JOB 16-20 | Tesoros de la Biblia: semana del 4-10 de abril

TEXTOS BÍBLICOS Y REFERENCIAS PARA LA REUNIÓN VIDA Y MINISTERIO CRISTIANOS

LEER Y ESCUCHAR LA BIBLIA EN LÍNEA EN JW.ORG:


TESOROS DE LA BIBLIA | JOB 16-20


“ANIME A LOS DEMÁS CON PALABRAS AMABLES” (10 MINS.):

Al dar consejo deberíamos animar

16:4, 5
o Job estaba deprimido y angustiado. Necesitaba apoyo y ánimo.
o Ninguno de los tres compañeros le dijo a Job algo que lo consolara. Más bien, le hicieron acusaciones que aumentaron su dolor.

Las palabras desconsideradas de Bildad irritaron a Job

19:2, 25
o Job le suplicó a Dios que le diera una salida, aunque fuera la muerte.
o Job se centró en la esperanza de la resurrección y siguió aguantando con lealtad.
¿QUIÉNES ACUSARON A JOB?
Elifaz
o Posiblemente de Temán, en Edom. En Jeremías 49:7 se habla de Temán como el centro de la sabiduría edomita.
o Al parecer era el mayor y más influyente de los supuestos consoladores. Elifaz fue el primero en hablar. Dio tres discursos y fueron los más largos.
¿De qué lo acusó?
o Cuestionó la integridad de Job y afirmó que Dios no confía en sus siervos (Job 4, 5).
o Dijo que Job era descarado y malvado, y que no respetaba a Dios (Job 15).
o Acusó a Job de ser codicioso e injusto, y afirmó que los humanos no le son útiles a Dios (Job 22).
Bildad
o Descendiente de Súah. Posiblemente vivió a orillas del río Éufrates.
o Fue el segundo en hablar. Sus discursos fueron más cortos pero más hirientes que los de Elifaz.
¿De qué lo acusó?
o Insinuó que los hijos de Job habían pecado y que merecían lo que les había pasado, y dio a entender que Job no temía a Dios (Job 8).
o Dijo que Job era un malvado (Job 18).
o Afirmó que ser fiel a Dios no sirve de nada (Job 25).
Zofar
o Era un naamatita, tal vez del noroeste de Arabia.
o Fue el tercero en hablar y el que lo acusó con más dureza. Solo intervino dos veces.
¿De qué lo acusó?
o Acusó a Job de charlatán y le dijo que abandonara sus prácticas pecaminosas (Job 11).
o Insinuó que Job era malvado y que disfrutaba del pecado (Job 20).

Job 16:4, 5. Al dar consejo deberíamos animar (w90 15/3 pág. 27 párrs. 1, 2).


Job 16:4, 5 Traducción del Nuevo Mundo con referencias
4 También yo mismo bien podría hablar como lo hacen ustedes.
Si solo existieran las almas de ustedes donde mi alma está,
¿me mostraría yo brillante en palabras contra ustedes,
y menearía la cabeza contra ustedes?
5 Los fortalecería con las palabras de mi boca,
y la consolación de mis propios labios serviría para retener...
w90 15/3 pág. 27 Cómo ayudar a los deprimidos a recobrar el gozo
Fortalezca con palabras
El que está gravemente deprimido no solo se siente triste; a esa persona probablemente le parezca que no sirve para nada, y quizás no vea esperanza de un cambio. La palabra griega que se traduce “almas abatidas” significa literalmente “de alma pequeña”. Cierto helenista define así la palabra: “Alguien que experimenta tanta dificultad que pierde todo el ánimo”. Sí, se han secado por completo sus recursos emocionales, y su amor propio ha decaído. (Compárese con Proverbios 17:22.)
El patriarca Job dijo: “Los fortalecería con las palabras de mi boca”. (Job 16:5.) La palabra hebrea que se vierte ‘fortalecer’ se traduce a veces ‘fortificar’ o ‘reforzar’. Se usó para describir cómo ‘fue fortalecido’ el templo por reparaciones estructurales. (Isaías 41:10; Nahúm 2:1; 2 Crónicas 24:13.) Las palabras que usted diga deben reedificar eficazmente —ladrillo por ladrillo, por decirlo así— el amor propio del deprimido. Para hacer esto usted tiene que recurrir a la “facultad de raciocinio” de la otra persona. (Romanos 12:1.) El número de La Atalaya ya citado dijo esto sobre los deprimidos: “Porque carecen de [...] amor propio, hay que llevarlos adelante un poco para poner de manifiesto las aptitudes que realmente poseen, para su propio estímulo y para la bendición de toda la casa de la fe”.

Job 19:2. Las palabras desconsideraras de Bildad hicieron que Job clamara angustiado (w06 15/3 pág. 15 párr. 5; w94 1/10 pág. 32).


Job 19:2 Traducción del Nuevo Mundo con referencias
2 “¿Hasta cuándo seguirán ustedes irritando mi alma
y seguirán aplastándome con palabras?
Puntos sobresalientes del libro de Job
16:5; 19:2. Nuestras palabras tienen que animar y fortalecer a los demás en vez de irritarlos (Proverbios 18:21).
w94 1/10 pág. 32 El poder de una palabra amable
El poder de una palabra amable
“La angustia deprime al hombre; la palabra amable lo alegra.” (Proverbios 12:25, Versión Popular.)
LOS cristianos no son inmunes a la adversidad. A veces experimentan angustia por vivir en estos “tiempos críticos, difíciles de manejar”. (2 Timoteo 3:1.)
Cuando se sufre adversidad, ¡qué bendición es oír palabras amables de un amigo leal! “Un compañero verdadero ama en todo tiempo, y es un hermano nacido para cuando hay angustia”, dice la Biblia. (Proverbios 17:17.) Se conocía al fiel Job por ser esa clase de amigo. Aun Elifaz le dijo: “Tus palabras han levantado el ánimo a quienes tambaleaban, y has sostenido las rodillas débiles”. (Job 4:4, Katznelson.)
Sin embargo, cuando Job necesitó ánimo, Elifaz y sus compañeros no pronunciaron palabras amables. Culparon a Job por su adversidad, dando a entender que había cometido alguna falta secreta. (Job 4:8.) La obra The Interpreter’s Bible comenta: “Lo que Job necesita es la compasión de un corazón humano. Lo que recibe es una serie de clichés religiosos y tópicos morales absolutamente ‘verídicos’ y absolutamente hermosos”. Tanto turbó a Job el habla de Elifaz y sus compañeros, que se vio impulsado a clamar: “¿Hasta cuándo seguirán ustedes irritando mi alma y seguirán aplastándome con palabras?”. (Job 19:2.)
Nunca deberíamos hacer que otro siervo de Dios tuviera que clamar angustiado por causa de nuestras palabras desconsideradas y poco amables. (Compárese con Deuteronomio 24:15.) Un proverbio bíblico advierte: “La muerte y la vida están en poder de la lengua; cual sea el uso que de ella hagas, tal será el fruto”. (Proverbios 18:21; Nácar-Colunga, 1947.)
Siendo que la palabra tiene tanto poder, sigamos el ejemplo del apóstol Pablo. Cuando estuvo en Macedonia, ‘animó con muchas palabras a los de allí’. (Hechos 20:2.)

Job 19:25. La esperanza de la resurrección sostuvo a Job cuando fue probado hasta el límite (w06 15/3 pág. 15 párr. 4; it-2 pág. 824 párrs. 1, 2).


Job 19:25 Traducción del Nuevo Mundo con referencias
25 Y yo mismo bien sé que mi redentor vive,
y que, al venir después [de mí], se levantará sobre [el] polvo.
Puntos sobresalientes del libro de Job
14:7, 13-15; 19:25; 33:24. La esperanza de la resurrección puede sustentarnos al afrontar cualquier prueba que Satanás lance contra nosotros.
Rescate
Por lo tanto, la función de Jehová como Go•ʼél supuso la venganza de los males cometidos contra sus siervos y resultó en la santificación y vindicación de su nombre ante los que se valieron de la angustia de Israel como excusa para vituperarlo. (Sl 78:35; Isa 59:15-20; 63:3-6, 9.) Como el Gran Pariente cercano y Redentor tanto de la nación en conjunto como de cada uno de sus miembros, Dios dirigió su “causa judicial” para hacer justicia. (Sl 119:153, 154; Jer 50:33, 34; Lam 3:58-60; compárense con Pr 23:10, 11.)
Aunque Job vivió antes de que existiera la nación de Israel, dijo durante su enfermedad: “Yo mismo bien sé que mi redentor vive, y que, al venir después de mí, se levantará sobre el polvo”. (Job 19:25; compárese con Sl 69:18; 103:4.) El rey de Israel tenía que seguir el ejemplo de Jehová y servir de redentor de los humildes y los pobres de la nación. (Sl 72:1, 2, 14.)

BUSQUEMOS PERLAS ESCONDIDAS (8 MINS.):


Job 19:20. ¿Qué quiso decir Job con la expresión: “Escapo con la piel de mis dientes”? (w06 15/3 pág. 14 párr. 13; it-2 pág. 663 párr. 2).


Job 19:20 Traducción del Nuevo Mundo con referencias
20 A mi piel y a mi carne mis huesos realmente se pegan,
y escapo con la piel de mis dientes.
Puntos sobresalientes del libro de Job
19:20. ¿Qué quiso decir Job con la expresión: “Escapo con la piel de mis dientes”? Cuando Job dijo que escapaba con la piel de algo que por lo visto carece de ella, quizás dio a entender que había escapado prácticamente sin nada.
Piel
Job mismo dijo: “Escapo con la piel de mis dientes”. (Job 19:20.) Algunos traductores han propuesto otras lecturas de este versículo, pero requieren modificaciones en el texto hebreo. Parece innecesario acudir a los descubrimientos científicos realizados en años recientes con la ayuda del microscopio para explicar la afirmación de Job, pues al parecer se limitaba a decir que había escapado con nada o casi nada. Había escapado con la piel de sus dientes, es decir, con la “piel” de algo que parece no tenerla.

Job 19:26. ¿Cómo podría Job contemplar a Dios si ningún humano puede verlo? (w94 15/11 pág. 19 párr. 17).


Job 19:26 Traducción del Nuevo Mundo con referencias
26 Y después de mi piel, [que] han desollado..., ¡esto!
Aun reducido en mi carne contemplaré a Dios,
w94 15/11 pág. 19 párr. 17 El galardón de Job, una fuente de esperanza
17 Job, completamente humillado, reconoció que estaba equivocado y admitió que había hablado sin conocimiento. No obstante, había expresado fe en que ‘contemplaría a Dios’. (Job 19:25-27.) ¿Cómo sería eso posible si ningún ser humano puede ver a Jehová y seguir viviendo? (Éxodo 33:20.) En realidad, Job vio la manifestación del poder divino, oyó la palabra de Dios y le fueron abiertos los ojos del entendimiento para ver la verdad acerca de Jehová. Por ello, ‘se retractó y se arrepintió en polvo y ceniza’. (Job 42:1-6.) Las muchas preguntas que no pudo contestar demostraron la supremacía de Dios y la insignificancia del hombre, incluso la de un hombre tan dedicado a Jehová como Job. Este hecho nos ayuda a ver que no debemos anteponer nuestros intereses a la santificación del nombre de Jehová y la vindicación de su soberanía. (Mateo 6:9, 10.) Nuestro interés primordial debe ser mantenernos íntegros en nuestro servicio a Jehová y honrar su nombre.

¿Qué me enseña sobre Jehová la lectura bíblica de esta semana?


¿Qué ideas de la lectura bíblica de esta semana pueden servirme en la predicación?


JOB 16-20 | SUGERENCIAS PARA SUS COMENTARIOS PERSONALES


(JOB 16:5)
“Los fortalecería con las palabras de mi boca, y la consolación de mis propios labios serviría para retener...”

w90 15/3 pág. 27 Cómo ayudar a los deprimidos a recobrar el gozo
El patriarca Job dijo: “Los fortalecería con las palabras de mi boca”. (Job 16:5.) La palabra hebrea que se vierte ‘fortalecer’ se traduce a veces ‘fortificar’ o ‘reforzar’. Se usó para describir cómo ‘fue fortalecido’ el templo por reparaciones estructurales. (Isaías 41:10; Nahúm 2:1; 2 Crónicas 24:13.) Las palabras que usted diga deben reedificar eficazmente —ladrillo por ladrillo, por decirlo así— el amor propio del deprimido. Para hacer esto usted tiene que recurrir a la “facultad de raciocinio” de la otra persona. (Romanos 12:1.)

(JOB 16:15)
“Tela de saco he cosido sobre mi piel, y he arrojado mi cuerno en el polvo mismo.”

it-1 pág. 608 Cuerno
Cuando se sintió completamente abandonado, Job dijo pesaroso: “He arrojado mi cuerno en el polvo mismo”. (Job 16:15.)

(JOB 16:22)
“Porque solo unos cuantos años han de venir, y por la senda por la cual no regresaré me iré.”

w06 15/3 pág. 14 Puntos sobresalientes del libro de Job
7:9, 10; 10:21; 16:22. ¿Dan a entender estas afirmaciones que Job no creía en la resurrección? Estos comentarios hacen referencia al futuro inmediato de Job. ¿Qué significan entonces? Tal vez él quiso decir que si moría, sus contemporáneos no lo verían más. Desde el punto de vista de ellos, él no regresaría a su casa ni se le volvería a reconocer hasta que Dios así lo dispusiera. O quizás Job dio a entender que nadie puede regresar del Seol por sí mismo. Job 14:13-15 deja claro que Job sí creía en una resurrección futura.

w89 15/6 pág. 5 ‘Sabemos que se levantarán en la resurrección’
Por el mismo estilo, el salmista se expresa de manera semejante sobre la condición que existía en aquel tiempo antes de la intervención divina: “Y [Dios] seguía acordándose de que [los israelitas] eran carne, de que el espíritu [o fuerza vital que viene de Dios] sale y no vuelve”. (Salmo 78:39.)

w89 15/6 pág. 5 ‘Sabemos que se levantarán en la resurrección’
‘Un momento —pudieran objetar personas que tienen algún conocimiento bíblico—, ¿no dijo Job en el capítulo 16, versículo 22: “Por la senda por la cual no regresaré me iré”? Y en Job 7:9 dijo: “El que va bajando al Seol [la sepultura] no subirá”. Job añadió en el versículo 10: “No volverá más a su casa, y su lugar no lo reconocerá más”.’
Pues, ¿no muestran esos versículos y otras declaraciones similares, como afirman algunos eruditos, que para Job la muerte era ‘una tierra de donde no se regresa’? ¿Significan esas declaraciones que Job no creía en una resurrección futura? Para la respuesta a eso tenemos que considerar el contexto de estas palabras, y compararlas con otras ideas que expresó Job sobre este asunto.
Job no sabía por qué estaba sufriendo. Por algún tiempo tuvo la idea equivocada de que Dios era responsable de su tribulación. (Job 6:4; 7:17-20; 16:11-13.) Desanimado, pensó que el único lugar de alivio inmediato para él era el sepulcro. (Job 7:21; 17:1; compárese con 3:11-13.) Allí, considerando la situación desde el punto de vista de sus contemporáneos, nadie volvería a verlo, él no regresaría a su casa, nadie seguiría extendiéndole reconocimiento, no se presentaría de nuevo ante otros ni tendría tal perspectiva antes del tiempo señalado de Dios. Dejados a sí mismos sin la intervención de Dios, tanto a Job como a todo otro descendiente de Adán se les hacía imposible levantarse de entre los muertos. (Job 7:9, 10; 10:21; 14:12.)

(JOB 17:3)
“Por favor, pon mi garantía contigo mismo, sí. ¿Quién más hay que me estreche la mano en signo de fianza?”

it-1 pág. 926 Fianza, fiador
La manera acostumbrada de salir fiador de otra persona ha sido la misma por siglos. El patriarca Job dijo lo siguiente al respecto: “Por favor, pon mi garantía contigo mismo, sí. ¿Quién más hay que me estreche la mano en signo de fianza?”. (Job 17:3.) Proverbios 17:18 ayuda a determinar el procedimiento que se seguía: “Un hombre falto de corazón estrecha las manos, y sale pleno fiador delante de su compañero”. Al parecer, en presencia de testigos, la persona que salía fiadora de otra tenía que chocar, dar o estrechar la mano del acreedor de la transacción y prometer que asumiría las obligaciones del deudor si no pagaba. En el Oriente, este acto de darse o tocarse las manos significaba que se había cerrado un trato o un pacto. (Pr 11:21.)

(JOB 18:6)
“Una luz misma ciertamente se oscurecerá en su tienda, y en ella su propia lámpara se extinguirá.”

it-2 pág. 187 Lámpara
Cuando Bildad dio a entender que Job estaba escondiendo alguna maldad secreta, dijo en cuanto al inicuo: “Una luz misma ciertamente se oscurecerá en su tienda, y en ella su propia lámpara se extinguirá”. Más adelante, Bildad añade a su argumento lo siguiente: “No tendrá posteridad ni descendencia entre su pueblo”. En vista de que se dijo que Salomón, hijo de David, era una lámpara que Dios le había dado a su padre, el apagar la lámpara de alguien puede transmitir la idea de que tal persona no tendrá progenie para recibir su herencia. (Job 18:6, 19; 1Re 11:36.)

(JOB 18:8)
“Porque verdaderamente se le dejará meterse en una red por sus pies, y a una malla andará.”

it-1 pág. 449 Caza y pesca
Para capturar a los animales, primero solían colocarse unas redes. Luego un grupo de cazadores procedía a asustarlos, por lo general haciendo ruido, de modo que corrieran hacia donde estaban las redes, colocadas de tal manera que caían sobre los animales cuando pasaban. Otro método para cazar consistía en hacer pasar a los animales por encima de un hoyo cavado a ese fin y camuflado con una delgada capa de palos y tierra. También se usaban lazos que enredaban las patas del animal, y puede que las redes y las trampas de hoyos se hayan empleado conjuntamente. (Compárese con Job 18:8-11; Jer 18:22; 48:42-44; véanse PAJARERO; TRAMPA.)

(JOB 18:9)
“Una trampa [lo] prenderá por el talón; un lazo lo tiene firmemente asido.”

it-1 pág. 449 Caza y pesca
Para capturar a los animales, primero solían colocarse unas redes. Luego un grupo de cazadores procedía a asustarlos, por lo general haciendo ruido, de modo que corrieran hacia donde estaban las redes, colocadas de tal manera que caían sobre los animales cuando pasaban. Otro método para cazar consistía en hacer pasar a los animales por encima de un hoyo cavado a ese fin y camuflado con una delgada capa de palos y tierra. También se usaban lazos que enredaban las patas del animal, y puede que las redes y las trampas de hoyos se hayan empleado conjuntamente. (Compárese con Job 18:8-11; Jer 18:22; 48:42-44; véanse PAJARERO; TRAMPA.)

(JOB 18:10)
“Una cuerda le está escondida en la tierra, y un artificio para cazarlo en [su] sendero.”

it-1 pág. 449 Caza y pesca
Para capturar a los animales, primero solían colocarse unas redes. Luego un grupo de cazadores procedía a asustarlos, por lo general haciendo ruido, de modo que corrieran hacia donde estaban las redes, colocadas de tal manera que caían sobre los animales cuando pasaban. Otro método para cazar consistía en hacer pasar a los animales por encima de un hoyo cavado a ese fin y camuflado con una delgada capa de palos y tierra. También se usaban lazos que enredaban las patas del animal, y puede que las redes y las trampas de hoyos se hayan empleado conjuntamente. (Compárese con Job 18:8-11; Jer 18:22; 48:42-44; véanse PAJARERO; TRAMPA.)

(JOB 18:11)
“En derredor, terrores repentinos ciertamente lo hacen saltar de susto, y verdaderamente lo persiguen a sus pies.”

it-1 pág. 449 Caza y pesca
Para capturar a los animales, primero solían colocarse unas redes. Luego un grupo de cazadores procedía a asustarlos, por lo general haciendo ruido, de modo que corrieran hacia donde estaban las redes, colocadas de tal manera que caían sobre los animales cuando pasaban. Otro método para cazar consistía en hacer pasar a los animales por encima de un hoyo cavado a ese fin y camuflado con una delgada capa de palos y tierra. También se usaban lazos que enredaban las patas del animal, y puede que las redes y las trampas de hoyos se hayan empleado conjuntamente. (Compárese con Job 18:8-11; Jer 18:22; 48:42-44; véanse PAJARERO; TRAMPA.)

(JOB 18:13)
“Le comerá los pedazos de la piel; el primogénito de la muerte comerá sus miembros.”

it-2 pág. 718 Primogénito
La expresión “primogénito de la muerte”, que se emplea en Job 18:13, se utiliza para aludir a la más mortífera de las enfermedades.

(JOB 19:2)
““¿Hasta cuándo seguirán ustedes irritando mi alma y seguirán aplastándome con palabras?”

w94 1/10 pág. 32 El poder de una palabra amable
Tanto turbó a Job el habla de Elifaz y sus compañeros, que se vio impulsado a clamar: “¿Hasta cuándo seguirán ustedes irritando mi alma y seguirán aplastándome con palabras?”. (Job 19:2.)
Nunca deberíamos hacer que otro siervo de Dios tuviera que clamar angustiado por causa de nuestras palabras desconsideradas y poco amables. (Compárese con Deuteronomio 24:15.) Un proverbio bíblico advierte: “La muerte y la vida están en poder de la lengua; cual sea el uso que de ella hagas, tal será el fruto”. (Proverbios 18:21; Nácar-Colunga, 1947.)
Siendo que la palabra tiene tanto poder, sigamos el ejemplo del apóstol Pablo. Cuando estuvo en Macedonia, ‘animó con muchas palabras a los de allí’. (Hechos 20:2.)

(JOB 19:20)
“A mi piel y a mi carne mis huesos realmente se pegan, y escapo con la piel de mis dientes.”

w06 15/3 págs. 14-15 Puntos sobresalientes del libro de Job
19:20. ¿Qué quiso decir Job con la expresión: “Escapo con la piel de mis dientes”? Cuando Job dijo que escapaba con la piel de algo que por lo visto carece de ella, quizás dio a entender que había escapado prácticamente sin nada.

it-1 pág. 686 Dientes
Cuando Job, el fiel siervo de Dios, escapó por muy poco de la muerte, dijo: “Escapo con la piel de mis dientes”. (Job 19:20.) Parece que Job quería decir que cuando escapó de la muerte, no tenía pertenencia alguna o casi ninguna; escapó con la “piel” de lo que al parecer no tenía ni siquiera piel.

it-2 pág. 663 Piel
Job mismo dijo: “Escapo con la piel de mis dientes”. (Job 19:20.) Algunos traductores han propuesto otras lecturas de este versículo, pero requieren modificaciones en el texto hebreo. Parece innecesario acudir a los descubrimientos científicos realizados en años recientes con la ayuda del microscopio para explicar la afirmación de Job, pues al parecer se limitaba a decir que había escapado con nada o casi nada. Había escapado con la piel de sus dientes, es decir, con la “piel” de algo que parece no tenerla.

(JOB 19:23)
“¡Ah, que ahora mis palabras fueran escritas! ¡Ah, que en un libro fueran hasta inscritas!”

it-1 pág. 877 Estilo
Para tallar letras en piedra o metal, se necesitaba un estilo o cincel de metal o de otro material duro. El patriarca Job exclamó: “¡Ah, que ahora mis palabras fueran escritas! ¡Ah, que en un libro fueran hasta inscritas! ¡Con estilo de hierro y con plomo, para siempre en la roca, ah, que fueran labradas!”. (Job 19:23, 24.) Al parecer, Job quería que sus palabras se labrasen en la roca y que las letras grabadas se llenasen de plomo a fin de hacerlas más duraderas.

(JOB 19:24)
“¡Con estilo de hierro y [con] plomo, para siempre en la roca, ah, que fueran labradas!”

it-1 pág. 877 Estilo
Para tallar letras en piedra o metal, se necesitaba un estilo o cincel de metal o de otro material duro. El patriarca Job exclamó: “¡Ah, que ahora mis palabras fueran escritas! ¡Ah, que en un libro fueran hasta inscritas! ¡Con estilo de hierro y con plomo, para siempre en la roca, ah, que fueran labradas!”. (Job 19:23, 24.) Al parecer, Job quería que sus palabras se labrasen en la roca y que las letras grabadas se llenasen de plomo a fin de hacerlas más duraderas.

it-2 pág. 671 Plomo
En ocasiones se derramaba plomo líquido sobre los grabados en piedra para que duraran más y fueran más legibles, una práctica que data al menos de los días de Job. (Job 19:23, 24.)

(JOB 19:25)
“Y yo mismo bien sé que mi redentor vive, y que, al venir después [de mí], se levantará sobre [el] polvo.”

si pág. 100 párr. 40 Libro bíblico número 18: Job
Utiliza los términos “redentor”, “rescate” y “volver a vivir”, anunciando así de antemano enseñanzas destacadas de las Escrituras Griegas Cristianas. (Job 19:25; 33:24; 14:13, 14.)

(JOB 19:26)
“Y después de mi piel, [que] han desollado..., ¡esto! Aun reducido en mi carne contemplaré a Dios,”

w94 15/11 pág. 19 párr. 17 El galardón de Job, una fuente de esperanza
Job, completamente humillado, reconoció que estaba equivocado y admitió que había hablado sin conocimiento. No obstante, había expresado fe en que ‘contemplaría a Dios’. (Job 19:25-27.) ¿Cómo sería eso posible si ningún ser humano puede ver a Jehová y seguir viviendo? (Éxodo 33:20.) En realidad, Job vio la manifestación del poder divino, oyó la palabra de Dios y le fueron abiertos los ojos del entendimiento para ver la verdad acerca de Jehová.

(JOB 20:17)
“Nunca verá las corrientes de agua, arroyos torrenciales de miel y mantequilla.”

it-2 pág. 296 Mantequilla
MANTEQUILLA
Producto graso que se obtiene de la leche o de la nata al agitarla o batirla. En tiempos bíblicos este alimento era diferente del que se conoce en el mundo occidental de la actualidad, pues era semifluido en vez de sólido. (Job 20:17.) Por ello, Koehler y Baumgartner definen la palabra hebrea jem•ʼáh como “mantequilla nueva fresca, todavía blanda”. (Lexicon in Veteris Testamenti Libros, Leiden, 1958, pág. 308.) Franciscus Zorell dice que esta palabra hace referencia a “leche espesada, cuajada”. (Lexicon Hebraicum et Aramaicum Veteris Testamenti, Roma, 1968, pág. 248.)

LECTURA DE LA BIBLIA: JOB 19:1-23 (4 MINS. O MENOS)


Job 19:1-23 Traducción del Nuevo Mundo con referencias
19 Y Job procedió a responder y decir:
2 “¿Hasta cuándo seguirán ustedes irritando mi alma
y seguirán aplastándome con palabras?
3 Estas diez veces ustedes procedieron a reprenderme;
no se avergüenzan [de] tratarme con tanta dureza.
4 Y, dando por sentado que me haya equivocado,
es conmigo con quien mi equivocación se alojará.
5 Si de hecho ustedes se dan grandes ínfulas contra mí,
y muestran que mi oprobio es apropiado contra mí,
6 sepan, entonces, que Dios mismo me ha extraviado,
y en su red de cazar me ha encerrado.
7 ¡Miren!, sigo gritando: ‘¡Violencia!’, pero no se me responde;
sigo clamando por ayuda, pero no hay justicia.
8 Él ha obstruido mi misma senda con un muro de piedra, y no puedo pasar;
y sobre mis veredas pone la oscuridad misma.
9 De mi propia gloria me ha despojado,
y quita de mi cabeza la corona.
10 Me demuele por todos lados, y me voy;
y arranca mi esperanza lo mismo que un árbol.
11 Su cólera también se enardece contra mí,
y él sigue teniéndome por adversario suyo.
12 Unidamente vienen sus tropas y alzan contra mí su camino,
y acampan alrededor de mi tienda.
13 A mis propios hermanos ha alejado de mí,
y los mismísimos que me conocen hasta se han apartado de mí.
14 Mis conocidos íntimos han cesado de ser;
y los que yo conocía, ellos mismos se han olvidado de mí,
15 los que residen como forasteros en mi casa; y mis esclavas mismas me tienen por extraño;
un verdadero extranjero he llegado a ser a sus ojos.
16 A mi siervo he llamado, pero no contesta.
Con mi propia boca sigo suplicando compasión de él.
17 Mi aliento mismo le da asco a mi esposa,
y me he hecho hediondo a los hijos del vientre de mi [madre].
18 También, muchachos de poca edad mismos me han rechazado;
no hago más que levantarme, y se ponen a hablar contra mí.
19 Todos los hombres de mi grupo íntimo me detestan,
y los que yo amaba se han vuelto contra mí.
20 A mi piel y a mi carne mis huesos realmente se pegan,
y escapo con la piel de mis dientes.
21 Muéstrenme algún favor, muéstrenme algún favor, oh ustedes mis compañeros,
porque la propia mano de Dios me ha tocado.
22 ¿Por qué siguen ustedes persiguiéndome como lo hace Dios,
y no quedan satisfechos con mi carne misma?
23 ¡Ah, que ahora mis palabras fueran escritas!
¡Ah, que en un libro fueran hasta inscritas!

SEAMOS MEJORES MAESTROS


Preparemos las presentaciones de este mes (15 mins.):

Análisis con el auditorio. Ponga los videos de las presentaciones modelo y comente los aspectos más importantes. Anime a los publicadores a preparar su propia presentación.


NUESTRA VIDA CRISTIANA


“Una nueva ayuda para empezar conversaciones” (10 mins.):

Análisis con el auditorio. Anime a todos a usar la sección “¿Qué dice la Biblia?” para tener conversaciones que puedan acabar en un curso bíblico.


Una nueva ayuda para empezar conversaciones
Desde enero de 2016, la contraportada de la edición para el público de La Atalaya presenta la sección titulada “¿Qué dice la Biblia?”. Esta sección está pensada para ayudarnos a empezar conversaciones. Tiene un formato parecido al de nuestros tratados: consiste en una pregunta de opinión, una respuesta basada en un texto bíblico y algunas ideas adicionales.
Con frecuencia, alguien comienza a estudiar la Biblia tras una buena conversación sobre un tema bíblico. Use esta sección para ayudar a quienes tienen hambre espiritual (Mt 5:6).
CÓMO USAR ESTA SECCIÓN:
1. Pida al amo de casa su opinión sobre una de las preguntas.
2. Escúchelo y agradézcale su respuesta.
3. Lea el texto bíblico bajo el encabezamiento “Lo que dice la Biblia” y pregúntele qué piensa. Si la persona tiene tiempo, use una de las ideas que aparecen bajo el epígrafe: “¿Qué más dice la Biblia?”.
4. Ofrézcale la revista.
5. Quede en volver un día concreto para analizar la siguiente pregunta.

Preguntas de los lectores (5 mins.):

Discurso a cargo de un anciano basado en La Atalaya del 15 de febrero de 2015, página 30, párrafos 4 a 6.


Preguntas de los lectores
El artículo que se publicó en la sección “Preguntas de los lectores”, de La Atalaya del 15 de julio de 2002, explicó que una cristiana debía cubrirse la cabeza al dirigir cursos bíblicos en presencia de un publicador, estuviera o no bautizado. Sin embargo, tras analizar más detalladamente este tema, parece apropiado modificar lo que se indicó en aquella ocasión.
Una hermana deberá cubrirse la cabeza cuando un hermano bautizado la acompañe a un curso bíblico que ya está establecido. ¿Por qué razón? Como está llevando a cabo una función que normalmente le correspondería al hermano, el que ella se cubra la cabeza demuestra que respeta el principio de autoridad dentro de la congregación cristiana (1 Cor. 11:5, 6, 10). Si lo prefiere, la publicadora también puede pedirle al hermano que dirija la sesión de estudio, si está capacitado para hacerlo.
Por otro lado, si quien acompaña a la hermana al curso bíblico ya establecido es un publicador no bautizado que no es su esposo, no hay ninguna norma bíblica que indique que ella deba cubrirse la cabeza. Con todo, algunas hermanas tal vez decidan cubrirse en ocasiones como esta debido a que su conciencia así se lo dicta.

ESTUDIO BÍBLICO DE LA CONGREGACIÓN: IA CAP. 12 PÁRRS. 13-25 Y LAS PREGUNTAS DE REPASO DEL CAPÍTULO (30 MINS.)


REFERENCIAS Y TEXTOS BIBLICOS PARA EL ESTUDIO


párr. 13 (1 Rey. 19:5-7) Por fin se acostó y se quedó dormido debajo de la retama. Pero, ¡mire!, ahora estaba tocándolo un ángel. Entonces este le dijo: “Levántate, come”.6 Cuando él miró, pues, allí junto a su cabeza estaba una torta redonda sobre piedras calentadas, y una jarra de agua. Y él se puso a comer y beber, después de lo cual volvió a acostarse. 7 Más tarde el ángel de Jehová volvió por segunda vez y lo tocó y dijo: “Levántate, come, porque el viaje es demasiado para ti”.
párr. 14 (Sl 103:13, 14) Como un padre muestra misericordia a sus hijos, Jehová ha mostrado misericordia a los que le temen. 14 Pues él mismo conoce bien la formación de nosotros, y se acuerda de que somos polvo.
párr. 15 (1 Rey. 19:8) Por lo tanto él se levantó y comió y bebió, y siguió yendo por el poder de aquel alimento durante cuarenta días y cuarenta noches hasta la montaña del Dios [verdadero], Horeb.
párr. 15 (Éx. 34:28) Y él continuó allí con Jehová cuarenta días y cuarenta noches. No comió pan y no bebió agua. Y él procedió a escribir sobre las tablas las palabras del pacto, las Diez Palabras.
párr. 15 (Luc. 4:1, 2) Ahora bien, Jesús, lleno de espíritu santo, se apartó del Jordán, y el espíritu lo condujo por aquí y por allá en el desierto 2 por cuarenta días, mientras lo tentaba el Diablo. Además, no comió nada en aquellos días, y por eso, cuando estos hubieron concluido, tuvo hambre.
párr. 16 (Mat. 4:4) Pero en respuesta él dijo: “Está escrito: ‘No de pan solamente debe vivir el hombre, sino de toda expresión que sale de la boca de Jehová’”.
párr. 16 (Juan 17:3) Esto significa vida eterna, el que estén adquiriendo conocimiento de ti, el único Dios verdadero, y de aquel a quien tú enviaste, Jesucristo.
párr. 18 (1 Rey. 19:9, 10) Allí por fin entró en una cueva, para pasar la noche allí; y, ¡mire!, hubo la palabra de Jehová para él, y pasó a decirle: “¿Qué negocio tienes aquí, Elías?”. 10 A lo que él dijo: “He estado absolutamente celoso por Jehová el Dios de los ejércitos; pues los hijos de Israel han dejado tu pacto, tus altares los han demolido, y a tus profetas los han matado a espada, de modo que solo quedo yo; y empiezan a buscar mi alma para quitármela”.
párr. 19 (Sl 62:8) Confía en él a todo tiempo, oh pueblo. Delante de él derramen ustedes su corazón. Dios es refugio para nosotros. Sélah.
párr. 20 (1 Rey. 19:11, 12) Pero aquella dijo: “Sal fuera, y tienes que estar de pie en la montaña delante de Jehová”. Y, ¡mire!, Jehová iba pasando, y un viento grande y fuerte estaba desgarrando montañas y quebrando peñascos delante de Jehová. (Jehová no estaba en el viento.) Y después del viento hubo un temblor. (Jehová no estaba en el temblor.) 12 Y después del temblor hubo un fuego. (Jehová no estaba en el fuego.) Y después del fuego hubo una voz calmada y baja.
párr. 21 (1 Rey. 8:27) ”Pero ¿verdaderamente morará Dios sobre la tierra? ¡Mira! Los cielos, sí, el cielo de los cielos, ellos mismos no pueden contenerte; ¡cuánto menos, pues, esta casa que yo he edificado!
párr. 21 (Sl 118:6) Jehová está de mi parte; no temeré. ¿Qué puede hacerme el hombre terrestre?
párr. 22 (1 Rey. 19:12-17) Y después del temblor hubo un fuego. (Jehová no estaba en el fuego.) Y después del fuego hubo una voz calmada y baja. 13 Y aconteció que tan pronto como Elías la oyó, inmediatamente se envolvió el rostro con su prenda de vestir oficial y salió fuera y se puso de pie a la entrada de la cueva; y, ¡mire!, hubo una voz para él, y procedió a decirle: “¿Qué negocio tienes aquí, Elías?”. 14 A lo que dijo él: “He estado absolutamente celoso por Jehová el Dios de los ejércitos; pues los hijos de Israel han dejado tu pacto, tus altares los han demolido, y a tus profetas los han matado a espada, de modo que solo quedo yo; y empiezan a buscar mi alma para quitármela”. 15 Jehová ahora le dijo: “Anda, vuélvete por tu camino al desierto de Damasco; y tienes que entrar y ungir a Hazael por rey sobre Siria. 16 Y a Jehú nieto de Nimsí lo debes ungir por rey sobre Israel; y a Eliseo hijo de Safat de Abel-meholá lo debes ungir por profeta en lugar de ti. 17 Y tiene que suceder que, al que escape de la espada de Hazael, Jehú le dará muerte; y al que escape de la espada de Jehú, Eliseo le dará muerte.
párr. 23 (1 Rey. 19:18) Y he dejado que siete mil permanezcan en Israel, todas las rodillas que no se han doblado a Baal, y toda boca que no lo ha besado”.
párr. 24 (Rom. 1:20) Porque las [cualidades] invisibles de él se ven claramente desde la creación del mundo en adelante, porque se perciben por las cosas hechas, hasta su poder sempiterno y Divinidad, de modo que ellos son inexcusables;
párr. 24 (2 Crón. 16:9) Pues, en cuanto a Jehová, sus ojos están discurriendo por toda la tierra para mostrar su fuerza a favor de aquellos cuyo corazón es completo para con él. Has actuado tontamente respecto a esto, pues desde ahora en adelante existirán guerras contra ti”.
párr. 24 (Is. 30:21) Y tus propios oídos oirán una palabra detrás de ti que diga: “Este es el camino. Anden en él”, en caso de que ustedes se fueran a la derecha o en caso de que se fueran a la izquierda.
párr. 25 (Rom. 15:4) Porque todas las cosas que fueron escritas en tiempo pasado fueron escritas para nuestra instrucción, para que mediante nuestro aguante y mediante el consuelo de las Escrituras tengamos esperanza.
(1 Rey. 19:9) Allí por fin entró en una cueva, para pasar la noche allí; y, ¡mire!, hubo la palabra de Jehová para él, y pasó a decirle: “¿Qué negocio tienes aquí, Elías?”.
(1 Rey. 19:15) Jehová ahora le dijo: “Anda, vuélvete por tu camino al desierto de Damasco; y tienes que entrar y ungir a Hazael por rey sobre Siria.
(Éx. 23:21) Cuídate a causa de él y obedece su voz. No te portes rebeldemente contra él, porque no perdonará la transgresión de ustedes; porque mi nombre está dentro de él.
(Juan 1:1) En [el] principio la Palabra era, y la Palabra estaba con Dios, y la Palabra era un dios.

párr. 22 Tal vez esa “voz calmada y baja” procediera del mismo ángel que transmitió “la palabra de Jehová” mencionada en 1 Reyes 19:9. El versículo 15 del mismo capítulo simplemente se refiere a él como “Jehová”. Quizás esto nos recuerde al ángel que Dios envió para guiar al pueblo de Israel por el desierto, de quien dijo: “Mi nombre está dentro de él” (Éx. 23:21). Aunque no podemos ser categóricos en este asunto, cabe señalar que Jesús, antes de venir a la Tierra, fue “la Palabra”, el Portavoz especial de Jehová para sus siervos (Juan 1:1).

PREGUNTAS PARA PENSAR

• ¿Qué sucesos llevaron a que Elías se deprimiera?
• ¿Qué sentimientos negativos tenía Elías?
• ¿Cómo consoló Jehová a Elías?
• ¿Cómo podría usted imitar a Elías cuando se sienta desanimado?

Repaso de esta reunión y adelanto de la próxima (3 mins.)


ESTUDIO DE "LA ATALAYA": TEXTOS BÍBLICOS | SEMANA DEL 4 AL 10 DE ABRIL DE 2016
Jehová lo llamó “mi amigo”


REFERENCIAS Y TEXTOS BIBLICOS PARA EL ESTUDIO


w16 febrero págs. 1-2 | La Atalaya (estudio) (2016)
SEMANA DEL 4 AL 10 DE ABRIL DE 2016
8 Jehová lo llamó “mi amigo”


Estos artículos nos ayudarán a tener una mejor amistad con Jehová. En el primer artículo hablaremos de Abrahán, y en el segundo, de Rut, Ezequías y María, la madre de Jesús.

“Tú, oh Israel, eres mi siervo, tú, oh Jacob, a quien he escogido, la descendencia de Abrahán, mi amigo” (IS. 41:8).

CANCIONES 91 Y 22
HAGAMOS UN REPASO

• ¿Cómo ayudaron a Abrahán el conocimiento y la experiencia?
• ¿Cómo cuidó Abrahán su amistad con Dios?
• Si queremos ser mejores amigos de Dios, ¿qué debemos hacer?

[1] (párrafo 3): Este hombre se llamaba Abrán y su esposa, Sarai, pero Jehová les cambió los nombres a Abrahán y Sara. Estos son los que usaremos en el artículo.
(Is. 41:8) “Pero tú, oh Israel, eres mi siervo, tú, oh Jacob, a quien he escogido, la descendencia de Abrahán, mi amigo;
O: “prole; simiente”.
O: “amador”.
párr. 2 (Sant. 2:23) y se cumplió la escritura que dice: “Abrahán puso fe en Jehová, y le fue contado por justicia”, y vino a ser llamado “amigo de Jehová”.
Véase Ap. 1D.
Véase Ap. 1D.
párr. 2 (Rom. 4:11) Y recibió una señal, a saber, la circuncisión, como sello de la justicia por la fe que tuvo mientras se halló en su estado de incircuncisión, para que fuera el padre de todos los que tienen fe mientras están en incircuncisión, a fin de que se les impute la justicia;
O: “confirmación”.
párr. 3 (Gén. 22:1-8) Ahora bien, después de estas cosas aconteció que el Dios [verdadero] puso a prueba a Abrahán. Por consiguiente, le dijo: “¡Abrahán!”, a lo cual dijo él: “¡Aquí estoy!”. 2 Y él pasó a decir: “Toma, por favor, a tu hijo, a tu hijo único a quien amas tanto, a Isaac, y haz un viaje a la tierra de Moria, y allí ofrécelo como ofrenda quemada sobre una de las montañas que yo te designaré”. 3 De modo que Abrahán se levantó muy de mañana y aparejó su asno y tomó consigo a dos de sus servidores y a Isaac su hijo; y partió la leña para la ofrenda quemada. Entonces se levantó y emprendió el viaje al lugar que le designó el Dios [verdadero]. 4 Fue por primera vez al tercer día cuando Abrahán alzó los ojos y empezó a ver el lugar desde lejos. 5 Entonces Abrahán dijo a sus servidores: “Quédense aquí con el asno, pero yo y el muchacho queremos ir allá, y adorar, y volver a ustedes”. 6 Después de eso, Abrahán tomó la leña de la ofrenda quemada y la puso sobre Isaac su hijo, y tomó en sus manos el fuego y el cuchillo de degüello, y ambos siguieron adelante juntos. 7 E Isaac empezó a decir a Abrahán su padre: “¡Padre mío!”. Él a su vez dijo: “¡Aquí estoy, hijo mío!”. De modo que continuó: “Aquí están el fuego y la leña, ¿pero dónde está la oveja para la ofrenda quemada?”. 8 A lo cual dijo Abrahán: “Dios se proveerá la oveja para la ofrenda quemada, hijo mío”. Y ambos siguieron andando juntos.
O: “muchachos”.
M añade: “y dijo”, pero esto o es una inserción de un escriba o se ha puesto para indicar que alguien habla, lo cual nosotros hemos hecho con el uso de comillas.
párr. 4 (1 Cor. 2:14-16) Pero el hombre físico no recibe las cosas del espíritu de Dios, porque para él son necedad; y no [las] puede llegar a conocer, porque se examinan espiritualmente. 15 Sin embargo, el hombre espiritual examina de hecho todas las cosas, pero él mismo no es examinado por ningún hombre. 16 Porque “¿quién ha llegado a conocer la mente de Jehová, para que le instruya?”. Pero nosotros sí tenemos la mente de Cristo.
O: “animal (de índole de alma)”. Gr.: psy•kji•kós; lat.: a•ni•má•lis.
Lit.: “el espiritual”. Gr.: ho [...] pneu•ma•ti•kós; Vgc(lat.): spi•ri•tu•á•lis.
Véase Ap. 1D.
“Cristo”, P46א-ACVgSypJ17,18,22; BDIt: “Señor”.
párr. 5 (Jos. 24:2) Y Josué pasó a decir a todo el pueblo: “Esto es lo que ha dicho Jehová el Dios de Israel: ‘Fue al otro lado del Río donde hace mucho moraron sus antepasados, Taré padre de Abrahán y padre de Nacor, y ellos solían servir a otros dioses.
Es decir, el Éufrates.
“Y ellos solían servir (adorar).” Heb.: wai•ya•‛av•dhú; gr.: e•lá•treu•san, “ellos rendían servicio sagrado”. Véase Éx 3:12, n.
“Otros dioses.” Heb.: ’elo•hím ’aje•rím, ambos en pl.
párr. 6 (Gén. 14:22) Ante esto, Abrán dijo al rey de Sodoma: “De veras alzo la mano [en juramento] a Jehová el Dios Altísimo, Productor de cielo y tierra,
párr. 6 (Heb. 5:7) En los días de su carne [Cristo] ofreció ruegos y también peticiones a Aquel que podía salvarlo de la muerte, con fuertes clamores y lágrimas, y fue oído favorablemente por su temor piadoso.
párr. 6 (Sl 25:14) La intimidad con Jehová pertenece a los que le temen, también su pacto, para hacer que lo conozcan.
párr. 7 (Gén. 20:2-7) Y repitió Abrahán respecto a Sara su esposa: “Es mi hermana”. Ante aquello, Abimélec rey de Guerar envió, y tomó a Sara. 3 Después Dios vino a Abimélec en un sueño de noche y le dijo: “Mira que puedes darte por muerto a causa de la mujer que has tomado, puesto que es poseída por otro dueño como esposa”.4 Sin embargo, Abimélec no se había acercado a ella. Por eso dijo: “Jehová, ¿matarás a una nación que es verdaderamente justa? 5 ¿No me dijo él: ‘Es mi hermana’?, y ella... ¿no dijo ella también: ‘Es mi hermano’? En la honradez de mi corazón y con inocencia de mis manos he hecho esto”. 6 Ante aquello, el Dios [verdadero] le dijo en el sueño: “Yo también he sabido que has hecho esto en la honradez de tu corazón, y también estaba deteniéndote de pecar contra mí. Por eso no te permití tocarla. 7 Pero ahora, devuelve la esposa del hombre, porque es profeta, y él hará súplica por ti. Así que, sigue viviendo. Pero si no la vas a devolver, sabe que positivamente morirás, tú y todos los que son tuyos”.
Probablemente un título oficial.
Uno de los 134 cambios de YHWH a ’Adho•nái que hicieron los escribas. Véase Ap. 1B.
“Profeta.” Heb.: na•ví’; la primera vez que aparece la palabra.
párr. 7 (Gén. 20:10-12) Y Abimélec pasó a decir a Abrahán: “¿Qué tenías en mira para que hayas hecho esta cosa?”. 11 A esto Abrahán dijo: “Fue porque me dije a mí mismo: ‘Sin duda no hay temor de Dios en este lugar, y ciertamente me matarán por causa de mi esposa’. 12 Y, además, ella en verdad es mi hermana, hija de mi padre, solo que no es hija de mi madre; y vino a ser mi esposa.
Heb.: ’Elo•hím, pl. para denotar la excelencia del Dios de Abrahán.
párr. 7 (Gén. 20:17, 18) Y Abrahán se puso a hacer súplica al Dios [verdadero]; y Dios procedió a sanar a Abimélec y a su esposa y a sus esclavas, y estas empezaron a dar a luz hijos. 18 Porque Jehová había cerrado completamente toda matriz de la casa de Abimélec por causa de Sara, esposa de Abrahán.
Heb.: ’Elo•hím, sin el artículo definido ha.
párr. 8 (Dan. 12:4) ”Y en cuanto a ti, oh Daniel, haz secretas las palabras y sella el libro, hasta el tiempo de[l] fin. Muchos discurrirán, y el [verdadero] conocimiento se hará abundante”.
“Fin.” Heb.: qets; gr.: syn•te•léi•as. Véanse Mt 13:39 y Mt 24:3, nn: “Conclusión”.
“El [verdadero] conocimiento.” Heb.: had•dá•‛ath.
párr. 8 (Rom. 11:33) ¡Oh la profundidad de las riquezas y de la sabiduría y del conocimiento de Dios! ¡Cuán inescrutables [son] sus juicios e ininvestigables sus caminos!
párr. 8 (Sl 34:8) Gusten y vean que Jehová es bueno; feliz es el hombre físicamente capacitado que se refugia en él.
“El hombre físicamente capacitado.” Heb.: hag•gué•ver.
párr. 8 (Pro. 10:22) La bendición de Jehová... eso es lo que enriquece, y él no añade dolor con ella.
O: “y el [esfuerzo] dolor[oso] no le añade nada”.
párr. 9 (Pro. 17:17) Un compañero verdadero ama en todo tiempo, y es un hermano nacido para cuando hay angustia.
O: “y un hermano mismo nace hasta para cuando hay angustia”.
párr. 10 (Gén. 17:10-14) Este es mi pacto que ustedes guardarán, entre yo y ustedes, incluso tu descendencia después de ti: Todo varón de ustedes tiene que ser circuncidado. 11 Y tienen que ser circuncidados ustedes en la carne de su prepucio, y esto tiene que servir como señal del pacto entre yo y ustedes. 12 Y todo varón de ustedes que tenga ocho días de edad tiene que ser circuncidado, según sus generaciones, cualquiera nacido en la casa y cualquiera comprado con dinero de cualquier extranjero que no sea de tu descendencia. 13 Sin falta tiene que ser circuncidado todo el nacido en tu casa y todo el comprado con dinero tuyo; y mi pacto en la carne de ustedes tiene que servir de pacto hasta tiempo indefinido. 14 Y el varón incircunciso que no quiera circuncidarse la carne de su prepucio, esa misma alma tiene que ser cortada de su pueblo. Ha quebrantado mi pacto”.
O: “cualquier hijo de esclavo”.
Lit.: “plata”. Heb.: ké•sef.
párr. 10 (Gén. 17:23) Entonces Abrahán procedió a tomar a Ismael su hijo y a todos los hombres nacidos en su casa y a todos los comprados con dinero suyo, a todo varón entre los hombres de la casa de Abrahán, y se puso a circuncidar la carne de su prepucio en aquel mismo día, tal como había hablado Dios con él.
párr. 13 (Gén. 22:5) Entonces Abrahán dijo a sus servidores: “Quédense aquí con el asno, pero yo y el muchacho queremos ir allá, y adorar, y volver a ustedes”.
párr. 13 (Heb. 11:19) Pero estimó que Dios podía levantarlo hasta de entre los muertos; y de allí lo recibió también a manera de ilustración.
Lit.: “en una parábola”. Gr.: en pa•ra•bo•léi.
párr. 13 (Heb. 11:11, 12) Por fe también Sara misma recibió poder para concebir descendencia, aun cuando había pasado más allá del límite de la edad, puesto que estimó fiel al que había prometido. 12 Por lo tanto, también, de un solo [hombre], y este como si estuviera muerto, nacieron [hijos] como las estrellas del cielo en multitud y como las arenas que están a la orilla del mar, innumerables.
párr. 13 (Heb. 11:18) aunque se le había dicho: “Lo que será llamado ‘descendencia tuya’ será mediante Isaac”.
párr. 14 (Éx. 23:2) No debes seguir tras la muchedumbre para fines malos; y no debes testificar en cuanto a una controversia para desviarte con la muchedumbre a fin de pervertir la justicia.
Lit.: “muchos”.
“A fin de excluir la justicia (el juicio)”, LXX; M omite “justicia”; pero compárese con Dt 24:17.
párr. 14 (1 Tes. 2:2) sino que, después de primero haber sufrido y de haber sido tratados insolentemente (como ustedes lo saben) en Filipos, cobramos denuedo por medio de nuestro Dios para hablarles las buenas nuevas de Dios con mucho luchar.
O: “nos hicimos francos”.
párr. 14 (Heb. 12:1, 2) Pues, entonces, porque tenemos tan grande nube de testigos que nos cerca, quitémonos nosotros también todo peso, y el pecado que fácilmente nos enreda, y corramos con aguante la carrera que está puesta delante de nosotros,2 mirando atentamente al Agente Principal y Perfeccionador de nuestra fe, Jesús. Por el gozo que fue puesto delante de él aguantó un madero de tormento, despreciando la vergüenza, y se ha sentado a la diestra del trono de Dios.
“De testigos.” Gr.: mar•tý•ron; lat.: té•sti•um; J17,18,22(heb.): ‛e•dhím.
Lit.: “Caudillo (Líder) Principal”. Gr.: ar•kje•gón.
Véase Ap. 5C.
párr. 15 (Gén. 25:8) Entonces expiró Abrahán y murió en buena vejez, viejo y satisfecho, y fue recogido a su pueblo.
“Lleno de días”, LXXSyVg.
párr. 16 (Heb. 11:10) Porque esperaba la ciudad que tiene fundamentos verdaderos, cuyo edificador y hacedor es Dios.
Lit.: “artífice”. Gr.: te•kjní•tes.
párr. 16 (Heb. 11:19) Pero estimó que Dios podía levantarlo hasta de entre los muertos; y de allí lo recibió también a manera de ilustración.
Lit.: “en una parábola”. Gr.: en pa•ra•bo•léi.
párr. 16 (Juan 3:16) ”Porque tanto amó Dios al mundo que dio a su Hijo unigénito, para que todo el que ejerce fe en él no sea destruido, sino que tenga vida eterna.
“El mundo.” Gr.: ton kó•smon; lat.: mún•dum; J17,18,22(heb.): ha•‛oh•lám.
párr. 17 (Heb. 6:10-12) Porque Dios no es injusto para olvidar la obra de ustedes y el amor que mostraron para con su nombre, por el hecho de que han servido a los santos y continúan sirviendo. 11 Pero deseamos que cada uno de ustedes muestre la misma diligencia a fin de tener la plena seguridad de la esperanza hasta el fin, 12 para que no se hagan indolentes, sino que sean imitadores de los que mediante fe y paciencia heredan las promesas.
O: “han ministrado”. Lit.: “habiendo servido”.
Lit.: “aceleración”. Gr.: spou•dén.
O: “final”. Gr.: té•lous.
“Paciencia.” Lit.: “largura de espíritu”.

Clic en la Imagen para Descargar la información completa en archivo digital para Computadora de escritorio, portátil, tableta, móvil y Smartphone

Descargar información para el Estudio Personal para Computadora de escritorio, portátil, tableta, móvil y Smartphone

Descargar información para el Estudio Personal para Computadora de escritorio, portátil, tableta, móvil y Smartphone