Definición de Poliarquía ‒ Significado de Poliarquía

Poliarquía – Su Definición y Conceptos


Poliarquía – Definición de Poliarquía, Concepto de Poliarquía, Significado de Poliarquía

1. Concepto de Poliarquía

POLIARQUÍA: Es un concepto creado por R. Dahl para caracterizar la política de las sociedades modernas, muy pluralistas y muy organizadas, que tienen muchos centros de poder; esa pluralidad de grupos de interés y de demandas de acción producen una pluralidad de organizaciones de interés, lo que le da gran relevancia a la política de negociación, que por la gran cantidad de actores y la similitud de sus fuerzas corre frecuentemente el riesgo de la inmovilidad (estancamiento de las prioridades), del que a veces se sale por una vía política normal, que por medio de un acuerdo temporal sobre prioridades conduce a la acción; y muchas otras veces lleva a recurrir al planteamiento de emergencias, reales o presuntas, para romper el estancamiento y poder actuar.

2. Definición de Poliarquía

En sentido etimológico significa "muchos gobernantes" y por lo tanto, se opone a oligarquía. En la Ciencia Política contemporánea el término tiene un uso mas frecuente y aceptado que remite esencialmente al politólogo norteamericano Robert Dahl, autor de una teoría empírica de la democracia que se enmarca dentro de las corrientes pluralistas. En 1.953, R. DAHL y C.E. LINDBLOM utilizan el término para designar el conjunto de procesos sociales existentes en los sistemas políticos democráticos.
Posteriormente R. DAHL publica "A preface to Democratic Theory" (1956), texto donde se plantea el primer esbozo con los rasgos que caracterizan la democracia poliarquica. Esta obra marca un hito en los estudios de Ciencia Política ya que supone la introducción metodológica y afirmación posterior, junto con otros autores norteamericanos como S.M.LIPSET y G. ALMOND, del paradigma sociológico. Su visión sobre la naturaleza y el funcionamiento de las democracias occidentales plasmada en su teoría de la poliarquía siguen siendo referencia imprescindible, rompiendo con los principales planteamientos y concepciones clásicos sobre la democracia hechos hasta ese momento. Se trata de superar las rigideces formalistas de la teoría madisoniana, definida esencialmente por la maximización del objetivo que persigue, esto es, la creación de un orden republicano basado en pesos y contrapesos constitucionales, para encarar con realismo el planteamiento sobre la democracia. De otra parte, se sustituye la idea clásica de soberanía popular por la existencia de múltiples minorías en pugna.
Las estrategias de investigación se orientan hacia el conocimiento de la distribución del poder en las democracias actuales, indagar cuales son las condiciones de la política democrática. Las conclusiones de los análisis indican que las desigualdades en los recursos políticos son un hecho, pero la tendencia era no acumulativa, es decir que la forma en que los recursos políticos estaban distribuidos fortalece el pluralismo en lugar de la oligarquía. El poder está disperso entre varios grupos de la sociedad, con fuerza diferente, representando intereses diversos, y el proceso de intercambio de esos intereses se realiza a través de los organismos gubernamentales.
Con el termino poliarquía, R.DAHL denomina una gran variedad de fenómenos, por lo que su contribución teórica ha sido acusada de cierta vaguedad o imprecisión conceptual. En los primeros trabajos, significa ciertos aspectos de los gobiernos de los Estados-nación, organizaciones administrativas, territoriales, ciudades, pueblos, sindicatos y asociaciones voluntarias de intereses de carácter social, religioso etc. Designa también una situación de confrontación entre grupos o élites políticas por el apoyo electoral, garantizándose así la competencia entre los grupos de interés organizados. Reserva, en cualquier caso, el término democracia para referirse al sistema ideal, y emplea poliarquía para referirse a regímenes políticos relativamente democratizados, a las democracias reales.
La poliarquía es un sistema creado en el siglo veinte, aunque algunas de las instituciones que la definen aparecieran en el siglo diecinueve en un pequeño numero de países. Después de todo, solo una minoría de los países de la Tierra están regidos actualmente por poliarquías. En Poliarchy. Participation and Opposition (1.971) oponía el concepto de hegemonía al de poliarquía, e identificaba la democratización con al menos dos dimensiones, el debate público y el derecho a participar. En su ultima reelaboracion teórica, Democracy and its critics (1989), R. DAHL apunta cuales son las instituciones que deben estar presentes de una manera efectiva para que un orden político pueda ser clasificado como poliarquico:
1.- Cargos electivos para el control de las decisiones políticas.
2.-Elecciones libres, periódicas e imparciales.
3.-Sufragio inclusivo.
4.-Derecho a ocupar cargos públicos en el gobierno.
5.-Libertad de expresión.
6. Existencia y protección por ley de variedad de fuentes de información.
7.- Derecho a constituir asociaciones u organizaciones autónomas, partidos políticos y grupos de intereses.
Las instituciones citadas son la condición necesaria, pero no suficiente, para la instauración plena del proceso democrático en el gobierno de un país. Como señalamos, R. Dahl define la democracia moderna como el resultado del paso de un sistema oligárquico competitivo a un sistema poliarquico inclusivo, centrando la atención en las paradojas y en las contradicciones que se desarrollan entre la universalidad de sus normas y la multiplicidad de sus diferencias.
La democracia exige un conjunto de instituciones políticas y de convicciones que sedimentaron a lo largo de los últimos dos siglos en Occidente. Un núcleo de principios y de garantías institucionales que constituyen la condición necesaria pero no suficiente. El proceso exige una serie de condiciones y de criterios generales, que podemos aplicar para establecer si éste es o no democrático. Los criterios son los siguientes:
-Existencia de una igualdad de base en el acceso al voto.
-Igualdad de oportunidades de participación en las decisiones.
-Igualdad de oportunidades en los procesos a través de los cuales se aprende a comprender que quiere uno, delimitación de los intereses, las metas y los valores.
-Control final de los asuntos públicos y de las decisiones por los ciudadanos.
-El cuerpo de los ciudadanos debe ser inclusivo, es decir no debe ser excluida de los derechos una parte sustancial de la población del país.
Las condiciones mas favorables para desarrollar o mantener las instituciones propias de la poliarquía son las siguientes:
a.- Los medios de coacción, especialmente las policías y los ejércitos no se utilizan para obtener el poder o mantenerse en él.
b.- Se trata de una sociedad moderna, dinámica y pluralista. La caracterización de pluralista indica la existencia de una gran variedad de grupos y de organizaciones relativamente autónomos en la esfera de la economía.
c.-La sociedades culturalmente homogénea. En caso de sociedades heterogéneas se mantiene un nivel tolerable de conflicto.
d.-En la comunidad hay un consenso razonable en cuanto a las creencias y prácticas democráticas y, especialmente, entre los individuos dedicados a la política como activistas, militantes y dirigentes.
e.-No existe intervención, influencia o control de una potencia extranjera que sea hostil a la poliarquía.

3. Significado de Poliarquía

Poliarquía es una noción que procede de la lengua griega y que se refiere al gobierno desarrollado por muchas personas. Debido a esta amplitud de su significado etimológico, el término se emplea de distintas maneras.
En su sentido más amplio, puede asociarse la poliarquía con la democracia, que es el gobierno del pueblo: dado que el pueblo implica la totalidad de la gente (es decir, está formado por muchas personas), si éste ejerce el gobierno, podría decirse que es una poliarquía.
Sin embargo, como la democracia es representativa (el pueblo gobierna a través de sus representantes, que son elegidos mediante las elecciones), hay quienes sostienen que los regimenes democráticos actuales no constituyen, en realidad, una poliarquía.
Esta misma corriente de pensamiento proclama que la poliarquía debe ser, en realidad, una forma de gobierno que permita reemplazar a la actual concepción de democracia, donde las autoridades forman una elite. Para quienes fomentan esta manera de entender la poliarquía, las decisiones sobre los temas públicos deben tomarse a partir del diálogo y no mediante la coerción ejercida por autoridades que están situadas por encima del pueblo.
En definitiva, la poliarquía tiene un significado concreto a nivel teórico que resulta imposible de llevar a la práctica. Por eso puede considerarse como un ideal. Las formas de gobierno más cercanas a la poliarquía son aquellas que permiten la participación activa del pueblo en la toma de decisiones, respetando los derechos de todos los ciudadanos y garantizando la libertad individual.
Poliarquía, por último, es el nombre de una consultora argentina que desarrolla encuestas y análisis de cuestiones económicas, sociales y políticas.