Descubra la Polinesia Francesa

ADSBYGOOGLE

Polinesia Francesa
(Para ver la galeria de imagenes haga clic en la imagen)

Polinesia Francesa

Oficialmente conocidas como Polinesia Francesa, estas islas están repartidas en más de 4 millones de kilómetros cuadrados al este del Pacífico Sur .La suma total de tierra de estas islas y atolones es de unos 4.000 kilómetros cuadrados repartidos en cinco archipiélagos: Islas de la Sociedad, Atolones de las Tuamotu ,Islas Marquesas, Islas Australes e Islas Gambier.(Los dos últimos carecen de infraestructura hotelera, solo cuentan con pequeñas pensiones familiares).
Tahiti y sus islas se extienden por un área tan grande como Europa, e hicieron falta muchas expediciones y años de exploración para descubrir y trazar en los mapas sus posiciones. Refrescado por las suaves brisas del Pacífico, el clima de estas islas es soleado y muy agradable. En realidad, sólo existen dos estaciones: desde Noviembre hasta Mayo el clima es caluroso y húmedo. be Junio a Octubre es fresco y seco.
Aunque muchas de las lluvias caen durante la estación calurosa, la mayoría de los días son soleados durante estos meses, con vientos refrescantes. El promedio anual de temperatura tomada en el Tahiti-Faa’a (el Aeropuerto Internacional) es de 25,9 grados.
El francés y el tahitiano son los idiomas oficiales, sin embargo el inglés se usa frecuentemente en los hoteles y tiendas, por lo que la comunicación raramente es un problema


Tahiti

Acérquese a la montaña más alta de la isla (2.241metros)y disfrute de las vistas desde el Pico de Venus, visite las cascadas de la isla, el museo de Paul Gauguin y el Museo de Tahití y sus Islas, sumérjase por los jardines botánicos y/o los parques públicos, dónde se encuentra una de las cascadas de la isla. Explore el Marae de Arahurahu, en el valle de Paea, lugarsagrado de antaño donde se coronaban a muchos reyes isleños, para terminar en las grutas de Mara´a.
Papeete, cuenta con un mercado, dónde se pueden encontrar objetos artesanales, desdecollares de conchas, nácares pulidos y engarzados de joyas, a pareos de una gran variedad, hasta llegar al objeto a la perla negra, la mejor representante de la variedad de formas y colores de las islas.
En Papeete también se pueden visitar edificios religiosos.
Y para los amantes del deporte, Tahití ofrece golf, tenis, roller, squash,equitación, sin olvidar las actividades acuáticas, como el surf, el kayak de mar, el buceo yla pesca deportiva en alta mar, etc...
La vida nocturna en Tahití es muy animada, y cuenta con una variedad en restauración (francesa, italiana, china, japonesa,e internacional, cervecerías de comida rápida) etc...

Moorea

Moorea “La hermana pequeña“ de Tahití se encuentra a tan solo 17 Km. a través del Mar de las Lunas. La belleza magnífica de Moorea cubre una área de 136 km.Los encantos terrestres de Moorea, se pueden disfrutar haciendo el tour de la isla, donde gozarán de las vistas sorprendentesde las bahías de Cook y Opunohu desde el Monte Belvedere, de las granjas agrícolas, y las plantaciones de dulces piñas, y de vainilla.
Por la ruta interior se puede llegar a la cascada de Afareaitu y visitar el restaurado marae.
Estas rutas se pueden realizar en tours organizados, en taxi, en automóvil de alquiler, o jeep. Hay agencias de alquiler cerca del aeropuerto, grandes hoteles y en el puerto marítimo.
En sus paseos podrá ver las casas prettv pastel, a menudo construidas de bambú con tejados de paja, y sentir el aromade las flores cultivadas. La mayoría de los 11.682 habitantes de la isla viven en pueblos pequeños diseminados entre los lagos y montañas. Se pueden observar lujosas y modernas casas en las laderas montañosas colgadas casi encima del mar.
Además de estos encantos terrestres, el hermoso lagoon que rodea la isla, ofrece la posibilidad de practicar, natación, snorkel, buceo, windsurf. Y también se puede sobrevolar el lagoonen parapente, o y ver la isla de Moorea desde un helicóptero.

Huahine

A sólo 30 minutos de vuelo de Papeete, la isla de Huahine, con una naturaleza salvaje y seductora, se resiste a los cambios de la modernidad. Como Tahití, está formada por dos islas, Huahine Nui al norte y Huahine Iti al sur, unidas por un puente.
Su perfil de montañas suaves, bahías excepcionales y bellas playas de fina arena blanca, permite combinar excursiones por la isla en 4x4, actividades ecuestres y náuticas, como un paseo por el lagoon, motos acuáticas, pesca en alta mar, buceo, snorkel, entre otras actividades.
Una excursión en piragua le llevará a dar de comer a las mantas rayas y a visitar la granja de perlas. En Huahine se encuentra la única granja de perlas negras de las Islas de la Sociedad.
Asimismo, la isla ofrece orgullosa uno de los sitios arqueológicos más extensos y mejor conservados de la Polinesia, el complejo de maraes: Maeva, con diversos templos situados al pie del monte Mouatapu y al borde del lago Fauna Nui.

Raiatea

Raiatea, la “isla sagrada”, posee el honor de ser considerada la primera en haber sido habitada. Las leyendas y la mitología, otorgan a ciertos rincones de la isla un ambiente místico, mágico y misterioso, como por ejemplo al monte Temehani (de 772 metros de altura), el cual es considerado como el Olimpo Polinésico, además de un “paraíso aromático”, ya que cobija una planta única en el mundo: la “Tiare Apetahi”, con una flor de un exuberante aroma.
La isla es atravesada de norte a sur, por su cadena montañosa, llena de cascadas. La bahíaFaaroa, estrecha y profunda, y los fértiles valles, seducen igual que la belleza del lagoon salpicada de varios islotes.
Un lagoon de 5 kms. separa Raitea de Tahaa, la “isla de la vainilla”

Tahaa

Conocida como la que fue la “isla vainilla”, es la hermana pequeña de Raiatea, ya que se encuentra en el mismo lagoon. Según cuenta la leyenda, Taha’a fue separada de Raitea por una anguila sagrada poseída por el espíritu de una princesa.
El aroma de las plantaciones de vainilla cubre el aire de un dulce perfume. El cultivo de esta vaina constituye la mayor actividad de la población.
Sus 90 km2 de encanto son el lugar perfecto para conservar las tradiciones de esta isla mágica.
Los tres valles espectaculares le dan una forma de trébol y la isla emerge de un macizo montañoso que culmina en el monte Ohiri, de 590 metros de altitud.
El tour a la isla, con una ruta de 70 km. alrededor de la costa, se esconde bajo cocoteros y árboles inundados de flores, atravesando ocho aldeas apacibles, siendo Patio la principal de todas ellas.
Su lagoon brillante ofrece colores zafiros y esmeraldas, entorno paradisíaco para el buceo y la vela. Los delfines azules frecuentan los dos amplios pasos con los que cuenta la isla, comunicando finalmente al mar abierto.

Bora Bora

Bora Bora, conocida con el sobrenombre de “la perla de la Polinesia”, está ubicada en uno de los lagoons más bellos del mundo. Situada al noroeste de Tahití y a 45 minutos de vuelo (el aeropuerto se localiza en el Motu Mute, a unos 30 minutos de paseo en piragua del pueblo principal de Vaitape), tiene una extensión de 259 km. Los principales hoteles de la isla cuentan con transporte entre el aeropuerto y el hotel si están situados en motus, además de las navettes entre el hotel y la isla principal.
Su silueta frente al horizonte se compone de tres montes, de los cuales el más elevado, el monte Otemanu, consta de 727 metros y rivaliza con la cúspide Pahia de 619 metros.
Bora Bora nos alegra la vista con la variedad de colores de su lagoon, que van desde el Aguamarina, Lapislázuli, Turquesa. Cobalto, Zafiros, Esmeralda, Jade hasta elÍndigo. Disfrutará contando las sombras de color en estas diáfanas aguas.
Disfrutará de la belleza del lagoon con una canoa, hasta llegar a uno de los motus solitarios y disfrute de una excursión alrededor de la isla con piragua y navegue fuera del arrecife en barca a vela o simplemente disfrutede la puesta del sol desde el catamarán. La belleza submarina está a su alcance con una barca con el fondo de cristal o buceando.
Conozca el placer de nadar con las mantas rayas, los delfines y atrévase a dar de comer a los tiburones, sin duda una experiencia inolvidable.
Las islas-arrecife llamadasmotu cercan el agua muy tímidamente el motu Toopua cuya colina alcanza algo más de 100 m.Las palmeras cocoteros aparecen como un espejismo en el horizonte, mezclándose con la visión de arena blanca que se vislumbra bajo el lagoon de cristal.
La isla principal del Bora Bora mide 10 km. de largo y 4 km. de ancho, dispone de una carretera parcialmente pavimentada de unos 29km, lo que hace fácil y divertido explorarla, pasando por coloridos pueblos como Vaitape, Faanui, y Anau.
Puede detenerse para visitar los templos de piedra de marae; ver los antiguos búnkers del Ejército y sus cañones de la Segunda Guerra Mundial, cuando 5,000 americanos hicieron su "invasión amistosa" en Bora Bora. Puede subirse abordo de un autobús para efectuar un tour guiado oexplorar la isla usted mismo. Los safaris con jeep le subirán al interior escabroso de la isla, dondepuede a su propio ritmo fotografiar la costa a lo lejos.
También se puede admirar la belleza de Bora Bora conun paseo con helicóptero, o volando sobre el lagoon con parapente.

Atolon de Rangiroa

Se sitúa a 350 km. de Tahití y a una hora de vuelo, tiene 80 km. de largo y 35 km. de ancho.
Rangiroa o Rai´roa ( cielo ancho), es el atolón más importante de las islas Tuamotu y uno de los cuatro más grandes del mundo. Tiene 240 motus separados por más de cien “hoa”, es decir, pequeños canales, y en su lagoon, encerrada por el anillo de coral, se destaca el motu Paio, en medio de la luminosidad y el colorido del agua de dicho lagoon, colores que van desde el verde jade o turquesa al color violeta.
Avatoru, es el pueblo principal de la isla, frente al motu Fara, donde se encuentran los principales edificios administrativos, además de varios talleres como de nácar y perlas.
Tiputa, al otro extremo del mismo motu conserva sus calles blancas, y las viejas casasde los antiguos residentes.
Rangiroa, ofrece entre islas Tuamotu, los más bellos, jardines coralinos morada de peces multicolores, moluscos y muchas especies marinas, y espléndidas extensiones de aguas para la practica de deportes náuticos, paseos en piragua, etc...
Rangiroa ofrece también la posibilidad de dar el salto hacia otros atolonesde las Tuamotu del oeste como a las Islas Marquesas.

Atolon de Manihi

Manihi se encuentra a 520 km. y a menos de 1 hora de vuelo de Tahití, en el archipiélago de las Tuamotu. Este archipiélago está formado por atolones: islas circulares constituidas por arrecifes coralinos que rodean un lagoon central. El reconocimiento de está isla se centra en la explotación de perlas. Actualmente se cuenta con más de una docena de granjas de perlas.
Manihi es el marco perfecto para la gente que busca soledad, silencio y evasión. Sus lagoons ofrecen la posibilidad de la evasión sin llegar al aburrimiento. El amanecer desde un islote desierto, así como la práctica de snorkeling del buceo y de la pesca son actividades con muchas emociones a sentir.
Los amantes del buceo tienen la posibilidad de admirar desde peces napoleones a rayas águila entre muchas de las especies que nadan tanto por la laguna interior como por el paso.

Atolon de Tikehau

Atolón que posee un lagoon de 26 km. de largo con un paso para pequeñas embarcaciones a través del arrecife de coral es una cuna de innumerables especies de peces. Su lagoon es el mayor atractivo turístico de Tikehau. La belleza y la fauna del lagoon, son los puntos de interés de los amantes del submarinismo sobretodo el paso de Tuheiava, donde podrán disfrutar del nado de las mantas rayas junto a las barracudas y atunes, sin olvidar la presencia de tiburones grises y de punta blanca. Podrán disfrutar de paseos en piragua por el lagoon hasta “las playas de arena rosa” o visitar el “parque de los peces” con pic-nic incluidos en los motus.
El pueblo de Tuherahera (200habitantes) se encuentra en el sur del motu más grande, de 900 metros. Se destaca por estar complementado por otros dos pueblos. Uno de ellos es el encantador pueblecito Tuheiava importante centro de pesca con abundantes bancos de peces. Pero además de la riqueza acuática, en Tikehau encontramos un motu llamado Islote los Pájaros, refugio de colonias de aves.

Atolon de Fakarava

Este atolón protegido por la UNESCO forma parte, junto a sus seis islas vecinas, de una reserva de la biosfera, lo que garantiza las riquezas de los ecosistemas de estos atolones. Es EL segundo atolón más grande de la Polinesia Francesa, con una forma rectangular de 60 km. de largo y 25 de ancho.
Sus dos pueblos más destacados son, Rotaava al noreste derca del aeródromo y del paso Ngarue (de 1km.) y Tetamanu, antigua capital de la isla, situado a orillas del paso sur de Tumakohua.
Le recomendamos que visiten unos de los viveros perlas de la isla, así como una visita a la fábrica de procesamiento de pepinos de mar, llamados “rori” muy apreciados por los asiáticos y por último la visita al antiguo enclave de Temanu, donde encontrarán una de las primeras iglesias católicas construidas de coral (fechada en 1874.)
Pero la actividad estrella de la isla, es sin duda el buceo, donde podrá sentir diversas emociones en aguas cristalinas casi vírgenes entre lochas, meros, barracudas, rayas, y como no, los inolvidables tiburones martillo y tigre.

Nuku Hiva

La isla más grande de Las Marquesas, dispone de una cadena montañosa dominada por el monte Tekao de 1.224 metros de altura, bordeando al oeste la tierra desierta sobre la que se construyó el aeropuerto. El centro está formado por la meseta Toovii, cuya altura es de 800 metros y su extensión la convierte en la región dedicada a los pastizales, campos y bosques. Las costas desmembradas en bahías, cabos, puntas y acantilados acogen pueblos al final de la bahía.
La capital administrativa y arzobispado, Taiahoe, dominada por el imponente monte Mouake ( 864 m.), se ubica en una rada protegida por dos islotes rocosos, Los Centinelas del Este y del Oeste.
Los sitios de interés parase encuentran hacia el este del pueblo: el “paepae” Piki Vehine o Temehea, adornado de numerosos “tikis” gigantescos realizados recientemente para un festival marquesino y la catedral de Notre Dame de las Marquesas construida con piedras de colores de estructuras diferentes providentes de las seis islas de las Marquesas.
En el interior de la catedral se pueden admirar esculturas de preciosas maderas representaciones del arte religioso marquesino. En otra parte del pueblo, la estela dedicada al romántico aventurero Herman Melville es una escultura de madera realizada por un artista local.
Las costas rocosas de Nuku Hiva y sus numerosas cuevas, grutas y caídas constituyen uno de los sitios privilegiados para la exploración marina. La ausencia de arrecifes explica la abundancia de los grandes delfines electra, los tiburones martillo, tiburones sepultureros, rayas mantas leopardos, rayas pastenague y rayas marmoladas.
La punta Motumano, al suroeste de la isla, permite acercarse a los tiburones martillo con festones y a las mantas raya.
Al este de Taiohae ( la capital de Nuku Hiva), la gruta profunda de Ekamako está habitada por grandes manta rayas pastenague y por enormes langostas. Al comienzo de la Bahía del controlador, el cabo Tikapoestá dominado por acantilados donde moran cientos de fragatas, representa el sitio más rico en fauna con decenas de delfineselectra, especie parecida a la orca pigmeo.

Hiva Oa

La mayor de las islas del grupo sur, ha sido desde siempre la rival de Nuku Hiva. Está atravesada de sudoeste a noreste por una cadena montañosa, cuyas cimas elevadas de los montes Temetiiu y Fenai forman una verdadera muralla alrededor de Atuona, pequeño y tranquilo puerto ubicado al final de la Bahía de Taaoa, conocida también como la Bahía de los Traidores. Es conocida por ser haber sido la última morada del pintor Paul Gauguin y del cantante Jacques Brel. Los restos de estos ilustres personajes descansan en el cementerio del Calavario, que da a la Bahía.
En el pueblo se puede visitar el museo de Gauguin, donde se exponen los objetos que recuerdan el paso del pintor a comienzos de siglo y reproducciones de sus pinturas. Así mismo la “ Casa del Gozo”, morada del pintor, ha sido restaurada.
En los alrededores de Atuona, en dirección al aeropuerto y donde domina la Bahía de Tahauku y el islotede Hanakee, se encuentraun momumento dedicado a Jacques Brel.
Cerca de Tahauku, se encuentran petroglifos, cuyos grabados presentan extrañas similitudes con la Isla de Pascua.

Fotografias de la Polinesia Francesa


Viajar desde los EE.UU. a Bora Bora requiere una parada de noche en Tahití.

Bora Bora rodeado de lagunas, visto desde un avión.

Bungalows cerca de Bora Bora.

Bora Bora Intercontinental, parte inferior de la imagen, vista desde un avión.

Bungalows sobre el agua.

Salida de la luna sobre Bora Bora.

M/s Paul Gauguin anclado en Moorea.

Isla Motu

Almuerzo en la Isla Motu

Resort en Bora Bora

Atardecer cerca de Moorea.

Navegando fuera del arrecife.

Tiburones y rayas águila mientras bucea.

Imagen capturada con la cámara parcialmente fuera del agua

Tiburón de arrecife y Sting Ray.

Tiburon de arrecife

Un tiburon Lemmon

Granja de perlas en Tahiti

Temprano en la mañana en Bora Bora.


Cóctel al atardecer


Créditos de las Fotografías: johnmirandaphoto.com