BUSCAR CONTENIDOS

Búsqueda personalizada

Los Pronombres "Tú" y "Usted"

ADS

Gramática Española de María Moliner

Gramática Española de María Moliner

Las dos maneras usuales de nombrar a una persona al dirigirse a ella son la familiar, «tú», y la más respetuosa, «usted». Puede decirse, en general, que la tendencia no sólo en la época estrictamente actual, sino ya desde algunas generaciones, es a restringir el uso de «usted» y ampliar el de «tú». «Tú» es el tratamiento corriente entre las personas de la misma familia o entre amigos; sin embargo, entre las clases populares, especialmente del campo, es frecuente todavía que los hijos llamen a los padres de «usted»; en general, los sobrinos tutean también a los tíos, a los abuelos, etc. La gente joven suele tutearse desde el primer encuentro, muchas veces aun siendo éste con motivo de algún servicio profesional prestado por uno de los interlocutores. También se va extendiendo cada vez más la costumbre del tuteo entre personas de la misma profesión entre las que no existe diferencia notable de edad o de categoría o posición. En el trato familiar a que corresponde «tú», se puede llamar a la persona de que se trata, tanto dirigiéndose a ella como hablando de ella, por su nombre de pila (por ejemplo, a las personas con quien se tiene parentesco) y, en casos de menos intimidad, por su apellido (por ejemplo, entre compañeros de clase o de profesión); en uno y otro caso, sin añadir ningún tratamiento de respeto. Con el tratamiento de «usted» cabe llamar a la persona de que se trate por su nombre de pila o su apellido sin añadir ningún otro tratamiento, por el apellido precedido de «señor» o por el nombre de pila precedido de «don».
No es fácil dar reglas sobre el uso de las distintas maneras de dirigirse o referirse a una persona según el grado de respeto con que se la trata. Estas maneras varían no sólo de una región y hasta de una ciudad a otra, sino entre las distintas capas sociales, matizadas éstas muy detalladamente; y dependen también en mucha parte de la desenvoltura, sociabilidad, etcétera, de la persona que las usa. Las indicaciones que siguen pueden, pues, servir de orientación, pero no tienen de ningún modo valor de reglas. Puede decirse en general que en el trato entre personas de la burguesía acomodada hay más tendencia a suprimir los tratamientos que entre las de clase media modesta. Puede también anotarse que en el trato con las mujeres hay generalmente más familiaridad que en casos semejantes con los hombres; un muchacho, por ejemplo, llamará muy raramente al padre de un amigo suyo simplemente por su nombre de pila; en cambio, es muy frecuente entre las familias de la burguesía que lo hagan así con la madre, espontáneamente o previa indicación de la propia señora.
Se llama frecuentemente por el nombre de pila sin otro tratamiento a las personas de la servidumbre, particularmente si son mujeres. A los ordenanzas, porteros y, en general, empleados subalternos masculinos es igualmente frecuente llamarles por el nombre que por el apellido (lo primero expresa siempre más familiaridad); a las mujeres no se las llama nunca con sólo su apellido. Un jefe suele también llamar a sus subordinados por el apellido sin anteponer ningún tratamiento. En la misma forma se llaman entre sí personas de clase social o profesión semejante entre las que no hay diferencia de edad notable, en cuanto la relación entre ellas es algo más que, por ejemplo, la prestación de un servicio profesional por una de ellas o la de mera vecindad. El tratamiento de «señor» (seguido siempre del apellido y no del nombre) sigue en orden ascendente de respeto al empleo del nombre o apellido sin ningún tratamiento. Es menos usado en España que en la generalidad de los países, pues limitan su campo de aplicación, por un lado el uso más extenso del nombre sin ningún tratamiento y, por otro, el uso de «don» con el nombre de pila, típicamente español. El tratamiento con «señor» seguido del apellido es, por ejemplo, el que da un subordinado a su jefe cuando no le supera notablemente en edad o categoría (caso en que usará «don» con el nombre propio), el que da un empleado subalterno a los empleados jóvenes o no de alta categoría de su oficina o departamento; el que se da a un empleado cuyos servicios se utilizan o a una persona aproximadamente de la misma categoría social que el que habla, con la que éste no tiene un trato anterior o una relación de compañerismo que justifique la supresión del tratamiento. Es también el que, por ejemplo, da un muchacho al padre de un amigo suyo no muy viejo o especialmente respetable por su posición (casos en que se impone el uso de «don» con el nombre de pila).
Para las mujeres, se hace distinción entre «señora», aplicado a las mujeres casadas, y «señorita», aplicado a las solteras. «Señora» seguido del apellido se emplea muy poco; puede decirse que sólo para las empleadas; a las mujeres casadas suele nombrárselas con el apellido del marido precedido de «señora de» cuando se habla de ellas y, menos frecuentemente, al dirigirse a ellas. (En este caso, se emplea más su nombre de pila, solo o precedido de «doña», según los casos.) En cambio, lo mismo «señora» que «señorita» sin nombre se emplean mucho intercalados como vocativo en la conversación: 'Usted, señora, no sabe lo que es eso'. El uso de «señor» como vocativo ha estado hasta hace poco limitado al caso de dirigirse a un gran señor con el que se tiene relación de dependencia: 'Mandad, señor, y seréis obedecido'; su uso en el trato corriente es relativamente reciente y todavía poco frecuente fuera del caso en que hay que llamar o dirigirse a un hombre del que no se conoce el nombre. Entre las personas de las clases populares se usa «señor» aplicado al nombre de pila (no al apellido) para nombrar a las personas de cierta edad o a las que, por alguna razón, considera el que habla de superior categoría: 'Me lo ha aconsejado el señor Antonio'. Por fin, el tratamiento con «don», seguido siempre del nombre de pila y no del apellido, es el más respetuoso entre los ordinarios. Antiguamente su aplicación se limitaba a las personas con título nobiliario; más tarde pasó a aplicarse a los que poseían un título académico y sigue aún ahora diciéndose que «tiene don» de las personas que tienen un título, como mínimo de bachiller. Pero en el trato corriente no se tiene en cuenta esa circunstancia y se aplica a todas las personas que merecen especial respeto del que habla por su edad o categoría y con las que no tiene familiaridad. Es más usado con las señoras por el escaso empleo de «señora» con el apellido a que ya se ha aludido. Las señoras de clase media modesta lo emplean para tratarse entre sí más que las de clase más alta. Algunas profesiones, como la de sacerdote o la de médico, invitan especialmente al empleo de «don» y el nombre de pila, en vez de «señor» y el apellido.
Tratamientos especiales, relacionados con una profesión o título académico, son poco frecuentes fuera del ejército, salvo el de «doctor», que se aplica a los médicos (lo mismo si tienen ese título académico que si sólo tienen el de licenciado), seguido del apellido. Sin embargo, modernamente se va extendiendo el uso del título «profesor» o el mismo de «doctor» aplicados a los que lo son por facultades distintas de la de medicina; tanto solos en vocativo, como seguidos del apellido.
La expresión «señor don» («Sr. D.» en abreviatura) solamente se emplea en los encabezamientos de las cartas y en las direcciones de los sobres.
Para dirigirse a una persona hay, aparte de los tratamientos corrientes de «tú» y «usted» y los especiales de «excelencia, señoría», etc. Una manera extraordinariamente respetuosa de tratar que consiste en nombrar a la persona a quien se habla con un nombre como «el señor, la señora, la señorita, el señor director, la señora secretaria, la señora marquesa...», y poner el verbo en tercera persona. Es tratamiento usado solamente por servidores o subordinados y, a veces, por dependientes de comercio especialmente corteses: 'Si el señor lo desea... Esta tela le gustará seguramente a la señora'.
«Señor» se emplea también delante de los nombres de cargo para dirigirse a la persona que lo ostenta o para nombrarla con respeto o cortesía: 'Usted, señor portero... La señora maestra. El señor cura'. En cuanto a los tratamientos especiales a que tienen derecho personas con título nobiliario o que ocupan ciertos cargos. Todos los substantivables con «su» o «vuestra» pueden usarse en vocativo despojados de ese posesivo; si, en la oración que sigue al vocativo, el pronombre que representa a la persona tratada está en genitivo, puede «vuestro» substituirse por «su» en casos de menos reverencia: 'Majestad: se hará según vuestro deseo. Excelencia: estoy a sus órdenes'.
Al dirigirse a varias personas entre las cuales hay alguna a la que se trata de «usted», hay que emplear este tratamiento para todas. Si alguna de ellas tiene tratamiento especial, habrá que hacer distinción, pues no se puede, por ejemplo, tratar a todos los oyentes como «vuestras excelencias».

BUSCAR CONTENIDOS

Búsqueda personalizada

ADD THIS