Definición de Barómetro

Barómetro - Su Significado, Definición y Concepto

Definición y Concepto de Barómetro

Definición de: Barómetro

Un barómetro es un indicador o una estimación acerca de una cierto estado o de una condición. Por ejemplo: “El barómetro de lectura muestra que, en nuestro país, los libros preferidos pertenecen al género de la autoayuda”, “La Unión Europea ha presentado un barómetro sobre los hábitos de consumo de los adolescentes”, “El gobierno desmintió el barómetro sobre la gente vive en situación de calle”.
Una periodicidad mensual es la que de manera habitual tienen estos citados barómetros o estimaciones que, por ejemplo, se realizan por parte del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) de España. En concreto, estos estudios los acomete para conocer el estado de la opinión de la sociedad de dicho país sobre algún asunto o tema concreto.

Más exactamente aquellos se sustentan en un bloque de preguntas de tipo fijo que son las que sirven para que dicho organismo elabore los llamados indicadores de barómetros. No obstante, además se cuenta con otro conjunto de preguntas de clase variable que de manera habitual hacen referencia a cuestiones de tipo social o político.
Así, por ejemplo, es muy habitual que dichos barómetros se acometan tiempo antes de que tengan lugar las elecciones nacionales para estimar cuál va a ser el resultado de las mismas y qué porcentaje de ciudadanos tiene pensado acudir a las urnas para participar en este proceso democrático tan importante.
Barómetro, por otra parte, es aquel dispositivo que se emplea para realizar mediciones de la presión de la atmósfera. Esto quiere decir que el barómetro calcula cuál es el peso que ejerce la atmósfera por unidad de superficie.
Existen distintos tipos de barómetros, como el de mercurio, que señala la presión atmosférica de una materia gaseosa de acuerdo a las diferencias existentes en el nivel de dos vasijas que contienen mercurio y que están intercomunicadas.
Un barómetro metálico es aquel formado por un recipiente de metal cuyas paredes se caracterizan por su elasticidad. La forma de este recipiente se modifica según los cambios de la presión atmosférica a partir de la extracción de aire. Dicha modificación, por su parte, se amplifica a través de una aguja que indica la presión que existe. El barómetro holostérico y el barómetro aneroide son otras clases de barómetros metálicos.
En este sentido, hay que establecer que es muy importante saber que los metálicos tienen la capacidad de ser mucho menos sensibles que los de mercurio, pero en contrapartida son aquellos mucho más fácilmente transportables y además mucho más prácticos. En concreto, podemos determinar que uno de los más empleados es el holostérico.
También existe el barómetro registrador, que es aquel que registra, en un cilindro que gira automáticamente, los cambios de la presión atmosférica.
El matemático y físico Evangelista Torricelli fue el primero en desarrollar distintos tipos de barómetros durante el siglo XVII. Los primeros barómetros consistían en una columna de líquido que se hallaba encerrada en un tubo, cuya parte superior permanecía cerrada. El peso de esta columna con líquido lograba equilibrarse con exactitud con el peso de la atmósfera.
No obstante, también podemos subrayar la existencia de otros barómetros también relevantes como sería el caso del que realizara Fortin. Este se caracteriza porque, aunque está basado en el que diseñó el mencionado Torricelli, está mucho más perfeccionado.

Concepto de: Barómetro

El barómetro es el instrumento que se emplea para medir la presión atmosférica y asimismo para poder realizar predicciones sobre el clima. Cabe destacarse que las zonas que experimentan altas presiones se caracterizan por casi no presentar lluvias, mientras que por el contrario, las bajas presiones son claras anunciadoras de fuertes tormentas que hasta pueden incluir fortísimos vientos.
En tanto, la presión atmosférica es la presión ejercida por el aire sobre nuestro planeta tierra. La presión atmosférica corresponde a la altura que presenta una columna de agua de 10 m. de alto.
Al físico y matemático de origen italiano Evangelista Torricelli se le debe la creación del barómetro en el año 1643. Sin dudas, el descubrimiento de la presión atmosférica fue el acontecimiento que catapultó a la fama a este científico italiano. A los primeros barómetros se los dotó de una columna de líquido que estaba encerrada en un tubo mientras su parte superior estaba cerrada. Justamente el peso de la columna donde se encontraba el líquido era lo que compensaba el peso que presentaba la atmósfera.
La unidad de medida en la cual miden los barómetros es el hectopascal, cuya abreviatura en la escritura es hPa. La unidad está compuesta de la siguiente manera: hecto = a cien y pascales denomina a la unidad de medida de la presión.
Existen diversos tipos de barómetros que detallaremos a continuación, aunque, el más popular es el de mercurio.
El de mercurio fue creado por Torricelli como dijimos en el año 1643 y consiste de un tubo de vidrio de 850 mm. de alto, cerrado en su parte superior y abierto en la parte inferior. Al tubo se lo llena de mercurio, se lo invierte, y se colocará el extremo que está abierto en un recipiente que consta de mercurio también. Al destapárselo se podrá apreciar que el mercurio desciende en cantidad dejando ver un espacio vacío en la parte de arriba. Entonces nos indicará la presión existente a partir de su medida en la columna de mercurio.
Otros barómetros son: barómetro aneroide (este tipo se caracteriza por no disponer de mercurio, en tanto, indica la variación en la presión por la deformación en una caja metálica de paredes elásticas), altímetro barométrico (se usan en la aviación) y barómetro de fortin (dispone de un tubo que se colocará en el mercurio dispuesto en un recipiente de vidrio y forma tubular).

Significado de: Barómetro

(De baro- y -metro); sust. m.

1. Aparato para medir la presión atmosférica.
2. [Uso figurado] Algo que se adopta como índice indicativo de un determinado estado o proceso: las encuestas pre-electorales sirven a los políticos de barómetro para estudiar las posibilidades de su candidatura.


(1) [Meteorología]

Instrumento para medir la presión atmosférica, esto es, el peso de la columna de aire por unidad de superficie ejercida por la atmósfera. La forma más habitual es observar la altura de una columna de líquido cuyo peso compense el peso de la atmósfera. Debido a que la presión atmosférica es aproximadamente un kilogramo por centímetro cuadrado se requiere una columna de 10 metros de agua, o 760 mm de una columna de mercurio que es 13,6 veces más denso.

Historia

Las limitaciones de altura que tenían las bombas de agua para desecar pozos y minas hizo que los científicos del siglo XVII considerasen la influencia que el peso del aire podía tener en ello. Galileo estudió el problema, pero fue Giovanni Baliani quien afirmó que era el peso del aire atmosférico el que equilibraba la columna de líquido. Torricelli experimentó con tubos de vidrio acodados y diversos líquidos de diferentes densidades hasta que empleó mercurio, con el que consiguió equilibrar la presión atmosférica. El experimento de Torricelli, alcanzó una gran popularidad y fue objeto de fuertes polémicas.

Pascal (1623-1662) estudio el experimento de Torricelli y llego a la conclusión que el espacio barométrico estaba vacío, lo que confirmaba la presión atmosférica como causante del equilibrio de la columna de mercurio y su estudio contribuyo al establecimiento por parte de Pascal del principio de Pascal según el cual la presión ejercida sobre un liquido incomprensible se trasmite por igual en todas las direcciones. A iniciativa de Pascal por entonces ya se comenzó a utilizar el barómetro en observaciones meteorológicas. El físico inglés Robert Boyle, bautizó el barómetro y con él descubrió la ley sobre los gases que lleva su nombre.

Durante el siglo XVIII se aumentó la precisión de los barómetros añadiendo escalas más precisas con nonios y la consideración de los errores que provocaban la capilaridad y temperatura. A final de ese siglo se emplearon ya para la medida de alturas.

Los barómetros metálicos, denominados también barómetros aneroides (véase aneroide) o de Vidi, están constituidos por una caja metálica (llamada también cápsula elástica o cápsula de Vidi) en la cual se ha hecho el vacío parcial. Su tapa superior lleva un resorte que equilibra la presión media atmosférica; la tapa de la caja es una membrana de una aleación metálica y elástica de forma ondulada que se deforma con facilidad, y se eleva o desciende en función de la variación de la presión; los movimientos descritos modifican la posición de una aguja que recorre una escala circular que está graduada en milímetros de presión por comparación con los barómetros de mercurio. Los barómetros aneroides más precisos tienen un mecanismo de fuelle elástico. Los barómetros aneroides más corrientes utilizados en observaciones meteorológicas suelen dar presiones del aire referidas al nivel del mar. Una variante de este tipo de barómetros se emplea de manera particular para la medida de la altitud (véase Altímetro).

Barómetro de mercurio

El primer barómetro de mercurio fue descubierto por el físico italiano Evangelista Torricelli en 1643. Un barómetro de mercurio está formado por un tubo de vidrio de unos 850 mm de altura, cerrado por el extremo superior y abierto por el inferior. El tubo se llena de mercurio, se invierte y se coloca el extremo abierto en una cubeta llena del mismo líquido; el nivel del mercurio en el tubo baja hasta una altura de unos 760 mm por encima del nivel en la cubeta (altura barométrica) y deja un vacío casi perfecto en la parte superior del tubo (cámara barométrica). Las variaciones de la presión atmosférica hacen que el líquido del tubo suba o baje ligeramente entre los 737 y 775 mm.

Los barómetros de mercurio pueden ser de cubeta o de sifón; los primeros se emplean de forma más habitual. En los barómetros de sifón el tubo de vidrio esta doblado como un callado por la parte abierta, de manera que el extremo abierto del tubo recoge el mercurio, que baja como efecto de una menor presión. En ambos casos hay que considerar que la altura barométrica es la diferencia de alturas entre la columna de mercurio y el nivel en la cubeta o el sifón.

Las medidas de un barómetro están afectadas por las variaciones de temperatura, que dilatan las escalas y el mercurio, la capilaridad, las variaciones de altura y la latitud (debido a variaciones en la gravedad terrestre). Teniendo en cuenta estas posibles causas de error, pueden conseguirse con estos aparatos precisiones de 0,1 mm de presión. Las medidas de un barómetro también se ven afectadas en gran medida por variaciones de altura del lugar de observación que en cifra aproximada 11 metros de altura significan una reducción de 1 mm de la altura de la columna de mercurio.

Barómetros electrónicos

Son similares a los barómetros metálicos. Están formados por una pequeña cápsula con un vacío parcial cerrada por una membrana que tiene adherido un material semiconductor o un cristal piezoeléctrico que convierten las deformaciones de la membrana en una señal eléctrica.