Cuál es el Significado de Amnesia. Concepto, Definición, Qué es Amnesia

Definición de Amnesia


1. Concepto de Amnesia

La amnesia (del griego Ἀμνησία amnesia, olvido) es un trastorno del funcionamiento de la memoria, durante el cual el individuo es incapaz de conservar o recuperar información almacenada con anterioridad. Las causas de la amnesia son orgánicas o funcionales. Las orgánicas incluyen daño al cerebro, causado por enfermedades o traumas, o por uso de ciertas drogas (generalmente sedantes). Las funcionales son factores psicológicos, como mecanismos de defensa. La amnesia histérica post-traumática es un ejemplo de este factor. La amnesia puede ser también espontánea, en el caso de la amnesia transitoria global (TGA por sus siglas en inglés) se tiene mayor índice de casos en personas entre la edad media y de avanzada edad, particularmente varones, y usualmente dura menos de 20 horas.
Según su clasificación Cronológica
• Amnesia anterógrada. Los nuevos eventos no son transferidos a la memoria a largo plazo, así que el que la sufre no será capaz de recordar nada que haya ocurrido después del inicio de este tipo de amnesia por más que un pequeño momento. El complemento de ésta es la amnesia retrógrada
• Amnesia retrógrada. No se recordarán eventos que hayan ocurrido antes del comienzo de la enfermedad.
Estos términos son usados para categorizar síntomas, no para indicar una particular causa de etiología. Ambas categorías de amnesia pueden ocurrir al mismo tiempo en el paciente, y son un resultado del daño a regiones del cerebro asociadas cercanamente con la memoria episódica/declarativa: los lóbulos temporales medios y especialmente el hipocampo.


2. Definición de Amnesia

La amnesia es una afección bastante recurrente que sufrimos las personas y que provoca la pérdida total o parcial de los recuerdos, de la memoria. Por caso, se la considera uno de los típicos y más comunes trastornos que padece la memoria. La memoria, es una de las funciones más destacadas que ostenta nuestro cerebro y que consiste en almacenar, darle un código a los recuerdos, a la información que corresponde, al tiempo pasado, para luego cuando sea preciso evocarla.
Cuando la amnesia está presente, el individuo no puede recuperar esta información, es decir, presenta serios problemas a la hora de querer recordar informaciones, datos, imágenes pasadas.
Cabe destacarse que la amnesia puede aparecer por varias razones, una de las más comunes es tras sufrir un impacto importante en nuestra cabeza, que daña el cerebro, no podemos recordar. También algunas enfermedades provocan esta imposibilidad de recordar y el uso de algunos medicamento, generalmente los sedantes.
Por otra parte, existen causas netamente psicológicas que hacen que un individuo pierda su memoria y presente amnesia, es decir, la amnesia surge como un mecanismo defensa para no recordar algún suceso, acontecimiento, que normalmente dispone de una carga sumamente negativa para el enfermo, que por ello se resiste a recordarlo.
Y también es frecuente que la amnesia se presente de modo espontáneo, o sea, no responder a ninguna de las cuestiones anteriormente expuestas.
Es posible que nos encontremos con diversos tipos de amnesia. Una primera clasificación hace la distinción en materia cronológica y habla de amnesia anterógrada y de amnesia retrógrada. En la primera no se recuerda nada de lo sucedido luego de la aparición de la enfermedad mientras que en la segunda la persona no recordará lo sucedido antes del inicio de la enfermedad.
Y etiológicamente se diferencian los siguientes tipos: amnesia postraumática (provocada por un fuerte golpe en la cabeza), amnesia disociativa (se reprime un recuerdo por el trauma que implica), amnesia lacunar (una situación concreta nos hace perder la memoria), estado de fuga (ocasionada por un trauma), amnesia de la niñez (puede estar vinculada a recuerdos desagradables o a falta de desarrollo en el cerebro), amnesia global (la amnesia es completa), amnesia post hipnótica (una persona sometida a hipnosis no recuerda luego determinados eventos), amnesia de fuente (se recuerda una información pero no se sabe bien cómo se la puede recordar), síndrome de desconfianza de la propia memoria y amnesia diencefálica medial (la provoca una lesión en el diencéfalo medial).


3. Concepto de Amnesia

Antes de definir este concepto debemos definir el de memoria. La memoria es la capacidad con la que cuenta nuestro Sistema Nervioso Central para aprehender, organizar y fijar eventos de nuestro pasado y se encuentra íntimamente ligado a la función de la atención. Es capaz de guardar datos a través de mecanismos ultra complejos que se desarrollan en tres etapas: codificación, almacenamiento y evocación. La presencia de la amnesia impide que esta capacidad se desarrolle adecuadamente.
La amnesia se determina cuando se comprueba que alguien ha perdido o tiene debilitada la memoria. La persona que sufre este trastorno no es capaz de almacenar ni de recuperar información recibida con anticipación, ya sea por motivos orgánicos o funcionales.
La amnesia orgánica implica algún tipo de lesión en el área cerebral, que puede ser causada por enfermedades, traumas o por el abuso de ciertas drogas. La amnesia funcional, en cambio, aparece por factores psicológicos, como un mecanismo de defensa (por ejemplo, la amnesia histérica post-traumática).
También existen casos de amnesia espontánea, como la amnesia transitoria global (TGA según sus siglas en inglés). Este trastorno es más frecuente en los varones de avanzada edad y suele durar menos de veinte horas.
Según su clasificación etiológica, la amnesia puede ser de raíz traumática (causada por un daño en la cabeza y por lo general transitoria), disociativa (asociada a un recuerdo reprimido a largo plazo), lacunar (originada por un evento específico), infantil (la incapacidad de recordar eventos de la niñez), global (la pérdida total de memoria), post-hipnótica (cuando se olvidan eventos durante la hipnosis), psicogénica (por causa psicológica) o de fuente (es posible recordar cierta información pero no dónde se obtuvo).
También se habla del Síndrome de Korsakoff (un tipo de amnesia causado por el alcoholismo), del estado de fuga (también definida como fuga disociativa, la cual aparece por un trauma psicológico y suele ser temporal) y del síndrome de desconfianza en la memoria (donde la persona es incapaz de confiar en su propia memoria).
Las principales causas de amnesia son el envejecimiento, las lesiones craneales, la enfermedad de Alzheimer, ingestión en exceso de alcohol, drogas, epilepsia sin tratamiento, déficit vitamínico, malnutrición, enfermedad de hipo o hipertiroidismo y abusos de dosis elevadas de esteroides.
Su aparición suele darse a partir de los 30 años a través de episodios de mente en blanco o repetición de actos automáticos (por estrés, ansiedad, angustia y depresión). Desde los 60 surgen trastornos del olvido que se encuentran asociados a la edad (“olvido senil benigno”), leves alteraciones de memoria, dificultad para aprender y recordar nombres, entre otras cosas.
Para saber si una persona sufre de amnesia basta analizar sus síntomas: incapacidad para recordar acontecimientos que ocurrieron recientemente, hace unos días o incluso en tiempos lejanos como la infancia. Lo primero que hacen los especialistas cuando se encuentran con un paciente que sufre de amnesia es realizar pruebas para saber si existe algún tipo de afección en el cerebro, si la persona ha consumido previamente bebidas alcohólicas o medicamentos como ansiolíticos.
La inmensa red de circuitos que posee el sistema nervioso es tan compleja que aún en muchos aspectos sigue siendo un área de absoluto misterios para los científicos y cualquier daño que en él se ocasione puede alterar su normal funcionamiento para siempre. Esto ocurre con la enfermedad de Alzheimer, son muchas las personas que las padecen y desde años se investiga y se busca la forma de curarla o reducir sus consecuencias, sin embargo, continúa siendo territorio desconocido y lleno de incertidumbre para los especialistas.
Según el Doctor en Psiquiatría Joaquín Fuster, quien realizó un estudio sobre los mecanismos de la memoria y los trastornos en su funcionamiento, la formación de placas proteicas en el cerebro interfiere en la comunicación interneuronal lo que desemboca en degeneración de las neuronas que bloquea la transmisión de impulsos y provoca la pérdida de la memoria reciente. Agregó que este tipo de trastornos se desarrollan por una predisposición genética por lo que el avance en las investigaciones sobre el Genoma Humano (permite identifica genes implicados en el desarrollo de determinadas enfermedades) podría ayudar a que un futuro enfermedades como la amnesia, el Alzheimer y el Parkinson desaparezcan para siempre.
En el caso de las amnesias por causas psicológicas, reciben el nombre de trastornos disociativos. Consisten en un mecanismo psicológico a través del cual los recuerdos se inhiben del conocimiento si están ligados a experiencias muy estresantes, como accidentes o traumas psicológicos vividos durante la infancia.
Existen varias amnesias de este tipo: amnesia disociativa (localizada: no pueden recordarse hechos de un período determinado, generalizada: no se recuerda nada de lo ocurrido en la vida, continua: incapacidad de recordar hechos anteriores o posteriores a una etapa precisa y sistematizada: pérdida de memoria en ciertos aspectos de la información), fuga disociativa(a causa de una confusión en torno a la identidad el paciente huye de su hogar o lugar de trabajo sin ser consciente de que lo está haciendo; posteriormente no son capaces de recordar lo que hicieron en ese estado) y trastorno de identidad disociativo(individuos que alternan dos o más identidades a causa de episodios de amnesia. Sus causas son estrés inasumible, desarrollo anormal antes de consolidarse una visión del yo y de los demás o una falta de protección en la infancia), entre otros.
Por último, cabe destacar que la amnesia es un tema muy tratado en obras de ficción, como en la película Memento.