Buscar contenidos

Búsqueda personalizada

Biografía de Howard Carter

Un descubrimiento histórico

09 de mayo de 1874
02 de marzo de 1939
Howard Carter nació en Swaffham, en el Condado de Norfolk, Inglaterra el día 09 de mayo de 1874. Si su nombre no es universal y ampliamente conocido en todo el mundo, es sin duda la del egipcio Pharaoh Tutankhamun, que Carter tiene el mérito de haber descubierto la tumba: está hecho del mayor descubrimiento arqueológico del siglo XX. Howard Carter nació en una familia muy rica en la que el padre Samuel John Carter, gana una vida por retratos de familia para la revista "Londres Noticias ilustradas".
Gracias al talento artístico enviado Howard aprender a dibujar y pintar en acuarela, pero desarrollar un arte en este campo. A través del conocimiento del padre del artista, conoce y se profundiza el conocimiento de Barón William Amhurst Tyssen-Amherst, que vivía en un país vecino, y que era conocido en Inglaterra como uno de los más grandes coleccionistas de antigüedades.
Gracias a esta amistad hasta Howard Carter empieza a aficionado a historias del antiguo Egipto y la civilización gloriosa. El Barón tiene que presentar el joven Carter para el egiptólogo Percy Newberry, profesor de Egiptología en la Universidad de Liverpool, que inmediatamente toma un gusto al niño. Con motivo de una próxima expedición en Egipto, financiado por el Museo británico, Newberry aconsejó Howard como proyectista: su tarea consiste en reproducir pinturas de acuarelas tumba junto con otros hallazgos arqueológicos. Howard Carter llega a el Cairo donde encuentra el arqueólogo y egiptólogo Sir William Matthew Flinders Petrie, que lleva en su equipo. El envío de Flinders Petrie dura larga, seis años: durante este tiempo Carter tiene la oportunidad de estudiar, aprender y asimilar de manera precisa las técnicas con que se llevaron a cabo excavaciones arqueológicas.
Entre los sitios que visitar y donde opera son los de Beni Hassan (sitio del reino medio), Hatnub, Tell el-Amarna y el templo de Hatshepsut en Tebas. En 1899 Howard Carter sólo tiene 25 años pero ya es nombrado Inspector Jefe de sur de Egipto y se convirtió en cabeza de los sitios importantes de Karnak, Luxor, Tebas y el valle de los Reyes, todos los lugares que ahora constituyen algunos de los destinos más populares para los turistas. Estos son los años pico de Carter, que cavan las tumbas de Seti I y Nefertari, el templo de Abu Simbel, el sitio de Asuán, así como muchos otros. La edad de oro terminó en 1905 cuando un grupo de visitantes franceses su excavación enciende una pelea con los guardias egipcios. A nivel diplomático se deduce que el gobierno francés exige una disculpa formal: Carter, disfrazado como responsable, se niega: el Gobierno británico lo absolvió de oficina ser aplastado por el hecho de su prometedora carrera.
Carter decide quedarse en Egipto: para sostenerse financieramente vende sus acuarelas. Sucede entonces un hecho afortunado: Señor George Herberto, 5to Earl de Carnarvon, aficionado a las antigüedades que recientemente han empezado a profundizar en estos temas, llegar a Luxor en el año 1908; otorgado concesión de excavación pero que sabe que debe ser una persona con experiencia en el campo para dirigiere y resolver las dificultades de la búsqueda. Vuelve entonces a Gaston Maspero, Director General de antigüedades, que en el pasado había nombrado a Howard Carter jefe del sur de Egipto, que en respuesta, le aconsejó contratar el Carter desempleado. El acuerdo entre Herbert y Carter es simplemente tan grande que experiencia juntos tendrá una duración de siete años: durante este tiempo Carter dirige numerosas excavaciones en sitios egipcios que enriquecerán la colección privada del señor inglés.
El ambicioso y el sueño del arqueólogo y egiptólogo es excavar en el valle de los Reyes, en busca de las tumbas de dos faraones de la dinastía XVIII sin descubrir: Amenothep IV/Akhenatón, el Faraón hereje y su sucesor Tutankamón. La concesión de la excavación en el valle de los Reyes está en manos del abogado estadounidense Theodore Davis; Gracias a sus habilidades diplomáticas, Lord Carnarvon es capaz de obtener otra concesión permitiendo que el proyecto de izquierda del Carter. La idea de inglese fue cavar de manera sistemática todo el valle, cuidadosamente dividido en sectores, cada uno de ellos habría entonces explorada en la sucesión; la operación comenzó en el otoño de 1917.
La falta de éxito y los enormes costos que incurridos durante cinco largos años, poner una tensión en el entusiasmo y tal vez incluso la paciencia-por Lord Carnarvon; En el verano de 1922 decidieron concluir la operación. Howard Carter sin embargo todavía cree fuertemente en su diseño tanto que se las arregla para convencer a Carnarvon para financiar una temporada más de excavaciones, el tiempo que tarda para explorar el sector restante pasado. El 3 de noviembre para reanudar las excavaciones frente a la tumba de Ramsés VI.
En el segundo día de excavación ya reaparece un paso que pronto se convierte en una escalera, que conduce a una puerta con conserva intactos los sellos de la necrópolis, un signo que, durante miles de años, no había nunca ha violado desde su cierre. En este punto la alegría del Carter es irreprimible. Lord Carnarvon es inmediatamente llamó de Inglaterra a Egipto, por lo que puede asistir a la apertura de la puerta. Llega a Alejandría (Egipto) y seis días más tarde, el 26 de noviembre, Howard Carter y Lord Carnarvon son ambos mirando hacia la puerta intacta desde el siglo XIV a.c. Se realiza un orificio para inspeccionar dentro de: los arqueólogos así pueden apreciar cómo el entierro ha permanecido intacto. Al día siguiente es finalmente abrir la puerta: resulta así que todo el esplendor de la vestimenta sigue intacta como el sarcófago y jarras canopes. Ahora comienza el trabajo de catalogación de todos los hallazgos, antes de ser enviados al Museo de el Cairo donde, según los acuerdos alcanzados durante la concesión, habrían sido expuesto al público.
Esto lleva muchos años durante el cual periodistas de todo el mundo vienen a presenciar lo que se considera en todos los sentidos el más grande descubrimiento arqueológico del siglo XX, no tanto debido a la riqueza de los hallazgos y el descubrimiento de una faraónica tumba aún sin tocar. El 16 de febrero de 1924, asistió a por Howard Carter (pero no por Lord Carnarvon, lamentablemente murió el año anterior), el sarcófago se abre revelando dentro de momia intacta del niño Faraón en un sarcófago de oro macizo pesa unos 110 kilogramos; a su vez está cubierta la cara con una máscara de oro sólida que representa la imagen de los difuntos. Carter asume el control los años siguientes para catalogar los más de 2.000 artefactos encontrados: todavía es posible visitar en el Museo egipcio de el Cairo, donde se le mantuvo en la política de inventario asignada por el inglés.
Como resultado de este descubrimiento arqueológico inmenso e histórico, Howard Carter se retira de las actividades de excavación, para convertirse en un simple-o más bien extraordinario coleccionista. Murió en Londres el 02 de marzo de 1939 a la edad de 65 años, sin haber tenido la oportunidad de presentar a la familia real británica su descubrimiento sensacional.
Artículo aportado por el equipo de colaboradores.

Buscar Contenidos

Búsqueda personalizada