Buscar contenidos

Búsqueda personalizada

Puntos Sobresalientes de Genesis 25 a 28

Puntos Sobresalientes de la Biblia: Genesis 25 a 28


Para el repaso oral: de la Escuela del Ministerio Teocrático de Enero y Febrero de 2014

1.
6ª Pregunta.-
¿Qué importantes verdades podemos extraer de la profecía registrada en Génesis 25: 23, que declara que “el mayor servirá al menor”? [10 de febrero, w03 15/10 pág. 29 párr. 2.]
w03 15/10 pág. 29 Jacob apreciaba los valores espirituales
Jacob no usurpó en modo alguno la herencia de Esaú. Antes de que nacieran, Jehová había dicho que “el mayor servir[ía] al menor” (Génesis 25:23). Pero puede que alguien pregunte: “¿No habría sido más fácil si Dios hubiera hecho que Jacob naciera primero?”. Lo que sucedió después nos enseña verdades importantes. Dios no reserva bendiciones para quienes creen que tienen el derecho de recibirlas, pero sí muestra bondad inmerecida a quienes él escoge. Por ello, Jacob recibió la primogenitura, no su hermano mayor, quien la había despreciado. De igual manera, debido a que los judíos naturales como nación mostraron la misma actitud que Esaú, se les reemplazó con el Israel espiritual (Romanos 9:6-16, 24). Hoy la buena relación con Jehová no se consigue mediante una herencia recibida sin esfuerzo alguno por haber nacido en el seno de una familia que teme a Dios o en un ambiente espiritual. Los que desean recibir bendiciones divinas tienen que esforzarse por ser piadosos y tienen que estimar de verdad las cosas espirituales.
2.
7ª Pregunta.-
¿Cuál fue el significado del sueño de Jacob en el que aparece “una escalera”? (Gén. 28: 12, 13.) [10 de febrero, w04 15/1 pág. 28 párr. 6.]
w04 15/1 pág. 28 Puntos sobresalientes del libro de Génesis (parte 2)
Respuestas a preguntas bíblicas:
28:12, 13. ¿Cuál fue el significado del sueño de Jacob en el que aparece “una escalera”? Esta “escalera” (que puede haber tenido la apariencia de un tramo ascendente de piedras) indicó que hay comunicación entre la Tierra y el cielo, y que los ángeles desempeñan un servicio muy importante entre Jehová y los seres humanos que tienen Su aprobación (Juan 1:51).


Capítulo 25:

w98 15/1 pág. 11 párr. 12 “Andamos por fe, no por vista”
12. ¿Por cuánto tiempo anduvo Abrahán por fe, y qué recompensa le espera a él y a sus familiares que tuvieron una fe fuerte?
12 Abrahán no solo tuvo fe en ocasiones aisladas, sino a lo largo de toda su vida. Dios no le dio ningún sector de la Tierra Prometida como herencia durante su vida (Hechos 7:5). Sin embargo, Abrahán no se cansó ni regresó a Ur de los caldeos. Por cien años, hasta su misma muerte, vivió en tiendas en la tierra a la que Dios lo dirigió (Génesis 25:7). Hebreos 11:16 dice de él, de su esposa Sara, de su hijo Isaac y de su nieto Jacob: “Dios no se avergüenza de ellos, de ser invocado como su Dios, porque les tiene lista una ciudad”. Sí, Jehová tiene un lugar para ellos en la región terrestre de su Reino Mesiánico.

w00 1/9 págs. 19-20 párr. 5 ¿Qué significa para nosotros nuestra valiosa herencia?
5. ¿Cómo demostró Abrahán que valoraba su relación con Jehová?
5 En el cumplimiento de su propósito para con la Tierra, Jehová trató de manera especial con Abrahán. Dijo a ese hombre fiel que se marchara de su país y se mudara a la tierra que él mismo le mostraría. Abrahán obedeció de buena gana. Cuando llegó, Jehová le dijo que serían sus descendientes quienes heredarían la tierra, no él mismo (Génesis 12:1, 2, 7). ¿Cómo reaccionó Abrahán? Estuvo dispuesto a servir a Jehová donde y como él indicara para que sus descendientes pudieran recibir la herencia. Sirvió a Jehová durante cien años en una tierra que no era suya, hasta su muerte (Génesis 12:4; 25:8-10). ¿Lo hubiéramos hecho nosotros? Jehová dijo que Abrahán era su “amigo” (Isaías 41:8).
3.
w05 1/5 pág. 14 párrs. 7-8 ¿Quiénes resucitarán?
7, 8. a) ¿Cómo podría explicarse adónde fue Abrahán al morir? b) ¿Cómo sabemos que otras personas fueron al Seol cuando murieron?
7 Tiempo atrás, después de ratificar el pacto que había hecho con Abrahán y de prometerle que su descendencia se multiplicaría, Jehová anunció el futuro de su siervo: “En cuanto a ti, irás a tus antepasados en paz; serás enterrado en buena vejez” (Génesis 15:15). Y así ocurrió exactamente, como indica Génesis 25:8: “Entonces expiró Abrahán y murió en buena vejez, viejo y satisfecho, y fue recogido a su pueblo”. ¿Quiénes formaban su pueblo? En Génesis 11:10-26 se enumeran sus antepasados hasta llegar a Sem, el hijo de Noé. De modo que fue con estos otros que ya descansaban en el Seol con quienes Abrahán se reunió al morir.
8 La expresión “recogido a su pueblo” aparece con cierta frecuencia en las Escrituras Hebreas. Así, es lógico concluir que tanto el hijo de Abrahán, Ismael, como el hermano de Moisés, Aarón, fueron al Seol al morir, con la esperanza de ser resucitados (Génesis 25:17; Números 20:23-29). Moisés también fue al Seol, aunque nunca se supo dónde estaba su tumba (Números 27:13; Deuteronomio 34:5, 6). Igualmente, Josué, sucesor de Moisés y caudillo de Israel, y toda su generación también descendieron al Seol cuando murieron (Jueces 2:8-10).
4.
w04 15/1 pág. 28 Puntos sobresalientes del libro de Génesis (parte 2)
Lecciones para nosotros:
Génesis 25:23. Jehová es capaz de conocer la composición genética del feto y de usar su presciencia para seleccionar de antemano a la persona indicada para su propósito. Sin embargo, no predetermina el resultado final de su vida (Oseas 12:3; Romanos 9:10-12).

w02 1/5 pág. 11 párr. 8 Satisfacer los requisitos divinos engrandece a Jehová
8. ¿Cuál fue la razón de que Pablo relacionara a Esaú con los fornicadores?
8 ¿Por qué relacionó Pablo las acciones de Esaú con la fornicación? Porque una mentalidad como la de Esaú puede hacer que una persona no aprecie las cosas sagradas, lo cual puede conducir a pecados graves, como la fornicación. Por eso, preguntémonos: “¿Me siento a veces tentado de cambiar mi herencia cristiana, es decir, la vida eterna, por cosas tan efímeras como un plato de lentejas? ¿Desprecio las cosas sagradas, quizá sin darme cuenta?”. Esaú estaba impaciente por satisfacer un anhelo físico. Le dijo a Jacob: “Aprisa, por favor, dame un bocado de lo rojo” (Génesis 25:30). Lamentablemente, algunos siervos de Dios han dicho en realidad: “¡Aprisa! ¿Por qué esperar a un matrimonio honorable?”. El deseo de satisfacción sexual a cualquier precio ha sido su guisado de lentejas.

w05 15/9 pág. 17 párrs. 6-7 Andemos por fe, no por vista
6, 7. a) ¿Cómo demostró Esaú que prefería andar por vista? b) ¿Qué advertencia contiene el ejemplo de Esaú?
6 Ahora comparemos a Moisés con Esaú, hijo del patriarca Isaac. Esaú prefirió la gratificación instantánea (Génesis 25:30-34). Al ‘no apreciar las cosas sagradas’, cedió sus derechos de primogénito “a cambio de una sola comida” (Hebreos 12:16). No pensó en el efecto que la venta de la primogenitura tendría en su relación con Jehová o en las consecuencias que traería a sus descendientes. Careció de visión espiritual. Cerró los ojos a las valiosísimas promesas de Dios, desdeñando su valor. Esaú anduvo por vista, no por fe.
7 El ejemplo de Esaú nos sirve de advertencia (1 Corintios 10:11). Cuando tomemos decisiones, sean grandes o pequeñas, no nos dejemos seducir por la propaganda del mundo de Satanás, que dice que debemos tener de inmediato lo que deseamos. Preguntémonos: “¿Reflejan mis decisiones tendencias como las de Esaú? Para obtener ahora mismo las cosas que quiero, ¿deberé relegar los intereses espirituales a un segundo plano? ¿Estoy poniendo en peligro mi amistad con Jehová y mi recompensa futura por las elecciones que hago? ¿Qué ejemplo doy a otros?”. Si nuestras decisiones reflejan que apreciamos las cosas sagradas, Jehová nos bendecirá (Proverbios 10:22).

w10 1/5 pág. 13 ¿Lo sabía?
Cuáles eran las responsabilidades de los primogénitos en tiempos bíblicos?
▪ En la época de los antiguos patriarcas era habitual entre los siervos de Dios otorgar derechos especiales al primer hijo varón. Al morir el padre, el hijo mayor se convertía en el cabeza de la familia: era el responsable de cuidar y mantener a todos los que vivían bajo su techo y tenía autoridad sobre ellos. También representaba a la familia ante Dios. La herencia se repartía entre todos los hijos, pero el primogénito recibía la parte principal, que equivalía al doble de los demás.
El primogénito podía perder este derecho o renunciar a él. Esaú, por ejemplo, vendió su primogenitura a su hermano menor (Génesis 25:30-34). En el caso de Rubén, él perdió este derecho debido a su conducta inmoral, por lo que su padre, Jacob, se lo otorgó a José (1 Crónicas 5:1). A partir del momento en que se implantó la Ley mosaica, el padre debía respetar este derecho que por nacimiento le correspondía al primogénito. Ningún hombre con más de una esposa podía transferirlo de su hijo mayor al primogénito de otra esposa por ser esta su favorita (Deuteronomio 21:15-17).
5.
w11 15/8 págs. 23-24 párr. 3 Jehová, “el Dios que da paz”
3. ¿Qué aprendemos de la forma en que Jacob manejó su problema con Esaú?
3 ¿Qué aprendemos de este relato? Que cuando tengamos un problema con otro cristiano, debemos hacer todo lo que esté en nuestra mano para solucionarlo y no poner en peligro la paz de la congregación. Esto es cierto incluso si estamos convencidos de que no hemos hecho nada malo y no le debemos ninguna disculpa a nadie. Jacob tenía motivos para pensar así, pues era Esaú quien había menospreciado sus derechos como hijo mayor y se los había vendido por un plato de lentejas (Gén. 25:31-34; Heb. 12:16). Pero al igual que Jacob, debemos orar a Jehová y estar dispuestos a hacer grandes esfuerzos con tal de mantener la paz. Sin duda, Jehová bendecirá nuestro empeño. A continuación veremos otros ejemplos bíblicos que nos enseñan a promover la paz.
6.
w04 15/1 pág. 28 Puntos sobresalientes del libro de Génesis (parte 2)
Lecciones para nosotros:
Génesis 25:32, 33; 32:24-29. El interés de Jacob por obtener la primogenitura y la lucha que sostuvo con un ángel toda la noche hasta conseguir una bendición indican que apreciaba las cosas sagradas. Jehová nos ha confiado muchas cosas sagradas, tales como nuestra relación con él y su organización, el rescate, la Biblia y la esperanza del Reino. Seamos como Jacob y demostremos que las apreciamos.

w02 1/5 págs. 10-11 párr. 7 Satisfacer los requisitos divinos engrandece a Jehová
7. ¿Por qué odió Jehová a Esaú?
7 Como leemos en Malaquías 1:2, 3, después de decir que ‘amó a Jacob’, Jehová declara: “A Esaú lo he odiado”. ¿Por qué esta diferencia? Jacob engrandeció a Jehová, pero su hermano gemelo, Esaú, no. A este se le dio el nombre de Edom. En Malaquías 1:4, a la tierra de Edom se la denomina el territorio de la iniquidad, y se denuncia a sus habitantes. A Esaú se le llamó Edom, que significa “Rojo”, después de que vendió su valiosa primogenitura a Jacob a cambio de un guisado de dicho color. “Esaú despreció la primogenitura”, dice Génesis 25:34. El apóstol Pablo exhortó a sus hermanos en la fe a tener cuidado de que ‘no hubiera ningún fornicador ni nadie que no apreciara cosas sagradas, como Esaú, que a cambio de una sola comida vendió regalados sus derechos de primogénito’ (Hebreos 12:14-16).

w12 15/8 pág. 27 párr. 8 Mantengámonos firmes contra las trampas de Satanás ***
8. ¿Qué ejemplos bíblicos nos ayudarán a reevaluar nuestra vida?
8 Para que el materialismo no lo asfixie, de vez en cuando deténgase a reevaluar su vida. Nunca se parezca a Esaú, quien demostró con sus hechos que despreciaba las cosas espirituales (Gén. 25:34; Heb. 12:16). Y tampoco sea como aquel rico que, en lugar de vender sus bienes, ayudar a los pobres y hacerse discípulo de Cristo, “se fue contristado, porque tenía muchas posesiones” (Mat. 19:21, 22). Las riquezas lo tenían tan atado que se perdió el inmenso privilegio de ser discípulo del hombre más importante de la historia. Si no queremos perderlo también nosotros, debemos tener mucho cuidado con el materialismo.

Capítulo 26:

w11 15/8 págs. 25-26 párrs. 12-13 Jehová, “el Dios que da paz”
12, 13. a) ¿Cómo imitó Isaac a su padre? b) ¿Cómo recompensó Jehová la actitud de Isaac?
12 El hijo de Abrahán, Isaac, también fue un amante de la paz. Veamos lo que sucedió cuando, para escapar del hambre, dejó la árida región donde vivía (Beer-lahai-roí, en el Négueb) y se mudó al norte, a la ciudad de Guerar, en territorio filisteo. En aquella fértil región, Jehová lo bendijo con abundantes cosechas y mucho ganado. Pero los filisteos se morían de envidia. No querían que prosperara tanto como Abrahán, y por eso cegaron los pozos que este había mandado excavar. Finalmente, el rey le ordenó a Isaac: “Múdate de nuestra vecindad”. ¿Y qué hizo él? A fin de evitar contiendas, obedeció (Gén. 24:62; 26:1, 12-17).
13 Isaac trasladó su extenso campamento a una nueva ubicación, donde sus pastores abrieron otro pozo. Sin embargo, los ganaderos filisteos vinieron a protestar, asegurándole que aquella agua les pertenecía a ellos. Nuevamente, él siguió el ejemplo de su padre. En vez de pelear, mandó a sus hombres que excavaran otro pozo en un terreno diferente. Pero los filisteos también lo reclamaron como suyo. Para mantener la paz, se mudó con toda su gente a otro lugar, donde mandó perforar un nuevo pozo, al que llamó Rehobot. ¿Bendijo Jehová su actitud? Sí, pues tiempo después, cuando se fue a vivir a Beer-seba, una región más fértil, Dios le dijo: “No tengas miedo, porque yo estoy contigo, y ciertamente te bendeciré, y multiplicaré tu descendencia por causa de Abrahán mi siervo” (Gén. 26:17-25).
w07 1/6 pág. 27 párr. 7 Los mayores: una bendición para los jóvenes
7. ¿Qué influencia tuvo el aguante de Abrahán en su hijo Isaac, y cómo benefició a la humanidad?
7 El aguante de Abrahán tuvo una poderosa influencia en su hijo Isaac, quien residió como forastero en la tierra de Canaán los ciento ochenta años que duró su vida. El aguante de Isaac estaba cimentado en su fe en la promesa divina, una fe que le inculcaron sus ancianos padres y que más tarde se vio reforzada por las palabras que Jehová le dirigió a él mismo (Génesis 26:2-5). La perseverancia de Isaac fue un factor clave en el cumplimiento de la promesa divina de que la familia de Abrahán produciría una “descendencia” mediante la que se bendeciría toda la humanidad. Siglos después, Jesucristo, la parte principal de aquella “descendencia”, abrió el camino para que todos los que ejercen fe en él se reconcilien con Dios y tengan vida eterna (Gálatas 3:16; Juan 3:16).

w92 1/7 págs. 10-11 párr. 8 Jehová, el imparcial “Juez de toda la tierra”
8. ¿Qué leyes fundamentales de Jehová se conocían en tiempos patriarcales?
8 Aunque parece que no había un código escrito en aquel tiempo, la sociedad patriarcal estaba familiarizada con las leyes fundamentales de Jehová, y sus siervos tenían la obligación de observarlas. (Compárese con Génesis 26:5.) El drama que se desarrolló en Edén había mostrado que hay que manifestar obediencia y sumisión a la soberanía de Jehová. El caso de Caín había revelado que Jehová desaprueba el asesinato. Inmediatamente después del Diluvio, Dios suministró a la humanidad ciertas leyes tocante a la santidad de la vida, el asesinato, la pena capital y el comer sangre. (Génesis 9:3-6.) Jehová condenó vigorosamente el adulterio cuando ocurrió el suceso en que estuvieron implicados Abrahán, Sara y Abimélec, rey de Guerar, cerca de Gaza. (Génesis 20:1-7.)

w04 15/2 pág. 14 párr. 16 Mantengámonos castos salvaguardando el corazón
16. ¿En qué marco son apropiadas las atenciones de tipo romántico, tal como ilustra qué ejemplo bíblico?
16 Otro peligro contra el que debemos estar alerta para preservar la castidad es el flirteo. Quizá haya quien insista en que se trata de un pasatiempo inocente e inofensivo entre personas de distinto sexo. Hay que admitir que existe un momento y un lugar para las atenciones de tipo romántico. Por ejemplo, Isaac y Rebeca fueron vistos “divirtiéndose” juntos de un modo que demostraba que no eran simplemente hermanos (Génesis 26:7-9). Pero, claro, eran marido y mujer. Las muestras de afecto entre ellos no estaban fuera de lugar. Ahora bien, el flirteo es algo muy distinto.
w92 15/10 pág. 18 párr. 19 Su familia: esfuércese por conservarla para que entre en el nuevo mundo de Dios
19, 20. a) ¿Qué papel desempeña la recreación en la vida de familia? b) ¿Cómo pueden los padres planear recreación para su familia?
19 Hay un ‘tiempo de reír y de dar saltos’. (Eclesiastés 3:4.) La palabra hebrea para “reír” también se puede traducir ‘celebrar’, ‘jugar’ o ‘divertir’. (2 Samuel 6:21; Job 41:5; Jueces 16:25; Éxodo 32:6; Génesis 26:8.) El juego puede ser provechoso, y es importante para los niños y los jóvenes. En tiempos bíblicos los padres planeaban entretenimiento y recreación para sus familias. (Compárese con Lucas 15:25.) ¿Hace usted lo mismo?

w00 1/11 pág. 8 párr. 4 Veamos la pureza moral como Dios la ve
4. ¿Por qué dotó Jehová a los seres humanos de facultades sexuales?
4 Aquel mandato, dirigido a nuestros primeros padres y repetido más tarde a Noé y sus hijos, pone de relieve el propósito primordial de las relaciones sexuales: tener hijos (Génesis 9:1). Sin embargo, Dios muestra en su Palabra que sus siervos casados no están obligados a hacer de la procreación el único objetivo de las relaciones íntimas. Estas pueden satisfacer de forma apropiada ciertas necesidades emocionales y físicas, así como constituir una fuente de placer para ambos cónyuges y un medio para demostrarse profundo cariño (Génesis 26:8, 9; Proverbios 5:18, 19; 1 Corintios 7:3-5).
7.
w11 15/8 pág. 26 párr. 14 Jehová, “el Dios que da paz”
14. ¿Cómo demostró Isaac su interés en mantener las buenas relaciones cuando el rey filisteo le propuso un acuerdo de paz?
14 ¿Podría haber luchado Isaac para defender sus pozos? Sin duda alguna. A fin de cuentas, contaba con la protección de Dios. Así lo reconocieron más tarde el rey filisteo y dos de sus oficiales cuando fueron a verlo en Beer-seba para concertar un acuerdo de paz. Le dijeron: “Hemos visto, innegablemente, que Jehová ha resultado estar contigo”. Entonces, ¿por qué había preferido Isaac mudarse en los casos anteriores? Para evitar la confrontación. Ahora, durante la visita del rey filisteo y sus acompañantes, volvió a demostrar que su mayor interés era mantener las buenas relaciones: “Les hizo un banquete y comieron y bebieron. A la mañana siguiente madrugaron y se hicieron declaraciones juradas el uno al otro. Después Isaac los envió [...] en paz” (Gén. 26:26-31).

w01 15/9 pág. 20 párr. 20 La bendición de Jehová nos enriquece
20. ¿Qué puede resultar útil a los padres cuyos hijos abandonan la adoración verdadera?
20 Algunos hijos deciden apartarse de la adoración verdadera cuando se hacen mayores a pesar del empeño concienzudo de sus padres piadosos (Génesis 26:34, 35). Para estos, tal hecho es profundamente entristecedor (Proverbios 17:21, 25). Pues bien, en lugar de perder toda esperanza, tal vez sea útil que recuerden la ilustración de Jesús sobre el hijo pródigo. Aunque este se marchó de casa y siguió un mal proceder, más tarde regresó al hogar de su padre, quien lo recibió con gozo y amor (Lucas 15:11-32). Ocurra lo que ocurra, los padres cristianos fieles pueden contar con la comprensión de Jehová, su interés amoroso y su apoyo constante (Salmo 145:14).

w07 15/7 pág. 30 párr. 16 Esperemos con aguante el día de Jehová
16, 17. a) ¿Por qué no podemos librarnos por completo de las preocupaciones? b) ¿Qué sentiremos si aplicamos las palabras de Filipenses 4:6, 7?
16 Pablo escribió: “No se inquieten por cosa alguna, sino que en todo, por oración y ruego junto con acción de gracias, dense a conocer sus peticiones a Dios; y la paz de Dios que supera a todo pensamiento guardará sus corazones y sus facultades mentales mediante Cristo Jesús” (Filipenses 4:6, 7). Está claro que, como descendientes imperfectos de Adán, no podemos librarnos por completo de las preocupaciones (Romanos 5:12). Por ejemplo, para los fieles Isaac y Rebeca, las mujeres hititas con las que se casó su hijo Esaú “fueron una fuente de amargura de espíritu” (Génesis 26:34, 35). Cristianos como Timoteo y Trófimo debieron de preocuparse por la enfermedad que padecían (1 Timoteo 5:23; 2 Timoteo 4:20). Pablo sintió inquietud por sus hermanos en la fe (2 Corintios 11:28). Pero el “Oidor de la oración” siempre está dispuesto a escuchar a quienes lo aman (Salmo 65:2).

Capítulo 27:

w96 15/2 pág. 11 párrs. 15-16 Tenemos razón para clamar con gozo
15, 16. a) ¿Qué podemos decir que hizo Jehová por los judíos que regresaron de Babilonia? b) ¿Por qué no esperaba el pueblo que se efectuaran curaciones corporales milagrosas, pero qué hizo Dios en conformidad con Isaías 35:5, 6?
15 ¡Cómo cambiaron las cosas cuando Jehová hizo que Ciro los liberara para que regresaran a su tierra! No hay prueba bíblica que indique que Dios abrió los ojos milagrosamente a algún judío ciego, destapó los oídos de los sordos o sanó alguna extremidad lisiada o amputada. No obstante, hizo algo mucho mayor: los devolvió a la luz y la libertad de su amada tierra.
16 No hay indicación de que los judíos que regresaron esperaran que Jehová ejecutara esas curaciones corporales milagrosas. Debían saber que Dios no lo había hecho en el caso de Isaac, Sansón ni Elí. (Génesis 27:1; Jueces 16:21, 26-30; 1 Samuel 3:2-8; 4:15.) Pero si esperaban que Dios cambiara su situación en sentido figurado, no quedaron desilusionados. En efecto, los versículos 5 y 6 se cumplieron en sentido figurado. Isaías predijo con exactitud: “En aquel tiempo los ojos de los ciegos serán abiertos, y los oídos mismos de los sordos serán destapados. En aquel tiempo el cojo trepará justamente como lo hace el ciervo, y la lengua del mudo clamará con alegría”.

w99 15/6 pág. 21 párr. 9 Sepamos cómo es el Creador
9. ¿Qué significa el nombre personal del Creador, y qué podemos concluir de su significado?
9 Para conocer mejor al Creador tenemos que entender que no es solo una “Primera Causa” abstracta ni un vago “Yo soy”. Así nos lo indica su nombre personal. Este es una forma del verbo hebreo que significa “llegar a ser” o “resultar ser” (compárese con Génesis 27:29; Eclesiastés 11:3). El nombre divino significa “Él hace que llegue a ser”, y pone de relieve que Dios tiene propósitos y actúa en consecuencia. Al conocer y usar su nombre podemos entender mejor que él cumple las promesas y actúa para que su propósito se realice.

w01 15/12 pág. 11 párrs. 9-10 Un remedio práctico contra las tensiones de la vida
9, 10. ¿Qué simbolizaba el yugo en tiempos antiguos, y por qué invitó Jesús a la gente a tomar el yugo de él?
9 ¿Observó que en Mateo 11:28, 29 dijo Jesús: “Tomen sobre sí mi yugo y aprendan de mí”? En aquellos tiempos, el hombre común podría sentirse como si trabajara bajo un yugo. Desde la antigüedad, el yugo ha sido un símbolo de esclavitud o servidumbre (Génesis 27:40; Levítico 26:13; Deuteronomio 28:48). Muchos de los obreros que Jesús conoció acarreaban pesadas cargas con un yugo literal que, dependiendo de su forma, se llevaría con relativa comodidad sobre el cuello y los hombros o causaría irritación en la piel. Siendo Jesús carpintero, probablemente fabricó yugos y, por tanto, sabía qué forma darles para que fueran ‘suaves’. Quizá cubriera de piel o de tela las zonas de contacto con el cuerpo, a fin de que resultaran lo más cómodos posible.
10 “Tomen sobre sí mi yugo”, dijo él. Con estas palabras tal vez se comparó a sí mismo a un proveedor de yugos de buena calidad, ‘suaves’ para el cuello y los hombros de los trabajadores. De ahí que agregara: “Mi carga es ligera”. Con ello subrayó que el yugo no era incómodo ni el trabajo servil. Cierto es que al invitar a sus oyentes a aceptar su yugo, Jesús no ofreció una liberación inmediata de todas las condiciones opresivas que existían entonces, pero ver los asuntos desde la nueva perspectiva que él enseñó produciría un refrigerio considerable. Los cambios que los oyentes hicieran en su estilo de vida y en su manera de actuar también los aliviarían. Y aún más importante, una esperanza clara y firme les permitiría vivir con menos tensiones.


w91 1/10 pág. 12 párr. 17 Confíe en el brazo salvador de Jehová
17. ¿Qué problema de familia aguantaron Isaac y Rebeca con el apoyo de Dios?
17 Tal vez tengamos que aguantar algunas pruebas por largo tiempo. Por ejemplo, por casarse con una incrédula un hijo pudiera causar angustia a sus padres piadosos. Eso ocurrió en la familia del patriarca Isaac y su esposa Rebeca. Su hijo Esaú, de 40 años de edad, se casó con dos hititas que fueron “fuente de amargura de espíritu para Isaac y Rebeca”. De hecho, “Rebeca siguió diciendo a Isaac: ‘He llegado a aborrecer esta vida mía a causa de las hijas de Het. Si alguna vez Jacob [su otro hijo] toma esposa de las hijas de Het como estas de las hijas del país, ¿de qué me sirve la vida?’”. (Génesis 26:34, 35; 27:46.) Parece que aquel problema continuo atormentaba el alma justa de Rebeca. (Compárese con 2 Pedro 2:7, 8.) Sin embargo, el brazo de Jehová sostuvo a Isaac y Rebeca, y les permitió aguantar aquella prueba mientras se mantenían en relación estrecha con Él.

w02 15/2 pág. 16 párrs. 16-18 Sobrellevaron las espinas en la carne
16-18. ¿Qué conflictos familiares padecieron Isaac y Rebeca, Ana, David y Oseas?
16 La Biblia contiene muchos otros ejemplos de personas que sobrellevaron situaciones penosas semejantes a espinas. En gran cantidad de casos, estas se debieron a tensiones familiares. Las dos esposas de Esaú “fueron una fuente de amargura de espíritu para Isaac y Rebeca”, sus padres. Rebeca llegó incluso a decir que aborrecía la vida con aquellas mujeres (Génesis 26:34, 35; 27:46). Contamos asimismo con el caso de Ana, a quien su rival, Peniná, “irritaba penosamente” porque era estéril. Ana quizá aguantó muchas burlas en la intimidad del hogar, pero también en público, seguramente ante parientes y amigos, cuando la familia iba a Siló a la fiesta. Aquello era como si le hundieran la espina aún más adentro (1 Samuel 1:4-7).
17 Pensemos en lo que soportó David por causa de los celos enfermizos de su suegro, el rey Saúl. Para salvar su vida, se vio obligado a vivir en las cuevas del desierto de En-guedí, donde tuvo que subir por desfiladeros rocosos, escarpados y peligrosos. Aquel trato injusto debió de mortificarlo, pues no le había hecho nada malo al rey. Aun así, tuvo que vivir como fugitivo durante años, todo ello por culpa de los celos de Saúl (1 Samuel 24:14, 15; Proverbios 27:4).
18 Imaginémonos los conflictos familiares del profeta Oseas, cuya esposa fue adúltera. Seguramente, su inmoral traición le dolió como si una espina le atravesara el corazón; ¡y cuánto más tuvo que sufrir cuando ella dio a luz a dos hijos ilegítimos, fruto de su fornicación! (Oseas 1:2-9.)

w06 15/7 pág. 25 párr. 3 Jehová libra a los afligidos
3. Dé ejemplos bíblicos de siervos de Dios que experimentaron profunda angustia.
3 La angustia prolongada puede ensombrecer por completo nuestro modo de ver la vida (Proverbios 15:15). Pensemos en el justo Job, quien en medio de una terrible prueba dijo: “El hombre, nacido de mujer, es de vida corta y está harto de agitación” (Job 14:1). Su alegría se había desvanecido, y hasta llegó a pensar que Jehová lo había abandonado (Job 29:1-5). Pero Job no fue el único siervo de Dios que sufrió profunda angustia. La Biblia cuenta que Ana “estaba amargada de alma” porque era estéril (1 Samuel 1:9-11). Rebeca, atormentada por una difícil situación familiar, exclamó: “He llegado a aborrecer esta vida mía” (Génesis 27:46). Y cuando David reflexionó sobre sus errores, dijo: “Todo el día he andado triste” (Salmo 38:6). Estos pocos ejemplos demuestran que hombres y mujeres devotos que vivieron en tiempos precristianos pasaron por períodos de honda aflicción.

Capítulo 28:

w93 1/8 págs. 7-8 La comunicación: más que solo hablar
Rebeca sintió una angustia insoportable por causa de las esposas de su hijo Esaú. Temerosa de que su otro hijo, Jacob, siguiera el mismo proceder, desahogó su frustración diciendo a su esposo, Isaac: “He llegado a aborrecer esta vida mía a causa de las hijas de Het. Si alguna vez Jacob toma esposa de las hijas de Het como estas de las hijas del país, ¿de qué me sirve la vida?”. (Génesis 27:46.)
Fíjese que aunque Rebeca expresó sus sentimientos con franqueza, no atacó a Isaac personalmente. No le dijo: “Todo es por culpa tuya”, ni: “Deberías controlar mejor la situación”. Antes bien, habló en primera persona para explicar cómo le afectaba la situación. Este planteamiento motivó a Isaac a usar empatía, no a justificarse. Por no sentirse atacado, atendió la petición de Rebeca, al parecer, de inmediato. (Génesis 28:1, 2.)
Los matrimonios pueden aprender del ejemplo de Rebeca. Cuando surja una diferencia, ataquen el problema, no se ataquen el uno al otro. Como Rebeca, expresen su frustración desde el ángulo en que se sienten afectados. “Me siento frustrado porque...”, o: “Me siento incomprendido porque...”, resulta más eficaz que: “¡Me frustras!”, o: “¡No me comprendes!”.


w01 15/5 pág. 20 párr. 16 Consejo divino para la elección de un cónyuge
16. a) ¿Cómo es posible que se pruebe a los cristianos en cuanto a ‘casarse en el Señor’? b) ¿Sobre qué deben reflexionar los cristianos cuando se sientan tentados de casarse con un incrédulo?
16 El mandato de Jehová para los cristianos está muy claro: ‘Casarse solo en el Señor’ (1 Corintios 7:39). Es posible que a los padres cristianos y a sus hijos se les pruebe a este respecto. ¿De qué modo? Quizá un joven desee casarse, pero en la congregación no encuentre a la persona apropiada, o al menos eso parezca. En una determinada localidad tal vez haya menos hombres que mujeres en disposición de casarse, o quizá no haya nadie en la zona a quien se considere adecuado. Entonces, un muchacho que no es miembro dedicado de la congregación se interesa en una joven cristiana (o viceversa), y ella se ve presionada a pasar por alto las normas de Jehová. En tales circunstancias convendría reflexionar sobre el ejemplo de Abrahán. Conservó su buena relación con Dios al asegurarse de que su hijo Isaac se desposara con una verdadera adoradora de Jehová. Isaac obró igual en el caso de su hijo Jacob. Todos tuvieron que hacer un esfuerzo, pero agradaron a Dios y recibieron bendiciones (Génesis 28:1-4).

w92 15/5 págs. 11-12 párr. 7 ¿Es el casarse el único medio de alcanzar la felicidad?
7. ¿Qué requisito respecto al matrimonio se esforzó arduamente por cumplir cierto patriarca fiel?
7 Puesto que Jehová Dios es el Originador del matrimonio, esperaríamos que él fijara normas respecto al enlace marital que redundarían en la felicidad de sus siervos. En los tiempos patriarcales se aconsejaba firmemente contra el casarse con los que no adoraban a Jehová. Abrahán hizo que su siervo Eliezer le jurara por Jehová que no tomaría de entre las cananeas esposa para Isaac, el hijo del patriarca. Eliezer emprendió un largo viaje y siguió escrupulosamente las instrucciones de Abrahán para hallar a ‘la mujer que Jehová asignó para el hijo de su amo’. (Génesis 24:3, 44.) Así, Isaac se casó con Rebeca. Cuando Esaú, hijo de ellos, escogió esposas de entre las hititas paganas, estas “fueron una fuente de amargura de espíritu para Isaac y Rebeca”. (Génesis 26:34, 35; 27:46; 28:1, 8.)

w02 15/7 págs. 16-17 párr. 8 Los cristianos adoran con espíritu y con verdad
8. ¿De qué maneras ha enseñado o transmitido Dios la verdad?
8 Por ejemplo, Dios transmitió la Ley a los israelitas mediante ángeles (Gálatas 3:19). En sueños prometió bendiciones a los patriarcas Abrahán y Jacob (Génesis 15:12-16; 28:10-19). Dios incluso habló desde el cielo, como cuando Jesús se bautizó y se oyeron en la Tierra estas emocionantes palabras: “Este es mi Hijo, el amado, a quien he aprobado” (Mateo 3:17). También podemos dar gracias a Dios por haber transmitido la verdad inspirando a los escritores de la Biblia (2 Timoteo 3:16, 17). En consecuencia, al aprender de la Palabra de Dios, podemos tener “fe en la verdad” (2 Tesalonicenses 2:13).

w98 1/9 pág. 9 párr. 6 Seguridad dentro de la organización de Dios
6. ¿Quiénes componen la organización de Dios, en un sentido más amplio?
6 En muchas ocasiones los ángeles colaboraron con los siervos humanos de Dios (Génesis 28:12; Daniel 10:12-14; 12:1; Hebreos 1:13, 14; Revelación [Apocalipsis] 14:14-16). Por ello, The Watch Tower del 15 de mayo de 1925 dijo: “Todos los santos ángeles son parte de la organización de Dios”. Y añadió: “Encabezando la organización de Dios, con todo el poder y autoridad, [está] el Señor Jesucristo” (Mateo 28:18). De modo que la organización de Dios, en su sentido más amplio, se compone de todos los seres del cielo y de la Tierra que colaboran en efectuar la voluntad de Dios (véase el recuadro). Es un gran privilegio ser parte de esta organización. Y también supone un gran gozo esperar el tiempo en el que todas las criaturas vivas, celestiales y terrenales, estarán organizadas para alabar a Jehová Dios en unidad (Revelación 5:13, 14). ¿Cómo, entonces, nos protege la organización de Dios hoy día?
8.
w04 15/1 pág. 28 Puntos sobresalientes del libro de Génesis (parte 2)
Respuestas a preguntas bíblicas:
Génesis 28:12, 13. ¿Cuál fue el significado del sueño de Jacob en el que aparece “una escalera”? Esta “escalera” (que puede haber tenido la apariencia de un tramo ascendente de piedras) indicó que hay comunicación entre la Tierra y el cielo, y que los ángeles desempeñan un servicio muy importante entre Jehová y los seres humanos que tienen Su aprobación (Juan 1:51).

Información obtenida en: foros.descargasteocraticas.org/

Buscar Contenidos

Búsqueda personalizada