BUSCAR CONTENIDOS

Búsqueda personalizada

SALMOS 74-78 | Tesoros de la Biblia: semana del 18-24 de julio

ADS

TEXTOS BÍBLICOS Y REFERENCIAS: TESOROS DE LA BIBLIA | SALMOS 74-78

“RECUERDE LAS OBRAS DE JEHOVÁ” (10 MINS.):

Es esencial que meditemos en todo lo bueno que Jehová ha hecho
74:16; 77:6, 11, 12
• La meditación nos ayuda a comprender lo que leemos en la Palabra de Dios y a valorar el alimento espiritual.
• Dedicar tiempo a reflexionar en Jehová nos ayudará a recordar sus maravillosas obras y la esperanza que él nos ofrece.
Algunas obras de Jehová
74:16, 17; 75:6, 7; 78:11-17
• La creación
Cuanto más aprendemos de las cosas que Jehová ha creado, mayor es la admiración que sentimos por él.
• Los hermanos nombrados de la congregación
Debemos obedecer a los hombres que Jehová ha nombrado para que dirijan a su pueblo.
• Los actos de salvación
Recordar los actos de salvación que Jehová hizo en el pasado fortalece nuestra confianza en que él quiere y puede cuidar de sus siervos.

Sl 74:16; 77:6, 11, 12. Medite en las obras de Jehová (w15 15/8 pág. 10 párrs. 3, 4; w04 1/3 págs. 19, 20; w03 1/7 págs. 10, 11 párrs. 6, 7).

Traducción del Nuevo Mundo con referenciasSalmo 74:16
16 A ti te pertenece el día; también, a ti te pertenece la noche.
Tú mismo preparaste la lumbrera, aun el sol.
Traducción del Nuevo Mundo con referenciasSalmo 77:6
6 Ciertamente me acordaré de mi música de cuerda por la noche;
con mi corazón de veras mostraré preocupación,
y mi espíritu escudriñará cuidadosamente.
Traducción del Nuevo Mundo con referenciasSalmo 77:11, 12
11 Me acordaré de las prácticas de Jah;
pues ciertamente me acordaré de tu maravilloso obrar de mucho tiempo atrás.
12 Y ciertamente meditaré en toda tu actividad,
y en tus tratos sí me interesaré intensamente.
La Atalaya 2015Nunca olvide que Jehová lo quiere
3. ¿Qué pruebas veremos de que Dios nos ama?
3 Taylene, Brigitte y Sandra están convencidas de que Jehová ha estado a su lado en los momentos más difíciles, y usted también puede estarlo (Sal. 118:6, 7). En este artículo veremos cuatro pruebas de que Dios nos ama: 1) la creación, 2) la Biblia, 3) la oración y 4) el rescate. Si medita en estas pruebas, se sentirá aún más agradecido por el amor que Jehová le tiene (lea Salmo 77:11, 12).
LA CREACIÓN
4. Cuando meditamos en la creación, ¿qué aprendemos de Jehová?
4 ¿Es posible percibir el gran amor de Jehová al meditar en la creación? Por supuesto. El simple hecho de que haya creado todas las cosas es una muestra de su amor (Rom. 1:20). Dios diseñó la Tierra con todo lo necesario para que podamos sobrevivir, pero además quiere que disfrutemos de la vida. Por ejemplo, para sobrevivir necesitamos alimentarnos, pero en la Tierra hay una variedad tan grande de alimentos que comer es un verdadero placer (Ecl. 9:7). Catherine es una cristiana de Canadá a la que le encanta la naturaleza, sobre todo cuando llega la primavera. Ella dice: “Es increíble ver cómo todo vuelve a la vida. Las flores están programadas para brotar de la tierra y las aves regresan de sus viajes migratorios, como el pequeño colibrí que vuelve al comedero que tengo colgado fuera de la cocina. ¡Jehová nos da tantas cosas buenas! Debe querernos mucho”. Nuestro cariñoso Padre celestial disfruta al contemplar su creación y quiere que nosotros también la disfrutemos (Hech. 14:16, 17).
La Atalaya 2004Cómo demostramos que amamos a Dios
Cómo demostramos que amamos a Dios
AMAR a Dios no es un ejercicio intelectual. Como bien pueden confirmar sus siervos de todo el mundo, el verdadero amor a Dios crece conforme conocemos su personalidad y se fortalece aún más cuando sabemos lo que él ama o lo que odia, así como cuáles son sus preferencias y los requisitos que pide en su adoración.
En su gran amor, Jehová nos ha facilitado su Palabra, la Biblia, en la cual se revela a la humanidad y nos indica cómo manejó diversas situaciones. Tal como nos complace la carta de un ser querido, también nos produce gozo la Biblia, pues descubrimos en ella nuevos aspectos de la personalidad divina.
Sin embargo, como a veces vemos en nuestro ministerio, el que alguien aprenda acerca de Dios no implica que vaya a amarlo. Jesús dijo a ciertos judíos ingratos de su tiempo: “Ustedes escudriñan las Escrituras, porque piensan que por medio de ellas tendrán la vida eterna; [...] pero bien sé que no tienen el amor de Dios en ustedes” (Juan 5:39, 42). Hay quienes pasan años aprendiendo sobre los actos amorosos de Jehová y, aun así, le tienen poco cariño. Esto se debe a que no perciben lo que el conocimiento trae consigo. En cambio, millones de personas sinceras con quienes estudiamos la Biblia sienten que su amor a Dios aumenta sin cesar. ¿Por qué? Porque, como hicimos nosotros, siguen el ejemplo de Asaf. ¿De qué manera?
Meditemos agradecidos
Resuelto a cultivar amor a Jehová en su corazón, Asaf escribió: “Con mi corazón de veras mostraré preocupación [...]. Me acordaré de las prácticas de Jah; pues ciertamente me acordaré de tu maravilloso obrar de mucho tiempo atrás. Y ciertamente meditaré en toda tu actividad, y en tus tratos sí me interesaré intensamente” (Salmo 77:6, 11, 12). El amor a Dios florecerá en el corazón de todo el que medite sobre los caminos de Jehová, tal como hizo el salmista.
Además, recordar las buenas experiencias que hemos tenido en el servicio de Jehová afianza nuestra relación con él. El apóstol Pablo dijo que somos “colaboradores” de Dios, y de esta vinculación tan cercana puede brotar una amistad muy especial (1 Corintios 3:9). Cuando le manifestamos a Jehová nuestro amor, él lo valora, y su corazón se regocija (Proverbios 27:11). Entonces, cuando le pedimos su apoyo y él nos ayuda a afrontar alguna dificultad, percibimos que está cerca de nosotros, con lo que nuestro amor aumenta.
La amistad entre dos personas se estrecha a medida que se expresan mutuamente sus sentimientos. De igual modo, cuando le decimos a Jehová por qué le tenemos cariño, nuestro amor se intensifica, lo cual nos lleva a reflexionar en estas palabras de Jesús: “Tienes que amar a Jehová tu Dios con todo tu corazón y con toda tu alma y con toda tu mente y con todas tus fuerzas” (Marcos 12:30). Pues bien, ¿qué hemos de hacer para no dejar nunca de amar a Jehová con todo el corazón, toda el alma, toda la mente y todas las fuerzas?
Amemos a Jehová con todo el corazón
La Biblia habla del corazón simbólico, que representa la persona interior, es decir, nuestros deseos, actitudes y sentimientos. Así que amar a Jehová con todo el corazón significa que antes que nada deseamos agradarle (Salmo 86:11). Demostramos que lo amamos haciendo que nuestra personalidad le sea grata. Y nos esforzamos por imitarlo ‘aborreciendo lo que es inicuo y adhiriéndonos a lo que es bueno’ (Romanos 12:9).
El amor a Dios moldea toda nuestra forma de pensar. Por ejemplo, tal vez tengamos un trabajo apasionante o absorbente, pero ¿es ahí donde está nuestro corazón? No. Dado que amamos a Jehová con todo el corazón, somos ante todo ministros suyos. También deseamos complacer a nuestros padres, a nuestro cónyuge y a nuestro patrono, pero demostramos el amor incondicional que sentimos por Jehová tratando sobre todo de agradarle a él. En resumidas cuentas, él merece el primer lugar en nuestro corazón (Mateo 6:24; 10:37).
La Atalaya 2003“¡Miren! Este es nuestro Dios”
6, 7. ¿Cuánta potencia tiene el Sol, y de qué importante verdad da prueba esto?
6 Cuando se encuentra al aire libre en un luminoso día de verano, ¿qué siente en la piel? El calor del Sol. Sin embargo, lo que siente en realidad son los resultados del poder creador de Jehová. ¿Cuánta potencia tiene el Sol? Pues bien, en su núcleo la temperatura es de unos 15.000.000 oC. Si sacáramos de allí un fragmento del tamaño de la cabeza de un alfiler y lo trajéramos a la Tierra, tendríamos que alejarnos de esa diminuta fuente de calor unos 140 kilómetros para no sufrir ningún daño. De hecho, el Sol emite cada segundo una energía equivalente a la explosión de centenares de millones de bombas atómicas. No obstante, la Tierra gira en torno a este colosal horno termonuclear justo a la distancia adecuada. Si se aproximara más, se evaporarían las aguas, y si se alejara, se congelarían. Tanto un extremo como el otro borrarían la vida del planeta.
7 Sin embargo, aunque su vida misma depende del Sol, muchas personas lo dan por sentado y por ello pierden de vista las lecciones que nos enseña. Salmo 74:16 dice de Jehová: “Preparaste la lumbrera, aun el sol”. Así es, este astro ensalza a Jehová, “el Hacedor del cielo y de la tierra” (Salmo 146:6). Con todo, no es más que una de las numerosas creaciones que nos revelan Su inmenso poder. De modo que cuanto más aprendemos sobre el poder creador de Jehová, mayor es el asombro reverente que nos inspira.

Sl 75:4-7. Entre las obras de Jehová está la de asignar a hombres humildes para que cuiden de su congregación (w06 15/7 pág. 11 párr. 3; it-1 pág. 1188 párr. 7).

Traducción del Nuevo Mundo con referenciasSalmo 75:4-7
4 Dije a los tontos: “No sean tontos”,
y a los inicuos: “No ensalcen el cuerno.
5 No ensalcen en alto su cuerno.
No hablen con cuello arrogante.
6 Porque ni del oriente ni del occidente,
ni del sur hay un ensalzamiento.
7 Porque Dios es el juez.
A este abate, y a aquel ensalza.
La Atalaya 2011Esperaban al Mesías
14. ¿De qué forma cumplió Jesús Salmo 78:2?
14 Utilizaría comparaciones y parábolas. El salmista Asaf cantó: “En un dicho proverbial [o “en parábolas”] ciertamente abriré mi boca” (Sal. 78:2; Reina-Valera Actualizada). ¿Por qué podemos asegurar que estas palabras son aplicables a Jesús? Porque así nos lo indica Mateo. Después de relatar las parábolas donde Jesús compara el Reino a una semilla de mostaza y a la levadura del pan, el evangelista añade: “Sin ilustración no les hablaba; para que se cumpliera lo que se habló por medio del profeta que dijo: ‘Abriré mi boca con ilustraciones, publicaré cosas escondidas desde la fundación [del mundo]’” (Mat. 13:31-35). Ciertamente, las comparaciones y parábolas eran un medio que usó con maestría para enseñar a la gente.

Sl 78:11-17. Recuerde los actos de Jehová a favor de su pueblo (w04 1/4 págs. 21, 22).

Traducción del Nuevo Mundo con referenciasSalmo 78:11-17
11 También empezaron a olvidar sus tratos
y sus maravillosas obras que él les hizo ver.
12 Enfrente de sus antepasados él había obrado maravillosamente
en la tierra de Egipto, el campo de Zoan.
13 Partió el mar, para dejarlos pasar,
e hizo que las aguas quedaran paradas como una represa.
14 Y continuó guiándolos con una nube de día,
y toda la noche con una luz de fuego.
15 Procedió a partir rocas en el desierto,
para hacer[les] beber una abundancia [que era] justamente como profundidades acuosas.
16 Y se puso a hacer que salieran arroyos de un peñasco
y a hacer que descendieran aguas justamente como ríos.
17 Y siguieron pecando aún más contra él,
rebelándose contra el Altísimo en la región árida;
La Atalaya 2004¿Tenemos la vista fija en la recompensa?
Saber qué siente Jehová por su pueblo nos brinda esperanza, una cualidad de tanta importancia como la fe (1 Corintios 13:13). En la Biblia, el término griego que se traduce “esperanza” conlleva el sentido de una ansiosa “expectativa de bien”. Teniendo en cuenta tal esperanza, el apóstol Pablo escribió: “Deseamos que cada uno de ustedes muestre la misma diligencia a fin de tener la plena seguridad de la esperanza hasta el fin, para que no se hagan indolentes, sino que sean imitadores de los que mediante fe y paciencia heredan las promesas” (Hebreos 6:11, 12). De lo dicho se desprende que si continuamos sirviendo fielmente a Jehová, podemos estar seguros del cumplimiento de nuestra esperanza. A diferencia de muchas expectativas mundanas, esta esperanza “no conduce a la desilusión” (Romanos 5:5). Ahora bien, ¿cómo mantener viva y bien definida la esperanza?
Cómo afinar nuestro enfoque espiritual
Al igual que no podemos fijar la vista en dos objetos al mismo tiempo, tampoco podemos hacerlo con nuestra visión espiritual. Si nos concentramos en asuntos del sistema actual, de seguro se desdibujará nuestra visión del nuevo mundo que Dios promete. Y es posible que, con el tiempo, esta borrosa imagen periférica pierda su atractivo y simplemente desaparezca de nuestro campo visual. ¡Qué gran pérdida! (Lucas 21:34.) Es vital, por tanto, que mantengamos el ‘ojo sencillo’, enfocado en el Reino de Dios y en la recompensa de vida eterna (Mateo 6:22).
No siempre resulta fácil mantener el ojo sencillo. Los problemas diarios reclaman nuestra atención, y es posible que en nuestro camino no solo surjan distracciones, sino también tentaciones. Entonces, ¿cómo podemos en estas circunstancias mantener nuestra vista fija en el Reino y en el nuevo mundo prometido por Dios sin desatender otras cuestiones necesarias? Analicemos tres medios para lograrlo.
Estudiando diariamente la Palabra de Dios. La lectura regular de la Biblia y el estudio de publicaciones bíblicas contribuyen a que nuestra vida gire en torno a los asuntos espirituales. Es cierto que tal vez llevemos años investigando la Palabra de Dios; no obstante, debemos continuar haciéndolo, tal como es preciso que sigamos ingiriendo alimento físico para mantenernos vivos. ¿Acaso dejamos de comer solo porque lo hayamos hecho miles de veces en el pasado? Por lo tanto, sin importar lo bien que conozcamos la Biblia, no podemos dejar de ingerir alimento espiritual incesantemente si queremos mantener viva nuestra esperanza y poseer una fe y un amor fuertes (Salmo 1:1-3).
Meditando con aprecio sobre la Palabra de Dios. ¿Por qué es fundamental la meditación? Por dos razones. En primer lugar, nos permite asimilar lo que leemos y cultivar un profundo aprecio por ello. Y en segundo lugar, impide que nos olvidemos de Jehová, de sus maravillosas obras y de la esperanza que ha puesto ante nosotros. Ilustrémoslo: los israelitas que siguieron a Moisés en el éxodo de Egipto vieron con sus propios ojos demostraciones del formidable poder de Jehová. También experimentaron su amorosa protección mientras Él los guiaba hacia su heredad. Aun así, en cuanto llegaron al desierto que tenían que atravesar camino de la Tierra Prometida, empezaron a quejarse, lo que demostró su grave falta de fe (Salmo 78:11-17). ¿Por qué reaccionaron así?
El pueblo desvió su atención de Jehová y la magnífica esperanza que él les ofrecía, y se centró en su bienestar inmediato y en sus intereses carnales. Pese a las milagrosas señales de las que fueron testigos, muchos israelitas faltos de fe comenzaron a quejarse. “Rápidamente olvidaron [las] obras [de Jehová]”, dice Salmo 106:13. Este comportamiento imperdonable le costó a aquella generación la entrada en la Tierra Prometida.
Por consiguiente, durante la lectura de las Escrituras o de otras publicaciones bíblicas, dediquemos tiempo a reflexionar en lo que leemos, pues tal reflexión resulta esencial para nuestra salud y desarrollo espiritual. Por ejemplo, al leer el Salmo 106, citado parcialmente arriba, meditemos sobre las cualidades de Jehová. Observemos lo paciente y misericordioso que fue con los israelitas. Fijémonos en cómo hizo todo lo posible por ayudarlos a alcanzar la Tierra Prometida, a pesar de sus continuas rebeliones. Imaginémonos la angustia y el dolor que sentía Jehová cuando su misericordia y paciencia se acercaban a su fin debido a la insensibilidad e ingratitud de aquel pueblo. Además, al repasar los versículos 30 y 31, en los que se alude a la firme y valerosa defensa de la justicia que hizo Finehás, nos convencemos de que Jehová no olvida a los que le son leales y que los recompensa en abundancia.
Poniendo en práctica los principios bíblicos. Cuando seguimos los principios de la Biblia, comprobamos por nosotros mismos que los consejos de Jehová funcionan. Proverbios 3:5, 6 dice: “Confía en Jehová con todo tu corazón, y no te apoyes en tu propio entendimiento. En todos tus caminos tómalo en cuenta, y él mismo hará derechas tus sendas”. Piense en la serie de problemas mentales, emocionales y físicos que ha provocado la conducta inmoral de muchas personas. Quienes se entregan a los placeres momentáneos, recogen aflicciones durante años, algunos durante toda su existencia. Por el contrario, quienes siguen el ‘camino estrecho’ obtienen un anticipo de cómo será la vida en el nuevo sistema, lo que los anima a continuar en la senda que conduce a la vida (Mateo 7:13, 14; Salmo 34:8).

BUSQUEMOS PERLAS ESCONDIDAS (8 MINS.):

Sl 78:2. ¿Cómo se refirió proféticamente este versículo al Mesías? (w11 15/8 pág. 11 párr. 14).

Traducción del Nuevo Mundo con referenciasSalmo 78:2
2 En un dicho proverbial ciertamente abriré mi boca;
sí, haré que enigmas de mucho tiempo atrás salgan burbujeando,
La Atalaya 2011Esperaban al Mesías
14. ¿De qué forma cumplió Jesús Salmo 78:2?
14 Utilizaría comparaciones y parábolas. El salmista Asaf cantó: “En un dicho proverbial [o “en parábolas”] ciertamente abriré mi boca” (Sal. 78:2; Reina-Valera Actualizada). ¿Por qué podemos asegurar que estas palabras son aplicables a Jesús? Porque así nos lo indica Mateo. Después de relatar las parábolas donde Jesús compara el Reino a una semilla de mostaza y a la levadura del pan, el evangelista añade: “Sin ilustración no les hablaba; para que se cumpliera lo que se habló por medio del profeta que dijo: ‘Abriré mi boca con ilustraciones, publicaré cosas escondidas desde la fundación [del mundo]’” (Mat. 13:31-35). Ciertamente, las comparaciones y parábolas eran un medio que usó con maestría para enseñar a la gente.

Sl 78:40, 41. ¿Cómo pueden nuestras acciones afectar a Jehová según estos versículos? (w12 1/11 pág. 14 párr. 5; w11 1/7 pág. 10).

Traducción del Nuevo Mundo con referenciasSalmo 78:40, 41
40 ¡Cuán a menudo se rebelaban contra él en el desierto,
lo hacían sentirse herido en el desierto árido!
41 Y vez tras vez ponían a Dios a prueba,
y causaban dolor aun al Santo de Israel.
La Atalaya 2012La Biblia les cambió la vida
Conforme estudiaba la Biblia, mi opinión de Dios cambió por completo. Aprendí que él no es culpable de la maldad y del sufrimiento, y que se siente herido al ver que la gente hace cosas malas (Génesis 6:6; Salmo 78:40, 41). Me prometí a mí mismo que haría todo lo posible por no causarle dolor. Más bien, quería alegrar su corazón (Proverbios 27:11). Dejé el cigarrillo, la bebida y toda práctica inmoral. Finalmente, en marzo de 1994, me bauticé como testigo de Jehová.
La Atalaya 2011¿Tiene Jehová sentimientos?
Acérquese a Dios
¿Tiene Jehová sentimientos?
EN CASO afirmativo, ¿le afecta nuestra conducta? ¿Pueden nuestras acciones alegrarlo o herirlo? Según algunos filósofos de la antigüedad, nadie tiene el poder de afectar a Dios, por lo que es imposible que tenga emociones. Sin embargo, la Biblia enseña todo lo contrario, a saber, que a Jehová le importa lo que hacemos y que tiene sentimientos. Analicemos los versículos 40 y 41 del Salmo 78.
Este salmo pone de manifiesto cómo reaccionó Jehová ante ciertos actos de los antiguos israelitas. Tras liberarlos de la esclavitud en Egipto, Jehová les propuso entrar en el pacto de la Ley y tener una relación única con él. Si obedecían sus leyes, llegarían a ser su “propiedad especial”, y él los usaría de manera extraordinaria para cumplir su propósito. Ellos accedieron, pero ¿cumplieron con su parte? (Éxodo 19:3-8.)
No hay mayor regalo para Jehová que ver que sus siervos le obedecen porque quieren hacerlo feliz
El salmista dice: “¡Cuán a menudo se rebelaban contra él en el desierto⁠[!]” (versículo 40). Y añade: “Vez tras vez ponían a Dios a prueba” (versículo 41). Como muy bien nos deja ver el escritor, el pueblo se rebelaba constantemente. Su actitud irrespetuosa comenzó en el desierto, poco después de su liberación de Egipto. Allí empezaron a murmurar contra Dios, poniendo en duda que tuviera el poder y la intención de protegerlos (Números 14:1-4). Una obra de consulta para traductores bíblicos señala que la expresión “se rebelaban contra él” podría verterse como “endurecieron sus corazones contra Dios” o “le dijeron que no a Dios”. Con todo, en su misericordia, Jehová los perdonaba cuando se arrepentían. Sin embargo, con el tiempo caían en lo mismo. De modo que era el cuento de nunca acabar (Salmo 78:10-19, 38).
¿Cómo se sentía Jehová cada vez que aquel pueblo voluble le daba la espalda? El versículo 40 declara que “lo hacían sentirse herido”. Otra traducción dice que ellos “llenaron de tristeza” a Dios. Respecto a este versículo, cierta obra de consulta comenta: “Lo que aquí se quiere expresar es que la conducta de los hebreos causaba dolor, uno similar al que se siente cuando un hijo se rebela”. Así como un hijo desobediente puede ocasionar mucho dolor a sus padres, los israelitas rebeldes “causaban dolor [...] al Santo de Israel” (versículo 41).
¿Qué aprendemos de este salmo? Por un lado, que Jehová tiene un cariño intenso por sus siervos y que no se apresura a darlos por perdidos. Saber esto es realmente consolador. Sin embargo, también hemos visto que Jehová es sensible y que nuestra conducta puede afectar sus sentimientos. ¿No nos impulsa esto a hacer lo correcto?
Por eso, en vez de elegir el mal camino y causarle dolor a nuestro Dios, comportémonos como es debido y alegremos su corazón. Eso es precisamente lo que él pide de nosotros. De hecho, en Proverbios 27:11 nos exhorta: “Sé sabio, hijo mío, y regocija mi corazón”. Así es, no hay mayor regalo para Jehová que ver que sus siervos le obedecen porque quieren hacerlo feliz.

¿Qué me enseña sobre Jehová la lectura bíblica de esta semana?

¿Qué ideas de la lectura bíblica de esta semana pueden servirme en la predicación?

SALMOS 74-78 | SUGERENCIAS PARA SUS COMENTARIOS PERSONALES

SALMO 74:ENCABEZAMIENTO)
“Maskil. De Asaf.”
it-1 pág. 223 Asaf
Los encabezamientos de los Salmos 50 y 73 a 83 atribuyen esas canciones a Asaf. No obstante, parece probable que el nombre se use allí con referencia a la casa de la que era cabeza paterna, puesto que no hay duda de que algunos de los salmos (Salmos 79, 80) narran sucesos posteriores al día de Asaf.
SALMO 74:2)
“Acuérdate de tu asamblea que adquiriste mucho tiempo atrás, la tribu que redimiste por herencia tuya, este monte Sión en que has residido.”
it-2 pág. 1153 Tribu
Sin embargo, la expresión la ‘tribu que Dios redimió como su herencia’ (Sl 74:2) se refiere a la entera nación de Israel como “tribu” o pueblo diferente de otras naciones y pueblos.
SALMO 74:9)
“No hemos visto nuestras señales; ya no hay profeta, y no hay nadie con nosotros que sepa hasta cuándo.”
jv cap. 6 pág. 62 Un tiempo de prueba (1914 ]1918)
Hallé el texto de Salmo 74:9: ‘No vemos ya nuestras señales: no hay más profeta, ni hay con nosotros quién sepa hasta cuándo’. Ah, eso era diferente. En aquel discurso traté de mostrar a los hermanos que algunos quizás habíamos sido un poco apresurados al creer que nos iríamos al cielo inmediatamente, y que lo que teníamos que hacer era seguir ocupados en el servicio del Señor hasta que él determinara cuándo cualquiera de sus siervos aprobados sería llevado a su hogar celestial.”
SALMO 74:13)
“Tú mismo agitaste el mar con tu propia fuerza; quebraste las cabezas de los monstruos marinos en las aguas.”
w06 15/7 pág. 11 Puntos sobresalientes de los libros tercero y cuarto de los Salmos
74:13, 14. ¿Cuándo quebró Jehová ‘las cabezas de los monstruos marinos en las aguas y aplastó hasta hacer pedazos las cabezas de Leviatán’? A “Faraón, rey de Egipto”, se le llama “el gran monstruo marino que yace estirado en medio de sus canales del Nilo” (Ezequiel 29:3). Leviatán tal vez represente a “los fuertes de Faraón” (Salmo 74:14, nota). De modo que el hecho de quebrar sus cabezas posiblemente se refiera a la aplastante derrota que sufrieron Faraón y su ejército cuando Jehová liberó a los israelitas del cautiverio egipcio.
it-2 pág. 213 Leviatán
En el Salmo 74 se describe cómo salvó Dios a su pueblo, y los versículos 13 y 14 hacen referencia simbólicamente a la liberación de Israel de Egipto. En esta ocasión, el término “monstruos marinos [heb. than•ni•ním, plural de tan•nín]” se usa como una expresión paralela de “Leviatán”, y el quebrantar las cabezas de Leviatán bien puede aludir a la derrota aplastante infligida al Faraón y a su ejército al tiempo del éxodo. Los targumes arameos dicen “los fuertes del Faraón” en lugar de “las cabezas de Leviatán”. (Compárese con Eze 29:3-5, donde se asemeja al Faraón a un “gran monstruo marino” que está en medio de los canales del Nilo; también con Eze 32:2.)
it-2 pág. 421 Monstruo marino
Tan•nín abarca diversos animales marinos grandes (Gé 1:21; Sl 148:7), aunque normalmente se utiliza en sentido figurado. La frase: “Quebraste [Jehová] las cabezas de los monstruos marinos en las aguas”, parece que hace referencia a la aniquilación de Faraón y sus huestes. (Sl 74:13.) En Isaías 51:9 se usa “monstruo marino” en paralelo con Rahab (Egipto; compárese con Isa 30:7), por lo que puede referirse a Egipto, o quizás a Faraón, como en Ezequiel 29:3 y 32:2. El fiel Job preguntó si era un “monstruo marino” para que le ‘pusiesen guarda’. (Job 7:12; véase LEVIATÁN.)
SALMO 74:14)
“Tú mismo aplastaste hasta hacer pedazos las cabezas de Leviatán. Procediste a darlo por alimento al pueblo, a los que habitan las regiones áridas.”
w06 15/7 pág. 11 Puntos sobresalientes de los libros tercero y cuarto de los Salmos
74:13, 14. ¿Cuándo quebró Jehová ‘las cabezas de los monstruos marinos en las aguas y aplastó hasta hacer pedazos las cabezas de Leviatán’? A “Faraón, rey de Egipto”, se le llama “el gran monstruo marino que yace estirado en medio de sus canales del Nilo” (Ezequiel 29:3). Leviatán tal vez represente a “los fuertes de Faraón” (Salmo 74:14, nota). De modo que el hecho de quebrar sus cabezas posiblemente se refiera a la aplastante derrota que sufrieron Faraón y su ejército cuando Jehová liberó a los israelitas del cautiverio egipcio.
it-2 pág. 213 Leviatán
En el Salmo 74 se describe cómo salvó Dios a su pueblo, y los versículos 13 y 14 hacen referencia simbólicamente a la liberación de Israel de Egipto. En esta ocasión, el término “monstruos marinos [heb. than•ni•ním, plural de tan•nín]” se usa como una expresión paralela de “Leviatán”, y el quebrantar las cabezas de Leviatán bien puede aludir a la derrota aplastante infligida al Faraón y a su ejército al tiempo del éxodo. Los targumes arameos dicen “los fuertes del Faraón” en lugar de “las cabezas de Leviatán”. (Compárese con Eze 29:3-5, donde se asemeja al Faraón a un “gran monstruo marino” que está en medio de los canales del Nilo; también con Eze 32:2.)
SALMO 74:17)
“Tú fuiste el que estableció todos los límites de la tierra; verano e invierno... tú mismo los formaste.”
it-2 pág. 237 Límite
En el Salmo 74:17 se recoge un comentario similar con relación al Creador: “Tú fuiste el que estableció todos los límites de la tierra; verano e invierno... tú mismo los formaste”. Al Altísimo se le deben todos los límites naturales de la Tierra: ríos, lagos, mares y montañas, que configuran el lugar donde el hombre habita. (Compárese con Jer 5:22.)
SALMO 75:ENCABEZAMIENTO)
“Al director. “No arruines.” Melodía. De Asaf. Canción.”
it-1 pág. 223 Asaf
Los encabezamientos de los Salmos 50 y 73 a 83 atribuyen esas canciones a Asaf. No obstante, parece probable que el nombre se use allí con referencia a la casa de la que era cabeza paterna, puesto que no hay duda de que algunos de los salmos (Salmos 79, 80) narran sucesos posteriores al día de Asaf.
SALMO 75:5)
“No ensalcen en alto su cuerno. No hablen con cuello arrogante.”
w06 15/7 pág. 11 Puntos sobresalientes de los libros tercero y cuarto de los Salmos
75:4, 5, 10. ¿Qué se simboliza con el “cuerno”? Los cuernos de los animales son armas poderosas. Por lo tanto, la palabra “cuerno” simboliza el poder o la fortaleza. Jehová levanta los cuernos de su pueblo, lo que indica que lo ensalza, al tiempo que ‘corta los cuernos de los inicuos’. Aquí también se nos previene contra ‘ensalzar en alto nuestro cuerno’, o desarrollar una actitud orgullosa o arrogante. Como es Jehová quien ensalza, hemos de ver todas las responsabilidades que se nos asignan en la congregación como dádivas procedentes de él (Salmo 75:7).
w86 15/12 pág. 28 “Bendigan a Jehová”... ¿por qué?
Lección para nuestro día: El Salmo 75 contiene una advertencia contra el orgullo cuando dice: “No ensalcen [...] su cuerno”. (Versículo 5.) El cuerno era un símbolo de fuerza, poder. (Deuteronomio 33:17.) El exaltar el cuerno demostraría un comportamiento altivo. Aquí el salmista le advierte al inicuo que no adopte una actitud arrogante con relación a su aparentemente segura posición de poder, pues Jehová ‘cortará los cuernos de los inicuos’. (Salmo 75:10.) El saber esto anima a los siervos de Dios a permanecer fieles a él a pesar de la aparente prosperidad del inicuo. (Compárese con Salmo 144:11-15a.)
SALMO 75:7)
“Porque Dios es el juez. A este abate, y a aquel ensalza.”
it-1 pág. 1188 Humildad
Todos, tanto hombres como mujeres, deberían ser sumisos a los que llevan la delantera y esperar que Jehová les dé cualquier nombramiento o asignación de servicio, puesto que de Él procede el nombramiento. (Sl 75:6, 7.)
SALMO 75:10)
“Y cortaré todos los cuernos de los inicuos. Los cuernos del justo serán ensalzados.”
w06 15/7 pág. 11 Puntos sobresalientes de los libros tercero y cuarto de los Salmos
75:4, 5, 10. ¿Qué se simboliza con el “cuerno”? Los cuernos de los animales son armas poderosas. Por lo tanto, la palabra “cuerno” simboliza el poder o la fortaleza. Jehová levanta los cuernos de su pueblo, lo que indica que lo ensalza, al tiempo que ‘corta los cuernos de los inicuos’.
w86 15/12 pág. 28 “Bendigan a Jehová”... ¿por qué?
El Salmo 75 contiene una advertencia contra el orgullo cuando dice: “No ensalcen [...] su cuerno”. (Versículo 5.) El cuerno era un símbolo de fuerza, poder. (Deuteronomio 33:17.) El exaltar el cuerno demostraría un comportamiento altivo. Aquí el salmista le advierte al inicuo que no adopte una actitud arrogante con relación a su aparentemente segura posición de poder, pues Jehová ‘cortará los cuernos de los inicuos’. (Salmo 75:10.) El saber esto anima a los siervos de Dios a permanecer fieles a él a pesar de la aparente prosperidad del inicuo. (Compárese con Salmo 144:11-15a.)
SALMO 76:ENCABEZAMIENTO)
“Al director sobre instrumentos de cuerda. Melodía. De Asaf. Canción.”
it-1 pág. 223 Asaf
Los encabezamientos de los Salmos 50 y 73 a 83 atribuyen esas canciones a Asaf. No obstante, parece probable que el nombre se use allí con referencia a la casa de la que era cabeza paterna, puesto que no hay duda de que algunos de los salmos (Salmos 79, 80) narran sucesos posteriores al día de Asaf.
SALMO 76:4)
“Tú estás envuelto en luz, más majestuoso que las montañas de presa.”
it-2 pág. 423 Monte, montaña
Un salmo que relata los actos de Jehová contra ciertos hombres de guerra describe a Dios “envuelto en luz, más majestuoso que las montañas de presa”. (Sl 76:4.) Las “montañas de presa” quizás representen reinos agresivos. (Compárese con Na 2:11-13.)
SALMO 76:6)
“A tu reprensión, oh Dios de Jacob, tanto el conductor de carro como el caballo han quedado profundamente dormidos.”
it-2 pág. 1061 Sueño
Por lo tanto, la muerte, tanto la de un hombre como la de un animal, es como un sueño. (Sl 13:3; Jn 11:11-14; Hch 7:60; 1Co 7:39; 15:51; 1Te 4:13.) El salmista escribió: “A tu reprensión, oh Dios de Jacob, tanto el conductor de carro como el caballo han quedado profundamente dormidos”. (Sl 76:6; compárese con Isa 43:17.) Si no fuese porque Dios se propone despertar a las personas del sueño de la muerte, nunca se despertarían. (Compárese con Job 14:10-15; Jer 51:39, 57; véase RESURRECCIÓN.)
w86 15/12 pág. 28 “Bendigan a Jehová”... ¿por qué?
♦ 76:6—¿En qué sentido se ‘quedaron dormidos’ “el conductor de carro” y “el caballo”?
A los israelitas se les enseñó a confiar en Jehová más bien que en caballos y carros. (Salmo 20:7; Proverbios 21:31.) No tenían razón para temer a los caballos ni a los carros con hoces del enemigo, pues Jehová podía quitar la fuerza de sus enemigos, haciendo que ‘se quedaran dormidos’. La referencia aquí es a “un sueño de duración indefinida”... la muerte. (Jeremías 51:39.) Esto debería ser una advertencia a los caudillos mundiales de hoy día, quienes confían en sus armamentos. (Salmo 76:12.)
SALMO 76:10)
“Porque la misma furia del hombre te elogiará; lo restante de la furia lo ceñirás sobre ti.”
w07 15/5 pág. 19 “Tus planes serán firmemente establecidos”
Jehová también puede controlar la situación de modo que los malvados, sin darse cuenta, colaboren con Su propósito. El salmista le dirigió estas palabras: “La misma furia del hombre te elogiará; lo restante de la furia lo ceñirás sobre ti” (Salmo 76:10). Jehová quizás permita a sus enemigos descargar su cólera contra quienes le sirven, pero solo hasta el punto necesario para disciplinar e instruir a su pueblo. Dios cargará con “lo restante”, es decir, con todo lo que exceda de dicho límite.
w06 15/7 pág. 11 Puntos sobresalientes de los libros tercero y cuarto de los Salmos
76:10. ¿Cómo puede “la misma furia del hombre” elogiar a Jehová? A veces se producen buenos resultados cuando Dios permite que los hombres nos ataquen con furia debido a que somos siervos de él. Las penalidades que tales ataques puedan causarnos nos sirven de un modo u otro de disciplina o entrenamiento. Pero Jehová no tolerará que suframos más de lo que sea necesario para completar dicho entrenamiento (1 Pedro 5:10). ‘Lo restante de la furia del hombre, Dios lo ceñirá sobre sí.’ ¿Y si sufrimos hasta el punto de morir? Eso también puede alabar a Jehová, ya que quienes sean testigos de nuestro fiel aguante quizás glorifiquen igualmente a Dios.
SALMO 77:ENCABEZAMIENTO)
“Al director sobre Jedutún. De Asaf. Melodía.”
it-1 pág. 223 Asaf
Los encabezamientos de los Salmos 50 y 73 a 83 atribuyen esas canciones a Asaf. No obstante, parece probable que el nombre se use allí con referencia a la casa de la que era cabeza paterna, puesto que no hay duda de que algunos de los salmos (Salmos 79, 80) narran sucesos posteriores al día de Asaf.
it-2 pág. 23 Jedutún
Tres salmos nombran a Jedutún en sus encabezamientos. Dos de ellos (39, 62) dicen: “Al director de Jedutún” (“Al estilo de Iedutún”, Sl 62, LT), mientras que el tercero (77) reza así: “Al director sobre Jedutún”. En cada caso se atribuye la composición del salmo a otra persona: el 39 y el 62, a David, y el 77, a Asaf. De modo que no hay ningún indicio de que Jedutún los compusiera, aunque en otras partes se le llama “el hombre de visiones del rey” y también se dice que “profetizaba con el arpa”. (2Cr 35:15; 1Cr 25:1-3.) Por lo tanto, los encabezamientos de estos tres salmos deben ser instrucciones para su interpretación, identificando quizás un estilo o incluso un instrumento musical que estaba relacionado de algún modo con Jedutún, o que quizás él o sus hijos hayan inventado, introducido, desarrollado o hecho común por medio del uso.
SALMO 77:6)
“Ciertamente me acordaré de mi música de cuerda por la noche; con mi corazón de veras mostraré preocupación, y mi espíritu escudriñará cuidadosamente.”
w06 15/7 pág. 12 Puntos sobresalientes de los libros tercero y cuarto de los Salmos
77:6. Para interesarnos de corazón en las verdades espirituales y escudriñarlas cuidadosamente, tenemos que dedicar tiempo al estudio y la meditación. Es fundamental disponer de algunos momentos para estar a solas.
SALMO 77:9)
“¿Ha olvidado Dios ser favorable, o ha encerrado con cólera sus misericordias? Sélah.”
it-2 pág. 403 Misericordia
Es la dureza de corazón de la gente, su obstinación y negativa a responder a su benevolencia y misericordia, lo que le obliga a adoptar un proceder diferente, lo que hace que su misericordia se haya “encerrado” y no les alcance. (Sl 77:9;
SALMO 77:11)
“Me acordaré de las prácticas de Jah; pues ciertamente me acordaré de tu maravilloso obrar de mucho tiempo atrás.”
w01 1/6 pág. 9 Fortalezcamos nuestra confianza en Jehová
En primer lugar, nos ha proporcionado su Palabra escrita, la Biblia, que recoge numerosos hechos poderosos que ejecutó a favor de sus siervos. Pensemos por un momento, ¿cuánta confianza nos inspira alguien de quien solo conocemos su nombre? Probablemente muy poca, por no decir ninguna. Para confiar en alguien, hemos de conocer su manera de proceder, ¿no es verdad? A medida que leemos y meditamos sobre los relatos bíblicos, aumenta nuestro conocimiento de Jehová y sus caminos maravillosos, y apreciamos cada vez más lo confiable que es. De ese modo, se fortalece nuestra confianza en él. El salmista dio un magnífico ejemplo cuando en una ferviente oración dijo: “Me acordaré de las prácticas de Jah; pues ciertamente me acordaré de tu maravilloso obrar de mucho tiempo atrás. Y ciertamente meditaré en toda tu actividad, y en tus tratos sí me interesaré intensamente” (Salmo 77:11, 12).
SALMO 77:12)
“Y ciertamente meditaré en toda tu actividad, y en tus tratos sí me interesaré intensamente.”
w01 1/6 pág. 9 Fortalezcamos nuestra confianza en Jehová
En primer lugar, nos ha proporcionado su Palabra escrita, la Biblia, que recoge numerosos hechos poderosos que ejecutó a favor de sus siervos. Pensemos por un momento, ¿cuánta confianza nos inspira alguien de quien solo conocemos su nombre? Probablemente muy poca, por no decir ninguna. Para confiar en alguien, hemos de conocer su manera de proceder, ¿no es verdad? A medida que leemos y meditamos sobre los relatos bíblicos, aumenta nuestro conocimiento de Jehová y sus caminos maravillosos, y apreciamos cada vez más lo confiable que es. De ese modo, se fortalece nuestra confianza en él. El salmista dio un magnífico ejemplo cuando en una ferviente oración dijo: “Me acordaré de las prácticas de Jah; pues ciertamente me acordaré de tu maravilloso obrar de mucho tiempo atrás. Y ciertamente meditaré en toda tu actividad, y en tus tratos sí me interesaré intensamente” (Salmo 77:11, 12).
SALMO 78:ENCABEZAMIENTO)
“Maskil. De Asaf.”
it-1 pág. 223 Asaf
Los encabezamientos de los Salmos 50 y 73 a 83 atribuyen esas canciones a Asaf. No obstante, parece probable que el nombre se use allí con referencia a la casa de la que era cabeza paterna, puesto que no hay duda de que algunos de los salmos (Salmos 79, 80) narran sucesos posteriores al día de Asaf.
SALMO 78:2)
“En un dicho proverbial ciertamente abriré mi boca; sí, haré que enigmas de mucho tiempo atrás salgan burbujeando,”
w11 15/8 pág. 11 párr. 14 Esperaban al Mesías
Utilizaría comparaciones y parábolas. El salmista Asaf cantó: “En un dicho proverbial [o “en parábolas”] ciertamente abriré mi boca” (Sal. 78:2; Reina-Valera Actualizada). ¿Por qué podemos asegurar que estas palabras son aplicables a Jesús? Porque así nos lo indica Mateo. Después de relatar las parábolas donde Jesús compara el Reino a una semilla de mostaza y a la levadura del pan, el evangelista añade: “Sin ilustración no les hablaba; para que se cumpliera lo que se habló por medio del profeta que dijo: ‘Abriré mi boca con ilustraciones, publicaré cosas escondidas desde la fundación [del mundo]’” (Mat. 13:31-35). Ciertamente, las comparaciones y parábolas eran un medio que usó con maestría para enseñar a la gente.
cf cap. 12 pág. 119 párr. 4 “Sin ilustración no les hablaba”
En Mateo 13:34, 35 leemos: “Habló Jesús a las muchedumbres por ilustraciones. En verdad, sin ilustración no les hablaba; para que se cumpliera lo que se habló por medio del profeta que dijo: ‘Abriré mi boca con ilustraciones’”. El profeta aquí mencionado es el compositor de Salmo 78:2, quien escribió bajo la acción del espíritu santo siglos antes del nacimiento de Jesús. Pensemos en lo que esto significa: con cientos de años de anticipación, Jehová determinó que el Mesías enseñaría con ilustraciones. Por lo tanto, no cabe duda de que nuestro Dios debe de valorar muchísimo esta técnica de enseñanza.
w02 1/9 pág. 14 párr. 3 “Sin ilustración no les hablaba”
para que se cumpliera lo que se habló por medio del profeta que dijo: ‘Abriré mi boca con ilustraciones’” (Mateo 13:34, 35). El “profeta” del que citó Mateo fue el compositor de Salmo 78:2, un salmista que escribió bajo la inspiración del espíritu de Dios siglos antes del nacimiento de Jesús. ¿No es significativo que, con cientos de años de antelación, Jehová determinara que su Hijo enseñaría con ilustraciones? Sin duda alguna, Jehová valora este método didáctico.
it-1 págs. 1200-1201 Ilustraciones
Las Escrituras emplean pa•ra•bo•lḗ en un sentido más amplio que la palabra española “parábola”, como lo muestra Mateo 13:34, 35, donde Mateo señala que se había predicho que Jesucristo hablaría en “ilustraciones” (NM), “parábolas” (BJ, CI). El Salmo 78:2, citado por Mateo, se refiere a un “dicho proverbial” (heb. ma•schál), y para esta expresión el evangelista empleó la palabra griega pa•ra•bo•lḗ. Tal como indica el sentido literal de la voz griega, la pa•ra•bo•lḗ era un medio de enseñar o comunicar una idea, un método para explicar una cosa ‘colocando al lado’ algo semejante. (Compárese con Mr 4:30.) Muchas versiones se limitan a traducir el término griego por la forma españolizada “parábola”. Sin embargo, esta traducción no siempre transmite el significado pleno.
SALMO 78:12)
“Enfrente de sus antepasados él había obrado maravillosamente en la tierra de Egipto, el campo de Zoan.”
it-2 págs. 1235-1236 Zoan
En el Salmo 78:12, 43, la expresión “campo de Zoan” se emplea paralelamente a la “tierra de Egipto” al hablar de los actos milagrosos de Jehová a favor de Israel que condujeron al éxodo. Esta analogía ha llevado a algunos eruditos a afirmar que los encuentros de Moisés con Faraón ocurrieron en Zoan. Por la misma razón, se ha intentado vincular Zoan (Tanis) con la ciudad de Ramesés, así como con la Avaris que Manetón menciona en su relato sobre los reyes “hicsos”. Por lo tanto, varias obras de consulta modernas dicen que el nombre de Zoan cambió a Avaris bajo la dominación de los “hicsos”, luego pasó a Ramesés bajo la dinastía ramésida y finalmente volvió a llamarse Zoan (en su forma griega, Tanis). Debe notarse, sin embargo, que la Biblia utiliza el nombre Zoan de forma consecuente tanto en el período anterior al éxodo (en el tiempo de Abrahán), como en el tiempo del éxodo, y hasta tan tarde como en los siglos VIII, VII y VI a. E.C. (en el tiempo de los profetas Isaías y Ezequiel).
Si Zoan fuera el lugar donde Moisés se entrevistó con Faraón, serviría de indicio sobre el punto de partida del éxodo. Sin embargo, hay que analizar varios argumentos que ponen en duda esta posibilidad. Si Zoan fuera realmente el lugar mencionado, la expresión “el campo de Zoan” no debería considerarse como un simple paralelo de “la tierra de Egipto”, sino como una expresión mucho más concreta que designaría la localidad específica donde ocurrieron los milagros. Aplicarle a la expresión un sentido tan restrictivo no encaja con la situación que se narra, porque las diez plagas no afectaron a una única zona de Egipto (como, por ejemplo, una parte del Delta), sino al país entero. Este hecho parece apoyar la idea de que “el campo de Zoan” se usa en paralelo con “la tierra de Egipto”.
Los eruditos modernos que sitúan la residencia de Faraón en Zoan (según su hipótesis, también llamada Avaris o Ramesés) en el tiempo del éxodo también carecen de apoyo bíblico en varios aspectos. La Biblia dice que el primer encuentro de Moisés con Faraón tuvo lugar a orillas del río Nilo. (Éx 7:14, 15.) Zoan (Tanis) no se halla junto al río propiamente dicho, sino al final de una de las ramificaciones que antiguamente partían del curso principal. En su intento de ubicar la ciudad de Ramesés en el mismo lugar que Zoan, o Tanis, también pasan por alto el hecho de que la ciudad de Zoan ya existía en los tiempos de Abrahán, mientras que la Raamsés bíblica (“Ramesés”, Val) la empezaron a construir los israelitas unos cuatrocientos años más tarde (a no ser que con la expresión ‘edificar’ la Biblia quiera dar a entender ampliar o fortificar). (Éx 1:11.)
Estos eruditos creen que Zoan (Avaris-Ramesés, como la identifican ellos) era la capital de Egipto en aquel entonces, pero la Biblia dice que Ramesés era simplemente un ‘lugar de depósito’. Y al sostener que el Faraón del éxodo era Ramsés II debido a que este alega haber construido la ciudad de Ramesés (o, para ser exactos, un lugar denominado Per-Ramsés), pasan por alto el hecho de que la construcción de la Ramesés bíblica comenzó por lo menos ochenta años antes del éxodo (antes del nacimiento de Moisés; Éx 1:11–2:10), mientras que los historiadores atribuyen a Ramsés II un reinado de solo unos sesenta y seis años. (Véase RAAMSÉS, RAMESÉS.)
Por lo tanto, subsiste la duda en cuanto a por qué “el campo de Zoan” parece ser una expresión paralela a “la tierra de Egipto” con relación a los hechos milagrosos de Jehová. Aunque no se puede descartar una posible relación entre Zoan y la corte de Faraón, también es perfectamente posible que el salmista utilizase Zoan como nombre paralelo al de Egipto porque al parecer era una de las ciudades más antiguas de ese país. O podría deberse a su importancia y a que estaba ubicada a la entrada de Egipto para los que iban desde Palestina, siendo, quizás, la primera ciudad importante que encontró la familia de Jacob cuando entró en aquel país. (Compárese con Isa 30:2-4; véase HANÉS.) Al estar situada cerca del extremo N. de Egipto, la expresión su “campo” incluso podría hacer referencia de manera figurada a todo el valle del Nilo que se extiende hacia el S., hasta el límite meridional de Egipto.
SALMO 78:24)
“Y siguió haciendo llover sobre ellos maná para comer, y el grano del cielo les dio.”
w06 15/7 pág. 11 Puntos sobresalientes de los libros tercero y cuarto de los Salmos
78:24, 25; nota. ¿Por qué se llama al maná “el grano del cielo” y “el pan mismo de ángeles”? Ninguna de las dos expresiones da a entender que el maná fuera la comida de los ángeles. Era “el grano del cielo” porque de ahí venía (Salmo 105:40). Puesto que los ángeles —o “poderosos”— viven en el cielo, la expresión “el pan mismo de ángeles” bien pudiera significar sencillamente que provenía de Dios, quien mora en los cielos (Salmo 11:4). También es posible que Jehová usara a ángeles para suministrar el maná a los israelitas.
it-2 pág. 288 Maná
El salmista llamó al maná “el grano del cielo” (Sl 78:24), “pan del cielo” (Sl 105:40) y “el pan mismo de poderosos” (Sl 78:25). Se dice que los ángeles son “poderosos en potencia” (Sl 103:20), de modo que podía llamárseles “poderosos”. Sin embargo, con estas palabras no se quiere decir que los ángeles coman maná, sino que Dios puede haber usado medios angélicos para proveerlo a los israelitas. (Compárese con Gál 3:19.) También puede ser que puesto que el cielo es la morada de los “poderosos”, la expresión “pan mismo de poderosos” simplemente señale a su origen celestial.
SALMO 78:25)
“Los hombres comieron el pan mismo de poderosos; provisiones les envió hasta satisfacción.”
w06 15/7 pág. 11 Puntos sobresalientes de los libros tercero y cuarto de los Salmos
78:24, 25; nota. ¿Por qué se llama al maná “el grano del cielo” y “el pan mismo de ángeles”? Ninguna de las dos expresiones da a entender que el maná fuera la comida de los ángeles. Era “el grano del cielo” porque de ahí venía (Salmo 105:40). Puesto que los ángeles —o “poderosos”— viven en el cielo, la expresión “el pan mismo de ángeles” bien pudiera significar sencillamente que provenía de Dios, quien mora en los cielos (Salmo 11:4). También es posible que Jehová usara a ángeles para suministrar el maná a los israelitas.
w99 15/8 pág. 25 Beneficiémonos del “grano del cielo”
La mención que hace el Salmo 78 de los “poderosos”, o “ángeles”, indica que Jehová posiblemente utilizara a los ángeles para suministrar el maná (Salmo 78:25; nota).
it-2 pág. 288 Maná
El salmista llamó al maná “el grano del cielo” (Sl 78:24), “pan del cielo” (Sl 105:40) y “el pan mismo de poderosos” (Sl 78:25). Se dice que los ángeles son “poderosos en potencia” (Sl 103:20), de modo que podía llamárseles “poderosos”. Sin embargo, con estas palabras no se quiere decir que los ángeles coman maná, sino que Dios puede haber usado medios angélicos para proveerlo a los israelitas. (Compárese con Gál 3:19.) También puede ser que puesto que el cielo es la morada de los “poderosos”, la expresión “pan mismo de poderosos” simplemente señale a su origen celestial.
SALMO 78:30)
“No se habían apartado de su deseo, mientras su alimento estaba aún en su boca,”
it-2 pág. 827 Residente forastero
Extraño. La palabra hebrea para extraño (zar) debe proceder de la raíz zur, que significa “apartarse; venir a ser un desconocido” (Sl 78:30; 69:8, Val), y tiene el significado básico de “aquel que se distancia o retira”. (Theological Dictionary of the Old Testament, edición de G. Botterweck y H. Ringgren, 1980, vol. 4, pág. 53.)
SALMO 78:40)
“¡Cuán a menudo se rebelaban contra él en el desierto, lo hacían sentirse herido en el desierto árido!”
w11 1/7 pág. 10 ¿Tiene Jehová sentimientos?
Analicemos los versículos 40 y 41 del Salmo 78.
Este salmo pone de manifiesto cómo reaccionó Jehová ante ciertos actos de los antiguos israelitas. Tras liberarlos de la esclavitud en Egipto, Jehová les propuso entrar en el pacto de la Ley y tener una relación única con él. Si obedecían sus leyes, llegarían a ser su “propiedad especial”, y él los usaría de manera extraordinaria para cumplir su propósito. Ellos accedieron, pero ¿cumplieron con su parte? (Éxodo 19:3-8.)
El salmista dice: “¡Cuán a menudo se rebelaban contra él en el desierto[!]” (versículo 40). Y añade: “Vez tras vez ponían a Dios a prueba” (versículo 41). Como muy bien nos deja ver el escritor, el pueblo se rebelaba constantemente. Su actitud irrespetuosa comenzó en el desierto, poco después de su liberación de Egipto. Allí empezaron a murmurar contra Dios, poniendo en duda que tuviera el poder y la intención de protegerlos (Números 14:1-4). Una obra de consulta para traductores bíblicos señala que la expresión “se rebelaban contra él” podría verterse como “endurecieron sus corazones contra Dios” o “le dijeron que no a Dios”. Con todo, en su misericordia, Jehová los perdonaba cuando se arrepentían. Sin embargo, con el tiempo caían en lo mismo. De modo que era el cuento de nunca acabar (Salmo 78:10-19, 38).
¿Cómo se sentía Jehová cada vez que aquel pueblo voluble le daba la espalda? El versículo 40 declara que “lo hacían sentirse herido”. Otra traducción dice que ellos “llenaron de tristeza” a Dios. Respecto a este versículo, cierta obra de consulta comenta: “Lo que aquí se quiere expresar es que la conducta de los hebreos causaba dolor, uno similar al que se siente cuando un hijo se rebela”. Así como un hijo desobediente puede ocasionar mucho dolor a sus padres, los israelitas rebeldes “causaban dolor [...] al Santo de Israel” (versículo 41).
¿Qué aprendemos de este salmo? Por un lado, que Jehová tiene un cariño intenso por sus siervos y que no se apresura a darlos por perdidos. Saber esto es realmente consolador. Sin embargo, también hemos visto que Jehová es sensible y que nuestra conducta puede afectar sus sentimientos.
SALMO 78:41)
“Y vez tras vez ponían a Dios a prueba, y causaban dolor aun al Santo de Israel.”
w11 1/7 pág. 10 ¿Tiene Jehová sentimientos?
Analicemos los versículos 40 y 41 del Salmo 78.
Este salmo pone de manifiesto cómo reaccionó Jehová ante ciertos actos de los antiguos israelitas. Tras liberarlos de la esclavitud en Egipto, Jehová les propuso entrar en el pacto de la Ley y tener una relación única con él. Si obedecían sus leyes, llegarían a ser su “propiedad especial”, y él los usaría de manera extraordinaria para cumplir su propósito. Ellos accedieron, pero ¿cumplieron con su parte? (Éxodo 19:3-8.)
El salmista dice: “¡Cuán a menudo se rebelaban contra él en el desierto[!]” (versículo 40). Y añade: “Vez tras vez ponían a Dios a prueba” (versículo 41). Como muy bien nos deja ver el escritor, el pueblo se rebelaba constantemente. Su actitud irrespetuosa comenzó en el desierto, poco después de su liberación de Egipto. Allí empezaron a murmurar contra Dios, poniendo en duda que tuviera el poder y la intención de protegerlos (Números 14:1-4). Una obra de consulta para traductores bíblicos señala que la expresión “se rebelaban contra él” podría verterse como “endurecieron sus corazones contra Dios” o “le dijeron que no a Dios”. Con todo, en su misericordia, Jehová los perdonaba cuando se arrepentían. Sin embargo, con el tiempo caían en lo mismo. De modo que era el cuento de nunca acabar (Salmo 78:10-19, 38).
¿Cómo se sentía Jehová cada vez que aquel pueblo voluble le daba la espalda? El versículo 40 declara que “lo hacían sentirse herido”. Otra traducción dice que ellos “llenaron de tristeza” a Dios. Respecto a este versículo, cierta obra de consulta comenta: “Lo que aquí se quiere expresar es que la conducta de los hebreos causaba dolor, uno similar al que se siente cuando un hijo se rebela”. Así como un hijo desobediente puede ocasionar mucho dolor a sus padres, los israelitas rebeldes “causaban dolor [...] al Santo de Israel” (versículo 41).
¿Qué aprendemos de este salmo? Por un lado, que Jehová tiene un cariño intenso por sus siervos y que no se apresura a darlos por perdidos. Saber esto es realmente consolador. Sin embargo, también hemos visto que Jehová es sensible y que nuestra conducta puede afectar sus sentimientos.
SALMO 78:43)
“de cómo puso sus señales en Egipto mismo y sus milagros en el campo de Zoan;”
it-2 págs. 1235-1236 Zoan
En el Salmo 78:12, 43, la expresión “campo de Zoan” se emplea paralelamente a la “tierra de Egipto” al hablar de los actos milagrosos de Jehová a favor de Israel que condujeron al éxodo. Esta analogía ha llevado a algunos eruditos a afirmar que los encuentros de Moisés con Faraón ocurrieron en Zoan. Por la misma razón, se ha intentado vincular Zoan (Tanis) con la ciudad de Ramesés, así como con la Avaris que Manetón menciona en su relato sobre los reyes “hicsos”. Por lo tanto, varias obras de consulta modernas dicen que el nombre de Zoan cambió a Avaris bajo la dominación de los “hicsos”, luego pasó a Ramesés bajo la dinastía ramésida y finalmente volvió a llamarse Zoan (en su forma griega, Tanis). Debe notarse, sin embargo, que la Biblia utiliza el nombre Zoan de forma consecuente tanto en el período anterior al éxodo (en el tiempo de Abrahán), como en el tiempo del éxodo, y hasta tan tarde como en los siglos VIII, VII y VI a. E.C. (en el tiempo de los profetas Isaías y Ezequiel).
Si Zoan fuera el lugar donde Moisés se entrevistó con Faraón, serviría de indicio sobre el punto de partida del éxodo. Sin embargo, hay que analizar varios argumentos que ponen en duda esta posibilidad. Si Zoan fuera realmente el lugar mencionado, la expresión “el campo de Zoan” no debería considerarse como un simple paralelo de “la tierra de Egipto”, sino como una expresión mucho más concreta que designaría la localidad específica donde ocurrieron los milagros. Aplicarle a la expresión un sentido tan restrictivo no encaja con la situación que se narra, porque las diez plagas no afectaron a una única zona de Egipto (como, por ejemplo, una parte del Delta), sino al país entero. Este hecho parece apoyar la idea de que “el campo de Zoan” se usa en paralelo con “la tierra de Egipto”.
Los eruditos modernos que sitúan la residencia de Faraón en Zoan (según su hipótesis, también llamada Avaris o Ramesés) en el tiempo del éxodo también carecen de apoyo bíblico en varios aspectos. La Biblia dice que el primer encuentro de Moisés con Faraón tuvo lugar a orillas del río Nilo. (Éx 7:14, 15.) Zoan (Tanis) no se halla junto al río propiamente dicho, sino al final de una de las ramificaciones que antiguamente partían del curso principal. En su intento de ubicar la ciudad de Ramesés en el mismo lugar que Zoan, o Tanis, también pasan por alto el hecho de que la ciudad de Zoan ya existía en los tiempos de Abrahán, mientras que la Raamsés bíblica (“Ramesés”, Val) la empezaron a construir los israelitas unos cuatrocientos años más tarde (a no ser que con la expresión ‘edificar’ la Biblia quiera dar a entender ampliar o fortificar). (Éx 1:11.)
Estos eruditos creen que Zoan (Avaris-Ramesés, como la identifican ellos) era la capital de Egipto en aquel entonces, pero la Biblia dice que Ramesés era simplemente un ‘lugar de depósito’. Y al sostener que el Faraón del éxodo era Ramsés II debido a que este alega haber construido la ciudad de Ramesés (o, para ser exactos, un lugar denominado Per-Ramsés), pasan por alto el hecho de que la construcción de la Ramesés bíblica comenzó por lo menos ochenta años antes del éxodo (antes del nacimiento de Moisés; Éx 1:11–2:10), mientras que los historiadores atribuyen a Ramsés II un reinado de solo unos sesenta y seis años. (Véase RAAMSÉS, RAMESÉS.)
Por lo tanto, subsiste la duda en cuanto a por qué “el campo de Zoan” parece ser una expresión paralela a “la tierra de Egipto” con relación a los hechos milagrosos de Jehová. Aunque no se puede descartar una posible relación entre Zoan y la corte de Faraón, también es perfectamente posible que el salmista utilizase Zoan como nombre paralelo al de Egipto porque al parecer era una de las ciudades más antiguas de ese país. O podría deberse a su importancia y a que estaba ubicada a la entrada de Egipto para los que iban desde Palestina, siendo, quizás, la primera ciudad importante que encontró la familia de Jacob cuando entró en aquel país. (Compárese con Isa 30:2-4; véase HANÉS.) Al estar situada cerca del extremo N. de Egipto, la expresión su “campo” incluso podría hacer referencia de manera figurada a todo el valle del Nilo que se extiende hacia el S., hasta el límite meridional de Egipto.
SALMO 78:45)
“Procedió a enviar sobre ellos tábanos, para que estos se los comieran; y ranas, para que estas los arruinaran.”
it-2 pág. 1077 Tábano
TÁBANO
(heb. ʽa•róv).
No se sabe con certeza qué insecto en particular designa la palabra hebrea mencionada en las Escrituras al hablar de la cuarta plaga de Egipto, la primera que no afectó a los israelitas en Gosén. (Éx 8:21, 22, 24, 29, 31; Sl 78:45; 105:31.) ʽA•róv se ha traducido, aunque no siempre de manera uniforme, de diversos modos: “tábanos” (EMN, 1988; FS; NC; Mod; NM; VP), “moscas” (ATI; Val, 1989), “insectos” (BAS), “mosca de perro” (LXX), “mosquitos” (Val, 1989, nota [Éx 8:21]), “todo género de moscas” (Scío; compárese con BR, TA) y “mezcla de animales dañinos” (HM; compárese con DK).
El término castellano “tábano” abarca diversas especies. La hembra del tábano horada la piel de animales y personas para chupar su sangre, y produce terribles picaduras. En algunas comarcas africanas se desarrollan en tal cantidad que imposibilitan la permanencia y hasta el tránsito por ellas. Por lo tanto, una plaga de tales insectos debió acarrear gran sufrimiento a los egipcios y sus ganados, y, en ciertos casos, incluso la muerte.
SALMO 78:70)
“Y así escogió a David su siervo, y lo tomó de los apriscos del rebaño.”
it-1 pág. 635 David
Toda la formación que obtuvo mientras cuidaba de las ovejas le preparó para una función más importante: pastorear al pueblo de Jehová, tal como está escrito: “[Jehová] escogió a David su siervo, y lo tomó de los apriscos del rebaño. De seguir las hembras que amamantaban lo trajo para ser pastor sobre Jacob, su pueblo, y sobre Israel, su herencia”. (Sl 78:70, 71; 2Sa 7:8.) No obstante, cuando David dejó por primera vez las ovejas de su padre, no fue para desempeñar el poder del reino.
SALMO 78:71)
“De seguir las hembras que amamantaban lo trajo para ser pastor sobre Jacob, su pueblo, y sobre Israel, su herencia.”
it-1 pág. 635 David
Toda la formación que obtuvo mientras cuidaba de las ovejas le preparó para una función más importante: pastorear al pueblo de Jehová, tal como está escrito: “[Jehová] escogió a David su siervo, y lo tomó de los apriscos del rebaño. De seguir las hembras que amamantaban lo trajo para ser pastor sobre Jacob, su pueblo, y sobre Israel, su herencia”. (Sl 78:70, 71; 2Sa 7:8.) No obstante, cuando David dejó por primera vez las ovejas de su padre, no fue para desempeñar el poder del reino.

ESTUDIO BÍBLICO DE LA CONGREGACIÓN (30 MINS.): IA CAP. 20 PÁRRS. 1-13

párr. 2 (Juan 11:27) Ella le dijo: “Sí, Señor; yo he creído que tú eres el Cristo, el Hijo de Dios, Aquel que viene al mundo”.
párr. 4 (Juan 11:5) Ahora bien, Jesús amaba a Marta y a su hermana y a Lázaro.
párr. 5 (Luc. 7:44-47) Con eso, se volvió a la mujer y dijo a Simón: “¿Contemplas a esta mujer? Entré en tu casa; no me diste agua para los pies. Pero esta mujer me ha mojado los pies con sus lágrimas y los ha enjugado con sus cabellos.45 No me diste beso; pero esta mujer, desde la hora que entré, no ha dejado de besarme los pies tiernamente. 46 No me untaste la cabeza con aceite; pero esta mujer me ha untado los pies con aceite perfumado. 47 En virtud de esto, te digo, los pecados de ella, por muchos que sean, son perdonados, porque amó mucho; mas al que se le perdona poco, poco ama”.
párr. 8 (Luc. 10:40) Marta, por otra parte, estaba distraída atendiendo a muchos quehaceres. De modo que se acercó y dijo: “Señor, ¿no te importa que mi hermana me haya dejado sola para atender las cosas? Dile, por lo tanto, que me ayude”.
párr. 9 (Luc. 10:41, 42) En contestación, el Señor le dijo: “Marta, Marta, estás inquieta y turbada en cuanto a muchas cosas. 42 Son pocas, sin embargo, las cosas que se necesitan, o solo una. Por su parte, María escogió la buena porción, y no le será quitada”.
párr. 10 (Luc. 5:29) También, Leví le hizo un gran banquete de recepción en su casa; y había una gran muchedumbre de recaudadores de impuestos y otros que estaban con ellos reclinados a la mesa.
párr. 13 (Mat. 5:3) “Felices son los que tienen conciencia de su necesidad espiritual, puesto que a ellos pertenece el reino de los cielos.
párr. 13 (Rom. 1:11, 12) Porque anhelo verlos, para impartirles algún don espiritual a fin de que se les haga firmes; 12 o, más bien, para que haya un intercambio de estímulo entre ustedes, por cada uno mediante la fe del otro, tanto la de ustedes como la mía.

LA ATALAYA (ESTUDIO) (2016)

SEMANA DEL 18 AL 24 DE JULIO DE 2016

¿SIGUE LA BIBLIA CAMBIANDO SU PERSONALIDAD?

(Hebreos 4:12) 12 Porque la palabra de Dios es viva, y ejerce poder, y es más aguda que toda espada de dos filos, y penetra hasta dividir entre alma y espíritu, y entre coyunturas y [su] tuétano, y puede discernir pensamientos e intenciones de[l] corazón.

[ 2 ]

(Efesios 4:31-32) 31 Que se quiten toda amargura maliciosa y cólera e ira y gritería y habla injuriosa, junto con toda maldad. 32 Más bien háganse bondadosos unos con otros, tiernamente compasivos, y perdónense liberalmente unos a otros, así como Dios también por Cristo liberalmente los perdonó a ustedes.
(Efesios 5:1-2) 5 Por lo tanto, háganse imitadores de Dios, como hijos amados, 2 y sigan andando en amor, así como el Cristo también los amó a ustedes y se entregó por ustedes como ofrenda y sacrificio a Dios para olor fragante.
(1 Pedro 2:21) 21 De hecho, ustedes fueron llamados a este [curso], porque hasta Cristo sufrió por ustedes, dejándoles dechado para que sigan sus pasos con sumo cuidado y atención.

[ 4 ]

(Romanos 7:18) 18 Porque sé que en mí, es decir, en mi carne, nada bueno mora; porque la facultad de desear está presente conmigo, pero la facultad de obrar lo que es excelente no está [presente].
(Santiago 3:2) 2 Porque todos tropezamos muchas veces. Si alguno no tropieza en palabra, este es varón perfecto, capaz de refrenar también [su] cuerpo entero.

[ 5 ]

(1 Corintios 6:9-10) 9 ¡Qué! ¿No saben que los injustos no heredarán el reino de Dios? No se extravíen. Ni fornicadores, ni idólatras, ni adúlteros, ni hombres que se tienen para propósitos contranaturales, ni hombres que se acuestan con hombres, 10 ni ladrones, ni personas dominadas por la avidez, ni borrachos, ni injuriadores, ni los que practican extorsión heredarán el reino de Dios.
(Colosenses 3:9-10) 9 No estén mintiéndose unos a otros. Desnúdense de la vieja personalidad con sus prácticas, 10 y vístanse de la nueva [personalidad], que mediante conocimiento exacto va haciéndose nueva según la imagen de Aquel que la ha creado,

[ 6 ]

(Juan 6:44) 44 Nadie puede venir a mí a menos que el Padre, que me envió, lo atraiga; y yo lo resucitaré en el último día.

[ 7 ]

(Juan 3:16) 16 ”Porque tanto amó Dios al mundo que dio a su Hijo unigénito, para que todo el que ejerce fe en él no sea destruido, sino que tenga vida eterna.
(Romanos 7:24-25) 24 ¡Hombre desdichado que soy! ¿Quién me librará del cuerpo que está padeciendo esta muerte? 25 ¡Gracias a Dios mediante Jesucristo nuestro Señor! Así pues, con [mi] mente yo mismo soy esclavo a la ley de Dios, pero con [mi] carne a la ley del pecado.
(1 Juan 2:1-2) 2 Hijitos míos, les escribo estas cosas para que no cometan un pecado. Y no obstante, si alguno comete un pecado, tenemos un ayudante para con el Padre, a Jesucristo, uno que es justo. 2 Y él es un sacrificio propiciatorio por nuestros pecados, pero no solo por los nuestros, sino también por los de todo el mundo.
(1 Timoteo 1:15) 15 Fiel y merecedor de plena aceptación es el dicho de que Cristo Jesús vino al mundo para salvar a pecadores. De estos yo soy el más notable.

[ 8 ]

(Salmos 15:1-5) 15 Oh Jehová, ¿quién será huésped en tu tienda? ¿Quién residirá en tu santa montaña? 2 El que está andando exento de falta y practicando la justicia y hablando la verdad en su corazón. 3 No ha calumniado con su lengua. A su compañero no ha hecho nada malo, y ningún oprobio ha repetido contra su conocido íntimo. 4 A sus ojos el despreciable ciertamente es rechazado, pero honra a los que temen a Jehová. Ha jurado a lo que es malo [para sí], y no obstante no [lo] altera. 5 No ha dado su dinero a interés, ni ha tomado un soborno contra el inocente. Al que está haciendo estas cosas, nunca se le hará tambalear.
(2 Corintios 13:11) 11 Finalmente, hermanos, continúen regocijándose, siendo reajustados, siendo consolados, pensando de acuerdo, viviendo pacíficamente; y el Dios de amor y de paz estará con ustedes.

[ 9 ]

(Efesios 4:22-24) 22 que ustedes deben desechar la vieja personalidad que se conforma a su manera de proceder anterior y que va corrompiéndose conforme a sus deseos engañosos; 23 pero que deben ser hechos nuevos en la fuerza que impulsa su mente, 24 y deben vestirse de la nueva personalidad que fue creada conforme a la voluntad de Dios en verdadera justicia y lealtad.

[ 11 ]

(Salmos 74:16) 16 A ti te pertenece el día; también, a ti te pertenece la noche. Tú mismo preparaste la lumbrera, aun el sol.
(Isaías 40:26) 26 Levanten los ojos a lo alto y vean. ¿Quién ha creado estas cosas? Es Aquel que saca el ejército de ellas aun por número, todas las cuales él llama aun por nombre. Debido a la abundancia de energía dinámica, porque él también es vigoroso en poder, ninguna [de ellas] falta.
(Isaías 40:29) 29 Está dando poder al cansado; y hace que abunde en plena potencia el que se halla sin energía dinámica.

[ 12 ]

(Job 2:3-5) 3 Y Jehová pasó a decir a Satanás: “¿Has fijado tu corazón en mi siervo Job, que no hay ninguno como él en la tierra, un hombre sin culpa y recto, temeroso de Dios y apartado del mal? Todavía está reteniendo firmemente su integridad, aunque tú me incitas contra él para que me lo trague sin causa”. 4 Pero Satanás respondió a Jehová y dijo: “Piel en el interés de piel, y todo lo que el hombre tiene lo dará en el interés de su alma. 5 Para variar, sírvete alargar la mano, y toca hasta su hueso y su carne, [y ve] si no te maldice en tu misma cara”.
(Proverbios 27:11) 11 Sé sabio, hijo mío, y regocija mi corazón, para que pueda responder al que me está desafiando con escarnio.
(2 Pedro 1:5-7) 5 Sí; por esta misma razón, contribuyendo ustedes en respuesta todo esfuerzo solícito, suministren a su fe, virtud; a [su] virtud, conocimiento; 6 a [su] conocimiento, autodominio; a [su] autodominio, aguante; a [su] aguante, devoción piadosa; 7 a [su] devoción piadosa, cariño fraternal; a [su] cariño fraternal, amor.
(Colosenses 3:12) 12 De consiguiente, como escogidos de Dios, santos y amados, vístanse de los tiernos cariños de la compasión, la bondad, la humildad mental, la apacibilidad y la gran paciencia.
(Romanos 8:5) 5 Porque los que están en conformidad con la carne fijan la mente en las cosas de la carne; pero los que están en conformidad con el espíritu, en las cosas del espíritu.
(Romanos 12:9) 9 Sea [su] amor sin hipocresía. Aborrezcan lo que es inicuo; adhiéranse a lo que es bueno.

[ 14 ]

(Romanos 12:2) 2 Y cesen de amoldarse a este sistema de cosas; más bien, transfórmense rehaciendo su mente, para que prueben para ustedes mismos lo que es la buena y la acepta y la perfecta voluntad de Dios.
(Lucas 11:13) 13 Por lo tanto, si ustedes, aunque son inicuos, saben dar buenos regalos a sus hijos, ¡con cuánta más razón dará el Padre en el cielo espíritu santo a los que le piden!”.
(Gálatas 5:22-23) 22 Por otra parte, el fruto del espíritu es: amor, gozo, paz, gran paciencia, benignidad, bondad, fe, 23 apacibilidad, autodominio. Contra tales cosas no hay ley.
(Proverbios 4:23) 23 Más que todo lo demás que ha de guardarse, salvaguarda tu corazón, porque procedentes de él son las fuentes de la vida.

[ 16 ]

(Salmos 37:31) 31 La ley de su Dios está en su corazón; sus pasos no vacilarán.
(Proverbios 23:12) 12 De veras trae tu corazón a la disciplina, y tu oído a los dichos del conocimiento.
(Gálatas 5:16-17) 16 Pero digo: Sigan andando por espíritu y no llevarán a cabo ningún deseo carnal. 17 Porque la carne está contra el espíritu en su deseo, y el espíritu contra la carne; porque estos están opuestos el uno al otro, de manera que las mismísimas cosas que ustedes quisieran hacer, no las hacen.

[ 19 ]

(Salmos 25:14) 14 La intimidad con Jehová pertenece a los que le temen, también su pacto, para hacer que lo conozcan.
(Salmos 34:8) 8 Gusten y vean que Jehová es bueno; feliz es el hombre físicamente capacitado que se refugia en él.

Clic en la Imagen para Descargar la información completa en archivo digital para Computadora de escritorio, portátil, tableta, móvil y Smartphone

Descargar información para el Estudio Personal para Computadora de escritorio, portátil, tableta, móvil y Smartphone

Descargar información para el Estudio Personal para Computadora de escritorio, portátil, tableta, móvil y Smartphone

BUSCAR CONTENIDOS

Búsqueda personalizada

ADD THIS