El sueño de los tres arboles - Parabolas e Historias para Educar en Valores

Parabolas e Historias para Educar en Valores

Indice de Parabolas e Historias para Educar en Valores


En la cumbre de una montaña, tres arbolitos soñaban lo que les gustaría ser cuando fueran grandes.
El primero suspiró y dijo mirando las estrellas:
-A mí me gustaría estar siempre repleto de oro y piedras preciosas. Yo seré un baúl donde guardarán los tesoros más preciosos.
El segundo arbolito miró un arroyo que corría cerca de sus pies y dijo:
-Yo deseo viajar por los océanos y llevar reyes y ejércitos gloriosos sobre mí. Seré un barco majestuoso.
El tercero miró hacia el valle que estaba al pie de la montaña y al ver a los hombres y mujeres trabajando con esmero, dijo:
-Yo no quiero alejarme nunca de la cumbre de esta montaña. Quiero crecer y crecer, hasta convertirme en el árbol más alto del mundo, para que, cuando los hombres y las mujeres me miren, levanten sus ojos al cielo y piensen en Dios.
Fueron pasando los años con su carga de lluvias, soles, tormentas y noches estrelladas. Los pequeños arbolitos soñadores crecieron y se convirtieron en tres árboles fuertes y vigorosos en cuyas ramas tejían nidos los pájaros más grandes que surcaban los cielos.
Un día, subieron a la cumbre tres leñadores.
-¡Qué árbol tan preciso! -dijo uno de los leñadores, y agarrando con decisión su hacha brillante, empezó a cortar al primer árbol que temblaba de emoción al pensar que estaba a punto de convertirse en ese baúl que tanto había anhelado..
Mucho le gustó al segundo leñador el otro árbol que, mientras lo derribaban, pensaba que por fin se convertiría en el barco de un rey muy poderoso que, montado sobre él, emprendería osados viajes de conquista.
El tercer árbol sintió que su corazón comenzaba a galopar de dicha cuando le miró el último leñador. El árbol se irguió consciente de su altura y agitó contra el cielo su rama más alta. Pero el leñador ni siquiera se detuvo a contemplar la majestad de su belleza, y dijo: "Para lo que yo lo necesito, cualquier árbol es bueno para mí". Y con su hacha plateada en muy poco tiempo acabó con el árbol y sus sueños.
El primer árbol se emocionó mucho cuando el leñador lo llevó a una carpintería. Pronto, sin embargo, le invadió la tristeza. El carpintero lo convirtió en
un humilde guacal para depositar la comida para los animales de su granja. No lo cubrieron de oro ni de piedras preciosas, sino que fue rodando de aquí para allá, de granja en granja, transportando pienso y hasta la boñiga del ganado.
El segundo árbol sonrió cuando el leñador lo llevó cerca de un embarcadero. Pero no hicieron con él un barco majestuoso como él había deseado y soñado tantas veces. Tan sólo hicieron con él un humilde bote de pesca, tan pequeño y débil, que ni podría navegar por mares ni océanos. Lo dejaron allí en un pequeño y apacible lago y lo utilizaban para salir a pescar cerca de las orillas.
El tercer árbol vio con desconcierto que el leñador lo deshacía para sacar de él unos tablones que dejó abandonados en un almacén de madera. Allí terminaron sus sueños de erguirse majestuoso sobre la montaña para ser una flecha vigorosa apuntando al corazón del cielo y al misterio de Dios.
Fueron pasando los años y, con el tiempo, los tres árboles olvidaron hasta sus sueños. Pero una noche, una luz de estrella dorada alumbró al primer árbol cuando una joven mujer puso a su hijo recién nacido entre las viejas maderas del guacal, ahora convertido en un pesebre. "En Nazaret, yo le hubiera hecho al niño una cuna bien bonita", se quejó el esposo. La mujer apretó con cariño la mano del hombre y dijo: "Lo sé, José, pero este pesebre es también muy hermoso y resulta una cuna extraordinaria". Y el primer árbol supo de súbito que contenía el mayor tesoro del mundo.
Una tarde, un viajero cansado y sus amigos se subieron al viejo bote de pesca. El viajero se quedó dormido mientras el segundo árbol, convertido en bote, comenzaba a navegar tranquilamente lago adentro. De repente, una feroz tormenta agitó con violencia las aguas del lago y el pequeño bote comenzó a saltar aterrado sobre las olas encrespadas. Se sabía muy débil y temía que no iba a ser capaz de llevar a salvo a los pasajeros hasta la orilla. Entonces, se levantó el hombre que dormía y alzando su mano increpó con voz firme a la tormenta: "¡Calla, enmudece!". El viento y la tormenta se calmaron y el lago recobró su placidez habitual. Y entonces el segundo árbol supo que en su lancha navegaba el Rey del Cielo y de la Tierra.
Un viernes en la mañana el tercer árbol se extrañó cuando sacaron sus tablones olvidados y los llevaban entre una multitud que gritaba enardecida. Se llenó de miedo y de dolor cuando unos soldados clavaron las manos de un pobre hombre en su tosca madera. Se sintió áspero, cruel, feo. Pero al domingo siguiente, por la mañana, cuando el sol brilló y la tierra tembló de júbilo debajo de aquellos tablones que diseñaban en el cielo una cruz, el tercer árbol supo que el amor de Dios lo había cambiado todo. El árbol que tanto había soñado con señalar siempre hacia el cielo y hacia Dios, se sintió muy fuerte y adivinó que, en adelante, cuando la gente mirara una cruz estaría sintiendo el infinito amor de Dios a los hombres. Y eso era mucho mejor que ser el árbol más alto y esbelto del mundo.

* * *

"Dios escribe derecho con líneas torcidas", dice un viejo refrán. Los caminos de Dios no suelen coincidir con los caminos de los hombres. En las tareas más humildes, hechas con dedicación y amor, se ocultan formas de grandeza. Con frecuencia, el camino para que se cumplan los sueños, pasa por la pobreza, el olvido y la humildad. La próxima vez que te sientas deprimido porque no sucedieron las cosas como tú esperabas, siéntete feliz porque Dios está preparando algo maravilloso para tí.

* * *

Había una vez un roble que quería ser poeta. Una mañana en que el cielo se vistió de porcelana azul y el sol brillaba como un caramelo de fuego, llegó hasta los pies del roble un leñador. El roble se inclinó para acariciar con sus hojas el rostro del leñador y le susurró al oído:
-Hombre, tú que has sido capaz de convertir la belleza en novia del mar, tú que inventaste el milagro de la palabra y eres capaz de sembrar sueños y esperanzas, hazme poeta.
El leñador, indiferente, o incapaz de entender el lenguaje de los árboles, tomó su hacha y empezó a cortar el tronco del roble. El viejo soñador cayó herido de muerte, aunque en sus ramas la vida seguía sonriendo en el verde de sus hojas. Después, lo llevaron a la ciudad. De sus carnes fabricaron cunas y su corazón fue llevado a una fábrica de creyones.
Los niños empezaron a pintar escuelas y mamás, mariposas, soles, pájaros, estrellas y flores; pintaron corazones y paisajes, caminos, mares y montañas y el roble pudo realizar por fin su sueño de ser poeta.

Recuperado del libro:
Para Educar Valores. Nuevas Parábolas
Autor: Antonio Pérez Esclarin

Contenidos Recomendados