Definición de Glotón

Glotón - Su Significado, Definición, Concepto e Importancia

Definición de: Glotón y su Importancia

Mamífero carnívoro, que es el de mayor tamaño de la familia de los mustélidos. Es de constitución robusta y sólida; sus patas son cortas y terminan en fuertes manos provistas de garras largas y afiladas.
Se conocen dos subespecies Gulo gulo gulo, glotón europeo, Gulo gulo luscus, glotón norteamericano, que viven en las regiones árticas y subárticas de Europa, Asia y Norteamérica, en taigas y bosques, preferentemente de coníferas, durante el invierno y en las tundras durante el verano.

Miden alrededor de un metro de longitud, de los cuales 20 cm pertenecen a la cola, está cubierto de pelo espeso y áspero, de color pardo oscuro con una franja más clara en cada costado que se unen en la parte superior de la espesa cola.
Son de constitución robusta, patas cortas y muy separadas, que terminan en grandes pies y manos, provistas de largas y afiladas garras, los dientes y mandíbulas son extraordinariamente fuertes, lo que le permiten romper huesos muy gruesos. Su olfato está particularmente desarrollado y lo demuestra por la habilidad que tienen para encontrar despojos.
Se alimenta de pequeños mamíferos, aves y huevos, pero su dieta principal está constituida por carroña. Puede atacar animales grandes enfermos o que se encuentren atrapados en la nieve, así en invierno se alimenta de renos y caribúes, a los que mata cuando están hundidos en la nieve o aprovechando su carroña. La dieta estival es más variada e incluye aves, mamíferos de pequeño o mediano tamaño, plantas y restos de presas muertas por otros depredadores.
Mata a las presas pequeñas de una dentellada en el cuello, devorándolos enseguida, salta sobre el lomo de las grandes aferrándose con sus garras hasta que la presa se derrumba. Ahuyenta a otros animales de su comida, aunque sean de mayor tamaño, y lo que no come, lo guarda en escondrijos muy dispersos, en la horquilla de un árbol o cubriéndolo de tierra o nieve. Estas provisiones las utiliza alguna hembra, hasta seis meses después, con el fin de alimentarse ella o a sus crías recién nacidas.
Son de costumbres solitarias, tienen fama de destructores, feroces y valientes. Alternan los períodos de actividad y de reposo, siendo ambos períodos de entre tres y cuatro horas, aunque principalmente cazan por la noche. No hace madrigueras, pero aprovecha cualquier clase de refugio los construidos por otros animales o los huecos de las cabañas hechas por el hombre, donde se come los alimentos que encuentra y saca al exterior todos los demás objetos, lo que le ha dado fama de destructor.
Tanto la hembra como el macho son territoriales, las hembras los defienden principalmente de abril a septiembre, el de los machos es mayor que el de las hembras y suele solaparse con los de varias hembras. Los territorios son extensos pero bien definidos, las marcas las hacen con orina, heces y con las secreciones olorosas de las glándulas abdominal o ventral, cuando viaja a través de la tundra marca las hierbas frotándose contra ella y los árboles frotándose contra las ramas al trepar a ellos.
El período productivo va de abril a agosto, y es cuando los machos se juntan con las hembras durante el cortejo, pero el ovulo fecundado se implanta más tarde para que las crías, entre 2 a 3, nazcan entre febrero y abril, maman durante ocho y diez semanas y viven con su madre hasta que son rechazados por ésta y entonces se buscan su propio territorio. Las hembras llegan a la madurez sexual a los dos años, pero la reproducción está muy unida a la abundancia del alimento, cuando abunda crían todos los años, pero si escasea no se reproducen.
Los cachorros nacen en el interior de una madriguera, generalmente un montículo excavado en la nieve, nacen ciegos y se quedan en el interior de la madriguera hasta mayo, pero a veces al derretirse la nieve se inundan o para evitar alguna amenaza directa, y la camada es trasladada a otra madriguera. Las crías están junto a la madre durante el verano y el otoño en su territorio, los machos se suelen marchar en la siguiente época de cría pero las hembras, algunas, se quedan compartiendo el territorio de la madre.
Tienen pocos enemigos naturales, pero han sido muy perseguidos por el hombre, por su condición de animal dañino y por el interés comercial de sus pieles. Aunque no corre peligro, su distribución se ha reducido en los últimos cien años, siendo más acusada esta reducción donde las poblaciones humanas son más densas.
El nombre de glotón le viene por la fama que tiene de comer más que cualquier otro animal. La primera descripción de este animal es de 1518, y habla de "un animal insaciable que se alimenta de carroña, come hasta que el vientre se le tensa como la piel de un tambor, y después se introduce a través de un paso estrecho entre dos árboles, lo que vacía el estómago de su contenido y puede seguir comiendo hasta terminar la presa". Está fábula seguía circulando cuando Linneo publica la primera edición de su Systema naturae en la que no está incluido por no saber si clasificarlo como comadreja o como cánido.

Concepto de: Glotón

La palabra glotón reconoce su origen etimológico en el latín “gluttonis” con el significado de devorador voraz, quien come con gula, cometiendo excesos en este sentido. Ejemplos: “si sigues siendo tan glotón te convertirás en obeso”, “el niño es tan glotón, que le gustan todos los sabores, dulces, ácidos y salados”.
Existe un animal mamífero de costumbres solitarias, parecido al tejón, carnívoro y cazador, oriundo de zonas árticas, que se apodera en los bosques de todo lo que encuentra y lo esconde en su madriguera para comerlo. Luego de haberlo consumido hasta el hartazgo presiona su cuerpo entre dos árboles, logrando así expulsar los desechos, para tener espacio y seguir comiendo. El nombre de este animal es glotón.
En la antigüedad los griegos, y en especial los romanos, eran famosos por sus banquetes siendo común que la mayoría comieran demasiado, con glotonería.
Había festividades llamadas saturnales, que duraban siete días, ubicados en períodos posteriores a las siembras, donde se comía con glotonería.
Entre los romanos glotones se destacaron los integrantes de la familia Apicio, que vivieron en el siglo I antes de la era cristiana. Uno de ellos, llamado Marco Gavio Apicio, se dedicó a la gastronomía, escribiendo libros de cocina. Cuentan que en su cocina gastó cien millones de sestercios. Sus recetas eran excéntricas y muy complejas, sin reparar en gastos para darse los gustos en manjares más increíbles que se puedan imaginar. Gastó tanto en estas extravagancias, que creyéndose en la ruina económica, se suicidó. Su hijo vivió rodeado de ostras, que a menudo enviaba al emperador Trajano.