:22.) El consultar con otros ancianos redunda en un valioso caudal combinado de sabiduría. (Proverbios 13:20.) No todos los ancianos tienen la misma experiencia ni el mismo conocimiento bíblico. Por lo tanto, la apacibilidad que pertenece a la sabiduría debe impulsar al anciano menos experimentado a consultar con ancianos que tengan más conocimiento y experiencia, especialmente cuando un asunto serio necesita atención.
17 Cuando se escoge a varios ancianos para atender un asunto serio, puede que todavía busquen ayuda confidencialmente. Para que le ayudaran a juzgar a los israelitas, Moisés escogió a “hombres capaces, temerosos de Dios, hombres dignos de confianza, que [odiaban] la ganancia injusta”. Aunque eran ancianos, no tenían tanto conocimiento ni experiencia como Moisés. En consecuencia, “la causa que fuera difícil se la traían a Moisés, pero toda causa pequeña ellos mismos la manejaban como jueces”. (Éxodo 18:13-27.) Por lo tanto, si fuera necesario, sería apropiado que los ancianos que atendieran una causa difícil hoy día buscaran la ayuda de ancianos experimentados, aunque ellos mismos tomen la decisión final.

w92 1/7 pág. 12 párr. 14 Jehová, el imparcial “Juez de toda la tierra”
14. ¿Qué requisitos espirituales satisficieron los hombres a quienes Moisés nombró como jueces de Israel?
14 Con el tiempo Moisés no pudo llevar por sí solo la carga de manejar los casos judiciales del pueblo. (Éxodo 18:13, 18.) Así que aceptó la sugerencia de su suegro respecto a conseguir ayuda. De nuevo, ¿a qué clase de hombres se escogió? Leemos: “[‘Selecciona] de entre todo el pueblo hombres capaces, temerosos de Dios, hombres dignos de confianza, que odien la ganancia injusta[’.] [...] Y Moisés procedió a escoger a hombres capaces de entre todo Israel y a darles puestos como cabezas sobre el pueblo, como jefes de millares, jefes de centenas, jefes de cincuentenas y jefes de decenas. Y ellos juzgaban a la gente en toda ocasión apropiada. La causa que fuera difícil se la traían a Moisés, pero toda causa pequeña ellos mismos la manejaban como jueces”. (Éxodo 18:21-26.)

w92 1/7 pág. 12 párr. 13 Jehová, el imparcial “Juez de toda la tierra” ***
13. ¿En qué aspectos fue Moisés un ejemplo excelente para los ancianos en la actualidad?
13 Con un elevado sistema judicial como ese, ¿qué clase de hombre hacía falta para que obrara como juez? Del mismísimo primer juez nombrado de Israel, la Biblia dice: “El hombre Moisés era con mucho el más manso de todos los hombres que había sobre la superficie del suelo”. (Números 12:3.) No confiaba demasiado en sí mismo. (Éxodo 4:10.) Aunque se requería que juzgara al pueblo, en ocasiones se convirtió en su defensor ante Jehová al suplicarle que los perdonara y hasta al ofrecerse para sacrificarse por ellos. (Éxodo 32:11, 30-32.) Declaró poéticamente: “Destilará como el rocío mi dicho, como suaves lluvias sobre la hierba y como copiosos chaparrones sobre la vegetación”. (Deuteronomio 32:2.) Lejos de juzgar al pueblo apoyándose en su propia sabiduría, dijo: “En caso de que se les suscite una causa, esta tiene que venir a mí y yo tengo que juzgar entre una parte y la otra, y tengo que dar a conocer las decisiones del Dios verdadero y sus leyes”. (Éxodo 18:16.) Cuando tenía dudas, presentaba el asunto a Jehová. (Números 9:6-8; 15:32-36; 27:1-11.) Moisés fue un ejemplo excelente para los ancianos que en la actualidad ‘pastorean el rebaño de Dios’ y toman decisiones judiciales. (Hechos 20:28.) Que la relación que tienen con sus hermanos resulte ser también “como suaves lluvias sobre la hierba”.

w90 15/3 págs. 19-20 párr. 20 Cooperación con el cuerpo gobernante hoy
20. a) En cuanto a organización, ¿qué otra refinación se hizo en 1976? b) ¿Cómo cooperan con el Cuerpo Gobernante los Comités de las Sucursales?
20 Desde el 1 de febrero de 1976 cada sucursal de la Sociedad Watch Tower ha tenido un Comité de Sucursal compuesto de hombres capaces nombrados por el Cuerpo Gobernante. Puesto que son representantes del Cuerpo Gobernante para el país o los países que la sucursal supervisa, estos hermanos deben ser hombres fieles y leales. Esto nos recuerda a los hombres capaces, temerosos de Dios y confiables que ayudaron a Moisés a juzgar al pueblo en el Israel antiguo. (Éxodo 18:17-26.) Los miembros de un Comité de Sucursal ponen en práctica las instrucciones recibidas mediante los libros y las revistas de la Sociedad y Nuestro Ministerio del Reino, así como mediante cartas generales y cartas especiales que tratan problemas de la localidad. Los Comités de las Sucursales mantienen informado al Cuerpo Gobernante sobre el progreso de la obra en cada país o en cuanto a cualquier problema que surja. Esos informes recibidos de todo el mundo ayudan al Cuerpo Gobernante a decidir qué asuntos deben considerarse en las publicaciones de la Sociedad.

w95 1/12 pág. 13 párr. 16 ¡No se dé por vencido!
16. a) ¿Qué solución práctica ofreció Jetró a Moisés? b) ¿Qué cualidad ayudará al anciano a compartir ciertas responsabilidades apropiadas con otros hermanos?
16 Cuando Moisés, hombre modesto y humilde, estaba agotándose por atender los problemas de otras personas, su suegro, Jetró, le ofreció una solución práctica: compartir la responsabilidad con otros hombres cualificados. (Éxodo 18:17-26; Números 12:3.) “La sabiduría está con los modestos”, dice Proverbios 11:2. Ser modesto significa reconocer y aceptar las limitaciones personales. El hombre modesto no titubea en cuanto a delegar responsabilidades en otras personas, ni teme perder de alguna manera el control de los asuntos al compartir ciertas responsabilidades apropiadas con otros hombres cualificados. (Números 11:16, 17, 26-29.) Al contrario, desea ayudarlos a progresar. (1 Timoteo 4:15.)

w94 15/1 pág. 11 párr. 6 Jehová gobierna mediante la teocracia
6. ¿Por qué presentaba un desafío para los humanos ocupar un puesto de autoridad en una teocracia, y qué clase de hombres se necesitaban para atender esta responsabilidad?
6 Los que ocuparon puestos de autoridad en Israel tuvieron un gran privilegio, pero también fue un desafío para ellos mantener el equilibrio. Tuvieron que cuidarse de que su ego nunca llegara a ser más importante que la santificación del nombre de Jehová. La declaración inspirada de que “no pertenece al hombre que está andando siquiera dirigir su paso” resultaba tan cierta en el caso de los israelitas como en el del resto de la humanidad. La nación prosperaba solo cuando sus ancianos recordaban que Israel era una teocracia y que debían hacer la voluntad de Jehová, no la suya. Poco después de la fundación de Israel, el suegro de Moisés, Jetró, explicó bien qué clase de hombres deberían ser los ancianos, a saber, “hombres capaces, temerosos de Dios, hombres dignos de confianza, que odien la ganancia injusta”. (Éxodo 18:21.)

w04 15/3 pág. 27 Puntos sobresalientes del libro de Éxodo
Lecciones para nosotros:
Éxodo 18:21. Los varones que se escogen para ocupar posiciones de responsabilidad en la congregación cristiana también deben ser hombres capaces, temerosos de Dios, dignos de confianza y altruistas.

w08 15/2 pág. 6 párr. 16 Tengamos siempre presente a Jehová
16. ¿Cómo ayudó el espíritu santo de Dios a ciertos ancianos del Israel antiguo?
16 Si tenemos siempre presente a Jehová, él nos guiará con su espíritu santo (Gál. 5:16-18). Dios concedió su espíritu a los 70 ancianos seleccionados para ayudar a Moisés a “llevar la carga del pueblo” de Israel. Aunque solo se menciona por nombre a Eldad y Medad, el espíritu los facultó a todos para llevar a cabo su comisión (Núm. 11:13-29). Sin duda, eran hombres capaces, reverentes, confiables y honestos, como otros que fueron escogidos antes que ellos (Éxo. 18:21). Esos son los mismos rasgos que caracterizan a los ancianos cristianos hoy día.

w02 1/8 pág. 9 párr. 3 Sumisión leal a la autoridad divina
3. ¿Qué medidas prácticas tomó Jehová para guiar a su pueblo?
3 Si bien Jehová era el Rey invisible de Israel, designó hombres fieles para que fueran Sus representantes visibles. Había jefes, cabezas de casas paternas y ancianos que cumplían la función de consejeros y jueces (Éxodo 18:25, 26; Deuteronomio 1:15). Sin embargo, no debemos concluir que, de algún modo, aquellos hombres podrían juzgar con completo discernimiento y entendimiento sin la guía divina. Ni eran perfectos ni tenían la facultad de leer el corazón de sus hermanos israelitas. Aun así, los jueces temerosos de Dios podrían dar consejos prácticos, pues estos se basarían en la Ley de Jehová (Deuteronomio 19:15; Salmo 119:97-100).

Referencias consultadas en: Biblioteca en Línea Watchtower y Watchtower Library 2013


Contenidos Recomendados