Definición y Significado de Pereza | Concepto e Importancia

Definición, Concepto y Significado de: Pereza


Definiciones, Conceptos y Significados

La palabra pereza, se utiliza para definir a la acción de personas o animales, que no manifiestan deseos, motivación o ganas de llevar adelante una tarea o acción.

La pereza está considerada dentro de los siete pecados capitales, (listado de malas acciones, de acuerdo a lo estipulado por el Cristianismo). La elección de dichos pecados, se basa en la capacidad de los mismos, para generar nuevos pecados.

La persona que padece pereza, es denominada perezosa. Generalmente, no es un adjetivo calificativo halagador, sino por el contrario, la persona perezosa está mal vista en la sociedad actual.

El término pereza es aplicado en múltiples situaciones. Algunos ejemplos de ello, son:
“No me levanto porque me da pereza.”
“No trabaja porque tiene pereza.”
“En invierno siento pereza.”
Lo mismo ocurre con el término perezoso:
“Mi hijo es un perezoso.”
“El empleado es muy perezoso.”
“No se puede convivir con perezosos.”

Las acciones dinámicas, son propias de los seres vivos. Son éstos quienes poseen la capacidad de movimiento, limitada por el aparato motor de cada especie. Sin embargo, en ocasiones para evitar la fatiga, simplemente por comodidad de mantenerse en estado de letargo, el movimiento se evita.

Al mencionar movimiento, se hace referencia a cualquier tipo de trabajo motriz, que implique el gasto de energía. En estas ocasiones, es cuando la pereza se hace perceptible.

La pereza, se relaciona (y en ocasiones sin justificación), con estilos de vida mal vistos socialmente. Claro está, que dicha relación deriva de las pautas sociales de trabajo, y de la producción de ingresos a través de éste.
Ante ciertas situaciones, se estipula que el perezoso vive a costas de otras personas, que le solventan la vida. Ante el desgano por realizar cualquier acción, requieres de terceros que socorran sus urgencias y necesidades, básicas o no. Por ejemplo, en cuanto al trabajo, el perezoso requiere de quien le cubra sus necesidades económicas. Si hablamos de movimiento, requerirá de quien sustituya las acciones que el mismo debe realizar (las cuales en muchos casos son vitales, como por ejemplo, asearse).

Existen numerosos vocablos asociados a la pereza. Entre los más conocidos se hallan holgazanería, vagancia, desgano.