Buscar contenidos

Búsqueda personalizada

Rechazos y adhesiones

Capítulo III. La ruptura independentista 1780 / 1821

Unidad 7. Nacimiento de una nación. 1810 / 1812



076-01
El Ayuntamiento merideño destituye a las autoridades españolas y crea la Junta Patriótica.


077-01
La invitación a seguir el ejemplo de Caracas encuentra reacciones muy diversas en las provincias.
El Ayuntamiento de Coro se manifiesta en contra de los emisarios de la Junta Conservadora de los Derechos de Fernando VII. Desconoce la autoridad de Caracas y manda a los comisionados presos a Maracaibo.
Estas decisiones obligan al gobierno caraqueño a someter el distrito rebelde con el envío de un cuerpo de tropa escenificándose así “el primer acto de guerra civil”. En la provincia de Guayana los hechos no son menos complejos. Al principio los comisionados de Caracas cuentan con el apoyo de los alcaldes José de Heres, Juan Crisóstomo Roscio y el comandante de la plaza, quienes propician la convocatoria de un cabildo abierto, donde se destituye al gobernador José Felipe Inciarte y se crea una Junta Superior Gubernativa de Guayana con la participación de los franciscanos, pero el 13 de junio, por presión de los capuchinos junto con los franciscanos regentes de las misiones de la zona y los europeos residentes, hay un pronunciamiento dentro de la misma Junta, que desconoce a Caracas.
077-03
El gobernador Farreras ordena detener a “los caraqueñistas” y Guayana se adhiere a la monarquía.
La reacción de Maracaibo frente a los sucesos caraqueños también es de rechazo. El Consejo de Regencia nombra gobernador de Maracaibo y capitán general de Venezuela a Fernando Miyares, autonomista promonárquico quien convierte a Maracaibo en la sede de la Capitanía General. Mérida se ha separado de esta provincia y adherido a Caracas. Maracaibo instruye a su pueblo contra Caracas. El Ayuntamiento reunido en pleno, con la representación del gobierno eclesiástico, civil y militar, acuerda guardar fidelidad a la Corona, reconocida en el Consejo de Regencia.
En cambio Mérida, que hace un siglo ha perdido la capitalidad, ve la oportunidad de recuperarla con la llegada del comisionado de la Junta caraqueña. El Ayuntamiento decide la creación de una Junta que asuma el gobierno y Mérida proyecta el movimiento autonomista hasta La Grita y San Cristóbal.
077-02
Al mismo tiempo, se divide la provincia de Cumaná y se crea la de Barcelona. El gobernador convoca a los alcaldes ordinarios, al ministro de la Real Hacienda, al Vicario, al juez eclesiástico, así como a los párrocos, cuatro oficiales del cuerpo militar de blancos, dos pardos, dos comerciantes y dos hacendados, para establecer un Junta provincial. Los barceloneses manifiestan autonomía frente a Caracas y Cumaná.
Por su parte, la Junta Trujillana se configura cuando las tropas enviadas a Mérida por el marqués del Toro llegan a Trujillo. El Ayuntamiento se reúne el 9 de octubre en Cabildo abierto y renuncia a sus poderes. Una Junta debe encargarse de los intereses de la religión, la patria, el rey y la dinastía. Representantes de distintos sectores nombran a los miembros de dicha Junta, cuyo presidente presta juramento “a manera militar” y sus colegas “lo rindieron por una señal de cruz”.

076-02

Buscar Contenidos

Búsqueda personalizada