BUSCAR CONTENIDOS

Búsqueda personalizada

JOB 33-37 | Tesoros de la Biblia: semana del 25 de abril a 1 de mayo

ADS

TEXTOS BÍBLICOS Y REFERENCIAS PARA LA REUNIÓN VIDA Y MINISTERIO CRISTIANOS

LEER Y ESCUCHAR LA BIBLIA EN LÍNEA EN JW.ORG:

TESOROS DE LA BIBLIA | JOB 33-37


“UN AMIGO VERDADERO ANIMA CON SU CONSEJO” (10 MINS.):


Un amigo verdadero anima con su consejoCuando Elihú comenzó a hablar, sus consejos fueron totalmente diferentes a los de Elifaz, Bildad y Zofar. Además, trató a Job con bondad. Fue un amigo verdadero y un hábil consejero, digno de imitar.

CUALIDADES DE UN BUEN CONSEJERO
EL BUEN EJEMPLO DE ELIHÚ


32:4-7,
11, 12; 33:1
• PACIENTE
• CONSIDERADO
• RESPETUOSO

• Elihú esperó con paciencia a que los hombres de más edad terminaran de hablar.
• Al haber escuchado con atención, Elihú pudo comprender mejor la situación antes de dar consejo.
• Llamó a Job por su nombre y le habló como un amigo.

33:6, 7,
32
• HUMILDE
• ACCESIBLE
• COMPRENSIVO

• Elihú fue humilde y amable, y admitió que él también era imperfecto.
• Trató de entender el sufrimiento de Job.

33:24, 25;
35:2, 5
• EQUILIBRADO
• AMABLE
• ESPIRITUAL

• Con amabilidad, Elihú le mostró a Job que su punto de vista no era equilibrado.
• Elihú ayudó a Job a entender que su propia justicia no era lo más importante.
• El sensato consejo de Elihú preparó el camino para que Job recibiera más instrucción del propio Jehová.

Job 33:1-5. Elihú trató a Job con respeto (w95 15/2 pág. 29 párrs. 3-5).


Job 33:1-5 Traducción del Nuevo Mundo con referencias
33 ”Ahora, sin embargo, oh Job, por favor, oye mis palabras,
y a todo mi hablar de veras presta oído.
2 ¡Mira, por favor! Tengo que abrir la boca;
mi lengua con mi paladar tiene que hablar.
3 Mis dichos son la rectitud de mi corazón,
y conocimiento es lo que mis labios sí profieren sinceramente.
4 El propio espíritu de Dios me hizo,
y el propio aliento del Todopoderoso procedió a hacerme vivir.
5 Si puedes, respóndeme,
despliega [palabras] delante de mí; toma tu puesto, sí.
w95 15/2 pág. 29 Una lección sobre cómo tratar los problemas
Cómo dar consejo
El consejo de Elihú fue completamente distinto del que dieron los tres compañeros de Job, tanto por su contenido como por la forma de tratar a Job. Llamó a Job por su nombre y le habló como un amigo, no como su juez. “Ahora, sin embargo, oh Job, por favor, oye mis palabras, y a todo mi hablar de veras presta oído. ¡Mira! Yo soy para el Dios verdadero justamente lo que tú eres; del barro fui formado, yo también.” (Job 33:1, 6.) Además, Elihú encomió enseguida a Job por su derrotero de rectitud. Lo alentó diciendo: “Me he deleitado en tu justicia”. (Job 33:32.) Aparte de que dio su consejo con amabilidad, Elihú tuvo éxito por otras razones.
Al haber esperado con paciencia hasta que los demás acabaran de hablar, Elihú pudo comprender mejor la situación antes de dar consejo. Admitiendo que Job fuera justo, ¿lo castigaría Jehová? “¡Lejos sea del Dios verdadero el obrar inicuamente, y del Todopoderoso el obrar injustamente! —exclamó Elihú—. No apartará sus ojos de ningún justo.” (Job 34:10; 36:7.)
¿Era la justicia de Job la cuestión principal? Elihú le mostró a Job que su punto de vista no era equilibrado. “Has dicho: ‘Mi justicia es más que la de Dios’ —explicó—. Mira al cielo y ve, y contempla las nubes, que de veras están más altas que tú.” (Job 35:2, 5.) Tal como las nubes están más altas que nosotros, los caminos de Jehová están más altos que los nuestros. No estamos en condición de juzgar la forma como hace las cosas. Elihú concluyó diciendo: “Por lo tanto, que le teman los hombres. Él no considera a ninguno de los que son sabios en su propio corazón”. (Job 37:24; Isaías 55:9.)
El consejo bien fundado de Elihú preparó el camino para que Job recibiera más instrucción de Jehová mismo. De hecho, hay un paralelo sorprendente entre el repaso que hizo Elihú de “las maravillosas obras de Dios” en el capítulo 37, y las palabras que le dirige Jehová a Job recogidas en los capítulos 38 a 41. En realidad, Elihú veía los asuntos desde la perspectiva de Jehová. (Job 37:14.) ¿Cómo pueden imitar los cristianos su buen ejemplo?
Al igual que Elihú, los superintendentes en particular deben tener empatía y bondad, y recordar que ellos también son imperfectos. Antes de aconsejar es conveniente que escuchen con detenimiento, a fin de conocer los hechos y entender la situación. (Proverbios 18:13.) Además, deben asegurarse de que prevalezca el punto de vista de Jehová usando la Biblia y las publicaciones bíblicas. (Romanos 3:4.)
Además de dar a los ancianos estas lecciones prácticas, el libro de Job nos enseña a afrontar los problemas con equilibrio.

Job 33:6, 7. Elihú era humilde y bondadoso (w95 15/2 pág. 29 párrs. 3-5).


Job 33:6, 7 Traducción del Nuevo Mundo con referencias
6 ¡Mira! Yo soy para el Dios [verdadero] justamente lo que tú eres;
del barro fui formado, yo también.
7 ¡Mira! Ningún terror en mí te espantará a ti,
y ninguna presión de parte mía será pesada sobre ti.
w95 15/2 pág. 29 Una lección sobre cómo tratar los problemas
Cómo dar consejo
El consejo de Elihú fue completamente distinto del que dieron los tres compañeros de Job, tanto por su contenido como por la forma de tratar a Job. Llamó a Job por su nombre y le habló como un amigo, no como su juez. “Ahora, sin embargo, oh Job, por favor, oye mis palabras, y a todo mi hablar de veras presta oído. ¡Mira! Yo soy para el Dios verdadero justamente lo que tú eres; del barro fui formado, yo también.” (Job 33:1, 6.) Además, Elihú encomió enseguida a Job por su derrotero de rectitud. Lo alentó diciendo: “Me he deleitado en tu justicia”. (Job 33:32.) Aparte de que dio su consejo con amabilidad, Elihú tuvo éxito por otras razones.
Al haber esperado con paciencia hasta que los demás acabaran de hablar, Elihú pudo comprender mejor la situación antes de dar consejo. Admitiendo que Job fuera justo, ¿lo castigaría Jehová? “¡Lejos sea del Dios verdadero el obrar inicuamente, y del Todopoderoso el obrar injustamente! —exclamó Elihú—. No apartará sus ojos de ningún justo.” (Job 34:10; 36:7.)
¿Era la justicia de Job la cuestión principal? Elihú le mostró a Job que su punto de vista no era equilibrado. “Has dicho: ‘Mi justicia es más que la de Dios’ —explicó—. Mira al cielo y ve, y contempla las nubes, que de veras están más altas que tú.” (Job 35:2, 5.) Tal como las nubes están más altas que nosotros, los caminos de Jehová están más altos que los nuestros. No estamos en condición de juzgar la forma como hace las cosas. Elihú concluyó diciendo: “Por lo tanto, que le teman los hombres. Él no considera a ninguno de los que son sabios en su propio corazón”. (Job 37:24; Isaías 55:9.)
El consejo bien fundado de Elihú preparó el camino para que Job recibiera más instrucción de Jehová mismo. De hecho, hay un paralelo sorprendente entre el repaso que hizo Elihú de “las maravillosas obras de Dios” en el capítulo 37, y las palabras que le dirige Jehová a Job recogidas en los capítulos 38 a 41. En realidad, Elihú veía los asuntos desde la perspectiva de Jehová. (Job 37:14.) ¿Cómo pueden imitar los cristianos su buen ejemplo?
Al igual que Elihú, los superintendentes en particular deben tener empatía y bondad, y recordar que ellos también son imperfectos. Antes de aconsejar es conveniente que escuchen con detenimiento, a fin de conocer los hechos y entender la situación. (Proverbios 18:13.) Además, deben asegurarse de que prevalezca el punto de vista de Jehová usando la Biblia y las publicaciones bíblicas. (Romanos 3:4.)
Además de dar a los ancianos estas lecciones prácticas, el libro de Job nos enseña a afrontar los problemas con equilibrio.

Job 33:24, 25. Aunque Elihú tuvo que corregir a Job, también lo animó (w11 1/4 pág. 23 párr. 3; w09 15/4 pág. 4 párr. 8).


Job 33:24, 25 Traducción del Nuevo Mundo con referencias
24 entonces lo favorece y dice:
‘¡Líbralo de bajar al hoyo!
¡He hallado un rescate!
25 Que su carne se haga más fresca que en la juventud;
que vuelva a los días de su vigor juvenil’.
El día en que volvamos a ser jóvenes
No obstante, creyendo que se acercaba su hora, Job cometió el grave error de pensar demasiado en sí mismo y en su reputación, y hasta llegó a “declarar [...] justa su propia alma más bien que a Dios” (Job 32:2). Jehová, mediante Elihú, censuró su actitud, pero también le aseguró que no tendría que “bajar al hoyo”, o tumba, pues se había hallado “un rescate”. Entonces añadió: “Que su carne se haga más fresca que en la juventud; que vuelva a los días de su vigor juvenil” (Job 33:24, 25). Sin duda, saber que aquel tormento no iba a llevarlo a la muerte debió de consolar muchísimo a Job. Además, si se arrepentía, Dios aceptaría el pago de un “rescate” y lo libraría de sus penalidades.
Job puso en alto el nombre de Jehová
8. ¿Qué ejemplo dio Elihú a quienes tienen que dar consejos hoy día?
8 A continuación, el relato habla de Elihú, quien también había ido a visitar a Job. Al principio, se limitó a escuchar los argumentos de él y de sus tres amigos. Sin embargo, cuando intervino demostró mayor sensatez, aunque era el más joven de los cinco. Trató a Job con consideración y bondad, dirigiéndose a él por su nombre, a diferencia de los otros tres. Además, lo felicitó por su rectitud. Pero también le dijo que se estaba preocupando demasiado por demostrar su inocencia. Entonces le aseguró que vale la pena servir a Dios y serle fiel (léase Job 36:1, 11). ¡Qué excelente ejemplo para los siervos de Dios que tienen que dar consejos hoy día! Elihú tuvo paciencia, escuchó con atención a Job, lo felicitó siempre que pudo y le ofreció consejos constructivos (Job 32:6; 33:32).

BUSQUEMOS PERLAS ESCONDIDAS (8 MINS.):


Job 33:24, 25. ¿A qué podría referirse el “rescate” del que habló Elihú? (w11 1/4 pág. 23 párrs. 3-5).


Job 33:24, 25 Traducción del Nuevo Mundo con referencias
24 entonces lo favorece y dice:
‘¡Líbralo de bajar al hoyo!
¡He hallado un rescate!
25 Que su carne se haga más fresca que en la juventud;
que vuelva a los días de su vigor juvenil’.
El día en que volvamos a ser jóvenes
No obstante, creyendo que se acercaba su hora, Job cometió el grave error de pensar demasiado en sí mismo y en su reputación, y hasta llegó a “declarar [...] justa su propia alma más bien que a Dios” (Job 32:2). Jehová, mediante Elihú, censuró su actitud, pero también le aseguró que no tendría que “bajar al hoyo”, o tumba, pues se había hallado “un rescate”. Entonces añadió: “Que su carne se haga más fresca que en la juventud; que vuelva a los días de su vigor juvenil” (Job 33:24, 25). Sin duda, saber que aquel tormento no iba a llevarlo a la muerte debió de consolar muchísimo a Job. Además, si se arrepentía, Dios aceptaría el pago de un “rescate” y lo libraría de sus penalidades.
Job era un hombre humilde, así que se dejó corregir y se arrepintió de su error (Job 42:6). Jehová aceptó un sacrificio que borraría el pecado de Job y abriría las puertas de su recuperación. Por último, Dios “bendijo el fin de Job después más que su principio” (Job 42:12-17). ¿Cómo? Entre otras cosas, hizo que desapareciera su terrible enfermedad y que su carne se hiciera “más fresca que en la juventud”. ¡Qué maravilla!
Con todo, el valor de aquel sacrificio fue limitado, pues Job siguió siendo imperfecto y acabó muriendo. Ahora bien, existe un rescate muy superior al de Job, y todos podemos beneficiarnos de él. Se trata del sacrificio redentor de Jesús, que Jehová ha proporcionado por amor (Mateo 20:28; Juan 3:16). A quienes pongan fe en dicho rescate, Dios les permitirá vivir para siempre en un paraíso en la Tierra libres de los efectos de la vejez. ¿Qué debemos hacer para que también nuestra “carne se haga más fresca que en la juventud”? Le invitamos a averiguar la respuesta que da la Biblia.

Job 34:36. ¿Hasta qué punto se iba a probar a Job, y qué nos enseña eso? (w94 15/11 pág. 17 párr. 10).


Job 34:36 Traducción del Nuevo Mundo con referencias
36 Padre mío, deja que Job sea probado hasta el límite
en cuanto a sus respuestas entre hombres de nocividad.
w94 15/11 pág. 17 párr. 10 El galardón de Job, una fuente de esperanza
10 Elihú corrigió a Job por haber dicho que no era provechoso complacerse en Dios siendo íntegro. Dijo: “¡Lejos sea del Dios verdadero el obrar inicuamente, y del Todopoderoso el obrar injustamente! Porque según la manera como el hombre terrestre obre él le recompensará”. Job se apresuró a destacar su propia justicia; sin embargo, lo hizo sin el conocimiento y la perspicacia necesarios. Elihú agregó: “Deja que Job sea probado hasta el límite en cuanto a sus respuestas entre hombres de nocividad”. (Job 34:10, 11, 35, 36.) De igual modo, la única manera de demostrar plenamente nuestra fe e integridad es siendo ‘probados hasta el límite’ de alguna forma. No obstante, nuestro amoroso Padre celestial no dejará que seamos tentados más allá de lo que podamos soportar. (1 Corintios 10:13.)

¿Qué me enseña sobre Jehová la lectura bíblica de esta semana?


¿Qué ideas de la lectura bíblica de esta semana pueden servirme en la predicación?


JOB 33-37 | SUGERENCIAS PARA SUS COMENTARIOS PERSONALES


(JOB 33:3)
“Mis dichos son la rectitud de mi corazón, y conocimiento es lo que mis labios sí profieren sinceramente.”

w86 1/11 pág. 18 Jóvenes que contribuyen a una familia unida y feliz
‘Habla con un corazón sincero’
9 Algunos jóvenes no son francos al expresar sus sentimientos a los padres. Por ejemplo, uno de los jóvenes mencionados en el párrafo dos admitió lo siguiente: “Para mantener la paz, empezamos a decir lo que sabíamos que nuestros padres querían oír, pero, nuestros verdaderos sentimientos, nos los reservábamos”. Estos adolescentes buscaron ayuda. Un anciano los instó a abordar a sus padres e imitar al joven Elihú, quien dijo: “Hablo con un corazón sincero”. (Job 33:3, Nueva Biblia Española.) Después de orar fervientemente, revelaron sus sentimientos a sus padres, explicando la amargura que sentían. (Véase Proverbios 12:18.) Aunque el padre quedó sorprendido al saber que sus hijos se sentían de aquella manera, reconoció ante ellos que él se había sobrepasado. Se alegró de que le hubieran hablado. La hija concluyó diciendo: “El progreso en la situación de nuestra familia es lento, pero seguro. Cuando comenzamos a comunicarnos más abiertamente, entonces pudimos ver el porqué de los reglamentos que se nos imponían. Ellos dejaron de hablarnos como si fuéramos niños. Todos comenzamos a entendernos mucho mejor”.

(JOB 33:24)
“entonces lo favorece y dice: ‘¡Líbralo de bajar al hoyo! ¡He hallado un rescate!”

w11 1/4 pág. 23 El día en que volvamos a ser jóvenes
Veamos lo que dice Job 33:24, 25.
Job era un fiel patriarca de la antigüedad a quien Jehová amaba mucho. Sin que él lo supiera, Satanás lo acusó de servir a Dios solo por interés. Ahora bien, Dios confiaba en que Job le sería fiel y sabía que podría remediarle cualquier daño que sufriera. Por eso permitió que el Diablo lo probara: lo cubrió de dolorosos forúnculos “desde la planta del pie hasta la coronilla de la cabeza” (Job 2:7). El cuerpo se le llenó de gusanos y costras, y su piel empezó a ennegrecer y a desprenderse a trozos (Job 7:5; 30:17, 30). Debió de sufrir lo indecible, pero en ningún momento fue desleal a Dios. Él mismo afirmó: “¡Hasta la muerte mantendré mi integridad!” (Job 27:5, Reina-Valera, 1995).
No obstante, creyendo que se acercaba su hora, Job cometió el grave error de pensar demasiado en sí mismo y en su reputación, y hasta llegó a “declarar [...] justa su propia alma más bien que a Dios” (Job 32:2). Jehová, mediante Elihú, censuró su actitud, pero también le aseguró que no tendría que “bajar al hoyo”, o tumba, pues se había hallado “un rescate”. Entonces añadió: “Que su carne se haga más fresca que en la juventud; que vuelva a los días de su vigor juvenil” (Job 33:24, 25). Sin duda, saber que aquel tormento no iba a llevarlo a la muerte debió de consolar muchísimo a Job. Además, si se arrepentía, Dios aceptaría el pago de un “rescate” y lo libraría de sus penalidades.
Job era un hombre humilde, así que se dejó corregir y se arrepintió de su error (Job 42:6). Jehová aceptó un sacrificio que borraría el pecado de Job y abriría las puertas de su recuperación. Por último, Dios “bendijo el fin de Job después más que su principio” (Job 42:12-17). ¿Cómo? Entre otras cosas, hizo que desapareciera su terrible enfermedad y que su carne se hiciera “más fresca que en la juventud”. ¡Qué maravilla!
Con todo, el valor de aquel sacrificio fue limitado, pues Job siguió siendo imperfecto y acabó muriendo. Ahora bien, existe un rescate muy superior al de Job, y todos podemos beneficiarnos de él. Se trata del sacrificio redentor de Jesús, que Jehová ha proporcionado por amor (Mateo 20:28; Juan 3:16). A quienes pongan fe en dicho rescate, Dios les permitirá vivir para siempre en un paraíso en la Tierra libres de los efectos de la vejez. ¿Qué debemos hacer para que también nuestra “carne se haga más fresca que en la juventud”? Le invitamos a averiguar la respuesta que da la Biblia.

w09 15/8 págs. 5-6 párrs. 11-13 La vida eterna en la Tierra: una esperanza que Dios nos ha dado
Elihú indica: “[Dios] lo favorece y dice: ‘¡Líbralo de bajar al hoyo! ¡He hallado un rescate! Que su carne se haga más fresca que en la juventud; que vuelva a los días de su vigor juvenil’” (Job 33:23-26). Estas palabras demuestran que Dios está dispuesto a aceptar “un rescate”, algo que cubra los pecados de los seres humanos que se arrepienten (Job 33:24, nota).
12 Muchos profetas de Dios no comprendieron del todo el significado de lo que escribieron. Probablemente a Elihú le ocurrió lo mismo con lo que dijo sobre el rescate (Dan. 12:8; 1 Ped. 1:10-12). Aun así, sus palabras permitieron entender que algún día Dios aceptaría un rescate y libraría al hombre de la vejez y la muerte. En efecto, sus palabras encierran la maravillosa esperanza de la vida eterna. Además, el libro de Job muestra que habrá una resurrección (Job 14:14, 15).
13 Las palabras de Elihú son muy importantes para los millones de personas que esperan sobrevivir a la destrucción de este mundo. Los cristianos de edad avanzada recobrarán el vigor de la juventud (Rev. 7:9, 10, 14-17). Y también volverán a ser jóvenes quienes resuciten en el nuevo mundo. ¡Qué alegría nos da saberlo! Claro, nuestra esperanza depende de que ejerzamos fe en el sacrificio redentor de Jesús, tanto si somos ungidos y esperamos recibir inmortalidad en los cielos como si somos miembros del grupo de las “otras ovejas” que esperan vivir para siempre en la Tierra (Juan 10:16; Rom. 6:23).

g 5/06 pág. 8 ¿Cuánto tiempo podemos vivir?
Sin embargo, las Sagradas Escrituras, inspiradas por Dios, ofrecieron la esperanza de que alguien nos redimiera, o librara, del proceso del envejecimiento. Leemos: “¡Líbralo de bajar al hoyo! ¡He hallado un rescate! Que su carne se haga más fresca que en la juventud; que vuelva a los días de su vigor juvenil” (Job 33:24, 25; Isaías 53:4, 12). En efecto, la Biblia presenta en estos versículos una maravillosa perspectiva: que alguien pagara un rescate para librarnos del proceso del envejecimiento.

w91 15/2 pág. 31 Preguntas de los lectores
Preguntas de los lectores
Job 33:24 habla de que se halla “un rescate” para Job, que le permite evitar la muerte. ¿Quién habría de ser ese rescate para Job?
En aquel tiempo no se ofreció ningún sacrificio de rescate humano para Job, pero Dios sí cubrió, o perdonó, el error de Job.
Satanás le causó muchas dificultades a Job, incluso “un divieso maligno desde la planta del pie hasta la coronilla de la cabeza”. La condición de Job era tan mala que su esposa lo instó a ‘maldecir a Dios y morir’. Hasta Job mismo llegó a considerar si acaso la muerte sería mejor que aquel sufrimiento. (Job 2:7-9; 3:11.)
Cuando parecía que Job moriría, Elihú evaluó la condición precaria de Job y puso el fundamento para tener esperanza, al decir: “Su carne se consume ante la vista [...] Y su alma se acerca al hoyo, y su vida a los que infligen muerte. Si existe para él un mensajero, un vocero, uno de entre mil, para informar al hombre su rectitud, entonces lo favorece y dice: ‘¡Líbralo de bajar al hoyo! ¡He hallado un rescate! Que su carne se haga más fresca que en la juventud’”. (Job 33:21-25.)
Sabemos que Jesucristo entregó su vida humana perfecta como rescate correspondiente para humanos imperfectos. Su sacrificio compensó por lo que Adán había perdido, pues pagó el precio requerido para traer liberación del pecado. (Romanos 5:12-19; 1 Timoteo 2:5, 6.) No obstante, este no es el único uso de la palabra “rescate” en la Biblia. La palabra hebrea que se halla en Job 33:24 básicamente significa “cubierta”. (Éxodo 25:17.) Cuando Dios trataba con el Israel antiguo instituyó un arreglo para cubrir o expiar los pecados... sacrificios que cubrían el pecado y enderezaban los asuntos entre los humanos y Dios. (Éxodo 29:36; Levítico 16:11, 15, 16; 17:11.)
Sin embargo, anteriormente Dios había estado dispuesto a aceptar sacrificios como expresiones de gracias o como solicitudes de perdón y aprobación. (Génesis 4:3, 4; 8:20, 21; 12:7; 31:54.) Job entendía el valor de tales sacrificios. Leemos: “Se levantaba muy de mañana y ofrecía sacrificios quemados conforme al número de todos [sus hijos]; porque, decía Job, ‘quizás mis hijos hayan pecado y hayan maldecido a Dios en su corazón’. Así hacía Job siempre”. (Job 1:5.) Puesto que Job se esforzaba por agradar a Dios y obviamente manifestaba contrición, sus sacrificios tenían valor a la vista de Dios. (Salmo 32:1, 2; 51:17.)
Pero más tarde Job padeció una enfermedad que evidentemente puso en peligro su vida. Además, tenía un punto de vista incorrecto en cuanto a su propia justicia, por lo que necesitaba corrección, que Elihú entonces proveyó. (Job 32:6; 33:8-12; 35:2-4.) Elihú dijo que Job no tenía que continuar en su lamentable condición hasta morir y bajar al hoyo (Seol o la sepultura común). Si Job se arrepentía, podría hallarse “un rescate”. (Job 33:24-28.)
No tenemos que pensar que por “rescate” Elihú se refería a un humano que en aquel tiempo moriría a favor de Job. En vista de los sacrificios que los adoradores verdaderos habían estado acostumbrados a ofrecer, la clase de rescate a que aludía Elihú en el caso de Job pudiera haber sido un sacrificio animal. Es interesante que después Dios dijo a los tres compañeros que criticaban a Job: “Tienen que ofrecer un sacrificio quemado a favor de ustedes; y Job mismo, mi siervo, orará por ustedes”. (Job 42:8.) Prescindiendo de la clase de rescate que fuera, el punto principal de Elihú era que el error de Job podía ser cubierto y él podía experimentar beneficios como resultado de ello.
Eso fue lo que sucedió. Job ‘se arrepintió en polvo y ceniza’. ¿Qué pasó entonces? “Jehová mismo volvió atrás la condición de cautiverio de Job [...] En cuanto a Jehová, él bendijo el fin de Job después más que su principio [...] Y después de esto Job continuó viviendo ciento cuarenta años, y llegó a ver a sus hijos y sus nietos... cuatro generaciones.” Es cierto que el rescate no libró del pecado a Job, pues con el tiempo murió. Sin embargo, el hecho de que su vida fuera extendida muestra que, efectivamente, ‘su carne se hizo más fresca que en la juventud, y él volvió a los días de su vigor juvenil’. (Job 33:25; 42:6, 10-17.)
Aquellas bendiciones que vinieron de que se aplicara un rescate limitado a favor de Job son vislumbre de las abundantes bendiciones de que disfrutará la humanidad creyente en el nuevo mundo. Entonces, el beneficio pleno del sacrificio de rescate de Jesús se hará disponible, y quitará para siempre los efectos desastrosos del pecado y la imperfección. ¡Cuánta razón tendremos para un “gozoso gritar”, como mencionó Elihú! (Job 33:26.)

it-1 pág. 796 Elihú
Solo gracias al espíritu de Dios, Elihú pudo evaluar la situación debidamente y pronunciar las palabras que se cumplieron en Job cuando se le restableció: “¡Líbralo de bajar al hoyo! ¡He hallado un rescate! Que su carne se haga más fresca que en la juventud; que vuelva a los días de su vigor juvenil”. (Job 33:24, 25.)

si pág. 100 párr. 40 Libro bíblico número 18: Job
Utiliza los términos “redentor”, “rescate” y “volver a vivir”, anunciando así de antemano enseñanzas destacadas de las Escrituras Griegas Cristianas. (Job 19:25; 33:24; 14:13, 14.)

(JOB 33:25)
“Que su carne se haga más fresca que en la juventud; que vuelva a los días de su vigor juvenil’.”

w11 1/4 pág. 23 El día en que volvamos a ser jóvenes
Veamos lo que dice Job 33:24, 25.
Job era un fiel patriarca de la antigüedad a quien Jehová amaba mucho. Sin que él lo supiera, Satanás lo acusó de servir a Dios solo por interés. Ahora bien, Dios confiaba en que Job le sería fiel y sabía que podría remediarle cualquier daño que sufriera. Por eso permitió que el Diablo lo probara: lo cubrió de dolorosos forúnculos “desde la planta del pie hasta la coronilla de la cabeza” (Job 2:7). El cuerpo se le llenó de gusanos y costras, y su piel empezó a ennegrecer y a desprenderse a trozos (Job 7:5; 30:17, 30). Debió de sufrir lo indecible, pero en ningún momento fue desleal a Dios. Él mismo afirmó: “¡Hasta la muerte mantendré mi integridad!” (Job 27:5, Reina-Valera, 1995).
No obstante, creyendo que se acercaba su hora, Job cometió el grave error de pensar demasiado en sí mismo y en su reputación, y hasta llegó a “declarar [...] justa su propia alma más bien que a Dios” (Job 32:2). Jehová, mediante Elihú, censuró su actitud, pero también le aseguró que no tendría que “bajar al hoyo”, o tumba, pues se había hallado “un rescate”. Entonces añadió: “Que su carne se haga más fresca que en la juventud; que vuelva a los días de su vigor juvenil” (Job 33:24, 25). Sin duda, saber que aquel tormento no iba a llevarlo a la muerte debió de consolar muchísimo a Job. Además, si se arrepentía, Dios aceptaría el pago de un “rescate” y lo libraría de sus penalidades.
Job era un hombre humilde, así que se dejó corregir y se arrepintió de su error (Job 42:6). Jehová aceptó un sacrificio que borraría el pecado de Job y abriría las puertas de su recuperación. Por último, Dios “bendijo el fin de Job después más que su principio” (Job 42:12-17). ¿Cómo? Entre otras cosas, hizo que desapareciera su terrible enfermedad y que su carne se hiciera “más fresca que en la juventud”. ¡Qué maravilla!
Con todo, el valor de aquel sacrificio fue limitado, pues Job siguió siendo imperfecto y acabó muriendo. Ahora bien, existe un rescate muy superior al de Job, y todos podemos beneficiarnos de él. Se trata del sacrificio redentor de Jesús, que Jehová ha proporcionado por amor (Mateo 20:28; Juan 3:16). A quienes pongan fe en dicho rescate, Dios les permitirá vivir para siempre en un paraíso en la Tierra libres de los efectos de la vejez. ¿Qué debemos hacer para que también nuestra “carne se haga más fresca que en la juventud”? Le invitamos a averiguar la respuesta que da la Biblia.

w09 15/8 págs. 5-6 párrs. 11-13 La vida eterna en la Tierra: una esperanza que Dios nos ha dado
Que su carne se haga más fresca que en la juventud; que vuelva a los días de su vigor juvenil’” (Job 33:23-26). Estas palabras demuestran que Dios está dispuesto a aceptar “un rescate”, algo que cubra los pecados de los seres humanos que se arrepienten (Job 33:24, nota).
12 Muchos profetas de Dios no comprendieron del todo el significado de lo que escribieron. Probablemente a Elihú le ocurrió lo mismo con lo que dijo sobre el rescate (Dan. 12:8; 1 Ped. 1:10-12). Aun así, sus palabras permitieron entender que algún día Dios aceptaría un rescate y libraría al hombre de la vejez y la muerte. En efecto, sus palabras encierran la maravillosa esperanza de la vida eterna. Además, el libro de Job muestra que habrá una resurrección (Job 14:14, 15).
13 Las palabras de Elihú son muy importantes para los millones de personas que esperan sobrevivir a la destrucción de este mundo. Los cristianos de edad avanzada recobrarán el vigor de la juventud (Rev. 7:9, 10, 14-17). Y también volverán a ser jóvenes quienes resuciten en el nuevo mundo. ¡Qué alegría nos da saberlo!

g 5/06 pág. 8 ¿Cuánto tiempo podemos vivir?
Sin embargo, las Sagradas Escrituras, inspiradas por Dios, ofrecieron la esperanza de que alguien nos redimiera, o librara, del proceso del envejecimiento. Leemos: “¡Líbralo de bajar al hoyo! ¡He hallado un rescate! Que su carne se haga más fresca que en la juventud; que vuelva a los días de su vigor juvenil” (Job 33:24, 25; Isaías 53:4, 12). En efecto, la Biblia presenta en estos versículos una maravillosa perspectiva: que alguien pagara un rescate para librarnos del proceso del envejecimiento.

w91 15/2 pág. 31 Preguntas de los lectores
Que su carne se haga más fresca que en la juventud’”. (Job 33:21-25.)

w91 15/2 pág. 31 Preguntas de los lectores
“Jehová mismo volvió atrás la condición de cautiverio de Job [...] En cuanto a Jehová, él bendijo el fin de Job después más que su principio [...] Y después de esto Job continuó viviendo ciento cuarenta años, y llegó a ver a sus hijos y sus nietos... cuatro generaciones.” Es cierto que el rescate no libró del pecado a Job, pues con el tiempo murió. Sin embargo, el hecho de que su vida fuera extendida muestra que, efectivamente, ‘su carne se hizo más fresca que en la juventud, y él volvió a los días de su vigor juvenil’. (Job 33:25; 42:6, 10-17.)

it-1 pág. 796 Elihú
Solo gracias al espíritu de Dios, Elihú pudo evaluar la situación debidamente y pronunciar las palabras que se cumplieron en Job cuando se le restableció: “¡Líbralo de bajar al hoyo! ¡He hallado un rescate! Que su carne se haga más fresca que en la juventud; que vuelva a los días de su vigor juvenil”. (Job 33:24, 25.)

(JOB 34:3)
“Porque el oído mismo pone a prueba las palabras, así como el paladar gusta cuando se come.”

it-1 pág. 362 Boca
El paladar. El paladar es el cielo de la boca, y separa la cavidad bucal de las fosas nasales. La parte posterior, llamada velo del paladar, separa la boca de la faringe. Hay veces que en las Escrituras se usa el término “paladar” como sinónimo de “boca”. (Pr 8:7; Os 8:1, nota.)
Tanto Job como Elihú emplearon el término en sentido comparativo cuando asemejaron la facultad del gusto que tiene el paladar con la capacidad de juicio del hombre para distinguir lo que es recto y sabio. (Job 12:11; 34:3.) Decir que el paladar contribuye a detectar los sabores no es erróneo, como a veces se ha afirmado. Este hecho puede apreciarse al examinar el cometido del paladar en la deglución: la lengua presiona el alimento contra el paladar, lo extiende y dirige hacia la faringe, conducto de forma cónica que conecta con el esófago y con las fosas nasales. De esta manera se permite una mejor difusión del aroma del alimento en las fosas nasales, lo que contribuye de forma notable al sentido del gusto.

(JOB 34:7)
“¿Qué hombre físicamente capacitado es como Job, [que] bebe el escarnio como agua?”

w06 15/3 pág. 15 Puntos sobresalientes del libro de Job
34:7. ¿En qué sentido era Job como un hombre “que bebe el escarnio como agua”? En su angustia, Job pensó que las burlas de sus tres visitantes iban dirigidas hacia él, aunque en realidad estaban hablando contra Jehová (Job 42:7). Por lo tanto, él dejaba que otros lo despreciaran como quien disfruta bebiendo agua.

it-1 pág. 377 Burla
Job mantuvo su integridad a pesar de mucha burla. No obstante, equivocó su punto de vista y cometió un error, por el que se le tuvo que corregir. Elihú dijo de él: “¿Qué hombre físicamente capacitado es como Job, que bebe el escarnio como agua?”. (Job 34:7.) A Job llegó a preocuparle demasiado su propia justificación más bien que la de Dios, y magnificó su justicia en lugar de la de Jehová. (Job 35:2; 36:24.) Consideró que la burla de la que era objeto por parte de sus tres “compañeros” iba dirigida a él, no a Dios. En este sentido era como el que bebe agua con placer, como el que permite ser objeto de escarnio y de burla y deriva placer de ello. Más tarde Dios le explicó que estos burladores en realidad (en el análisis final) hablaban falsedad contra Él. (Job 42:7.)

(JOB 34:27)
“por la razón de que se han desviado de seguirlo, y ninguno de sus caminos han considerado,”

it-1 pág. 820 Entendimiento
Los que se apartan de la Fuente. La persona que escoge como derrotero la transgresión empieza a dejar de lado a Dios cuando toma decisiones y hace planes. (Job 34:27.) Permite que su corazón le ciegue al error de sus caminos y pierde perspicacia. (Sl 36:1-4.) Aun si afirma adorar a Dios, pone los preceptos del hombre por encima, prefiriéndolos a los de Dios. (Isa 29:13, 14.) Justifica y excusa su conducta relajada como un mero “juego”. (Pr 10:23.) Llega a pervertirse, embrutecerse y hacerse necio en su razonamiento, hasta el extremo de afirmar que el Dios invisible no ve o discierne su mala conducta, como si los poderes de percepción de Dios hubiesen fallado. (Sl 94:4-10; Isa 29:15, 16; Jer 10:21.) Por su proceder y sus actos, dice en realidad: “No hay Jehová” (Sl 14:1-3), y no le tiene en cuenta para nada. Como no se guía por los principios divinos, no puede juzgar los asuntos de la manera correcta ni ver las cuestiones con claridad, sopesando los factores envueltos y llegando a decisiones correctas. (Pr 28:5.)

(JOB 34:29)
“Cuando él mismo causa quietud, ¿quién, pues, puede condenar? Y cuando oculta [su] rostro, ¿quién puede contemplarlo, sea para con una nación o para con un hombre, puesto que es la misma cosa?,”

it-2 pág. 872 Rostro
‘Ocultar el rostro’ tiene una variedad de significados, dependiendo de las circunstancias. El que Jehová Dios oculte su rostro significa a menudo que retira su favor o poder sustentador. Esto puede suceder como resultado de la desobediencia, sea individual o, como en el caso de Israel, colectiva. (Job 34:29; Sl 30:5-8; Isa 54:8; 59:2.)

(JOB 35:5)
“Mira al cielo y ve, y contempla las nubes, [que] de veras están más altas que tú.”

w95 15/2 pág. 29 Una lección sobre cómo tratar los problemas
Mira al cielo y ve, y contempla las nubes, que de veras están más altas que tú.” (Job 35:2, 5.) Tal como las nubes están más altas que nosotros, los caminos de Jehová están más altos que los nuestros. No estamos en condición de juzgar la forma como hace las cosas.

(JOB 35:6)
“Si realmente pecas, ¿qué logras contra él? Y [si] tus sublevaciones realmente aumentan, ¿qué le haces?”

w86 1/3 pág. 18 párr. 11 ¿Quién puede imitar la integridad de Job?
Elihú dijo que, independientemente de lo que sucediese, nunca deberíamos llegar a la conclusión de que Dios no se preocupa por nosotros y razonar que podemos causarle molestia o disgusto por lo que consideramos injusticias de Su parte. “Si realmente pecas —preguntó Elihú a Job—, ¿qué logras contra él? Y si tus sublevaciones realmente aumentan, ¿qué le haces?” (Job 35:6.) Sí, si queremos causarle disgusto a Dios abandonando sus caminos y su servicio, solo nos estamos perjudicando a nosotros mismos, no a Dios.

(JOB 35:7)
“Si de veras tienes razón, ¿qué le das, o qué recibe él de tu propia mano?”

w86 1/3 págs. 18-19 párr. 12 ¿Quién puede imitar la integridad de Job?
Por otra parte, Elihú mostró que Jehová no se beneficia personalmente de que hagamos lo que es correcto. Por supuesto, Dios se deleita en que mantengamos integridad, pero de ningún modo depende de nuestra adoración, como indicó la pregunta que Elihú le formuló a Job: “Si de veras tienes razón, ¿qué le das, o qué recibe él de tu propia mano?”. (Job 35:7.) Dios nos dio la vida, y debido a él respiramos y nos movemos y existimos. ¡A él le pertenece todo! (Hechos 17:25; 1 Crónicas 29:14.) De modo que ni nuestra iniquidad ni nuestra justicia pueden afectar a Dios personalmente. (Job 35:8.)

(JOB 35:10)
“Y, no obstante, nadie ha dicho: ‘¿Dónde está Dios mi Magnífico Hacedor, El que da melodías en la noche?’.”

ct cap. 11 pág. 186 Dé sentido permanente a su vida
Muchas personas de todo el mundo se identifican con estas palabras; pero cuando se enfrentan a una crisis personal, tal vez clamen a Dios por ayuda. Elihú, un sabio de la antigüedad, observó: “A causa de la multitud de opresiones ellos siguen clamando por socorro; siguen gritando por ayuda [...]. Y, no obstante, nadie ha dicho: ‘¿Dónde está Dios mi Magnífico Hacedor [...]?’. Él es Aquel que nos enseña más que a las bestias de la tierra, y nos hace más sabios que hasta las criaturas voladoras de los cielos” (Job 35:9-11).
Las palabras de Elihú ponen de relieve que nosotros, los seres humanos, no somos el verdadero centro del sentido. Nuestro Magnífico Creador es el centro, y es lógico que el sentido de nuestra vida tenga que ver con él y dependa de él. Para hallar ese sentido y la profunda satisfacción que reporta, tenemos que conocer al Creador y armonizar nuestra vida con su voluntad.

(JOB 35:11)
“Él es Aquel que nos enseña más que a las bestias de la tierra, y nos hace más sabios que hasta las criaturas voladoras de los cielos.”

w08 1/5 págs. 4-5 La sabiduría de Dios se evidencia en la naturaleza
“Él es Aquel que nos enseña más que a las bestias de la tierra, y nos hace más sabios que hasta las criaturas voladoras de los cielos.” (JOB 35:11)
LAS aves poseen habilidades asombrosas. Por ejemplo, realizan piruetas aéreas que son la envidia de los diseñadores de aeronaves, y algunas especies son capaces de recorrer miles de kilómetros sobre el vasto océano y llegar infaliblemente a su destino.
Otra de sus facultades sobresalientes —que también revela la sabiduría de su Creador— es su capacidad de comunicarse mediante sonidos y trinos. Veamos algunos ejemplos.
El lenguaje de las aves
Algunas especies de aves comienzan a comunicarse incluso antes de salir del cascarón. Un ejemplo es la codorniz. La hembra puede poner alrededor de ocho huevos a un ritmo de uno por día. Si todos se desarrollaran a la misma velocidad, todos ellos nacerían en un período de ocho días. En ese caso, a la mamá codorniz le resultaría muy difícil atender a los polluelos de hasta una semana de edad y al mismo tiempo seguir incubando el huevo que aún quedara. Pero lo que en realidad ocurre es que los ocho polluelos salen del cascarón en un lapso de seis horas. ¿Cómo es posible tal cosa? Pues bien, según parecen indicar los estudios, una razón importante es que los embriones de codorniz se comunican entre sí desde el interior de los huevos y, de algún modo, se ponen de acuerdo para nacer casi simultáneamente.
En las distintas especies de aves son usualmente los machos adultos los que cantan, sobre todo en la época de celo, a fin de marcar su territorio o atraer a una pareja. Cada una de las miles de especies tiene su propio lenguaje, por así decirlo, y eso permite a las hembras identificar a los machos de su misma especie.
Las aves cantan principalmente al amanecer y al atardecer, y tienen una buena razón: en esos momentos hay menos viento y ruido de fondo. Los científicos han descubierto que, en comparación con las horas del mediodía, el canto de las aves se desplaza hasta veinte veces mejor temprano en la mañana o al ponerse el Sol.
Aunque los machos suelen ser los que cantan, tanto ellos como las hembras emiten una gran variedad de llamadas, o sonidos cortos, que tienen significados concretos. Los pinzones, por ejemplo, poseen un repertorio de nueve llamadas. Emiten un tipo de llamada para advertir sobre una amenaza en el aire —como un ave de presa al acecho— y otra distinta para alertar sobre un peligro que se acerque desde el suelo.
Un don muy superior
La sabiduría que se evidencia en el instinto de las aves es realmente impresionante. Sin embargo, sus facultades de comunicación palidecen al compararlas con las de los seres humanos. Dios nos ha creado “más sabios que hasta las criaturas voladoras de los cielos”, señala Job 35:11. Nosotros somos los únicos con la capacidad de transmitir pensamientos complejos y abstractos mediante las cuerdas vocales o los gestos.

(JOB 36:27)
“Pues él atrae hacia arriba las gotas de agua; se filtran como lluvia para su neblina,”

w09 1/1 pág. 14 La lluvia, un regalo del Creador
Dichas palabras aparecen en la siguiente descripción bíblica del ciclo del agua: “Dios [...] atrae hacia arriba las gotas de agua; se filtran como lluvia para su neblina, de modo que las nubes destilan, gotean sobre la humanidad abundantemente” (Job 36:26-28). En los miles de años que han pasado desde que se escribieron estos versículos —tan destacables por su exactitud científica—, el hombre ha dispuesto de mucho tiempo para investigar el ciclo del agua. Con todo, cierta obra especializada señaló en 2003: “Todavía no se comprende con seguridad el mecanismo de formación de las gotas de lluvia” (Water Science and Engineering [Ingeniería hidrológica]).
Los científicos saben que cada gota de lluvia comienza siendo una pequeña gotita formada alrededor de una partícula microscópica, llamada núcleo de condensación. Para convertirse en una gota de lluvia, dichas gotitas deben hacerse un millón de veces más grandes. Ahora bien, el funcionamiento de este complejo proceso de crecimiento —que puede tomar varias horas— sigue siendo un misterio. De hecho, cierto libro de texto explica: “Existen varias teorías respecto a cómo las gotitas crecen en las nubes hasta convertirse en gotas de lluvia, y se está dedicando muchísimo tiempo a investigar las distintas propuestas” (Hydrology in Practice [Hidrología en la práctica]).

w93 15/6 pág. 9 párr. 7 La creación dice: “Son inexcusables”
Cuando los torrentes invernales salen al mar, no se quedan allí. Jehová “atrae las gotas de agua y condensa sus vapores en lluvia”. Como el agua está en forma de vapor y finalmente de una neblina ligera, “las nubes se suspenden, maravilla de una ciencia consumada”. (Job 36:27; 37:16, Franquesa-Solé; Biblia de Jerusalén.) Las nubes flotan mientras están en forma de vapor: “Ata las aguas en Sus densas nubes, y la nube no se abre debajo de ellas”. Otra traducción dice: “Encierra el agua en sus densos nubarrones, y las nubes no se rompen bajo su peso”. (Job 26:8, Katznelson; Levoratti-Trusso.)

it-1 pág. 898 Expansión
Asimismo, es obvio que los antiguos hebreos no compartían el concepto pagano de la existencia de “ventanas” literales en la cúpula del cielo a través de las cuales descendía la lluvia a la Tierra. Con exactitud y rigor científico, el escritor de Job cita la explicación de Elihú sobre el proceso de la lluvia: “Pues él atrae hacia arriba las gotas de agua; se filtran como lluvia para su neblina, de modo que las nubes [scheja•qím] destilan, gotean sobre la humanidad abundantemente”. (Job 36:27, 28.)

it-2 pág. 471 Neblina
La descripción poética que hace la Biblia de estos procesos geofísicos concuerda con los descubrimientos científicos. Elihú explica que Jehová, la Fuente del calor y la energía, hace que la humedad primero ascienda de la tierra y luego caiga de nuevo lentamente sobre la tierra en forma de lluvia y de neblina (heb. ʼedh), como si el agua pasase por un filtro. (Job 36:27, 28.)

it-2 pág. 504 Nube
También describe el proceso de evaporación y condensación, diciendo: “Él atrae hacia arriba las gotas de agua; se filtran como lluvia para su neblina, de modo que las nubes destilan, gotean sobre la humanidad abundantemente. Realmente, ¿quién puede entender las capas de las nubes, los estallidos procedentes de su cabaña?”. (Job 36:27-29.)

(JOB 36:28)
“de modo que las nubes destilan, gotean sobre la humanidad abundantemente.”

w09 1/1 pág. 14 La lluvia, un regalo del Creador
Dichas palabras aparecen en la siguiente descripción bíblica del ciclo del agua: “Dios [...] atrae hacia arriba las gotas de agua; se filtran como lluvia para su neblina, de modo que las nubes destilan, gotean sobre la humanidad abundantemente” (Job 36:26-28). En los miles de años que han pasado desde que se escribieron estos versículos —tan destacables por su exactitud científica—, el hombre ha dispuesto de mucho tiempo para investigar el ciclo del agua. Con todo, cierta obra especializada señaló en 2003: “Todavía no se comprende con seguridad el mecanismo de formación de las gotas de lluvia” (Water Science and Engineering [Ingeniería hidrológica]).
Los científicos saben que cada gota de lluvia comienza siendo una pequeña gotita formada alrededor de una partícula microscópica, llamada núcleo de condensación. Para convertirse en una gota de lluvia, dichas gotitas deben hacerse un millón de veces más grandes. Ahora bien, el funcionamiento de este complejo proceso de crecimiento —que puede tomar varias horas— sigue siendo un misterio. De hecho, cierto libro de texto explica: “Existen varias teorías respecto a cómo las gotitas crecen en las nubes hasta convertirse en gotas de lluvia, y se está dedicando muchísimo tiempo a investigar las distintas propuestas” (Hydrology in Practice [Hidrología en la práctica]).

it-1 pág. 898 Expansión
Asimismo, es obvio que los antiguos hebreos no compartían el concepto pagano de la existencia de “ventanas” literales en la cúpula del cielo a través de las cuales descendía la lluvia a la Tierra. Con exactitud y rigor científico, el escritor de Job cita la explicación de Elihú sobre el proceso de la lluvia: “Pues él atrae hacia arriba las gotas de agua; se filtran como lluvia para su neblina, de modo que las nubes [scheja•qím] destilan, gotean sobre la humanidad abundantemente”. (Job 36:27, 28.)

it-2 pág. 471 Neblina
La descripción poética que hace la Biblia de estos procesos geofísicos concuerda con los descubrimientos científicos. Elihú explica que Jehová, la Fuente del calor y la energía, hace que la humedad primero ascienda de la tierra y luego caiga de nuevo lentamente sobre la tierra en forma de lluvia y de neblina (heb. ʼedh), como si el agua pasase por un filtro. (Job 36:27, 28.)

(JOB 36:29)
“Realmente, ¿quién puede entender las capas de las nubes, los estallidos procedentes de su cabaña?”

it-1 pág. 380 Cabaña
Jehová dice que mora en una cabaña de nubes cuando desciende temporalmente del cielo a la Tierra. Allí se oculta su majestuosa omnipotencia y de allí proceden los estallidos del trueno. (Sl 18:9, 11; 2Sa 22:10, 12; Job 36:29.)

(JOB 37:5)
“Dios truena con su voz de una manera maravillosa, y hace cosas grandes que no podemos saber.”

w01 15/4 pág. 4 párrs. 7-8 Contemplemos al Hacedor de cosas maravillosas
Sin embargo, ahora mismo, en nuestro tiempo, hay cosas igualmente maravillosas. Para ver cuáles son algunas de ellas y por qué deberíamos prestarles atención, analicemos Job 37:5-7.
8 Elihú declaró: “Dios truena con su voz de una manera maravillosa, y hace cosas grandes que no podemos saber”. ¿Qué tenía presente Elihú cuando dijo que Dios obraba “de una manera maravillosa”? Pues bien, menciona la nieve y la lluvia. Estas ponen fin a la labor del agricultor en el campo, dándole así tiempo y motivo para reflexionar sobre las obras de Dios. Tal vez nosotros no seamos agricultores, pero es posible que nos afecten la lluvia y la nieve. Dependiendo de dónde vivamos, quizá interrumpan nuestras actividades también. ¿Nos tomamos el tiempo para reflexionar sobre quién está tras esas maravillas y cuál es su significado? ¿Lo hemos hecho alguna vez?

(JOB 37:6)
“Pues a la nieve dice: ‘Cae hacia la tierra’, y [a] la fuerte precipitación de lluvia, aun [a] la fuerte precipitación de sus intensas lluvias.”

w01 15/4 pág. 4 párrs. 7-8 Contemplemos al Hacedor de cosas maravillosas
Sin embargo, ahora mismo, en nuestro tiempo, hay cosas igualmente maravillosas. Para ver cuáles son algunas de ellas y por qué deberíamos prestarles atención, analicemos Job 37:5-7.
8 Elihú declaró: “Dios truena con su voz de una manera maravillosa, y hace cosas grandes que no podemos saber”. ¿Qué tenía presente Elihú cuando dijo que Dios obraba “de una manera maravillosa”? Pues bien, menciona la nieve y la lluvia. Estas ponen fin a la labor del agricultor en el campo, dándole así tiempo y motivo para reflexionar sobre las obras de Dios. Tal vez nosotros no seamos agricultores, pero es posible que nos afecten la lluvia y la nieve. Dependiendo de dónde vivamos, quizá interrumpan nuestras actividades también. ¿Nos tomamos el tiempo para reflexionar sobre quién está tras esas maravillas y cuál es su significado? ¿Lo hemos hecho alguna vez?

(JOB 37:7)
“En la mano de todo hombre terrestre pone un sello para que todo hombre mortal conozca su obra.”

w01 15/4 pág. 4 párrs. 7-8 Contemplemos al Hacedor de cosas maravillosas
Sin embargo, ahora mismo, en nuestro tiempo, hay cosas igualmente maravillosas. Para ver cuáles son algunas de ellas y por qué deberíamos prestarles atención, analicemos Job 37:5-7.
8 Elihú declaró: “Dios truena con su voz de una manera maravillosa, y hace cosas grandes que no podemos saber”. ¿Qué tenía presente Elihú cuando dijo que Dios obraba “de una manera maravillosa”? Pues bien, menciona la nieve y la lluvia. Estas ponen fin a la labor del agricultor en el campo, dándole así tiempo y motivo para reflexionar sobre las obras de Dios. Tal vez nosotros no seamos agricultores, pero es posible que nos afecten la lluvia y la nieve. Dependiendo de dónde vivamos, quizá interrumpan nuestras actividades también. ¿Nos tomamos el tiempo para reflexionar sobre quién está tras esas maravillas y cuál es su significado? ¿Lo hemos hecho alguna vez?

(JOB 37:14)
“Presta oído a esto, sí, oh Job; deténte y muéstrate atento a las maravillosas obras de Dios.”

jr cap. 10 págs. 116-117 párr. 6 ¿Nos preguntamos a diario “dónde está Jehová”?
Por ello lo instó diciendo: “Muéstrate atento a las maravillosas obras de Dios” (Job 37:14). Job debía observar las maravillas de Jehová tanto en la creación como en sus tratos con los seres humanos. Por experiencia propia, Job llegó a comprender los caminos de Dios. Tras superar su prueba y ver cómo había manejado Jehová la situación, dijo: “Hablé, pero no entendía cosas demasiado maravillosas para mí, las cuales no conozco. De oídas he sabido de ti, pero ahora mi propio ojo de veras te ve” (Job 42:3, 5).

w01 15/4 págs. 3-4 párrs. 3-5 Contemplemos al Hacedor de cosas maravillosas
Sin embargo, un contemporáneo suyo, el joven Elihú, se vio obligado a corregirlo. De hecho, le dijo que estaba dando demasiada atención a sí mismo y a los que lo rodeaban. En el capítulo 37 de Job hallaremos más consejo específico y sabio que puede ser de verdadero valor para cada uno de nosotros (Job 1:1-3; 32:1–33:12).
4 Los tres supuestos amigos de Job le señalaron extensamente campos en los que, en su opinión, Job había errado en pensamiento o acción (Job 15:1-6, 16; 22:5-10). Elihú esperó con paciencia a que terminara el diálogo. Luego habló con perspicacia y sabiduría. Planteó muchos puntos valiosos, pero fijémonos en esta idea clave: “Presta oído a esto, sí, oh Job; deténte y muéstrate atento a las maravillosas obras de Dios” (Job 37:14).
El Hacedor de las obras
5 Observemos que Elihú no le aconsejó a Job que se prestara atención a sí mismo ni que se la prestara a él o a otros seres humanos. Instó sabiamente a Job, y a nosotros, a fijar la atención en las maravillosas obras de Jehová Dios. ¿Qué le parece que incluye la expresión “las maravillosas obras de Dios”? Por otra parte, con todas nuestras preocupaciones por la salud, la situación económica, el futuro, la familia, los compañeros de trabajo y los vecinos, ¿por qué centrar la atención en las obras de Dios? Sin lugar a dudas, en las obras maravillosas de Jehová Dios intervienen su sabiduría y su autoridad sobre la creación física que nos rodea (Nehemías 9:6; Salmo 24:1; 104:24; 136:5, 6).

(JOB 37:16)
“¿Sabes acerca de los equilibrios de la nube, las maravillosas obras de Aquel que es perfecto en conocimiento?”

w93 15/6 pág. 9 párr. 7 La creación dice: “Son inexcusables”
Cuando los torrentes invernales salen al mar, no se quedan allí. Jehová “atrae las gotas de agua y condensa sus vapores en lluvia”. Como el agua está en forma de vapor y finalmente de una neblina ligera, “las nubes se suspenden, maravilla de una ciencia consumada”. (Job 36:27; 37:16, Franquesa-Solé; Biblia de Jerusalén.) Las nubes flotan mientras están en forma de vapor: “Ata las aguas en Sus densas nubes, y la nube no se abre debajo de ellas”.

(JOB 37:18)
“¿Puedes tú con él batir los cielos nublados, duros como un espejo fundido?”

g97 8/7 págs. 26-27 ¿Concuerdan la ciencia y la Biblia?
A título de ejemplo, la Biblia emplea frecuentemente lenguaje poético que refleja los conceptos de personas que vivieron hace milenios. Cuando el libro de Job dice que Jehová bate los cielos “como un espejo fundido”, describe muy bien los cielos como un espejo metálico que refulge. (Job 37:18.) No hay por qué interpretar la imagen literalmente, como tampoco entenderíamos en el sentido literal la imagen de que la Tierra tiene “pedestales con encajaduras” o una “piedra angular”. (Job 38:4-7.)

it-1 pág. 474 Cielo
Los cielos nubosos. Los escritores bíblicos también utilizan la palabra hebrea schá•jaq para referirse a la expansión o atmósfera que rodea la Tierra donde están las nubes (Dt 33:26; Pr 3:20; Isa 45:8), o también a la bóveda o cúpula celeste, azul durante el día y tachonada de estrellas por la noche. (Sl 89:37.) Esta palabra tiene el significado primario de algo batido muy fino, pulverizado, como una “capa tenue de polvo” (schá•jaq). (Isa 40:15; 2Sa 22:43.) La palabra schá•jaq también se traduce por “nube” y “cielo nublado”, aunque en la mayoría de los casos se usa simplemente para referirse a lo que está muy por encima del hombre y no a un aspecto particular del “cielo”. (Sl 57:10; 108:4.)
Estos dos significados están relacionados, pues las finas partículas de polvo, las moléculas de vapor de agua y, hasta cierto grado, las moléculas de oxígeno, nitrógeno, anhídrido carbónico y otros gases que se encuentran en la atmósfera, dispersan los rayos de luz, y los más difundidos, los azules, dan al cielo despejado su característico color azul. Además, las nubes se forman cuando el aire caliente que se eleva desde la Tierra se enfría hasta lo que se llama “punto de rocío”, y el vapor de agua que hay en él se condensa alrededor de diminutas partículas de polvo. (Compárese con Job 36:27, 28; véase NUBE.)

it-1 pág. 898 Expansión
Por ejemplo, en Job 37:18 Elihú pregunta respecto a Dios: “¿Puedes tú con él batir [tar•qí•aʽ] los cielos nublados, duros como un espejo fundido?”. Se puede ver que no se está hablando del batido literal de una bóveda celeste sólida por el hecho de que la palabra “cielos” empleada aquí se deriva de un término (schá•jaq) que también se traduce “capa tenue de polvo” o “nubes”. (Isa 40:15; Sl 18:11.) En vista de la apariencia nebulosa de aquello que es ‘batido’, es obvio que el escritor bíblico se limita a comparar de manera figurativa a los cielos con un espejo de metal cuya faz bruñida emite un reflejo brillante. (Compárese con Da 12:3.)

LECTURA DE LA BIBLIA: JOB 33:1-25 (4 MINS. O MENOS)


Job 33:1-25 Traducción del Nuevo Mundo con referencias
33 ”Ahora, sin embargo, oh Job, por favor, oye mis palabras,
y a todo mi hablar de veras presta oído.
2 ¡Mira, por favor! Tengo que abrir la boca;
mi lengua con mi paladar tiene que hablar.
3 Mis dichos son la rectitud de mi corazón,
y conocimiento es lo que mis labios sí profieren sinceramente.
4 El propio espíritu de Dios me hizo,
y el propio aliento del Todopoderoso procedió a hacerme vivir.
5 Si puedes, respóndeme,
despliega [palabras] delante de mí; toma tu puesto, sí.
6 ¡Mira! Yo soy para el Dios [verdadero] justamente lo que tú eres;
del barro fui formado, yo también.
7 ¡Mira! Ningún terror en mí te espantará a ti,
y ninguna presión de parte mía será pesada sobre ti.
8 Solo que has dicho a mis oídos,
y el sonido de [tus] palabras lo seguí oyendo:
9 ‘Soy puro, sin transgresión;
limpio soy, y no tengo error.
10 ¡Mira! Él halla ocasiones para oponerse a mí,
me tiene por enemigo suyo.
11 Pone mis pies en el cepo,
vigila todas mis sendas’.
12 ¡Mira! En esto no has tenido razón, yo te contesto;
pues Dios es mucho más que el hombre mortal.
13 ¿Por qué contendiste contra él,
porque a todas tus palabras no contesta?
14 Pues Dios habla una vez,
y dos veces —aunque uno no se fije en ello—
15 en un sueño, una visión nocturna,
cuando sueño profundo cae sobre los hombres,
durante sueños ligeros sobre la cama.
16 Es entonces cuando él destapa el oído de los hombres,
y sobre la exhortación a ellos pone su sello,
17 para desviar a un hombre de su hecho,
y para encubrir del hombre físicamente capacitado el orgullo mismo.
18 Retiene del hoyo el alma de este,
y su vida de pasar [de la existencia] por proyectil.
19 Y él realmente es censurado con dolor sobre su cama,
y el reñir de sus huesos es continuo.
20 Y su vida ciertamente hace que le dé asco el pan;
y su propia alma, el alimento deseable.
21 Su carne se consume ante la vista,
y sus huesos, que no se veían, ciertamente quedan desnudos.
22 Y su alma se acerca al hoyo,
y su vida a los que infligen muerte.
23 Si existe para él un mensajero,
un vocero, uno de entre mil,
para informar al hombre su rectitud,
24 entonces lo favorece y dice:
‘¡Líbralo de bajar al hoyo!
¡He hallado un rescate!
25 Que su carne se haga más fresca que en la juventud;
que vuelva a los días de su vigor juvenil’.

SEAMOS MEJORES MAESTROS


Primera conversación: Ofrezca la invitación de la asamblea regional del 2016 usando la presentación modelo de la página 8 (2 mins. o menos).


Campaña de invitación a la asamblea regional
Después de saludar, podría decir:
“Estamos participando en una campaña mundial para invitar a la gente a un evento muy importante. La fecha, la hora y el lugar aparecen en la invitación. Nos gustaría que nos acompañara”.

Revisita: fg lección 12, párrs. 4, 5. Demuestre cómo se puede hacer una revisita a alguien que haya aceptado una invitación a la asamblea. Prepare el terreno para volver (4 mins. o menos).


¿Cómo podemos acercarnos a Dios?
Vivimos rodeados de personas que no tienen fe en Dios y hasta se burlan de su promesa de traer paz a la Tierra. Esto pudiera socavar nuestros esfuerzos por acercarnos a él (2 Timoteo 3:1, 4; 2 Pedro 3:3, 13). Por eso necesitamos reunirnos con otros cristianos y recibir ánimo. Ellos también necesitan que los animemos. (Lea Hebreos 10:24, 25.)
Al juntarnos con las personas que aman a Dios nos sentiremos más cerca de él. Las reuniones de los testigos de Jehová nos brindan la oportunidad de beneficiarnos del ejemplo de fe de otros. (Lea Romanos 1:11, 12.)

Curso bíblico: jl lección 11. Anime al estudiante a que asista a la próxima asamblea regional (6 mins. o menos).


¿Por qué nos reunimos en grandes asambleas?
¿Nota la alegría que aflora en estos rostros? Son asistentes a una de nuestras asambleas. Tal como a los siervos de Dios del pasado, a quienes se les mandó congregarse tres veces al año, a nosotros nos llena de felicidad reunirnos en grandes grupos (Deuteronomio 16:16). Anualmente llevamos a cabo tres reuniones de este tipo: dos asambleas de circuito, de un día cada una, y una asamblea regional, de tres días. ¿Qué beneficios nos reportan?
Afianzan nuestros lazos de hermandad. A los israelitas les causaba gran regocijo alabar a Jehová “entre las multitudes congregadas”, y a nosotros también nos produce mucha alegría adorarlo en ocasiones especiales en compañía de nuestros hermanos (Salmo 26:12; 111:1). Dichas reuniones crean una oportunidad para relacionarnos con Testigos de otras congregaciones y hasta de otros países. Al mediodía comemos juntos en el lugar de asamblea, lo que acentúa el clima amistoso de estas ocasiones espirituales (Hechos 2:42). Allí experimentamos el amor que une a nuestra “asociación de hermanos” de todo el mundo (1 Pedro 2:17).
Impulsan nuestro adelanto espiritual. Los israelitas se beneficiaban al “[entender] las palabras” de las Escrituras que se les enseñaban (Nehemías 8:8, 12). Nosotros también valoramos muchísimo la instrucción que recibimos en las asambleas. Cada una gira en torno a un tema bíblico. Mediante interesantes discursos y escenificaciones se nos enseña cómo hacer la voluntad de Dios. Asimismo, nos infunde ánimo oír los relatos de personas que han vencido las dificultades que entraña ser cristiano en estos tiempos difíciles. En las asambleas regionales se presentan obras escénicas con atuendos de la época que dan vida a relatos de las Escrituras y nos dejan lecciones provechosas. Y en toda asamblea se celebra un bautismo para quienes desean simbolizar su dedicación a Dios.
o ¿Por qué son las asambleas ocasiones tan felices?
o ¿Cómo le beneficiaría asistir a una de nuestras asambleas?
PARA SABER MÁS
Si quiere conocer mejor a nuestra hermandad, lo invitamos a asistir a la próxima asamblea. Su maestro puede mostrarle el programa de una asamblea para que vea qué temas se tratan. Marque en el calendario la fecha y el lugar, y haga todo lo posible por no perdérsela.

NUESTRA VIDA CRISTIANA


“Recordatorios para la asamblea regional” (8 mins.):

Discurso. Ponga el video Recordatorios para la asamblea regional (vaya a tv.jw.org, VIDEOS > QUÉ HACEMOS). Anime a todos a hacer planes concretos para asistir los tres días. Mencione los preparativos de la congregación para la campaña de invitación.


Como en otras ocasiones, queremos que el amor a Dios y al prójimo se haga evidente durante la temporada de la asamblea (Mt 22:37-39). Primera a los Corintios 13:4-8 define el amor en acción: “El amor es sufrido y bondadoso [...], no se porta indecentemente, no busca sus propios intereses, no se siente provocado [...]. El amor nunca falla”. Mientras ve el video Recordatorios para la asamblea regional, piense en maneras en las que puede mostrar amor por los demás durante la asamblea.
¿CÓMO PODEMOS MOSTRAR AMOR...
• ... al reservar asientos?
• ... cuando el preludio musical está a punto de empezar?
• ... en el lugar de alojamiento?
• ... al ofrecernos como voluntarios?

Necesidades de la congregación (7 mins.)


ESTUDIO BÍBLICO DE LA CONGREGACIÓN: IA CAP. 14 PÁRRS. 1-13 (30 MINS.)


CAPÍTULO 14
Aprendió a ser compasivo


párr. 2 (Jon. 2:1-10) Entonces Jonás oró a Jehová su Dios desde las entrañas del pez2 y dijo: “Desde mi angustia clamé a Jehová, y él procedió a responderme. Desde el vientre del Seol grité por ayuda. Oíste mi voz. 3 Cuando me lanzaste [a] las profundidades, al corazón del alto mar, entonces un río mismo me rodeó. Todas tus ondas rompientes y tus olas... sobre mí pasaron adelante. 4 Y en cuanto a mí, dije: ‘¡Se me ha expulsado de enfrente de tus ojos! ¿Cómo volveré a contemplar tu santo templo?’. 5 Aguas me rodearon hasta [el] alma misma; la profundidad acuosa misma siguió circundándome. Algas marinas se me envolvieron alrededor de la cabeza. 6 A los fondos de [las] montañas bajé. En cuanto a la tierra, sus barras estaban sobre mí por tiempo indefinido. Pero de[l] hoyo procediste a hacer subir mi vida, oh Jehová mi Dios. 7 Cuando mi alma se desmayaba dentro de mí, Jehová fue Aquel a quien recordé. Entonces mi oración llegó a ti, en tu santo templo. 8 En cuanto a los que observan los ídolos de la falsedad, dejan su propia bondad amorosa. 9 Pero en cuanto a mí, con la voz de acción de gracias ciertamente te haré sacrificio. Lo que he prometido en voto, ciertamente pagaré. La salvación pertenece a Jehová”. 10 Con el tiempo Jehová dio orden al pez, de modo que este vomitó a Jonás en tierra seca.
párr. 3 (Jon. 3:1-3) Entonces la palabra de Jehová le ocurrió a Jonás por segunda vez, y dijo: 2 “Levántate, ve a Nínive la gran ciudad, y proclámale la proclamación que te voy a hablar”. 3 Ante aquello, Jonás se levantó y fue a Nínive según la palabra de Jehová. Ahora bien, resultaba que Nínive misma era una ciudad grande ante Dios, con distancia de tres días de camino.
párr. 4 (Jon. 3:3) Ante aquello, Jonás se levantó y fue a Nínive según la palabra de Jehová. Ahora bien, resultaba que Nínive misma era una ciudad grande ante Dios, con distancia de tres días de camino.
párr. 4 (Jon. 1:2) “Levántate, ve a Nínive la gran ciudad, y proclama contra ella que la maldad de ellos ha subido delante de mí”.
párr. 4 (Jon. 3:2) “Levántate, ve a Nínive la gran ciudad, y proclámale la proclamación que te voy a hablar”.
párr. 4 (Jon. 4:11) Y, por mi parte, ¿no debería yo sentir lástima por Nínive la gran ciudad, en la cual existen más de ciento veinte mil hombres que de ningún modo saben la diferencia entre su mano derecha y su izquierda, además de muchos animales domésticos?”.
párr. 5 (Gén. 10:11) De aquella tierra salió para Asiria y se puso a edificar a Nínive y a Rehobot-Ir y a Cálah
párr. 5 (Jon. 3:3) Ante aquello, Jonás se levantó y fue a Nínive según la palabra de Jehová. Ahora bien, resultaba que Nínive misma era una ciudad grande ante Dios, con distancia de tres días de camino.
párr. 6 (Jon. 3:4) Finalmente Jonás comenzó a entrar en la ciudad por distancia de un día de camino, y siguió proclamando y diciendo: “Solo cuarenta días más, y Nínive será derribada”.
párr. 7 (Jon. 3:5) Y los hombres de Nínive empezaron a poner fe en Dios, y procedieron a proclamar un ayuno y a ponerse saco, desde el mayor de ellos aun hasta el menor de ellos.
párr. 8 (Jon. 3:6-9) Cuando la palabra llegó al rey de Nínive, entonces él se levantó de su trono y quitó de sí su prenda de vestir oficial y se cubrió de saco y se sentó en las cenizas. 7 Además, mandó que se hiciera el pregón, e hizo que este se dijera en Nínive, por el decreto del rey y sus grandes, diciendo: “Ningún hombre ni animal doméstico, ninguna vacada ni rebaño, debe probar cosa alguna en absoluto. Ninguno debe tomar alimento. Ni siquiera agua deben beber. 8 Y que se cubran de saco, hombre y animal doméstico; y que clamen a Dios con fuerza y se vuelvan, cada uno, de su mal camino y de la violencia que había en sus manos. 9 ¿Quién hay que sepa si el Dios [verdadero] se vuelva y realmente sienta pesar y se vuelva de su cólera ardiente, de modo que no perezcamos?”.
párr. 9 (Mat. 12:41) Varones de Nínive se levantarán en el juicio con esta generación, y la condenarán; porque ellos se arrepintieron por lo que Jonás predicó, pero, ¡miren!, algo más que Jonás está aquí.
párr. 9 (Juan 8:57, 58) Por eso le dijeron los judíos: “Todavía no tienes cincuenta años, ¿y sin embargo has visto a Abrahán?”. 58 Jesús les dijo: “Muy verdaderamente les digo: Antes que Abrahán llegara a existir, yo he sido”.
párr. 10 (Jon. 3:10) Y el Dios [verdadero] llegó a ver las obras de ellos, que se habían vuelto de su mal camino; y por eso el Dios [verdadero] sintió pesar en cuanto a la calamidad de que había hablado que les causaría; y no [la] causó.
párr. 11 (Deut. 32:4) La Roca, perfecta es su actividad, porque todos sus caminos son justicia. Dios de fidelidad, con quien no hay injusticia; justo y recto es él.
párr. 12 (Ezeq. 33:11) Diles: ‘“Tan ciertamente como que yo estoy vivo —es la expresión del Señor Soberano Jehová—, no me deleito en la muerte del inicuo, sino en que alguien inicuo se vuelva de su camino y realmente siga viviendo. Vuélvanse, vuélvanse de sus malos caminos, pues, ¿por qué deberían morir, oh casa de Israel?”’.
párr. 12 (Jer. 18:7, 8) En cualquier momento que yo hable contra una nación y contra un reino para desarraigar[la] y para demoler[la] y para destruir[la], 8 y esa nación realmente se vuelva de su maldad contra la cual haya hablado, yo también ciertamente sentiré pesar por la calamidad que haya pensado ejecutar en ella.
párr. 13 (Sof. 2:13-15) ”Y él extenderá su mano hacia el norte, y destruirá a Asiria. Y hará de Nínive un yermo desolado, una región árida como el desierto. 14 Y en medio de ella, hatos ciertamente se echarán estirados, todos los animales salvajes de una nación. Tanto el pelícano como el puerco espín pasarán la noche allí mismo entre los capiteles de sus columnas. Una voz seguirá cantando en la ventana. Habrá devastación en el umbral; porque él ciertamente pondrá al descubierto el entablado mismo. 15 Esta es la ciudad de tanto alborozo que estaba sentada en seguridad, que decía en su corazón: ‘Yo soy, y no hay nadie más’. ¡Oh, cómo ha llegado a ser objeto de pasmo, un lugar donde los animales salvajes se echen estirados! Todo el que pase junto a ella silbará; meneará la mano.”

Repaso de esta reunión y adelanto de la próxima (3 mins.)

Clic en la Imagen para Descargar la información completa en archivo digital para Computadora de escritorio, portátil, tableta, móvil y Smartphone

Descargar información para el Estudio Personal para Computadora de escritorio, portátil, tableta, móvil y Smartphone

Descargar información para el Estudio Personal para Computadora de escritorio, portátil, tableta, móvil y Smartphone


BUSCAR CONTENIDOS

Búsqueda personalizada

ADD THIS