Triunvirato Ejecutivo de 1811 | Historia de Venezuela

Diccionario de Historia
de Venezuela

Diccionario de Historia de Venezuela



1811-1812

Cuerpo político colegiado compuesto de 3 miembros, que ejerció el Poder Ejecutivo durante la Primera República. Fue creado por el Congreso Constituyente, el 5 de marzo de 1811. En los documentos de la época se le llama Poder Ejecutivo de la Confederación (o de las Provincias Unidas) de Venezuela, pero históricamente es conocido también como Triunvirato Ejecutivo. Los miembros nombrados por el Congreso fueron, en este orden: el jurista Cristóbal de Mendoza, el militar Juan de Escalona y el hacendista Baltasar Padrón. Los 3 ejercían el poder colectivamente con sede en la ciudad de Caracas, pero se turnaban cada semana para ocupar la presidencia del cuerpo. Por decreto legislativo del 6 de marzo la Junta Suprema que desde abril de 1810 gobernaba a Venezuela cesó en sus funciones. Su presidente (que era entonces Feliciano Palacios Blanco) entregó el poder al Triunvirato, el cual empezó sus actividades en la tarde del mismo día 6. Como Cristóbal de Mendoza se hallaba entonces en Barinas, entró interinamente en lugar suyo el suplente Manuel Moreno de Mendoza, militar como Escalona. El 25 de abril llegó a la capital Cristóbal de Mendoza, quien se posesionó de inmediato del cargo. De este modo, los 3 miembros principales, Mendoza, Escalona y Padrón (así como el suplente Moreno de Mendoza) ejercieron varias veces la presidencia del Poder Ejecutivo y, por consiguiente, de la República. Sin embargo, se considera primer presidente de Venezuela a Cristóbal de Mendoza, porque él figuraba a la cabeza de los designados el 5 de marzo por el Congreso, aunque no se posesionase de inmediato por estar ausente de la capital. Cuando se declaró la independencia el 5 de julio de 1811, Mendoza suscribió ese mismo día, como presidente en turno, junto con sus colegas Escalona y Padrón, la proclama en la cual se anunciaba dicho acontecimiento. El día 8 de julio una comisión del Congreso encabezada por Juan Germán Roscio presentó a los triunviros el Acta de la Independencia, la cual fue refrendada de inmediato por ellos, correspondiéndole a Mendoza firmar como presidente en turno. Durante los meses siguientes el Poder Ejecutivo plural continuó desempeñando sus funciones, con la colaboración de los secretarios de Estado (o ministros), que ya existían desde la época de la Junta Suprema. Cuando era necesario, alguno de los triunviros o un secretario de Estado pasaba al Congreso para informar (en sesión pública o secreta, según los casos) acerca de los asuntos militares, políticos, fiscales, económicos, religiosos, sociales o diplomáticos que exigían el acuerdo de los 2 poderes. En general reinaba un ambiente de mutuo respeto, aunque no dejaron de presentarse discrepancias, como ocurrió a propósito del juicio contra los insurrectos de Valencia y también acerca de la conducta del general Francisco de Miranda al debelar aquel movimiento. A partir de septiembre de 1811 el triunviro Mendoza fue sustituido en varias oportunidades por el suplente Moreno de Mendoza. Una de las gestiones más notables del Poder Ejecutivo durante ese período fue la conclusión de un tratado de amistad y alianza con el Estado de Cundinamarca, fruto de la misión diplomática llevada a cabo en Bogotá por el canónigo José Cortés de Madariaga; tratado que fue ratificado por el Congreso el 22 de octubre de 1811, con modificaciones. En diciembre, al ser aprobada por el Congreso la Constitución Federal, este mismo cuerpo dictó disposiciones para su aprobación por las asambleas provinciales y para la elección de un nuevo Poder Ejecutivo compuesto también de 3 miembros. Entre tanto, el que venía existiendo desde marzo de 1811 continuó activo durante los primeros meses de 1812. Como el Congreso había acordado trasladarse a la ciudad de Valencia (que quedaba convertida en capital de Venezuela en lugar de Caracas), el Poder Ejecutivo manifestó en varias oportunidades, en enero y febrero de 1812, su negativa a establecerse en dicha ciudad, lo cual suscitó una controversia entre los 2 poderes. Finalmente, el Congreso se trasladó a Valencia, donde reanudó sus sesiones el 16 de marzo de 1812. Pero de los miembros del Triunvirato sólo Mendoza viajó desde Caracas a la nueva capital. De todos modos, realizadas la elecciones en las provincias, el Congreso escogió el 21 de marzo entre las 9 personas que habían recibido el mayor número de sufragios a los integrantes del nuevo Poder Ejecutivo. Fueron éstos Fernando Rodríguez del Toro, Francisco Javier Ustáriz y Francisco Espejo; como suplente quedó Francisco Javier Mayz. Las dificultades creadas por el terremoto del 26 de marzo de 1812 y la crisis político-militar abierta por el avance de las fuerzas realistas al mando de Domingo de Monteverde, hicieron prácticamente nula la actuación de este segundo Triunvirato. Ni Toro ni Ustáriz llegaron a ir a Valencia, y no fue sino el 3 de abril cuando Francisco Espejo pudo presentarse en esa ciudad y juramentarse junto con el suplente Mayz (que era diputado) para dejar constituido el Triunvirato con sólo 2 de sus miembros. El día 4, el Congreso acordó conferir al Poder Ejecutivo de la Confederación facultades extraordinarias, y se puso en receso el 6 de abril de 1812. El 23 de ese mes el Poder Ejecutivo, mediante una comunicación del secretario de Guerra y Marina, José de Sata y Bussy, nombró a Miranda generalísimo de las Fuerzas Armadas de la Confederación «…con absolutas facultades (...) para salvar nuestro territorio invadido por los enemigos de la libertad…», según se le decía. Miranda aceptó. El Poder Ejecutivo se estableció en La Victoria. Fernando Rodríguez del Toro, quien aún se resentía de la herida recibida en la batalla de Valencia en julio de 1811, se separó del Triunvirato, y fue sustituido por Juan Germán Roscio. El 19 de mayo se celebró en la hacienda de la Trinidad de Tapatapa, en Maracay, una conferencia a la cual asistieron, además del generalísimo Miranda, el letrado Roscio, representante del Ejecutivo Federal, Francisco Talavera, del Ejecutivo de la provincia de Caracas, y José Vicente Mercader por la Cámara de Representantes de la misma provincia. Miranda, escribe Parra Pérez, «…recibió expresamente y además de todas las facultades delegadas por el Congreso al Ejecutivo Federal, la de tratar directamente con las naciones extranjeras y de América…» El Triunvirato cesó en sus funciones, pero Roscio y Espejo permanecieron como consejeros al lado de Miranda, quien asumió ese día el gobierno de la Confederación de Venezuela. M.P.V.

Información recuperada de:
Diccionario de Historia de Venezuela. 2da Edición. Caracas: Fundación Polar, 1997.

Contenidos Recomendados