Biografía de Fernando Botero

En gran forma

19 de abril de 1932
Algunos lo consideran, quizá con alguna exageración, las más representativas del pintor era contemporánea, otros sólo un inteligente Gerente de mercadeo de arte, capaz de imponer un estilo de la pintura como una marca. Imposible no reconocer inmediatamente un cuadro de Botero, sin olvidar que este es tal vez el único caso de artista moderno terminado en tarjetas postales, tarjetas y otros campanas y silbidos. Lo cierto es que después de la muerte de Balthus, sublime en su abstracto anoréxico y un poco morboso, el mundo florido y opulento de Fernando Botero es el único capaz de reflejar en un grotesco y metafórico ciertas características de la sociedad contemporánea de la cardiomiopatía. El artista para llenar campos de color grande, se extiende la forma: hombres y paisajes compran dimensiones inusuales, aparentemente irreales, donde el detalle se convierte en la máxima expresión y grandes volúmenes permanecen inalterados. Personajes de Botero no experimentan alegría ni tristeza, con la mirada en blanco e inmóvil, como si fueran representaciones de esculturas. Nacido el 19 de abril de 1932 en Medellín, en Colombia, Fernando Botero en los años de la infancia asistió a la escuela primaria y continuó sus estudios en el colegio Jesuita de educación secundaria en Medellín. A los doce años su tío matriculado en una escuela de toreros donde permaneció durante dos años (de hecho su primera obra conocida es una acuarela que representa a un torero). Inicio editorial ilustraciones para "El Colombiano", periódico de Medellín, en 1948, sólo dieciséis. Asistir al "automática" del café sabe algunos caracteres de la colombiana de vanguardia, entre ellos el escritor Jorge Zalamea gran amigo de García Lorca. Discusiones de pintores jóvenes que frecuentan los cafés tienen como arte abstracto del tema principal. Más tarde se trasladó a Bogotá donde entró en contacto con los círculos culturales, luego de París donde se dedicó al estudio de los viejos maestros. Entre 1953 y 1954 Botero viaja entre España e Italia y hace copias de artistas del renacimiento como Giotto y Andrea del Castagno: un origen figurativo que siempre ha permanecido firme en su expresión artística. Después de varios viajes entre Nueva York y Bogotá, en 1966 se trasladó permanentemente a Nueva York (Long Island), donde te sumerjas en un trabajo incansable, tratando en el desarrollo de la influencia de Rubens fue tomando poco a poco en su investigación, especialmente en el uso de formas plásticas. En 70 los años comienza a realizar sus primeras esculturas. Casó en 1955 y luego separado con Gloria Zea, por sus tres hijos. En 1963 casó con Cecilia Zambia. Lamentablemente en estos años su hijo Pedro, en sólo cuatro años, muere en un accidente de coche, en el que el mismo Botero resulta herido. Después del drama, Pedro se convirtió en el tema de muchos dibujos, pinturas y esculturas. En 1977 inauguradas la sala de Pedro Medellín Museo Botero Zea con la donación de 16 obras en memoria de su hijo desaparecido. Después de haber sido separados del años 1976 y 1977 Zambia está dedicada casi exclusivamente a la escultura, por la reproducción de los temas más variados: un torso grande, gatos, serpientes, pero también una cafetera gigante. Exposiciones en Alemania y los Estados Unidos le llevaron al éxito y también el semanario "tiempo" expresa una crítica muy positiva. A continuación, se mueve entre Nueva York, Colombia y Europa, realizando exposiciones en Nueva York y en «su» Bogotá. Su estilo en los últimos años establecido firmemente al darse cuenta que síntesis ha buscado por mucho tiempo por el artista, celebrado cada vez más con personal y equipos en Europa (Suiza e Italia), en los Estados Unidos, en América Latina y Medio Oriente.
Artículo aportado por el equipo de colaboradores.