JOB 28-32 | Tesoros de la Biblia: semana del 18-24 de abril

TEXTOS BÍBLICOS Y REFERENCIAS PARA LA REUNIÓN VIDA Y MINISTERIO CRISTIANOS

LEER Y ESCUCHAR LA BIBLIA EN LÍNEA EN JW.ORG:

TESOROS DE LA BIBLIA | JOB 28-32


“JOB, UN HOMBRE LEAL A QUIEN IMITAR” (10 MINS.):


Job estaba decidido a obedecer las normas morales de Jehová
31:1
• Tenía control sobre lo que miraba y solo mostró interés romántico por su esposa.
Job fue ejemplar en su manera de tratar a los demás
31:13-15
• Fue humilde, justo y compasivo. Trataba bien a todo el mundo, sin tener en cuenta su condición social o económica.
Job fue generoso, no egoísta
31:16-19
• Era servicial y ayudaba a los necesitados.

Job 31:1. Job hizo “un pacto” con sus ojos (w15 15/6 pág. 16 párr. 13; w15 15/1 pág. 25 párr. 10).


Job 31:1 Traducción del Nuevo Mundo con referencias
31 ”Un pacto he celebrado con mis ojos.
Por eso, ¿cómo pudiera mostrarme atento a una virgen?
Luche contra los malos deseos
13. a) ¿Por qué tenemos que hacer un pacto con nuestros ojos? b) ¿Qué incluye ese pacto?
13 Si queremos rechazar las fantasías inmorales, tenemos que hacer un pacto con nuestros ojos, tal como hizo Job (Job 31:1, 7, 9). Tenemos que prohibirles, por decirlo así, que miren a otras personas con intenciones inmorales. Eso incluye las imágenes sensuales o eróticas que aparecen en carteles publicitarios, en portadas de revistas, en la computadora o en donde sea.
Dejen que Jehová proteja su matrimonio
10. ¿Cómo nos protege la nueva personalidad?
10 La nueva personalidad —“que fue creada conforme a la voluntad de Dios en verdadera justicia y lealtad”— es parte esencial de la defensa espiritual de los matrimonios (Efes. 4:24). Quienes cultivan esta personalidad, anulan, por así decirlo, “los miembros de su cuerpo”. ¿En qué sentido? En el sentido de que rechazan cosas como “fornicación, inmundicia, apetito sexual [descontrolado], deseo perjudicial y codicia” (lea Colosenses 3:5, 6). Por la palabra “amortigüen” debemos entender que hay que tomar medidas drásticas para dominar los deseos sexuales impropios. Eso incluye evitar cualquier cosa que pudiera despertar en nosotros algún interés sexual por alguien que no es nuestra pareja (Job 31:1). Cuando vivimos de acuerdo con las normas de Jehová, aprendemos a odiar lo malo y a aferrarnos a lo bueno (Rom. 12:2, 9).

Job 31:13-15. Job fue humilde, justo y considerado con los demás (w10 15/11 pág. 30 párrs. 8, 9).


Job 31:13-15 Traducción del Nuevo Mundo con referencias
13 Si solía rehusar el juicio de mi esclavo
o de mi esclava en su litigio conmigo,
14 entonces, ¿qué podré hacer cuando Dios se levante?
Y cuando pida cuentas, ¿qué podré responderle?
15 ¿Acaso Aquel que me hizo en el vientre no lo hizo a él,
y no procedió Uno solo a prepararnos en la matriz?
Decididos a andar en integridad
8. ¿Cómo trataba Job a la gente?
8 Si queremos ser íntegros, debemos imitar la humildad de Job, así como la justicia y consideración con que trataba a la gente. Él dijo: “Si solía rehusar el juicio de mi esclavo o de mi esclava en su litigio conmigo, entonces, ¿qué podré hacer cuando Dios se levante? Y cuando pida cuentas, ¿qué podré responderle? ¿Acaso Aquel que me hizo en el vientre no lo hizo a él, y no procedió Uno solo a prepararnos en la matriz?” (Job 31:13-15).
9. ¿Cómo trataba Job a sus siervos, y de qué manera podemos imitarlo?
9 Al parecer, no había un sistema judicial complejo en los días del patriarca. Sin embargo, los casos que surgían se atendían de manera organizada, y hasta los esclavos podían recurrir a un tribunal. Job trataba a sus siervos con justicia y compasión. Los cristianos íntegros deben demostrar esas mismas cualidades, sobre todo si son ancianos de congregación.

Job 31:16-25. Job fue generoso con los más necesitados (w10 15/11 pág. 30 párrs. 10, 11).


Job 31:16-25 Traducción del Nuevo Mundo con referencias
16 Si yo solía retener de [su] deleite a los de condición humilde,
y los ojos de la viuda hacía fallar,
17 y solía comer mi bocado a solas,
mientras el huérfano de padre no comía de él
18 (porque desde mi juventud él se crió conmigo como con un padre,
y desde el vientre de mi madre la seguí guiando);
19 si solía ver a cualquiera pereciendo por no tener prenda de vestir,
o que el pobre no tenía cobertura;
20 si sus lomos no me bendijeron,
ni de la lana esquilada de mis carneros jóvenes se calentaba;
21 si yo agitaba mi mano de acá para allá contra el huérfano de padre,
cuando veía [que se necesitaba] mi auxilio en la puerta,
22 que se caiga de su hombro mi propia espaldilla,
y que mi propio brazo se quiebre desde su hueso superior.
23 Porque el desastre de parte de Dios era un pavor para mí,
y contra su dignidad yo no podía aguantar.
24 Si he puesto el oro como mi seguridad,
o al oro he dicho: ‘¡Tú eres mi confianza!’,
25 si solía regocijarme porque fuera mucha mi propiedad,
y porque mi mano hubiera hallado muchas cosas;
Decididos a andar en integridad
10, 11. a) ¿Cómo sabemos que Job era generoso y servicial? b) ¿Qué consejos bíblicos podrían venirnos a la mente al leer Job 31:16-25?
10 Job era un hombre generoso y servicial, libre de todo egoísmo y codicia. Por eso pudo decir: “Si [...] los ojos de la viuda hacía fallar, y solía comer mi bocado a solas, mientras el huérfano de padre no comía de él [...]; si solía ver a cualquiera pereciendo por no tener prenda de vestir [...]; si yo agitaba mi mano de acá para allá contra el huérfano de padre, cuando veía que se necesitaba mi auxilio en la puerta, [en ese caso,] que se caiga de su hombro mi propia espaldilla, y que mi propio brazo se quiebre desde su hueso superior”. Job tampoco habría sido fiel a Dios si, en vez de apoyarse en él, le hubiera dicho al oro: “¡Tú eres mi confianza!” (Job 31:16-25).
11 Estas expresiones poéticas seguramente nos recuerdan lo que dijo el discípulo Santiago: “La forma de adoración que es limpia e incontaminada desde el punto de vista de nuestro Dios y Padre es esta: cuidar de los huérfanos y de las viudas en su tribulación, y mantenerse sin mancha del mundo” (Sant. 1:27). Y puede que también nos hagan pensar en estas palabras de Cristo: “Mantengan abiertos los ojos y guárdense de toda suerte de codicia, porque hasta cuando uno tiene en abundancia, su vida no resulta de las cosas que posee”. Después de dar esta advertencia, Jesús presentó la parábola de un hombre codicioso que vivía rodeado de riquezas, pero murió en la miseria espiritual, pues no era “rico para con Dios” (Luc. 12:15-21). Si queremos ser leales a Jehová, no podemos ser codiciosos. En realidad, la codicia es una forma de idolatría. ¿En qué sentido? Cuando alguien desea una cosa de manera desmedida, la convierte en un dios que llega a ocupar en su corazón el lugar que le corresponde a Jehová (Col. 3:5). Como vemos, la codicia y la integridad son incompatibles.

BUSQUEMOS PERLAS ESCONDIDAS (8 MINS.):


Job 32:2. ¿En qué sentido declaró Job “justa su propia alma más bien que a Dios”? (w15 1/7 pág. 12 párr. 2; it-1 pág. 648 párr. 4).


Job 32:2 Traducción del Nuevo Mundo con referencias
2 Pero se enardeció la cólera de Elihú hijo de Barakel el buzita de la familia de Ram. Contra Job se encendió su cólera por declarar este justa su propia alma más bien que a Dios.
¿Es posible complacer a Dios?
Job sufrió una serie de desgracias personales que le parecieron tan injustas que concluyó que a Dios le daba igual si lo obedecía o no, algo totalmente equivocado (Job 9:20-22). Además, Job estaba convencido de que era un hombre bueno. Tanto así que quienes lo escuchaban tenían la impresión de que se creía más justo que el propio Dios (Job 32:1, 2; 35:1, 2).
Declarar justo
Intentos humanos por probarse a sí mismos justos. Ya que solo Dios puede declarar justa a una persona, carece de valor el que alguien intente probar que es justo por méritos propios o porque otros le juzguen justo. Por ejemplo, a Job se le censuró porque, si bien no culpaba a Dios de mal alguno, declaraba “justa su propia alma más bien que a Dios”. (Job 32:1, 2.) Por otra parte, el hombre versado en la Ley que le preguntó a Jesús por el camino a la vida eterna fue censurado indirectamente por intentar probar que era justo. (Lu 10:25-37.) Jesús también condenó a los fariseos por declararse a sí mismos justos delante de los hombres. (Lu 16:15.) Más tarde, el apóstol Pablo mostró que debido a la condición imperfecta y pecaminosa de la humanidad, nadie podía considerarse a sí mismo justo, ni siquiera podían ser declarados justos quienes adujesen que cumplían con la ley mosaica. (Ro 3:19-24; Gál 3:10-12.) Más bien, recalcó que la fe en Cristo Jesús es la única base sobre la que ser declarados justos. (Ro 10:3, 4.) La carta inspirada de Santiago complementa el argumento de Pablo, pues Santiago arguye que son las obras de fe, como las de Abrahán y Rahab, no las obras propias de la Ley, las que dan prueba de que la fe está viva. (Snt 2:24, 26.)

Job 32:8, 9. ¿Por qué se sintió Elihú con la libertad de hablar aunque era el más joven de los presentes? (w06 15/3 pág. 16 párr. 1; it-1 pág. 135 párr. 6).


Job 32:8, 9 Traducción del Nuevo Mundo con referencias
8 De seguro es el espíritu [que hay] en los hombres mortales
y el aliento del Todopoderoso [lo que] les da entendimiento.
9 No son los que simplemente abundan en días los que resultan sabios,
ni los [que] simplemente [son] viejos los que entienden el juicio.
Puntos sobresalientes del libro de Job
32:8, 9. La edad no hace necesariamente que una persona sea sabia. Para eso se requiere entendimiento de la Palabra de Dios y la guía de su espíritu santo.
Anciano
Al igual que muchos reyes y sacerdotes de Israel, los “ancianos” en general resultaron ser infieles en el cumplimiento de su responsabilidad para con Dios y el pueblo. (1Re 21:8-14; Eze 7:26; 14:1-3.) Debido a que perdieron el apoyo divino, se predijo que ‘muchachos llegarían a ser sus príncipes’ y que ‘el estimado en poco llegaría a estar contra el que mereciese honra’. (Isa 3:1-5.) En consecuencia, las Escrituras Hebreas recalcan que la edad por sí sola no basta, que si bien “la canicie es corona de hermosura”, solo resulta ser así “cuando se halla en el camino de la justicia”. (Pr 16:31.) “No son los que simplemente abundan en días los que resultan sabios, ni los que simplemente son viejos los que entienden el juicio”, sino aquellos que, además de su experiencia, dejan que el espíritu de Dios los guíe y adquieren entendimiento de su Palabra. (Job 32:8, 9; Sl 119:100; Pr 3:5-7; Ec 4:13.)

¿Qué me enseña sobre Jehová la lectura bíblica de esta semana?


¿Qué ideas de la lectura bíblica de esta semana pueden servirme en la predicación?


JOB 28-32 | SUGERENCIAS PARA SUS COMENTARIOS PERSONALES


(JOB 28:2)
“el hierro mismo se toma del mismo polvo, y [de la] piedra se está derramando cobre.”

it-1 pág. 499 Cobre (Bronce)
El cobre no era muy abundante en su estado natural. Para obtener el metal puro, había que fundir algunos minerales que lo contenían: óxidos, carbonatos o sulfuros. Se han encontrado minas de cobre en Wadi Arabá, la parte árida de la gran hendidura que se extiende al S. del mar Muerto hasta el golfo de ʽAqaba, en el brazo oriental del mar Rojo. (Job 28:2-4.)

(JOB 28:7)
“Un sendero... ninguna ave de rapiña lo ha conocido, ni ha alcanzado a verlo el ojo del milano negro.”

it-2 pág. 392 Milano
Job pone al milano negro como un ejemplo de visión aguda y penetrante, cuando muestra que la ingenuidad y la búsqueda de riquezas conducen al hombre por senderos subterráneos que ni siquiera las aves de presa, con su vista de largo alcance, pueden llegar a ver. (Job 28:7.)

(JOB 28:18)
“Coral y cristal de roca mismos no se mencionarán, pero una bolsa llena de sabiduría vale más que [una llena de] perlas.”


it-1 pág. 576 Cristal
Es posible tener una idea del valor que se concedía al “cristal de roca” (heb. ga•vísch) en los días de Job por el hecho de que se le equiparaba al coral y a las perlas; no obstante, se le consideraba de menor valor que la sabiduría. (Job 28:18.)

(JOB 28:22)
“La destrucción y la muerte mismas han dicho: ‘Con nuestros oídos hemos oído un informe acerca de ella’.”

it-1 pág. 12 Abadón
El término hebreo ʼavad•dóhn significa “destrucción”, y también puede referirse a un “lugar de destrucción”. Aparece en el texto hebreo original un total de cinco veces, en cuatro de las cuales se usa en paralelo con “sepultura”, “Seol” y “muerte”. (Sl 88:11; Job 26:6; 28:22; Pr 15:11.) En estos versículos la palabra ʼavad•dóhn alude a los procesos destructivos que siguen a la muerte humana, y los textos indican que la descomposición o la destrucción tienen lugar en el Seol, el sepulcro común de la humanidad.

(JOB 29:3)
“cuando hacía brillar su lámpara sobre mi cabeza, [cuando] yo andaba [por la] oscuridad a su luz;”

it-1 pág. 382 Cabeza
El favor, la guía y la sabiduría de Dios se asemejan a una lámpara que brilla sobre la cabeza y a una guirnalda de encanto sobre la cabeza. (Job 29:3; Pr 4:7-9.)

(JOB 29:6)
“Cuando yo lavaba mis pasos en mantequilla, y la roca seguía derramando corrientes de aceite para mí;”

it-1 pág. 42 Aceite
Símbolo de prosperidad. Con la expresión ‘tinas de lagar rebosantes de aceite’ se quería dar a entender gran prosperidad. (Joe 2:24.) De igual manera, Job, en su sufrimiento, anhelaba los días de abundancia pasados, cuando “la roca seguía derramando corrientes de aceite” para él. (Job 29:1, 2, 6.)

(JOB 29:7)
“cuando salía a la puerta junto al pueblo, ¡en la plaza pública preparaba mi asiento!”

it-2 pág. 758 Puerta, paso de entrada
Debido a la importancia que adquirieron las puertas de entrada a las ciudades, era un alto honor sentarse allí junto a los ancianos del lugar. (Job 29:7; Pr 31:23.)

(JOB 29:12)
“Porque yo libraba al afligido que clamaba por ayuda, y al huérfano de padre y a cualquiera que no tuviera ayudador.”

w02 15/5 págs. 22-23 párrs. 19-20 Mostremos bondad amorosa a los necesitados
Tenemos que imitar al patriarca Job, que atendía “al afligido que clamaba por ayuda, y al huérfano de padre y a cualquiera que no tuviera ayudador”, así como al “que estaba a punto de perecer”. También ‘alegraba el corazón de la viuda’, y ‘llegó a ser ojos para el ciego y pies para el cojo’ (Job 29:12-15).
20 Lo cierto es que hay ‘afligidos que claman por ayuda’ en todas las congregaciones cristianas, tal vez como consecuencia de la soledad, el desánimo, los sentimientos de inutilidad, los desengaños, alguna enfermedad grave o la muerte de un ser amado. Sea cual sea el motivo, todos estos queridos hermanos tienen necesidades que podemos y debemos satisfacer mediante actos continuos de bondad amorosa (1 Tesalonicenses 5:14).

w94 15/11 pág. 16 párr. 6 El galardón de Job, una fuente de esperanza
Job no estaba jactándose cuando dijo que había ‘librado al afligido, se había vestido con justicia y había sido un verdadero padre para los pobres’. (Job 29:12-16.) Antes bien, estaba relatando su historial como siervo fiel de Jehová. ¿Se ha ganado usted una excelente reputación como la de Job? Desde luego, Job también estaba exponiendo la falsedad de las acusaciones de los tres religiosos impostores.

(JOB 29:19)
“Mi raíz está abierta para las aguas, y el rocío mismo pasará la noche sobre mi rama mayor.”

it-2 pág. 862 Rocío
El rocío también se forma cuando se evapora la humedad de la vegetación. Las plantas exudan continuamente el agua que absorben por las raíces, hasta que se obtiene un equilibrio entre la temperatura de la punta de las hojas y la de las raíces. Debido a la gran cantidad de rocío que muchos árboles producen de esta manera, a menudo se les oye gotear por la noche. Parece ser que la mayor parte del rocío matinal se origina así. Job dijo: “Mi raíz está abierta para las aguas, y el rocío mismo pasará la noche sobre mi rama mayor”. (Job 29:19.)

(JOB 29:24)
“Yo les sonreía —no [lo] creían— y la luz de mi rostro no echaban abajo.”

g00 8/7 pág. 11 ¡Sonría! Le hará bien
Job, personaje bíblico, dijo de sus adversarios: “Yo les sonreía —no lo creían— y la luz de mi rostro no echaban abajo” (Job 29:24). “La luz” del rostro de Job posiblemente haya denotado su satisfacción o alegría.

it-2 pág. 264 Luz, I
La luz puede denotar esplendor o alegría, lo opuesto a la tristeza. (Job 30:26.) Esto puede explicar las palabras de Job (29:24): “La luz de mi rostro no echaban abajo”. Aunque otros estuvieran tristes o desalentados, Job no cambiaba de disposición volviéndose como ellos.

(JOB 30:1)
“”Y ahora se han reído de mí, aquellos más jóvenes que yo en días, cuyos padres yo hubiera rehusado colocar con los perros de mi rebaño.”

it-2 pág. 646 Perro
PERRO
(heb. ké•lev; gr. ký•ōn; ky•ná•ri•on, ‘perrito’ [Mt 15:26]).
Para los israelitas este animal era inmundo ceremonialmente, así que es improbable que pensaran en adiestrar perros. (Le 11:27; Isa 66:3.) Aunque en la Biblia se mencionan a menudo las ovejas y los pastores, solo Job —que no era israelita— habla de “los perros de mi rebaño”. (Job 30:1.)

(JOB 30:4)
“Andaban arrancando la hierba salina junto a los matorrales, y la raíz de retamas era su alimento.”

it-1 pág. 1140 Hierba salina
HIERBA SALINA
(heb. mal•lú•aj).
Este término aparece una sola vez en la Biblia y aplica a una planta que comían los pobres. (Job 30:4.) Se cree que la palabra hebrea se deriva de una raíz que significa “sal”. Se ha traducido por “armuelle” (BJ), “barrilla” (MK), “bledo” (NC), “hierbas” (RH), “frutos amargos” (Str), “hierba salada” (Ga), “orzaga” (CJ), “salgadas” (DK), “plantas de los pantanos salados” (BAS, nota) y “malvas” (Val). Esta última traducción parece basarse en la similitud entre la palabra hebrea mal•lú•aj y la griega mo•ló•kjē, que está emparentada con la española “malva”. Sin embargo, en Job 30:4 los traductores de la Septuaginta griega no emplearon mo•ló•kjē, sino há•li•ma (“hierbas salinas”, LXX, traducción al inglés de Bagster), y parece ser que há•li•ma, al igual que mal•lú•aj, se refiere al sabor salado de la planta, o a la región donde crece.
La planta que con más frecuencia se ha relacionado con la mal•lú•aj bíblica es la orzaga o salgada (Atriplex halimus). Normalmente este matorral espeso crece hasta alcanzar una altura de 1 ó 2 m. Sus hojas son pequeñas, carnosas y de sabor amargo; florece en primavera con pequeñas florecillas de color púrpura, y crece en suelo salino.

it-2 pág. 841 Retama
Las raíces de la retama tienen un sabor amargo y nauseabundo, por lo que hay quien opina que cuando Job (30:4) dijo que algunas personas que pasaban hambre en un lugar desolado las usaban como alimento, quizás se refería al hopo de zorro, una planta parásita comestible (Cynomorium coccineum) que crece sobre estas raíces de la misma manera que un hongo. Aunque puede que esta explicación sea correcta, también cabe la posibilidad de que en los tiempos de Job (hace más de tres mil años) existiese otra variedad de esta planta además de la retama blanca (Retama raetam) que crece en la actualidad. N. Hareuveni ofrece otra opinión con respecto a Job 30:4: “Como, a diferencia de las hojas del arbusto llamado salobre [u orzaga], las raíces de la retama son totalmente incomibles, es patente que Job está hablando de convertir las raíces de retama en algo que pudiera venderse para ganar el sustento. Los jóvenes que entonces se burlaban de Job hacían cisco de las raíces de retama para venderlo en el mercado”. (Tree and Shrub in Our Biblical Heritage, Kiryat Ono, Israel, 1984, pág. 31.) Los que aceptan este punto de vista opinan que la puntuación vocálica de la palabra hebrea que se ha traducido “su alimento” debe ajustarse de modo que lea “para calentarse”.

(JOB 30:7)
“Entre los matorrales clamaban; bajo las ortigas se aglomeraban.”

it-2 pág. 560 Ortiga
ORTIGA
Planta con hojas dentadas que por lo general está espesamente cubierta de un abundante pelo urticante que contiene un líquido irritante. Cuando se toca, los extremos de los pelos se quiebran y las agudas puntas rotas penetran en la piel, lo que hace que el líquido entre en la herida. Se sabe que en Palestina existen por lo menos cuatro variedades de ortigas, la más común de las cuales es la ortiga romana (Urtica pilulifera), que puede alcanzar una altura de 1,8 m. y que se encuentra principalmente entre las ruinas.
Las expresiones hebreas ja•rúl (Pr 24:31; Sof 2:9) y qim•móhsch (Isa 34:13; Os 9:6) se aplican a plantas que crecen en campos abandonados y en ruinas. En Job 30:7 la referencia a ja•rúl da a entender plantas altas. Otra palabra hebrea, sir•pádh (“zarza”, MK; “ortiga”, SA; “ortiga que causa comezón”, NM), contrasta con el mirto o arrayán. (Isa 55:13.)
En Proverbios 24:31 aparece una forma de la palabra qim•móhsch (“cardos”, BAS; “espinos”, CI; “mala hierba”, NM) en paralelo con ja•rúl. Por lo tanto, algunos doctos creen que qim•móhsch se refiere a la mala hierba en general; otros piensan que ja•rúl es una expresión genérica que aplica a la broza. Algunos han cuestionado el que en Job 30:7 se traduzca ja•rúl por “ortigas”, pues dicen que las personas no buscarían voluntariamente cobijo bajo las ortigas. Sin embargo, puede que en una región árida las personas buscaran cobijarse a la sombra de ortigas altas, o que debido al hambre, recogieran tales plantas como alimento. De modo que esta es una traducción apropiada.

(JOB 30:11)
“Pues él aflojó la propia cuerda de [mi] arco y procedió a humillarme, y el freno lo dejaron suelto a causa de mí.”

it-1 pág. 968 Freno
Cuando Job se lamenta por su penosa condición enferma y por ser objeto de burla, dice de los que le acosan: “El freno lo dejaron suelto a causa de mí”. (Job 30:11.) Los enemigos de Job descargaron sobre él su hostilidad desbocados, sin freno y con total falta de respeto.

(JOB 30:23)
“Porque bien sé yo que me harás volver a la muerte, y a la casa de reunión para todo viviente.”

it-2 pág. 1006 Sepultura
A esta sepultura común se la llama “la casa de reunión para todo viviente”. (Job 30:23.)

(JOB 30:29)
“Hermano para los chacales vine a ser, y compañero para las hijas del avestruz.”

it-1 pág. 254 Avestruz
El avestruz, conocido en la antigüedad como el ave camello, puede aguantar largos períodos sin agua, y por consiguiente medra en páramos deshabitados. Junto con los chacales y criaturas similares, en la Biblia se le emplea para representar la vida del desierto (Isa 43:20) y describir la desolación ruinosa de Edom y Babilonia. (Isa 13:21; 34:13; Jer 50:39.) Job, rechazado y detestado, sentado sobre cenizas y clamando lastimeramente, se consideró a sí mismo un “hermano para los chacales” y un “compañero para las hijas del avestruz”. (Job 30:29.)

(JOB 31:1)
“”Un pacto he celebrado con mis ojos. Por eso, ¿cómo pudiera mostrarme atento a una virgen?”

w15 15/6 págs. 16-17 párr. 13 Luche contra los malos deseos
13 Si queremos rechazar las fantasías inmorales, tenemos que hacer un pacto con nuestros ojos, tal como hizo Job (Job 31:1, 7, 9). Tenemos que prohibirles, por decirlo así, que miren a otras personas con intenciones inmorales. Eso incluye las imágenes sensuales o eróticas que aparecen en carteles publicitarios, en portadas de revistas, en la computadora o en donde sea.

w10 15/4 pág. 21 párr. 8 Alejemos la mirada de cosas inútiles
Alguien que comprendió muy bien lo relacionados que están la vista y el deseo fue Job, quien dijo: “Un pacto he celebrado con mis ojos. Por eso, ¿cómo pudiera mostrarme atento a una virgen?” (Job 31:1). Aquel hombre justo no solo se negaba a tocar con intenciones inmorales a ninguna mujer. ¡Ni siquiera quería acariciar la idea!

w00 1/11 pág. 11 Veamos la pureza moral como Dios la ve
Job hizo ‘un pacto con sus ojos’
15 Otro personaje que se mantuvo íntegro fue Job. En medio de las pruebas que le impuso el Diablo, repasó su vida y se declaró dispuesto a sufrir un castigo severo si había violado los principios de Jehová, entre ellos los relativos a la moralidad sexual. Dijo: “Un pacto he celebrado con mis ojos. Por eso, ¿cómo pudiera mostrarme atento a una virgen?” (Job 31:1). Con estas palabras manifestó que se había resuelto a permanecer íntegro y a ni siquiera mirar con lascivia a las mujeres. Claro está que las vería en su vida cotidiana y las ayudaría cuando fuera preciso. Pero consideraba inadmisible dedicarles atenciones con fines románticos. Antes de que comenzaran sus pruebas, él había sido sumamente rico, “el más grande de todos los orientales” (Job 1:3). Sin embargo, fue fiel a su esposa y no utilizó su riqueza para realizar conquistas amorosas. Es evidente que nunca acarició la idea de tener relaciones sexuales ilícitas con mujeres más jóvenes.

g91 8/5 pág. 19 ¿Es malo flirtear?
Considera la actitud del justo Job. En cierta ocasión dijo: “Un pacto he celebrado con mis ojos. Por eso, ¿cómo pudiera mostrarme atento a una virgen?”. (Job 31:1, 9-11.) En realidad, Job hizo un pacto consigo mismo para controlar sus ojos y no fijar jamás su mirada en una mujer soltera con ánimo de flirtear. ¿Por qué? Porque era un hombre casado y entregarse a pequeños flirteos habría sido obrar de forma impropia y desleal para con su esposa. Como mínimo, habría despertado deseos y esperanzas incorrectos. Por eso Job evitó el flirteo.

(JOB 31:6)
“él me pesará en balanza exacta, y Dios llegará a conocer mi integridad.”

w10 15/11 pág. 28 párrs. 1-2 Decididos a andar en integridad
EN LA antigüedad se acostumbraba pesar los productos con una balanza compuesta por una barra sostenida en su punto medio por un eje y con dos platillos colgando de los extremos. En uno se colocaba el producto, y en el otro, una pesa. Las balanzas y las pesas que usaban los siervos de Dios debían ser exactas (Pro. 11:1).
2 En el capítulo 31 del libro de Job, el fiel patriarca afirmó lo siguiente mientras sufría los ataques de Satanás: “[Jehová] me pesará en balanza exacta, y [...] llegará a conocer mi integridad” (Job 31:6). En ese mismo capítulo dio a entender que había logrado superar diversas pruebas de lealtad a las que se enfrentan todos los siervos de Dios. Sin duda, Job nos dejó un gran ejemplo que debemos imitar.

w08 15/12 pág. 6 párr. 13 ¿Por qué debemos ser cristianos íntegros?
Como vemos, cuando somos íntegros, estamos apoyando la soberanía de Jehová. Pero otra razón por la cual debemos ser íntegros es que Dios se basará en nuestra conducta para juzgarnos. Así lo entendía Job (léase Job 31:6). Él sabía que Jehová pesa a las personas en una “balanza exacta”, es decir, que con su justicia perfecta determina si son íntegras. David expresó una idea parecida: “Jehová mismo pronunciará sentencia sobre los pueblos. Júzgame, oh Jehová, conforme a mi justicia, y conforme a mi integridad en mí. [...] Dios como justo está poniendo a prueba corazón y riñones” (Sal. 7:8, 9).

(JOB 31:11)
“Porque eso sería conducta relajada, y eso sería un error para [la atención de] los jueces.”

it-2 pág. 161 Jueces
El término “jueces” también aplica a las personas que debían decidir causas judiciales. En Job 31:11, 28, la frase “para la atención de los jueces” se usa en un sentido adjetivo para referirse a errores que requerían un juicio. La versión de Serafín de Ausejo (1972) traduce “iniquidad horrenda” (vs. 11) y “delito grandísimo” (vs. 28), en vez de “un error para la atención de los jueces”. El “error” que se considera en el versículo 11 es el adulterio (vss. 9, 10), delito que en el tiempo de Job tal vez juzgasen los ancianos que estaban en la puerta de la ciudad. (Compárese con Job 29:7.) Sin embargo, el “error” del versículo 28 tiene que ver con materialismo e idolatría secreta (vss. 24-27), males de la mente y el corazón que no pueden ser establecidos por boca de testigos. Por lo tanto, ningún juez humano podía determinar la culpa. No obstante, es evidente que Job reconocía que Dios podía juzgar tales males y que eran lo suficientemente serios como para merecer su juicio.

(JOB 31:12)
“Porque ese es un fuego que comería hasta la destrucción misma, y entre todo mi producto se arraigaría.”

it-1 pág. 12 Abadón
En Job 31:12 ʼavad•dóhn hace referencia al efecto dañino del proceder adúltero. Job dijo: “Ese [proceder adúltero] es un fuego que comería hasta la destrucción misma [ʽadh-ʼavad•dóhn], y entre todo mi producto se arraigaría”. (Compárese con Pr 6:26-28, 32; 7:26, 27.)

(JOB 31:13)
“Si solía rehusar el juicio de mi esclavo o de mi esclava en su litigio conmigo,”

w10 15/11 pág. 30 Decididos a andar en integridad
Seamos ejemplares al tratar a quienes nos rodean
8 Si queremos ser íntegros, debemos imitar la humildad de Job, así como la justicia y consideración con que trataba a la gente. Él dijo: “Si solía rehusar el juicio de mi esclavo o de mi esclava en su litigio conmigo, entonces, ¿qué podré hacer cuando Dios se levante? Y cuando pida cuentas, ¿qué podré responderle? ¿Acaso Aquel que me hizo en el vientre no lo hizo a él, y no procedió Uno solo a prepararnos en la matriz?” (Job 31:13-15).
9 Al parecer, no había un sistema judicial complejo en los días del patriarca. Sin embargo, los casos que surgían se atendían de manera organizada, y hasta los esclavos podían recurrir a un tribunal. Job trataba a sus siervos con justicia y compasión. Los cristianos íntegros deben demostrar esas mismas cualidades, sobre todo si son ancianos de congregación.

w00 15/3 pág. 26 Un hombre ejemplar que aceptó la corrección
Trato justo al semejante
¿Cómo trataba Job a sus siervos? Sus propias palabras indican que estos lo consideraban justo y accesible: “Si solía rehusar el juicio de mi esclavo o de mi esclava en su litigio conmigo, entonces, ¿qué podré hacer cuando Dios se levante? Y cuando pida cuentas, ¿qué podré responderle?” (Job 31:13, 14). Job apreciaba la misericordia de Jehová, y por ello era misericordioso con sus esclavos. Qué magnífico ejemplo, sobre todo para quienes ocupan puestos de superintendencia en la congregación cristiana. También ellos deben ser justos, imparciales y accesibles.

(JOB 31:14)
“entonces, ¿qué podré hacer cuando Dios se levante? Y cuando pida cuentas, ¿qué podré responderle?”

w10 15/11 pág. 30 Decididos a andar en integridad
Seamos ejemplares al tratar a quienes nos rodean
8 Si queremos ser íntegros, debemos imitar la humildad de Job, así como la justicia y consideración con que trataba a la gente. Él dijo: “Si solía rehusar el juicio de mi esclavo o de mi esclava en su litigio conmigo, entonces, ¿qué podré hacer cuando Dios se levante? Y cuando pida cuentas, ¿qué podré responderle? ¿Acaso Aquel que me hizo en el vientre no lo hizo a él, y no procedió Uno solo a prepararnos en la matriz?” (Job 31:13-15).
9 Al parecer, no había un sistema judicial complejo en los días del patriarca. Sin embargo, los casos que surgían se atendían de manera organizada, y hasta los esclavos podían recurrir a un tribunal. Job trataba a sus siervos con justicia y compasión. Los cristianos íntegros deben demostrar esas mismas cualidades, sobre todo si son ancianos de congregación.

w00 15/3 pág. 26 Un hombre ejemplar que aceptó la corrección
Trato justo al semejante
¿Cómo trataba Job a sus siervos? Sus propias palabras indican que estos lo consideraban justo y accesible: “Si solía rehusar el juicio de mi esclavo o de mi esclava en su litigio conmigo, entonces, ¿qué podré hacer cuando Dios se levante? Y cuando pida cuentas, ¿qué podré responderle?” (Job 31:13, 14). Job apreciaba la misericordia de Jehová, y por ello era misericordioso con sus esclavos. Qué magnífico ejemplo, sobre todo para quienes ocupan puestos de superintendencia en la congregación cristiana. También ellos deben ser justos, imparciales y accesibles.

(JOB 31:26)
“si solía ver la luz cuando fulguraba, o la preciosa luna que iba caminando,”

w10 15/11 págs. 30-31 Decididos a andar en integridad
Aferrémonos a la religión verdadera
12 Las personas íntegras evitan toda práctica de la religión falsa. Siguen el ejemplo de Job, quien dijo: “Si solía ver la luz cuando fulguraba, o la preciosa luna que iba caminando, y mi corazón empezó a ser seducido en secreto, y mi mano procedió a besar mi boca, eso también sería un error para la atención de los jueces, porque habría negado al Dios verdadero que está arriba” (Job 31:26-28).
13 Job no rendía culto a objetos sin vida. No se dejó seducir en secreto por los cuerpos celestes, como la Luna. Al verlos, su “mano [nunca] procedió a besar [su] boca”, lo que probablemente significa que no les lanzó besos con la mano en señal de adoración. Eso habría sido un acto idolátrico y un rechazo a su Dios (Deu. 4:15, 19). Si queremos ser leales a Jehová, nosotros también tenemos que evitar todo tipo de idolatría (léase 1 Juan 5:21).

(JOB 31:27)
“y mi corazón empezó a ser seducido en secreto, y mi mano procedió a besar mi boca,”

w10 15/11 págs. 30-31 Decididos a andar en integridad
Aferrémonos a la religión verdadera
12 Las personas íntegras evitan toda práctica de la religión falsa. Siguen el ejemplo de Job, quien dijo: “Si solía ver la luz cuando fulguraba, o la preciosa luna que iba caminando, y mi corazón empezó a ser seducido en secreto, y mi mano procedió a besar mi boca, eso también sería un error para la atención de los jueces, porque habría negado al Dios verdadero que está arriba” (Job 31:26-28).
13 Job no rendía culto a objetos sin vida. No se dejó seducir en secreto por los cuerpos celestes, como la Luna. Al verlos, su “mano [nunca] procedió a besar [su] boca”, lo que probablemente significa que no les lanzó besos con la mano en señal de adoración. Eso habría sido un acto idolátrico y un rechazo a su Dios (Deu. 4:15, 19). Si queremos ser leales a Jehová, nosotros también tenemos que evitar todo tipo de idolatría (léase 1 Juan 5:21).

it-1 pág. 317 Beso
Los griegos y los romanos tenían la costumbre de echar un beso con la mano a sus ídolos cuando estos estaban en un lugar inaccesible, y también saludaban de esta manera al sol naciente. Tal vez se aluda a una práctica idolátrica similar en Job 31:27.

it-1 pág. 1198 Ídolo, idolatría
El fiel Job reconoció que incluso si su corazón fuese seducido en secreto a fijarse en los cuerpos celestiales, como la Luna, y su ‘mano procediese a besar su boca’ (el gesto, al parecer, de lanzar un beso con la mano con intención idolátrica), habría negado a Dios y se habría vuelto idólatra. (Job 31:26-28; compárese con Dt 4:15, 19.)

it-2 pág. 688 Posturas y ademanes
Ademanes de naturaleza religiosa. Job se refirió al peligro que encerraba dejar que el corazón fuese atraído por el culto a algún objeto de reverencia o a los astros, como el Sol o la Luna, a fin de rendirle adoración, tal vez con ademanes como el lanzarle besos con la mano, como hacían los adoradores de la Luna o de ídolos. Job indicó que esto equivaldría a repudiar al Dios verdadero, acción por la que tendría que rendirse cuentas. (Job 31:26-28.)

(JOB 31:28)
“eso también sería un error para [la atención de] los jueces, porque habría negado al Dios [verdadero] que está arriba.”

it-2 pág. 161 Jueces
El término “jueces” también aplica a las personas que debían decidir causas judiciales. En Job 31:11, 28, la frase “para la atención de los jueces” se usa en un sentido adjetivo para referirse a errores que requerían un juicio. La versión de Serafín de Ausejo (1972) traduce “iniquidad horrenda” (vs. 11) y “delito grandísimo” (vs. 28), en vez de “un error para la atención de los jueces”. El “error” que se considera en el versículo 11 es el adulterio (vss. 9, 10), delito que en el tiempo de Job tal vez juzgasen los ancianos que estaban en la puerta de la ciudad. (Compárese con Job 29:7.) Sin embargo, el “error” del versículo 28 tiene que ver con materialismo e idolatría secreta (vss. 24-27), males de la mente y el corazón que no pueden ser establecidos por boca de testigos. Por lo tanto, ningún juez humano podía determinar la culpa. No obstante, es evidente que Job reconocía que Dios podía juzgar tales males y que eran lo suficientemente serios como para merecer su juicio.

(JOB 31:29)
“Si solía regocijarme por la extinción de uno que me odiara intensamente, o me sentía excitado porque el mal lo hubiera hallado...”

w10 15/11 pág. 31 Decididos a andar en integridad
No seamos vengativos ni hipócritas
14 Job no era malicioso ni cruel, pues sabía que esos rasgos son incompatibles con la integridad. Notemos lo que dijo: “[No] solía regocijarme por la extinción de uno que me odiara intensamente, [ni] me sentía excitado porque el mal lo hubiera hallado [...] y no permití pecar a mi paladar pidiendo un juramento en contra de su alma” (Job 31:29, 30).
15 El justo Job nunca se alegró al ver sufrir a quienes lo odiaban. Siglos después, el libro de Proverbios advirtió: “Cuando caiga tu enemigo, no te regocijes; y cuando se le haga tropezar, no esté gozoso tu corazón, para que Jehová no vea, y sea malo a sus ojos, y ciertamente vuelva su cólera de contra él” (Pro. 24:17, 18). Como Dios lee los corazones, sabe si nos alegramos por el sufrimiento ajeno, algo que no le agrada en absoluto (Pro. 17:5). Quien adopte esa actitud recibirá su merecido, pues Jehová asegura: “Mía es la venganza, y la retribución” (Deu. 32:35).

(JOB 31:30)
“y no permití pecar a mi paladar pidiendo un juramento en contra de su alma.”

w10 15/11 pág. 31 Decididos a andar en integridad
No seamos vengativos ni hipócritas
14 Job no era malicioso ni cruel, pues sabía que esos rasgos son incompatibles con la integridad. Notemos lo que dijo: “[No] solía regocijarme por la extinción de uno que me odiara intensamente, [ni] me sentía excitado porque el mal lo hubiera hallado [...] y no permití pecar a mi paladar pidiendo un juramento en contra de su alma” (Job 31:29, 30).
15 El justo Job nunca se alegró al ver sufrir a quienes lo odiaban. Siglos después, el libro de Proverbios advirtió: “Cuando caiga tu enemigo, no te regocijes; y cuando se le haga tropezar, no esté gozoso tu corazón, para que Jehová no vea, y sea malo a sus ojos, y ciertamente vuelva su cólera de contra él” (Pro. 24:17, 18). Como Dios lee los corazones, sabe si nos alegramos por el sufrimiento ajeno, algo que no le agrada en absoluto (Pro. 17:5). Quien adopte esa actitud recibirá su merecido, pues Jehová asegura: “Mía es la venganza, y la retribución” (Deu. 32:35).

(JOB 31:33)
“Si como un hombre terrestre encubrí mis transgresiones y escondí mi error en el bolsillo de mi camisa...”

w10 15/11 pág. 31 párr. 17 Decididos a andar en integridad
Job tampoco trató de ocultar sus pecados ni escondió su error “en el bolsillo de [su] camisa” por miedo a caer en el descrédito. Él aceptaba que Dios lo examinara y estaba dispuesto a confesarle sus errores (Job 31:33-37). Si algún día nosotros llegáramos a cometer un pecado grave, no deberíamos ocultarlo para guardar las apariencias. Más bien, deberíamos demostrar que somos íntegros reconociendo nuestro error, arrepintiéndonos, buscando ayuda espiritual y reparando en lo posible cualquier daño cometido (Pro. 28:13; Sant. 5:13-15).

(JOB 31:35)
“¡Ah, que tuviera a alguien que me escuchara, que conforme a mi firma el Todopoderoso mismo me respondiera!, ¡o que el individuo en el litigio conmigo hubiera escrito un documento mismo!”

w05 15/11 pág. 11 Demuestre su amor escuchando con interés
Percibamos los sentimientos
A pesar de que sus compañeros oyeron al menos diez de sus discursos, Job exclamó: “¡Ah, que tuviera a alguien que me escuchara[!]” (Job 31:35). ¿Por qué se expresó así? Porque la forma en que ellos escuchaban no lo consoló en absoluto. No se preocupaban por él ni querían comprender lo que sentía. Carecían de la capacidad de escuchar poniéndose en el lugar de la otra persona.

it-1 págs. 961-962 Firma
Cuando Job afirmó su inocencia delante de sus tres “compañeros”, quienes alegaban que la causa de su sufrimiento eran sus pecados contra Dios, presentó pruebas y argumentos para demostrar que era un hombre irreprensible. Invocó a Dios para que escuchase su causa y le diese una respuesta, diciendo: “¡Ah, que tuviera a alguien que me escuchara, que conforme a mi firma el Todopoderoso mismo me respondiera!, ¡o que el individuo en el litigio conmigo hubiera escrito un documento mismo!”. (Job 31:35.) Con estas palabras Job manifestó que estaba dispuesto a presentar su causa delante de Dios, añadiendo su propia firma como testimonio.

(JOB 31:36)
“De seguro yo lo llevaría sobre el hombro; lo enlazaría en derredor mío como una magnífica corona.”

it-1 pág. 559 Corona
A veces se combinaban varias bandas, o diademas, y parece ser que así se formaban las ‘magníficas coronas’. (Job 31:36.)

(JOB 31:38)
“Si contra mí clamara mi propio suelo por socorro, y a una lloraran sus surcos mismos;”

w10 15/11 págs. 31-32 párr. 18 Decididos a andar en integridad
Job era honrado y justo, por lo cual pudo decir: “Si contra mí clamara mi propio suelo por socorro, y a una lloraran sus surcos mismos; si su fruto he comido sin dinero, y al alma de sus dueños he hecho jadear, [entonces] que en vez de trigo salga el yerbajo espinoso; y en vez de cebada, yerbajos hediondos” (Job 31:38-40). Con estas palabras, Job indicó que nunca le había arrebatado a nadie sus tierras ni había explotado a ningún trabajador.

(JOB 31:39)
“si su fruto he comido sin dinero, y al alma de sus dueños he hecho jadear,”

w10 15/11 págs. 31-32 párr. 18 Decididos a andar en integridad
Job era honrado y justo, por lo cual pudo decir: “Si contra mí clamara mi propio suelo por socorro, y a una lloraran sus surcos mismos; si su fruto he comido sin dinero, y al alma de sus dueños he hecho jadear, [entonces] que en vez de trigo salga el yerbajo espinoso; y en vez de cebada, yerbajos hediondos” (Job 31:38-40). Con estas palabras, Job indicó que nunca le había arrebatado a nadie sus tierras ni había explotado a ningún trabajador.

(JOB 32:2)
“Pero se enardeció la cólera de Elihú hijo de Barakel el buzita de la familia de Ram. Contra Job se encendió su cólera por declarar este justa su propia alma más bien que a Dios.”

w06 15/3 pág. 15 Puntos sobresalientes del libro de Job
32:1-3. ¿Cuándo llegó Elihú? Puesto que Elihú escuchó todos los discursos, debió de haber llegado antes de que Job comenzara a hablar y pusiera fin a los siete días de silencio de sus tres compañeros (Job 3:1, 2).

w94 15/11 pág. 17 El galardón de Job, una fuente de esperanza
Habla Elihú
8 Cerca estaba el joven Elihú, descendiente de Buz, hijo de Nacor, y, por tanto, pariente lejano de Abrahán, el amigo de Jehová. (Isaías 41:8.) Elihú mostró respeto a los hombres mayores al escuchar ambos lados del debate. Sin embargo, habló con valentía respecto a asuntos sobre los que estaban equivocados. Por ejemplo, su cólera se encendió cuando Job ‘declaró justa su propia alma más bien que a Dios’.

w94 15/11 pág. 17 párr. 8 El galardón de Job, una fuente de esperanza
(Job 32:2,

it-1 pág. 648 Declarar justo
Intentos humanos por probarse a sí mismos justos. Ya que solo Dios puede declarar justa a una persona, carece de valor el que alguien intente probar que es justo por méritos propios o porque otros le juzguen justo. Por ejemplo, a Job se le censuró porque, si bien no culpaba a Dios de mal alguno, declaraba “justa su propia alma más bien que a Dios”. (Job 32:1, 2.)

it-1 pág. 796 Elihú
1. “Hijo de Barakel el buzita de la familia de Ram.” Como descendiente de Buz, debió ser un pariente lejano de Abrahán. (Job 32:1, 2, 6; Gé 22:20, 21.)

(JOB 32:9)
“No son los que simplemente abundan en días los que resultan sabios, ni los [que] simplemente [son] viejos los que entienden el juicio.”

it-1 pág. 135 Anciano
En consecuencia, las Escrituras Hebreas recalcan que la edad por sí sola no basta, que si bien “la canicie es corona de hermosura”, solo resulta ser así “cuando se halla en el camino de la justicia”. (Pr 16:31.) “No son los que simplemente abundan en días los que resultan sabios, ni los que simplemente son viejos los que entienden el juicio”, sino aquellos que, además de su experiencia, dejan que el espíritu de Dios los guíe y adquieren entendimiento de su Palabra. (Job 32:8, 9; Sl 119:100; Pr 3:5-7; Ec 4:13.)

(JOB 32:18)
“porque he llegado a estar lleno de palabras; espíritu me ha causado presión en el vientre.”

w94 15/11 pág. 17 párr. 8 El galardón de Job, una fuente de esperanza
Pero se enfureció especialmente contra los falsos consoladores, pues aunque sus afirmaciones parecían ensalzar a Dios, en realidad le causaban oprobio al ponerse del lado de Satanás en la controversia. Elihú fue un testigo de Jehová imparcial, pues estuvo “lleno de palabras” y fue impulsado por espíritu santo. (Job 32:2, 18,

LECTURA DE LA BIBLIA: JOB 30:24-31:14 (4 MINS. O MENOS)


Job 30:24-31:14 Traducción del Nuevo Mundo con referencias
24 Solo que nadie alarga la mano contra un simple montón de ruinas,
ni durante la decadencia de uno hay un clamor por ayuda respecto a esas cosas.
25 Ciertamente he llorado por el que tuvo un día duro;
mi alma se ha desconsolado por el pobre.
26 Aunque esperé el bien, no obstante vino el mal;
y seguí aguardando la luz, pero vinieron las tinieblas.
27 Se hizo que mis propios intestinos hirvieran, y estos no guardaron silencio;
se presentaron días de aflicción delante de mí.
28 Entristecido anduve por todos lados cuando no había luz del sol;
me levanté en la congregación, seguí clamando por ayuda.
29 Hermano para los chacales vine a ser,
y compañero para las hijas del avestruz.
30 Mi misma piel se ennegreció [y cayó] de sobre mí,
y mis huesos mismos se pusieron calientes de sequedad.
31 Y mi arpa llegó a ser meramente para duelo,
y mi caramillo para la voz de los que lloran.
31 ”Un pacto he celebrado con mis ojos.
Por eso, ¿cómo pudiera mostrarme atento a una virgen?
2 ¿Y qué porción hay de parte de Dios arriba,
o herencia de parte del Todopoderoso desde lo alto?
3 ¿No hay desastre para un malvado,
y desventura para los que practican lo que es perjudicial?
4 ¿No ve él mismo mis caminos
y cuenta aun todos mis pasos?
5 Si he andado con [hombres de] mentira,
y mi pie se apresura al engaño,
6 él me pesará en balanza exacta,
y Dios llegará a conocer mi integridad.
7 Si mi paso se desvía del camino,
o mi corazón ha andado simplemente tras mis ojos,
o cualquier defecto se ha pegado en las palmas de mis propias manos,
8 siembre yo y otro coma,
y sean desarraigados mis propios descendientes.
9 Si mi corazón se ha dejado seducir hacia una mujer,
y me quedé acechando al mismo paso de entrada de mi compañero,
10 muela mi esposa para otro hombre,
y sobre ella arrodíllense otros hombres.
11 Porque eso sería conducta relajada,
y eso sería un error para [la atención de] los jueces.
12 Porque ese es un fuego que comería hasta la destrucción misma,
y entre todo mi producto se arraigaría.
13 Si solía rehusar el juicio de mi esclavo
o de mi esclava en su litigio conmigo,
14 entonces, ¿qué podré hacer cuando Dios se levante?
Y cuando pida cuentas, ¿qué podré responderle?

SEAMOS MEJORES MAESTROS


Primera conversación: g16.2 págs. 12, 13. Prepare el terreno para la revisita (2 mins. o menos).


EL PUNTO DE VISTA BÍBLICO
La ansiedad
La ansiedad tiene un lado negativo y otro positivo. La Biblia nos ayuda a identificarlos.
¿Es normal tener ansiedad?
LA REALIDAD.La ansiedad incluye sentimientos de angustia, nerviosismo y preocupación. Como vivimos en un mundo inestable, a todos nos puede dar ansiedad.
LO QUE ENSEÑA LA BIBLIA.El rey David escribió: “¿Cuánto tiempo más seguiré angustiado? ¿Cuánto tiempo más sufriré esta pena?” (Salmo 13:2, La Palabra de Dios para Todos). ¿Qué le ayudó a seguir adelante? Orar le permitió contarle a Dios toda su angustia, convencido de que él lo amaba (Salmo 13:5; 62:8). Dios nos invita a desahogarnos con él cuando tenemos ansiedad, pues él se interesa por nosotros (1 Pedro 5:7).
Ahora bien, a veces podemos aprovechar esa ansiedad para hacer algo útil. Por ejemplo, cuando el apóstol Pablo sintió “inquietud por todas las congregaciones”, hizo todo lo que pudo por animar a aquellos por quienes estaba preocupado (2 Corintios 11:28). En ese sentido, su ansiedad fue una ventaja, pues lo motivó a ayudar a otros. Lo mismo podemos hacer nosotros, ya que no mostrar interés o ser indiferentes sería una señal de falta de amor por los demás (Proverbios 17:17).
“No [vigilen] con interés personal solo sus propios asuntos, sino también [...] los de los demás” (Filipenses 2:4).
¿Y si no puede controlar la ansiedad?
LA REALIDAD.Hay quienes se angustian por errores del pasado, por lo que deparará el futuro o por la situación económica.
LO QUE ENSEÑA LA BIBLIA.Angustia por errores del pasado: En el siglo primero, hubo quienes antes de hacerse cristianos habían sido borrachos, inmorales, ladrones y extorsionadores (1 Corintios 6:9-11). En vez de estancarse en los errores del pasado, cambiaron su estilo de vida y confiaron en la gran misericordia de Dios, que él extiende generosamente. Salmo 130:4 dice respecto a Dios: “Porque hay el verdadero perdón contigo”.
Inquietud por el futuro: “Nunca se inquieten acerca del día siguiente”, dijo Jesucristo. Y añadió: “Suficiente para cada día es su propia maldad” (Mateo 6:25, 34). ¿Qué quiso decir? Que nos centremos en los problemas de hoy. No nos compliquemos pensando en lo que podría suceder mañana, pues podría nublarnos el juicio y hacernos tomar decisiones precipitadas. Recuerde que muchas veces lo que uno teme no llega a suceder.
Inquietudes económicas: Un sabio del pasado dijo: “No me des ni pobreza ni riqueza” (Proverbios 30:8). Aprendió a estar satisfecho, una actitud que agrada a Dios. Hebreos 13:5 dice: “Que su modo de vivir esté exento del amor al dinero, y estén contentos con las cosas presentes. Porque [Dios] ha dicho: ‘De ningún modo te dejaré y de ningún modo te desampararé’”. A diferencia del dinero, que puede fallar, Dios nunca decepciona a quienes confían en él y llevan una vida sencilla.
“No he visto a nadie justo dejado enteramente, ni a su prole buscando pan” (Salmo 37:25).
¿Viviremos alguna vez sin ansiedad?
LO QUE DICE LA GENTE.“Estamos entrando en una nueva era de ansiedad”, comentó en el año 2008 Harriet Green en un artículo del periódico The Guardian. En el 2014, Patrick O’Connor, del periódico The Wall Street Journal, escribió que “los americanos están alcanzando niveles de ansiedad sin precedentes”.
LO QUE ENSEÑA LA BIBLIA.“La preocupación agobia a la persona; una palabra de aliento la anima” (Proverbios 12:25, Nueva Traducción Viviente). Hallamos “una palabra de aliento” en las buenas nuevas del Reino de Dios (Mateo 24:14). Ese Reino, un gobierno de origen divino, pronto logrará lo que nosotros no podemos: eliminar la ansiedad y sus causas, incluidas la enfermedad y la muerte. La Biblia promete que Dios “limpiará toda lágrima de sus ojos, y la muerte no será más, ni existirá ya más lamento ni clamor ni dolor” (Revelación [Apocalipsis] 21:4).
“Que el Dios que da esperanza los llene de todo gozo y paz” (Romanos 15:13).
Quienes padecen de ansiedad crónica deberían consultar a un médico. ¡Despertad! no recomienda ningún tratamiento en particular.

Revisita: g16.2 págs. 12, 13. Prepare el terreno para volver (4 mins. o menos).


EL PUNTO DE VISTA BÍBLICO
La ansiedad
La ansiedad tiene un lado negativo y otro positivo. La Biblia nos ayuda a identificarlos.
¿Es normal tener ansiedad?
LA REALIDAD.La ansiedad incluye sentimientos de angustia, nerviosismo y preocupación. Como vivimos en un mundo inestable, a todos nos puede dar ansiedad.
LO QUE ENSEÑA LA BIBLIA.El rey David escribió: “¿Cuánto tiempo más seguiré angustiado? ¿Cuánto tiempo más sufriré esta pena?” (Salmo 13:2, La Palabra de Dios para Todos). ¿Qué le ayudó a seguir adelante? Orar le permitió contarle a Dios toda su angustia, convencido de que él lo amaba (Salmo 13:5; 62:8). Dios nos invita a desahogarnos con él cuando tenemos ansiedad, pues él se interesa por nosotros (1 Pedro 5:7).
Ahora bien, a veces podemos aprovechar esa ansiedad para hacer algo útil. Por ejemplo, cuando el apóstol Pablo sintió “inquietud por todas las congregaciones”, hizo todo lo que pudo por animar a aquellos por quienes estaba preocupado (2 Corintios 11:28). En ese sentido, su ansiedad fue una ventaja, pues lo motivó a ayudar a otros. Lo mismo podemos hacer nosotros, ya que no mostrar interés o ser indiferentes sería una señal de falta de amor por los demás (Proverbios 17:17).
“No [vigilen] con interés personal solo sus propios asuntos, sino también [...] los de los demás” (Filipenses 2:4).
¿Y si no puede controlar la ansiedad?
LA REALIDAD.Hay quienes se angustian por errores del pasado, por lo que deparará el futuro o por la situación económica.
LO QUE ENSEÑA LA BIBLIA.Angustia por errores del pasado: En el siglo primero, hubo quienes antes de hacerse cristianos habían sido borrachos, inmorales, ladrones y extorsionadores (1 Corintios 6:9-11). En vez de estancarse en los errores del pasado, cambiaron su estilo de vida y confiaron en la gran misericordia de Dios, que él extiende generosamente. Salmo 130:4 dice respecto a Dios: “Porque hay el verdadero perdón contigo”.
Inquietud por el futuro: “Nunca se inquieten acerca del día siguiente”, dijo Jesucristo. Y añadió: “Suficiente para cada día es su propia maldad” (Mateo 6:25, 34). ¿Qué quiso decir? Que nos centremos en los problemas de hoy. No nos compliquemos pensando en lo que podría suceder mañana, pues podría nublarnos el juicio y hacernos tomar decisiones precipitadas. Recuerde que muchas veces lo que uno teme no llega a suceder.
Inquietudes económicas: Un sabio del pasado dijo: “No me des ni pobreza ni riqueza” (Proverbios 30:8). Aprendió a estar satisfecho, una actitud que agrada a Dios. Hebreos 13:5 dice: “Que su modo de vivir esté exento del amor al dinero, y estén contentos con las cosas presentes. Porque [Dios] ha dicho: ‘De ningún modo te dejaré y de ningún modo te desampararé’”. A diferencia del dinero, que puede fallar, Dios nunca decepciona a quienes confían en él y llevan una vida sencilla.
“No he visto a nadie justo dejado enteramente, ni a su prole buscando pan” (Salmo 37:25).
¿Viviremos alguna vez sin ansiedad?
LO QUE DICE LA GENTE.“Estamos entrando en una nueva era de ansiedad”, comentó en el año 2008 Harriet Green en un artículo del periódico The Guardian. En el 2014, Patrick O’Connor, del periódico The Wall Street Journal, escribió que “los americanos están alcanzando niveles de ansiedad sin precedentes”.
LO QUE ENSEÑA LA BIBLIA.“La preocupación agobia a la persona; una palabra de aliento la anima” (Proverbios 12:25, Nueva Traducción Viviente). Hallamos “una palabra de aliento” en las buenas nuevas del Reino de Dios (Mateo 24:14). Ese Reino, un gobierno de origen divino, pronto logrará lo que nosotros no podemos: eliminar la ansiedad y sus causas, incluidas la enfermedad y la muerte. La Biblia promete que Dios “limpiará toda lágrima de sus ojos, y la muerte no será más, ni existirá ya más lamento ni clamor ni dolor” (Revelación [Apocalipsis] 21:4).
“Que el Dios que da esperanza los llene de todo gozo y paz” (Romanos 15:13).
Quienes padecen de ansiedad crónica deberían consultar a un médico. ¡Despertad! no recomienda ningún tratamiento en particular.

Curso bíblico: bh pág. 148 párrs. 8, 9 (6 mins. o menos).


La adoración que Dios aprueba
8. ¿Qué forma parte de la adoración a Jehová?
8 Las personas que practican la religión verdadera adoran únicamente a Jehová y dan a conocer su nombre. Jesús enseñó: “Es a Jehová tu Dios a quien tienes que adorar, y es solo a él a quien tienes que rendir servicio sagrado” (Mateo 4:10). Así que los siervos de Dios adoran a Jehová, y a nadie más. De hecho, dar a conocer el nombre y las cualidades del Dios verdadero forma parte de su adoración. Salmo 83:18 dice así: “Tú, cuyo nombre es Jehová, tú solo eres el Altísimo sobre toda la tierra”. Jesús es el modelo que siguen al ayudar a la gente a conocer a Dios. Él mismo dirigió a su Padre estas palabras: “He puesto tu nombre de manifiesto a los hombres que me diste del mundo” (Juan 17:6). Hoy, de igual forma, los verdaderos siervos de Dios enseñan al prójimo el nombre, los propósitos y las cualidades de Jehová.
9, 10. ¿De qué maneras se muestran amor los cristianos verdaderos?
9 Los siervos de Dios se aman de verdad, sin egoísmo. Jesús dijo: “En esto todos conocerán que ustedes son mis discípulos, si tienen amor entre sí” (Juan 13:35). Los primeros cristianos se querían de esa manera. El amor de los siervos de Dios vence barreras raciales, sociales y nacionales, y los une inseparablemente en una verdadera hermandad (Colosenses 3:14). Los miembros de las religiones falsas no se tienen ese amor. Si lo tuvieran, no se matarían unos a otros por ser de distinta nación o raza. Los verdaderos cristianos no toman las armas para quitarles la vida a sus hermanos en la fe ni a ninguna otra persona. La Biblia enseña: “Los hijos de Dios y los hijos del Diablo se hacen evidentes por este hecho: Todo el que no se ocupa en la justicia no se origina de Dios, tampoco el que no ama a su hermano [...;] debemos tener amor unos para con otros; no como Caín, que se originó del inicuo [es decir, Satanás] y degolló a su hermano” (1 Juan 3:10-12; 4:20, 21).

NUESTRA VIDA CRISTIANA


Aprendamos de los que son leales (1Pe 5:9) (15 mins.):

Análisis con el auditorio. Ponga el video Harold King: Se mantuvo fiel en la cárcel (vaya a tv.jw.org, VIDEOS > ENTREVISTAS Y EXPERIENCIAS). Después, analice las siguientes preguntas: ¿Cómo logró mantenerse el hermano King espiritualmente fuerte en prisión? Cuando pasamos por circunstancias difíciles, ¿cómo nos puede ayudar entonar canciones del Reino? ¿A qué lo anima el ejemplo de Harold King?


1 Pedro 5:9 Traducción del Nuevo Mundo con referencias
9 Pero pónganse en contra de él, sólidos en la fe, sabiendo que las mismas cosas en cuanto a sufrimientos van realizándose en toda la asociación de sus hermanos en el mundo.

ESTUDIO BÍBLICO DE LA CONGREGACIÓN: IA CAP. 13 PÁRRS. 13-25 Y LAS PREGUNTAS DE REPASO DEL CAPÍTULO (30 mins.)


CAPÍTULO 13
Aprendió de sus errores

párr. 13 (Jon. 1:12) Así que él les dijo: “Álcenme, y arrójenme al mar, y el mar se les aquietará; porque me doy cuenta de que por causa de mí está sobre ustedes esta gran tormenta”.
párr. 14 (Juan 13:34, 35) Les doy un nuevo mandamiento: que se amen unos a otros; así como yo los he amado, que ustedes también se amen los unos a los otros. 35 En esto todos conocerán que ustedes son mis discípulos, si tienen amor entre sí”.
párr. 15 (Jon. 1:13-15) Pero los hombres trataron de abrirse camino para traer [la nave] de vuelta a tierra seca; pero no pudieron, porque el mar se hacía continuamente más tempestuoso contra ellos. 14 Y procedieron a clamar a Jehová y decir: “¡Ah, pues, oh Jehová, por favor no perezcamos por causa del alma de este hombre! ¡Y no pongas sobre nosotros sangre inocente, puesto que tú mismo, oh Jehová, has hecho según aquello en que te has deleitado!”. 15 Entonces alzaron a Jonás y lo arrojaron al mar; y el mar empezó a detenerse de su enfurecimiento.
párr. 17 (Jon. 2:2-6) y dijo: “Desde mi angustia clamé a Jehová, y él procedió a responderme. Desde el vientre del Seol grité por ayuda. Oíste mi voz. 3 Cuando me lanzaste [a] las profundidades, al corazón del alto mar, entonces un río mismo me rodeó. Todas tus ondas rompientes y tus olas... sobre mí pasaron adelante. 4 Y en cuanto a mí, dije: ‘¡Se me ha expulsado de enfrente de tus ojos! ¿Cómo volveré a contemplar tu santo templo?’. 5 Aguas me rodearon hasta [el] alma misma; la profundidad acuosa misma siguió circundándome. Algas marinas se me envolvieron alrededor de la cabeza. 6 A los fondos de [las] montañas bajé. En cuanto a la tierra, sus barras estaban sobre mí por tiempo indefinido. Pero de[l] hoyo procediste a hacer subir mi vida, oh Jehová mi Dios.
párr. 19 (Jon. 1:17) Ahora bien, Jehová asignó un gran pez para que se tragara a Jonás, de modo que Jonás llegó a estar en las entrañas del pez tres días y tres noches.
párr. 20 (Jon. 2:1-10) Entonces Jonás oró a Jehová su Dios desde las entrañas del pez2 y dijo: “Desde mi angustia clamé a Jehová, y él procedió a responderme. Desde el vientre del Seol grité por ayuda. Oíste mi voz. 3 Cuando me lanzaste [a] las profundidades, al corazón del alto mar, entonces un río mismo me rodeó. Todas tus ondas rompientes y tus olas... sobre mí pasaron adelante. 4 Y en cuanto a mí, dije: ‘¡Se me ha expulsado de enfrente de tus ojos! ¿Cómo volveré a contemplar tu santo templo?’. 5 Aguas me rodearon hasta [el] alma misma; la profundidad acuosa misma siguió circundándome. Algas marinas se me envolvieron alrededor de la cabeza. 6 A los fondos de [las] montañas bajé. En cuanto a la tierra, sus barras estaban sobre mí por tiempo indefinido. Pero de[l] hoyo procediste a hacer subir mi vida, oh Jehová mi Dios. 7 Cuando mi alma se desmayaba dentro de mí, Jehová fue Aquel a quien recordé. Entonces mi oración llegó a ti, en tu santo templo. 8 En cuanto a los que observan los ídolos de la falsedad, dejan su propia bondad amorosa. 9 Pero en cuanto a mí, con la voz de acción de gracias ciertamente te haré sacrificio. Lo que he prometido en voto, ciertamente pagaré. La salvación pertenece a Jehová”. 10 Con el tiempo Jehová dio orden al pez, de modo que este vomitó a Jonás en tierra seca.
párr. 20 (Jon. 2:9) Pero en cuanto a mí, con la voz de acción de gracias ciertamente te haré sacrificio. Lo que he prometido en voto, ciertamente pagaré. La salvación pertenece a Jehová”.
párr. 21 (Jon. 1:17) Ahora bien, Jehová asignó un gran pez para que se tragara a Jonás, de modo que Jonás llegó a estar en las entrañas del pez tres días y tres noches.
párr. 21 (Dan. 5:23) Antes bien, contra el Señor de los cielos te ensalzaste, y trajeron delante de ti hasta los vasos de su casa; y tú mismo y tus grandes, tus concubinas y tus esposas secundarias han estado bebiendo vino de ellos, y tú has alabado a meros dioses de plata y de oro, cobre, hierro, madera y piedra, que nada contemplan y nada oyen y nada saben; pero al Dios en cuya mano tu aliento está, y al cual pertenecen todos tus caminos, no has glorificado.
párr. 22 (Jon. 2:10) Con el tiempo Jehová dio orden al pez, de modo que este vomitó a Jonás en tierra seca.
párr. 22 (Jon. 3:1, 2) Entonces la palabra de Jehová le ocurrió a Jonás por segunda vez, y dijo: 2 “Levántate, ve a Nínive la gran ciudad, y proclámale la proclamación que te voy a hablar”.
párr. 23 (Jon. 3:3) Ante aquello, Jonás se levantó y fue a Nínive según la palabra de Jehová. Ahora bien, resultaba que Nínive misma era una ciudad grande ante Dios, con distancia de tres días de camino.
párr. 23 (Rom. 3:23) Porque todos han pecado y no alcanzan a la gloria de Dios,
párr. 24 (Jon. 1:15, 16) Entonces alzaron a Jonás y lo arrojaron al mar; y el mar empezó a detenerse de su enfurecimiento. 16 Ante esto, los hombres empezaron a temer en gran manera a Jehová, y por lo tanto ofrecieron un sacrificio a Jehová e hicieron votos.
párr. 25 (Mat. 12:38-40) Entonces, como contestación a él, algunos de los escribas y fariseos dijeron: “Maestro, queremos ver de ti alguna señal”. 39 En respuesta, les dijo: “Una generación inicua y adúltera sigue buscando una señal, mas no se le dará ninguna señal, sino la señal de Jonás el profeta. 40 Porque así como Jonás estuvo en el vientre del gran pez tres días y tres noches, así el Hijo del hombre estará en el corazón de la tierra tres días y tres noches.
párr. 25 (Juan 5:28, 29) No se maravillen de esto, porque viene la hora en que todos los que están en las tumbas conmemorativas oirán su voz 29 y saldrán, los que hicieron cosas buenas a una resurrección de vida, los que practicaron cosas viles a una resurrección de juicio.
(Juan 7:52) En respuesta, le dijeron: “Tú no eres también de Galilea, ¿verdad? Escudriña, y ve que de Galilea no ha de ser levantado ningún profeta”.
(Is. 9:1, 2) Sin embargo, la lobreguez no será como cuando la tierra tuvo premura, como en el tiempo anterior cuando uno trató con desprecio a la tierra de Zabulón y a la tierra de Neftalí y cuando en el tiempo posterior uno hizo que se [le] honrara... el camino junto al mar, en la región del Jordán, Galilea de las naciones. 2 El pueblo que andaba en la oscuridad ha visto una gran luz. En cuanto a los que moran en la tierra de sombra profunda, la luz misma ha brillado sobre ellos.
(Luc. 22:45) Y levantándose de orar, fue a los discípulos y los halló adormitados de desconsuelo;

párr. 19 La palabra hebrea para “pez” se traduce al griego en la Septuaginta como “monstruo marino” o “pez enorme”. Aunque es imposible determinar qué tipo de “gran pez” era este, se sabe que en el mar Mediterráneo hay tiburones capaces de tragarse a un hombre entero. Y estos no son los más grandes que existen. El tiburón ballena, por ejemplo, puede alcanzar los 15 metros (45 pies) de largo, o incluso más.

PREGUNTAS PARA PENSAR

• Al igual que a Jonás, ¿alguna vez le ha dado miedo cumplir con algo que Jehová espera de usted?
• ¿Cómo mostró Jehová paciencia y misericordia cuando Jonás le desobedeció?
• ¿Cómo demostró Jonás que había aprendido de sus errores?
• ¿En qué campos le gustaría a usted imitar la fe de Jonás?

Repaso de esta reunión y adelanto de la próxima (3 mins.)


Clic en la Imagen para Descargar la información completa en archivo digital para Computadora de escritorio, portátil, tableta, móvil y Smartphone

Descargar información para el Estudio Personal para Computadora de escritorio, portátil, tableta, móvil y Smartphone

Descargar información para el Estudio Personal para Computadora de escritorio, portátil, tableta, móvil y Smartphone