Buscar contenidos

Búsqueda personalizada

La Oración Subordinada

Gramática Española de María Moliner

Gramática Española de María Moliner

En lenguaje no estrictamente gramatical y también si el número de oraciones enlazadas pasa de tres, lo que lleva generalmente consigo la existencia en el conjunto de más de un enlace realizado por conjunción copulativa o disyuntiva, suele darse al conjunto el nombre de «periodo» o «cláusula». Pueden ser ejemplos de oración compuesta 'no me iré de aquí aunque me echen'(dos oraciones) o 'aquí estoy y aquí seguiré mientras mi presencia sea necesaria'(tres oraciones). Y puede ser ejemplo de periodo 'si me necesitas, escríbeme o mándame un telegrama y vendré enseguida, aunque tenga que abandonar mis asuntos y tenga que pedir dinero prestado para el viaje'(siete oraciones, dos conjunciones copulativas y una disyuntiva). Tradicionalmente, se establece en las oraciones compuestas la división en «oraciones unidas por coordinación» y «oraciones unidas por subordinación» o, con denominación más técnica, «parataxis» o «hipotaxis». Existe subordinación entre las oraciones cuando la clase de relación impone a una de las oraciones, que, en este caso, se llama «oración subordinada», un modo verbal que no es el indicativo o el potencial ('no se rompe aunque se caiga al suelo') o cuando esa oración constituye un elemento de la otra ('que tú te vayas no tiene importancia', donde «que tú te vayas» es sujeto de «tiene»). Existe coordinación entre las oraciones componentes cuando no se dan esas circunstancias. Las denominaciones «oración principal» y «oración subordinada», usadas generalmente para distinguir las dos oraciones unidas, no pueden aplicarse con propiedad más que en el caso de unión por subordinación. Para los demás casos no existe denominación consagrada para establecer esa distinción. En el desarrollo de este artículo se llama «oración principal» en cualquier clase de oración compuesta a la oración a que se refiere cierta circunstancia expresada por la otra oración; y «oración adjunta» a esta otra. No siempre es clara la determinación de cuál es la oración principal y cuál la adjunta. Por ejemplo, en 'apenas había terminado cuando llamaron a la puerta', cualquiera de las dos oraciones puede ser principal o adjunta, según cuál de las dos partículas, «apenas» o «cuando», se considere conjunción y cuál se considere que conserva su papel de adverbio.
La relación entre las oraciones componentes es de una de las siguientes maneras:
1.a La oración adjunta contiene una circunstancia respecto de la principal cuya clase (adición, causa, finalidad, condición, etc.) está expresada por la conjunción o expresión conjuntiva que afecta a aquélla: 'Ayer llegó y hoy se vuelve a marchar. Se ha enfadado porque no le han avisado'. Las oraciones compuestas de esta forma se clasifican por la clase de conjunción o expresión conjuntiva empleada. Y en ellas habrá subordinación o coordinación según que el nexo o conjunción que establece la relación exija o no en la adjunta el verbo en subjuntivo. Se dan generalmente como conjunciones coordinantes las adversativas, las copulativas, las distributivas y las disyuntivas; y como subordinantes las demás; pero esa atribución no es rigurosa; solamente las conjunciones finales, «para que» y expresiones equivalentes, exigen siempre el verbo en subjuntivo. (La coordinación significa la independencia sintáctica de las oraciones, pero no su independencia conceptual, ya que «siempre, entre dos o más oraciones coordinadas hay una que preside psíquicamente. a las demás» (Gili Gaya -Curso Superior de Sintaxis- 14-25). Lo que coincide con lo que se dice en «gerundio» de que la mera yuxtaposición de oraciones sólo existe en el lenguaje incoherente de los locos.)
2.a La oración adjunta es una oración de relativo cuyo antecedente está en la oración principal o es toda esta oración: 'Lo trajo un hombre que llevaba gorra de uniforme. Tiene que escribir una carta, lo cual le da mucha pereza'.
3.a La oración adjunta es una oración substantivada que desempeña el papel de sujeto o complemento directo de la principal; la substantivación puede realizarse afectándola de la conjunción «que» o poniendo el verbo en infinitivo: 'Me gusta que vengas. Le gusta pasear'.
4.a La oración adjunta desempeña papel adverbial respecto de la principal, bien uniéndose a ella mediante una conjunción adverbial, bien llevando el verbo en gerundio, bien uniéndose mediante la conjunción «que» precedida de ciertas preposiciones: 'Cultivan las tierras como las cultivaban sus abuelos. Vino a mi casa dando un rodeo. Se fue sin despedirse'.
(No difiere en esencia de la división anterior la que se hace usualmente de las oraciones subordinadas en las gramáticas: 1. Oraciones substantivas, con «que» -a veces «si»-o con infinitivo; desempeñan papel de sujeto o de complemento con respecto a la principal; de sujeto: 'Que vengas un poco antes o un poco después no tiene importancia'; de complemento directo -con «que» o «si»-: 'No sabe que [si] estoy todavía aquí'; de complemento indirecto -con una conjunción final formada con «que»: 'Te expones a que se enfade'; de complemento circunstancial expresivo de causa o consecuencia -con infinitivo o con una conjunción formada con «que»-: 'El choque se debió a haber llegado [a que llegó] el tren con retraso. Dio lugar a que le expulsaran. Él tuvo la culpa de que me regañaran'.
2. Oraciones adjetivas, de relativo, incluso de relativo adverbial cuando el sujeto de la principal es un adverbio pronominal: 'Este hombre es el que trajo el recado. Aquí es donde ocurrió la catástrofe'.
3. Oraciones adverbiales, de lugar, tiempo, modo o cantidad: 'Me marcharé al campo cuando haya terminado el trabajo'.)

Buscar Contenidos

Búsqueda personalizada