Definición de Telescopio ‒ Significado de Telescopio

Telescopio – Su Definición y Conceptos


Telescopio – Definición de Telescopio, Concepto de Telescopio, Significado de Telescopio

1. Concepto de Telescopio

Un telescopio es un dispositivo que posibilita la visualización de algo que se halla a gran distancia, de una manera más detallada que si se lo observara directamente con los ojos. Ofrece, por lo tanto, una imagen agrandada del objeto en cuestión.
Su historia está vinculada a diversos descubrimientos ópticos y físicos. El primero de estos artilugios fue creado en 1608 por el científico alemán Hans Lippershey (1570-1619). Se trataba de un telescopio refractor con un lente ocular cóncavo y un objetivo de tipo convexo: la refracción de la luminocidad en la lente de estos dispositivos genera que los rayos, que discurren de forma paralela, terminen convergiendo en un mismo punto que forma parte del plano focal.
Con el tiempo surgieron los telescopios reflectores que, en vez de lentes, usaban espejos para concretar el enfoque de la luz y lograr la formación de la imágenes. También hay otros que se llaman catadióptricos y que combinan las propiedades de los espejos y de las lentes.
El primer telescopio astronómico fue registrado en 1609 por Galileo Galilei, quien logró observar al planeta Júpiter, la Luna y diversas estrellas. A partir de entonces, los telescopios fueron la base del desarrollo de la astronomía (la ciencia que se dedica al análisis de los cuerpos celestes).
El diámetro del objetivo (ya sea del espejo o de la lente principal del telescopio), la distancia focal (la distancia existente entre el espejo o lente y el foco donde se ubica el ocular), el filtro (un accesorio que se usa para opacar la imagen del cuerpo observado) y el aumento (el número de veces que puede multiplicarse el diámetro aparente de lo visualizado) son algunos de los parámetros que permiten caracterizar a un telescopio.

El Hubble y otros telescopios espaciales

Hubble es un telescopio espacial que orbita alrededor de la Tierra en la parte exterior de la atmósfera. Su nombre se lo debe a su creador Edwin Hubble, quien consiguió que fuera puesto en órbita en 1990, en un proyecto subvencionado por la NASA. Su tarea es obtener imágenes del espacio mucho más exactos que los que pueden tomarse con un telescopio terrestre. Además, ofrece el espacio para que astronautas en misiones de servicio lo visiten y puedan repararlo en caso de daño o actualizar sus sistemas con nuevos programas.
Recientemente el Hubble ha conseguido fotografiar la galaxia que se encuentra más lejos de la Tierra, a unos 13.700 millones de años luz. Este descubrimiento implica poder conocer mucho más acerca de la edad oscura del cosmos, cuando comenzó la formación de las diversas galaxias y permitirá descubrir más exactamente en qué consistió el por todos conocidos Big Bang.
Este tipo de descubrimientos no serían posibles si no se contara con este dispositivo, herramienta que permite acercarse a los cuerpos celestes, comprenderlos y conocer a través de ellos el pasado del Universo.
Como el Hubble existen muchos otros telescopios espaciales que han conquistado cierta fama, algunos de ellos son:
*El Very Large Telescope (VLT): se encuentra formado por cuatro telescopios de 8m de diámetro cada uno y se lo considera el más grande que existe. Ha sido desarrollado en el Desierto de Atacama (Chile) por el Observatorio Europeo del Sur;
*El Hale: es un telescopio que fue construido con un único espejo de silicato de boro. Durante mucho tiempo fue el más grande y se dice que fue sumamente difícil de fabricar;
*El telescopio del Monte Wilson: es un artilugio de unos 2,5 metros de diámetro; se ha hecho famoso pues gracias a él es que Edwin Hubble pudo demostrar la existencia de otras galaxias y el desplazamiento que realizan a lo largo del tiempo;
*El SOHO: se encuentra ubicado entre la Tierra y el Sol. Mira hacia este astro y permite que se observen al instante los cambios que en él se gestan.


2. Definición de Telescopio

Telescopio es una palabra de origen griego. Se deriva del verbo σκοπέω que significa “mirar”, que en este caso se aplica para visualizar objetos que se hallan lejos, mediante un instrumento óptico, de gran uso en la ciencia astronómica, siendo su instrumento básico.
Fue supuestamente el alemán fabricante de anteojos Hans Lippershey (1570-1619) quien diseñó el primer esbozo de aparato telescópico, pero Galileo Galilei (1564-1642) lo perfeccionó, tomando como base el modelo de un telescopio holandés, que deformaba los objetos. El de Galileo logró aumentar el objeto seis veces de su original tamaño armando el aparato con solo dos lentes: un cristal convexo que cumplía la función de objetivo, y un ocular. En 1609, Galileo logró visualizar, nuestro satélite (la Luna), el mayor de los planetas (Júpiter) y varias estrellas. Un año después pudo ver las cuatro lunas de Júpiter.
Poco a poco fueron surgiendo otros telescopios, como el refractor, pero tenía el inconveniente de producir aberración cromática, lo que se solucionó con mayor amplitud focal en el objetivo, pero esto los hizo muy pesados.
Los inconvenientes del refractor fueron solucionados por Isaac Newton, al fabricar un telescopio, llamado reflector, usando un espejo curvado en reemplazo del cristal objetivo. Cerca del foco colocó un segundo espejo con la finalidad de que los rayos del reflector se desviaran cuando se dirigieran al ocular.
Uno de los telescopios de mayores dimensiones se encuentra en Hale (California) y los más grandes del mundo se hallan en Hawai. Existen telescopios muy sofisticados que son complejas estaciones para la observación astronómica, como el telescopio espacial Hubble, puesto en órbita alrededor de la Tierra en 1990.

3. Significado de Telescopio

Se designa con el nombre de telescopio a todos aquellos aparatos que sirven para ver en detalle elementos que se encuentran a la distancia y que son imposibles de observar a simple vista. En la mayoría de los casos, los telescopios son utilizados para observar las características más únicas de diversos cuerpos celestes que forman el sistema solar y, dependiendo de su complejidad o alcance, algunos proveen con importantísimos datos a la ciencia en pos de que el hombre continúe comprendiendo el universo.
El término telescopio proviene del vocablo griego teleskopein, que significa ‘ver lejos’. Si bien encontrar una fecha exacta de creación del primer telescopio no es tarea fácil debido a los numerosos proyectos creados por el ser humano a lo largo de la historia, se estima que los primeros modelos realmente útiles fueron diseñados en diferentes momentos del siglo XVI en Europa del Norte. A comienzos del siglo XVII, el mismísimo Galileo Galilei utilizó un dispositivo telescópico para realizar sus investigaciones y observaciones sobre el funcionamiento del sistema solar.
El telescopio funciona sobre la base de una lente de gran alcance que puede, en los casos más desarrollados, superar los 200 mm de diámetro y que, por tanto, permite observar los detalles de cuerpos celestes y nebulosas a enorme distancia. Algunos de estos telescopios permiten incluso observar otras galaxias, aunque estos son casos de uso exclusivo científico y de impresionante tamaño. Si bien cualquier ser humano puede tener un telescopio de pequeño o mediano tamaño en su propia casa, por lo general los telescopios de mayor alcance, verdaderas moles tecnológicas, se encuentran en observatorios y planetarios científicos.
Algunos otros telescopios también han sido especialmente diseñados para orbitar, es decir, para salir de la atmósfera terrestre y mantenerse en la órbita de algún cuerpo celeste específico o en el mismo espacio exterior, logrando increíbles imágenes (tal es el caso del famoso telescopio espacial Hubble o del telescopio Hale).