Descarga cada semana Información de Estudio para Reuniones Cristianas

Búsqueda personalizada

Puntos Sobresalientes de Gálatas, Efesios, Filipenses, Colosenses, 1 - 2 Tesalonicenses y 1 - 2 Timoteo

Puntos Sobresalientes de la Lectura de la Biblia: Gálatas, Efesios, Filipenses, Colosenses, 1 - 2 Tesalonicenses y 1 - 2 Timoteo

Puntos sobresalientes de la lectura de la Biblia: Gálatas, Efesios, Filipenses, Colosenses, 1 - 2 Tesalonicenses y 1 - 2 Timoteo


Nota: Se suministra esta información como una ayuda para la preparación en línea. No se suministrarán archivos para la descarga, pero pueden copiar la información en su procesador de textos para editarla.


Puede seleccionar y escuchar la lectura de la Biblia en JW.org siguiendo los enlaces de cada libro

Luego podrá efectuar su propia investigación con la información disponible sobre el tema en la Watchtower Library que se ha recopilado en la misma sección. ¡Se sugiere preparar comentarios de 30 segundos en sus propias palabras!


TABLA DE CONTENIDOS


PUNTOS SOBRESALIENTES DEL LIBRO DE GÁLATAS


Clic para escuchar la lectura de la Biblia en JW.org

Gálatas


*** it-1 pág. 984 Gálatas, Carta a los ***

PUNTOS SOBRESALIENTES DE GÁLATAS

Carta que subraya el aprecio por la libertad de que disfrutan los cristianos verdaderos mediante Jesucristo
Escrita uno o varios años después de haber informado a los gálatas sobre la decisión del cuerpo gobernante de que no es necesario que los cristianos se circunciden
Pablo defiende su apostolado
El apostolado de Pablo no fue de origen humano, sino que su designación provino de Jesucristo y del Padre; antes de comenzar a declarar las buenas nuevas, no tuvo contacto con los apóstoles en Jerusalén, y no hizo una breve visita a Cefas y Santiago hasta tres años más tarde (1:1, 13-24)
Las buenas nuevas que proclamó no las recibió de ningún hombre, sino mediante una revelación de Jesucristo (1:10-12)
Con motivo de una revelación, Pablo, Bernabé y Tito fueron a Jerusalén por la cuestión de la circuncisión; Santiago, Pedro y Juan no le comunicaron nada nuevo, y además reconocieron que había sido comisionado como apóstol a las naciones (2:1-10)
Pablo censuró a Pedro cuando en Antioquía este se separó impropiamente de los creyentes gentiles por temor a ciertos hermanos de Jerusalén que estaban de visita (2:11-14)
Solo se declara justa a una persona mediante la fe en Cristo, no mediante obras de ley
Si pudiera declararse justo a alguien mediante obras de ley, entonces la muerte de Cristo habría sido innecesaria (2:15-21)
Los gálatas recibieron el espíritu de Dios porque respondieron con fe a las buenas nuevas, no debido a obras de ley (3:1-5)
Los verdaderos hijos de Abrahán son los que tienen una fe semejante a la suya (3:6-9, 26-29)
Debido a que no pueden cumplir la Ley a la perfección, los que intentan probarse justos mediante las obras de la Ley están bajo una maldición (3:10-14)
La Ley no invalidó la promesa dependiente del pacto abrahámico, pero sirvió para poner de manifiesto las transgresiones y actuó como un tutor que conducía a Cristo (3:15-25)
Mantengámonos firmes en nuestra libertad cristiana
La muerte de Jesucristo liberó a los que estaban bajo ley e hizo posible que llegaran a ser hijos de Dios (4:1-7)
Volver a observar días, meses, sazones y años significaría regresar a la esclavitud y colocarse en una posición semejante a la de Ismael, el hijo de la esclava Agar, quien fue despedido junto con su madre de la casa de Abrahán (4:8-31)
Puesto que se les había liberado del pecado y ya no estaban atados a la Ley, tenían que rechazar a todo aquel que los incitara a aceptar el yugo de la esclavitud (1:6-9; 5:1-12; 6:12-16)
No abusemos de nuestra libertad, sino, más bien, sometámonos a la influencia del espíritu de Dios, y de este modo manifestemos su fruto en nuestra vida y evitemos las obras de la carne (5:13-26)
Reajustemos con espíritu de apacibilidad al que da un paso en falso; sin embargo, cada uno de nosotros ha de llevar su propia carga de responsabilidad (6:1-5)

*** si págs. 218-219 Libro bíblico número 48: Gálatas ***

CONTENIDO DE GÁLATAS

7 Pablo defiende su apostolado (1:1–2:14). Después de saludar a las congregaciones de Galacia, Pablo se maravilla de que se las aleje tan rápidamente a otro tipo de buenas nuevas, y declara firmemente: “Aunque nosotros o un ángel del cielo les declarara como buenas nuevas algo que fuera más allá de lo que nosotros les declaramos como buenas nuevas, sea maldito”. Las buenas nuevas que él ha declarado no son de origen humano, ni le fueron enseñadas, “salvo mediante revelación por Jesucristo”. Anteriormente, como exponente celoso del judaísmo, Pablo había perseguido a la congregación de Dios, pero entonces Dios lo había llamado por Su bondad inmerecida para que declarara a las naciones las buenas nuevas acerca de su Hijo. No fue sino hasta tres años después de su conversión cuando subió a Jerusalén, y entonces, de los apóstoles, vio solamente a Pedro, así como a Santiago el hermano del Señor. Las congregaciones de Judea no lo conocían personalmente, aunque oían acerca de él frecuentemente y “empezaron a glorificar a Dios” a causa de él (1:8, 12, 24).
8 Después de 14 años Pablo subió de nuevo a Jerusalén y explicó privadamente las buenas nuevas que predicaba. Ni siquiera se requirió que su compañero Tito, aunque era griego, se circuncidara. Cuando Santiago, Cefas y Juan vieron que a Pablo se le habían encomendado las buenas nuevas para los incircuncisos, como a Pedro las buenas nuevas para los circuncisos, dieron a Pablo y Bernabé la mano derecha de la coparticipación para que fueran a las naciones, mientras ellos mismos iban a los circuncisos. Cuando Cefas vino a Antioquía y no anduvo rectamente “conforme a la verdad de las buenas nuevas” por temor a la clase circuncisa, Pablo lo reprendió delante de todos ellos (2:14).
9 Declarados justos por fe, no por ley (2:15–3:29). Nosotros los judíos sabemos, sostiene Pablo, “que el hombre no es declarado justo debido a obras de ley, sino únicamente por medio de fe para con Cristo Jesús”. Él ahora vive en unión con Cristo y está vivo por fe para hacer la voluntad de Dios. “Si la justicia es mediante ley, Cristo realmente murió en balde” (2:16, 21).
10 ¿Son tan insensatos los gálatas como para creer que, habiendo empezado por recibir el espíritu debido a fe, pueden terminar sirviendo a Dios por obras de Ley? Es el oír por fe lo que cuenta, como sucedió en el caso de Abrahán, quien “puso fe en Jehová, y le fue contado por justicia”. Ahora bien, según la promesa de Dios “los que se adhieren a la fe están siendo bendecidos junto con el Abrahán que tuvo fe”. Han sido librados de la maldición de la Ley por la muerte de Cristo en el madero. Cristo es la Descendencia de Abrahán, y la Ley hecha 430 años después no anula la promesa acerca de esa Descendencia. Entonces, ¿qué propósito tuvo la Ley? Fue “nuestro tutor que nos [condujo] a Cristo, para que se nos declarara justos debido a fe”. Ya no estamos bajo el tutor, ni hay ya distinción alguna entre judío y griego, pues todos son uno en unión con Cristo Jesús y “realmente son descendencia de Abrahán, herederos respecto a una promesa” (3:6, 9, 24, 29).
11 Mantenerse firmes en la libertad cristiana (4:1–6:18). Dios envió a su Hijo para librar a los que están bajo Ley, para que ‘recibiesen la adopción de hijos’ (4:5). Así, pues, ¿por qué volver de nuevo a ser esclavos de las débiles y miserables cosas elementales? Dado que los gálatas ahora están observando días y meses y sazones y años, Pablo teme que el trabajo que ha hecho a favor de ellos se haya desperdiciado. En la primera visita que les hizo, ellos recibieron a Pablo como a un ángel de Dios. ¿Ha llegado él ahora a ser su enemigo porque les dice la verdad? Que los que quieren estar bajo Ley oigan lo que la Ley dice: Abrahán adquirió dos hijos mediante dos mujeres. Una mujer, la sirvienta, Agar, corresponde a la nación carnal de Israel, sujeta a Jehová por el pacto de la Ley de Moisés, un pacto que da a luz hijos para esclavitud. Sin embargo, la mujer libre, Sara, corresponde a la Jerusalén de arriba, quien, dice Pablo, “es libre, y ella es nuestra madre”. “¿Qué dice la Escritura?”, pregunta Pablo. Esto: “De ningún modo será heredero el hijo de la sirvienta con el hijo de la mujer libre”. Y nosotros no somos hijos de una sirvienta, “sino de la mujer libre” (4:30, 31).
12 Pablo explica que la circuncisión o la ausencia de ella no significa nada; es la fe que funciona mediante el amor lo que cuenta. Toda la Ley se cumple en el dicho: “Tienes que amar a tu prójimo como a ti mismo”. Sigan andando por espíritu, pues “si se les conduce por espíritu, no están bajo ley”. En cuanto a las obras de la carne, Pablo advierte “que los que practican tales cosas no heredarán el reino de Dios”. En claro contraste describe el fruto del espíritu, contra el cual no hay ley, y añade: “Si estamos viviendo por espíritu, sigamos andando ordenadamente también por espíritu”, y desechemos el egoísmo y la envidia (5:14, 18, 21, 25).
13 Si un hombre da un paso en falso antes de darse cuenta de ello, los que están espiritualmente capacitados deben tratar de reajustarlo “con espíritu de apacibilidad”. Los cristianos cumplen la ley del Cristo llevándose las cargas unos a otros, pero cada uno debe llevar su propia carga de responsabilidad al probar lo que es su propia obra. La persona segará de acuerdo con lo que siembre, o corrupción de la carne o vida eterna del espíritu. Los que quieren que los gálatas se circunciden procuran simplemente agradar a hombres y evitar la persecución. Lo de vital importancia no es haberse circuncidado ni ser incircunciso, sino una nueva creación. Habrá paz y misericordia para los que andan ordenadamente de acuerdo con esta regla de conducta, sí, sobre “el Israel de Dios” (6:1, 16).

*** w08 15/8 pág. 26 Puntos sobresalientes de las cartas a los Gálatas, a los Efesios, a los Filipenses y a los Colosenses ***

¿CÓMO SON “DECLARADOS JUSTOS” LOS CRISTIANOS?

(Gál. 1:1–6:18)
Como los astutos judaizantes tratan de desacreditar al apóstol Pablo, él defiende su nombramiento mencionando algunos detalles de su vida (Gál. 1:11–2:14). Y para rebatir sus enseñanzas falsas, Pablo les dice a los gálatas que “el hombre no es declarado justo debido a obras de ley, sino únicamente por medio de fe para con Cristo Jesús” (Gál. 2:16).
Luego añade que Jesús “libr[ó] por compra a los que se hallaban bajo ley” para que disfrutaran de la libertad cristiana, y los exhorta a que sigan “firmes, y no se dejen restringir otra vez en un yugo de esclavitud” (Gál. 4:4, 5; 5:1).

Respuestas a preguntas bíblicas:

3:16-18, 28, 29. ¿Continúa vigente el pacto abrahámico? Sí. El pacto de la Ley no invalidó el que Dios había hecho con Abrahán; solo se añadió a este. Por tanto, el pacto abrahámico continuó vigente después de que se abolió la Ley (Efe. 2:15). Quienes reciben las promesas son la verdadera “descendencia” de Abrahán: Jesucristo, que es la parte principal, y los que “pertenecen a Cristo”.
6:2. ¿Qué es “la ley del Cristo”? Son todas las enseñanzas y mandatos de Jesús, particularmente el mandamiento de que los cristianos “se amen unos a otros” (Juan 13:34).
6:8. ¿Qué significa ‘sembrar con miras al espíritu’? Significa vivir de tal manera que el espíritu santo pueda obrar con total libertad en nosotros. Implica participar de todo corazón en las actividades cristianas, las cuales fomentan el libre fluir del espíritu.

Lecciones para nosotros:

1:6-9. Los superintendentes cristianos tienen que actuar sin demora cuando surgen problemas en la congregación. Si se valen de las Escrituras y de argumentos lógicos, lograrán rebatir sin problemas los razonamientos falsos.
2:20. El rescate es un regalo que Dios nos ha hecho a cada uno de nosotros. Así es como tenemos que aprender a verlo (Juan 3:16).
5:7-9. Las malas compañías pueden impedir que sigamos obedeciendo la verdad. Por eso debemos evitarlas.
6:1, 2, 5. “Los que tienen las debidas cualidades espirituales” pueden ayudarnos a llevar las cargas, tales como las dificultades que enfrentamos por haber dado algún paso en falso. En cambio, la carga de nuestras responsabilidades espirituales la tenemos que llevar nosotros mismos.

*** w90 15/11 pág. 23 ¡Estén firmes en la libertad cristiana! ***

¡Estén firmes en la libertad cristiana!

Puntos sobresalientes de Gálatas

JEHOVÁ es el Dios de la libertad. (2 Corintios 3:17.) Su Hijo Jesucristo dijo: “Conocerán la verdad, y la verdad los libertará”. (Juan 8:32.) Y en imitación de Cristo, el apóstol Pablo predicó las buenas nuevas de la libertad. (Romanos 6:18; 8:21.)
Mediante la declaración de aquel mensaje dador de libertad Pablo estableció las congregaciones de Galacia (provincia romana de Asia Menor) durante su primer viaje misional (47-48 E.C.). Los gálatas sabían de la decisión que había expresado el cuerpo gobernante de que la circuncisión no era un requisito para los cristianos. (Hechos 15:22-29.) Pero los judaizantes procuraban esclavizarlos insistiendo en que se circuncidaran. Por eso Pablo recalcó el asunto de la libertad cristiana en la carta que escribió a los gálatas desde Corinto o Antioquía de Siria alrededor de 50-52 E.C. Por ejemplo, dijo: “Para [...] libertad Cristo nos libertó. Por lo tanto, estén firmes, y no se dejen restringir otra vez en un yugo de esclavitud”. (Gálatas 5:1.)

Pablo defiende su apostolado

En primer lugar, Pablo mostró que su apostolado era “mediante Jesucristo y Dios” (1:1–2:14). Debido a una revelación, Pablo (y con él Bernabé y Tito) fue a Jerusalén para considerar el asunto de la circuncisión. Allí Santiago, Cefas (Pedro) y Juan reconocieron que Pablo había sido facultado para ser apóstol a las naciones. Y cuando más tarde Pedro se separó de los creyentes gentiles en Antioquía por temor a los cristianos judíos de Jerusalén, Pablo lo censuró.

¿Cómo se les declara justos?

El apóstol también hizo saber vigorosamente que solo por fe en Jesucristo puede alguien ser declarado justo (2:15–3:29). Los gálatas no recibieron el espíritu de Dios por obras de ley, sino porque aceptaron con fe las buenas nuevas. Los verdaderos hijos de Abrahán tienen fe, pero los que tratan de demostrar que son justos por “obras de ley están bajo maldición”. ¿Por qué? Porque no pueden observar la Ley perfectamente. En realidad la Ley ponía de manifiesto las transgresiones y era un ‘tutor que los conducía a Cristo’.

¡Estén firmes!

Por su muerte, Cristo ‘libró a los que se hallaban bajo ley’. Pero sus seguidores tienen que estar firmes en la libertad cristiana (4:1–6:18). De modo que los gálatas tenían que resistir a cualquiera que tratara de persuadirlos para que aceptaran un yugo de esclavitud. Además, no debían abusar de su libertad, sino evitar las “obras de la carne” y desplegar el fruto del espíritu de Dios. Los que procuraban esclavizarlos a la Ley querían “presentar una apariencia agradable en la carne”, evitar persecución y tener causa para jactarse. No obstante, Pablo mostró que ni la circuncisión ni la incircuncisión son nada. Más bien, “una nueva creación es algo”. Oró para que hubiera paz y misericordia sobre el Israel espiritual, los que pertenecen a esa nueva creación.
La carta de Pablo a los gálatas les ayudó a resistir a los que procuraban esclavizarlos espiritualmente. Que también nos ayude a nosotros a desplegar el fruto del espíritu y a estar firmes en la libertad cristiana.

[Ilustración/Recuadro en la página 23]

Marcas: “Que nadie me esté causando molestias —escribió Pablo—, porque llevo en mi cuerpo las marcas de un esclavo de Jesús”. (Gálatas 6:17.) Entre paganos de la antigüedad se marcaba a los esclavos para indicar quiénes eran sus dueños. En la carne se les marcaban con fuego, o se les inscribían, diversos diseños. Parece que los muchos abusos físicos de que fue objeto Pablo debido a su servicio cristiano dejaron cicatrices en su cuerpo, y esto daba testimonio de su afirmación de que era un esclavo fiel que pertenecía a Cristo, uno que había sido perseguido por causa de Él. (2 Corintios 11:23-27.) Puede que estas hayan sido “las marcas” a las que Pablo se refirió, o quizás haya estado pensando en la vida que llevaba como cristiano, al desplegar el fruto del espíritu de Dios y efectuar su ministerio.
[Ilustración]
A los esclavos romanos se les obligaba a servir a sus amos, pero Pablo era esclavo de Jesucristo voluntariamente y con gozo

PUNTOS SOBRESALIENTES DEL LIBRO DE EFESIOS


Clic para escuchar la lectura de la Biblia en JW.org

Efesios


*** it-1 pág. 759 Efesios, Carta a los ***

PUNTOS SOBRESALIENTES DE EFESIOS

Esta carta enfoca la atención en una administración que resulta en paz y unidad con Dios mediante Jesucristo
Pablo escribió esta carta a la congregación de Éfeso, ciudad portuaria de la costa O. de Asia Menor, durante su encarcelamiento en Roma
El propósito de Dios de conseguir paz y unidad mediante Jesucristo
Como expresión de su gran bondad amorosa, Dios predeterminó adoptar como hijos mediante Jesucristo a algunos seres humanos (1:1-7)
Dios se propuso una administración (una forma de manejar los asuntos de su casa) por medio de la cual reuniría con Él, mediante Cristo, a los escogidos para estar en los cielos y a los que vivirían en la Tierra (1:8-14)
Pablo ora para que los efesios puedan entender a cabalidad y apreciar la maravillosa provisión que Dios hizo para ellos mediante Cristo (1:15-23; 3:14-21)
Aquellos que reciben asignaciones elevadas en relación con Cristo estaban antes muertos en pecado; su salvación es un don de Dios, no un pago por las obras (2:1-10)
Por medio de Cristo se abolió la Ley y se colocó la base para que los judíos y los gentiles llegaran a ser un solo pueblo, miembros de la casa de Dios, un templo en el que Dios habitara en espíritu (2:11–3:7)
Los tratos de Dios con la congregación revelan, aun a los que están en lugares celestiales, la diversidad de su sabiduría (3:8-13)
Factores unificantes que Dios ha provisto: un cuerpo espiritual que compone la congregación, un solo espíritu, una esperanza, un Señor Jesucristo, un bautismo, un Dios y Padre (4:1-6)
Dádivas en hombres provistas por Cristo ayudan a todos a alcanzar la unidad en la fe; bajo su jefatura, todo el cuerpo funciona armoniosamente porque habla la verdad y manifiesta amor (4:7-16)
Pónganse la nueva personalidad, según la enseñanza y ejemplo de Cristo
Cristo es el ejemplo que debe seguirse, no las naciones; para ello se requiere una nueva personalidad (4:17-32)
Imiten a Dios; manifiesten la misma clase de amor que tuvo Cristo (5:1, 2)
Eviten el habla y la conducta inmorales; anden como hijos de la luz (5:3-14)
Cómprense tiempo; úsenlo para alabar a Jehová (5:15-20)
Con profundo respeto a Cristo, manifiesten la debida sujeción a esposos, padres y amos; muestren amorosa consideración a los que están a su cargo (5:21–6:9)
Cíñanse toda la armadura espiritual para que estén firmes ante las artimañas del Diablo
Tenemos una lucha contra fuerzas espirituales inicuas; la ayuda divina puede permitirnos resistir a estos enemigos de la paz y la unidad (6:10-13)
La armadura espiritual que proviene de Dios da protección completa; úsenla bien y oren en toda ocasión, incluyendo en sus súplicas a los santos (6:14-24)

*** si págs. 221-222 Libro bíblico número 49: Efesios ***

CONTENIDO DE EFESIOS

9 Dios se propone traer unidad mediante Cristo (1:1–2:22). Pablo el apóstol envía saludos. Dios ha de ser bendecido a causa de su gloriosa bondad inmerecida. Esta tiene que ver con el hecho de que Dios los ha escogido para que estén en unión con Jesucristo, por medio de quien tienen liberación por rescate mediante su sangre. Además, Dios ha hecho abundar su amor para con ellos al dar a conocer el secreto sagrado de su voluntad. Pues se ha propuesto una administración, “reunir todas las cosas de nuevo en el Cristo”, en unión con el cual a ellos también se les ha asignado como herederos (1:10). Como prenda por anticipado de esto, ellos han sido sellados por espíritu santo. Pablo ora que estén firmemente convencidos de la esperanza a la cual se les ha llamado y comprendan que Dios usará con relación a ellos el mismo poder que usó al resucitar a Cristo y colocarlo muy por encima de todo gobierno y autoridad y hacerlo Cabeza sobre todas las cosas en cuanto a la congregación.
10 Dios, por la riqueza de su misericordia y gran amor, los ha vivificado, aunque estaban muertos en sus ofensas y pecados, y los ha sentado juntos “en los lugares celestiales en unión con Cristo Jesús” (2:6). Todo esto es por bondad inmerecida y fe, y no es el resultado de obra alguna de ellos. Cristo es la paz de ellos que ha destruido el muro —la Ley de mandamientos— que había separado de los judíos a los gentiles. Ahora ambos pueblos tienen acceso al Padre mediante Cristo. Por lo tanto, los efesios ya no son extraños, sino que son “conciudadanos de los santos” y van creciendo para ser un templo santo donde habite Jehová por espíritu (2:19).
11 ‘El secreto sagrado del Cristo’ (3:1-21). Dios ha revelado ahora a sus santos apóstoles y profetas el “secreto sagrado del Cristo [...] que gente de las naciones hubieran de ser coherederos y miembros del cuerpo y participantes con nosotros de la promesa en unión con Cristo Jesús mediante las buenas nuevas” (3:4, 6). Por la bondad inmerecida de Dios, Pablo ha llegado a ser ministro de esto, para declarar las riquezas insondables del Cristo y hacer ver a los hombres cómo se administra el secreto sagrado. Es mediante la congregación como se da a conocer la grandemente diversificada sabiduría de Dios. Por eso Pablo ora que se les fortalezca con poder mediante el espíritu de Dios para que puedan conocer a plenitud el amor de Cristo que sobrepuja al conocimiento, y comprendan que Dios puede “hacer más que sobreabundantemente en exceso de todas las cosas que pedimos o concebimos” (3:20).
12 Vestirse de “la nueva personalidad” (4:1–5:20). Los cristianos deben andar de manera digna de su llamamiento, con humildad mental, gran paciencia y amor, y en el vínculo unidor de la paz. Pues hay un solo espíritu, una esperanza, una fe y “un Dios y Padre de todos, que es sobre todos y por todos y en todos” (4:6). Por lo tanto, Cristo —el “un Señor”— ha dado profetas, evangelizadores, pastores y maestros “con miras al reajuste de los santos, para obra ministerial, para la edificación del cuerpo del Cristo”. Por eso, escribe Pablo, “hablando la verdad, por el amor crezcamos en todas las cosas en aquel que es la cabeza, Cristo”, como un cuerpo unido armoniosamente y en el que todo miembro coopera (4:5, 12, 15). Hay que desechar los caminos de inmoralidad, inutilidad e ignorancia de la vieja personalidad; cada persona debe ser hecha nueva en la fuerza que impulsa su mente y “vestirse de la nueva personalidad que fue creada conforme a la voluntad de Dios en verdadera justicia y lealtad”. Porque todos pertenecen unos a otros, deben hablar la verdad y desechar la ira, el hurtar, los dichos corrompidos, la amargura maliciosa... y no contristar el espíritu santo de Dios. Más bien, deben ‘hacerse bondadosos unos con otros, tiernamente compasivos, y perdonarse liberalmente unos a otros, así como Dios también por Cristo liberalmente los ha perdonado’ (4:24, 32).
13 Todos deben hacerse imitadores de Dios. La fornicación, la inmundicia y la avidez ni siquiera deben mencionarse entre ellos, pues los que practican tales cosas no tienen herencia en el Reino. Pablo da esta exhortación a los efesios: “Sigan andando como hijos de la luz”. “Vigilen cuidadosamente” cómo andan, comprándose todo el tiempo oportuno, “porque los días son inicuos”. Sí, deben seguir “percibiendo cuál es la voluntad de Jehová” y hablar con agradecimiento acerca de las alabanzas de Dios (5:8, 15-17).
14 Sujeción debida; guerrear cristiano (5:21–6:24). Las esposas deben estar en sujeción a sus esposos, como la congregación está en sujeción al Cristo, y los esposos deben continuar amando a sus esposas, “tal como el Cristo también amó a la congregación”. De igual modo, “la esposa debe tenerle profundo respeto a su esposo” (5:25, 33).
15 Los hijos deben vivir en unidad con los padres, obedecerles y responder debidamente a la disciplina piadosa. Los esclavos y amos, también, deben comportarse de modo que agraden a Dios, pues el Amo de todos “está en los cielos, y con él no hay parcialidad”. Finalmente, que todos “sigan adquiriendo poder en el Señor y en la potencia de su fuerza”, a la vez que se ponen la armadura completa que proviene de Dios para que puedan estar firmes contra el Diablo. “Sobre todo, tomen el escudo grande de la fe”, también “la espada del espíritu, es decir, la palabra de Dios”. Sigan orando y manténganse despiertos. Pablo pide que también oren por él, para que con toda franqueza de expresión “dé a conocer el secreto sagrado de las buenas nuevas” (6:9, 10, 16, 17, 19).

*** w08 15/8 pág. 27 Puntos sobresalientes de las cartas a los Gálatas, a los Efesios, a los Filipenses y a los Colosenses ***

‘SE REÚNEN TODAS LAS COSAS EN EL CRISTO’

(Efe. 1:1–6:24)
A fin de resaltar en su carta a los Efesios la importancia de la unidad cristiana, Pablo habla de “una administración al límite cabal de los tiempos señalados [para] reunir todas las cosas de nuevo en el Cristo, las cosas en los cielos y las cosas en la tierra”. Cristo “dio dádivas en hombres” con el objetivo de que “todos logremos alcanzar la unidad en la fe” (Efe. 1:10; 4:8, 13).
Para honrar a Dios y fomentar la unidad, los cristianos deben “vestirse de la nueva personalidad” y estar “en sujeción los unos a los otros en temor de Cristo”. También deben ponerse “la armadura completa que proviene de Dios para que puedan estar firmes contra las maquinaciones del Diablo” (Efe. 4:24; 5:21; 6:11).

Respuestas a preguntas bíblicas:

1:4-7. ¿En qué sentido predeterminó Dios a los cristianos ungidos mucho antes de que nacieran? En el sentido de que determinó de antemano que existiría esa colectividad, aunque no determinó quiénes serían sus integrantes. Lo hizo antes de que llegara a existir el mundo de la humanidad pecadora. En efecto, antes de que fuera concebido el primer ser humano pecador, Jehová dio la profecía de Génesis 3:15, que daba a entender su propósito de que algunos seguidores de Cristo reinaran con él en el cielo (Gál. 3:16, 29).
2:2. ¿Por qué se compara al espíritu del mundo con el aire, y por qué se dice que tiene autoridad? “El espíritu del mundo”, es decir, el espíritu de independencia y desobediencia, es como el aire que respiramos, pues está en todos lados (1 Cor. 2:12). Se dice que tiene autoridad o poder porque influye en la gente de forma implacable y casi imperceptible.
2:6. ¿Cómo pueden estar los cristianos ungidos “en los lugares celestiales” mientras todavía se encuentran en la Tierra? La expresión “lugares celestiales” utilizada en este pasaje no se refiere a la herencia celestial que se les ha prometido. Más bien, se refiere a la elevada posición espiritual que ocupan por haber sido “sellados con el espíritu santo prometido” (Efe. 1:13, 14).

Lecciones para nosotros:

4:8, 11-15. Jesucristo “se llevó cautivos”, es decir, le arrebató a Satanás el control sobre algunos hombres, e hizo de ellos dádivas para la edificación de la congregación cristiana. Si somos obedientes y sumisos a los que dirigen la congregación y cooperamos con ellos, “[creceremos] en todas las cosas en aquel que es la cabeza, Cristo” (Heb. 13:7, 17).
5:22-24, 33. Además de estar en sujeción a su esposo, la mujer debe respetarlo. ¿Cómo puede hacerlo? Manifestando un “espíritu quieto y apacible”, hablando bien de él a los demás y apoyando sus decisiones para que tengan buenos resultados (1 Ped. 3:3, 4; Tito 2:3-5).
5:25, 28, 29. Tal como se alimenta a sí mismo, el marido debe “alimentar” a su esposa, es decir, satisfacer sus necesidades físicas, emocionales y espirituales. También debe demostrarle su cariño hablándole y tratándola con ternura, y dedicándole el tiempo que ella necesite.
6:10-13. Para resistir la influencia de los demonios, tenemos que ponernos la armadura completa que proviene de Dios.

*** w90 15/11 pág. 24 La unidad es segura mediante Cristo ***

La unidad es segura mediante Cristo

Puntos sobresalientes de Efesios

EL APÓSTOL Pablo predicó en Éfeso a principios de 52 E.C. Aquella próspera ciudad comercial de Asia Menor también era un centro de la religión falsa. Pero el cristianismo floreció allí después que Pablo regresó a Éfeso, probablemente en el invierno de 52-53 E.C. Pronunció discursos diariamente en una sala de conferencias escolar y testificó de casa en casa durante los aproximadamente tres años que estuvo allí. (Hechos 19:8-10; 20:20, 21, 31.)
Pablo escribió a los cristianos efesios mientras estaba encarcelado en Roma alrededor de 60-61 E.C. El tema de su carta es la unidad con Jesucristo y mediante él. De hecho, contiene 13 referencias a ‘unión con Cristo’, más que cualquier otra carta escrita por Pablo. Al igual que los efesios, nosotros podemos beneficiarnos de lo que dice Pablo sobre el papel que desempeña Cristo, cómo evitar la inmoralidad y cómo resistir a las fuerzas espirituales inicuas.

La unidad es el propósito de Dios

En primer lugar, Pablo explicó cómo Dios traería la unidad mediante Cristo (1:1-23). Jehová se propuso reunir de nuevo todas las cosas en el cielo y en la Tierra por “una administración” (un modo de administrar los asuntos). Mediante Cristo, Dios uniría a sí a los que fueran escogidos para la vida celestial, y a los demás que vivirían en la Tierra. Hoy Dios ha unido a los ungidos y a “una gran muchedumbre”, y el ‘reunir todas las cosas en la Tierra’ continuará hasta que los que estén en las tumbas conmemorativas oigan la voz de Jesús y salgan. (Revelación 7:9; Juan 5:28, 29.) Debemos estar agradecidos por esto, tal como Pablo oró para que los efesios apreciaran la provisión que Dios había hecho para ellos.
Después se dirigió atención a los cristianos gentiles, que en un tiempo habían estado muertos en pecado (2:1–3:21). Mediante Cristo se abolió la Ley y se estableció la base para que judíos y gentiles se unieran y llegaran a ser un templo donde Dios habitara por espíritu. La mayordomía de Pablo era dar a conocer el secreto sagrado de que los gentiles pueden alcanzar unión con Cristo, y por medio de él pueden acercarse a Dios con franqueza de expresión. Pablo oró de nuevo por los efesios, y esta vez pidió que Jehová les ayudara a estar firmemente establecidos por fe y amor.

Factores que promueven la unidad

Pablo mostró que Dios ha suministrado factores que llevan a la unidad (4:1-16). Entre estos está el solo cuerpo espiritual que es la congregación. Este cuerpo funciona en unidad bajo la jefatura de Cristo. Y él provee dádivas en hombres para ayudar a todos a alcanzar unidad en la fe.
Jehová también hace posible que despleguemos cualidades cristianas que promueven la unidad (4:17–6:9). Los cristianos, que se han vestido de “la nueva personalidad”, evitan la impiedad del habla inmoral. Andan con prudencia, muestran respeto a Cristo y manifiestan sujeción apropiada.
Además, Dios hace posible que los cristianos resistamos a las fuerzas espirituales inicuas que procuran perturbar nuestra unidad (6:10-24). La armadura espiritual procedente de Dios provee esa protección. Por eso, usémosla, y oremos intensamente, e incluyamos a compañeros de creencia en nuestras súplicas.
¡Qué excelente consejo dio Pablo a los efesios! Prestémosle atención evitando la inmoralidad y resistiendo a las fuerzas espirituales inicuas. Y apreciemos profundamente la unidad de que disfrutamos mediante Jesucristo.

[Ilustración/Recuadro en la página 24]

Proyectiles encendidos: La armadura espiritual incluye “el escudo grande de la fe” con el cual podemos apagar o inutilizar los “proyectiles encendidos” de Satanás. (Efesios 6:16.) Algunos de los proyectiles que usaban los romanos eran cañas huecas que debajo de la punta tenían un receptáculo de hierro lleno de nafta encendida. Se disparaban con arcos flojos para que el fuego no se apagara, y el mojarlas con agua solo intensificaba la llama. Pero los escudos grandes protegían de aquellas flechas a los soldados, así como la fe en Jehová hace posible que sus siervos ‘apaguen todos los proyectiles encendidos del inicuo’. Sí, la fe nos ayuda a resistir los ataques de espíritus inicuos, así como las tentaciones de hacer lo incorrecto, ir tras un modo de vivir materialista y ceder al temor y a las dudas.

PUNTOS SOBRESALIENTES DEL LIBRO DE FILIPENSES


Clic para escuchar la lectura de la Biblia en JW.org

Filipenses


*** it-1 Filipenses, Carta a los ***
En esta carta se expresan muchos magníficos principios que guían y animan a todos los cristianos. Algunos se muestran en el cuadro de la derecha.
[Recuadro en la página 940]

Capítulo y versículo Principio

  • 1:9, 10 Asegúrense de las cosas más importantes para no hacer tropezar a otros respecto a cualquier asunto
  • 1:15-18 Podemos alegrarnos cuando los enemigos de la verdad hablan despectivamente de ella, pues solo resulta en que se le dé publicidad
  • 1:19 La oración de los siervos de Dios es eficaz
  • 1:27, 28 La unidad y la valentía de los cristianos cuando están en presencia de sus opositores muestra que Dios librará a sus siervos y destruirá a sus enemigos
  • 2:5-11 Si nos humillamos, Dios nos ensalzará
  • 2:27 Podemos dar las gracias a Dios por su misericordia cuando uno de sus siervos fieles se recupera de una enfermedad
  • 3:16 Hasta donde el cristiano haya progresado, ha de continuar andando ordenadamente en esa misma rutina para recibir el premio
  • 3:20 Los cristianos deben tener puesta su esperanza en los cielos, donde reside su ciudadanía, y no en asuntos terrestres
  • 4:6, 7 No se inquieten; en cualquier situación den a conocer sus peticiones a Dios y Él les dará la paz que guardará su corazón y sus facultades mentales
  • 4:8 Consideren en toda ocasión asuntos justos y dignos de alabanza
[Recuadro en la página 940]

PUNTOS SOBRESALIENTES DE FILIPENSES

Carta que refleja el especial vínculo de amor que existía entre Pablo y los cristianos de Filipos
Pablo la escribió aproximadamente en 60-61 E.C. mientras se encontraba encarcelado en Roma
Pablo muestra su amor a los hermanos y agradecimiento por su generosidad
Pablo da gracias a Dios por la contribución de los filipenses para el adelanto de las buenas nuevas. Debido al profundo aprecio que les tiene, ora para que su amor aumente y de esta manera se aseguren de las cosas más importantes (1:3-11)
Pablo está preocupado por el bienestar de los filipenses; espera enviarles a Timoteo, a quien recomienda con elogios, y confía en que él también irá a verlos personalmente en breve (2:19-24)
Los filipenses habían oído que Epafrodito estaba enfermo; por eso, para tranquilizarlos, Pablo les envía a este siervo leal, que ellos habían puesto a su servicio (2:25-30)
Aunque Pablo es autosuficiente en toda circunstancia gracias a la fuerza que recibe de arriba, elogia a los filipenses por su generosidad (4:10-19)

Resultados del encarcelamiento de Pablo

El encarcelamiento de Pablo ha conducido al adelantamiento de las buenas nuevas; su situación es bien conocida entre la guardia pretoriana, y la mayoría de los hermanos muestra más ánimo para hablar la palabra de Dios sin temor (1:12-14)
Algunos predican con buenos motivos, mientras que los motivos de otros son malos, pero de ambas maneras se está publicando a Cristo. Tanto si Pablo vive como si muere, glorificará a Cristo, aunque cree que vivirá para ministrar a los filipenses (1:15-26)

Consejo animador sobre la actitud y la conducta

Compórtense de una manera digna de las buenas nuevas y no dejen que los enemigos los atemoricen; los opositores serán destruidos, mientras que los que creen obtendrán salvación (1:27-30)
Desplieguen la misma actitud mental que Jesucristo manifestando humildad y no buscando su propio provecho (2:1-11)
Como hijos sin tacha, brillen como iluminadores en medio de esta generación torcida, “teniendo la palabra de vida asida con fuerza” (2:12-16)
Guárdense de los que promueven la circuncisión, pues la esperanza del cristiano está puesta en Cristo, no en la circuncisión de la carne (3:1-3)
Pablo disfruta de la más alta situación en lo que a credenciales seglares se refiere, pero considera que todo esto es basura a causa del “sobresaliente valor del conocimiento de Cristo”; también prosigue hacia el premio y anima a otros a hacer lo mismo (3:4-21)
Continúen regocijándose en el Señor; muestren que son razonables y confien sus inquietudes a Dios en oración; llenen su mente de pensamientos saludables (4:4-9)

*** si págs. 224-225 Libro bíblico número 50: Filipenses ***

CONTENIDO DE FILIPENSES

8 Defensa y adelanto de las buenas nuevas (1:1-30). Pablo y Timoteo envían saludos, y Pablo da gracias a Dios por la contribución que los filipenses han hecho a las buenas nuevas “desde el primer día hasta este momento”. Confía en que los filipenses efectuarán cumplidamente su buena obra, pues son partícipes con él en la bondad inmerecida, incluso en “defender y establecer legalmente las buenas nuevas”. Siente anhelo por todos ellos con tierno cariño, y dice: “Esto es lo que continúo orando: que el amor de ustedes abunde todavía más y más [...] para que se aseguren de las cosas más importantes” (1:5, 7, 9, 10). Pablo quiere que sepan que ‘los asuntos de él han resultado para el adelantamiento de las buenas nuevas’, en el sentido de que sus cadenas de prisión se han hecho públicas y los hermanos han recibido ánimo para hablar sin temor la palabra de Dios. Aunque para Pablo hay ganancia en morir ahora, sabe que por causa del progreso y gozo de ellos es más necesario que permanezca. Les aconseja que se porten de una manera digna de las buenas nuevas, pues sea que venga a ellos o no, quiere oír que siguen luchando en unidad y “en ningún sentido atemorizados por sus contrarios” (1:12, 28).
9 Mantener la misma actitud mental que Cristo (2:1-30). Pablo anima a los filipenses a mostrar humildad mental y ‘no vigilar con interés personal solo sus propios asuntos, sino también con interés personal los de los demás’. Deben tener la misma actitud mental de Cristo Jesús, quien, aunque existía en la forma de Dios, se despojó a sí mismo para llegar a ser un hombre y se humilló con obediencia hasta la muerte, de modo que Dios lo ha ensalzado y le ha dado un nombre que está por encima de todo otro nombre. Pablo les exhorta: “Sigan obrando su propia salvación con temor y temblor”. “Sigan haciendo todas las cosas libres de murmuraciones y discusiones”, y tengan “la palabra de vida asida con fuerza” (2:4, 12, 14, 16). Espera enviarles a Timoteo y él mismo espera también ir dentro de poco. Por ahora, para que se regocijen de nuevo, les envía a Epafrodito, quien se ha recobrado de su enfermedad.
10 ‘Proseguir hacia la meta’ (3:1–4:23). ‘Nosotros los de la circuncisión verdadera —dice Pablo— tenemos que cuidarnos de los perros, de los que mutilan la carne.’ Si alguien tiene base para confianza en la carne, Pablo la tiene con más razón, y el registro de sus obras como judío circunciso y fariseo lo prueban. No obstante, todo esto lo ha considerado pérdida ‘a causa del sobresaliente valor del conocimiento de Cristo Jesús su Señor’. Por la justicia que es mediante la fe, él espera “alcanzar la resurrección más temprana de entre los muertos” (3:2, 3, 8, 11). Por eso Pablo dice: “Olvidando las cosas que quedan atrás, y extendiéndome hacia adelante a las cosas más allá, prosigo hacia la meta para el premio de la llamada hacia arriba por Dios mediante Cristo Jesús”. Que cuantos sean maduros tengan esa misma actitud mental. Hay personas cuyo dios es su vientre, que tienen la mente puesta en las cosas terrenales, y cuyo fin es la destrucción, pero “en cuanto a nosotros —afirma Pablo—, nuestra ciudadanía existe en los cielos” (3:13, 14, 20).
11 ‘Regocíjense en el Señor —exhorta Pablo—, y llegue a ser conocido de todos los hombres lo razonables que son ustedes. Continúen considerando las cosas que son verdaderas y de seria consideración, cosas justas, castas, amables, de buena reputación, virtuosas y dignas de alabanza. Practiquen lo que aprendieron, aceptaron, oyeron y vieron relacionado conmigo, y el Dios de la paz estará con ustedes’ (4:4-9). Pablo se regocija en gran manera por la generosidad de los filipenses para con él, aunque para todas las cosas tiene la fuerza “en virtud de aquel que [...] imparte poder”. Les da afectuosamente las gracias por su don. Desde que empezó a declarar las buenas nuevas en Macedonia, ellos han sobresalido en dar. A su vez, Dios les suplirá plenamente toda ‘necesidad de ellos al alcance de sus riquezas en gloria por medio de Cristo Jesús’ (4:13, 19). Pablo envía los saludos de todos los santos, incluso los de la casa de César.

*** w08 15/8 págs. 27-28 Puntos sobresalientes de las cartas a los Gálatas, a los Efesios, a los Filipenses y a los Colosenses ***

“SIGAMOS ANDANDO ORDENADAMENTE”

(Fili. 1:1–4:23)
En su carta a los Filipenses, Pablo destaca la importancia del amor. Por ejemplo, dice: “Esto es lo que continúo orando: que el amor de ustedes abunde todavía más y más con conocimiento exacto y pleno discernimiento”. Y para que no caigan en la trampa del exceso de confianza, les aconseja: “Sigan obrando su propia salvación con temor y temblor” (Fili. 1:9; 2:12).
Pablo anima a los cristianos maduros a proseguir “hacia la meta para el premio de la llamada hacia arriba por Dios”, y agrega: “Hasta donde hayamos progresado, sigamos andando ordenadamente en esta misma rutina” (Fili. 3:14-16).

Respuestas a preguntas bíblicas:

1:23 y nota. ¿Qué “dos cosas” tenían a Pablo perplejo, y qué “liberación” deseaba? Debido a las circunstancias en las que se encontraba, Pablo se sentía perplejo porque tenía dos posibilidades ante sí: vivir o morir (Fili. 1:21). Aunque no dice cuál de ellas escogería, sí expresa lo que realmente deseaba: “la liberación y el estar con Cristo” (Fili. 3:20, 21; 1 Tes. 4:16). Dicha “liberación”, que ocurriría durante la presencia de Cristo, le permitiría a Pablo recibir el galardón que Jehová había preparado para él (Mat. 24:3).
2:12, 13. ¿De qué manera nos ayuda Dios a “querer” y a “actuar”? El espíritu santo de Jehová influye en nuestra mente y corazón y nos motiva a esforzarnos al máximo en su servicio. De modo que contamos con la ayuda de Dios para ‘obrar nuestra propia salvación’.

Lecciones para nosotros:

1:3-5. Aunque eran pobres, los filipenses fueron un magnífico ejemplo de generosidad (2 Cor. 8:1-6).
2:5-11. El ejemplo de Jesús demuestra que la humildad no es señal de debilidad, sino de fortaleza moral. Además, Jehová ensalza a los humildes (Pro. 22:4).
3:13. “Las cosas que quedan atrás” pudieran ser cosas que hemos sacrificado, como una profesión lucrativa o la seguridad de pertenecer a una familia acaudalada. También pudieran incluir pecados graves de los que nos hemos arrepentido y hemos “sido lavados” (1 Cor. 6:11). Debemos olvidar todas esas cosas, es decir, no preocuparnos más por ellas, y “extend[ernos] hacia delante a las cosas más allá”.

*** w90 15/11 pág. 25 ¡Sigamos adalente hacia la meta! ***

¡Sigamos adalente hacia la meta!

Puntos sobresalientes de Filipenses

EL APÓSTOL Pablo quería que los cristianos de Filipos siguieran adelante hacia la meta por el premio de la vida eterna. Por eso les escribió alrededor de 60 ó 61 E.C., durante su primer encarcelamiento en Roma. Envió su carta a la congregación que había establecido unos diez años antes en Filipos, ciudad fundada por Filipo de Macedonia (padre de Alejandro Magno). Para el siglo I E.C. Filipos era “la ciudad principal del distrito de Macedonia”, que ahora se extendería sobre parte del norte de Grecia y del sur de Yugoslavia. (Hechos 16:11, 12.)
Los creyentes de Filipos eran pobres, pero generosos. En más de una ocasión habían enviado algo a Pablo para satisfacer sus necesidades. (Filipenses 4:14-17.) Pero la carta de Pablo era mucho más que solo una expresión de agradecimiento. También daba ánimo, expresaba amor y proveía consejo.

Cualidades cristianas en acción

La carta de Pablo comenzó con una manifestación de su amor a los creyentes de Filipos (1:1-30). Daba gracias a Jehová por la contribución que ellos habían hecho al adelanto de las buenas nuevas y oraba que el amor de ellos aumentara. Pablo se alegraba de que el estar él en la cárcel los hubiera llevado a mostrar “más ánimo para hablar sin temor la palabra de Dios”. Él deseaba estar con Cristo, pero creía que todavía podría ministrarles. Pablo también quería que siguieran “esforzándose lado a lado [...] por la fe de las buenas nuevas”.
El apóstol luego dio consejo sobre la actitud y la conducta que debían manifestar (2:1-30). Animó a los filipenses a interesarse personalmente en los demás y a mostrar humildad como la de Cristo. Ellos ‘resplandecían como iluminadores en el mundo’, y Pablo los instó a mantener ‘asida con fuerza la palabra de vida’. Esperaba enviarles a Timoteo y confiaba en que él mismo pronto estaría con ellos. Para tranquilizarlos en cuanto a Epafrodito —quien había estado muy enfermo—, Pablo haría que este siervo fuera a ellos.

Sigamos adelante hacia la meta

El apóstol pasó a mostrar a los filipenses en qué debían cifrar su confianza mientras seguían adelante hacia la meta (3:1-21). Debían cifrarla en Jesucristo, no en la carne ni en la circuncisión, como algunos lo hacían. Pablo consideró como basura lo que lo recomendaba en sentido carnal, a causa del “sobresaliente valor del conocimiento de Cristo”. El apóstol ‘proseguía hacia la meta para el premio de la llamada hacia arriba por Dios mediante Cristo Jesús’ y animó a los filipenses a tener aquella misma actitud mental.
El aplicar el consejo de despedida de Pablo ayudaría a los filipenses a no perder de vista la meta ni el premio (4:1-23). Los instó a confiar sus inquietudes a Dios en oración y a llenar la mente de pensamientos saludables. Pablo los encomió de nuevo por su generosidad y concluyó con saludos y expresando el deseo de que la bondad inmerecida del Señor Jesucristo estuviera con el espíritu que manifestaban.
La carta de Pablo a los filipenses promueve generosidad, amor y humildad. Nos anima a confiar en Cristo y a orar con sinceridad a Dios. Y las palabras de Pablo ciertamente ayudan a los testigos de Jehová a seguir adelante hacia la meta para el premio de la vida eterna.

[Ilustración/Recuadro en la página 25]

Hacia la meta: “Olvidando las cosas que quedan atrás, y extendiéndome hacia adelante a las cosas más allá —escribió Pablo—, prosigo hacia la meta para el premio de la llamada hacia arriba por Dios mediante Cristo Jesús”. (Filipenses 3:13, 14.) El apóstol estaba esforzándose vigorosamente como un corredor en una carrera. No perdía tiempo ni esfuerzo mirando atrás, sino que seguía adelante hacia su objetivo... como un corredor que se esfuerza por llegar a la meta. En el caso de Pablo y otros cristianos ungidos, el premio era vida celestial mediante una resurrección después de haber terminado un derrotero de fidelidad a Dios en la Tierra. Sea nuestra esperanza celestial o terrestre, sigamos íntegros ante Jehová y adelantemos hacia la meta como Testigos de él. (2 Timoteo 4:7.)

PUNTOS SOBRESALIENTES DEL LIBRO DE COLOSENSES


Clic para escuchar la lectura de la Biblia en JW.org

Colosenses


*** it-1 pág. 509 Colosenses, Carta a los ***

PUNTOS SOBRESALIENTES DE COLOSENSES

Carta que enfatiza el aprecio por la posición que Dios ha otorgado a Cristo como medio de contrarrestar puntos de vista y prácticas equivocados
La escribió Pablo a finales de su primer encarcelamiento en Roma
Aprecio por la posición de Cristo (1:1–2:12)
Encomio por la fe relacionada con Cristo y el amor a todos los santos, con quienes comparten la esperanza celestial
Posición preeminente dada a Cristo: es la imagen de Dios, el primogénito de toda la creación, aquel por medio de quien se crearon todas las otras cosas, el cabeza de la congregación, el primogénito de los muertos
Mediante Cristo se efectúa la reconciliación con Dios
Ocultados en Cristo están todos los tesoros del verdadero conocimiento y sabiduría
Sigan andando en unión con él; que nadie se los lleve como presa mediante la filosofía humana
La ley mosaica se ha quitado del camino mediante Cristo (2:13-23)
Dios clavó figurativamente el pacto de la Ley al madero de tormento en el que murió Jesús
Los requisitos de la Ley eran una sombra; la realidad pertenece al Cristo
Que nadie los prive del premio induciéndolos a seguir mandatos y enseñanzas de hombres en vez de adherirse con firmeza a Cristo como cabeza
Pónganse la nueva personalidad y sométanse a la autoridad de Cristo (3:1-17)
Busquen las cosas de arriba, no las de la tierra
Amortigüen los deseos inmundos de la carne; desechen el habla y las actitudes malas
Vístanse de compasión, bondad, humildad mental, apacibilidad, gran paciencia y amor
Que la paz del Cristo controle sus corazones
Háganlo todo en el nombre del Señor Jesús, dando gracias a Dios mediante él
El aprecio a Dios y a Cristo debería influir en las relaciones personales (3:18–4:18)
Las esposas, los esposos, los hijos, los esclavos y los amos no deben cumplir sus responsabilidades para agradar a hombres, sino por temor a Jehová, reconociendo que Cristo es nuestro Amo en el cielo
Perseveren en la oración; anden en sabiduría
Saludos personales a los compañeros siervos del Señor

*** si págs. 227-228 Libro bíblico número 51: Colosenses ***

CONTENIDO DE COLOSENSES

6 Tengan fe en Cristo, cabeza de la congregación (1:1–2:12). Después de los saludos de apertura de Timoteo y él, Pablo da gracias por la fe de los colosenses en Cristo, y por su amor. Han aprendido acerca de la bondad inmerecida de Dios como resultado de que Epafras predicara entre ellos las buenas nuevas. Desde el momento en que Pablo oyó el informe sobre ellos, no ha dejado de orar para que se llenen “del conocimiento exacto de [la voluntad de Dios] en toda sabiduría y comprensión espiritual, para que anden de una manera digna de Jehová” y “para que aguanten plenamente y sean sufridos con gozo” (1:9-11). El Padre los ha librado y los ha introducido en el “reino del Hijo de su amor”, quien es la imagen del Dios invisible, y mediante el cual y para el cual han sido creadas todas las cosas. Él es el Cabeza de la congregación y el primogénito de entre los muertos. Fue mediante la sangre de Jesús como a Dios le pareció bueno reconciliar todas las cosas nuevamente consigo, sí, incluso a los colosenses, que antes estaban alejados, “con tal que, por supuesto, continúen en la fe” (1:13, 23).
7 Para Pablo es un regocijo llegar a la plenitud de los sufrimientos del Cristo a favor de la congregación, de la cual llegó a ser ministro. Esto sucedió para que él predicara cabalmente a favor de ellos la palabra de Dios acerca del ‘secreto sagrado, las gloriosas riquezas del cual ha agradado a Dios ahora dar a conocer a sus santos’. ‘Es a Cristo a quien damos publicidad —dice Pablo—, amonestando y enseñando en toda sabiduría, a fin de que presentemos a todo hombre completo en unión con Cristo’ (1:26-28).
8 Pablo lucha a favor de los colosenses, los laodicenses y otros para que reciban consuelo y estén armoniosamente unidos en amor, con miras a que adquieran ‘un conocimiento exacto del secreto sagrado de Dios, a saber, Cristo, en quien están cuidadosamente ocultados todos los tesoros de la sabiduría y del conocimiento’. No quiere ver que otros los engañen con argumentos persuasivos; más bien, deben seguir andando en unión con Cristo, “arraigados y siendo edificados en él y siendo estabilizados en la fe”. Pablo ahora da una advertencia. “Cuidado: quizás haya alguien que se los lleve como presa suya mediante la filosofía y el vano engaño según la tradición de los hombres” (2:2, 3, 7, 8).
9 Mueran para las obras de la carne, pero vivan para Cristo (2:13–3:17). Aunque habían estado muertos en sus ofensas y su incircuncisión, Dios los ha vivificado junto con Cristo y ha borrado el documento manuscrito de la Ley, que estaba contra los judíos. “Por lo tanto, que nadie los juzgue” respecto a la Ley ni sus observancias, cosas que son solo una sombra de la realidad, Cristo. Además, si han muerto junto con Cristo para con las cosas elementales del mundo, ¿por qué se sujetan a los decretos: “No toques, ni gustes, ni palpes”, según los mandamientos y las enseñanzas de hombres? Una ostentosa forma autoimpuesta de adoración, humildad ficticia, tratamiento severo del cuerpo... estas prácticas no sirven de nada en cuanto a combatir los deseos de la carne (2:16, 21).
10 Más bien, aconseja Pablo: “Sigan buscando las cosas de arriba, donde el Cristo está sentado a la diestra de Dios. Mantengan la mente fija en las cosas de arriba, no en las cosas sobre la tierra”. Esto puede hacerse mediante desnudarse de la vieja personalidad y vestirse de la nueva personalidad, la cual por conocimiento exacto no hace distinción carnal entre el judío y el griego, porque “Cristo es todas las cosas y en todos”. Esto significa vestirse “como escogidos de Dios” de los tiernos cariños de la compasión, la bondad, la humildad mental, la apacibilidad y la gran paciencia. Dice el apóstol: “Como Jehová los perdonó liberalmente a ustedes, así también háganlo ustedes. Pero, además de todas estas cosas, vístanse de amor, porque es un vínculo perfecto de unión”. En palabra o en obra, todo debe hacerse “en el nombre del Señor Jesús, dando gracias a Dios el Padre mediante él” (3:1, 2, 11-14, 17).
11 Relaciones con otros (3:18–4:18). En cuanto a las relaciones dentro de la familia, que las esposas estén sujetas a los esposos y que los esposos amen a sus esposas, que los hijos obedezcan a los padres y que los padres no exasperen a sus hijos. Los esclavos deben ser obedientes a sus amos con temor de Jehová, y los amos deben tratar a sus esclavos con justicia. Que todos perseveren en la oración y sigan andando en sabiduría para con los de afuera. Tíquico y Onésimo les relatarán personalmente las cosas relacionadas con Pablo y sus colaboradores por el Reino de Dios. Ellos envían saludos a Colosas, y Pablo también saluda a los hermanos de Laodicea y les pide que intercambien las cartas que él envía. Pablo escribe un saludo final de su propia mano: “Continúen teniendo presentes mis cadenas de prisión. La bondad inmerecida sea con ustedes” (4:18).

*** w08 15/8 pág. 28 Puntos sobresalientes de las cartas a los Gálatas, a los Efesios, a los Filipenses y a los Colosenses ***

“ESTABILIZADOS EN LA FE”

(Col. 1:1–4:18)
En su carta a los cristianos de Colosas, Pablo ataca las enseñanzas de los falsos maestros. Explica que la salvación no depende de cumplir con los requisitos de la Ley, sino de “contin[uar] en la fe”. Y luego anima a sus hermanos a que “sigan andando en unión con [Cristo], arraigados y siendo edificados en él y siendo estabilizados en la fe”. ¿Qué efecto tendría esto en ellos? (Col. 1:23; 2:6, 7.)
“Además de todas estas cosas —escribe Pablo—, vístanse de amor, porque es un vínculo perfecto de unión. También, que la paz del Cristo controle en sus corazones.” Y les dice: “Cualquier cosa que estén haciendo, trabajen en ello de toda alma como para Jehová, y no para los hombres”. Además, les aconseja: “Sigan andando en sabiduría para con los de afuera”, es decir, los que no son parte de la congregación (Col. 3:14, 15, 23; 4:5).

Respuestas a preguntas bíblicas:

2:8. ¿Qué son “las cosas elementales del mundo” contra las que Pablo previene? Son los elementos básicos que componen el mundo de Satanás y los principios que guían y motivan a la gente, como la filosofía, el materialismo y las religiones falsas, entre otros (1 Juan 2:16).
4:16. ¿Por qué no es parte de la Biblia la carta a los cristianos de Laodicea? Tal vez porque no contenía información que fuera necesaria hoy día, o quizás porque mencionaba puntos que ya aparecían en otras cartas del canon bíblico.

Lecciones para nosotros:

1:2, 20. El rescate, una expresión de la bondad inmerecida de Dios, puede limpiar nuestra conciencia y darnos paz interior.
2:18, 23. Quien finge humildad para tratar de impresionar a los demás tal vez se prive de cosas materiales o trate su cuerpo con severidad, pero lo único que logra con esa “humildad ficticia” es demostrar que está “hinchado [...] por su disposición de ánimo carnal”.

*** w90 15/11 pág. 26 Mantengamos la fe en Dios y en Cristo ***

Mantengamos la fe en Dios y en Cristo

Puntos sobresalientes de Colosenses

EL PONER fe en Jehová Dios y en Jesucristo es vital para la salvación. Pero el mantener esa fe es un desafío. Eso fue cierto en el caso de los cristianos de Colosas, una ciudad al este de Éfeso en Asia Menor. ¿Por qué? Porque falsos maestros de aquella ciudad sostenían, incorrectamente, que la salvación dependía de la circuncisión, de lo que uno comía y de ciertas observancias.
Se comprende, pues, que el apóstol Pablo estuviera preocupado por el bienestar espiritual de los cristianos de Colosas, y él ciertamente quería que ellos siguieran ejerciendo fe en Dios y en Cristo. Por eso, hacia el final de su primer encarcelamiento en Roma (alrededor de 60-61 E.C.) el apóstol escribió una carta a los colosenses para contrarrestar los puntos de vista incorrectos y edificar la fe de aquellos cristianos. Veamos cómo nos pueden beneficiar a nosotros también sus amorosas palabras.

Aprecio por la posición de Cristo

Al comienzo de su carta Pablo recalcó el mostrar aprecio por la posición de Jesús (1:1–2:12). Encomió a los colosenses por su fe relacionada con Cristo y su amor a sus compañeros de creencia. Citó la preeminencia de Cristo como Aquel mediante el cual todo lo demás fue creado, el Cabeza de la congregación y el primogénito de entre los muertos. La reconciliación con Dios se efectúa mediante Cristo, en quien están ocultados todos los tesoros de la sabiduría y del conocimiento. En vista de todo esto, los cristianos deben seguir andando en unión con Cristo y no permitir que nadie se los lleve como presa mediante la filosofía humana.
Por medio de Cristo, Dios quitó del camino la Ley (2:13-23). Fue clavada figurativamente al madero de tormento en que murió Jesús. Los requisitos de la Ley eran solo “una sombra de las cosas por venir, pero la realidad pertenece al Cristo”. Por adherirse firmemente a Cristo, no dejarían que nadie los privara del premio de la vida inmortal en los cielos.

Aprecio a Dios y a Cristo

Pablo pasa a instar a los colosenses a vestirse de la nueva personalidad y a someterse a la autoridad de Jesucristo (3:1-17). Al mantener la mente en las cosas de arriba pondrían los intereses espirituales en primer lugar en la vida. Aquello exigía desechar las actitudes y el habla incorrectas. ¡Cuántas bendiciones recibirían si se vestían de cualidades como la compasión, la humildad mental y el amor! La paz de Cristo controlaría sus corazones si todo lo hacían en el nombre de Jesús y daban gracias a Dios mediante él.
El aprecio a Jehová Dios y a Jesucristo debe influir también en las relaciones del cristiano con otros (3:18–4:18). Esposas, esposos, hijos, esclavos y amos debían cumplir sus deberes con temor a Dios y en reconocimiento de Cristo. ¡Y cuán necesario es perseverar en la oración y andar en sabiduría!
La carta de Pablo a los colosenses puede ayudarnos a evitar enseñanzas falsas que pudieran privarnos del premio de la vida. El énfasis que el apóstol da a que reconozcamos la autoridad de Jehová y de su Hijo puede ejercer buena influencia en nuestros tratos con los demás. Y se nos aseguran abundantes bendiciones si mantenemos la fe en Dios y en Cristo.

[Fotografía/Recuadro en la página 26]

Carta a Laodicea: “Cuando esta carta haya sido leída entre ustedes —escribió Pablo a los colosenses—, hagan arreglos para que también se lea en la congregación de los laodicenses, y para que ustedes también lean la de Laodicea”. (Colosenses 4:16.) Laodicea era una ciudad próspera del occidente de Asia Menor y estaba conectada por caminos con ciudades como Filadelfia y Éfeso. Es probable que la obra de Pablo en Éfeso haya trascendido hasta Laodicea, aunque no ministró allí. Envió una carta a los cristianos laodicenses, aunque algunos eruditos creen que fue un duplicado de la que escribió a los efesios. La carta a Laodicea no se halla en la Biblia, probablemente porque no contenía información que fuera necesaria hoy día, o tal vez porque mencionaba puntos que ya se habían cubierto debidamente en otras cartas canónicas.

PUNTOS SOBRESALIENTES DEL LIBRO DE 1 - 2 TESALONICENSES


Clic para escuchar la lectura de la Biblia en JW.org
Clic para escuchar la lectura de la Biblia en JW.org

1 Tesalonicenses

2 Tesalonicenses


*** it-2 pág. 1111 Tesalonicenses, Cartas a los ***

PUNTOS SOBRESALIENTES DE PRIMERA A LOS TESALONICENSES

Estímulo y consejo a una congregación relativamente nueva
Escrita por Pablo hacia 50 E.C., pocos meses después de verse forzado a abandonar Tesalónica debido a la violencia de una chusma

Encomio a la congregación (1:1-10)

Pablo encomia afectuosamente a los tesalonicenses por su fidelidad y aguante
Los tesalonicenses son un ejemplo para los creyentes porque han aceptado la palabra con el gozo que proviene del espíritu de Dios pese a la tribulación
En todas partes se informa que han dejado la idolatría para ser esclavos del Dios vivo y esperar a Jesús

El ejemplo de Pablo cuando estuvo con ellos (2:1-12)

Pese a ser tratado insolentemente en Filipos, Dios fortaleció a Pablo para que predicase con denuedo a los tesalonicenses
Pablo evitó el habla lisonjera y la codicia; tampoco fue en busca de gloria
No se hizo una carga a los hermanos, sino que los trató con ternura, como lo haría una madre, y los exhortó como un padre amoroso
Estímulo para permanecer firmes a pesar de la persecución (2:13–3:13)
Tras aceptar como palabra de Dios el mensaje que se les proclamó, los hermanos de Tesalónica han sido perseguidos por sus coterráneos; lo mismo ha ocurrido en Judea, donde los judíos maltratan a los cristianos
Pablo deseaba ver a los tesalonicenses; cuando la falta de noticias sobre ellos se le hizo insoportable, envió a Timoteo, que ha regresado con un buen informe acerca de su condición espiritual
Pablo ora que continúen aumentando

Exhortación respecto a su actitud y conducta (4:1–5:28)

Anden más plenamente de manera que agrade a Dios; absténganse de la fornicación
Muestren aún más amor a los hermanos; trabajen con sus manos para que los de afuera se den cuenta de que andan decentemente
Consuélense mutuamente con la esperanza de que durante la presencia de Cristo, los creyentes engendrados por espíritu que hayan muerto se levantarán primero y se unirán a Cristo; luego se unirán a él y a los resucitados los que aún estén vivos
El día de Jehová viene como ladrón; cuando se diga: “¡Paz y seguridad!”, sobrevendrá destrucción repentina; por ello hay que permanecer despiertos en sentido espiritual, protegidos por la fe y el amor a modo de coraza y por la esperanza de salvación como yelmo
Tengan profundo respeto a los que presiden la congregación; sean pacíficos, sigan tras el bien, regocíjense siempre, den gracias, asegúrense de todas las cosas, adhiéranse firmemente a lo que es excelente y absténganse de la iniquidad

*** si págs. 230-231 Libro bíblico número 52: 1 Tesalonicenses ***

CONTENIDO DE PRIMERA A LOS TESALONICENSES

6 Los tesalonicenses sirven de ejemplo a los demás creyentes (1:1-10). Pablo empieza su carta a los tesalonicenses con encomio afectuoso por su obra fiel, su labor amorosa y su aguante con esperanza. Las buenas nuevas que se predicaron entre ellos no se predicaron con habla solamente, sino ‘también con poder y fuerte convicción’. Al imitar el ejemplo que se les había dado, los tesalonicenses habían aceptado la palabra “con gozo de espíritu santo” y habían llegado a ser un ejemplo a todos los creyentes de Macedonia, Acaya y todavía más allá. Se habían apartado completamente de sus ídolos, “para servir como esclavos a un Dios vivo y verdadero, y para esperar de los cielos a su Hijo” (1:5, 6, 9, 10).
7 Pablo muestra amor e interés por los tesalonicenses (2:1–3:13). Después de haber sido tratados insolentemente en Filipos, Pablo y sus acompañantes cobraron denuedo para predicar a los tesalonicenses. Esto no lo hicieron para agradar a hombres, ni para lisonjear, ni para buscar gloria de los hombres. Al contrario, dice Pablo: “Nos hicimos amables en medio de ustedes, como cuando una madre que cría acaricia a sus propios hijos. Así, teniéndoles tierno cariño, nos fue de mucho agrado impartirles, no solo las buenas nuevas de Dios, sino también nuestras propias almas, porque ustedes llegaron a sernos amados” (2:7, 8). Siguieron exhortando a los tesalonicenses, como un padre exhorta a sus hijos, a seguir andando de una manera digna de Dios, que los llamaba a su Reino y gloria.
8 Pablo los encomia por aceptar con presteza las buenas nuevas por lo que son, la “palabra de Dios”. Ellos no son los únicos a quienes han perseguido sus propios coterráneos, pues los primeros creyentes de Judea sufrieron persecuciones similares a manos de los judíos. Preocupado por el bienestar de los tesalonicenses, Pablo quiso ir personalmente a ellos en dos ocasiones, pero Satanás se lo estorbó. Para Pablo y sus colaboradores, los hermanos de Tesalónica son una corona de alborozo, su “gloria y gozo” (2:13, 20). Cuando ya no pudo soportar el no tener noticias de ellos, Pablo envió a Timoteo a Tesalónica para fortalecer la fe de ellos y consolarlos. Ahora Timoteo acaba de regresar con las buenas noticias de la prosperidad espiritual y el amor de ellos, y esto ha consolado y regocijado al apóstol. Pablo da gracias a Dios, y ora que el Señor les dé aumento para que abunden en amor unos para con otros, y que sus corazones sean “inculpables en santidad” delante de Dios el Padre al tiempo de la presencia del Señor Jesús (3:13).
9 Servir en santificación y honra (4:1-12). Pablo encomia a los tesalonicenses por andar como personas que quieren agradar a Dios, y los exhorta a seguir haciéndolo más de lleno. Que cada uno “sepa tomar posesión de su propio vaso en santificación y honra, no en codicioso apetito sexual”. En esto, nadie debería abusar de los derechos de su hermano. Pues Dios los llamó, “no con permiso para inmundicia, sino con relación a santificación. Así, pues, el hombre que muestra desatención, no está desatendiendo a hombre, sino a Dios” (4:4, 5, 7, 8). Pablo encomia a los tesalonicenses porque se aman unos a otros, y los exhorta a seguir haciendo esto en medida más plena, con la meta de vivir en quietud, ocuparse en sus propios negocios o asuntos y trabajar con sus manos. Pues deben andar decentemente “en lo que tiene que ver con los de afuera” (4:12).
10 La esperanza de la resurrección (4:13-18). En cuanto a los que están dormidos en la muerte, los hermanos no deben apesadumbrarse como los que no tienen esperanza. Si tienen fe en que Jesús murió y se levantó nuevamente, Dios también por medio de Jesús levantará a otros que se han dormido en la muerte. Al tiempo de la presencia del Señor, este descenderá del cielo con una llamada imperativa, “y los que están muertos en unión con Cristo se levantarán primero”. Después los sobrevivientes ‘serán arrebatados en nubes al encuentro del Señor en el aire’, para estar siempre con el Señor (4:16, 17).
11 Mantenerse despiertos mientras se acerca el día de Jehová (5:1-28). “El día de Jehová viene exactamente como ladrón en la noche.” Cuando la gente esté diciendo “¡Paz y seguridad!”, le sobrevendrá instantáneamente destrucción repentina. Por lo tanto, que los tesalonicenses se queden despiertos como “hijos de la luz e hijos del día”, manteniendo su juicio y llevando “puesta la coraza de la fe y el amor, y como yelmo la esperanza de la salvación” (5:2, 3, 5, 8). Este es un tiempo en que deben seguir consolándose y edificándose unos a otros. Que todos den “consideración más que extraordinaria en amor” a los que trabajan duro y presiden entre ellos. Por otra parte, a los desordenados se les debe amonestar, a los débiles se les debe edificar, y a todos se les debe tener gran paciencia. Sí, escribe Pablo, “sigan siempre tras lo que es bueno los unos para con los otros y para con todos los demás” (5:13, 15).
12 Finalmente Pablo aconseja sobre varios asuntos esenciales: ‘Regocíjense siempre. Oren incesantemente, dando gracias por todo. Conserven el fuego del espíritu. Traten respetuosamente el profetizar. Asegúrense de todas las cosas y adhiéranse a lo que es excelente. Absténganse de toda forma de iniquidad’ (5:16-22). Entonces ora que el mismo Dios de la paz los santifique completamente y que ellos puedan permanecer exentos de culpa en espíritu, alma y cuerpo al tiempo de la presencia del Señor Jesucristo. Concluye la carta con afectuosas palabras de estímulo y con la instrucción solemne de que la carta se lea a todos los hermanos.

*** w91 15/1 pág. 22 ¡Prepárese para el día de Jehová! ***

¡Prepárese para el día de Jehová!

Puntos sobresalientes de Primera a los Tesalonicenses

¡EL DÍA de Jehová! Los cristianos de la antigua Tesalónica creían que ese día estaba cerca. ¿Tenían razón? ¿Cuándo vendría? Este era un asunto vital que el apóstol Pablo consideró en su primera carta a los tesalonicenses, enviada desde Corinto alrededor del año 50 de nuestra era común.
Pablo y Silas establecieron la congregación de Tesalónica, una ciudad que era la sede administrativa de la provincia romana de Macedonia. (Hechos 17:1-4.) Después, en su primera carta a los tesalonicenses, Pablo dio encomio y amonestación, y habló sobre el día de Jehová. Nosotros también podemos beneficiarnos de esta carta, especialmente ahora cuando el día de Jehová está tan cercano.

Encomie y anime

Primero, Pablo dio encomio a los tesalonicenses (1:1-10). Merecían encomio por su obra y aguante fieles. También era loable que hubieran ‘aceptado la palabra bajo mucha tribulación con gozo de espíritu santo’. ¿Encomia usted a otros como lo hizo Pablo?
El apóstol había dado un ejemplo excelente (2:1-12). A pesar de que se le trató insolentemente en Filipos, había ‘cobrado denuedo por medio de Dios para hablar las buenas nuevas’ a los tesalonicenses. Había evitado el habla lisonjera, la codicia y el buscar gloria para sí. Pablo no se hizo una carga costosa, sino que fue amable con ellos tal como una madre que cría lo es con su hijo. ¡Qué excelente ejemplo para los ancianos de hoy!
Las siguientes palabras de Pablo animaron a los tesalonicenses a mantenerse firmes bajo persecución (2:13–3:13). Ellos habían aguantado persecución a manos de sus coterráneos, y Timoteo había dado a Pablo un buen informe acerca de la condición espiritual de ellos. El apóstol oraba que abundaran en amor y su corazón se hiciera firme. De igual manera, los testigos de Jehová de hoy oran por sus compañeros de creencia a quienes se persigue, los animan si eso se les hace posible, y se regocijan al oír informes de la fidelidad de ellos.

¡Manténgase despierto espiritualmente!

Luego Pablo dio consejo a los tesalonicenses (4:1-18). Deberían andar más de lleno en un derrotero que agradara a Dios, mostrar más amor fraternal y trabajar con sus manos para satisfacer sus necesidades. Además, deberían consolarse unos a otros con la esperanza de que al tiempo de la presencia de Jesús los creyentes ungidos por espíritu que hubieran muerto serían levantados primero y unidos a él. Después, los ungidos que estuvieran vivos entonces se unirían a Cristo y a los que ya hubieran sido resucitados a la vida celestial cuando ellos murieran y fueran resucitados.
Entonces Pablo pasó a considerar el día de Jehová y a dar otros consejos (5:1-28). El día de Jehová vendría como ladrón y traería destrucción repentina segura después que se proclamara: “¡Paz y seguridad!”. Así que los tesalonicenses deberían mantenerse despiertos en sentido espiritual, protegidos por la coraza de la fe y el amor y por la esperanza de la salvación como yelmo. Deberían respetar profundamente a los que presidían en la congregación, y deberían abstenerse de la iniquidad, tal como nosotros también debemos hacerlo.
La primera carta de Pablo a los tesalonicenses debe impelernos a dar encomio y estímulo a nuestros compañeros de creencia. También debe movernos a dar buen ejemplo por nuestra conducta y actitud. Y no hay duda de que su consejo puede ayudarnos a estar preparados para el día de Jehová.

[Recuadro/Ilustración en la página 22]

Coraza y yelmo: Al exhortar a los cristianos a mantenerse despiertos espiritualmente, Pablo escribió: “Mantengamos nuestro juicio y llevemos puesta la coraza de la fe y el amor, y como yelmo la esperanza de la salvación”. (1 Tesalonicenses 5:8.) La coraza era una protección blindada (consistente en escamas metálicas, cadenas o una plancha sólida de metal) para el pecho de los guerreros. De igual manera, la coraza de la fe nos protege en sentido espiritual. ¿Y qué hay del yelmo que se usaba en la antigüedad? Era un casco militar, generalmente de metal, que protegía al luchador en los combates. Tal como el yelmo protegía la cabeza del guerrero, así también la esperanza de la salvación protege las facultades mentales, y esto ayuda al cristiano a mantenerse íntegro. ¡Cuán importante es que el pueblo de Jehová use tal armadura espiritual! (Efesios 6:11-17.)

*** w08 15/9 págs. 29-30 Puntos sobresalientes de las cartas a los Tesalonicenses y a Timoteo ***

“QUEDÉMONOS DESPIERTOS”

(1 Tes. 1:1–5:28)
Pablo encomia a los tesalonicenses por “su fiel obra y su amorosa labor y su aguante”. Les dice que ellos son su “esperanza”, su “gozo [y] corona de alborozo” (1 Tes. 1:3; 2:19).
Luego el apóstol anima a los cristianos de Tesalónica a que se consuelen entre sí con la esperanza de la resurrección. Por último les recuerda que “el día de Jehová viene exactamente como ladrón en la noche”, y les insta a quedarse despiertos y mantener el juicio (1 Tes. 4:16-18; 5:2, 6).

Respuestas a preguntas bíblicas:

4:15-17. ¿Quiénes son “arrebatados [...] en nubes al encuentro del Señor en el aire”, y cómo sucede esto? Son los cristianos ungidos que están vivos durante la presencia de Cristo en el poder del Reino. Ellos se encuentran con el Señor Jesús en la región celestial invisible. Pero para lograrlo, primero tienen que morir y ser resucitados como criaturas espirituales (Rom. 6:3-5; 1 Cor. 15:35, 44). Como la presencia de Cristo ya ha comenzado, los cristianos ungidos que mueren en la actualidad no permanecen en ese estado, sino que son “arrebatados”, es decir, resucitados al instante (1 Cor. 15:51, 52).
5:23. ¿Qué quiso decir Pablo cuando pidió a Dios que fueran “conservados el espíritu y el alma y el cuerpo de [...] los hermanos”? El apóstol se refería al espíritu, el alma y el cuerpo de toda la congregación cristiana, que incluía a los cristianos ungidos de Tesalónica. En vez de pedir simplemente que se conservara la congregación, oró para que se conservara su “espíritu”, o inclinación mental. También pidió por su “alma” —su vida o existencia— y por su “cuerpo”, es decir, el cuerpo compuesto de cristianos ungidos (1 Cor. 12:12, 13). Este ruego destaca el profundo interés que Pablo sentía por la congregación.

Lecciones para nosotros:

1:3, 7; 2:13; 4:1-12; 5:15. Una forma eficaz de aconsejar es combinar el encomio sincero con la exhortación a esforzarse por mejorar.
4:1, 9, 10. Quienes adoran a Jehová tienen que seguir progresando en sentido espiritual.
5:1-3, 8, 20, 21. Puesto que se acerca el día de Jehová, “mantengamos nuestro juicio y llevemos puesta la coraza de la fe y el amor, y como yelmo la esperanza de la salvación”. Además, prestemos cuidadosa atención a la Palabra profética de Dios, la Biblia.

*** it-2 pág. 1112 Tesalonicenses, Cartas a los ***

PUNTOS SOBRESALIENTES DE SEGUNDA A LOS TESALONICENSES

Carta escrita con el propósito de corregir un punto de vista erróneo acerca de la presencia de Cristo y ofrecer consejo sobre la manera de tratar a los desordenados
Escrita por Pablo poco después de la primera carta a los Tesalonicenses

La revelación de Cristo traerá alivio (1:1-12)

Se encomia a los tesalonicenses por su aguante y fe mientras sufren persecución y angustia
La revelación de Cristo traerá alivio; entonces, Jesucristo, acompañado por sus poderosos ángeles, destruirá a quienes no obedecen las buenas nuevas y será glorificado con relación a sus santos
Pablo ora que se considere dignos a los tesalonicenses de modo que el nombre del Señor Jesús sea glorificado en ellos

El hombre del desafuero será revelado antes de la presencia de Cristo (2:1-17)

Se aconseja a los tesalonicenses que no se dejen perturbar o excitar por cualquier mensaje que dé a entender que el día de Jehová ya está aquí
Primero ha de venir la apostasía, y el hombre del desafuero ha de revelarse; este se alzará sobre todo objeto de reverencia y ostentará públicamente ser un dios
Cuando desaparezca el que actúa como restricción, se revelará al desaforado, cuya presencia se caracteriza por señales mentirosas y todo engaño injusto con el fin de engañar a los que están pereciendo
Jesucristo lo reducirá a la nada durante la manifestación de su presencia

Modo de tratar a los desordenados (3:1-18)

Apártense de los desordenados, que se entremeten en lo que no les atañe y desobedecen el mandato: “Si alguien no quiere trabajar, que tampoco coma”
Señálenlos como personas con las que no se debe confraternizar, pero amonéstenlos como a hermanos para que corrijan su modo de obrar

*** si págs. 232-233 Libro bíblico número 53: 2 Tesalonicenses ***

CONTENIDO DE SEGUNDA A LOS TESALONICENSES

5 La revelación del Señor Jesús (1:1-12). Pablo y sus compañeros dan gracias a Dios por el buen aumento de la fe entre los tesalonicenses y por el amor que se manifiestan unos a otros. Su aguante y su fe bajo persecuciones son prueba del justo juicio de Dios de que se les considere dignos del Reino. Dios pagará con tribulación a los que la causan a la congregación, y dará alivio a los que sufren. Esto será “al tiempo de la revelación del Señor Jesús desde el cielo con sus poderosos ángeles [...] al tiempo en que él viene para ser glorificado con relación a sus santos” (1:7, 10). Pablo y sus compañeros siempre oran por los tesalonicenses, que Dios los considere dignos de Su llamamiento y que el nombre del Señor Jesús sea glorificado en ellos y ellos en unión con él.
6 La apostasía vendrá antes de la presencia de Jesús (2:1-12). Los hermanos no deben excitarse por ningún mensaje en el sentido de que el día de Jehová está aquí. “No vendrá a menos que primero venga la apostasía y el hombre del desafuero quede revelado, el hijo de la destrucción.” Ahora conocen “la cosa que obra como restricción”, pero el misterio de este desafuero ya está obrando. Cuando tal restricción sea quitada, “entonces, realmente, será revelado el desaforado, a quien el Señor Jesús eliminará por el espíritu de su boca, y reducirá a nada por la manifestación de su presencia”. La presencia del desaforado es según la operación de Satanás con obras poderosas y engaño, y Dios permite que vaya una operación de error a los que no aceptaron el amor de la verdad para que lleguen a creer la mentira (2:3, 6, 8).
7 Estar firmes en la fe (2:13–3:18). Pablo prosigue: “Estamos obligados a dar gracias a Dios siempre por ustedes, hermanos amados por Jehová, porque Dios los seleccionó desde el principio para salvación al santificarlos con espíritu y por su fe en la verdad”. Con este fin se les predicaron las buenas nuevas. Por lo tanto, los hermanos deben estar firmes y mantener asidas las tradiciones que se les enseñaron, para que Jesucristo y el Padre, quienes amorosamente dieron consuelo eterno y esperanza, los hagan “firmes en todo buen hecho y buena palabra” (2:13, 17). Pablo pide las oraciones de ellos, “para que la palabra de Jehová siga moviéndose rápidamente y siendo glorificada” (3:1). El Señor, quien es fiel, los hará firmes y los guardará del inicuo, y Pablo ora que el Señor continúe dirigiendo sus corazones con éxito al amor de Dios y al aguante por el Cristo.
8 Entonces viene una vigorosa advertencia: “Ahora les damos órdenes, hermanos, en el nombre del Señor Jesucristo, de que se aparten de todo hermano que ande desordenadamente y no según la tradición que ustedes recibieron de nosotros” (3:6). El apóstol les recuerda el ejemplo que su grupo misional dio al esforzarse laboriosamente noche y día para no llegar a ser una carga costosa para ellos, de modo que pudieron dar la orden: “Si alguien no quiere trabajar, que tampoco coma”. Pero ahora oyen que algunos desordenados no están trabajando y son entremetidos. Estos deberían empezar a ganarse su propio alimento. (2 Tes. 3:10; 1 Tes. 4:11.)
9 Los hermanos no deben desistir de hacer lo correcto. Pero si alguno de ellos no es obediente a la carta de Pablo, la congregación debe avergonzarlo por medio de señalarlo y no asociarse más con él, a la vez que lo amonestan como a hermano. Pablo expresa la oración de que el Señor de la paz les dé “paz constantemente de toda manera”, y concluye su carta con saludos de su propia mano. (2 Tes. 3:16.)

*** w91 15/1 pág. 23 “No desistan de hacer lo correcto” ***

“No desistan de hacer lo correcto”

Puntos sobresalientes de Segunda a los Tesalonicenses

EL INTERÉS del apóstol Pablo en los cristianos de la ciudad macedonia de Tesalónica lo movió a escribirles su segunda carta alrededor del año 51 E.C. Algunos de la congregación esparcían la idea errónea de que la presencia de Jesucristo se había acercado. Quizás hasta se haya interpretado que una carta atribuida incorrectamente a Pablo indicaba que “el día de Jehová” había llegado. (2 Tesalonicenses 2:1, 2.)
Por eso fue necesario reajustar el pensamiento de algunos tesalonicenses. En su segunda carta Pablo los encomió por su fe y amor que iban en aumento, y por su aguante fiel. Pero también les mostró que antes de la presencia de Jesús llegaría la apostasía. De modo que se acercaban tiempos difíciles, y la carta del apóstol les ayudaría a prestar atención a este consejo: “No desistan de hacer lo correcto”. (2 Tesalonicenses 3:13.) Las palabras de Pablo pueden ayudarnos a nosotros a hacer lo mismo.

La revelación y presencia de Cristo

Pablo mencionó primero que se les libraría de la tribulación (1:1-12). Esto vendría “al tiempo de la revelación del Señor Jesús desde el cielo con sus poderosos ángeles”. Entonces les sobrevendría destrucción eterna a los que no obedecieran las buenas nuevas. Es consolador recordar esto cuando nos viene tribulación por causa de perseguidores.
Después Pablo indica que “el hombre del desafuero” sería revelado antes de la presencia de Cristo (2:1-17). Los tesalonicenses no deberían entusiasmarse por algún mensaje que sugiriera que “el día de Jehová” había llegado. Primero ocurriría la apostasía y quedaría revelado el hombre del desafuero. Después Jesús reduciría a este a nada al manifestar Su presencia. Mientras tanto, Pablo oraba que Dios y Cristo consolaran el corazón de los tesalonicenses y los hicieran “firmes en todo buen hecho y buena palabra”.

Cómo tratar con los desordenados

En el resto de su carta Pablo da instrucciones sobre cómo tratar con los desordenados (3:1-18). Expresó confianza en que el Señor fortalecería a los tesalonicenses y los guardaría del inicuo, Satanás el Diablo. Pero ellos tenían que tomar medidas para su propio beneficio espiritual. Era necesario que se apartaran de los desordenados, los que se entremetían en asuntos que no les incumbían y no querían trabajar. “Si alguien no quiere trabajar —dijo Pablo—, que tampoco coma.” Era necesario que señalaran a aquellas personas y que no fraternizaran con ellas, aunque debían amonestarlas como a hermanos. Los fieles cristianos tesalonicenses no podían desistir de hacer lo correcto, y Pablo deseaba que la bondad inmerecida del Señor Jesucristo estuviera con todos ellos.
La segunda carta de Pablo a los tesalonicenses da a los testigos de Jehová la garantía de que se les librará de su tribulación cuando Cristo y sus ángeles tomen venganza en los que no obedecen las buenas nuevas. También fortalece la fe saber que “el hombre del desafuero” (la clase clerical de la cristiandad) y toda religión falsa serán eliminados pronto. Mientras tanto, obedezcamos la exhortación de Pablo de no desistir de hacer lo correcto.

[Recuadro/Fotografía en la página 23]

La palabra de Jehová se mueve rápidamente: “Ocúpense en orar por nosotros —escribió Pablo— para que la palabra de Jehová siga moviéndose rápidamente [o “corriendo”] y siendo glorificada, así como lo es de hecho entre ustedes”. (2 Tesalonicenses 3:1; Kingdom Interlinear.) Algunos eruditos han sugerido que el apóstol aludía a corredores que se movieran velozmente en una carrera. Aunque eso no es seguro, Pablo pidió a los cristianos tesalonicenses que oraran para que tanto él como sus colaboradores pudieran esparcir la palabra de la verdad con urgencia y sin estorbo. Debido a que Dios contesta oraciones como aquella, su palabra ‘se mueve rápidamente’ mientras las buenas nuevas se predican con urgencia en estos últimos días. Como en el caso de los tesalonicenses que la aceptaron, la palabra de Jehová también está “siendo glorificada” hoy, muy estimada por los creyentes como “el poder de Dios para salvación”. (Romanos 1:16; 1 Tesalonicenses 2:13.) ¡Cuánto nos alegra que Dios esté bendiciendo a los proclamadores del Reino y esté acelerando el aumento de las filas de sus adoradores! (Isaías 60:22.)

*** w08 15/9 pág. 30 Puntos sobresalientes de las cartas a los Tesalonicenses y a Timoteo ***

“ESTÉN FIRMES”

(2 Tes. 1:1–3:18)
Parece que algunos miembros de la congregación habían distorsionado lo que Pablo escribió en su primera carta, y afirmaban que “la presencia [del] Señor” era inminente. Para corregir aquel punto de vista, el apóstol pasa a explicar lo que tiene que ‘venir primero’ (2 Tes. 2:1-3).
Pablo exhorta a los tesalonicenses: “Estén firmes y mantengan asidas las tradiciones que les fueron enseñadas”. Además, les ordena que “se aparten de todo hermano que ande desordenadamente” (2 Tes. 2:15; 3:6).

Respuestas a preguntas bíblicas:

2:3, 8. ¿Quién es “el hombre del desafuero”, y cómo será eliminado? Este “hombre” representa a la clase clerical de la cristiandad. El único autorizado a declarar los juicios de Dios contra los malvados y a dar la orden de ejecutarlos es “la Palabra”, o sea, Jesucristo, el Vocero Principal de Dios (Juan 1:1). Por ello puede decirse que Jesús acabará con el hombre del desafuero “por el espíritu [la fuerza activa] de su boca”.
2:13, 14. ¿Cómo se “seleccionó desde el principio para salvación” a los cristianos ungidos? Los ungidos fueron predeterminados como grupo cuando Jehová se propuso que la descendencia de la mujer magullara a Satanás en la cabeza (Gén. 3:15). Jehová también estableció los requisitos que debían satisfacer, el trabajo que harían y dijo de antemano que serían sometidos a pruebas. De esa forma los llamó para ‘este destino’.

Lecciones para nosotros:

1:6-9. Los juicios de Jehová se ejecutan de forma selectiva.
3:8-12. Se espera que los cristianos trabajen para ganarse el sustento y así continúen efectuando su ministerio. El hecho de que el día de Jehová esté cerca no debe utilizarse como pretexto para no trabajar. Si estamos desocupados, podríamos convertirnos en individuos perezosos que se “entremet[en] en asuntos ajenos” (1 Ped. 4:15).

PUNTOS SOBRESALIENTES DEL LIBRO DE: 1 - 2 TIMOTEO


Clic para escuchar la lectura de la Biblia en JW.org
Clic para escuchar la lectura de la Biblia en JW.org

1 Timoteo

2 Timoteo


*** it-2 pág. 1131 Timoteo, Cartas a ***

PUNTOS SOBRESALIENTES DE PRIMERA A TIMOTEO

Consejo a un anciano cristiano sobre sus responsabilidades
Escrita por el apóstol Pablo, al parecer poco después de ser liberado de su primer encarcelamiento en Roma
Consejo para el propio bienestar espiritual de Timoteo
Guerrea la batalla espiritual, mantén la fe y una buena conciencia (1:18, 19)
Tu interés no ha de centrarse en el entrenamiento corporal, sino en la devoción piadosa; no permitas que otros menosprecien tu juventud, sé un buen ejemplo y progresa (4:7b-16)
No nombres apresuradamente a nadie a un puesto de responsabilidad y así evita hacerte partícipe en los pecados ajenos (5:22)

Advertencia sobre las influencias que corrompen la congregación

Ordena a ciertos individuos que no enseñen doctrinas diferentes, ni presten atención a cuentos falsos y genealogías (1:3, 4)
Ciertas personas se han desviado del amor y la fe sin hipocresía; pretenden ser maestros de la ley, pero no entienden su significado (1:5-11)
En períodos posteriores algunos se apartarán de la fe (4:1-5)
Contrarresta las influencias dañinas; aliméntate de las palabras de la fe; rechaza los cuentos falsos (4:6, 7a)
De las enseñanzas falsas se originan envidia, contienda, discursos injuriosos, sospechas, disputas violentas y el empleo de la devoción piadosa para obtener lucro (6:3-5)
Huye del mal fruto que produce el amor al dinero; pelea la excelente pelea de la fe y resiste las doctrinas falsas (6:11, 12, 20, 21)

Requisitos para los que sirven de ancianos y siervos ministeriales

Entre los requisitos para servir de anciano se incluye ser irreprensible; tener una sola esposa; ser de juicio sano, ordenado, hospitalario, capacitado para enseñar, sobrio en lo tocante a la bebida y al temperamento, razonable; no amar el dinero; presidir su casa de manera excelente; no ser un recién convertido, y tener buena reputación fuera de la congregación (3:1-7)
Los siervos ministeriales deben ser serios, no de lengua doble, no dados a la bebida, ni ávidos de ganancia falta de honradez; primero se les debe probar en cuanto a aptitud; deben estar libres de acusación, y presidir bien sus propias casas (3:8-10, 12, 13)

Instrucciones relacionadas con diversas necesidades de la congregación

Se debe orar por hombres de toda clase, lo que incluye a los gobernantes, a fin de que los cristianos vivan pacíficamente con devoción piadosa; la voluntad de Dios es que se salven hombres de toda clase (2:1-4)
Hay un solo Dios y un solo mediador, Jesucristo, de modo que los que oran deben alzar “manos leales, libres de ira y debates” (2:5-8)
Las mujeres deben vestir de manera modesta y decorosa, que refleje reverencia a Dios; no han de enseñar en la congregación ni ejercer autoridad sobre el hombre (2:9-15)
Solo se puede incluir en la lista de viudas que recibirán ayuda material de la congregación a las mayores de sesenta años que tengan una buena reputación y no tengan hijos ni nietos (5:3-16)
A los ancianos que trabajan duro en hablar y enseñar se les debe considerar merecedores de “doble honra” (5:17, 18)
No admitas una acusación contra un anciano a no ser que haya dos o tres testigos; a los que practican el pecado se les debe censurar ante todos los presentes (5:19-21)
Los esclavos deben ser ejemplos de sumisión a sus amos, en especial si estos son compañeros creyentes (6:1, 2)
Todos deberían darse por satisfechos con tener sustento y con qué cubrirse; el amor al dinero es raíz de cosas perjudiciales, y los que están determinados a ser ricos sufren perjuicio espiritual (6:6-10)
Los que son ricos no deben ser arrogantes ni confiar en las riquezas; mas bien, han de ser generosos con los necesitados (6:17-19)

*** si págs. 235-236 Libro bíblico número 54: 1 Timoteo ***

CONTENIDO DE PRIMERA A TIMOTEO

7 Exhortación a fe con una buena conciencia (1:1-20). Después de saludar a Timoteo llamándolo “un hijo genuino en la fe”, Pablo lo anima a permanecer en Éfeso. Timoteo ha de corregir a los que enseñan “diferente doctrina”, lo que conduce a cuestiones inútiles más bien que a una dispensación de fe. Pablo dice que el objetivo de este mandato es “amor procedente de un corazón limpio y de una buena conciencia y de fe sin hipocresía”. Añade: “Desviándose de estas cosas, ciertos individuos han sido apartados al habla ociosa” (1:2, 3, 5, 6).
8 Aunque Pablo había sido anteriormente blasfemo y perseguidor, la bondad inmerecida del Señor “sobreabundó junto con la fe y el amor que hay en relación con Cristo Jesús”, de modo que se le mostró misericordia. Él había sido el más notable de los pecadores, y por eso llegó a ser una demostración de la gran paciencia de Cristo Jesús, quien “vino al mundo para salvar a pecadores”. ¡Cuán digno es el Rey de la eternidad de recibir honra y gloria para siempre! Pablo exhorta a Timoteo a participar en el guerrear excelente, “manteniendo la fe y una buena conciencia”. Timoteo no debe ser como los que han “experimentado naufragio respecto a su fe”, tales como Himeneo y Alejandro, a quienes Pablo ha disciplinado por blasfemar (1:14, 15, 19).
9 Instrucciones sobre adoración y organización en la congregación (2:1–6:2). Deben hacerse oraciones con relación a hombres de toda clase, incluso los que están en alto puesto, con el fin de que los cristianos puedan vivir tranquilamente con devoción piadosa. Es la voluntad de Dios, el Salvador, que “hombres de toda clase se salven y lleguen a un conocimiento exacto de la verdad. Porque hay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los hombres, un hombre, Cristo Jesús, que se dio a sí mismo como rescate correspondiente por todos” (2:4-6). Pablo fue nombrado apóstol y maestro de estas cosas. De modo que pide a los hombres que oren con lealtad, y a las mujeres que se vistan modesta y sensatamente, como es propio de personas que reverencian a Dios. La mujer debe aprender en silencio y no ejercer autoridad sobre el hombre, “porque Adán fue formado primero, luego Eva” (2:13).
10 El hombre que procura ser superintendente desea una obra excelente. Pablo entonces señala los requisitos que califican a los superintendentes y los siervos ministeriales. El superintendente debe ser “irreprensible, esposo de una sola mujer, moderado en los hábitos, de juicio sano, ordenado, hospitalario, capacitado para enseñar, no un borracho pendenciero, no un golpeador, sino razonable, no belicoso, no amador del dinero, hombre que presida su propia casa excelentemente, que tenga hijos en sujeción con toda seriedad [...], no un hombre recién convertido [...] Debe también tener excelente testimonio de los de afuera” (3:2-7). Hay requisitos parecidos para los siervos ministeriales, y se les debe probar en cuanto a aptitud antes de que sirvan. Pablo escribe estas cosas para que Timoteo sepa cómo debe comportarse en la congregación de Dios, que es “columna y apoyo de la verdad” (3:15).
11 En tiempos posteriores algunos se apartarán de la fe por las enseñanzas de demonios. Hombres hipócritas que hablarán mentiras prohibirán casarse y mandarán abstenerse de alimentos que Dios creó para que se participe de ellos con acción de gracias. Timoteo debe ser excelente ministro y negarse a admitir relatos falsos y ‘cuentos de viejas’. Por otra parte, debe irse entrenando con la devoción piadosa como mira. “Con este fin estamos trabajando duro y esforzándonos —dice Pablo—, porque hemos cifrado nuestra esperanza en un Dios vivo, que es Salvador de hombres de toda clase, especialmente de los fieles.” Por lo tanto, Timoteo debe seguir dando estos mandatos y enseñándolos. No debe permitir que ningún hombre menosprecie su juventud; por el contrario, debe hacerse ejemplo en conducta y servicio piadoso. Debe estar intensamente ocupado en estas cosas y prestar constante atención a sí mismo y a su enseñanza, pues al persistir en estas cosas ‘se salvará a sí mismo y también a los que le escuchan’ (4:7, 10, 16).
12 Pablo aconseja a Timoteo sobre cómo tratar con la gente en el nivel individual: a los hombres mayores como a padres, a los de menos edad como a hermanos, a las mujeres mayores como a madres, a las de menos edad como a hermanas. Ha de hacerse provisión adecuada para las que en verdad son viudas. Sin embargo, la familia de una viuda debe atenderla si es posible. No hacer esto sería repudiar la fe. Cuando una viuda tiene por lo menos 60 años de edad, debe ser puesta en la lista si ‘se da testimonio de ella por sus excelentes obras’ (5:10). Por otra parte, no se debe admitir a las viudas de menos edad, que dejan que sus impulsos sexuales las dominen. En vez de estar andorreando y chismeando, que estas se casen y tengan hijos, para no dar incentivo al opositor.
13 A los ancianos que presiden excelentemente debe tenérseles por dignos de doble honra, ‘especialmente a los que trabajan duro en hablar y enseñar’ (5:17). No ha de admitirse una acusación contra un anciano salvo por la evidencia de dos o tres testigos. Las personas que practican el pecado deben ser censuradas delante de todos los presentes, pero no ha de haber prejuicio ni parcialidad en estas cosas. Los esclavos deben respetar a sus dueños y rendir buen servicio, especialmente a los hermanos, que son “creyentes y amados” (6:2).
14 Consejo sobre “devoción piadosa junto con autosuficiencia” (6:3-21). El hombre que no se aviene a palabras saludables está hinchado de orgullo y mentalmente enfermo sobre cuestiones, y esto lleva a disputas violentas acerca de cosas insignificantes. Por otra parte, la “devoción piadosa junto con autosuficiencia” es un medio de gran ganancia. Uno debe estar contento si tiene qué comer y con qué cubrirse. El resolverse a ser rico es un lazo que lleva a la destrucción, y el amor al dinero es “raíz de toda suerte de cosas perjudiciales”. Pablo insta a Timoteo en su condición de hombre de Dios a huir de esas cosas, seguir tras las virtudes cristianas, pelear la excelente pelea de la fe y ‘asirse firmemente de la vida eterna’ (6:6, 10, 12). Debe observar el mandamiento “de manera inmaculada e irreprensible” hasta la manifestación del Señor Jesucristo. Que los que son ricos “cifren su esperanza, no en las riquezas inseguras, sino en Dios”, para asirse firmemente de la vida que realmente lo es. Al concluir, Pablo anima a Timoteo a guardar el depósito de doctrinas a su cuidado y a apartarse de las palabrerías profanadoras y de “las contradicciones del falsamente llamado ‘conocimiento’” (6:14, 17, 20).

*** w91 15/1 pág. 30 Mantenga la fe y una buena conciencia ***

Mantenga la fe y una buena conciencia

Puntos sobresalientes de Primera a Timoteo

ALREDEDOR del año 56 E.C. el apóstol Pablo advirtió a los ancianos de la congregación de Éfeso que “lobos opresivos” se levantarían entre ellos y ‘hablarían cosas aviesas para arrastrar a los discípulos tras de sí’. (Hechos 20:29, 30.) Unos años después el peligro de la enseñanza apóstata se había hecho tan grave que Pablo instó a Timoteo a pelear una guerra espiritual dentro de la congregación para conservar la pureza de esta y ayudar a sus compañeros de creencia a permanecer en la fe. Esa fue una de las razones principales para que Pablo escribiera su primera carta a Timoteo desde Macedonia alrededor de 61-64 E.C.
Se escribió a Timoteo sobre las obligaciones de los ancianos, el lugar que Dios ha asignado a las mujeres, los requisitos para ser ancianos y siervos ministeriales, y otros asuntos. Esa instrucción es provechosa también hoy día.

Exhortación a la fe

Pablo comenzó su carta exhortando a Timoteo a guardar la fe y una buena conciencia (1:1-20). Lo anima a permanecer en Éfeso y a ‘mandar a ciertos individuos que no enseñen diferente doctrina’. Pablo estaba agradecido por el ministerio que se le había asignado, y reconoció que había actuado en ignorancia y con falta de fe cuando persiguió a los seguidores de Jesús. El apóstol le encargó a Timoteo que siguiera peleando el guerrear espiritual, “manteniendo la fe y una buena conciencia” y que no llegara a ser como los que “han experimentado naufragio respecto a su fe”.

Consejo sobre la adoración

Luego Pablo dio consejo como “maestro de naciones en el asunto de la fe y la verdad” (2:1-15). Para que los cristianos puedan vivir con tranquilidad, deben hacerse oraciones respecto a los que ocupan puestos encumbrados. Es la voluntad de Dios que hombres de toda clase se salven, y una enseñanza fundamental es que Cristo “se dio a sí mismo como rescate correspondiente por todos”. Pablo mostró que la mujer debería adornarse con modestia y que no debería ejercer autoridad sobre el hombre.
Las congregaciones deben estar bien organizadas (3:1-16). Por eso Pablo señala los requisitos que han de satisfacer los superintendentes y los siervos ministeriales. Por las cosas que el apóstol escribió, Timoteo sabría cómo comportarse en la congregación, “columna y apoyo de la verdad”.
Pablo dio consejo personal a Timoteo para ayudarle a evitar las enseñanzas falsas (4:1-16). En tiempos posteriores algunos se apartarían de la fe. Pero al prestar constante atención a sí mismo y a su enseñanza Timoteo se ‘salvaría a sí mismo y salvaría a los que le escucharan’.
Además Timoteo recibió consejo sobre cómo tratar con la gente individualmente, tanto con jóvenes como con mayores (5:1-25). Por ejemplo, se debía hacer provisión adecuada para las viudas mayores que tuvieran excelente reputación cristiana. Las viudas jóvenes, en vez de estar chismeando, debían casarse y tener hijos. A los hombres de mayor edad que presidieran de manera excelente debería tenérseles por dignos de doble honra.

Devoción piadosa junto con autosuficiencia

La carta de Pablo concluye con consejo sobre devoción piadosa (6:1-21). La “devoción piadosa junto con autosuficiencia” puede significar gran ganancia, pero el resolverse a ser rico lleva a destrucción y ruina. Pablo instó a Timoteo a pelear la excelente pelea de la fe y a ‘asirse firmemente de la vida eterna’. Los que eran ricos tenían que ‘cifrar su esperanza, no en las riquezas inseguras, sino en Dios’ para que pudieran asirse de la vida que realmente es vida.

[Recuadro/Ilustración en la página 30]

Salvada mediante tener hijos: Cuando Pablo dijo: “A ella se le mantendrá en seguridad mediante el tener hijos, con tal que continúen en fe y amor y santificación junto con buen juicio”, no estaba hablando de la salvación a la vida eterna, sino del papel apropiado de la mujer piadosa. (1 Timoteo 2:11-15.) Mediante tener hijos, cuidar de ellos y atender su casa, ‘se mantendría en seguridad’ a la mujer por impedírsele así que llegara a ser una chismosa desocupada y entremetida en asuntos ajenos. (1 Timoteo 5:11-15.) Las tareas domésticas complementarían su servicio a Jehová. Por supuesto, todo cristiano debe vigilar su conducta y utilizar sabiamente su tiempo. (Efesios 5:15, 16.)

*** w08 15/9 págs. 30-31 Puntos sobresalientes de las cartas a los Tesalonicenses y a Timoteo ***

“GUARDA LO QUE HA SIDO DEPOSITADO A TU CUIDADO”

(1 Tim. 1:1–6:21)
Pablo aconseja a Timoteo que siga “guerreando el guerrear excelente; manteniendo la fe y una buena conciencia”. Expone los requisitos que los varones deben satisfacer para recibir un nombramiento en la congregación. También le dice a Timoteo: “Niégate a admitir los cuentos falsos que violan lo que es santo” (1 Tim. 1:18, 19; 3:1-10, 12, 13; 4:7).
“No critiques severamente a un hombre mayor”, escribe Pablo a Timoteo, y le recomienda encarecidamente: “Guarda lo que ha sido depositado a tu cuidado, apartándote de las vanas palabrerías que violan lo que es santo, y de las contradicciones del falsamente llamado ‘conocimiento’” (1 Tim. 5:1; 6:20).

Respuestas a preguntas bíblicas:

1:18; 4:14. ¿Qué “predicciones” se habían hecho respecto a Timoteo? Tal vez se trate de ciertas profecías sobre la futura labor de Timoteo en la congregación cristiana, que se pronunciaron por inspiración cuando Pablo visitó Listra durante su segundo viaje misional (Hech. 16:1, 2). Basándose en estas predicciones, los ancianos de la congregación ‘le impusieron las manos’ al joven Timoteo, apartándolo para un servicio en particular.
2:15. ¿Qué significa que a la mujer “se le manten[ga] en seguridad mediante el tener hijos”? Tener hijos, cuidar de ellos y atender el hogar puede mantener a una mujer “en seguridad” porque evita que se convierta en una persona desocupada, ‘chismosa y entremetida en asuntos ajenos’ (1 Tim. 5:11-15).
3:16. ¿Cuál es el secreto sagrado de la devoción piadosa? La cuestión de si algún ser humano podría mantenerse siempre leal a la soberanía de Jehová fue durante siglos un secreto. Jesús resolvió dicha cuestión al mantener integridad perfecta ante Dios hasta la muerte.
6:15, 16. ¿Son aplicables estas palabras a Jehová Dios o a Jesucristo? Estas palabras se refieren a Aquel cuya manifestación mencionan estos versículos, es decir, a Jesucristo (1 Tim. 6:14). A diferencia de simples seres humanos que gobiernan como reyes y señores, Jesús es el “único Potentado”, y solo él es inmortal (Dan. 7:14; Rom. 6:9). Desde que ascendió a los cielos invisibles, ningún hombre en la Tierra lo “ha visto” con los ojos literales.

Lecciones para nosotros:

4:15. Sin importar que hayamos abrazado el cristianismo recientemente o hace mucho tiempo, debemos esforzarnos por seguir progresando en sentido espiritual.
6:2. Si estamos trabajando para un compañero de creencia, no deberíamos intentar aprovecharnos de la situación. El hecho de que sea nuestro hermano y no alguien de fuera de la congregación debería impulsarnos a trabajar con mayor diligencia.

*** it-2 pág. 1132 Timoteo, Cartas a ***

PUNTOS SOBRESALIENTES DE SEGUNDA A TIMOTEO

Estímulo y consejo para ayudar a Timoteo a permanecer firme a pesar de las dificultades que se presentarían en el futuro
Última carta inspirada de Pablo, escrita durante su segundo encarcelamiento en Roma

Estimula a Timoteo a continuar progresando

‘Aviva cual fuego el don de Dios’ que recibiste; no te avergüences del testimonio acerca de Cristo, ni de Pablo, porque esté preso; acepta tu parte en sufrir por las buenas nuevas (1:6-8)
Guarda el modelo de palabras saludables (1:13, 14)
Al igual que un soldado, ten la mente puesta en un solo objetivo; compite según las reglas, como lo haría un atleta en los juegos; sé como un labrador diligente; aguanta con fidelidad (2:3-13)
Haz lo sumo posible para presentarte aprobado a Dios, manejando la palabra de la verdad correctamente (2:15)
Huye de los deseos de la juventud, mas sigue tras las cualidades piadosas junto con los que de corazón limpio invocan al Señor (2:22)
Consejo para ayudar a Timoteo a mantenerse firme ante los maestros falsos
Evita las disputas respecto a palabras y el habla que viola lo que es santo; intenta recobrar con apacibilidad a los que han sido atrapados por el Diablo (2:16-26)
En los últimos días se presentarán tiempos críticos, difíciles de manejar, debido a la predisposición inicua de la gente; amarán el dinero y los placeres en lugar de amar a Dios; evita a esas personas (3:1-7)
Estos hombres corruptos seguirán resistiendo la verdad; pero tú debes adherirte a lo que has aceptado como verdadero porque lo aprendiste de personas a las que conocías bien y de las Escrituras inspiradas (3:8-17)
Persevera en predicar la palabra, evangelizar y efectuar tu ministerio plenamente, aunque vendrán tiempos en que los hombres no querrán escuchar la doctrina saludable, sino que preferirán que los maestros que ellos mismos escojan les regalen los oídos (4:1-5)

Circunstancias de Pablo como prisionero

Pablo fue nombrado apóstol de Jesucristo; entonces sufre debido a ello, pero no se avergüenza (1:11, 12)
Estando prisionero en cadenas, fue prácticamente abandonado por todos los del distrito de Asia, pero Onesíforo lo buscó diligentemente y le llevó refrigerio (1:15-18)
Reconociendo la inminencia de su muerte, Pablo espera con confianza el día en que Jesús dará la corona de la justicia tanto a él como a los demás que han amado su manifestación (4:6-8)
Nadie fue a su lado en su primera defensa; no obstante, el Señor Jesucristo lo fortaleció; confía que el Señor lo salvará para su Reino celestial (4:16-18)

*** si pág. 238 Libro bíblico número 55: 2 Timoteo ***

CONTENIDO DE SEGUNDA A TIMOTEO

5 “Reteniendo el modelo de palabras saludables” (1:1–3:17). Pablo dice a Timoteo que jamás lo olvida en sus oraciones y que anhela verlo. Recuerda ‘la fe sin hipocresía’ que hay en Timoteo y que moró primero en su abuela Loida y su madre Eunice. Timoteo debe avivar cual fuego el don que está en él, ‘porque Dios no dio un espíritu de cobardía, sino de poder y de amor y de buen juicio’. Por lo tanto, que no se avergüence de testificar y de sufrir el mal por las buenas nuevas, porque la bondad inmerecida de Dios se ha hecho claramente patente mediante la manifestación del Salvador, Cristo Jesús. Timoteo debe “[seguir] reteniendo el modelo de palabras saludables” que oyó de Pablo, y guardarlo como excelente depósito a su cuidado (1:5, 7, 13).
6 Timoteo debe encargar las cosas que aprendió de Pablo a “hombres fieles, quienes, a su vez, estarán adecuadamente capacitados para enseñar a otros”. Debe demostrar que es excelente soldado de Cristo Jesús. El soldado evita los enredos comerciales. Además, el que es coronado en los juegos compite de acuerdo con las reglas. Para adquirir discernimiento, Timoteo debe pensar constantemente en las palabras de Pablo. Las cosas importantes que uno debe recordar y que debe recordar a otros son que “Jesucristo fue levantado de entre los muertos y fue de la descendencia de David” y que la salvación y la gloria eterna en unión con Cristo, al reinar con él, son las recompensas para los escogidos que aguantan. Timoteo debe hacer lo sumo posible para presentarse a Dios como trabajador aprobado y evitar las vanas palabrerías que violan lo que es santo, que se esparcen como gangrena. Tal como en una casa grande se mantiene al vaso honroso separado del que es falto de honra, así, advierte Pablo a Timoteo, “huye de los deseos que acompañan a la juventud, mas sigue tras la justicia, la fe, el amor, la paz, junto con los que de corazón limpio invocan al Señor”. El esclavo del Señor necesita ser amable para con todos, estar capacitado para enseñar e instruir con apacibilidad (2:2, 8, 22).
7 “En los últimos días” habrá tiempos críticos, difíciles de manejar, y habrá personas que resulten falsas a su despliegue de devoción piadosa, ‘que siempre estén aprendiendo y, sin embargo, nunca puedan llegar a un conocimiento exacto de la verdad’. Pero Timoteo ha seguido con sumo cuidado y atención la enseñanza de Pablo, el derrotero de su vida y sus persecuciones, de las cuales el Señor lo libró. “De hecho —añade Pablo—, todos los que desean vivir con devoción piadosa en asociación con Cristo Jesús también serán perseguidos.” No obstante, Timoteo debe continuar en las cosas que ha aprendido desde la infancia, que pueden hacerlo sabio para la salvación, pues “toda Escritura es inspirada de Dios y provechosa” (3:1, 7, 12, 16).
8 Efectuar plenamente el ministerio (4:1-22). Pablo encarga a Timoteo que ‘predique la palabra’ con urgencia (4:2). Vendrá el tiempo en que los hombres no soportarán la enseñanza sana y se volverán a falsos maestros, pero que Timoteo mantenga su juicio, ‘haga la obra de evangelizador, efectúe plenamente su ministerio’. Pablo, al tanto de que pronto morirá, se regocija de haber peleado la excelente pelea, de haber corrido la carrera hasta terminarla y de haber observado la fe. Ahora espera con confianza la recompensa: “la corona de la justicia” (4:5, 8).
9 Pablo insta a Timoteo a venir pronto a él, y le da instrucciones respecto al viaje. Cuando Pablo hizo su primera defensa todos lo abandonaron, pero el Señor le infundió poder para que la predicación se efectuara plenamente entre las naciones. Sí, él confía en que el Señor lo librará de toda obra inicua y lo salvará para Su Reino celestial.

*** w91 15/1 pág. 31 Confíe en la fuerza que Dios da ***

Confíe en la fuerza que Dios da

Puntos sobresalientes de Segunda a Timoteo

JEHOVÁ da a sus siervos poder para aguantar pruebas y persecución. ¡Y cuánto necesitaban Timoteo y otros cristianos la fuerza que Dios da! En el año 64 E.C. un incendio causó estragos en Roma, y se rumoreaba que el emperador Nerón había sido el responsable de aquello. Para protegerse, Nerón echó la culpa a los cristianos, y parece que aquello causó una ola de persecución. Probablemente en aquel tiempo (alrededor de 65 E.C.) el apóstol Pablo se halló de nuevo en prisión en Roma. A pesar de que se encaraba a la muerte, escribió entonces su segunda carta a Timoteo.
Esta carta de Pablo preparó a Timoteo para resistir a los apóstatas y permanecer firme frente a la persecución. Animó a Timoteo a seguir progresando espiritualmente y describió las circunstancias en que se hallaba Pablo como prisionero. La carta también ayuda a sus lectores a confiar en la fuerza que Dios suministra.

Sufra el mal e instruya con apacibilidad

Dios nos imparte fortaleza para que podamos aguantar la persecución como proclamadores de las buenas nuevas (1:1-18). Pablo nunca olvidaba a Timoteo en sus oraciones, y recordaba la fe sin hipocresía que había en él. Dios había dado a Timoteo ‘no un espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de buen juicio’. Por lo tanto, no debía avergonzarse de testificar y de sufrir el mal por causa de las buenas nuevas. Además se le instó a “[seguir] reteniendo el modelo de palabras saludables” que había oído de Pablo, tal como nosotros debemos adherirnos estrictamente a la verdad cristiana genuina aunque otros se aparten de ella.
Las cosas que Pablo enseñaba debían encargarse a hombres fieles, quienes a su vez enseñarían a otros (2:1-26). A Timoteo se le exhortó a ser un excelente soldado de Cristo y a mantenerse fiel cuando sufriera el mal. Pablo mismo había sufrido en cadenas de prisión por predicar las buenas nuevas. Animó a Timoteo a hacer lo sumo posible para presentarse como trabajador aprobado de Dios y a evitar las vanas palabrerías que violan lo que es santo. Además, le dijo que un esclavo del Señor debe instruir a otros con apacibilidad.

¡Predica la Palabra!

Se necesitaría la fortaleza que proviene de Dios para enfrentarse a los últimos días y defender la verdad de las Escrituras (3:1-17). De entre los impíos se levantarían hombres que ‘siempre estarían aprendiendo pero que nunca podrían llegar al conocimiento exacto de la verdad’. Tales ‘hombres inicuos e impostores avanzarían de mal en peor, extraviando y siendo extraviados’. Con todo, Timoteo debía ‘continuar en las cosas que había aprendido’. Nosotros debemos hacer lo mismo, pues sabemos que ‘toda Escritura es inspirada de Dios y provechosa para enseñar, censurar, rectificar las cosas y disciplinar en justicia, para que el hombre de Dios sea enteramente competente, completamente equipado para toda buena obra’.
Timoteo debía resistir a los apóstatas y efectuar su ministerio (4:1-22). Podría lograr esto mediante ‘predicar la palabra’ y permanecer en ella. Esto era vital, pues la congregación se enfrentaba a un “tiempo dificultoso” debido a que algunos estaban enseñando doctrinas falsas. Hoy los testigos de Jehová también se adhieren a la Palabra de Dios, pues la predican urgentemente dentro de la congregación y a los de afuera, aun en circunstancias desfavorables. Pablo había “observado la fe”, a pesar de que algunos lo habían abandonado. Pero ‘el Señor le infundió poder, para que por medio de él la predicación se efectuara plenamente’. ¡Que nosotros también confiemos en la fuerza que Dios da y sigamos predicando las buenas nuevas!

[Recuadro/Fotografía en la página 31]

Un excelente soldado: Pablo dio esta exhortación a Timoteo: “Como excelente soldado de Cristo Jesús, acepta tu parte en sufrir el mal. Ningún hombre que sirve como soldado se envuelve en los negocios comerciales de la vida, a fin de conseguir la aprobación de aquel que lo alistó como soldado”. (2 Timoteo 2:3, 4.) Un soldado romano de infantería ‘sufría el mal’ al cargar armas pesadas, un hacha, una canastilla, alimento para tres días, y otros artículos. (Guerra de los judíos, por Josefo, Libro 3, capítulo 3.) El soldado no iba en pos de intereses comerciales, pues aquello no habría agradado a su superior; además, tenía los gastos cubiertos. De manera similar, el cristiano sufre debido a pruebas relacionadas con ser “excelente soldado de Cristo”. Aunque el cristiano efectúe trabajo seglar para cumplir con sus obligaciones según las Escrituras, no debe buscar más de lo que necesite en sentido material, pues esto podría llevarlo a abandonar su guerrear espiritual. (1 Tesalonicenses 2:9.) Al testificar de casa en casa, el cristiano maneja “la espada del espíritu, es decir, la palabra de Dios”, y ayuda a la gente a librarse del error religioso. (Efesios 6:11-17; Juan 8:31, 32.) Puesto que hay vidas en juego, que todo soldado cristiano siga agradando así a Jesucristo y a Jehová Dios.

*** w08 15/9 pág. 31 Puntos sobresalientes de las cartas a los Tesalonicenses y a Timoteo ***

“PREDICA LA PALABRA, OCÚPATE EN ELLO URGENTEMENTE”

(2 Tim. 1:1–4:22)
A fin de preparar a Timoteo para los tiempos difíciles que se avecinan, Pablo escribe: “Dios no nos dio un espíritu de cobardía, sino de poder y de amor y de buen juicio”. Además, le aconseja: “El esclavo del Señor no tiene necesidad de pelear, sino de ser amable para con todos, capacitado para enseñar” (2 Tim. 1:7; 2:24).
El apóstol exhorta al joven superintendente: “Continúa en las cosas que aprendiste y fuiste persuadido a creer”. Y dado que las enseñanzas apóstatas se estaban difundiendo, le brinda el siguiente consejo: “Predica la palabra, ocúpate en ello urgentemente [...]; censura, corrige, exhorta” (2 Tim. 3:14; 4:2).

Respuestas a preguntas bíblicas:

1:13. ¿Qué es “el modelo de palabras saludables”? Las “palabras saludables” son “las de nuestro Señor Jesucristo”, es decir, las enseñanzas cristianas verdaderas (1 Tim. 6:3). Ahora bien, lo que Jesús enseñó e hizo estaba en armonía con la Palabra de Dios, por lo que la expresión “palabras saludables” puede referirse por extensión a todas las enseñanzas que hallamos en las Escrituras. Estas enseñanzas nos ayudan a ver lo que Jehová espera de nosotros. Seguimos “reteniendo” dicho modelo al poner en práctica lo que hemos aprendido en la Biblia.
4:13. ¿Qué eran “los pergaminos”? El pergamino era un tipo de piel preparado para que se escribiera sobre él. Es posible que Pablo estuviera pidiendo que le llevaran porciones de las Escrituras Hebreas para estudiarlas mientras se hallaba encarcelado en Roma. Tal vez algunos de los rollos que pidió fueran de papiro, pero otros eran de pergamino.

Lecciones para nosotros:

1:5; 3:15. La educación bíblica que Timoteo recibió desde la infancia lo llevó a tener fe en Cristo Jesús, y esa fe ejerció una gran influencia en todo lo que hizo. Es de suma importancia que los padres piensen seriamente en cómo van a cumplir con la responsabilidad que tienen ante Dios y sus hijos.
1:16-18. Cuando nuestros hermanos en la fe pasan por pruebas, se enfrentan a persecución o son encarcelados, debemos orar a favor de ellos y hacer todo lo posible por ayudarlos (Pro. 3:27; 1 Tes. 5:25).
2:22. En vez de dedicar tanto tiempo a la música, el entretenimiento, las aficiones, los viajes, los deportes, el desarrollo de la musculatura, las conversaciones superficiales y cosas semejantes, los cristianos, en particular los jóvenes, deben dar más importancia a los asuntos espirituales.

ShareThis

Búsqueda personalizada