Puntos Sobresalientes de Génesis 40-42

Puntos sobresalientes de la lectura de la Biblia: Génesis 40-42


Descargar Archivo con todas las referencias

Descargar Archivo con todas las referencias

CAPÍTULO 40


Para el repaso oral: de la Escuela del Ministerio Teocrático de Marzo y Abril de 2014

2ª Pregunta.-

¿Cómo puso José un buen ejemplo para los que hoy sufren injusticias o adversidades? (Génesis 41:14, 39,40.) [10 de Marzo., w04 15/1 pág. 29 párr. 6; w04 1/6 pág. 20 párr. 4.]


w04 15/1 pág. 29 Puntos sobresalientes del libro de Génesis (parte 2)
Lecciones para nosotros:
Génesis 41:14-16, 39, 40. Jehová puede cambiar por completo las circunstancias de aquellos que le temen. Cuando sufrimos adversidades, es sabio depositar nuestra confianza en Jehová y serle fieles.

w04 1/6 pág. 20 ¿Nos condicionan las circunstancias?
Durante su esclavitud en Egipto, José tuvo que aguantar las insinuaciones inmorales de la esposa de su amo. Enojada por su rechazo, ella lo acusó falsamente de tratar de violarla. Como consecuencia, José fue entregado “a la casa de encierro”, donde “con grilletes afligieron sus pies, en hierros entró su alma” (Génesis 39:7-20; Salmo 105:17, 18). ¡Qué angustioso debió de resultarle! Estuvo unos trece años de su vida esclavizado o preso debido a injusticias que otros, incluidos miembros de su propia familia, habían cometido contra él (Génesis 37:2; 41:46).

Capítulo 40:

w87 1/5 pág. 13 párrs. 16-17 Hambre mortífera en tiempo de abundancia
16, 17. a) ¿Cómo se encaró José con otra prueba de integridad? b) ¿Quién estaba dirigiendo los asuntos según la experiencia de José en la prisión?
16 Allí fue donde la esposa de Potifar trató de seducir a José. Él siguió rechazándola. Cierto día ella se agarró de él por su prenda de vestir, pero él huyó y dejó aquella prenda en las manos de ella. Aquella mujer acusó a José, delante de Potifar, de tratar de cometer inmoralidad con ella, y Potifar hizo que José fuera arrojado en prisión. Por un tiempo le pusieron grilletes de hierro. Pero a través de las adversidades que experimentó en la prisión José continuó demostrando que era un hombre de integridad. Por eso, el encargado de la prisión lo colocó sobre todos los prisioneros. (Génesis 39:7-23; Salmo 105:17, 18.)
17 Con el tiempo, el jefe de los coperos y el jefe de los panaderos de Faraón desagradaron a su gobernante y fueron metidos en prisión. José recibió la asignación de servirles. De nuevo, Jehová manejó los asuntos. Los dos oficiales de la corte tuvieron sueños que les causaron perplejidad. Después de dar énfasis al hecho de que ‘las interpretaciones pertenecen a Dios’, José les dijo lo que los sueños significaban. Y tal como José había indicado, tres días después (en el cumpleaños de Faraón) el copero fue devuelto a su puesto, pero el jefe de los panaderos fue colgado. (Génesis 40:1-22.)

w84 1/8 págs. 19-20 párr. 4 Cultive la modestia cristiana
4. ¿Cómo mostraron Eliú y José debida modestia?
4 Otro excelente ejemplo de modestia fue el joven Eliú. Antes de hablar, él esperó pacientemente hasta que sus mayores, Job y sus tres compañeros, hubieron hablado. Eliú no tenía un aire de superioridad, sino que dirigió toda la alabanza a su Hacedor (Job 32:4-11, 21, 22; 36:9). José, hijo del patriarca Jacob, también demostró debida modestia cuando fue llevado ante el poderoso Faraón y se le preguntó si podía interpretar el sueño de aquel monarca. José atribuyó a Jehová el mérito de interpretar los sueños. (Génesis 40:8; compare con Daniel 2:26-30.)

Génesis 40:8. En efecto, solo Jehová es capaz de aclarar el significado de las profecías, igual que un experto marino sabe desatar complicados nudos. Además, si fue Dios quien inspiró esas profecías, lo lógico es acudir a él para entenderlas. ¡Cuánta razón tenía José al atribuirle el mérito!

Génesis 40:8. Si en su estudio de las Escrituras hallan un pasaje que es difícil de entender, tienen que buscar hasta encontrar otros pasajes inspirados que aclaren el asunto. De esa manera dejan que la Biblia se interprete a sí misma, y hecho esto, procuran comprender “el modelo” de la verdad que se expone en la Palabra de Dios. (2 Tim. 1:13.) Jehová los conduce o guía a dicho entendimiento por medio de su espíritu santo. Pero para recibir la guía de ese espíritu tienen que cultivar su fruto, no contristarlo ni oponerse a él, y seguir respondiendo debidamente a su orientación. (Gál. 5:22, 23, 25; Efe. 4:30.) Además, al aplicar celosamente lo que aprenden, siguen fortaleciendo su fe y de ese modo consiguen un entendimiento cada vez más claro de cómo deben hacer la voluntad de Dios en un mundo del que no son parte. (Luc. 17:5; Fili. 1:9, 10.)


w86 15/3 pág. 17 párr. 8 ¡No dejen lugar para el Diablo!
8. ¿Cómo usa el Diablo la tendencia a rebelarnos contra lo que representa autoridad para hacer que abandonemos las restricciones bíblicas?
8 ¿De qué otras cosas se vale el Diablo para apartarnos? ¿No ha tratado él siempre de promover la rebelión, a fin de que los siervos de Jehová se erijan en críticos de quienes llevan la delantera? Algunos podrían decir: ‘Es que los ancianos no entienden. Son demasiado puntillosos, demasiado exigentes’. Alguien podría ir más lejos y afirmar que el Cuerpo Gobernante de los testigos de Jehová, u otros hermanos en puestos de responsabilidad, interfiere en la libertad de conciencia y el “derecho” personal de interpretar las Escrituras. Pero recuerde la humilde declaración de José: “¿No pertenecen a Dios las interpretaciones?”. (Génesis 40:8.) Además, ¿no predijo Jesús que en estos últimos días habría un cuerpo de ungidos, “el esclavo fiel y discreto”, encargado de proveer el alimento espiritual a su debido tiempo? (Mateo 24:45-47.) Cuídese de quienes tratan de imponer sus propias ideas contrarias. Cuídese también de quienes quieren que se elimine toda restricción o prometen libertad, ¡afirmando que los testigos de Jehová son esclavos! Al hablar de los falsos maestros, Pedro dijo: “A la vez que les están prometiendo libertad, ellos mismos existen como esclavos de la corrupción. Porque cualquiera que es vencido por otro queda esclavizado por éste”. (2 Pedro 2:1, 19.)

w97 1/6 pág. 10 párr. 11 Jehová, el Dios que revela secretos
11. ¿Qué aprendieron sobre Jehová tanto Daniel como José?
11 Cuando el rey Nabucodonosor, gobernante del Imperio neobabilónico, tuvo un sueño que le perturbó y que no podía recordar, pidió ayuda. Sus sacerdotes, sortílegos y hechiceros no fueron capaces ni de decirle cuál había sido el sueño ni de explicarle el significado. Daniel, el siervo de Dios, en cambio, pudo hacerlo, aunque inmediatamente reconoció que la revelación del sueño y su significado no era producto de su propia sabiduría. Daniel dijo: “Existe un Dios en los cielos que es un Revelador de secretos, y él ha hecho saber al rey Nabucodonosor lo que ha de ocurrir en la parte final de los días”. (Daniel 2:1-30.) Varios siglos antes, José, otro profeta de Dios, había experimentado asimismo que Jehová es un Revelador de secretos. (Génesis 40:8-22; Amós 3:7, 8.)

w96 1/12 pág. 16 párr. 5 Jóvenes que se acuerdan de su Creador
5. ¿Qué ejemplos bíblicos muestran que acordarse de alguien implica más que recordar su nombre?
5 Obedecer el mandato “Acuérdate, ahora, de tu Magnífico Creador”, significa más que solo pensar en Jehová. Implica acción, hacer lo que le agrada. Cuando el malhechor imploró a Jesús: “Acuérdate de mí cuando entres en tu reino”, no solo quería que Jesús recordara su nombre. Deseaba que actuara, que lo resucitara. (Lucas 23:42.) De igual manera, cuando José estaba preso, esperaba que se hiciera algo por él cuando pidió al copero del Faraón que se acordara de él ante ese gobernante. Y cuando Job suplicó a Dios “acuérdate de mí”, estaba pidiendo que en el futuro Dios actuara y lo resucitara. (Job 14:13; Génesis 40:14, 23.)

w99 1/9 págs. 20-21 párrs. 5-6 Ten éxito en la vida
5, 6. a) ¿Por qué deben ‘contar sus días’ los jóvenes, y qué significa esta expresión? b) ¿Qué quiere decir ‘acordarse de nuestro Magnífico Creador’?
5 ¿Cómo puedes tener éxito en la vida y ‘segar vida eterna’? Moisés escribió: “Los días de nuestros años son setenta años; y si debido a poderío especial son ochenta años [...]; porque tiene que pasar rápidamente, y volamos” (Salmo 90:10). Es posible que nunca o casi nunca pienses en la muerte. De hecho, muchos jóvenes se comportan como si fueran indestructibles. Pero Moisés nos encara a la dolorosa realidad de la corta duración de la existencia humana. Ni siquiera tenemos la garantía de vivir setenta u ochenta años. “El tiempo y el suceso imprevisto” pueden segar la vida de los que aún son jóvenes y gozan de buena salud (Eclesiastés 9:11). Entonces, ¿cómo usarás la valiosa vida de la que disfrutas? Moisés pidió en oración: “Muéstranos precisamente cómo contar nuestros días de tal manera que hagamos entrar un corazón de sabiduría” (Salmo 90:12).
6 ¿Qué significa contar nuestros días? No significa que deba obsesionarnos el número de años que vamos a vivir. Moisés le pidió a Jehová que enseñara a Su pueblo a usar los días que le quedaban para Su honra. ¿Estás contando los días de tu vida, viendo cada día como una valiosa oportunidad de alabar a Dios? La Biblia da a los jóvenes esta exhortación: “Quita de tu corazón la irritación, y evita a tu carne la calamidad; pues la juventud y la flor de la vida son vanidad. Acuérdate, ahora, de tu Magnífico Creador en los días de tu mocedad” (Eclesiastés 11:10–12:1). Recordar al Creador significa más que solo tener presente su existencia. Cuando el malhechor imploró a Jesús: “Acuérdate de mí cuando entres en tu reino”, no le pedía solo que recordara su nombre, sino que actuara, que lo resucitara (Lucas 23:42; compárese con Génesis 40:14, 23; Job 14:13). De igual modo, recordar a Jehová significa actuar, hacer lo que a él le agrada. ¿Puede decirse de ti que recuerdas a Jehová?


w97 1/7 págs. 9-10 párr. 8 “Jehová no desamparará a su pueblo”
8. ¿Qué permitió Jehová en el caso de José, y por cuánto tiempo?
8 Jehová favoreció a José, hijo de Jacob, desde su juventud. Aun así, sin haber hecho nada para merecerlo, sufrió una serie de calamidades. Sus propios hermanos lo secuestraron y lo trataron cruelmente. Lo vendieron como esclavo a una tierra extranjera, donde se le acusó falsamente y se le confinó al “hoyo carcelario”. (Génesis 40:15.) Allí, “con grilletes afligieron sus pies, en hierros entró su alma”. (Salmo 105:17, 18.) Mientras fue esclavo y estuvo en la cárcel, José debió suplicar repetidas veces a Jehová que lo liberara. No obstante, aunque Jehová lo fortaleció de diversas maneras, por unos trece años despertó todas las mañanas siendo un esclavo o un preso. (Génesis 37:2; 41:46.)

w88 1/8 págs. 13-14 párrs. 15-16 Padres: lleguen al corazón de su hijo desde la tierna edad
15, 16. ¿Qué ayuda pueden usar los padres para llegar al corazón de su hijo, y cómo pueden usarse eficazmente estas provisiones?
15 Los testigos de Jehová han provisto publicaciones como Escuchando al Gran Maestro para ayudar a los padres a llegar al corazón de su hijo. Este libro habla sobre las fiestas y sobre cómo “uno puede gozar mucho en ellas” en su capítulo “Dos hombres que celebraban cumpleaños”. Sin embargo, ese capítulo explica que las únicas dos fiestas de cumpleaños mencionadas en la Biblia fueron celebradas por paganos, que no adoraban a
Jehová, y que en cada fiesta ‘a alguien se le cortó la cabeza’. (Marcos 6:17-29; Génesis 40:20-22.) ¿Cómo puede usted usar esta información para llegar al corazón de su hijo?
16 Puede emplear el agradable método del libro Gran Maestro diciendo: “Sabemos que todo lo que está en la Biblia está ahí por alguna razón”. Entonces pregunte: “Por eso, ¿qué dirías tú que Dios nos está diciendo sobre las fiestas de cumpleaños?”. Así usted ayuda a su hijo a razonar sobre el asunto y a llegar a conclusiones correctas. Además del libro Gran Maestro, se ha provisto otra literatura que los padres pueden usar, como Mi libro de historias bíblicas y la serie “La vida y el ministerio de Jesús”, que ha salido en cada número de La Atalaya desde abril de 1985. ¿Ha estado usted usando estos artículos para enseñar a sus hijos, además de instruirse a sí mismo?

CAPÍTULO 41:


w02 15/5 págs. 14-16 párrs. 11-12 Beneficiémonos de la bondad amorosa de Jehová
11, 12. a) ¿Qué pruebas estaba atravesando José cuando experimentó la bondad amorosa de Jehová? b) ¿Cómo expresó Dios su bondad amorosa en el caso de José?
11 Repasemos a continuación el capítulo 39 de Génesis, el cual tiene como protagonista a José, un bisnieto de Abrahán que fue vendido como esclavo y llevado a Egipto. No obstante, “Jehová resultó estar con José” (versículos 1, 2). De hecho, hasta su amo egipcio, Potifar, llegó a la conclusión de que Jehová lo respaldaba (versículo 3). Sin embargo, José se enfrentó a pruebas muy graves. Se le acusó falsamente de agresión sexual contra la esposa de Potifar, por lo que se le encarceló (versículos 7-20). Fue en “el hoyo carcelario” donde “con grilletes afligieron sus pies, en hierros entró su alma” (Génesis 40:15; Salmo 105:18).
12 ¿Qué ocurrió durante esa prueba especialmente dura? “Jehová continuó con José y siguió extendiéndole bondad amorosa.” (Versículo 21a.) Un acto concreto de bondad amorosa dio inicio a una serie de sucesos que a la larga lo aliviaron de sus sufrimientos. Jehová le otorgó “hallar favor a los ojos del oficial principal de la casa de encierro” (versículo 21b). Como consecuencia, este funcionario le dio un puesto de responsabilidad (versículo 22). Luego, José conoció al hombre que con el tiempo hablaría de él a Faraón, el rey de Egipto (Génesis 40:1-4, 9-15; 41:9-14). Este, a su vez, lo nombró segundo gobernante del país, lo que resultó en que llevara a cabo una labor salvadora cuando el hambre azotó la tierra egipcia (Génesis 41:37-55). Los sufrimientos de José comenzaron cuando tenía 17 años, y duraron más de doce (Génesis 37:2, 4; 41:46). Pero durante todo ese período de angustia y aflicción, Jehová Dios le manifestó bondad amorosa protegiéndolo del desastre total y conservándolo con vida para que desempeñara una función privilegiada en el propósito divino.

w00 1/11 pág. 10 párr. 14 Veamos la pureza moral como Dios la ve
14. a) ¿Qué le sucedió a José después de huir de la esposa de Potifar? b) ¿Cómo bendijo Jehová la fidelidad de José?
14 Llegó el día en que se hallaron solos en la casa. La esposa de Potifar se aferró a José y exclamó: “¡Acuéstate conmigo!”. Él huyó, y ella, por despecho, lo acusó de intentar violarla. ¿Qué consecuencias tuvo aquello? ¿Recompensó Jehová inmediatamente aquel proceder íntegro? No. José acabó en prisión y sujeto con grilletes (Génesis 39:12-20; Salmo 105:18). Jehová observó aquella injusticia, y con el tiempo lo ensalzó sacándolo de la cárcel para ponerlo en un palacio. José llegó a ser la segunda persona más poderosa de Egipto, y fue bendecido con una esposa y con hijos (Génesis 41:14, 15, 39-45, 50-52). Además, el relato de su integridad se puso por escrito hace tres mil quinientos años, para beneficio de los siervos de Dios que han vivido desde entonces. Su obediencia a las justas leyes divinas se vio recompensada con magníficas bendiciones. Hoy, de igual manera, no siempre veremos los beneficios inmediatos de un proceder de integridad moral, pero podemos estar seguros de que Jehová lo ve y nos bendecirá al debido tiempo (2 Crónicas 16:9).

w04 15/1 pág. 29 Puntos sobresalientes del libro de Génesis (parte 2)
Lecciones para nosotros:
Génesis 41:14-16, 39, 40. Jehová puede cambiar por completo las circunstancias de aquellos que le temen. Cuando sufrimos adversidades, es sabio depositar nuestra confianza en Jehová y serle fieles.

Génesis 41:15-52. Ahora José de veras se hallaba en una posición envidiable. La vida de la gente de Egipto, incluso la vida de Potifar y su esposa, estaban en sus manos. Pero no había ningún peligro para ninguno de ellos. José ya había mostrado ser hombre perdonador y misericordioso, no un hombre vengativo o rencoroso. Sin embargo, su misericordia iba a ser puesta a la prueba más severa.

w81 15/3 pág. 14 párr. 5 “No se inquieten por cosa alguna”
5. (a) ¿Qué ayuda especial tiene el pueblo de Jehová para enfrentarse con éxito a la inquietud? (b) Según se usa en las Escrituras, ¿qué denota la palabra “paz”?
5 No obstante, los siervos de Jehová tienen ayuda divina cuando se enfrentan a todas sus inquietudes... ayuda preciosa de la cual no puede disfrutar nadie que carezca de espiritualidad. (Compare con Judas 17-21.) Jehová no solo es el “Dios de paz,” sino, felizmente, también es “el Dios que da paz.” (Rom. 15:33) En las Escrituras, el significado de la palabra “paz” encierra mucho más que la ausencia de discordia. Entre otras cosas, denota ‘bienestar, felicidad, prosperidad y bien de toda clase.’ (Gén. 41:16, Versión Moderna; Mar. 5:34; Luc. 1:79) Ciertamente la posesión de tal paz abarcadora debería contrarrestar o aminorar las inquietudes de la vida.

w09 15/11 pág. 28 párrs. 14-15 Los ministros de Dios debemos tener buenos modales
14, 15. ¿Cómo educaban a sus hijos los siervos de Dios de tiempos bíblicos?
14 Los siervos de Dios de tiempos bíblicos se aseguraban de que sus hijos aprendieran las normas básicas de cortesía en el hogar. Fíjese en la amabilidad y cariño con que Abrahán e Isaac se dirigieron el uno al otro en Génesis 22:7. En el caso de José también se hizo patente que sus padres lo habían educado bien, pues cuando estuvo encarcelado fue cortés incluso con los demás prisioneros (Gén. 40:8, 14). Y su manera de dirigirse al faraón demuestra que había aprendido cómo comportarse ante personas de alto rango (Gén. 41:16, 33, 34).
15 Uno de los Diez Mandamientos que Jehová dio a los israelitas es este: “Honra a tu padre y a tu madre para que resulten largos tus días sobre el suelo que Jehová tu Dios te da” (Éxo. 20:12). Un modo de honrar a los padres era siendo respetuoso con ellos. Por ejemplo, la hija de Jefté demostró un respeto sobresaliente por su padre cumpliendo con el voto que él había hecho, a pesar del gran sacrificio que eso significó para ella (Jue. 11:35-40).

w04 15/12 págs. 14-15 párr. 14 Jehová es nuestra ayuda
14. ¿Cómo ha empleado Jehová su espíritu santo para iluminar a su pueblo?
14 Jehová también empleó el espíritu santo para iluminar a su pueblo. Así, por este medio capacitó a José para interpretar los sueños proféticos de Faraón (Génesis 41:16, 38, 39). Igualmente, se valió de su fuerza activa con el objeto de revelar sus propósitos a los humildes y ocultarlos a los orgullosos (Mateo 11:25). Por ello, el apóstol Pablo dijo lo siguiente sobre lo que Jehová ha hecho a favor de “los que lo aman”: “Es a nosotros a quienes Dios [lo] ha revelado mediante su espíritu” (1 Corintios 2:7-10). En efecto, solo podemos comprender bien la voluntad divina con la ayuda del espíritu santo

w87 1/5 pág. 14 párrs. 20-21 Hambre mortífera en tiempo de abundancia
20, 21. a) ¿Cómo reaccionó Faraón a la advertencia? b) En este momento del relato, ¿qué comparación puede establecerse entre José y Jesús?
20 ¿Qué podía hacer Faraón en cuanto al hambre que amenazaba? José recomendó que Faraón hiciera preparaciones colocando sobre el país a un hombre discreto y sabio que almacenara los sobrantes de las cosechas de los años buenos. Para entonces Faraón había reconocido las sobresalientes cualidades de José. Quitándose de su propia mano su anillo de sellar y poniéndolo en la mano de José, Faraón así lo nombró sobre toda la tierra de Egipto. (Génesis 41:33-46.)
21 José tenía 30 años de edad cuando estuvo delante de Faraón, la misma edad que tuvo Jesucristo al ser bautizado y empezar su ministerio dador de vida. El artículo que sigue muestra cómo Jehová utilizó a José para prefigurar al “Agente Principal y Salvador” que Jehová tiene para el tiempo de hambre espiritual, con referencia especial a nuestros propios días. (Hechos 3:15; 5:31.)

w87 1/5 pág. 15 párr. 1 Conservación de la vida en tiempo de hambre
1. ¿Qué hizo José, en despliegue de sabiduría, durante los años de abundancia, y con qué resultado?
JOSÉ hizo un recorrido de la tierra de Egipto tan pronto como fue nombrado administrador de alimentos. Para cuando empezaron los años de abundancia, ya lo tenía todo bien organizado. ¡Ahora la tierra produjo a manos llenas! José siguió recogiendo el alimento del campo en los alrededores de cada ciudad, y lo almacenó en la ciudad. Siguió “amontonando grano en grandísima cantidad, como la arena del mar, hasta que por fin cesaron de contarlo, porque era sin número”. (Génesis 41:46-49.)

w86 15/2 pág. 16 párr. 4 El “pan de la vida” al alcance de todos
4. ¿Qué provisión amorosa hizo Jehová en Egipto?
4 Cuando José era el administrador de alimentos de Egipto, había grano en abundancia. Esta abundancia se debió a que José, después de ser nombrado por el Faraón, se preparó con sentido previsor para los siete años de hambre que habían sido predichos, y Jehová amorosamente bendijo su labor. (Génesis 41:49.) Había alimento en abundancia para todos, incluso para almacenar. Cuando Jacob, el padre de José, los hermanos de este y sus familias llegaron a Egipto, se beneficiaron de aquella manifestación de la providencia divina. Aquellos israelitas debieron conocer bien el pan de masa de trigo fermentada, pues parece que proviene de Egipto.

w87 1/5 pág. 15 párr. 2 Conservación de la vida en tiempo de hambre
2. ¿Qué sacrificio personal tuvo que hacer la gente para obtener su sustento?
2 Terminaron los siete años de abundancia, y, como lo había predicho Jehová, comenzó el hambre... un hambre que no solo afectó a Egipto, sino que se extendió “sobre toda la superficie de la tierra”. Cuando la gente hambreada de Egipto empezó a clamar por pan ante Faraón, él les dijo: “Vayan a José. Lo que les diga, eso han de hacer”. José les vendió grano a los egipcios hasta que ya no tenían dinero. Entonces aceptó su ganado en pago. Finalmente, la gente vino a donde José y dijo: “Cómpranos a nosotros y a nuestra tierra por pan, y nosotros junto con nuestra tierra nos haremos esclavos de Faraón”. De modo que José compró toda la tierra de los egipcios para Faraón. (Génesis 41:53-57; 47:13-20.)

CAPÍTULO 42:


w93 1/8 pág. 12 párr. 9 Evitemos el lazo de la avidez
9. ¿Por qué debemos examinar nuestra actitud respecto a las compras?
9 En la vida diaria es habitual tener que adquirir alimento, ropa y artículos domésticos. (Génesis 42:1-3; 2 Reyes 12:11, 12; Proverbios 31:14, 16; Lucas 9:13; 17:28; 22:36.) Pero el mundo comercial fomenta el deseo de tener más posesiones y adquirir novedades. Muchos anuncios de los periódicos, las revistas y la televisión tienen la finalidad encubierta de despertar la avidez. La misma intención se ve en las tiendas, que tienen percheros repletos de blusas, abrigos, vestidos y suéteres, y los estantes llenos de zapatos nuevos, equipo electrónico y cámaras. Los cristianos deberían preguntarse: ‘¿Es ir de compras uno de los mayores placeres de mi vida?’. ‘¿De verdad necesito las novedades que veo, o es tan solo que el mundo comercial está abonando en mi interior las semillas de la avidez?’ (1 Juan 2:16.)

w87 1/5 págs. 16-17 párrs. 6-7 Conservación de la vida en tiempo de hambre
6, 7. a) ¿Cómo fue que el hambre resultó en que los diez hermanos de padre de José se postraran ante él? b) ¿De qué maneras experimentaba José mismo una prueba ahora?
6 Con el tiempo el hambre azotó la tierra de Canaán. Jacob envió a los diez hermanastros de José a Egipto para que compraran cereales. Pero no envió a Benjamín, el único hermano de padre y madre de José, por temor, como dijo, de que “le acaezca un accidente mortal”. Puesto que José era el que vendía, sus hermanos fueron a él y se postraron ante él. Aunque no reconocieron a su hermano, José los conoció. (Génesis 42:1-7.)
7 Ahora José recordó aquellos sueños que había tenido acerca de ellos. Pero ¿qué iba a hacer? ¿Debería desquitarse? En un tiempo en que ellos padecían gran necesidad, ¿debería él perdonar el trato que le habían dado? ¿Qué hay del gran dolor que afligió a su padre? ¿Debería ser olvidado? ¿Qué pensaban ahora sus hermanos del gran mal que habían cometido? También José estaba experimentando una prueba respecto a esto. ¿Concordarían sus acciones con la actitud que después mostró el José Mayor, Jesucristo, como se describe en 1 Pedro 2:22, 23: “Él no cometió pecado, ni en su boca se halló engaño. Cuando lo estaban injuriando, no se puso a injuriar en cambio. Cuando estaba sufriendo, no se puso a amenazar, sino que siguió encomendándose al que juzga con justicia”?

Génesis 42:4. Benjamín era un hombre crecido, probablemente tenía treinta y tantos años de edad. Fácilmente pu-diera haberse irritado por habérsele tratado así. Después de todo, ¿por qué sería un “accidente fatal” una amenaza mayor para él que para sus diez hermanos mayores? Con todo, él aparentemente comprendió los sentimientos de su padre. A veces puede que tus padres también parezcan hacer esfuerzos innecesarios para protegerte. Pero recuerda que han invertido en ti muchísimo tiempo, energía y emoción.

w87 1/5 págs. 17-18 párrs. 9-10 Conservación de la vida en tiempo de hambre
9, 10. a) ¿Qué proceder siguió José ahora, y por qué? b) ¿Cómo mostró José compasión similar a la que Jesús desplegaría?
9 José no se reveló a sus hermanos inmediatamente. En vez de hacer eso, mediante un intérprete les dijo con aspereza: “¡Son espías!”. Puesto que ellos habían mencionado que tenían un hermano menor, José exigió que probaran su veracidad trayéndolo a Egipto. José escuchó que, arrepentidos, ellos se decían unos a otros que lo que había sucedido era una retribución por haberlo vendido a él, a José, como esclavo. Apartándose, José lloró. Sin embargo, hizo que Simeón fuera atado como rehén hasta que sus hermanos regresaran con Benjamín. (Génesis 42:9-24.)
10 José no se estaba desquitando por el mal que le habían hecho. Deseaba determinar si el arrepentimiento de ellos era genuino, desde lo más profundo de sus corazones, de modo que se les pudiera mostrar misericordia. (Malaquías 3:7; Santiago 4:8.) Desplegando una actitud de compasión, comparable a la que Jesús desplegaría, José no solo llenó de cereales los costales de sus hermanos, sino que también les devolvió su dinero, poniéndolo en la boca del costal de cada uno. Además, les dio provisiones para el viaje. (Génesis 42:25-35; compárese con Mateo 11:28-30.)

Referencias obtenidas de la Watchtower Library en CD-ROM y WOL.JW.org