BUSCAR CONTENIDOS

Búsqueda personalizada

Movimiento del 23 de Enero de 1958 | Historia de Venezuela

ADS

Diccionario de Historia
de Venezuela

Diccionario de Historia de Venezuela

Como el «23 de enero de 1958» es conocido el movimiento cívico- militar que derrocó al gobierno de Marcos Pérez Jiménez. Comenzó ese día con la partida hacia la República Dominicana de la «vaca sagrada», el avión presidencial que llevaba a bordo a Pérez Jiménez, su familia y sus más íntimos colaboradores. Así terminaba un régimen que se había impuesto por casi 10 años en Venezuela, y como consecuencia inmediata de la descomposición general del gobierno, de la división en el mando de las Fuerzas Armadas y de un estado de protesta social en todos los rincones del país. El 23 de enero no se puede entender sin tomar en cuenta sus antecedentes más cercanos. En primer lugar, la crisis militar, originada a raíz de los sucesos del 1 de enero de ese mismo año, que trastocó el poder absoluto que hasta entonces tenía el primer mandatario en el seno de las Fuerzas Armadas; el alzamiento de los oficiales de la Fuerza Aérea en la base de Boca de Río, cercana a la ciudad de Maracay y del cuerpo de blindados del cuartel Urdaneta de Caracas al mando del teniente coronel Hugo Trejo, produce una crisis de liderazgo en la institución castrense. A pesar del fracaso de esas acciones, los venezolanos de todos los sectores se pudieron dar cuenta de la situación militar que culminaría con la sublevación, el día 22, de los oficiales al mando de la Escuela Militar en Caracas, así como de las bases navales de La Guaira y Puerto Cabello y de gran parte de los cuarteles en el interior del territorio nacional. En segundo lugar, la crisis política en el seno del propio gobierno producto de la descomposición y fraccionamiento del mismo a raíz del plebiscito de diciembre de 1957 y que origina 2 cambios de gabinete sucesivos, los días 10 y 13 de enero de 1958 respectivamente y la salida hacia el exterior de los personeros más cercanos a Pérez Jiménez vetados por las Fuerzas Armadas, Laureano Vallenilla Lanz, ministro hasta entonces del Interior, y Pedro Estrada, jefe de la policía política del régimen, la Seguridad Nacional. Ante tal cuadro político y militar, comienzan a publicarse diversos manifiestos en contra del gobierno tambaleante, firmados por hombres y mujeres quienes representan los más diversos campos de la actividad económica, profesional y cultural, así como también pronunciamientos públicos de instituciones nacionales como el Colegio de Ingenieros, la Asociación Venezolana de Periodistas, federaciones obreras y sectores empresariales que, hasta ese momento, no habían tenido una oportunidad tan clara de protestar por conformismo, miedo o represión. Al mismo tiempo, los líderes y dirigentes medios de los partidos políticos democráticos se movilizaban a través de la Junta Patriótica, organismo formado el año anterior con la misión de concertar acciones entre dichos partidos en favor de incentivar la lucha popular y la agitación política en contra del gobierno. El momento cumbre de estas acciones es la realización de la huelga general del 21 de enero, en donde convergen la actuación de los partidos, la Junta Patriótica, los estudiantes y sectores empresariales y culturales junto con las masas populares, tomando la revuelta un cariz enteramente unitario y prestándole a los oficiales alzados un apoyo definitivo. En la madrugada del 23 de enero, Pérez Jiménez se ve derrotado y deja el Palacio de Miraflores rumbo a La Carlota, el aeropuerto situado en plena ciudad de Caracas, para tomar el avión que lo conduce a la República Dominicana. Al conocerse la noticia del derrocamiento, el pueblo se lanzó a la calle, saqueando casas de adeptos al régimen; atacando la sede de la policía política (Seguridad Nacional), produciéndose linchamientos de funcionarios. Asimimo destruyeron la sede y los equipos del periódico oficialista El Heraldo. Miraflores, sede del poder nacional, se convierte en pocas horas en el sitio de reunión de los sublevados y de innumerables dirigentes políticos y personalidades, quienes proceden a nombrar una Junta de Gobierno provisional que reemplace el régimen derrocado. La Junta la constituyen el contralmirante Wolfgang Larrazábal como presidente y los coroneles Carlos Luis Araque, Pedro José Quevedo, Roberto Casanova y Abel Romero Villate. Al amanecer del día 23, los venezolanos celebran la caída de Pérez Jiménez y protestan por la presencia en la Junta de Casanova y Romero Villate, quienes habían actuado al lado del gobierno depuesto en los sucesos del 1 de enero. Estos son obligados a renunciar y el día 24 son reemplazados por los empresarios Eugenio Mendoza y Blas Lamberti, designándose también un gabinete provisional compuesto por juristas, empresarios y ejecutivos, reservándose a un militar, el coronel Jesús María Castro León, el Ministerio de la Defensa. La Junta de Gobierno convoca a elecciones para diciembre de ese mismo año; se liberan los presos políticos en todo el país, se amplía la Junta Patriótica con representantes de sectores independientes, ratificándose en la presidencia de la misma al periodista Fabricio Ojeda; se abre el proceso de castigo a los personeros del gobierno perezjimenista y regresan los exiliados. En esos días se iniciaba una nueva etapa en la historia de Venezuela. C.R.M.

BIBLIOGRAFÍA: Así se fraguó la insurrección. Los documentos de la clandestinidad, 1956-1958. Caracas: Ediciones de la Revista Cruz del Sur, 1958; BETANCOURT SOSA, FRANCISCO. Pueblo en rebeldía. Caracas: Ediciones Garrido, 1959; BLANCO MUÑOZ, AGUSTÍN. El 23 de enero de 1958. Caracas: Universidad Central de Venezuela, 1981; BURGGRAAFF, WINFIELD J. The Venezuelan armed forces in politics (1935-1959). St. Louis, Missouri: University of Missouri Press, 1972; DOYLE, JOSEPH. Venezuela 1958: Transition from dictatorship to democracy. Washington, D.C.: George Washington University, 1968; Enero 23 de 1958: reconquista de la libertad. Caracas: Ediciones Centauro, 1982; Fuentes para el estudio del 23 de enero de 1958. Caracas: Congreso de la República; Instituto Autónomo Biblioteca Nacional, 1984. 2 v.; KOLB, GLEN. Democracy and dictatorship in Venezuela 1945-1958. Handen, Connecticut: Archon Books, 1974; MAGALLANES, MANUEL VICENTE. El 23 de enero y las luchas por la democracia en Venezuela. Caracas: Ministerio de Educación, 1978; MÁRQUEZ, POMPEYO. ¿Hacia donde va el 23 de enero? Caracas: Ediciones Pensamiento Vivo, 1959; ORTEGA DÍAZ, PEDRO. El 23 de enero y otras notas de historia. Caracas: Ediciones La Muralla, 1969; PADRÓN, PACIANO, comp. 1958 en la caricatura política. Caracas: Congreso de la República, 1985; PLAZA, ELENA. El 23 de enero de 1958. Caracas: G. & T. Editores, 1978; RANGEL, DOMINGO ALBERTO. La revolución de las fantasías. Caracas: Ediciones Ofidi, 1966; RIVAS RIVAS, JOSÉ, comp. Los manifiestos de la liberación. Caracas: Editorial Pensamiento Vivo, 1958; RODRÍGUEZ, MANUEL ALFREDO. Tres décadas caraqueñas. Caracas: Monte Ávila, 1975; RODRÍGUEZ ITURBE, JOSÉ. Crónica de la década militar. Caracas: Ediciones Nueva Política, 1984; TREJO, HUGO. La revolución no ha terminado. Caracas: Vadell Hermanos, 1977; TAYLOR, PHILIP B., Jr. The Venezuelan Golpe de Estado of 1958: The Fall of Marcos Pérez Jiménez. Washington, D.C.: Institute for the Comparative Study of Political Systems, 1968; UMAÑA BERNAL, JOSÉ. Testimonio de la revolución. Caracas: Tipografía Vargas, 1958.

Información recuperada de:
Diccionario de Historia de Venezuela. 2da Edición. Caracas: Fundación Polar, 1997.

BUSCAR CONTENIDOS

Búsqueda personalizada

ADD THIS