BUSCAR CONTENIDOS

Búsqueda personalizada

Se extiende el descontento

ADS

Capítulo III. La ruptura independentista 1780 / 1821

Unidad 6. Crisis del orden hispánico 1780 / 1810


062-02


062-01
Desde las dos últimas décadas del siglo XVIII, todos los sectores sociales en América se muestran inconformes con la monarquía española. La sociedad colonial experimenta un grave estancamiento. Las exploraciones del territorio y la fundación de núcleos urbanos y explotaciones mineras se paraliza. La agricultura y la ganadería, bases económicas de las provincias, sufren una pronunciada depresión. La baja productividad y rentabilidad de estas actividades las hace poco competitivas, e impide que la actividad comercial se consolide. El hato, sustento económico de vastas regiones es explotado extensivamente y el ganado es criadosin técnicas ni selección.
062-05
Además, el mestizaje “factor fundamental de la nueva sociedad”, se ve limitado por normas discriminatorias que obstaculizan los matrimonios interétnicos. Una Real Cédula de 1778 se promulga para “evitar el abuso frecuente de los hijos de familia de contraer matrimonios desiguales sin esperar el consejo y el consentimiento paterno”. La sociedad colonial soporta un cúmulo de conflictos derivados de las maneras que tiene cada sector social de entender sus derechos básicos. Los criollos aspiran a un mayor poder y una mayor jerarquía social; los esclavos quieren “su libertad”, y los pardos y negros libres pretenden la igualdad respecto a los criollos. La lucha por estos derechos aflora vigorosamente después de la declaración de independencia.
Algunas medidas administrativas tomadas por Carlos III consisten en la integración territorial: a partir de 1777, las seis provincias autónomas tienen un jefe de gobierno único con residencia en Caracas, el capitán general, quien ejerce la autoridad política y militar, quedándole subordinados los demás gobernadores.
La unidad fiscal y el control del comercio, objeto de la creación de la Intendencia de Ejército y Real Hacienda (1776), al igual que la centralización del mando político-militar en la Capitanía General de Venezuela, son fuertemente impugnadas por los criollos. La instalación de la Real Audiencia en 1786 completa los órganos centrales de la administración.
La nobleza criolla, encuentra en la ideología política vigente en Europa, que propugna la formación del estado liberal moderno, la justificación de la ruptura del orden colonial. De este modo a fines del siglo XVIII se considera capaz de asumir un gobierno propio en América para promover sus intereses.
A fines del siglo XVIII la nobleza criolla se considera capaz de asumir el control del gobierno.
062-03

BUSCAR CONTENIDOS

Búsqueda personalizada

ADD THIS