Cuál es el Significado de Idea - Concepto, Definición, Qué es Idea

Definición de Idea




Definición de Idea

Una idea es la imagen sobre algo que se forma en nuestra mente y por ende al estar estrechamente vinculada con esta, es que la razón ocupará un lugar destacado en la generación de las ideas y también en la comprensión de aquellas que nos propongan los otros.

Muchas veces hemos escuchado la frase “¡tengo una idea!” o “se me ocurrió una idea”. Con estas expresiones podemos dar cuenta de procesos, proyectos o planificaciones que puedan habérsenos ocurrido, y que puede estar relacionado con situaciones cotidianas hasta proyectos a largo plazo. Por ejemplo, podemos decir “se me ocurrió una idea” cuando debemos resolver cómo ubicar unas cuantas mesas en un espacio de nuestro hogar que, a simple vista, no sería fácil encontrarles ubicación a todas. O también podemos expresarnos con un “¡tengo una idea!” cuando tenemos en mente un posible emprendimiento que, de ser factible y rentable, podrá ser nuestra pequeña empresa en un futuro no muy lejano.
Las ideas son las que dan lugar a los conceptos, base de todo conocimiento, algo que desde aquí, en Definición ABC, ponemos en práctica todos los días para acercarles la mejor fuente de conocimientos posibles.
Nuestra mente todo el tiempo está recurriendo a las ideas o las figuras mentales que nosotros albergamos en ella. Es en la interacción con los demás, donde esa “búsqueda de figuras” se vuelve más frecuente. Cuando hablamos con alguien y nos dice la palabra “perro”, nosotros nos formamos en nuestra mente, de manera inconsciente una figura de un pequeño animal, de cuatro patas, con dos ojos, dos orejas y una boca, que se corresponde con la idea de “perro” que socialmente está convencionalizado, es decir, cuando alguien nos dice “perro” imaginaremos algo más o menos parecido a lo que hemos descripto recién, pero nunca podemos imaginarnos un “pez” o una “casa”. Cada palabra es en sí una idea, puesto que al escucharla, el estímulo mental será el de figurar al elemento de la realidad al que refiere. Este proceso se conoce como “denotación”. Pero también existe un proceso similar, pero mucho más subjetivo, denominado “connotación”, y aquí los sentimientos y la experiencia de cada individuo influye de manera significativa en la creación de figuras o ideas durante la interacción: por ejemplo, cuando al escuchar la palabra “perro”, yo me acuerdo de un perrito en especial que yo tenía cuando era niña, al cual quería mucho y su recuerdo está siempre presente. Esa activación de la memoria afectiva, cargada de subjetividad, creará una idea de “perro” que probablemente no se condice con la idea de “perro” que puede tener mi vecino, puesto que él nunca fue dueño de mi perrita ni tuvo por ella el afecto que yo tuve (y quizás hasta el día de hoy tengo) por ella.
Pero claro, las ideas, los conceptos y el conocimiento en sí no es algo que haya empezado a preocupar en esta época moderna. Por el contrario, ya en la antigüedad, el tema de las ideas ha sido una gran preocupación y objeto de estudio/reflexión por los pensadores de la época. Uno de los más representativos y que más ahondó en este tema fue el filósofo griego Platón, quien sin dudas dio su aporte a través de su conocida formulación de La Teoría de las Ideas, la cual sugería la existencia de dos mundos paralelos, independientes el uno del otro, pero relacionados.
Por un lado, estaba para Platón el mundo imperfecto, cuna de las cosas materiales, y por otro, en el mundo perfecto y eterno, ahí es donde tenían lugar las ideas, que según él, eran la fuente de todo tipo de conocimiento y se caracterizaban por su inmaterialidad, absolutismo, perfección, infinitud, eternidad, inmutabilidad e independencia respecto del mundo físico.
Retomando lo que expresábamos más arriba, cuando intentábamos dar una definición del concepto de idea, decíamos que la razón y el intelecto ocupan un lugar fundamental en la elaboración de las ideas y esto mismo es lo que sigue la corriente conocida como racionalismo. En tanto, aquellos partidarios del empirismo, sostienen en cambio, que el origen de las ideas está en la experiencia sensible de cada individuo, ya que será esta la que en realidad proveerá de ideas a la mente. Entonces, para ellos la idea es el producto de la acción de los estímulos sobre los sentidos de la persona.

Concepto de Idea

La palabra idea proviene del latín idĕa, y podemos entenderlo como uno de los actos más básicos de pensamiento y comprensión. Se refiere, de manera simple, al simple hecho de saber de algo o tener conocimiento de algo. Dado que una idea es, entonces, la concepción mental de algo, casi siempre estás son representadas mediante imágenes en nuestro cerebro, con la excepción de ideas abstractas o complejas, que no siempre son representadas mediante imágenes a la hora de pensar en ellas. La capacidad de crear nuestras propias ideas y entender las de los demás es considerada como algo distintivo y esencial en los seres humanos.
A la hora de estudiar las ideas, suelen existir dos visiones sobre su naturaleza. Una, que se conoce como la visión de las ideas innatas, sostiene que existen ideas tan abstractas que, de alguna u otra forma, están en nuestra mente desde antes de que las aprendamos.
La otra visión sostiene que sólo somos capaces de descubrir, crear y comprender ideas mediante la experimentación personal, y mediante lo aprendido con experiencias personales. La concepción de que las ideas son adquiridas a medida que vamos adquiriendo experiencias de vida es conocida como tabula rasa, que se puede entender como “tablilla sin escribir“, en referencia a que, bajo esta visión, todos nacemos con la mente completamente en blanco, y sólo la vamos formando a medida que aprendemos y experimentamos cosas.
En el estudio de la antropología, existe también un debate con respecto a como es que las ideas se transmiten de una cultura a otra. Algunos sostienen que, en realidad, todas las culturas tratan de imitar las ideas de un puñado de culturas originales, mientras que otros argumentan que, sí bien es cierto que las culturas se ven influenciadas por otras, también es cierto que algunas culturas completamente aisladas pueden desarrollar ideas similares.
Lo cierto es que, al tratarse de un concepto complejo, el de donde vienen las ideas, porque surgen, como surgen y porque se transmiten de la manera en que lo hacen sigue siendo una interrogante sujeta a discusión.