NEHEMÍAS 12, 13 | Tesoros de la Biblia: semana del 22-28 de febrero

NEHEMÍAS 12, 13 | TESOROS DE LA BIBLIA: SEMANA DEL 22-28 DE FEBRERO

TEXTOS BÍBLICOS Y REFERENCIAS PARA LA REUNIÓN VIDA Y MINISTERIO CRISTIANOS
LEER Y ESCUCHAR LA BIBLIA EN LÍNEA EN JW.ORG:



TESOROS DE LA BIBLIA | NEHEMÍAS 12, 13


“LECCIONES QUE APRENDEMOS DE NEHEMÍAS” (10 MINS.):


Nehemías defendió la adoración verdadera con fervor

13:4-9, 15-21, 23-27
o El sumo sacerdote Eliasib se dejó influir por Tobías, que era enemigo de la religión verdadera.
o Eliasib le hizo a Tobías un comedor en el templo.
o Nehemías echó fuera los muebles de Tobías y limpió el lugar para que se utilizara de nuevo de forma apropiada.
o Nehemías siguió luchando por quitar toda la impureza espiritual de Jerusalén.

Ne 13:4-9. Evitemos las malas compañías (w13 15/8 pág. 4 párrs. 5-8).

Nehemías 13:4-9 Traducción del Nuevo Mundo con referencias
4 Antes de esto, sin embargo, Eliasib el sacerdote encargado de un comedor de la casa de nuestro Dios era pariente de Tobías; 5 y procedió a hacerle un comedor grande, donde anteriormente habían estado poniendo con regularidad la ofrenda de grano, el olíbano, y los utensilios, y el décimo del grano, del vino nuevo y del aceite, a lo cual tienen derecho los levitas y los cantores y los porteros, y la contribución para los sacerdotes.
6 Y durante todo este [tiempo] yo no me hallaba en Jerusalén, porque en el año treinta y dos de Artajerjes el rey de Babilonia yo fui al rey, y algún tiempo después pedí licencia del rey. 7 Entonces vine a Jerusalén y llegué a fijarme en la maldad que Eliasib había cometido a favor de Tobías al haberle hecho un salón en el patio de la casa del Dios [verdadero]. 8 Y me pareció muy mal. De manera que arrojé fuera del comedor todos los muebles de la casa de Tobías. 9 Después de eso dije [la palabra] y los comedores fueron limpiados; y procedí a poner allí de nuevo los utensilios de la casa del Dios [verdadero], con la ofrenda de grano y el olíbano.
Ustedes han sido santificados
5, 6. ¿Quiénes fueron Eliasib y Tobías, y cuál era quizá el motivo por el que tenían una estrecha relación?
5 (Lea Nehemías 13:4-9.) No es fácil mantenerse santo en medio de tantas malas influencias. Pensemos en el caso de Eliasib y Tobías. Eliasib era el sumo sacerdote. Tobías era ammonita y, probablemente, un representante de bajo rango del gobierno persa en Judea. Anteriormente, Tobías y sus socios se habían opuesto a que Nehemías reconstruyera las murallas de Jerusalén (Neh. 2:10). Además, los ammonitas tenían prohibida la entrada al recinto del templo (Deut. 23:3). Entonces, ¿por qué le reservó el sumo sacerdote un comedor allí a un hombre como Tobías?
6 Tobías tenía una estrecha relación con Eliasib. Tobías, al igual que su hijo Jehohanán, se había casado con una mujer judía, y muchos judíos hablaban bien de él (Neh. 6:17-19). Además, un nieto de Eliasib estaba casado con la hija de Sanbalat, gobernador de Samaria, que era uno de los colaboradores más estrechos de Tobías (Neh. 13:28). Así pues, estos lazos quizás expliquen por qué el sumo sacerdote Eliasib se dejó influir por un adversario pagano. En cambio, Nehemías demostró su lealtad a Jehová al echar del comedor todos los muebles de Tobías.
7. ¿Cómo pueden permanecer santos delante de Jehová los ancianos y los demás cristianos?
7 Como pueblo dedicado a Dios, tenemos que ser leales a él antes que a nadie. Para permanecer santos delante de Jehová, es imprescindible que cumplamos sus justas normas. Por eso, jamás debemos poner los lazos familiares por encima de los principios bíblicos. Y los ancianos cristianos siempre deben guiarse por el criterio de Jehová, no por sus propias opiniones o sentimientos (1 Tim. 5:21). Tienen que asegurarse de no hacer nada que los lleve a perder la aprobación de Dios (1 Tim. 2:8).
8. ¿Qué debemos recordar sobre las compañías todos los siervos dedicados de Jehová?
8 Nunca olvidemos que “las malas compañías echan a perder los hábitos útiles” (1 Cor. 15:33). Algunos de nuestros parientes podrían no ser una buena influencia en nuestra vida. Eliasib había dado un buen ejemplo a los judíos al prestarle todo su apoyo a Nehemías en la reconstrucción de las murallas de Jerusalén (Neh. 3:1). Sin embargo, poco a poco se dejó influir por Tobías y otras personas, y terminó haciendo cosas que lo contaminaron a la vista de Jehová. Las buenas amistades nos animan a realizar actividades cristianas útiles, como leer la Biblia, asistir a las reuniones y predicar las buenas nuevas. ¿Y verdad que a los familiares que nos animan a hacer la voluntad de Dios les tenemos especial aprecio y cariño?

Ne 13:15-21. Demos prioridad a las cosas espirituales (w13 15/8 págs. 5, 6 párrs. 13-15).

Nehemías 13:15-21 Traducción del Nuevo Mundo con referencias
15 En aquellos días vi en Judá a personas que pisaban los lagares en sábado y traían montones de grano y [los] cargaban sobre asnos, y también vino, uvas e higos y toda suerte de carga, y [los] introducían en Jerusalén en día de sábado; y procedí a testificar [contra ellos] en el día que vendían provisiones. 16 Y en [la ciudad] moraban los tirios mismos, los cuales introducían pescado y toda suerte de mercancías, y hacían ventas en sábado a los hijos de Judá y en Jerusalén. 17 De manera que empecé a señalar sus faltas a los nobles de Judá y a decirles: “¿Qué es esta cosa mala que ustedes están haciendo, aun profanando el día de sábado? 18 ¿No fue así como hicieron sus antepasados, de manera que nuestro Dios trajo sobre nosotros toda esta calamidad, y también sobre esta ciudad? No obstante, ustedes están añadiendo a la cólera ardiente contra Israel al profanar el sábado”.
19 Y aconteció que, tan pronto como las puertas de Jerusalén hubieron quedado envueltas en sombras antes del sábado, inmediatamente dije [la palabra], y las puertas empezaron a cerrarse. Dije además que no las abrieran sino hasta después del sábado; y aposté a algunos de mis propios servidores a las puertas para que no entrara ninguna carga en día de sábado. 20 En consecuencia, los comerciantes y los vendedores de toda suerte de mercancías pasaron la noche fuera de Jerusalén una vez y la segunda vez. 21 Entonces procedí a testificar contra ellos y a decirles: “¿Por qué están pasando la noche enfrente del muro? Si lo hacen otra vez, les echaré mano”. Desde ese tiempo en adelante no vinieron en sábado.
Ustedes han sido santificados
13. ¿Cómo pasaban por alto la celebración del sábado algunos judíos?
13 (Lea Nehemías 13:15-21.) Si estamos demasiado preocupados por las cosas materiales, nuestra espiritualidad puede marchitarse poco a poco. Según leemos en Éxodo 31:13, la celebración semanal del sábado recordaba a los israelitas que eran un pueblo santificado, así que ese séptimo día debía reservarse para adorar a Jehová en familia, orar y meditar en la Ley. Sin embargo, para algunos contemporáneos de Nehemías, se había convertido en un día como otro cualquiera. El servicio a Dios se estaba quedando en segundo plano. Al ver lo que ocurría, Nehemías ordenó que las puertas de la ciudad se cerraran al anochecer del sexto día y echó a los comerciantes extranjeros.
14, 15. a) ¿Qué puede ocurrirnos si no ponemos límites a nuestros esfuerzos por ganar dinero? b) ¿Cómo podemos entrar en el descanso de Dios?
14 ¿Qué nos enseña el ejemplo de Nehemías? Entre otras cosas, que debemos poner límites a nuestros esfuerzos por ganar dinero. Si no lo hacemos, es fácil que nos distraigamos o hasta lleguemos a tener un corazón dividido, sobre todo si nos gusta nuestro trabajo. Recordemos la advertencia de Jesús sobre ser esclavo de dos amos (lea Mateo 6:24). Nehemías tenía recursos económicos, pero ¿a qué dedicó su tiempo mientras estuvo en Jerusalén? (Neh. 5:14-18.) En vez de establecer lazos comerciales con los tirios o con otros mercaderes, se dedicó a ayudar a sus hermanos y a realizar actividades que santificaban el nombre de Jehová. De igual manera hoy día, los ancianos y los siervos ministeriales se concentran en actividades que benefician a la congregación, y sus hermanos en la fe los aman por ello. Como resultado, entre los siervos de Dios se respira un ambiente de amor, de paz y de seguridad (Ezeq. 34:25, 28).
15 Aunque a los cristianos no se nos pide que observemos el sábado, el apóstol Pablo escribió que “queda un descanso sabático para el pueblo de Dios”. Y añadió: “El hombre que ha entrado en el descanso de Dios ha descansado él mismo también de sus propias obras, así como Dios de las suyas” (Heb. 4:9, 10). Los cristianos podemos entrar en el descanso de Dios obedeciéndole y colaborando en el cumplimiento de su propósito. ¿Están usted y sus seres queridos poniendo en primer lugar en su vida la adoración en familia, la asistencia a las reuniones y la predicación? Quizás tengamos que ponernos firmes con nuestro patrón o nuestros asociados, sobre todo si no respetan nuestras prioridades teocráticas. Por así decirlo, quizás debamos “cerrar las puertas de la ciudad y echar a los tirios” a fin de anteponer y atender debidamente las cosas sagradas. Puesto que Dios nos ha santificado, es preciso que nos preguntemos: “¿Refleja mi modo de vivir que Jehová me ha separado para su servicio?” (Mat. 6:33).

Ne 13:23-27. No perdamos nuestra identidad cristiana (w13 15/8 págs. 6, 7 párrs. 16-18).

Nehemías 13:23-27 Traducción del Nuevo Mundo con referencias
23 También, en aquellos días vi a los judíos que habían dado morada a esposas asdoditas, ammonitas [y] moabitas. 24 Y en cuanto a sus hijos, la mitad hablaba asdodeo, y no había ninguno de ellos que supiera hablar judío, sino en la lengua de los diferentes pueblos. 25 Y empecé a señalarles sus faltas y a invocar el mal contra ellos y a golpear a algunos hombres de ellos y a arrancarles el cabello y a hacerles jurar por Dios: “No deben dar sus hijas a los hijos de ellos, y no deben aceptar a ninguna de las hijas de ellos para los hijos de ustedes ni para ustedes mismos. 26 ¿No fue a causa de estas que Salomón el rey de Israel pecó? Y entre las muchas naciones resultó que no hubo rey como él; y sucedió que fue amado de su Dios, de modo que Dios lo constituyó rey sobre todo Israel. Aun a él las esposas extranjeras le hicieron pecar. 27 Y ¿no es algo inaudito el que ustedes cometan toda esta gran maldad de actuar infielmente contra nuestro Dios, dando morada a esposas extranjeras?”.
Ustedes han sido santificados
16. ¿Cómo pusieron en peligro los israelitas su identidad como pueblo santificado de Dios?
16 (Lea Nehemías 13:23-27.) En tiempos de Nehemías, los israelitas se estaban casando con extranjeras. En su primera visita a Jerusalén, él se había encargado de que todos los ancianos firmaran un acuerdo escrito en el que juraban que ni ellos ni los demás judíos se casarían con mujeres paganas (Neh. 9:38; 10:30). Sin embargo, algunos años más tarde se encontró con que los israelitas no solo habían tomado esposas extranjeras, sino que estaban a punto de perder su identidad como pueblo santificado de Dios. Los hijos de aquellas mujeres paganas no sabían leer ni hablar hebreo. Cuando se hicieran adultos, ¿se identificarían como israelitas? ¿O más bien se considerarían asdoditas, ammonitas o moabitas? ¿Cómo iban a entender la Ley de Dios si no sabían hebreo? ¿Cómo podrían llegar a conocer a Jehová y elegir servirle a él en vez de a los dioses falsos que sus madres adoraban? Había que actuar rápidamente y con decisión, y Nehemías lo hizo (Neh. 13:28).
17. ¿Cómo pueden los padres ayudar a sus hijos a tener una relación personal con Jehová?
17 Hoy día debemos actuar con decisión para que nuestros hijos adquieran la identidad cristiana, para que se sientan verdaderos cristianos. Padres, pregúntense: “¿Dominan mis hijos el ‘lenguaje puro’ de la verdad? ¿Reflejan sus conversaciones la influencia del espíritu de Dios, o la del espíritu del mundo?” (Sof. 3:9). No se desanimen si ven cosas en las que ellos necesitan mejorar. Aprender un idioma toma tiempo, sobre todo cuando uno vive rodeado de distracciones. Este mundo somete a sus hijos a enormes presiones. Por lo tanto, sean pacientes y aprovechen la Noche de Adoración en Familia y otras oportunidades para ayudarlos a cultivar una estrecha relación con Jehová (Deut. 6:6-9). Destaquen los beneficios de ser diferentes de quienes pertenecen al mundo de Satanás (Juan 17:15-17). Y esfuércense por llegar a su corazón.
18. ¿Por qué son los padres quienes mejor pueden preparar a sus hijos para dedicarse a Jehová?
18 Al final, cada hijo decidirá si desea servir a Dios o no. Pero los padres pueden ayudarlos de muchas maneras. Está en su mano darles un buen ejemplo, fijar límites claros y hablar con ellos sobre las consecuencias de sus decisiones. Padres, nadie mejor que ustedes puede prepararlos para dedicarse a Jehová. Ellos necesitan su ayuda para adquirir la identidad cristiana y no perderla. En realidad, todos nosotros tenemos que estar en guardia para no perder nuestras simbólicas “prendas de vestir exteriores”, las cualidades y normas que nos identifican como seguidores de Cristo (Rev. 3:4, 5; 16:15).

BUSQUEMOS PERLAS ESCONDIDAS (8 MINS.):


Ne 12:31. ¿Qué efecto habrá producido el canto en dos coros? (it-2 445 párr. 2).

Nehemías 12:31 Traducción del Nuevo Mundo con referencias
31 Entonces hice subir a los príncipes de Judá sobre el muro. Además, nombré dos grandes coros y procesiones de acción de gracias, [y una de ellas iba andando] a la derecha sobre el muro hacia la Puerta de los Montones de Ceniza.
Música
Parece ser que en Israel el canto en grupo era principalmente antifonal, ya sea porque el coro se dividía en dos grupos vocales, alternándose en cantar estrofas paralelas, o porque un solista se alternaba con un coro que contestaba. Al parecer las Escrituras se refieren a esta acción del coro con la expresión ‘responder’. (Éx 15:21; 1Sa 18:6, 7.) El mismo estilo de escritura de algunos salmos, como el Salmo 136, muestra que se practicaba este tipo de canto. El relato sobre los dos grandes coros de acción de gracias del tiempo de Nehemías y de su papel en la inauguración del muro de Jerusalén también da a entender que cantaron de este modo. (Ne 12:31, 38, 40-42; véase CANCIÓN.)

Ne 13:31b. ¿Qué le pedía Nehemías a Jehová? (w11 1/2 pág. 14 párrs. 3-5).


Nehemías 13:31 Traducción del Nuevo Mundo con referencias
31 aun para el suministro de leña a tiempos señalados, y para los primeros frutos maduros.
Acuérdate de mí, sí, oh Dios mío, para bien.
“Acuérdate de mí, sí, oh Dios mío, para bien”
Nehemías oró: “Acuérdate de mí, sí, oh Dios mío, para bien”. ¿Por qué hizo esa petición? ¿Acaso temía que Dios se olvidara de él o que no prestara atención a sus buenas obras? En absoluto. Él sabía que Jehová se interesa por sus siervos y valora su lealtad, pues otros escritores bíblicos así lo habían indicado (Éxodo 32:32, 33; Salmo 56:8). Entonces, ¿qué quiso decir? Según cierta obra de consulta, el término hebreo que en este versículo se traduce “acuérdate” tiene relación con “los sentimientos de aprecio y las acciones que acompañan al recuerdo”. Con plena fe en el poder de la oración, Nehemías le estaba pidiendo a Dios que lo recordara con cariño y que lo bendijera (Nehemías 2:4).
¿Escuchó Jehová su oración? Claro que sí. El hecho de que Dios haya tenido a bien incluir la oración de Nehemías en su Palabra inspirada indica que lo recuerda con cariño. Pero Jehová, el “Oidor de la oración”, también se acordará de él en otro sentido (Salmo 65:2).
Dios lo recompensará por todo lo que hizo por la religión verdadera (Hebreos 11:6). ¿Cómo? Cuando Dios cumpla su promesa de convertir la Tierra en un paraíso, lo resucitará y le dará la oportunidad de vivir para siempre (2 Pedro 3:13; Revelación [Apocalipsis] 21:3, 4). Y entonces, este fiel siervo de Dios verá que, en efecto, Jehová se acordó de él.

¿Qué me enseña sobre Jehová la lectura bíblica de esta semana?


¿Qué ideas de la lectura bíblica de esta semana pueden servirme en la predicación?


NEHEMÍAS 12, 13 | SUGERENCIAS PARA SUS COMENTARIOS PERSONALES


(NEHEMÍAS 12:11)

“Y Joiadá mismo llegó a ser padre de Jonatán, y Jonatán mismo llegó a ser padre de Jadúa.”

*** it-2 pág. 112 Johanán ***
7. Nieto de Eliasib, el sumo sacerdote contemporáneo de Nehemías. El que en Nehemías 12:11 se le llame “Jonatán” quizás se deba a un error en la transcripción, pues los nombres “Johanán” y “Jonatán” son muy similares en hebreo. Johanán (Juan) se menciona en Nehemías 12:22, 23 y en una carta hallada entre los papiros de Elefantina, en la que se le atribuye el cargo de sumo sacerdote. (Antigüedades Judías, de F. Josefo, libro XI, cap. VII, sec. 1.)

*** it-2 pág. 119 Jonatán ***
12. Hijo de Joiadá y nieto del sumo sacerdote Eliasib. (Ne 12:10, 11.) Se cree que el versículo 11 debería leer en realidad “Johanán” en lugar de “Jonatán”, pues Nehemías 12:22, 23 llama a Johanán “hijo de Eliasib”, y en este caso “hijo” puede significar “nieto”. (Véase JOHANÁN núm. 7.)

(NEHEMÍAS 12:22)

“Los levitas en los días de Eliasib, Joiadá y Johanán y Jadúa estaban registrados como cabezas de casas paternas, también los sacerdotes, hasta la gobernación real de Darío el persa.”

*** it-1 pág. 634 Darío ***
3. En Nehemías 12:22 se encuentra el registro de los cabezas de las casas paternas levitas “en los días de Eliasib, Joiadá y Johanán y Jadúa [...] hasta la gobernación real de Darío el persa”. Ya que Eliasib era el sumo sacerdote cuando Nehemías regresó a Jerusalén (Ne 3:1), y puesto que para el tiempo de la segunda visita de Nehemías a aquella ciudad (después del año trigésimo segundo de Artajerjes [443 a. E.C.]), Joiadá tenía un hijo casado (Ne 13:28), es probable que el “Darío” mencionado fuese Darío Ocos (llamado también Notos), que reinó de 423 a 405 a. E.C.
Una carta hallada entre los papiros de Elefantina, que se cree que datan de los últimos años del siglo V a. E.C., hace referencia a “Johanán” como el sumo sacerdote de Jerusalén en aquel tiempo.

*** it-1 pág. 778 Egipto, egipcio ***
Debido a este hecho, hubo una colonia judía en Elefantina (Yeb, en egipcio), isla del Nilo cercana a Asuán, a unos 690 Km. al S. de El Cairo. Un valioso hallazgo de papiros revela las condiciones existentes en ese lugar durante el siglo V a. E.C., cuando Esdras y Nehemías cumplían con su comisión en Jerusalén. Estos documentos, escritos en arameo, contienen el nombre de Sanbalat de Samaria (Ne 4:1, 2) y del sumo sacerdote Johanán. (Ne 12:22.)

*** it-2 pág. 654 Persia, persas ***
Hasta la caída y la división del imperio. Diodoro de Sicilia nos proporciona la siguiente información respecto a los sucesores de Artajerjes Longimano en el trono de Persia: “En Asia el rey Jerjes murió tras un reinado de un año o, como algunos registran, dos meses; su hermano Sogdiano le sucedió en el trono y reinó por siete meses. Este a su vez fue asesinado por Darío, quien reinó por diecinueve años”. (Biblioteca histórica, XII, 71, 1.) El verdadero nombre de este último era Ocos, pero adoptó el de Darío (Darío II) cuando subió al trono. Al parecer se trata del Darío mencionado en Nehemías 12:22.

(NEHEMÍAS 12:27)

“Y en la inauguración del muro de Jerusalén buscaron a los levitas, para traerlos de todos sus lugares a Jerusalén para tener una inauguración y un regocijo hasta con acciones de gracias y con canto, címbalos [e] instrumentos de cuerda, y con arpas.”

*** w86 15/2 pág. 26 Triunfa la adoración verdadera ***
♦ 12:27—¿Cuándo se inauguró el muro?
El muro quedó completado el día 25 del sexto mes, Elul, del año 455 a. de la E.C. y, al mes siguiente, se celebraron grandes reuniones (6:15; 8:2; 9:1). La inauguración probablemente fue el punto culminante de aquella ocasión gozosa.

(NEHEMÍAS 12:31)

“Entonces hice subir a los príncipes de Judá sobre el muro. Además, nombré dos grandes coros y procesiones de acción de gracias, [y una de ellas iba andando] a la derecha sobre el muro hacia la Puerta de los Montones de Ceniza.”

*** it-1 pág. 876 Estiércol ***
Una de las puertas de Jerusalén era la “Puerta de los Montones de Ceniza”, llamada normalmente “Puerta del Estiércol”. (Ne 2:13; 3:13, 14; 12:31.) Estaba situada a mil codos (445 m.) al E. de la Puerta del Valle y, por lo tanto, al S. del monte Sión. Es probable que recibiese este nombre debido a los desperdicios que se amontonaban en el valle de Hinón, al que se salía por esta puerta; quizás también se sacara por ella la basura de la ciudad.

*** it-2 pág. 445 Música ***
Parece ser que en Israel el canto en grupo era principalmente antifonal, ya sea porque el coro se dividía en dos grupos vocales, alternándose en cantar estrofas paralelas, o porque un solista se alternaba con un coro que contestaba. Al parecer las Escrituras se refieren a esta acción del coro con la expresión ‘responder’. (Éx 15:21; 1Sa 18:6, 7.) El mismo estilo de escritura de algunos salmos, como el Salmo 136, muestra que se practicaba este tipo de canto. El relato sobre los dos grandes coros de acción de gracias del tiempo de Nehemías y de su papel en la inauguración del muro de Jerusalén también da a entender que cantaron de este modo. (Ne 12:31, 38, 40-42; véase CANCIÓN.)

*** it-2 pág. 760 Puerta, paso de entrada ***
Puerta de los Montones de Ceniza. A esta puerta también se la conoce como la Puerta de los Tiestos, aunque por lo general se la llama la Puerta del Estiércol. (Ne 2:13; 12:31.) Según el relato de Nehemías, estaba 1.000 codos (445 m.) al E. de la Puerta del Valle (Ne 3:13, 14),

*** it-2 pág. 760 Puerta, paso de entrada ***
Aunque no se dice, parece que la procesión inaugural salió desde la Puerta del Valle: un grupo marchó hacia el E., en dirección a la Puerta de los Montones de Ceniza, y el otro hacia el NO., pasando por la Puerta de la Esquina y la Torre de los Hornos de Cocer. (Ne 12:31-40.)

(NEHEMÍAS 12:37)

“Y a la Puerta de la Fuente, y directamente enfrente de ellos, subieron por la Escalera de la Ciudad de David, por la subida del muro más arriba de la Casa de David, y hasta la misma Puerta del Agua al oriente.”

*** it-1 pág. 641 David, Ciudad de ***
Las referencias bíblicas hasta ahora examinadas permiten deducir que si bien parece que Jerusalén se extendió con el transcurso del tiempo, la Ciudad de David evolucionó por separado. Esta diferenciación se mantuvo incluso después del cautiverio babilonio, pues durante el período de reconstrucción de los muros de Jerusalén, se hizo mención de ciertos lugares de la Ciudad de David. (Ne 3:15, 16.) “La Escalera de la Ciudad de David”, por ejemplo, parece que conducía al exterior desde el extremo meridional de la ciudad. (Ne 12:37.) Las excavaciones practicadas en este lugar han puesto al descubierto vestigios de aquella escalera y aún se ve una sección de peldaños toscamente cortados en la roca que conducen desde ese punto hacia la ladera.

*** it-2 págs. 760-761 Puerta, paso de entrada ***
Puerta de la Fuente. Esta puerta se llamaba así porque daba acceso a un manantial o fuente cercano, posiblemente En-roguel, que estaba por debajo de la confluencia del valle de Cedrón con el valle de Hinón. Probablemente se hallaba en el extremo S. de la colina oriental de la ciudad (es decir, al S. de la “Ciudad de David”). (Ne 2:14; 3:15; 12:37.) Por la Puerta de la Fuente podían salir a En-roguel los que vivían en la Ciudad de David, mientras que la Puerta de los Montones de Ceniza, al SO., era la salida más conveniente para los residentes del valle de Tiropeón y de la colina sudoccidental de la ciudad.

(NEHEMÍAS 12:38)

“Y el otro coro de acción de gracias iba andando enfrente, y yo después de él, así como la mitad de la gente, sobre el muro por encima de la Torre de los Hornos de Cocer y adelante al Muro Ancho,”

*** it-1 pág. 1176 Horno ***
“La Torre de los Hornos de Cocer” de Jerusalén se reparó bajo la dirección de Nehemías durante la restauración de los muros de la ciudad. (Ne 3:11; 12:38.) El origen del nombre es incierto, pero se ha comentado que la torre se llamó así debido a que en sus cercanías había hornos comerciales.

*** it-2 pág. 593 Panadero ***
Años más tarde, cuando se reedificaron los muros de Jerusalén bajo la supervisión de Nehemías, también se reparó “la Torre de los Hornos de Cocer”. (Ne 3:11; 12:38.) No se sabe exactamente la razón de que la torre recibiera ese nombre tan poco común, pero es posible que se debiera a que allí estaban situados los hornos de los panaderos.

*** it-2 pág. 1145 Torre ***
Las torres de Jerusalén. La Torre de los Hornos de Cocer estaba situada en el extremo NO. de la ciudad, cerca o al lado de la Puerta de la Esquina. (Ne 3:11; 12:38.) No se sabe con seguridad por qué se le dio ese nombre, pero es muy posible que se deba a que los panaderos estaban por aquellos alrededores. Puede que haya sido una de las torres que Uzías edificó durante su reinado en Jerusalén, de 829 a 778 a. E.C. (2Cr 26:9.)

(NEHEMÍAS 12:39)

“y por encima de la Puerta de Efraín y adelante a la Puerta de la [Ciudad] Vieja y hasta la misma Puerta del Pescado y la Torre de Hananel y la Torre de Meah y adelante a la Puerta de las Ovejas; y se detuvieron en la Puerta de la Guardia.”

*** it-2 pág. 761 Puerta, paso de entrada ***
No se menciona la Puerta de los Caballos en el relato de la procesión inaugural, seguramente debido a que las dos procesiones se desviaron, una en la Puerta del Agua y la otra en la Puerta de la Guardia, y no recorrieron la sección de la muralla que quedaba al E. del templo, donde se hallaban la Puerta de los Caballos y la Puerta de la Inspección. (Ne 12:37-40.)

*** it-2 págs. 759-760 Puerta, paso de entrada ***
Puerta de la Ciudad Vieja. La Puerta de la Ciudad Vieja estaba situada en el lado noroccidental de la ciudad, entre la Puerta del Pescado y la Puerta de Efraín. (Ne 3:6; 12:39.) En hebreo su nombre es solo “Puerta de la Vieja”, al que algunos traductores añaden la palabra “ciudad”. Se cree que se llamaba así por haber sido la entrada principal a la ciudad vieja desde el N. Debió estar en la unión del Muro Ancho (el límite septentrional de la ciudad vieja) con el muro occidental del segundo barrio. Algunos comentaristas creen que esta puerta es aquella a la que Zacarías llama “Primera Puerta” en un comentario, al parecer, alusivo a los límites oriental y occidental de la ciudad, en el que menciona las puertas que había “desde [1] la Puerta de Benjamín hasta el mismo lugar de [2] la Primera Puerta, hasta la misma [3] Puerta de la Esquina”, y de ahí hacia los límites septentrional y meridional “desde la Torre de Hananel hasta las mismas tinas de lagar del rey”. (Zac 14:10.) Otros relacionan la Puerta de la Ciudad Vieja con la “Puerta del Medio” mencionada en Jeremías 39:3. Hay quien llama a la Puerta de la Ciudad Vieja “puerta Mishneh”, y la ubica en el muro occidental del segundo barrio.

*** it-2 pág. 759 Puerta, paso de entrada ***
El relato de Nehemías sobre la reconstrucción del muro y la marcha inaugural sitúa la Puerta del Pescado al O. de la Puerta de las Ovejas, probablemente cerca del extremo N. del valle de Tiropeón. (Ne 3:3; 12:39.)

*** it-2 pág. 758 Puerta, paso de entrada ***
Puerta de las Ovejas. El sumo sacerdote Eliasib y los sacerdotes que estaban con él reedificaron La Puerta de las Ovejas (Ne 3:1, 32; 12:39), lo que parece indicar que estaba cerca del recinto del templo. Probablemente estaba ubicada en el muro del segundo barrio, en la parte que Manasés edificó (véase a continuación “Puerta del Pescado”), cerca o en la misma esquina nororiental de la ciudad. Su nombre tal vez se debía a que se pasaba por ella con las ovejas y las cabras que se llevaban al sacrificio, o quizás a algún mercado cercano. La “puerta de las ovejas” mencionada en Juan 5:2 probablemente fuera esta misma o una posterior construida en el mismo lugar, cerca del estanque de Betzata.

*** it-2 pág. 1145 Torre ***
hacia el E., cerca de ella y de la Puerta de las Ovejas, la Torre de Meah. Tampoco se sabe por qué se llamaba Meah, que significa “Centenar”. (Ne 3:1; 12:39.)

(NEHEMÍAS 13:1)

“En aquel día hubo lectura en el libro de Moisés a oídos del pueblo; y en él se halló escrito que el ammonita y el moabita no debían entrar en la congregación del Dios [verdadero] hasta tiempo indefinido,”

*** it-1 págs. 117-118 Ammonitas ***
Se casan con israelitas. Cuando los judíos regresaron del exilio (537 a. E.C.), un ammonita llamado Tobías fue uno de los dirigentes de la oposición a que se reedificasen los muros de Jerusalén. (Ne 4:3, 7, 8.) Después, incluso tuvo la arrogante osadía de hacer uso de un comedor del recinto del templo, hasta que Nehemías, indignado, arrojó fuera sus muebles. (Ne 13:4-8; véase TOBÍAS núm. 2.) Muchos de los exiliados judíos que regresaron habían tomado esposas ammonitas y de otras naciones, pero se les reprendió con severidad por ello y, como resultado, las despidieron. (Esd 9:1, 2; 10:10-19, 44; Ne 13:23-27.)
Después de la expulsión de Tobías del recinto del templo, se leyó y aplicó la ley de Dios registrada en Deuteronomio 23:3-6, que prohibía que los ammonitas y los moabitas entrasen en la congregación de Israel. (Ne 13:1-3.) Por lo general, se entiende que esta restricción, impuesta alrededor de mil años antes debido a que los ammonitas y los moabitas se negaron a socorrer a los israelitas cuando estos se acercaban a la Tierra Prometida, significa que estos pueblos no podrían llegar a formar parte de la nación de Israel en la condición legal de verdaderos miembros que disfrutaran de todos los derechos y privilegios propios del israelita. Sin embargo, esto no significa que los ammonitas y los moabitas no pudieran asociarse con los israelitas o residir entre ellos y beneficiarse como consecuencia de las bendiciones que Dios derramaba sobre su pueblo. Algunos ejemplos son: Zéleq, quien, como se mencionó antes, estuvo entre los guerreros principales de David, y Rut la moabita. (Rut 1:4, 16-18.)
En cuanto a este último caso, del matrimonio de Rut con Boaz se desprende que cuando las mujeres de estos pueblos se convertían a la adoración del Dios verdadero, podían casarse con hombres judíos. Además, debido a que los términos “ammonita” y “moabita” están en género masculino en el texto hebreo de Deuteronomio 23:3-6, la Misná judía (Yebamot 8:3) arguye que solo estaban excluidos de Israel los varones ammonitas y moabitas. Sin embargo, el que Esdras exigiera que los hombres judíos despidieran a sus esposas extranjeras, así como la actitud similar, ya mencionada, que adoptó Nehemías, es una prueba más de que la admisión de mujeres ammonitas y moabitas en Israel dependía de su aceptación de la adoración verdadera.

(NEHEMÍAS 13:3)

“Por lo tanto aconteció que, en cuanto oyeron la ley, empezaron a separar de Israel a toda la compañía mixta.”

*** it-1 pág. 515 Compañía mixta ***
En Nehemías 13:3 y Jeremías 25:20 la expresión “compañía mixta” designa a los que no eran israelitas. La referencia de Nehemías aplica a extranjeros, como los moabitas y los ammonitas. (Ne 13:1.) Se cree que tal vez los hijos de estos extranjeros (que eran medio israelitas) también estaban incluidos en la expresión “compañía mixta”, pues los israelitas habían despedido tanto a sus esposas extranjeras como a los hijos de estas. (Esd 10:44.)

*** w86 15/2 pág. 26 Triunfa la adoración verdadera ***
♦ 13:3—¿De quiénes se componía la “compañía mixta”?
Parece que la “compañía mixta” se componía de extranjeros, como los moabitas y los ammonitas, y de los hijos de los israelitas que se habían casado con extranjeras (13:1, 2). Acuérdese que anteriormente los judíos habían despedido a las esposas extranjeras junto con sus hijos. (Esdras 10:44.) Nuevamente los judíos habían tomado esposas extranjeras, y por eso hubo la necesidad de excluir a dichas mujeres y a sus hijos de la comunidad, de la nación misma, y así del privilegio de adorar con el pueblo de Jehová. (Nehemías 13:23-31.)

(NEHEMÍAS 13:4)

“Antes de esto, sin embargo, Eliasib el sacerdote encargado de un comedor de la casa de nuestro Dios era pariente de Tobías;”

*** w13 15/8 pág. 4 párrs. 5-6 Ustedes han sido santificados ***
(Lea Nehemías 13:4-9.) No es fácil mantenerse santo en medio de tantas malas influencias. Pensemos en el caso de Eliasib y Tobías. Eliasib era el sumo sacerdote. Tobías era ammonita y, probablemente, un representante de bajo rango del gobierno persa en Judea. Anteriormente, Tobías y sus socios se habían opuesto a que Nehemías reconstruyera las murallas de Jerusalén (Neh. 2:10). Además, los ammonitas tenían prohibida la entrada al recinto del templo (Deut. 23:3). Entonces, ¿por qué le reservó el sumo sacerdote un comedor allí a un hombre como Tobías?
6 Tobías tenía una estrecha relación con Eliasib. Tobías, al igual que su hijo Jehohanán, se había casado con una mujer judía, y muchos judíos hablaban bien de él (Neh. 6:17-19). Además, un nieto de Eliasib estaba casado con la hija de Sanbalat, gobernador de Samaria, que era uno de los colaboradores más estrechos de Tobías (Neh. 13:28). Así pues, estos lazos quizás expliquen por qué el sumo sacerdote Eliasib se dejó influir por un adversario pagano

*** w13 15/8 pág. 4 párr. 8 Ustedes han sido santificados ***
Nunca olvidemos que “las malas compañías echan a perder los hábitos útiles” (1 Cor. 15:33). Algunos de nuestros parientes podrían no ser una buena influencia en nuestra vida. Eliasib había dado un buen ejemplo a los judíos al prestarle todo su apoyo a Nehemías en la reconstrucción de las murallas de Jerusalén (Neh. 3:1). Sin embargo, poco a poco se dejó influir por Tobías y otras personas, y terminó haciendo cosas que lo contaminaron a la vista de Jehová.

(NEHEMÍAS 13:5)

“y procedió a hacerle un comedor grande, donde anteriormente habían estado poniendo con regularidad la ofrenda de grano, el olíbano, y los utensilios, y el décimo del grano, del vino nuevo y del aceite, a lo cual tienen derecho los levitas y los cantores y los porteros, y la contribución para los sacerdotes.”

*** w13 15/8 pág. 4 párrs. 5-6 Ustedes han sido santificados ***
(Lea Nehemías 13:4-9.) No es fácil mantenerse santo en medio de tantas malas influencias. Pensemos en el caso de Eliasib y Tobías. Eliasib era el sumo sacerdote. Tobías era ammonita y, probablemente, un representante de bajo rango del gobierno persa en Judea. Anteriormente, Tobías y sus socios se habían opuesto a que Nehemías reconstruyera las murallas de Jerusalén (Neh. 2:10). Además, los ammonitas tenían prohibida la entrada al recinto del templo (Deut. 23:3). Entonces, ¿por qué le reservó el sumo sacerdote un comedor allí a un hombre como Tobías?
6 Tobías tenía una estrecha relación con Eliasib. Tobías, al igual que su hijo Jehohanán, se había casado con una mujer judía, y muchos judíos hablaban bien de él (Neh. 6:17-19). Además, un nieto de Eliasib estaba casado con la hija de Sanbalat, gobernador de Samaria, que era uno de los colaboradores más estrechos de Tobías (Neh. 13:28). Así pues, estos lazos quizás expliquen por qué el sumo sacerdote Eliasib se dejó influir por un adversario pagano

*** w13 15/8 pág. 4 párr. 8 Ustedes han sido santificados ***
Nunca olvidemos que “las malas compañías echan a perder los hábitos útiles” (1 Cor. 15:33). Algunos de nuestros parientes podrían no ser una buena influencia en nuestra vida. Eliasib había dado un buen ejemplo a los judíos al prestarle todo su apoyo a Nehemías en la reconstrucción de las murallas de Jerusalén (Neh. 3:1). Sin embargo, poco a poco se dejó influir por Tobías y otras personas, y terminó haciendo cosas que lo contaminaron a la vista de Jehová.

(NEHEMÍAS 13:6)

“Y durante todo este [tiempo] yo no me hallaba en Jerusalén, porque en el año treinta y dos de Artajerjes el rey de Babilonia yo fui al rey, y algún tiempo después pedí licencia del rey.”

*** w06 1/2 pág. 11 Puntos sobresalientes del libro de Nehemías ***
13:6, nota. ¿Cuánto tiempo se ausentó Nehemías de Jerusalén? La Biblia solo dice que “algún tiempo después”, o “al final de los días”, Nehemías pidió permiso al rey para volver a Jerusalén. Por lo tanto, es imposible determinar cuánto tiempo estuvo ausente. Sin embargo, al regresar, encontró que no se estaba contribuyendo materialmente para el sacerdocio ni se observaba el sábado. Muchos habían tomado esposas extranjeras, y sus hijos ni siquiera hablaban el idioma de los judíos. Para que las condiciones se deterioraran tanto, Nehemías debió de ausentarse por bastante tiempo.

*** it-1 pág. 216 Artajerjes ***
En Nehemías 13:6 se menciona el “año treinta y dos de Artajerjes”, que corresponde a 443 a. E.C., año en el que Nehemías regresó por un tiempo a la corte de este rey.

*** it-2 pág. 479 Nehemías, Libro de ***
Por consiguiente, el mes de Kislev que precedía al mes de Nisán de ese año vigésimo correspondía al año 456 a. E.C., y el año trigésimo segundo del reinado de Artajerjes (la última fecha mencionada en Nehemías [13:6]) incluiría parte del año 443 a. E.C. Por consiguiente, el libro de Nehemías abarca un período que va desde Kislev del año 456 a. E.C. hasta algún tiempo después del año 443 a. E.C.
Nehemías salió de Jerusalén en el año trigésimo segundo del reinado de Artajerjes. A su regreso, halló que los judíos no estaban contribuyendo para los sacerdotes y los levitas, se estaba infringiendo la ley del sábado, muchos se habían casado con mujeres extranjeras y la prole de los matrimonios mixtos ni siquiera sabía hablar el idioma de los judíos. (Ne 13:10-27.) El que las condiciones se hubiesen deteriorado hasta ese punto indica que la ausencia de Nehemías se prolongó por un considerable período de tiempo. No obstante, no hay forma de determinar cuánto tiempo después del año 443 a. E.C. terminó Nehemías el libro que lleva su nombre.

*** si pág. 173 párr. 3 Libro bíblico número 39: Malaquías ***
No obstante, se dice mucho acerca de los abusos que cometía el sacerdocio, lo cual relaciona a Malaquías con la situación que existía cuando por segunda vez Nehemías vino a Jerusalén, después que Artajerjes lo hubo llamado de nuevo a Babilonia en 443 a.E.C., el trigésimo segundo año del reinado del rey. (Mal. 2:1; Neh. 13:6.)

(NEHEMÍAS 13:10)

“Y llegué a enterarme de que las mismísimas porciones de los levitas no se [les] habían dado, de modo que los levitas y los cantores que hacían la obra se fueron huyendo, cada uno a su propio campo.”

*** it-2 pág. 444 Música ***
Estos hechos ayudan a entender por qué aunque todos los cantores eran levitas, la Biblia se refiere a ellos como un grupo especial: “los cantores y los levitas”. (Ne 7:1; 13:10.)

*** it-2 pág. 479 Nehemías, Libro de ***
Nehemías salió de Jerusalén en el año trigésimo segundo del reinado de Artajerjes. A su regreso, halló que los judíos no estaban contribuyendo para los sacerdotes y los levitas, se estaba infringiendo la ley del sábado, muchos se habían casado con mujeres extranjeras y la prole de los matrimonios mixtos ni siquiera sabía hablar el idioma de los judíos. (Ne 13:10-27.) El que las condiciones se hubiesen deteriorado hasta ese punto indica que la ausencia de Nehemías se prolongó por un considerable período de tiempo. No obstante, no hay forma de determinar cuánto tiempo después del año 443 a. E.C. terminó Nehemías el libro que lleva su nombre.

(NEHEMÍAS 13:11)

“Y empecé a señalar sus faltas a los gobernantes diputados y a decir: “¿Por qué se ha descuidado la casa del Dios [verdadero]?”. En consecuencia, los junté y los aposté en su lugar fijo.”

*** w13 15/8 pág. 5 párr. 9 Ustedes han sido santificados ***
(Lea Nehemías 13:10-13.) Al parecer, cuando Nehemías regresó a Jerusalén, las contribuciones para el templo prácticamente habían cesado. Al no contar con este apoyo, los levitas estaban abandonando sus labores y yéndose a cultivar sus campos. Nehemías culpó de la situación a los gobernantes del pueblo, quizás porque no recaudaban los diezmos o porque no los destinaban al templo como se les había encargado hacer (Neh. 12:44).

*** it-2 pág. 479 Nehemías, Libro de ***
Nehemías salió de Jerusalén en el año trigésimo segundo del reinado de Artajerjes. A su regreso, halló que los judíos no estaban contribuyendo para los sacerdotes y los levitas, se estaba infringiendo la ley del sábado, muchos se habían casado con mujeres extranjeras y la prole de los matrimonios mixtos ni siquiera sabía hablar el idioma de los judíos. (Ne 13:10-27.) El que las condiciones se hubiesen deteriorado hasta ese punto indica que la ausencia de Nehemías se prolongó por un considerable período de tiempo. No obstante, no hay forma de determinar cuánto tiempo después del año 443 a. E.C. terminó Nehemías el libro que lleva su nombre.

(NEHEMÍAS 13:16)

“Y en [la ciudad] moraban los tirios mismos, los cuales introducían pescado y toda suerte de mercancías, y hacían ventas en sábado a los hijos de Judá y en Jerusalén.”

*** it-2 págs. 758-759 Puerta, paso de entrada ***
Puerta del Pescado. Parece ser que Ezequías edificó una parte del muro del segundo barrio hasta la Puerta del Pescado. (2Cr 32:5; 33:14.) El relato de Nehemías sobre la reconstrucción del muro y la marcha inaugural sitúa la Puerta del Pescado al O. de la Puerta de las Ovejas, probablemente cerca del extremo N. del valle de Tiropeón. (Ne 3:3; 12:39.) En Sofonías 1:10 se menciona esta puerta en conexión con el segundo barrio. Puede que se llamase así debido a lo cerca que estaba del mercado donde los tirios vendían pescado. (Ne 13:16.)

(NEHEMÍAS 13:22)

“Y pasé a decir a los levitas que con regularidad estuvieran purificándose y entrando, estando de guardia en las puertas para santificar el día de sábado. Esto, también, recuerda a favor mío, sí, oh Dios mío, y de veras tenme lástima conforme a la abundancia de tu bondad amorosa.”

*** w96 15/9 pág. 16 párr. 2 Que Jehová le impute el bien a su cuenta ***
2 Alguien que dio buena cuenta de su vida a Dios fue Nehemías, copero del rey persa Artajerjes (Longimano). (Nehemías 2:1.) Nombrado gobernador de los judíos, Nehemías reconstruyó la muralla de Jerusalén en medio de enemigos y peligros. Con celo por la adoración verdadera, hizo cumplir la Ley de Dios y se interesó por los oprimidos. (Nehemías 5:14-19.) Ordenó a los levitas que se purificaran con regularidad, que vigilaran las puertas y que santificaran el sábado. Por ende, pudo elevar esta plegaria: “Esto, también, recuerda a favor mío, sí, oh Dios mío, y de veras tenme lástima conforme a la abundancia de tu bondad amorosa”. Fue pertinente asimismo que concluyera su libro divinamente inspirado con la súplica: “Acuérdate de mí, sí, oh Dios mío, para bien”. (Nehemías 13:22, 31.)

*** w96 15/9 pág. 16 Que Jehová le impute el bien a su cuenta ***
“Esto [...] recuerda a favor mío, sí, oh Dios mío [...]. Acuérdate de mí, sí, oh Dios mío, para bien.” (NEHEMÍAS 13:22, 31.)

(NEHEMÍAS 13:23)

“También, en aquellos días vi a los judíos que habían dado morada a esposas asdoditas, ammonitas [y] moabitas.”

*** it-1 págs. 117-118 Ammonitas ***
Se casan con israelitas. Cuando los judíos regresaron del exilio (537 a. E.C.), un ammonita llamado Tobías fue uno de los dirigentes de la oposición a que se reedificasen los muros de Jerusalén. (Ne 4:3, 7, 8.) Después, incluso tuvo la arrogante osadía de hacer uso de un comedor del recinto del templo, hasta que Nehemías, indignado, arrojó fuera sus muebles. (Ne 13:4-8; véase TOBÍAS núm. 2.) Muchos de los exiliados judíos que regresaron habían tomado esposas ammonitas y de otras naciones, pero se les reprendió con severidad por ello y, como resultado, las despidieron. (Esd 9:1, 2; 10:10-19, 44; Ne 13:23-27.)
Después de la expulsión de Tobías del recinto del templo, se leyó y aplicó la ley de Dios registrada en Deuteronomio 23:3-6, que prohibía que los ammonitas y los moabitas entrasen en la congregación de Israel. (Ne 13:1-3.) Por lo general, se entiende que esta restricción, impuesta alrededor de mil años antes debido a que los ammonitas y los moabitas se negaron a socorrer a los israelitas cuando estos se acercaban a la Tierra Prometida, significa que estos pueblos no podrían llegar a formar parte de la nación de Israel en la condición legal de verdaderos miembros que disfrutaran de todos los derechos y privilegios propios del israelita. Sin embargo, esto no significa que los ammonitas y los moabitas no pudieran asociarse con los israelitas o residir entre ellos y beneficiarse como consecuencia de las bendiciones que Dios derramaba sobre su pueblo. Algunos ejemplos son: Zéleq, quien, como se mencionó antes, estuvo entre los guerreros principales de David, y Rut la moabita. (Rut 1:4, 16-18.)
En cuanto a este último caso, del matrimonio de Rut con Boaz se desprende que cuando las mujeres de estos pueblos se convertían a la adoración del Dios verdadero, podían casarse con hombres judíos. Además, debido a que los términos “ammonita” y “moabita” están en género masculino en el texto hebreo de Deuteronomio 23:3-6, la Misná judía (Yebamot 8:3) arguye que solo estaban excluidos de Israel los varones ammonitas y moabitas. Sin embargo, el que Esdras exigiera que los hombres judíos despidieran a sus esposas extranjeras, así como la actitud similar, ya mencionada, que adoptó Nehemías, es una prueba más de que la admisión de mujeres ammonitas y moabitas en Israel dependía de su aceptación de la adoración verdadera.

(NEHEMÍAS 13:24)

“Y en cuanto a sus hijos, la mitad hablaba asdodeo, y no había ninguno de ellos que supiera hablar judío, sino en la lengua de los diferentes pueblos.”

*** w13 15/8 págs. 6-7 Ustedes han sido santificados ***
NO PERDAMOS NUESTRA IDENTIDAD CRISTIANA
16 (Lea Nehemías 13:23-27.) En tiempos de Nehemías, los israelitas se estaban casando con extranjeras. En su primera visita a Jerusalén, él se había encargado de que todos los ancianos firmaran un acuerdo escrito en el que juraban que ni ellos ni los demás judíos se casarían con mujeres paganas (Neh. 9:38; 10:30). Sin embargo, algunos años más tarde se encontró con que los israelitas no solo habían tomado esposas extranjeras, sino que estaban a punto de perder su identidad como pueblo santificado de Dios. Los hijos de aquellas mujeres paganas no sabían leer ni hablar hebreo. Cuando se hicieran adultos, ¿se identificarían como israelitas? ¿O más bien se considerarían asdoditas, ammonitas o moabitas? ¿Cómo iban a entender la Ley de Dios si no sabían hebreo? ¿Cómo podrían llegar a conocer a Jehová y elegir servirle a él en vez de a los dioses falsos que sus madres adoraban? Había que actuar rápidamente y con decisión, y Nehemías lo hizo (Neh. 13:28).
17 Hoy día debemos actuar con decisión para que nuestros hijos adquieran la identidad cristiana, para que se sientan verdaderos cristianos. Padres, pregúntense: “¿Dominan mis hijos el ‘lenguaje puro’ de la verdad? ¿Reflejan sus conversaciones la influencia del espíritu de Dios, o la del espíritu del mundo?” (Sof. 3:9). No se desanimen si ven cosas en las que ellos necesitan mejorar. Aprender un idioma toma tiempo, sobre todo cuando uno vive rodeado de distracciones. Este mundo somete a sus hijos a enormes presiones. Por lo tanto, sean pacientes y aprovechen la Noche de Adoración en Familia y otras oportunidades para ayudarlos a cultivar una estrecha relación con Jehová (Deut. 6:6-9). Destaquen los beneficios de ser diferentes de quienes pertenecen al mundo de Satanás (Juan 17:15-17). Y esfuércense por llegar a su corazón.
18 Al final, cada hijo decidirá si desea servir a Dios o no. Pero los padres pueden ayudarlos de muchas maneras. Está en su mano darles un buen ejemplo, fijar límites claros y hablar con ellos sobre las consecuencias de sus decisiones. Padres, nadie mejor que ustedes puede prepararlos para dedicarse a Jehová. Ellos necesitan su ayuda para adquirir la identidad cristiana y no perderla.

*** it-1 pág. 230 Asdodita ***
En Nehemías 13:24 aparece el vocablo “asdodeo”, que designa el lenguaje que hablaban los asdoditas. No obstante, como no hay registro alguno de este idioma, no hay manera de saber si por entonces hablaban la lengua filistea antigua o un dialecto que se hubiese formado debido al influjo de varios siglos de dominación extranjera.

*** it-2 pág. 206 Lenguaje ***
Nehemías se perturbó muchísimo cuando supo que los hijos de los judíos repatriados que se habían casado con mujeres extranjeras no sabían hablar “judío” (hebreo). (Ne 13:23-25.) Su preocupación no era otra que la de facilitar la adoración pura, pues sabía que era de primera importancia entender los Santos Escritos (por entonces solo en hebreo) cuando se leyesen y comentasen. (Compárese con Ne 13:26, 27; 8:1-3, 8, 9.) Además, la comunicación en una sola lengua sería para ellos una fuerza unificadora. No cabe duda de que las Escrituras Hebreas desempeñaron un importante papel en la estabilidad del idioma hebreo, pues durante el período de mil años que abarcó la redacción de los libros que las integran, prácticamente no se produjo ningún cambio lingüístico.

(NEHEMÍAS 13:25)

“Y empecé a señalarles sus faltas y a invocar el mal contra ellos y a golpear a algunos hombres de ellos y a arrancarles el cabello y a hacerles jurar por Dios: “No deben dar sus hijas a los hijos de ellos, y no deben aceptar a ninguna de las hijas de ellos para los hijos de ustedes ni para ustedes mismos.”

*** it-1 pág. 381 Cabello ***
y arrancar el cabello de la cabeza o de la cara de otra persona era una forma de deshonrarla, despreciarla o censurarla. (Ne 13:25; Isa 50:6.)

*** it-2 págs. 478-479 Nehemías ***
Asimismo, tomó medidas para garantizar las contribuciones para los levitas e hizo que se observara estrictamente el sábado. También administró disciplina contra aquellos que habían tomado esposas extranjeras, los hijos de cuyas mujeres ni siquiera sabían hablar el idioma judío: “Y empecé a señalarles sus faltas y a invocar el mal contra ellos y a golpear a algunos hombres de ellos y a arrancarles el cabello y a hacerles jurar por Dios: ‘No deben dar sus hijas a los hijos de ellos, y no deben aceptar a ninguna de las hijas de ellos para los hijos de ustedes ni para ustedes mismos’”.
El que Nehemías ‘señalara las faltas’ de aquellos hombres probablemente implicó censura y reprensión mediante la ley de Dios, y poner al descubierto su acción impropia. Esos hombres estaban llevando a la nación restaurada al disfavor de Dios, después de que se les había repatriado bondadosamente de Babilonia con el fin de restablecer la adoración verdadera en Jerusalén. Nehemías ‘invocó el mal contra ellos’ en el sentido de enumerar los juicios de la ley de Dios sobre los transgresores. Los ‘golpeó’: parece probable que no lo hiciese personalmente, sino que ordenase flagelarlos como medida judicial. Les ‘arrancó [una porción] de cabello’, un símbolo de indignación moral e ignominia delante del pueblo. (Compárese con Esd 9:3.) Luego Nehemías ahuyentó al nieto del sumo sacerdote Eliasib, quien había llegado a ser yerno de Sanbalat el horonita. (Ne 13:1-28.)

(NEHEMÍAS 13:31)

“aun para el suministro de leña a tiempos señalados, y para los primeros frutos maduros. Acuérdate de mí, sí, oh Dios mío, para bien.”

*** w13 15/8 pág. 7 Ustedes han sido santificados ***
JEHOVÁ NOS RECORDARÁ “PARA BIEN”
19 Un contemporáneo de Nehemías, el profeta Malaquías, reveló que “un libro de recuerdo empezó a ser escrito [...] para los que estaban en temor de Jehová y para los que pensaban en su nombre” (Mal. 3:16, 17). Así es, Dios nunca olvidará a quienes sienten un temor reverente por él y aman su nombre (Heb. 6:10).
20 Nehemías suplicó: “Acuérdate de mí, sí, oh Dios mío, para bien” (Neh. 13:31). Nuestros nombres estarán junto al de Nehemías en el libro de recuerdo de Jehová si seguimos evitando las malas compañías, apoyamos la organización de Dios, damos prioridad a las cosas espirituales y no perdemos nuestra identidad cristiana. “Sigan poniéndose a prueba para ver si están en la fe”, nos animó el apóstol Pablo (2 Cor. 13:5). Si nos esforzamos por permanecer en el pueblo santificado de Jehová, él se acordará de nosotros “para bien”.

*** w11 1/2 pág. 14 “Acuérdate de mí, sí, oh Dios mío, para bien” ***
Acérquese a Dios
“Acuérdate de mí, sí, oh Dios mío, para bien”
UNA fiel cristiana que ha tenido que luchar contra la falta de autoestima escribió: “A veces pensaba que Jehová nunca me querría ni me daría su aprobación”. ¿Alguna vez se ha sentido usted como ella? ¿Ha llegado a pensar que lo que hace no tiene valor para Dios o que él jamás se fijará en usted? Si así es, las palabras registradas en Nehemías 13:31 le darán mucho ánimo.
Nehemías fue un gobernador judío del siglo V antes de Cristo. Este hombre hizo todo lo posible por agradar a Jehová Dios: dirigió la reconstrucción de las murallas de Jerusalén pese a las amenazas de sus enemigos, hizo cumplir la Ley de Dios, veló por los desfavorecidos y fortaleció la fe de sus hermanos israelitas. ¿Se fijó Dios en sus buenas obras? ¿Le concedió su aprobación? Encontramos la respuesta en el último versículo del libro bíblico que lleva su nombre.
Nehemías oró: “Acuérdate de mí, sí, oh Dios mío, para bien”. ¿Por qué hizo esa petición? ¿Acaso temía que Dios se olvidara de él o que no prestara atención a sus buenas obras? En absoluto. Él sabía que Jehová se interesa por sus siervos y valora su lealtad, pues otros escritores bíblicos así lo habían indicado (Éxodo 32:32, 33; Salmo 56:8). Entonces, ¿qué quiso decir? Según cierta obra de consulta, el término hebreo que en este versículo se traduce “acuérdate” tiene relación con “los sentimientos de aprecio y las acciones que acompañan al recuerdo”. Con plena fe en el poder de la oración, Nehemías le estaba pidiendo a Dios que lo recordara con cariño y que lo bendijera (Nehemías 2:4).
¿Escuchó Jehová su oración? Claro que sí. El hecho de que Dios haya tenido a bien incluir la oración de Nehemías en su Palabra inspirada indica que lo recuerda con cariño. Pero Jehová, el “Oidor de la oración”, también se acordará de él en otro sentido (Salmo 65:2).
Dios lo recompensará por todo lo que hizo por la religión verdadera (Hebreos 11:6). ¿Cómo? Cuando Dios cumpla su promesa de convertir la Tierra en un paraíso, lo resucitará y le dará la oportunidad de vivir para siempre (2 Pedro 3:13; Revelación [Apocalipsis] 21:3, 4). Y entonces, este fiel siervo de Dios verá que, en efecto, Jehová se acordó de él.
La oración de Nehemías está en consonancia con estas palabras del rey David: “Bendecirás al justo, oh Jehová; como con un escudo grande, con aprobación lo cercarás” (Salmo 5:12). Así es, a Dios le complace que nos esforcemos por agradarle, y nuestros actos nunca le pasan desapercibidos. Si le servimos de todo corazón, podemos confiar en que también se acordará de nosotros y nos recompensará por nuestras buenas obras.

*** w96 15/9 pág. 16 párr. 2 Que Jehová le impute el bien a su cuenta ***
2 Alguien que dio buena cuenta de su vida a Dios fue Nehemías, copero del rey persa Artajerjes (Longimano). (Nehemías 2:1.) Nombrado gobernador de los judíos, Nehemías reconstruyó la muralla de Jerusalén en medio de enemigos y peligros. Con celo por la adoración verdadera, hizo cumplir la Ley de Dios y se interesó por los oprimidos. (Nehemías 5:14-19.) Ordenó a los levitas que se purificaran con regularidad, que vigilaran las puertas y que santificaran el sábado. Por ende, pudo elevar esta plegaria: “Esto, también, recuerda a favor mío, sí, oh Dios mío, y de veras tenme lástima conforme a la abundancia de tu bondad amorosa”. Fue pertinente asimismo que concluyera su libro divinamente inspirado con la súplica: “Acuérdate de mí, sí, oh Dios mío, para bien”. (Nehemías 13:22, 31.)

*** w96 15/9 pág. 16 Que Jehová le impute el bien a su cuenta ***
“Esto [...] recuerda a favor mío, sí, oh Dios mío [...]. Acuérdate de mí, sí, oh Dios mío, para bien.” (NEHEMÍAS 13:22, 31.)

*** it-2 pág. 479 Nehemías ***
Nehemías, un ejemplo sobresaliente. Nehemías se destaca como un ejemplo excelente de fidelidad y devoción. Fue desinteresado, pues dejó atrás una posición importante como copero de la corte de Artajerjes para emprender la reconstrucción de los muros de Jerusalén. Puesto que había muchos enemigos, se expuso voluntariamente al peligro en favor de su pueblo y de la adoración verdadera. No solo dirigió el trabajo de reparación del muro de Jerusalén, sino que tuvo también una participación personal activa en la tarea. No perdió el tiempo, fue valeroso y no tuvo temor. Confió completamente en Jehová y mostró discreción en todo lo que hacía. Nehemías tenía celo por la adoración verdadera, conocía la ley de Dios y la aplicaba. Estaba interesado en edificar la fe de sus compañeros israelitas y demostró tener el debido temor a Jehová. Aunque insistió celosamente en el cumplimiento de la ley de Dios, no ejerció dominio sobre otros para provecho propio, sino que más bien se interesó en los oprimidos. Nunca solicitó el pan que le correspondía al gobernador; al contrario, proporcionó alimento a su costa a un buen número de personas. (Ne 5:14-19.) Nehemías pudo orar apropiadamente: “Acuérdate de mí, sí, oh Dios mío, para bien”. (Ne 13:31.)

LECTURA DE LA BIBLIA: NE 12:1-26 (4 MINS. O MENOS)


Nehemías 12:1-26 Traducción del Nuevo Mundo con referencias
12 Y estos fueron los sacerdotes y levitas que subieron con Zorobabel hijo de Sealtiel y con Jesúa: Seraya, Jeremías, Esdras, 2 Amarías, Maluc, Hatús, 3 Secanías, Rehúm, Meremot, 4 Idó, Guinetoi, Abías, 5 Mijamín, Maadías, Bilgá, 6 Semaya, y Joiarib, Jedayá, 7 Salú, Amoq, Hilquías, Jedayá. Estos fueron los cabezas de los sacerdotes y sus hermanos en los días de Jesúa.
8 Y los levitas fueron Jesúa, Binuí, Qadmiel, Serebías, Judá, Matanías, sobre el dar gracias, él y sus hermanos. 9 Y Baqbuquías y Uní sus hermanos estaban frente a ellos para deberes de guardia. 10 Jesúa mismo llegó a ser padre de Joiaquim, y Joiaquim mismo llegó a ser padre de Eliasib, y Eliasib de Joiadá. 11 Y Joiadá mismo llegó a ser padre de Jonatán, y Jonatán mismo llegó a ser padre de Jadúa.
12 Y en los días de Joiaquim había sacerdotes, cabezas de las casas paternas: para Seraya, Meraya; para Jeremías, Hananías; 13 para Esdras, Mesulam; para Amarías, Jehohanán; 14 para Malukí, Jonatán; para Sebanías, José; 15 para Harim, Adná; para Merayot, Helqai; 16 para Idó, Zacarías; para Guinetón, Mesulam; 17 para Abías, Zicrí; para Miniamín, ——; para Moadías, Piltai; 18 para Bilgá, Samúa; para Semaya, Jehonatán; 19 y para Joiarib, Matenai; para Jedayá, Uzí; 20 para Salai, Qalai; para Amoq, Éber; 21 para Hilquías, Hasabías; para Jedayá, Netanel.
22 Los levitas en los días de Eliasib, Joiadá y Johanán y Jadúa estaban registrados como cabezas de casas paternas, también los sacerdotes, hasta la gobernación real de Darío el persa.
23 Los hijos de Leví, como cabezas de las casas paternas, estaban registrados en el libro de los asuntos de los tiempos, aun hasta los días de Johanán hijo de Eliasib. 24 Y los cabezas de los levitas fueron Hasabías, Serebías y Jesúa hijo de Qadmiel y sus hermanos frente a ellos para ofrecer alabanza [y] dar gracias conforme al mandamiento de David el hombre del Dios [verdadero], grupo de guardia correspondiendo con grupo de guardia. 25 Matanías y Baqbuquías, Abdías, Mesulam, Talmón, Aqub estaban de guardia como porteros, un grupo de guardia junto a los almacenes de las puertas. 26 Estos fueron en los días de Joiaquim hijo de Jesúa hijo de Jozadaq y en los días de Nehemías el gobernador y de Esdras el sacerdote, el copista.

SEAMOS MEJORES MAESTROS


Primera conversación (2 mins. o menos):

Ofrezca la invitación a la Conmemoración a alguien que muestra poco interés.


Primera conversación (4 mins. o menos):

Ofrezca la invitación a la Conmemoración junto con La Atalaya a alguien que muestra mucho interés. Prepare el terreno para otra visita.


Curso bíblico (6 mins. o menos):

Utilice la información de las páginas 206 a 208 del libro Enseña para explicarle a un estudiante el significado de la Conmemoración. Además, ofrézcale ayuda para que pueda asistir a ella.


La Cena del Señor: una celebración que honra a Dios
LOS cristianos han recibido el mandato de celebrar la Conmemoración de la muerte de Cristo, la cual se llama también “la cena del Señor” (1 Corintios 11:20). ¿Por qué es tan importante este acto? ¿Cuándo y cómo debe realizarse?
Jesucristo estableció esta celebración la noche de la Pascua judía del año 33 de nuestra era. La Pascua era una fiesta que tenía lugar solo una vez al año, el día 14 de nisán (mes del calendario judío). Por lo visto, los judíos calculaban la fecha a partir del equinoccio de primavera, es decir, del día en que hay aproximadamente doce horas de luz y doce de oscuridad. El mes de nisán comenzaba cuando podía verse por primera vez la luna nueva más cercana al equinoccio de primavera. El día de la Pascua empezaba catorce días después, tras la puesta del Sol.
Aquella noche, Jesús celebró la Pascua con sus apóstoles, despidió a Judas Iscariote y luego estableció la Cena del Señor. Esta comida sustituyó a la Pascua judía y, por esa razón, debe celebrarse una sola vez al año.
El Evangelio de Mateo explica lo que pasó: “Jesús tomó un pan y, después de decir una bendición, lo partió y, dándolo a los discípulos, dijo: ‘Tomen, coman. Esto significa mi cuerpo’. También, tomó una copa y, habiendo dado gracias, la dio a ellos, diciendo: ‘Beban de ella, todos ustedes; porque esto significa mi “sangre del pacto”, que ha de ser derramada a favor de muchos para perdón de pecados’” (Mateo 26:26-28).
Hay quienes creen que Jesús convirtió realmente el pan en su carne, y el vino en su sangre. Sin embargo, el cuerpo de Jesús seguía entero cuando él ofreció el pan. ¿Puede decirse entonces que comieron de verdad los apóstoles la carne de Jesús y bebieron su sangre? No, pues eso habría sido un acto de canibalismo y una violación de la ley de Dios (Génesis 9:3, 4; Levítico 17:10). Según Lucas 22:20, Jesús dijo: “Esta copa significa el nuevo pacto en virtud de mi sangre, que ha de ser derramada a favor de ustedes”. ¿Se convirtió de verdad la copa en “el nuevo pacto”? Eso es imposible, pues un pacto es un acuerdo; no se trata de un objeto material.
Por lo tanto, el pan y el vino son solo símbolos. El pan representa el cuerpo perfecto de Cristo. Jesús utilizó un pan que sobró de la cena de la Pascua, hecho sin levadura o fermento de ningún tipo (Éxodo 12:8). A menudo, la Biblia emplea la levadura como símbolo del pecado o la corrupción. Así pues, el pan representa el cuerpo perfecto que Jesús sacrificó, un cuerpo libre de pecado (Mateo 16:11, 12; 1 Corintios 5:6, 7; 1 Pedro 2:22; 1 Juan 2:1, 2).
El vino tinto representa la sangre de Jesús, la cual da validez al nuevo pacto. Jesús indicó que derramaría su sangre “para perdón de pecados”. Gracias a ella, algunos seres humanos son considerados puros a los ojos de Jehová y entran en el nuevo pacto con él (Hebreos 9:14; 10:16, 17). Este pacto, o contrato, hace posible que 144.000 cristianos fieles vayan al cielo. Allí serán reyes y sacerdotes para beneficio de toda la humanidad (Génesis 22:18; Jeremías 31:31-33; 1 Pedro 2:9; Revelación [Apocalipsis] 5:9, 10; 14:1-3).
¿Quiénes tienen derecho a comer el pan y beber el vino que se usan como emblemas en la Conmemoración? De acuerdo con lo que hemos visto, solo deben hacerlo quienes forman parte del nuevo pacto, es decir, quienes tienen la esperanza de ir al cielo. El espíritu santo de Dios les da la convicción de que han sido elegidos para ser reyes en el cielo (Romanos 8:16). Estas personas también forman parte del pacto para el Reino con Jesús (Lucas 22:29).
Ahora bien, ¿qué hacen quienes esperan vivir eternamente en una Tierra convertida en un paraíso? Tal como Jesús mandó, asisten a la Cena del Señor y muestran su respeto al estar presentes, aunque no participan de los emblemas. Los testigos de Jehová celebran la Cena del Señor una vez al año, después de la puesta del Sol con la que comienza el día 14 de nisán. Aunque en el mundo entero solo hay unos pocos miles de personas que afirman tener la esperanza celestial, esta celebración es importantísima para todos los cristianos. Es una ocasión que les permite meditar sobre el inmenso amor de Jehová Dios y Jesucristo (Juan 3:16).

NUESTRA VIDA CRISTIANA


“Invitemos a todas las personas de nuestra zona a la Conmemoración” (15 mins.):

Análisis con el auditorio. Explique los planes que se han hecho para cubrir el territorio de la congregación. Cuando repase el subtítulo “Cómo lograrlo”, ponga el video de la Conmemoración. Anime a todos a participar en la campaña y a volver a visitar a los que tengan interés. Presente una demostración.


Invitemos a todas las personas de nuestra zona a la Conmemoración
Este año la campaña empieza el 27 de febrero, y haremos todo lo posible por invitar a cuantas personas podamos en nuestra zona a conmemorar la muerte de Cristo con nosotros. Estaremos atentos a mantener el interés de quienes acepten la invitación.
CÓMO LOGRARLO
HAGA LA PRESENTACIÓN
“Nos gustaría invitarlo a un acontecimiento muy importante. El 23 de marzo, millones de personas por todo el mundo se reunirán para conmemorar la muerte de Jesucristo. Se dará una conferencia bíblica gratuita sobre cómo su sacrificio nos ayuda. Esta invitación indica la hora y el lugar en que se celebrará en nuestra localidad. Nos encantaría que viniera”.
Si la persona muestra interés:
o OFREZCA LA ATALAYA
Prepare el terreno para la revisita.
o MUESTRE EL VIDEO DE LA CONMEMORACIÓN
Prepare el terreno para la revisita.
En la siguiente visita:
o MUESTRE EL VIDEO ¿POR QUÉ ESTUDIAR LA BIBLIA?
Después ofrezca alguna publicación de las que utilizamos para dar cursos de la Biblia.
o OFREZCA EL LIBRO ¿QUÉ ENSEÑA REALMENTE LA BIBLIA?
Utilice la información de las páginas 206 a 208 del libro para explicarle algunos detalles sobre la Conmemoración. Después, ofrezca el libro.
o OFREZCA EL FOLLETO ESCUCHE A DIOS
Utilice la información de las páginas 18 y 19 para analizar el significado de la muerte de Cristo. Después ofrezca el folleto.

ESTUDIO BÍBLICO DE LA CONGREGACIÓN: IA CAP. 9 PÁRRS. 14-24 Y LAS PREGUNTAS DE REPASO DEL CAPÍTULO (30 MINS.)


CAPÍTULO 9
Una mujer sensata

párr. 14 (1 Sam. 25:17) Y ahora sabe y ve lo que vas a hacer, porque se ha resuelto calamidad contra nuestro amo y contra toda su casa, puesto que es un sujeto que tan completamente no sirve para nada que no se le puede hablar”.
párr. 15 (1 Sam. 25:18, 19) En seguida Abigail se apresuró y tomó doscientos panes y dos jarrones de vino y cinco ovejas aderezadas y cinco medidas de sea de grano tostado y cien tortas de pasas y doscientas tortas de higos comprimidos, y los puso sobre los asnos. 19 Entonces dijo a sus mozos: “Pasen delante de mí. ¡Miren! Yo voy tras ustedes”. Pero no informó nada a su esposo Nabal.
párr. 17 (1 Sam. 25:20) Y sucedió que mientras ella iba cabalgando en el asno y bajando secretamente por la montaña, pues, allí estaban David y sus hombres que venían bajando a su encuentro. De modo que ella se encontró con ellos.
párr. 17 (1 Sam. 25:23) Cuando Abigail alcanzó a ver a David, en seguida se apresuró y se bajó del asno y cayó sobre su rostro delante de David y se inclinó a tierra.
párr. 18 (1 Sam. 25:24-31) Entonces cayó a sus pies y dijo: “Sobre mí misma, oh señor mío, esté el error; y, por favor, deja que tu esclava hable a tus oídos, y escucha las palabras de tu esclava. 25 Por favor, no fije mi señor su corazón en este hombre Nabal, que no sirve para nada, porque, como es su nombre, así es él. Nabal es su nombre, y la insensatez está con él. En cuanto a mí, tu esclava, no vi a los jóvenes de mi señor que habías enviado. 26 Y ahora, señor mío, tan ciertamente como que Jehová vive y vive tu alma, Jehová te ha retenido de entrar en culpa de sangre y de hacer que tu propia mano venga en tu salvación. Y ahora, que tus enemigos y los que procuran el perjuicio de mi señor lleguen a ser como Nabal. 27 Y ahora tocante a este regalo de bendición que tu sierva ha traído a mi señor, hay que darlo a los jóvenes que van andando en los pasos de mi señor. 28 Perdona, por favor, la transgresión de tu esclava, porque Jehová sin falta le hará a mi señor una casa duradera, porque las guerras de Jehová son lo que mi señor está peleando; y en cuanto a maldad, no se hallará en ti durante todos tus días. 29 Cuando se levante un hombre para ir en seguimiento de ti y para buscar tu alma, el alma de mi señor ciertamente resultará estar envuelta en la bolsa de la vida con Jehová tu Dios; pero, en cuanto al alma de tus enemigos, la lanzará como de dentro del hueco de la honda. 30 Y tiene que suceder que, porque Jehová hará a mi señor el bien para contigo conforme a todo lo que ha hablado, él ciertamente te comisionará como caudillo sobre Israel. 31 Y no llegue a ser esto para ti causa de trastabillar ni un tropiezo al corazón de mi señor, tanto por el derramamiento de sangre sin causa como por hacer que [la mano misma de] mi señor venga en su salvación. Y Jehová ciertamente le hará bien a mi señor, y tienes que acordarte de tu esclava”.
párr. 19 (1 Sam. 25:32-35) Ante esto, David dijo a Abigail: “¡Bendito sea Jehová el Dios de Israel, que te ha enviado este día a mi encuentro! 33 Y bendita sea tu sensatez, y bendita seas tú que me has restringido este día de entrar en culpa de sangre y de hacer que mi propia mano venga en mi salvación. 34 Y, por otra parte, tan ciertamente como que vive Jehová el Dios de Israel, que me ha retenido de hacerte perjuicio, si no te hubieras apresurado para venir a mi encuentro, ciertamente no le habría quedado a Nabal hasta la luz de la mañana nadie que orina contra la pared”. 35 Con eso David aceptó de mano de ella lo que le había traído, y le dijo: “Sube en paz a tu casa. Ve que he escuchado tu voz para tener consideración a tu persona”.
párr. 20 (1 Sam. 25:36) Más tarde Abigail entró donde Nabal, y allí estaba él teniendo en su casa un banquete como el banquete del rey; y el corazón de Nabal se sentía bien dentro de él, y él estaba borracho a más no poder; y ella no le informó cosa alguna, ni pequeña ni grande, hasta la luz de la mañana.
párr. 21 (1 Sam. 25:37) Y por la mañana, cuando el vino había salido de Nabal, aconteció que su esposa se puso a referirle estas cosas. Y el corazón de él llegó a estar muerto dentro de él, y él mismo quedó como una piedra.
párr. 22 (1 Sam. 25:38) Después de eso pasaron unos diez días, y entonces Jehová hirió a Nabal, de modo que murió.
párr. 22 (Luc. 8:17) Porque nada hay escondido que no llegue a manifestarse, ni nada cuidadosamente ocultado que nunca llegue a saberse y nunca salga al descubierto.
párr. 23 (1 Sam. 25:39-42) Y David llegó a oír que Nabal había muerto, y por lo tanto dijo: “¡Bendito sea Jehová, que ha conducido la causa judicial de mi oprobio [para librarme] de la mano de Nabal y ha retenido del mal a su siervo, y la maldad de Nabal Jehová se la ha vuelto sobre su propia cabeza!”. Y David procedió a enviar y a proponer a Abigail tomarla por esposa suya. 40 De modo que los siervos de David llegaron a Abigail en Carmelo y le hablaron, diciendo: “David mismo nos ha enviado a ti para tomarte por esposa de él”. 41 En el acto ella se levantó y se inclinó rostro a tierra y dijo: “Aquí está tu esclava como sierva para lavar los pies de los siervos de mi señor”.42 Entonces Abigail se dio prisa y se levantó y se fue cabalgando en el asno, mientras cinco criadas suyas andaban detrás de ella; y fue acompañando a los mensajeros de David y entonces llegó a ser su esposa.

PREGUNTAS PARA PENSAR
¿Qué podemos aprender del matrimonio tan difícil de Nabal y Abigail?
¿Cómo actuó Abigail con valentía y buen juicio cuando su esposo ofendió a David?
¿Cómo logró Abigail convencer a David con sus palabras?
¿Cómo piensa usted que podría imitar la fe de Abigail?

Repaso de esta reunión y adelanto de la próxima (3 mins.)


ESTUDIO DE "LA ATALAYA": TEXTOS BÍBLICOS | 22-28 DE FEBRERO DE 2016
Jehová lo cuidará


TEXTOS BIBLICOS PARA EL ESTUDIO


w15 15/12 págs. 1-2 | La Atalaya 2015
22-28 DE FEBRERO DE 2016
Jehová lo cuidará
PÁGINA 23


Jehová lo cuidará
“Jehová mismo lo sustentará [durante su] enfermedad.” (SAL. 41:3)
CANCIONES 23 Y 138
¿QUÉ APRENDIÓ HOY?
• ¿Por qué consuelan a los enfermos las palabras del Salmo 41:3?
• ¿Por qué no debemos esperar que Jehová nos cure milagrosamente hoy día?
• ¿Qué precaución debemos tener al dar y recibir consejos de salud?

(Sl 41:3) Jehová mismo lo sustentará sobre un diván de enfermedad; ciertamente cambiarás toda su cama durante su enfermedad.
(Sl 41:3) Jehová mismo lo sustentará sobre un diván de enfermedad; ciertamente cambiarás toda su cama durante su enfermedad.
párr. 1 (2 Rey. 1:2) Entonces Ocozías se cayó por el enrejado de su cámara del techo que estaba en Samaria, y enfermó. Por lo tanto, envió mensajeros y dijo a estos: “Vayan, inquieran de Baal-zebub, el dios de Eqrón, si reviviré de esta enfermedad”.
párr. 1 (2 Rey. 8:7, 8) Y Eliseo procedió a ir a Damasco; y Ben-hadad el rey de Siria estaba enfermo. Por lo tanto, se le dio informe a este, diciendo: “El hombre del Dios [verdadero] ha llegado hasta aquí”. 8 Ante eso, el rey dijo a Hazael: “Toma un regalo en tu mano y ve al encuentro del hombre del Dios [verdadero], y tienes que inquirir de Jehová por medio de él, y decir: ‘¿Reviviré de esta enfermedad?’”.
párr. 2 (1 Rey. 17:17-24) Y después de estas cosas aconteció que el hijo de la mujer, el ama de la casa, enfermó, y su enfermedad llegó a ser tan grave que no quedó aliento en él. 18 Ante esto, ella dijo a Elías: “¿Qué tengo yo que ver contigo, oh hombre del Dios [verdadero]? Has venido a mí para que se recuerde mi error y para dar muerte a mi hijo”. 19 Pero él le dijo: “Dame tu hijo”. Entonces lo tomó del seno de ella y lo llevó arriba a la cámara en el techo, donde él moraba, y lo acostó sobre su propio lecho. 20 Y empezó a clamar a Jehová y a decir: “Oh Jehová mi Dios, ¿también sobre la viuda con quien estoy residiendo como forastero tienes que traer perjuicio, dando muerte a su hijo?”. 21 Y procedió a estirarse sobre el niño tres veces y a clamar a Jehová y a decir: “Oh Jehová mi Dios, por favor, haz que el alma de este niño vuelva dentro de él”.22 Finalmente Jehová escuchó la voz de Elías, de modo que el alma del niño volvió dentro de él, y llegó a vivir. 23 Elías ahora tomó al niño y lo bajó desde la cámara en el techo hasta dentro de la casa, y se lo dio a su madre; y entonces dijo Elías: “Mira, tu hijo está vivo”. 24 Ante esto, la mujer dijo a Elías: “Ahora, de veras, sí sé que eres un hombre de Dios, y que la palabra de Jehová en tu boca es verdadera”.
párr. 2 (2 Rey. 4:17-20) Sin embargo, la mujer llegó a estar encinta y dio a luz un hijo, a este tiempo señalado, el año siguiente, tal como le había hablado Eliseo. 18 Y el niño siguió creciendo, y un día aconteció que salió como de costumbre a su padre con los segadores. 19 Y siguió diciendo a su padre: “¡Mi cabeza, ay mi cabeza!”. Por fin [el padre] dijo al servidor: “Cárgalo hasta su madre”. 20 Por lo tanto, él lo cargó y lo llevó a su madre. Y [el niño] se quedó sentado sobre las rodillas de ella hasta el mediodía, y gradualmente murió.
párr. 2 (2 Rey. 4:32-35) Por fin Eliseo entró en la casa, y el muchacho estaba allí muerto, tendido sobre su lecho. 33 Entonces él entró y cerró la puerta tras ellos dos y empezó a orar a Jehová. 34 Por fin subió y se acostó sobre el niño, y puso su propia boca sobre la boca de él, y sus propios ojos sobre los ojos de él, y las palmas de sus propias manos sobre las palmas de las manos de él, y se quedó doblado sobre él, y la carne del niño se calentó gradualmente. 35 Entonces [Eliseo] se puso a andar de nuevo en la casa, una vez hacia acá y una vez hacia allá, después de lo cual subió y se dobló sobre él. Y el muchacho se puso a estornudar hasta siete veces, después de lo cual el muchacho abrió los ojos.
párr. 3 (Gén. 12:17) Entonces Jehová tocó a Faraón y a su casa con grandes plagas por causa de Sarai, esposa de Abrán.
párr. 3 (Núm. 12:9, 10) Y la cólera de Jehová se enardeció contra ellos, y él procedió a irse. 10 Y la nube se apartó de sobre la tienda, y, ¡mire!, Míriam estaba herida de lepra tan blanca como la nieve. Entonces Aarón se volvió hacia Míriam, y, ¡mire!, estaba herida de lepra.
párr. 3 (2 Sam. 24:15) Entonces Jehová dio una peste en Israel desde la mañana hasta el tiempo señalado, de modo que del pueblo, desde Dan hasta Beer-seba, setenta mil personas murieron.
párr. 3 (Deut. 28:58-61) ”Si no tienes cuidado de poner por obra todas las palabras de esta ley que están escritas en este libro, para que temas este nombre glorioso e inspirador de temor: aun Jehová, tu Dios, 59 entonces Jehová ciertamente hará que tus plagas y las plagas de tu prole sean especialmente severas, plagas grandes y duraderas, y enfermedades malignas y duraderas. 60 Y él verdaderamente hará volver sobre ti todas las dolencias de Egipto ante las cuales te asustaste, y ciertamente quedarán pegadas a ti. 61 También, cualquier enfermedad y cualquier plaga que no está escrita en el libro de esta ley, Jehová las hará venir sobre ti hasta que hayas sido aniquilado.
párr. 3 (Éx. 23:25) Y ustedes tienen que servir a Jehová su Dios, y él ciertamente bendecirá tu pan y tu agua; y verdaderamente apartaré yo la dolencia de en medio de ti.
párr. 3 (Deut. 7:15) Y Jehová ciertamente apartará de ti toda enfermedad; y en cuanto a todas las malas dolencias de Egipto que has conocido, no las pondrá sobre ti, y realmente las pondrá sobre todos los que te odien.
párr. 3 (Job 2:7) De manera que Satanás salió de ante la persona de Jehová e hirió a Job con un divieso maligno desde la planta del pie hasta la coronilla de la cabeza.
párr. 3 (Job 3:11-13) ¿Por qué desde la matriz no procedí a morir? ¿[Por qué no] salí del vientre mismo y entonces expiré? 12 ¿Por qué se presentaron rodillas delante de mí? ¿y por qué pechos, para que mamara? 13 Pues para ahora me hubiera acostado para estar libre de disturbio; hubiera dormido entonces; estuviera descansando
párr. 3 (Job 42:10) Y Jehová mismo volvió atrás la condición de cautiverio de Job cuando este oró a favor de sus compañeros, y Jehová empezó a dar, además, todo lo que había sido de Job, en cantidad doble.
párr. 3 (Job 42:16) Y después de esto Job continuó viviendo ciento cuarenta años, y llegó a ver a sus hijos y sus nietos... cuatro generaciones.
párr. 4 (Mat. 4:23, 24) Y recorría toda Galilea, enseñando en sus sinagogas y predicando las buenas nuevas del reino y curando toda suerte de dolencia y toda suerte de mal entre el pueblo. 24 Y el informe acerca de él salió a toda Siria; y le trajeron todos los que se hallaban mal, los angustiados por diversas dolencias y tormentos, los endemoniados y epilépticos y paralíticos; y él los curó.
párr. 4 (Juan 9:1-7) Entonces, al ir pasando, vio a un hombre ciego de nacimiento. 2 Y sus discípulos le preguntaron: “Rabí, ¿quién pecó: este hombre, o sus padres, para que naciera ciego?”. 3 Jesús contestó: “Ni este hombre pecó, ni sus padres, sino que fue para que las obras de Dios se pusieran de manifiesto en su caso. 4 Tenemos que obrar las obras del que me envió mientras es de día; la noche viene cuando nadie puede trabajar. 5 Mientras estoy en el mundo, luz soy del mundo”. 6 Después de decir estas cosas, escupió en la tierra e hizo barro con la saliva, y puso su barro sobre los ojos [del hombre] 7 y le dijo: “Ve a lavarte en el estanque de Siloam” (que se traduce ‘Enviado’). Y él se fue, pues, y se lavó, y volvió viendo.
párr. 4 (Is. 33:24) Y ningún residente dirá: “Estoy enfermo”. La gente que more en [la tierra] constará de los que habrán sido perdonados por su error.
párr. 6 (Hech. 3:2-7) y a cierto varón que era cojo desde la matriz de su madre lo llevaban, y diariamente lo ponían cerca de la puerta del templo que se llamaba Hermosa, para que pidiera dádivas de misericordia a los que entraban en el templo.3 Cuando este alcanzó a ver a Pedro y a Juan, que estaban a punto de entrar en el templo, empezó a solicitar el recibir dádivas de misericordia. 4 Mas Pedro, junto con Juan, lo miró con fijeza y dijo: “Míranos”. 5 De modo que él fijó su atención en ellos, esperando conseguir algo de ellos. 6 Sin embargo, Pedro dijo: “Plata y oro no poseo, pero lo que tengo es lo que te doy: ¡En el nombre de Jesucristo el Nazareno, anda!”.7 Con eso, lo asió de la mano derecha y lo levantó. Al instante se le pusieron firmes las plantas de los pies y los huesos de los tobillos;
párr. 6 (Hech. 9:36-42) Pero en Jope había cierta discípula de nombre Tabita, que, traducido, significa Dorcas. Esta abundaba en buenos hechos y en dádivas de misericordia que hacía. 37 Pero en aquellos días sucedió que enfermó y murió. De modo que la lavaron y la pusieron en un aposento de arriba. 38 Ahora bien, como Lida estaba cerca de Jope, cuando los discípulos oyeron que Pedro estaba en esta ciudad le despacharon dos varones para suplicar[le]: “Por favor, no titubees en venir hasta donde estamos”. 39 Ante aquello, Pedro se levantó y fue con ellos. Y cuando llegó, lo condujeron al aposento de arriba; y todas las viudas se le presentaron llorando y exhibiendo muchas prendas de vestir interiores y exteriores que Dorcas solía hacer mientras estaba con ellas. 40 Pero Pedro hizo salir a todos y, doblando las rodillas, oró, y, volviéndose hacia el cuerpo, dijo: “Tabita, ¡levántate!”. Ella abrió los ojos y, alcanzando a ver a Pedro, se incorporó. 41 Dándole la mano, él la levantó, y llamó a los santos y a las viudas y la presentó viva. 42 Esto llegó a ser conocido por toda Jope, y muchos se hicieron creyentes en el Señor.
párr. 6 (1 Cor. 12:4-11) Ahora bien, hay variedades de dones, pero hay el mismo espíritu; 5 y hay variedades de ministerios, y sin embargo hay el mismo Señor; 6 y hay variedades de operaciones, y sin embargo es el mismo Dios quien ejecuta todas las operaciones en todos. 7 Pero la manifestación del espíritu se da a cada uno con un propósito provechoso. 8 Por ejemplo, a uno se le da mediante el espíritu habla de sabiduría, a otro habla de conocimiento según el mismo espíritu, 9 a otro fe por el mismo espíritu, a otro dones de curaciones por ese único espíritu, 10 a otro operaciones de obras poderosas, a otro el profetizar, a otro discernimiento de expresiones inspiradas, a otro lenguas diferentes, y a otro interpretación de lenguas. 11 Pero todas estas operaciones las ejecuta el uno y mismo espíritu, distribuyendo a cada uno respectivamente así como dispone.
párr. 6 (1 Cor. 13:8) El amor nunca falla. Pero sea que haya [dones de] profetizar, serán eliminados; sea que haya lenguas, cesarán; sea que haya conocimiento, será eliminado.
(Sl 41:3) Jehová mismo lo sustentará sobre un diván de enfermedad; ciertamente cambiarás toda su cama durante su enfermedad.
párr. 7 (Sl 41:1, 2) Feliz es cualquiera que obra con consideración para con el de condición humilde; en el día de calamidad Jehová le proveerá escape. 2 Jehová mismo lo guardará y lo conservará vivo. Será pronunciado feliz en la tierra; e imposible es que lo entregues al alma de sus enemigos.
párr. 7 (Sl 41:3) Jehová mismo lo sustentará sobre un diván de enfermedad; ciertamente cambiarás toda su cama durante su enfermedad.
(Sl 41:4) En cuanto a mí, dije: “Oh Jehová, muéstrame favor. De veras sana mi alma, porque he pecado contra ti”.
párr. 8 (2 Sam. 12:7-14) Entonces Natán dijo a David: “¡Tú mismo eres el hombre! Esto es lo que ha dicho Jehová el Dios de Israel: ‘Yo mismo te ungí por rey sobre Israel, y yo mismo te libré de la mano de Saúl. 8 Y me hallé dispuesto a darte la casa de tu señor y las esposas de tu señor en tu seno, y a darte la casa de Israel y de Judá. Y si no fuera suficiente, estaba dispuesto a añadirte cosas como estas así como otras cosas. 9 ¿Por qué despreciaste la palabra de Jehová, haciendo lo que es malo a sus ojos? A Urías el hitita lo derribaste a espada, y a su esposa la tomaste por esposa tuya, y a él lo mataste por la espada de los hijos de Ammón. 10 Y ahora una espada no se apartará de tu propia casa hasta tiempo indefinido, como consecuencia del hecho de que me despreciaste de modo que tomaste a la esposa de Urías el hitita para que llegara a ser tu esposa’. 11 Esto es lo que ha dicho Jehová: ‘Aquí estoy levantando contra ti calamidad procedente de tu propia casa; y ciertamente tomaré a tus esposas ante tus mismos ojos y las daré a tu semejante, y él ciertamente se acostará con tus esposas ante los ojos de este sol. 12 Mientras que tú mismo obraste en secreto, yo, por mi parte, haré esta cosa enfrente de todo Israel y enfrente del sol’”. 13 David ahora dijo a Natán: “He pecado contra Jehová”. Ante lo cual Natán dijo a David: “Jehová, a su vez, efectivamente deja pasar tu pecado. No morirás. 14 A pesar de esto, por cuanto indisputablemente has tratado a Jehová con falta de respeto mediante esta cosa, también el hijo mismo, que acaba de nacerte, positivamente morirá”.
párr. 9 (2 Rey. 20:1-6) En aquellos días Ezequías enfermó de muerte. Por consiguiente, Isaías hijo de Amoz el profeta entró a donde él y le dijo: “Esto es lo que ha dicho Jehová: ‘Da mandatos a tu casa, porque tú mismo realmente morirás y no vivirás’”. 2 Ante aquello, él volvió el rostro a la pared y empezó a orar a Jehová, diciendo:3 “Te ruego, oh Jehová, recuerda, por favor, cómo he andado delante de ti en veracidad y con corazón completo, y lo que era bueno a tus ojos he hecho”. Y Ezequías se puso a llorar profusamente. 4 Y aconteció que Isaías mismo aún no había salido al atrio de en medio cuando le vino la palabra misma de Jehová, que decía: 5 “Vuelve, y tienes que decir a Ezequías el caudillo de mi pueblo: ‘Esto es lo que ha dicho Jehová el Dios de David tu antepasado: “He oído tu oración. He visto tus lágrimas. Aquí estoy sanándote. Al tercer día subirás a la casa de Jehová. 6 Y ciertamente añadiré quince años a tus días, y de la palma de la mano del rey de Asiria los libraré a ti y a esta ciudad, y ciertamente defenderé esta ciudad por causa de mí mismo y por causa de David mi siervo”’”.
párr. 9 (Sl 103:3) aquel que está perdonando todo tu error, que está sanando todas tus dolencias,
párr. 10 (Hech. 14:8-10) Ahora bien, en Listra estaba sentado cierto varón imposibilitado de los pies, cojo desde la matriz de su madre, y no había andado nunca.9 Este estaba escuchando hablar a Pablo, el cual, mirándolo fijamente, y viendo que tenía fe para recibir la salud, 10 dijo con voz fuerte: “Levántate erguido sobre tus pies”. Y él se levantó de un salto, y echó a andar.
párr. 10 (Hech. 28:8) Pero aconteció que el padre de Publio estaba acostado, angustiado con fiebre y disentería, y Pablo entró a donde él y oró, puso las manos sobre él, y lo sanó.
párr. 10 (Hech. 20:3-5) Y cuando hubo pasado tres meses allí, puesto que los judíos fraguaron un complot contra él cuando estaba a punto de embarcarse para Siria, se resolvió a volverse por Macedonia. 4 Le acompañaban Sópater hijo de Pirro, de Berea, Aristarco y Segundo, de los tesalonicenses, y Gayo de Derbe, y Timoteo, y, del [distrito de] Asia, Tíquico y Trófimo. 5 Estos fueron adelante y se quedaron esperándonos en Troas;
párr. 10 (Hech. 20:22) Y ahora, ¡miren!, atado en el espíritu, estoy de viaje a Jerusalén, aunque no sé las cosas que me acontecerán en ella,
párr. 10 (Hech. 21:29) Porque antes habían visto a Trófimo, efesio, en la ciudad con él, pero se imaginaban que Pablo lo había introducido en el templo.
párr. 10 (2 Tim. 4:20) Erasto se quedó en Corinto, pero a Trófimo lo dejé enfermo en Mileto.
párr. 10 (Filip. 2:25-27) Sin embargo, considero necesario enviarles a Epafrodito, mi hermano y colaborador y compañero de armas, pero enviado y siervo personal de ustedes para mi necesidad, 26 puesto que él anhela verlos a todos y se siente abatido porque ustedes oyeron que él había enfermado. 27 Sí, en verdad estuvo enfermo casi a punto de morir; pero Dios tuvo misericordia de él; de hecho, no solo de él, sino también de mí, para que yo no tuviera desconsuelo sobre desconsuelo.
párr. 10 (Filip. 2:30) porque a causa de la obra del Señor llegó a estar muy próximo a la muerte, al exponer su alma al peligro, para compensar de lleno la ausencia de ustedes aquí para prestarme servicio personal.
párr. 11 (Col. 4:14) Lucas el médico amado les envía sus saludos, y también Demas.
párr. 11 (Hech. 16:10-12) Ahora bien, luego que hubo visto la visión, procuramos salir para Macedonia, pues llegamos a la conclusión de que Dios nos había mandado llamar para declararles las buenas nuevas. 11 Por lo tanto, nos hicimos a la mar desde Troas y fuimos con rumbo directo a Samotracia, mas al día siguiente a Neápolis, 12 y de allí a Filipos, una colonia, que es la ciudad principal del distrito de Macedonia. Continuamos en esta ciudad, pasando algunos días.
párr. 11 (Hech. 20:5, 6) Estos fueron adelante y se quedaron esperándonos en Troas;6 pero nosotros nos hicimos a la mar desde Filipos, después de los días de las tortas no fermentadas, y dentro de cinco días llegamos a ellos en Troas; y allí pasamos siete días.
párr. 11 (Gál. 4:13) Pero ustedes saben que por una enfermedad de mi carne les declaré las buenas nuevas la primera vez.
párr. 11 (Luc. 5:31) Respondiendo, Jesús les dijo: “Los que están sanos no necesitan médico, pero los que se hallan mal sí.
párr. 13 (1 Tim. 5:23) Ya no bebas agua, sino usa un poco de vino a causa de tu estómago y de tus frecuentes casos de enfermedad.
párr. 13 (Pro. 27:12) El sagaz que ha visto la calamidad se ha ocultado; los inexpertos que han pasado adelante han sufrido la pena.
(Pro. 14:15) Cualquiera que es inexperto pone fe en toda palabra, pero el sagaz considera sus pasos.
párr. 14 (Pro. 14:15) Cualquiera que es inexperto pone fe en toda palabra, pero el sagaz considera sus pasos.
párr. 15 (Deut. 17:6) Por boca de dos testigos o de tres testigos debe dársele muerte al que ha de morir. No se le dará muerte por boca de un solo testigo.
párr. 16 (Tito 2:12) y nos instruye a repudiar la impiedad y los deseos mundanos y a vivir con buen juicio y justicia y devoción piadosa en medio de este sistema de cosas actual,
párr. 16 (Pro. 22:29) ¿Has contemplado a un hombre hábil en su trabajo? Delante de reyes es donde él se apostará; no se apostará delante de hombres comunes.
párr. 16 (Is. 1:13) Cesen de traer más ofrendas de grano que nada valen. El incienso... me es algo detestable. Luna nueva y sábado, el convocar una convocación... no puedo soportar el [uso de] poder mágico junto con la asamblea solemne.
párr. 16 (Deut. 18:10-12) No debería hallarse en ti nadie que haga pasar por el fuego a su hijo o a su hija, nadie que emplee adivinación, practicante de magia ni nadie que busque agüeros ni hechicero, 11 ni uno que ate a otros con maleficio ni nadie que consulte a un médium espiritista o a un pronosticador profesional de sucesos ni nadie que pregunte a los muertos. 12 Porque todo el que hace estas cosas es algo detestable a Jehová, y a causa de estas cosas detestables Jehová tu Dios va a expulsarlas de delante de ti.
párr. 17 (Hech. 15:29) que sigan absteniéndose de cosas sacrificadas a ídolos, y de sangre, y de cosas estranguladas, y de fornicación. Si se guardan cuidadosamente de estas cosas, prosperarán. ¡Buena salud a ustedes!”.
párr. 18 (Rev. 22:1, 2) Y él me mostró un río de agua de vida, claro como el cristal, que fluía desde el trono de Dios y del Cordero, 2 por en medio de su camino ancho. Y de este lado del río, y de aquel lado, [había] árboles de vida que producían doce cosechas de fruto, y que daban sus frutos cada mes. Y las hojas de los árboles [eran] para la curación de las naciones.
párr. 18 (Is. 35:5, 6) En aquel tiempo los ojos de los ciegos serán abiertos, y los oídos mismos de los sordos serán destapados. 6 En aquel tiempo el cojo trepará justamente como lo hace el ciervo, y la lengua del mudo clamará con alegría. Pues en el desierto habrán brotado aguas, y torrentes en la llanura desértica.
párr. 19 (Sl 41:12) En cuanto a mí, a causa de mi integridad me has sostenido, y me colocarás delante de tu rostro hasta tiempo indefinido.

Clic en la Imagen para Descargar la información completa en archivo digital para Computadora de escritorio, portátil, tableta, móvil y Smartphone

Descargar información para el Estudio Personal para Computadora de escritorio, portátil, tableta, móvil y Smartphone

Descargar información para el Estudio Personal para Computadora de escritorio, portátil, tableta, móvil y Smartphone