BUSCAR CONTENIDOS

Búsqueda personalizada

JOB 1-5 | Tesoros de la Biblia: semana del 14-20 de marzo

ADS

JOB 1-5 | TESOROS DE LA BIBLIA: SEMANA DEL 14-20 de marzo

TEXTOS BÍBLICOS Y REFERENCIAS PARA LA REUNIÓN VIDA Y MINISTERIO CRISTIANOS
LEER Y ESCUCHAR LA BIBLIA EN LÍNEA EN JW.ORG:



TESOROS DE LA BIBLIA | JOB 1-5

“JOB SE MANTUVO FIEL ANTE LAS PRUEBAS” (10 MINS.):

Job vivió en Uz durante la época en la que los israelitas eran esclavos en Egipto. Aunque no era israelita, adoraba fielmente a Jehová. Tenía una familia numerosa y muchas riquezas. Era una figura influyente en su comunidad, pues se le consideraba un hombre sabio y justo. Además, era generoso con los pobres y necesitados. Job fue un hombre íntegro.
Job demostró que Jehová era la persona más importante de su vida
1:8-11, 22; 2:2-5
• El Diablo se fijó en que Job era un hombre íntegro y fiel. No negó que fuera obediente; más bien, puso en duda los motivos por los que obedecía.
• Satanás afirmó que Job servía a Dios por puro egoísmo.
• A fin de responder a esa acusación, Jehová le permitió que atacara a Job, así que Satanás le arruinó la vida en todo sentido.
• Como Job permaneció fiel, Satanás cuestionó entonces los motivos de cada ser humano.
• Job no habló mal de Dios ni lo culpó de sus desgracias.

[Ponga el video Información sobre Job].


Job 1:8-11. Satanás cuestionó los motivos por los que Job era íntegro (w11 15/5 pág. 17 párrs. 6-8; w09 15/4 pág. 3 párrs. 3, 4).


Job 1:8-11 Traducción del Nuevo Mundo con referencias
8 Y Jehová pasó a decir a Satanás: “¿Has fijado tu corazón en mi siervo Job, que no hay ninguno como él en la tierra, un hombre sin culpa y recto, temeroso de Dios y apartado del mal?”. 9 Ante esto, Satanás contestó a Jehová y dijo: “¿Ha temido Job a Dios por nada? 10 ¿No has puesto tú mismo un seto [protector] alrededor de él y alrededor de su casa y alrededor de todo lo que tiene en todo el derredor? La obra de sus manos has bendecido, y su ganado mismo se ha extendido en la tierra. 11 Pero, para variar, sírvete alargar la mano, y toca todo lo que tiene, [y ve] si no te maldice en tu misma cara”.
¿Quién es la persona más importante de nuestra vida?
6. ¿Cómo cuestionó Satanás el historial de integridad de Job, y qué oportunidad recibió este siervo de Dios?
6 Siglos más tarde, el fiel Job tuvo ocasión de dejar claro cuál era la persona más importante de su vida. Cuando Jehová destacó su intachable historial de integridad, Satanás replicó: “¿Ha temido Job a Dios por nada?” (léase Job 1:7-10). Notemos que el Diablo no puso en duda su obediencia, sino su motivación. Astutamente, lo acusó de servir a Jehová por puro egoísmo, y no por amor. ¿Quién era el único que podía demostrar que esa afirmación era mentira? El propio Job, y por eso recibió la oportunidad de hacerlo.
7, 8. ¿Qué pruebas afrontó Job, y qué demostró con su aguante y fidelidad?
7 Jehová permitió que Satanás enviara contra Job una calamidad tras otra (Job 1:12-19). ¿Cómo reaccionó el fiel patriarca ante tantas desgracias? La Biblia deja claro que “no pecó, ni atribuyó nada impropio a Dios” (Job 1:22). Pero aquello no bastó para acallar al Diablo, quien contestó desafiante: “Piel en el interés de piel, y todo lo que el hombre tiene lo dará en el interés de su alma” (Job 2:4). Como vemos, aseguró que si Job sufría el dolor en carne propia, terminaría demostrando con sus actos que Jehová no era la persona más importante para él.
8 Job padeció una repugnante enfermedad que lo dejó desfigurado. Además, su esposa llegó a decirle: “¡Maldice a Dios, y muere!”. Por último, tres falsos amigos lo acusaron de ser pecador (Job 2:11-13; 8:2-6; 22:2, 3). Pero, en medio de este mar de sufrimientos, Job se mantuvo íntegro (léase Job 2:9, 10). Con su aguante y fidelidad demostró que Jehová era la persona más importante para él. Y también probó que, dentro de las limitaciones de la imperfección, los seres humanos tienen la capacidad de refutar las acusaciones del Diablo (compárese con Proverbios 27:11).
Job puso en alto el nombre de Jehová
3. a) ¿Qué sabemos acerca de Job? b) ¿Por qué atacó el Diablo a Job?
3 Job era un hombre rico e influyente que ayudaba a los necesitados, un patriarca de gran calidad moral y un consejero muy respetado. Pero sobre todo, tenía temor de Dios. El relato señala que Job “resultó sin culpa y recto”, y que fue un hombre “temeroso de Dios y apartado del mal”. Fue su devoción a Dios, no sus riquezas ni su influencia, lo que lo convirtió en el blanco de los ataques del Diablo (Job 1:1; 29:7-16; 31:1).
4. ¿Qué es la integridad?
4 El libro de Job comienza hablando de una reunión que tuvo lugar en el cielo: los ángeles ocuparon su posición delante de Jehová, y Satanás, que también estaba presente, lanzó una acusación en contra de Job (léase Job 1:6-11). Aunque mencionó las riquezas del patriarca, el principal objetivo del Diablo fue cuestionar los motivos por los que era íntegro. La palabra integridad conlleva la idea de ser recto e intachable. En su sentido bíblico, la integridad es sinónimo de devoción absoluta y de todo corazón a Jehová.

Job 2:2-5. Satanás cuestionó la integridad de todos los seres humanos (w09 15/4 pág. 4 párr. 6).


Job 2:2-5 Traducción del Nuevo Mundo con referencias
2 Entonces Jehová dijo a Satanás: “¿Y tú, de dónde vienes?”. Ante esto, Satanás respondió a Jehová y dijo: “De discurrir por la tierra y de andar por ella”. 3 Y Jehová pasó a decir a Satanás: “¿Has fijado tu corazón en mi siervo Job, que no hay ninguno como él en la tierra, un hombre sin culpa y recto, temeroso de Dios y apartado del mal? Todavía está reteniendo firmemente su integridad, aunque tú me incitas contra él para que me lo trague sin causa”. 4 Pero Satanás respondió a Jehová y dijo: “Piel en el interés de piel, y todo lo que el hombre tiene lo dará en el interés de su alma. 5 Para variar, sírvete alargar la mano, y toca hasta su hueso y su carne, [y ve] si no te maldice en tu misma cara”.
Job puso en alto el nombre de Jehová
6. a) ¿Qué ocurrió durante una segunda reunión celebrada en el cielo? b) Cuando Satanás arrojó dudas sobre la lealtad de Job, ¿en quiénes más estaba pensando?
6 Poco después se celebró otra reunión en el cielo. Una vez más, Satanás acusó a Job diciendo: “Piel en el interés de piel, y todo lo que el hombre tiene lo dará en el interés de su alma. Para variar, sírvete alargar la mano, y toca hasta su hueso y su carne, y ve si no te maldice en tu misma cara”. Observemos que esta vez las acusaciones del Diablo fueron más abarcadoras. Al decir “todo lo que el hombre tiene lo dará en el interés de su alma”, no solo arrojó dudas sobre la lealtad de Job, sino la de todos los seres humanos que sirven a Dios. De nuevo recibió autorización para atacar a Job, y esta vez lo hirió con una dolorosa enfermedad (Job 2:1-8). Pero los sufrimientos del patriarca no terminaron allí.

BUSQUEMOS PERLAS ESCONDIDAS (8 MINS.):


Job 1:6; 2:1. ¿A quiénes se les permitía presentarse ante Jehová? (w06 15/3 pág. 13 párr. 6).


Job 1:6 Traducción del Nuevo Mundo con referencias
6 Ahora bien, llegó a ser el día en que los hijos del Dios [verdadero] entraban para tomar su puesto delante de Jehová, y hasta Satanás procedió a entrar allí mismo entre ellos.
Job 2:1 Traducción del Nuevo Mundo con referencias
2 Después llegó a ser el día en que los hijos del Dios [verdadero] entraban para tomar su puesto delante de Jehová, y Satanás también procedió a entrar allí mismo entre ellos para tomar su puesto delante de Jehová.
Puntos sobresalientes del libro de Job
1:6; 2:1. ¿A quiénes se les permitía presentarse ante Jehová? Entre aquellos que tomaban su puesto delante de Jehová se contaban su Hijo unigénito (la Palabra), los ángeles fieles y los hijos angélicos de Dios que habían sido desobedientes, incluido Satanás (Juan 1:1, 18). Estos últimos no fueron expulsados del cielo sino hasta poco después del establecimiento del Reino de Dios, en 1914 (Revelación [Apocalipsis] 12:1-12). Al permitirles estar en su presencia, Jehová expuso delante de todas las criaturas espirituales el desafío y las cuestiones que planteó Satanás.

Job 4:7, 18, 19. ¿Qué afirmación falsa hizo Elifaz a Job? (w14 15/3 pág. 12 párr. 3; w05 15/9 pág. 26 párrs. 4, 5; w95 15/2 pág. 27 párrs. 5, 6).


Job 4:7 Traducción del Nuevo Mundo con referencias
7 Recuerda, por favor: ¿Quién que sea inocente ha perecido jamás?
¿Y dónde jamás han sido raídos los rectos?
Job 4:18, 19 Traducción del Nuevo Mundo con referencias
18 ¡Mira! En sus siervos él no tiene fe,
y a sus mensajeros imputa tener faltas.
19 ¡Cuánto más a los que moran en casas de barro,
cuyo fundamento está en el polvo!
Los aplasta uno más rápidamente que a una polilla.
Mantengamos una actitud positiva
3. ¿A qué pueden deberse los sentimientos negativos?
3 ¿Qué puede causar estos sentimientos negativos? Tal vez alguna decepción, una enfermedad o los achaques propios de la vejez (Sal. 71:9; Prov. 13:12; Ecl. 7:7). Además, recordemos que nuestro corazón es traicionero y puede condenarnos aunque Dios esté muy contento con nosotros (Jer. 17:9; 1 Juan 3:20). Satanás acusa falsamente a los siervos de Dios. Y hay personas que, influidas por las ideas del Diablo, intentan hacer que nos creamos lo que le dijo el infiel Elifaz a Job: que no valemos para Dios. Esa afirmación era tan falsa entonces como lo es ahora (Job 4:18, 19).
Resistamos los pensamientos nocivos
En sus tres discursos, Elifaz dio a entender que Dios es tan exigente que nada de lo que hagan sus siervos es lo suficientemente bueno para él. “¡Mira! En sus siervos él no tiene fe —le dijo a Job—, y a sus ángeles imputa tener faltas.” (Job 4:18, nota.) Luego añadió lo siguiente respecto a Dios: “En sus santos él no tiene fe, y los cielos mismos realmente no son limpios a sus ojos” (Job 15:15). Y preguntó: “¿Tiene deleite alguno el Todopoderoso en que seas justo?” (Job 22:3). Bildad compartía esta opinión, pues declaró: “Hay hasta la luna, y no es brillante; y las estrellas mismas no han resultado limpias a los ojos de [Dios]” (Job 25:5).
Hemos de vigilar que no se nos contagie esa manera de pensar, pues podría llevarnos a creer que Dios exige demasiado de nosotros. Ese es un criterio que socava la relación que tenemos con Jehová. Además, si sucumbimos a dicha forma de razonar, ¿cómo reaccionaremos cuando recibamos la disciplina que necesitemos? En lugar de aceptarla humildemente, puede que nuestro corazón “se enfure[zca] contra Jehová mismo” y le abriguemos resentimiento (Proverbios 19:3). ¡Qué desastroso desenlace para nuestra espiritualidad!

¿Qué me enseña sobre Jehová la lectura bíblica de esta semana?


¿Qué ideas de la lectura bíblica de esta semana pueden servirme en la predicación?


JOB 1-5 | SUGERENCIAS PARA SUS COMENTARIOS PERSONALES


w06 15/3 págs. 13-15 Puntos sobresalientes del libro de Job
‘PEREZCA EL DÍA EN QUE NACÍ’
(Job 1:1–3:26)
Cierto día, Satanás cuestiona la fidelidad de Job. Jehová acepta el reto y permite que Satanás aflija a su siervo con una calamidad tras otra, pero Job se niega a ‘maldecir a Dios’ (Job 2:9).
Tres compañeros de Job llegan para “condolerse de él” (Job 2:11). Se sientan a su lado sin pronunciar palabra hasta que él rompe el silencio y dice: “Perezca el día en que llegué a nacer” (Job 3:3). Job desea ser como los “niños que no han visto la luz”, es decir, que han nacido muertos (Job 3:11, 16).
Respuestas a preguntas bíblicas:
1:4. ¿Celebraban los cumpleaños los hijos de Job? No, no lo hacían. En el idioma original, los términos empleados para “día” y “cumpleaños” son diferentes (Génesis 40:20). En Job 1:4, la palabra “día” designa el tiempo comprendido entre la salida y la puesta del Sol. Parece ser que los siete hijos varones de Job organizaban todos los años una reunión familiar de siete días, formando un ciclo. Cada hijo era el anfitrión del banquete que se ofrecía en su casa “en su propio día”.
1:6; 2:1. ¿A quiénes se les permitía presentarse ante Jehová? Entre aquellos que tomaban su puesto delante de Jehová se contaban su Hijo unigénito (la Palabra), los ángeles fieles y los hijos angélicos de Dios que habían sido desobedientes, incluido Satanás (Juan 1:1, 18). Estos últimos no fueron expulsados del cielo sino hasta poco después del establecimiento del Reino de Dios, en 1914 (Revelación [Apocalipsis] 12:1-12). Al permitirles estar en su presencia, Jehová expuso delante de todas las criaturas espirituales el desafío y las cuestiones que planteó Satanás.
1:7; 2:2. ¿Habló Jehová a Satanás directamente? La Biblia no da muchos detalles sobre cómo se comunica Jehová con las criaturas espirituales. No obstante, el profeta Micaya tuvo una visión en la que un ángel conversaba directamente con Jehová (1 Reyes 22:14, 19-23). Por lo tanto, parece que Jehová habló con Satanás sin un intermediario.
1:21. ¿En qué sentido podía Job regresar al ‘vientre de su madre’? Puesto que Jehová formó al hombre “del polvo del suelo”, el término “madre” se usa aquí en sentido figurado para referirse a la tierra (Génesis 2:7).
2:9. ¿En qué estado de ánimo se encontraba posiblemente la esposa de Job cuando le dijo a este que maldijera a Dios y muriera? Ella había sufrido las mismas pérdidas que él. Le debe haber dolido muchísimo ver a su esposo —que en un tiempo había sido una persona vigorosa— abatido por una repugnante enfermedad. Además, había perdido a sus queridos hijos. Todo esto debió dejarla tan consternada que no percibió lo realmente importante: la relación de ellos con Dios.
Lecciones para nosotros:
1:8-11; 2:3-5. Como muestra el caso de Job, para ser íntegros a los ojos de Jehová no basta con acciones y palabras adecuadas; también hay que servirle con el motivo correcto.
1:21, 22. Si somos fieles a Jehová en circunstancias tanto favorables como desfavorables, probaremos que Satanás es un mentiroso (Proverbios 27:11).
2:9, 10. Al igual que Job, hemos de permanecer firmes en la fe, incluso si nuestros familiares no aprecian nuestras actividades espirituales o nos presionan para que transijamos en asuntos relacionados con la fe cristiana o para que renunciemos a ella.
2:13. Los compañeros de Job no tenían nada animador que decir acerca de Dios y sus promesas porque carecían de visión espiritual.
“NO QUITARÉ DE MÍ MI INTEGRIDAD”
(Job 4:1–31:40)
En esencia, lo que los tres compañeros de Job enfatizan en sus discursos es que este tuvo que haber hecho algo muy malo para merecer un castigo tan severo de parte de Dios. Elifaz habla primero, seguido por Bildad, quien emplea un lenguaje más hiriente, y por Zofar, que lo trata con mayor desprecio aún.
Job rechaza el razonamiento falso de sus visitantes. Incapaz de comprender por qué Dios ha permitido su sufrimiento, se preocupa en demasía por defender su inocencia. Sin embargo, Job ama a Jehová, por lo que exclama: “¡Hasta que expire no quitaré de mí mi integridad!” (Job 27:5).
Lecciones para nosotros:
4:7, 8; 8:5, 6; 11:13-15. No debemos apresurarnos a concluir que la persona que sufre está cosechando lo que ha sembrado y carece de la aprobación divina.
4:18, 19; 22:2, 3. Nuestros consejos han de estar basados en la Palabra de Dios, no en opiniones personales (2 Timoteo 3:16).

LECTURA DE LA BIBLIA: JOB 4:1-21 (4 MINS. O MENOS)


Job 4:1-21 Traducción del Nuevo Mundo con referencias
4 Y Elifaz el temanita procedió a responder y decir:
2 “Si uno trata de dirigirte una palabra, ¿te fatigarás?
Pero poner restricción a las palabras, ¿quién puede?
3 ¡Mira! Tú has corregido a muchos,
y las manos débiles solías fortalecer.
4 Al que tropezaba, tus palabras lo levantaban;
y las rodillas que se doblaban las hacías firmes.
5 Pero esta vez te viene a ti, y te fatigas;
te toca aun a ti, y te perturbas.
6 ¿No es tu reverencia [la base de] tu confianza?
¿No es tu esperanza aun la integridad de tus caminos?
7 Recuerda, por favor: ¿Quién que sea inocente ha perecido jamás?
¿Y dónde jamás han sido raídos los rectos?
8 Conforme a lo que yo he visto, los que idean lo que es perjudicial
y los que siembran la desgracia, ellos mismos la siegan.
9 Mediante el aliento de Dios perecen,
y mediante el espíritu de su cólera se acaban.
10 Hay el rugido de un león, y la voz de un león joven,
pero los dientes de los leoncillos crinados sí llegan a ser quebrantados.
11 El león va pereciendo por no haber presa,
y los cachorros del león son separados unos de otros.
12 Ahora a mí me fue traída una palabra a hurtadillas,
y mi oído procedió a percibir un susurro de ella,
13 en pensamientos inquietantes de visiones nocturnas,
cuando sueño profundo cae sobre los hombres.
14 Un pavor me sobrevino, y un temblor,
y a la multitud de mis huesos llenó de pavor.
15 Y un espíritu mismo fue pasando sobre mi rostro;
el pelo de mi carne empezó a erizárseme.
16 [El espíritu] empezó a detenerse,
pero no reconocí su apariencia;
una forma estaba enfrente de mis ojos;
hubo una calma, y entonces oí una voz:
17 ‘El hombre mortal... ¿podrá ser más justo que Dios mismo?
¿O podrá el hombre físicamente capacitado ser más limpio que su propio Hacedor?’.
18 ¡Mira! En sus siervos él no tiene fe,
y a sus mensajeros imputa tener faltas.
19 ¡Cuánto más a los que moran en casas de barro,
cuyo fundamento está en el polvo!
Los aplasta uno más rápidamente que a una polilla.
20 De la mañana al atardecer son triturados;
sin que nadie [lo] tome [a pecho], perecen para siempre.
21 ¿Acaso la cuerda de su tienda dentro de ellos no ha sido arrancada?
Mueren por falta de sabiduría.

SEAMOS MEJORES MAESTROS


Primera conversación: Portada de wp16.2. Prepare el terreno para la revisita (2 mins. o menos).


Revisita: Portada de wp16.2. Prepare el terreno para volver (4 mins. o menos).


Curso bíblico: fg lección 2 párrs. 2, 3 (6 mins. o menos).


¿Quién es Dios?
Ningún ser humano lo ha visto jamás porque él es un espíritu, alguien muy superior a nosotros, que somos de carne y hueso (Juan 1:18; 4:24). Ahora bien, podemos saber algo acerca de su personalidad al examinar su creación. Por ejemplo, la gran variedad de frutas y flores que ha diseñado nos revela que nos ama y que es muy inteligente. Además, la inmensidad del universo nos demuestra que tiene muchísimo poder. (Lea Romanos 1:20.)
Otra manera de conocer a Dios es leyendo la Biblia. Esta nos habla de cómo trata a las personas, de qué cosas le agradan y cuáles no, y de la forma en que reacciona ante diversas situaciones. (Lea Salmo 103:7-10.)

NUESTRA VIDA CRISTIANA


Rompe las cadenas de la presión de grupo (15 mins.):

Análisis con el auditorio. Ponga el video de jw.org que lleva ese título (vaya a ENSEÑANZAS BÍBLICAS > JÓVENES). Luego pregunte: ¿A qué presiones se enfrentan los chicos en la escuela? ¿Cómo les puede ayudar el consejo de Éxodo 23:2? ¿Cuáles son los cuatro pasos que les darán las fuerzas para resistir la presión y mantenerse fieles? Pida a los jóvenes que cuenten experiencias animadoras.


Éxodo 23:2 Traducción del Nuevo Mundo con referencias
2 No debes seguir tras la muchedumbre para fines malos; y no debes testificar en cuanto a una controversia para desviarte con la muchedumbre a fin de pervertir la justicia.

ESTUDIO BÍBLICO DE LA CONGREGACIÓN: IA CAP. 11 PÁRRS. 1-11 (30 MINS.)


REFERENCIAS Y TEXTOS BIBLICOS PARA EL ESTUDIO


CAPÍTULO 11
Se mantuvo vigilante y esperó con confianza

párr. 3 (1 Rey. 16:30-17:1) Y Acab hijo de Omrí procedió a hacer peor a los ojos de Jehová que todos los que fueron antes de él. 31 Y aconteció que, [como si fuera] la cosa más insignificante el que anduviera en los pecados de Jeroboán hijo de Nebat, ahora tomó por esposa a Jezabel hija de Etbaal el rey de los sidonios, y se puso a ir y servir a Baal e inclinarse ante él. 32 Además, erigió un altar a Baal en la casa de Baal que edificó en Samaria. 33 Y Acab pasó a hacer el poste sagrado; y Acab llegó a hacer más para ofender a Jehová el Dios de Israel que todos los reyes de Israel que hubo antes de él. 34 En sus días Hiel el betelita edificó a Jericó. Pagando con la pérdida de Abiram, su primogénito, colocó el fundamento de ella, y pagando con la pérdida de Segub, el menor de los suyos, puso sus puertas, conforme a la palabra de Jehová que él había hablado por medio de Josué hijo de Nun.
17 Y Elías el tisbita, de los habitantes de Galaad, procedió a decir a Acab: “¡Tan ciertamente como que vive Jehová el Dios de Israel, delante de quien en efecto estoy de pie, no habrá durante estos años ni rocío ni lluvia, excepto por orden de mi palabra!”.
párr. 4 (1 Rey. 18:41-46) Elías ahora dijo a Acab: “Sube, come y bebe; porque hay el sonido de la ruidosa agitación de un aguacero”. 42 Y Acab procedió a subir a comer y beber. En cuanto a Elías, subió a la cima del Carmelo y empezó a agazaparse a tierra y a mantener su rostro puesto entre las rodillas. 43 Entonces dijo a su servidor: “Sube, por favor. Mira en dirección al mar”. Él subió, pues, y miró, y entonces dijo: “No hay nada absolutamente”. Y él pasó a decir: “Vuelve”, siete veces. 44 Y a la séptima vez aconteció que llegó a decir: “¡Mira! Hay una nubecilla como la palma de la mano de un hombre, que viene ascendiendo del mar”. Ahora él dijo: “Sube, di a Acab: ‘¡Engancha [el carro]! ¡Y baja para que no te detenga el aguacero!’”. 45 Y mientras tanto aconteció que los cielos mismos se oscurecieron con nubes y viento, y empezó a haber un gran aguacero. Y Acab siguió adelante montado [en su carro], y se encaminó a Jezreel. 46 Y la misma mano de Jehová resultó estar sobre Elías, de modo que él se ciñó las caderas y se fue corriendo delante de Acab todo el camino hasta Jezreel.
párr. 5 (1 Rey. 18:41, 42) Elías ahora dijo a Acab: “Sube, come y bebe; porque hay el sonido de la ruidosa agitación de un aguacero”. 42 Y Acab procedió a subir a comer y beber. En cuanto a Elías, subió a la cima del Carmelo y empezó a agazaparse a tierra y a mantener su rostro puesto entre las rodillas.
párr. 6 (Sant. 5:18) Y volvió a orar, y el cielo dio lluvia y la tierra produjo su fruto.
párr. 7 (1 Rey. 18:1) Y [después de] muchos días aconteció que la propia palabra de Jehová vino a Elías al tercer año, diciendo: “Ve, muéstrate a Acab, porque estoy resuelto a dar lluvia sobre la superficie del suelo”.
párr. 7 (Mat. 6:9, 10) ”Ustedes, pues, tienen que orar de esta manera: ”‘Padre nuestro [que estás] en los cielos, santificado sea tu nombre. 10 Venga tu reino. Efectúese tu voluntad, como en el cielo, también sobre la tierra.
párr. 8 (1 Juan 5:14) Y esta es la confianza que tenemos para con él, que, no importa qué sea lo que pidamos conforme a su voluntad, él nos oye.
párr. 8 (2 Cor. 1:11) Ustedes también pueden coadyuvar con su ruego por nosotros, a fin de que por muchos se den gracias a favor nuestro por lo que se nos da bondadosamente debido a muchos rostros [vueltos hacia arriba en oración].
párr. 8 (Filip. 4:6) No se inquieten por cosa alguna, sino que en todo, por oración y ruego junto con acción de gracias, dense a conocer sus peticiones a Dios;
párr. 9 (1 Rey. 18:43) Entonces dijo a su servidor: “Sube, por favor. Mira en dirección al mar”. Él subió, pues, y miró, y entonces dijo: “No hay nada absolutamente”. Y él pasó a decir: “Vuelve”, siete veces.
párr. 11 (Heb. 11:1) Fe es la expectativa segura de las cosas que se esperan, la demostración evidente de realidades aunque no se contemplen.
párr. 11 (Heb. 11:27) Por fe dejó a Egipto, pero sin temer la cólera del rey, porque continuó constante como si viera a Aquel que es invisible.

Repaso de esta reunión y adelanto de la próxima (3 mins.)


ESTUDIO DE "LA ATALAYA": TEXTOS BÍBLICOS | SEMANA DEL 14 AL 20 DE MARZO DE 2016
“El espíritu mismo da testimonio con nuestro espíritu”


REFERENCIAS Y TEXTOS BIBLICOS PARA EL ESTUDIO


w16 enero págs. 1-2 | La Atalaya (estudio) (2016)
SEMANA DEL 14 AL 20 DE MARZO DE 2016
17 “El espíritu mismo da testimonio con nuestro espíritu”


En estos dos artículos analizaremos cómo puede saber alguien si ha sido invitado a ir al cielo y qué cambios experimenta un ungido en su forma de ver las cosas. Además, veremos qué actitud deben tener los ungidos y por qué no debe preocuparnos la cantidad de hermanos que tomen del pan y del vino.


“EL ESPÍRITU MISMO DA TESTIMONIO CON NUESTRO ESPÍRITU”


“El espíritu mismo da testimonio con nuestro espíritu de que somos hijos de Dios” (ROM. 8:16).
CANCIONES 109 Y 108
EXPLIQUE QUÉ NOS ENSEÑAN ESTOS VERSÍCULOS SOBRE LA MANERA EN QUE JEHOVÁ SELECCIONA A LOS UNGIDOS
2 Cor. 1:21, 22; 2 Ped. 1:10, 11
Rom. 8:15, 16; 1 Juan 2:20, 27

(Rom. 8:16) El espíritu mismo da testimonio con nuestro espíritu de que somos hijos de Dios.
(2 Cor. 1:21, 22) Pero el que garantiza que ustedes y que nosotros pertenecemos a Cristo, y el que nos ha ungido, es Dios. 22 Él también ha puesto su sello sobre nosotros y nos ha dado la prenda de lo que ha de venir, es decir, el espíritu, en nuestros corazones.
O: “el adelanto (desembolso inicial) de lo que ha de venir”. Gr.: ar•ra•bó•na. Véase Ef 1:14, n: “Anticipado”.
(2 Ped. 1:10, 11) Por esta razón, hermanos, tanto más hagan lo sumo por hacer seguros para sí su llamamiento y selección; porque si siguen haciendo estas cosas no fracasarán nunca. 11 De hecho, así se les suministrará ricamente la entrada en el reino eterno de nuestro Señor y Salvador Jesucristo.
(Rom. 8:15, 16) Porque ustedes no recibieron un espíritu de esclavitud que ocasione temor de nuevo, sino que recibieron un espíritu de adopción como hijos, espíritu por el cual clamamos: “¡Abba, Padre!”. 16 El espíritu mismo da testimonio con nuestro espíritu de que somos hijos de Dios.
“De adopción como hijos.” Lit.: “de colocación como hijo”. Gr.: hui•o•the•sí•as; lat.:a•do•pti•ó•nis fi•li•ó•rum.
“Abba.” Una palabra aram. que significa: “el padre”, o quizás: “¡Oh Padre!”.
(1 Juan 2:20) Y ustedes tienen una unción del santo; todos ustedes tienen conocimiento.
“Unción.” Gr.: kjrí•sma; lat.: unc•ti•ó•nem.
(1 Juan 2:27) Y en cuanto a ustedes, la unción que recibieron de él permanece en ustedes, y no necesitan que nadie les esté enseñando; antes bien, como la unción de él les está enseñando acerca de todas las cosas, y es verdad y no es mentira, y así como les ha enseñado, permanezcan en unión con él.
párr. 1 (Lev. 23:15-20) ”’Y desde el día después del sábado, desde el día de llevar ustedes la gavilla de la ofrenda mecida, ustedes tienen que contarse siete sábados. Deben resultar completos. 16 Hasta el día después del séptimo sábado deben contar, cincuenta días, y tienen que presentar una ofrenda de grano nuevo a Jehová. 17 De sus moradas deben llevar dos panes como ofrenda mecida. De dos décimas de efá de flor de harina deben resultar. Deben ser cocidos con levadura, como primeros frutos maduros a Jehová. 18 Y junto con los panes tienen que presentar siete corderos sanos, cada uno de un año de edad, y un toro joven y dos carneros. Deben servir de ofrenda quemada a Jehová junto con la ofrenda de grano y las libaciones de ellos como ofrenda hecha por fuego, de olor conducente a descanso a Jehová. 19 Y tienen que ofrecer un cabrito de las cabras como ofrenda por el pecado, y dos corderos, cada uno de un año de edad, como sacrificio de comunión. 20 Y el sacerdote tiene que mecerlos de acá para allá junto con los panes de los primeros frutos maduros, como ofrenda mecida delante de Jehová, junto con los dos corderos. Deben servir como cosa santa a Jehová para el sacerdote.
O: “semanas”. Heb.: schab•ba•thóhth. Compárese con Mt 28:1.
párr. 2 (Hech. 1:13-15) Así, cuando hubieron entrado, subieron al aposento de arriba, donde estaban alojados, tanto Pedro como Juan y Santiago y Andrés, Felipe y Tomás, Bartolomé y Mateo, Santiago [hijo] de Alfeo y Simón el celoso, y Judas [hijo] de Santiago. 14 Todos estos persistían de común acuerdo en oración, junto con algunas mujeres y María la madre de Jesús, y con los hermanos de él. 15 Ahora bien, durante estos días Pedro se levantó en medio de los hermanos y dijo (la muchedumbre de personas era en conjunto como de ciento veinte):
“El celoso.” Véase Lu 6:15, n.
O: “cantidad”.
párr. 2 (Joel 2:28-32) ”Y después de eso tiene que ocurrir que derramaré mi espíritu sobre toda clase de carne, y sus hijos y sus hijas ciertamente profetizarán. En cuanto a sus viejos, sueños soñarán. En cuanto a sus jóvenes, visiones verán. 29 Y aun sobre los siervos y sobre las siervas derramaré en aquellos días mi espíritu. 30 ”Y ciertamente daré portentos presagiosos en los cielos y en la tierra, sangre y fuego y columnas de humo. 31 El sol mismo será convertido en oscuridad, y la luna en sangre, antes de la venida del día de Jehová, grande e inspirador de temor. 32 Y tiene que ocurrir que todo el que invoque el nombre de Jehová escapará salvo; porque en el monte Sión y en Jerusalén resultarán estar los escapados, tal como ha dicho Jehová, y entre los sobrevivientes, a quienes Jehová llama.”
“Mi espíritu.” Heb.: ru•jí; gr.: pnéu•ma•tos; lat.: spí•ri•tum.
“Entre los sobrevivientes”, MVg; gr.: eu•ag•gue•li•zó•me•noi, “los que anuncian buenas nuevas; los que evangelizan”.
En MLXX aquí termina el cap. 3; en TLXXBagsterSyVg aquí termina el cap. 2.
párr. 2 (Hech. 2:16-21) Por el contrario, esto es lo que se dijo por medio del profeta Joel: 17 ‘“Y en los últimos días —dice Dios— derramaré algo de mi espíritu sobre toda clase de carne, y sus hijos y sus hijas profetizarán, y sus jóvenes verán visiones y sus viejos soñarán sueños; 18 y aun sobre mis esclavos y sobre mis esclavas derramaré algo de mi espíritu en aquellos días, y profetizarán. 19 Y daré portentos presagiosos en el cielo arriba y señales en la tierra abajo, sangre y fuego y neblina de humo; 20 el sol será convertido en oscuridad y la luna en sangre antes que llegue el grande e ilustre día de Jehová. 21 Y todo el que invoque el nombre de Jehová será salvo”’.
O: “fuerza activa”. Gr.: pnéu•ma•tos; lat.: Spí•ri•tu; J17,18,22(heb.): ru•jí, “mi espíritu”. Véase Gé 1:2, n: “Activa”.
O: “sobre toda carne”. Gr.: e•pí pá•san sár•ka; lat.: cár•nem; J17,18,22(heb.): ba•sár.
O: “ancianos”. Gr.: pre•sbý•te•roi.
Véase Ap. 1D.
Véase Ap. 1D.
párr. 3 (Hech. 2:2-4) y de repente ocurrió desde el cielo un ruido exactamente como el de una brisa impetuosa y fuerte, y llenó toda la casa en la cual estaban sentados. 3 Y lenguas como de fuego se les hicieron visibles y fueron distribuidas en derredor, y una se asentó sobre cada uno de ellos, 4 y todos se llenaron de espíritu santo y comenzaron a hablar en lenguas diferentes, así como el espíritu les concedía expresarse.
párr. 3 (Hech. 1:8) pero recibirán poder cuando el espíritu santo llegue sobre ustedes, y serán testigos de mí tanto en Jerusalén como en toda Judea, y en Samaria, y hasta la parte más distante de la tierra”.
“Testigos.” Gr.: már•ty•res; lat.: té•stes.
“Parte más distante.” O: “extremidad”. Gr.: e•skjá•tou; J17,18,22(heb.): qetséh. Véanse Jer 25:31, 33, nn. Compárese con Mt 12:42, n.
párr. 3 (Hech. 2:37, 38) Ahora bien, cuando aquellos oyeron esto se sintieron heridos en el corazón, y dijeron a Pedro y a los demás apóstoles: “Varones, hermanos, ¿qué haremos?”. 38 Pedro les [dijo]: “Arrepiéntanse, y bautícese cada uno de ustedes en el nombre de Jesucristo para perdón de sus pecados, y recibirán la dádiva gratuita del espíritu santo.
párr. 3 (Hech. 2:41) Por lo tanto, los que abrazaron su palabra de buena gana fueron bautizados, y en aquel día unas tres mil almas fueron añadidas.
párr. 4 (Sant. 1:18) Porque fue su voluntad, él nos produjo por la palabra de la verdad, para que fuéramos ciertas primicias de sus criaturas.
párr. 4 (1 Ped. 2:9) Pero ustedes son “una raza escogida, un sacerdocio real, una nación santa, un pueblo para posesión especial, para que declaren en público las excelencias” de aquel que los llamó de la oscuridad a su luz maravillosa.
“Raza.” Gr.: gué•nos; diferente de gue•ne•á, “generación”, como en Mt 24:34.
Lit.: “virtudes”.
párr. 5 (Hech. 2:6-12) De modo que, cuando este sonido ocurrió, la multitud se juntó, y se azoraron, porque cada uno los oía hablar en su propio lenguaje. 7 En verdad, estaban pasmados, y empezaron a admirarse y a decir: “Pues miren, todos estos que están hablando son galileos, ¿verdad? 8 Y sin embargo, ¿cómo es que oímos, cada uno de nosotros, nuestro propio lenguaje en que nacimos? 9 Partos y medos y elamitas, y los habitantes de Mesopotamia, y de Judea y de Capadocia, de Ponto y del [distrito de] Asia, 10 y de Frigia y de Panfilia, de Egipto y de las partes de Libia, que está hacia Cirene, y residentes temporales procedentes de Roma, tanto judíos como prosélitos,11 cretenses y árabes, los oímos hablar en nuestras lenguas acerca de las cosas magníficas de Dios”. 12 Sí, todos estaban pasmados y perplejos, y se decían unos a otros: “¿Qué querrá decir esto?”.
O: “conversos”.
párr. 5 (Hech. 2:38) Pedro les [dijo]: “Arrepiéntanse, y bautícese cada uno de ustedes en el nombre de Jesucristo para perdón de sus pecados, y recibirán la dádiva gratuita del espíritu santo.
párr. 5 (Hech. 8:14-17) Cuando los apóstoles que estaban en Jerusalén oyeron que Samaria había aceptado la palabra de Dios, les despacharon a Pedro y a Juan; 15 y estos bajaron y oraron para que recibieran espíritu santo. 16 Porque todavía no había caído sobre ninguno de ellos, sino que solo habían sido bautizados en el nombre del Señor Jesús. 17 Entonces se pusieron a imponerles las manos, y ellos empezaron a recibir espíritu santo.
párr. 5 (Hech. 10:44-48) Mientras Pedro todavía estaba hablando acerca de estos asuntos, el espíritu santo cayó sobre todos los que oían la palabra. 45 Y los fieles que habían venido con Pedro que eran de los circuncisos estaban asombrados, porque la dádiva gratuita del espíritu santo también estaba siendo derramada sobre gente de las naciones. 46 Pues los oían hablar en lenguas y engrandecer a Dios. Entonces Pedro respondió: 47 “¿Puede alguien negar el agua de modo que no sean bautizados estos, que han recibido el espíritu santo igual que nosotros?”. 48 Con eso, mandó que fueran bautizados en el nombre de Jesucristo. Entonces ellos le solicitaron que permaneciera algunos días.
párr. 6 (Efes. 1:13, 14) Pero ustedes también esperaron en él después que oyeron la palabra de la verdad, las buenas nuevas acerca de su salvación. Por medio de él también, después que ustedes creyeron, fueron sellados con el espíritu santo prometido, 14 que es una prenda por anticipado de nuestra herencia, con el propósito de poner en libertad por rescate la propia posesión [de Dios], para su gloriosa alabanza.
O: “Después de creer en él también”.
“Que”, P46AB; אDVg: “quien”.
O: “un adelanto (desembolso inicial) por anticipado”. Gr.: ar•ra•bón; J18,22(heb.):‛e•ra•vóhn. Véase 2Co 1:22, n.
Lit.: “de la”.
párr. 6 (2 Cor. 1:21, 22) Pero el que garantiza que ustedes y que nosotros pertenecemos a Cristo, y el que nos ha ungido, es Dios. 22 Él también ha puesto su sello sobre nosotros y nos ha dado la prenda de lo que ha de venir, es decir, el espíritu, en nuestros corazones.
O: “el adelanto (desembolso inicial) de lo que ha de venir”. Gr.: ar•ra•bó•na. Véase Ef 1:14, n: “Anticipado”.
párr. 6 (2 Cor. 5:5) Ahora bien, el que nos produjo para esta mismísima cosa es Dios, que nos dio la prenda de lo que ha de venir, es decir, el espíritu.
O: “nos dio el adelanto (desembolso inicial) de lo que ha de venir”. Véase 1:22, n.
párr. 7 (2 Ped. 1:10, 11) Por esta razón, hermanos, tanto más hagan lo sumo por hacer seguros para sí su llamamiento y selección; porque si siguen haciendo estas cosas no fracasarán nunca. 11 De hecho, así se les suministrará ricamente la entrada en el reino eterno de nuestro Señor y Salvador Jesucristo.
párr. 7 (Heb. 3:1) Por consiguiente, hermanos santos, participantes del llamamiento celestial, consideren al apóstol y sumo sacerdote que nosotros confesamos: a Jesús.
O: “de la invitación”.
Lit.: “sacerdote principal de nuestra confesión”.
párr. 7 (Rev. 2:10) No tengas miedo de las cosas que estás para sufrir. ¡Mira! El Diablo seguirá echando a algunos de ustedes en la prisión para que sean puestos a prueba plenamente, y para que tengan tribulación diez días. Pruébate fiel hasta la misma muerte, y yo te daré la corona de la vida.
O: “hasta la muerte; aun con peligro de muerte”.
párr. 8 (Gén. 1:28) Además, los bendijo Dios y les dijo Dios: “Sean fructíferos y háganse muchos y llenen la tierra y sojúzguenla, y tengan en sujeción los peces del mar y las criaturas voladoras de los cielos y toda criatura viviente que se mueve sobre la tierra”.
O: “que se arrastra”. Heb.: ha•ro•mé•seth; lat.: quae mo•vén•tur.
párr. 8 (Sl 37:29) Los justos mismos poseerán la tierra, y residirán para siempre sobre ella.
párr. 8 (Efes. 1:18) habiendo sido iluminados los ojos de su corazón, para que sepan cuál es la esperanza a la cual él los llamó, cuáles son las gloriosas riquezas que él guarda como herencia para los santos,
O: “que él hereda en”.
párr. 9 (Rom. 1:7) a todos los que están en Roma como amados de Dios, llamados a ser santos: Que tengan bondad inmerecida y paz de parte de Dios nuestro Padre y de[l] Señor Jesucristo.
párr. 9 (Rom. 8:15, 16) Porque ustedes no recibieron un espíritu de esclavitud que ocasione temor de nuevo, sino que recibieron un espíritu de adopción como hijos, espíritu por el cual clamamos: “¡Abba, Padre!”. 16 El espíritu mismo da testimonio con nuestro espíritu de que somos hijos de Dios.
“De adopción como hijos.” Lit.: “de colocación como hijo”. Gr.: hui•o•the•sí•as; lat.:a•do•pti•ó•nis fi•li•ó•rum.
“Abba.” Una palabra aram. que significa: “el padre”, o quizás: “¡Oh Padre!”.
párr. 9 (1 Tes. 2:12) a fin de que siguieran andando de una manera digna de Dios, que los llama a su reino y gloria.
(1 Juan 2:27) Y en cuanto a ustedes, la unción que recibieron de él permanece en ustedes, y no necesitan que nadie les esté enseñando; antes bien, como la unción de él les está enseñando acerca de todas las cosas, y es verdad y no es mentira, y así como les ha enseñado, permanezcan en unión con él.
párr. 10 (1 Juan 2:20) Y ustedes tienen una unción del santo; todos ustedes tienen conocimiento.
“Unción.” Gr.: kjrí•sma; lat.: unc•ti•ó•nem.
párr. 10 (1 Juan 2:27) Y en cuanto a ustedes, la unción que recibieron de él permanece en ustedes, y no necesitan que nadie les esté enseñando; antes bien, como la unción de él les está enseñando acerca de todas las cosas, y es verdad y no es mentira, y así como les ha enseñado, permanezcan en unión con él.
párr. 11 (Juan 3:3) En respuesta, Jesús le dijo: “Muy verdaderamente te digo: A menos que uno nazca de nuevo, no puede ver el reino de Dios”.
“Nazca de nuevo.” Lit.: “sea generado (engendrado) desde arriba”. Gr.: guen•ne•théi á•no•then.
párr. 11 (Juan 3:5) Jesús contestó: “Muy verdaderamente te digo: A menos que uno nazca del agua y del espíritu, no puede entrar en el reino de Dios.
O: “la fuerza activa”. Gr.: pnéu•ma•tos; lat.: Spí•ri•tu; J17,22(heb.): weha•rú•aj, “y lafuerza activa”. Véase Gé 1:2, n: “Activa”.
párr. 11 (Juan 3:7, 8) No te maravilles a causa de que te dije: Ustedes tienen que nacer otra vez. 8 El viento sopla donde quiere, y oyes su sonido, pero no sabes de dónde viene ni adónde va. Así es todo el que ha nacido del espíritu”.
“Viento.” Gr.: pnéu•ma.
párr. 12 (1 Ped. 1:3, 4) Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, porque, según su gran misericordia, nos dio un nuevo nacimiento a una esperanza viva mediante la resurrección de Jesucristo de entre los muertos, 4 a una herencia incorruptible e incontaminada e inmarcesible. Está reservada en los cielos para ustedes,
Lit.: “habiéndonos generado de nuevo”. Gr.: a•na•guen•né•sas he•más; lat.:re•ge•ne•rá•vit nos.
Lit.: “Habiendo sido guardada (conservada)”.
párr. 13 (Is. 65:21-23) Y ciertamente edificarán casas, y las ocuparán; y ciertamente plantarán viñas y comerán [su] fruto. 22 No edificarán y otro [lo] ocupará; no plantarán y otro [lo] comerá. Porque como los días de un árbol serán los días de mi pueblo; y la obra de sus propias manos mis escogidos usarán a grado cabal. 23 No se afanarán para nada, ni darán a luz para disturbio; porque son la prole [que está] compuesta de los benditos de Jehová, y sus descendientes con ellos.
párr. 14 (2 Cor. 5:4) De hecho, nosotros los que estamos en esta tienda gemimos, estando cargados; porque lo que queremos no es quitárnosla, sino ponernos la otra, para que lo mortal sea tragado por la vida.
párr. 14 (1 Cor. 15:53) Porque esto que es corruptible tiene que vestirse de incorrupción, y esto que es mortal tiene que vestirse de inmortalidad.
Lit.: “no mortalidad”. Gr.: a•tha•na•sí•an; lat.: in•mor•ta•li•tá•tem; J17,18(heb.): ’al-má•weth,“no-muerte”.
párr. 14 (2 Ped. 1:4) Mediante estas cosas nos ha dado libremente las preciosas y grandiosísimas promesas, para que por estas ustedes lleguen a ser partícipes de la naturaleza divina, habiendo escapado de la corrupción que hay en el mundo por la lujuria.
“De la naturaleza divina.” Gr.: théi•as [...] fý•se•os.
párr. 14 (1 Juan 3:2, 3) Amados, ahora somos hijos de Dios, pero todavía no se ha manifestado lo que seremos. Sí sabemos que cuando él sea manifestado seremos semejantes a él, porque lo veremos tal como él es. 3 Y todo el que tiene esta esperanza puesta en él se purifica a sí mismo así como ese es puro.
O: “ello”.
párr. 14 (Rev. 20:6) Feliz y santo es cualquiera que tiene parte en la primera resurrección; sobre estos la muerte segunda no tiene autoridad, sino que serán sacerdotes de Dios y del Cristo, y reinarán con él por los mil años.
párr. 15 (1 Cor. 2:10) Pues es a nosotros a quienes Dios las ha revelado mediante su espíritu, porque el espíritu escudriña todas las cosas, hasta las cosas profundas de Dios.
párr. 16 (Mat. 11:10, 11) Este es aquel acerca de quien está escrito: ‘¡Mira! ¡Yo mismo envío a mi mensajero delante de tu rostro, que preparará tu camino delante de ti!’. 11 En verdad les digo: Entre los nacidos de mujer no ha sido levantado uno mayor que Juan el Bautista; mas el que sea de los menores en el reino de los cielos es mayor que él.
O: “ángel”.
O: “Sumergidor; Zambullidor”. Gr.: Ba•pti•stóu.
párr. 16 (1 Sam. 16:13) Por lo tanto Samuel tomó el cuerno de aceite y lo ungió en medio de sus hermanos. Y el espíritu de Jehová empezó a entrar en operación sobre David desde aquel día en adelante. Más tarde, Samuel se levantó y procedió a irse a Ramá.
párr. 16 (Mar. 12:36) Por el espíritu santo David mismo dijo: ‘Jehová dijo a mi Señor: “Siéntate a mi diestra hasta que ponga a tus enemigos debajo de tus pies”’.
Véase Ap. 1D.
párr. 16 (Hech. 2:34) De hecho, David no ascendió a los cielos, sino que él mismo dice: ‘Jehová dijo a mi Señor: “Siéntate a mi diestra,
Véase Ap. 1D.
párr. 16 (Juan 5:28, 29) No se maravillen de esto, porque viene la hora en que todos los que están en las tumbas conmemorativas oirán su voz 29 y saldrán, los que hicieron cosas buenas a una resurrección de vida, los que practicaron cosas viles a una resurrección de juicio.
“Resurrección de juicio.” Gr.: a•ná•sta•sin krí•se•os; lat.: re•sur•rec•ti•ó•nem iu•dí•ci•i.
párr. 16 (Hech. 24:15) y tengo esperanza en cuanto a Dios, esperanza que estos mismos también abrigan, de que va a haber resurrección así de justos como de injustos.
“Resurrección.” Gr.: a•ná•sta•sin, “levantarse; ponerse de pie” (de a•ná, “arriba”, ystá•sis, “parar”); lat.: re•sur•rec•ti•ó•nem.
párr. 17 (Heb. 11:10) Porque esperaba la ciudad que tiene fundamentos verdaderos, cuyo edificador y hacedor es Dios.
Lit.: “artífice”. Gr.: te•kjní•tes.
párr. 17 (Rev. 12:17) Y el dragón se airó contra la mujer, y se fue para hacer guerra contra los restantes de la descendencia de ella, los cuales observan los mandamientos de Dios y tienen la obra de dar testimonio de Jesús.
“Obra de dar testimonio.” Gr.: mar•ty•rí•an; lat.: te•sti•mó•ni•um.
(Éx. 19:1) Al tercer mes después de haber salido los hijos de Israel de la tierra de Egipto, el mismo día, entraron en el desierto de Sinaí.

Clic en la Imagen para Descargar la información completa en archivo digital para Computadora de escritorio, portátil, tableta, móvil y Smartphone

Descargar información para el Estudio Personal para Computadora de escritorio, portátil, tableta, móvil y Smartphone

Descargar información para el Estudio Personal para Computadora de escritorio, portátil, tableta, móvil y Smartphone

BUSCAR CONTENIDOS

Búsqueda personalizada

ADD THIS