Puntos Sobresalientes de Números 30, 31, 32

Puntos sobresalientes de la Biblia: Números 30, 31, 32

Descargue Archivo PDF para Laptops, Tabletas y Móviles

Descargue Archivo PDF para Laptops, Tabletas y Móviles

Puntos sobresalientes del libro de Números 30 a 32

*** w04 1/8 pág. 27 Puntos sobresalientes del libro de Números ***
30:6-8. ¿Puede el varón cristiano invalidar los votos de su esposa? En nuestros días, Jehová considera que un voto es algo que sus siervos hacen a nivel individual. La dedicación a Jehová, por ejemplo, es un voto personal (Gálatas 6:5). El esposo no tiene autoridad para anularlo. Sin embargo, la esposa evitará hacer un voto que esté en conflicto con la Palabra de Dios o con sus deberes hacia su esposo.

*** w10 1/7 págs. 17-18 Le abrió su corazón a Dios ***
A la mañana siguiente, Ana vuelve al tabernáculo con Elqaná. Es muy probable que le haya contado de su petición y su promesa, ya que la Ley mosaica establece que el esposo tiene el derecho de anular un voto que la esposa haga sin su consentimiento (Números 30:10-15). Pero este hombre fiel no lo anula, sino que, junto con Ana, rinde adoración a Jehová en el tabernáculo antes de emprender el regreso a casa.

*** g93 8/10 pág. 8 ¿Cómo podemos proteger a nuestros hijos? ***
No limite dicha enseñanza a una sola conversación. Los niños necesitan que se les repitan las cosas muchas veces. Decida usted mismo lo explícita que debería ser la enseñanza, pero sea concienzudo.
Anticípese sin falta a cualquier intento de un agresor de hacer un pacto secreto con su hijo. Los niños deben saber que nunca está bien que un adulto les pida ocultar algo a uno de los padres. Incúlqueles que contar un secreto a los padres siempre está bien, aunque hayan prometido no hacerlo. (Compárese con Números 30:12, 16.) Algunos agresores chantajean al niño si saben que ha desobedecido alguna norma de la familia. Su argumento es: “Yo no diré nada de ti si tú no dices nada de mí”. Por lo tanto, los niños deberían saber que sus padres nunca se enfadarán con ellos por contar lo que les pasa, ni siquiera en tales circunstancias. No les pasará nada si lo cuentan.
Como parte de esta instrucción, debe enseñar también a sus hijos a resistir las amenazas. Algunos agresores han matado animales pequeños delante de un niño y lo han amenazado con hacer lo mismo a sus padres. Otros han dicho a su víctima que abusarán de sus hermanos menores. De modo que inculque en sus hijos que siempre deben denunciar a cualquiera que intente abusar de ellos, prescindiendo de lo espantosas que sean las amenazas.

*** w10 15/11 págs. 20-21 Presentemos nuestra ofrenda a Jehová ***
CUANDO recibimos la ayuda de alguien, ¿cómo se lo agradecemos? Veamos cómo le demostraron su gratitud a Jehová los jefes militares de Israel cuando los ayudó en una batalla contra los madianitas. Aquel combate tuvo lugar después de que la nación cometió graves pecados relacionados con Baal de Peor. Sin embargo, Jehová les concedió la victoria, y el botín se dividió entre los 12.000 soldados del ejército y el resto de Israel. Luego, siguiendo las instrucciones divinas, los soldados entregaron parte de su botín a los sacerdotes, y los demás israelitas hicieron lo mismo con los levitas (Núm. 31:1-5, 25-30).
No obstante, los jefes militares querían aportar más, y con estas palabras le explicaron la razón a Moisés: “Tus siervos han tomado la cuenta de los hombres de guerra que están a nuestro cargo y no se ha informado que falte ni uno solo de nosotros”. Decidieron ofrecer a Jehová alhajas y otros objetos de oro que en conjunto superaban los 190 kilos (500 libras troy) (Núm. 31:49-54).
Los siervos de Dios de la actualidad también deseamos demostrarle a Jehová que agradecemos lo que ha hecho por nosotros. Pero no somos los únicos. Así lo ilustra el caso de un conductor de autobús que transportó a un grupo de Testigos de ida y vuelta al estadio durante la asamblea internacional celebrada en la ciudad italiana de Bolonia en 2009. Como condujo con mucho cuidado y tenía un carácter muy agradable, los hermanos decidieron escribirle una nota de agradecimiento y darle una propina junto con el libro ¿Qué enseña realmente la Biblia? Sin embargo, el hombre les dijo: “Con gusto acepto la tarjeta y el libro, pero les devuelvo el dinero porque deseo contribuir a su labor. Aunque no soy testigo de Jehová, quiero apoyarlos porque he visto que llevan a cabo su obra movidos por el amor”.
Una manera de mostrar que apreciamos lo que Dios ha hecho por nosotros es apoyar con nuestras contribuciones la obra mundial de los testigos de Jehová (Mat. 24:14).

*** w02 1/10 pág. 21 párr. 16 Cultivemos la obediencia mientras se acerca el fin ***
16 Los cristianos de Pérgamo y Tiatira recibieron elogios por su integridad, aguante y celo (Revelación 2:12, 13, 18, 19). Con todo, se habían dejado influir por ciertas personas que reflejaban el espíritu perverso de Balaam y Jezabel, quienes mediante la inmoralidad sexual y el culto a Baal fueron influencias corruptoras en el antiguo Israel (Números 31:16; 1 Reyes 16:30, 31; Revelación 2:14, 16, 20-23). Pero ¿y en nuestro tiempo, “el día del Señor”? ¿Se observan las mismas influencias malsanas? Así es. De hecho, la inmoralidad es, con mucho, la principal causa de expulsiones en el pueblo de Dios. Por lo tanto, es muy importante que evitemos relacionarnos con personas —tanto dentro como fuera de la congregación— que representen una influencia moralmente corruptora (1 Corintios 5:9-11; 15:33). Quienes desean ser súbditos obedientes de Siló también se abstienen de las diversiones cuestionables y la pornografía, sea impresa o por Internet (Amós 5:15; Mateo 5:28, 29).

*** w98 15/1 pág. 15 párrs. 8-9 Sigamos andando con Dios ***
8 ¿Qué puede hacer que alguien caiga en una trampa similar hoy en día? Aunque entienda la gravedad de la inmoralidad sexual, si no reconoce el peligro de confiar en sí mismo, puede colocarse en una situación en la que la tentación de cometer el mal le nuble la razón (Proverbios 7:6-9, 21, 22; 14:16).
9 La Palabra de Dios nos advierte con claridad que no nos engañemos pensando que somos tan fuertes que las malas compañías no van a corrompernos. Estas incluyen los programas de televisión cuyos protagonistas son personas inmorales y las revistas que estimulan los deseos inmorales (1 Corintios 10:11, 12; 15:33). Hasta el compañerismo de otros cristianos en las circunstancias indebidas puede conducir a problemas serios. La atracción entre los sexos es fuerte. La organización de Jehová, por lo tanto, ha advertido amorosamente del peligro de estar a solas, fuera de la vista de los demás, con alguien del sexo contrario que no sea el cónyuge o un familiar. Para seguir andando con Dios, tenemos que evitar la trampa de la confianza en nosotros mismos y prestar atención al consejo preventivo que él nos da (Salmo 85:8).

*** w99 1/4 págs. 15-16 párrs. 5-6 ¿Qué dice la Biblia sobre la vida después de la muerte? ***
5 Es de interés que en la Biblia el término alma no solo se aplica a los seres humanos, sino también a los animales. Por ejemplo, al describir la creación de las criaturas marinas, Génesis 1:20 dice que Dios mandó: “Enjambren las aguas un enjambre de almas vivientes”. Y en el siguiente día de la creación, Dios dijo: “Produzca la tierra almas vivientes según sus géneros, animal doméstico y animal moviente y bestia salvaje de la tierra según su género” (Génesis 1:24; compárese con Números 31:28).
6 Por consiguiente, en la Biblia la palabra alma hace referencia a una persona o un animal, o a la vida que estos poseen (véase el recuadro). La definición bíblica de alma es sencilla y coherente, y está libre de las complicadas filosofías y supersticiones humanas. Siendo ese el caso, la pregunta apremiante que debe plantearse es: Según la Biblia, ¿qué le sucede al alma en el momento de la muerte?

*** w97 1/9 pág. 17 párr. 18 Cuidado con los falsos maestros ***
18 Pedro explica que se estorbó el curso de Balaam cuando su asna le habló, aunque este “amó la paga de la maldad” tanto que, ni siquiera ante tal suceso, abandonó su “loco proceder”. (2 Pedro 2:15, 16.) ¡Qué vileza! Ay de cualquiera que como Balaam intente corromper a los siervos de Dios tentándolos a cometer inmoralidad. Balaam murió por su maldad, lo cual es un anticipo de lo que les sucederá a todos los que siguen su senda. (Números 31:8.)

*** w97 15/8 pág. 27 ¿Por qué denunciar lo que es malo? ***
Cuando los ancianos saben de un mal grave, abordan a la persona implicada para darle la ayuda y la corrección necesarias. Es su obligación juzgar a tales personas dentro de la congregación cristiana. Se mantienen vigilantes con respecto a la condición espiritual de esta, y ayudan y amonestan a todo el que da un paso imprudente o incorrecto. (1 Corintios 5:12, 13; 2 Timoteo 4:2; 1 Pedro 5:1, 2.)
Ahora bien, ¿qué ocurre si no somos ancianos y nos enteramos de que otro cristiano ha cometido un mal grave? Las pautas se encuentran en la Ley que Jehová dio a la nación de Israel. Esta decía que si una persona era testigo de acciones apóstatas, sedición, asesinato u otros delitos graves, tenía el deber de informarlo y testificar sobre lo que sabía. Levítico 5:1 dice: “Ahora bien, en caso de que peque un alma por cuanto ha oído maldecir en público y es testigo, o lo ha visto o ha llegado a saber de ello, si no lo informa, entonces tiene que responder por su error”. (Compárese con Deuteronomio 13:6-8; Ester 6:2; Proverbios 29:24.)

*** w96 15/1 pág. 15 párr. 2 Las ovejas de Jehová necesitan de tiernos cuidados ***
2 Dado que somos objeto de cuidados tan tiernos, podemos corear con el salmista: “Sirvan a Jehová con regocijo. Entren delante de él con un clamor gozoso. Sepan que Jehová es Dios. Es él quien nos ha hecho, y no nosotros mismos. Somos su pueblo, y las ovejas de su apacentamiento”. (Salmo 100:2, 3.) Sí, nos regocijamos y nos sentimos seguros, como si estuviéramos resguardados de los malvados predadores en un redil cercado con fuertes muros de piedra. (Números 32:16; 1 Samuel 24:3; Sofonías 2:6.)

*** w93 15/11 pág. 14 párr. 13 Ande con ánimo en los caminos de Jehová ***
13 Josué y Caleb, hombres animosos, probaron que se puede andar en los caminos de Dios. Ellos “[siguieron] a Jehová íntegramente”. (Números 32:12.) Josué y Caleb estuvieron entre los doce hombres a quienes se envió a espiar la Tierra Prometida. Diez de los espías intentaron disuadir a Israel de entrar en Canaán por temor a sus habitantes. Sin embargo, Josué y Caleb dijeron con ánimo: “Si Jehová se ha deleitado en nosotros, entonces ciertamente nos introducirá en esta tierra y nos la dará, tierra que mana leche y miel. Solo que contra Jehová no se rebelen; y ustedes, no teman a la gente de la tierra, porque son pan para nosotros. Su amparo se ha apartado de sobre ellos, y Jehová está con nosotros. No los teman”. (Números 14:8, 9.) Como aquella generación de israelitas no tuvo fe ni ánimo, nunca entró en la tierra de promisión. Josué y Caleb, en cambio, sí entraron, junto con una nueva generación.

*** w04 1/6 pág. 15 párrs. 4-5 Dichosos los que dan gloria a Dios ***
4 Antes de entrar en la Tierra Prometida, la tribu israelita de Gad pidió establecerse en la región ganadera del este del Jordán (Números 32:1-5). Residir allí suponía enfrentarse a desafíos importantes. Las tribus del lado oeste del río tenían una defensa natural contra las invasiones: el valle del Jordán (Josué 3:13-17). Por el contrario, todas las tierras del lado este —según explica George Adam Smith en su obra Geografía histórica de la Tierra Santa— “se deslizan, con pequeñas barreras, hacia la meseta arábiga. Por consiguiente han estado expuestas en todas las épocas a la invasión de los hambrientos nómadas, algunos de los cuales caían sobre ellas como enjambres cada año en busca de pastos”.
5 ¿Cómo le iría a Gad ante esa incesante presión? Siglos antes, su antepasado Jacob profetizó en el lecho de muerte lo siguiente: “En cuanto a Gad, una partida merodeadora hará incursión contra él, pero él hará incursión contra la extrema retaguardia” (Génesis 49:19). En principio, estas palabras parecen tener connotaciones negativas; pero, en realidad, equivalían a un mandato para que los gaditas se defendieran. Jacob les aseguró que si contraatacaban, los invasores se batirían en humillante retirada y serían perseguidos por la retaguardia.

Referencias consultadas en: Watchtower Library 2013 CD‒ROM

Descargue Archivo PDF para Laptops, Tabletas y Móviles

Descargue Archivo PDF para Laptops, Tabletas y Móviles

Contenidos Recomendados