BUSCAR CONTENIDOS

Búsqueda personalizada

De nuevo los realistas en el poder

ADS

Capítulo III. La ruptura independentista 1780 / 1821

Unidad 8. Formación de la República. 1812 / 1821



089-01


089-02
Después de la pérdida de la Segunda República se instaura de nuevo el poder realista en todo el país, con excepción de la isla de Margarita. Al mismo tiempo, el restablecimiento del absolutismo en España, en mayo de 1814, determina una nueva política hacia América y crea las bases para la “pacificación” y reposición del orden colonial. Se inicia la “ocupación militar extranjera” con la presencia de unos 15.000 hombres al mando del “Pacificador” Pablo Morillo, expedición que el oidor Francisco Heredia considera: “el último esfuerzo de los comerciantes de Cádiz” en pro del monopolio comercial. A principios de abril Morillo llega a la costa oriental; el 7 entra a Margarita. Sus instrucciones son: ocupar la isla, otorgar un indulto, restaurar la Real Audiencia, sacar hacia la Nueva Granada a los jefes y soldados que hayan hecho la guerra en Venezuela, exigir empréstitos, y auxiliar a los comerciantes y hacendados. En Margarita el gobierno está a cargo de Arismendi, quien se acoge al indulto. Morillo nombra gobernador y marcha a Cumaná y Caracas; llega el 11 de marzo y procede a organizar el gobierno: Consejo de Guerra permanente para las infidencias; Tribunal de Apelaciones en reemplazo de la Audiencia para asuntos civiles; Junta Superior de Secuestros, que se apodera de los bienes de los republicanos, con un valor aproximado de 25 millones de pesos. Asimismo, impone exacciones y empréstitos para sostener las tropas y dotar la expedición a Nueva Granada. Las medidas de Morillo relativas a prohibir a sus oficiales contraer matrimonio con criollas y restringir la venta de pan de trigo a quienes no fueran miembros de la expedición, disgustan por igual a peninsulares y criollos, realistas y republicanos.
En virtud de la gestión de Morillo y el rechazo causado por algunas de sus medidas, el ejército realista en Venezuela pierde su carácter popular y pasa a ser predominantemente peninsular. Las tropas que habían seguido a Boves y Morales comienzan a pasarse al lado republicano.

BUSCAR CONTENIDOS

Búsqueda personalizada

ADD THIS