El árbol de problemas - Parabolas e Historias para Educar en Valores

Parabolas e Historias para Educar en Valores

Indice de Parabolas e Historias para Educar en Valores


Aquel día había resultado especialmente desafortunado al carpintero que la buena señora había contratado para que le ayudara a reparar una vieja granja. La cortadora eléctrica se había empeñado en no funcionar y ahora, cuando ya anochecía, el viejo camión no quería arrancar.
-Yo lo llevo en mi carro hasta su casa -se ofreció amablemente la señora.
Casi no se cruzaron una sola palabra a lo largo de todo el camino. El rostro del hombre era una estampa de desánimo y cansancio. Sin embargo, cuando llegaron, sonrió penosamente e invitó a la señora a que entrara un momento en su casa para que conociera a la familia.
Mientras se dirigían a la puerta, el carpintero se detuvo un rato frente a un pequeño árbol y le estuvo acariciando sus ramas. Cuando entraron, ocurrió en él una transformación sorprendente: su cara se iluminó con una ancha sonrisa, abrazó con júbilo a sus hijos y besó con entusiasmo y cariño a su esposa. Se tomaron un café, conversaron alegremente un rato y luego, al despedirse, acompañó a la señora hasta su carro. Al pasar junto al árbol, la señora sintió curiosidad de averiguar qué es lo que había hecho en el arbolito unos minutos antes que lo había transformado de ese modo.
-¡Oh, ese es mi árbol de problemas! -contestó sonriendo el carpintero-. Sé que yo no puedo evitar tener problemas en el trabajo, pero una cosa es bien segura: no me los llevo a la casa, no quiero atormentar con ellos ni a mi esposa ni a mis hijos. Así que los cuelgo cada noche en el árbol antes de entrar en mi casa. A la mañana siguiente los recojo, pero la verdad es que, durante la noche disminuyen y se debilitan mucho.
Sería bueno que, en la entrada de cada escuela, se colocara un árbol donde los maestros fueran dejando sus problemas, las cosas que les preocupan o les angustian. Con demasiada frecuencia, son los alumnos los que pagan los pleitos familiares de sus maestros, sus necesidades económicas, sus inseguridades y carencias afectivas. Los alumnos no son culpables de que te hayas peleado con el esposo o con los hijos, de que te haya regañado el director, de que no te alcance el dinero, o de que no pudieras conseguir carrito. Tampoco deben pagar tu frustración existencial de que querías estudiar otra carrera y entraste a educación porque sólo allí quedaban cupos. Los alumnos te necesitan alegre, positivo, entusiasta. Por ello, deja los problemas antes de entrar en la escuela y proponte siempre ser la persona más alegre del salón. Vive cada clase como una aventura, convierte tu salón en una fiesta. Recuerda siempre el excelente poema de Celaya:
Vivir es una fiesta.
Tengo las manos llenas de alegrías explosivas
y el cerebro barrido de recuerdos.
Cada día que me dan es un de más.
Nunca me cansaré de agradecerlo.
Y de decir que no entiendo.
Vivo de día en día, de sorpresa
en misterio (...)
Dando gracias a todo lo que existe
porque existe.
"Vivo de día en día, de sorpresa en misterio". Todo es don, todo puede ser fuente de alegría. Vive en la disposición de sacarle provecho a todo lo que te
suceda, incluso a los problemas Dios te los envía y está a tu lado:

* * *

Recuerda la historia de aquel místico sufí que, después de un día de hambre, fatiga y frío, empezó a darle gracias a Dios por haberles dado "un día tan maravilloso". Al oír esto, sus embravecidos compañeros se pusieron a murmurar entre ellos y a quejarse fastidiados del cinismo de su maestro. Al rato, uno de ellos, no pudiendo contener su ira, le dijo:
-No puedo creer que tu oración sea sincera. ¿Cómo puedes llamar maravilloso un día tan horrible y hasta darle gracias a Dios por él? ¿Dónde está lo maravilloso? No hemos comido, estamos agotados, nos han despreciado donde hemos buscado alojamiento y vamos a pasar la noche muertos de frío.
-Verás, -replicó el místico con paciencia-, lo que necesitamos esta noche es hambre, pobreza, frío. Si no lo necesitáramos, Dios no nos lo habría dado. ¿Cómo no vamos a estar pues agradecidos? El siempre se preocupa por nuestras necesidades. ¡Grande es su nombre!
Recuperado para fines educativos del libro:
Para Educar Valores. Nuevas Parábolas
Autor: Antonio Pérez Esclarin

Contenidos Recomendados